...

Capital natural y funciones de los ecosistemas

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Capital natural y funciones de los ecosistemas
Ecosistemas 16 (3): 4-14. Septiembre 2007.
http://www.revistaecosistemas.net/articulo.asp?Id=496
Capital natural y funciones de los
ecosistemas: explorando las bases
ecológicas de la economía
1
E. Gómez-Baggethun , R. de Groot
2
(1) Laboratorio de Socio-Ecosistemas, Departamento de Ecología, C. Darwin 2, Edificio de Biología, Universidad Autónoma de Madrid, 28049. Madrid,
España.
(2) Environmental Systems Analysis Group, Wageningen University, PO Box 47, 6700 AA Wageningen, Holanda.
Capital natural y funciones de los ecosistemas: explorando las bases ecológicas de la economía. La naturaleza es a la vez
fuente de recursos y sumidero de los residuos generados por el sistema económico. Otros beneficios se obtienen directamente de los
ecosistemas sin pasar por procesos de transformación ni por los mercados, como en el caso del aire limpio. Así, la buena salud de la
economía y el bienestar humano están en el largo plazo supeditados al mantenimiento de la integridad y la resiliencia de los ecosistemas que
la engloban. El que la teoría económica estándar haya ignorado este hecho, ha sido identificado como una causa fundamental de la actual
crisis ecológica. Aproximaciones como la economía ecológica y ambiental tratan de poner coto a este tipo de carencias analíticas,
desarrollando conceptos y formas de contabilidad que incorporen el papel de la naturaleza y los costes ecológicos derivados del crecimiento
económico. Conceptos como el capital natural o las funciones y servicios de los ecosistemas están jugando un papel fundamental en la
articulación de una nueva forma de entender la economía. Este artículo ofrece una breve revisión de dichos conceptos y discute posibles
aproximaciones para medir su importancia (valor).
Palabras clave: capital natural, servicios de los ecosistemas, valoración económica, economía ecológica.
Natural capital and ecosystem functions: exploring the ecological basis of the economy. Natural ecosystems provide both
resources and act as a sink of wastes generated by the economic system. Other benefits are obtained directly from nature without passing
through transformation processes or the mediation of markets, as in the case of clean air. Economic health in the long term thus depends on
the maintenance of the integrity and resilience of the natural ecosystems in which it is embedded. The fact that standard economic theory
neglects this aspect has been identified as a main cause of the current environmental problems and ecological crises. Approaches such as
ecological and environmental economics attempt to deal with these shortcomings of standard economics through the development of
concepts and accounting methods that better reflect the role of nature in the economy and the ecological costs derived from economic
growth. Concepts such as natural capital, ecosystem functions and ecosystem services are playing a key role in the articulation of a new
form of understanding economics. This paper will give a brief overview of these concepts and discuss possible ways to measure their
importance (value).
Key words: natural capital, ecosystem services, economic accounting, ecological economics.
Bases ecológicas del bienestar humano: los esfuerzos por volver a conectar naturaleza y
economía
Pese a que la conciencia sobre la crisis ecológica global cuenta ya con más de tres décadas de historia, la economía
convencional sigue mostrando una fuerte reticencia a revisar sus fundamentos teóricos sobre bases más sostenibles.
Paradójicamente, algunas escuelas económicas del pasado mostraron más preocupación por incorporar el papel de la
naturaleza dentro de su marco analítico que la teoría económica hoy dominante.
En el siglo XVII, los fisiócratas, primera escuela unificada del pensamiento económico, consideraba la tierra como fuente de
toda riqueza y orientaban la gestión desde una perspectiva física. Los economistas clásicos de los siglos XVIII y XIX
consideraron el trabajo y la tierra como los factores limitantes de producción, entendiendo el capital como un derivado de los
Ecosistemas no se hace responsable del uso indebido de material sujeto a derecho de autor. ISBN 1697-2473.
4
Ecosistemas 16 (3). Septiembre 2007.
anteriores. El reconocimiento más claro de los límites al crecimiento lo expuso John Stuart Mill, al vaticinar que, dado el
carácter finito del planeta, la economía estaba abocada a tender hacia un estado estacionario. El propio Marx, pese a su
optimismo tecnológico y su afán por el incremento de las fuerzas productivas, fue explícito en señalar la naturaleza como la
fuente de los valores de uso y por tanto de la riqueza material (Marx, 1891). Si bien ya con los economistas clásicos, el factor
tierra empezó a perder peso en el análisis económico con respecto a los factores trabajo y capital, el desentendimiento
definitivo de la consideración de límites físicos a la economía y de la consideración de la naturaleza como fuente de valor, no
tiene lugar hasta la consolidación de la economía neoclásica como teoría económica dominante durante las últimas décadas
del siglo XIX y las primeras del siglo XX (Naredo, 2003).
A partir de los años 70, al calor de acontecimientos como la crisis del petróleo, el informe Meadows sobre los Límites del
crecimiento o la Conferencia de Estocolmo, el despertar de la conciencia ecológica pondría en evidencia las carencias de la
teoría económica a la hora de considerar límites al crecimiento económico y de incorporar el deterioro ecológico dentro de su
marco analítico. A lo largo de las tres últimas décadas, enfoques como la economía ambiental y la economía ecológica han
tratado de volver a conectar el sistema económico con el sistema ecológico que lo sustenta: la primera valorando las
externalidades ambientales de cara su incorporación en la contabilidad económica al uso; la segunda cuestionando los
fundamentos y axiomas sobre los que reposa la economía neoclásica y tratando de desarrollar un nuevo marco conceptual y
metodológico de análisis que refleje e incorpore los costes físicos de la actividad económica.
La dependencia humana de los ecosistemas en distintos contextos socio-económicos
La naturaleza genera numerosos bienes y servicios para el bienestar humano (Fig. 1). Algunos de los beneficios que nos
generan los ecosistemas se obtienen a través de los mercados, mientras que otros son consumidos o disfrutados por los
humanos sin la mediación de transacciones mercantiles.
La dependencia humana de los ecosistemas se aprecia de manera evidente en economías de subsistencia ligadas al medio
natural, donde las comunidades humanas toman directamente de los ecosistemas todo lo que necesitan para vivir. Sin
embargo, en países con economías de mercado consolidadas y crecientemente terciarizadas (basadas en el sector
servicios), dicha dependencia no siempre se aprecia de forma tan evidente. En estos países, las actividades productivas
directamente dependientes de los ecosistemas situados dentro de su territorio, tienden a ser cada vez más marginales debido
al actual proceso de deslocalización industrial, es decir debido al creciente desplazamiento de los sectores productivos y
extractivos hacia países de la periferia. En los países ricos, los servicios de los ecosistemas no suelen llegar de manera
directa a las personas, sino que tienen que ser adquiridos a través de los mercados, a menudo tras haber sido transportados
a largas distancias y atravesado múltiples escalones de la cadena productiva.
Figura 1.
Capital
natural y
bienestar
humano. Las
funciones de
los
ecosistemas
permiten
generan todo
un flujo de
servicios de
los
ecosistemas
con
incidencia en
todas las
componentes
básicas del
bienestar
humano.
5
Ecosistemas 16 (3). Septiembre 2007.
De esta manera, es corriente que en los países del Norte se haya extendido la noción de un progresivo desacoplamiento entre
los sistemas sociales y naturales, plasmada en teoría de la desmaterialización de las economías. Esta teoría se basa en la
hipótesis de que una vez superado un cierto umbral de riqueza, el crecimiento económico sería cada vez menos contaminante
y dependiente del capital natural (Grossman y Kruger, 1995). En efecto, factores como la creciente disponibilidad de
tecnología, la expansión del sector servicios, la deslocalización industrial, o la omnipresencia de la mediación de los
mercados en el disfrute de los servicios de los ecosistemas, han extendido la falsa noción de que la modernidad ha permitido
a los sistemas socioeconómicos emanciparse o desacoplarse de los ecosistemas que tradicionalmente les habían
sustentado. Sin embargo, dicho desacoplamiento solo puede darse a escala local, ya que en última instancia todos los
bienes y servicios de los que gozan las sociedades humanas, incluso las más terciarizadas, dependen plenamente de
transformaciones de materiales y energía que solo pueden ser obtenidos de la naturaleza. El hecho de que en los países ricos
pueda satisfacerse una demanda creciente de consumo a la vez que sus territorios son explotados con menor intensidad no
se debe a que se esté dando una desmaterialización de la economía, sino al hecho de que el actual sistema de libre
comercio internacional permite a los consumidores de dichos países obtener servicios de los ecosistemas de todo el globo a
través de los mercados globalizados (Naredo, 2005). El crecimiento del PIB del Norte se hace así posible al apoyarse sobre
las fuentes de recursos (ej. petróleo) y los sumideros de residuos (ej. atmósfera) de un capital natural ubicado principalmente
más allá de sus territorios.
El reconocimiento de este hecho, implica asumir que el desarrollo económico y social dependerá en el largo plazo del
adecuado mantenimiento de los sistemas ecológicos que los sustentan, y que constituyen el capital natural del planeta. La
sostenibilidad de las economías está supeditada a la sostenibilidad de los ecosistemas que las engloban. Desde un punto de
vista económico esto supone quizás un acicate más fuerte para la conservación de los ecosistemas que los motivos éticos
tradicionalmente alegados por el grueso del movimiento conservacionista, los cuales han mostrado una capacidad de
influencia limitada en las políticas de gestión y la toma de decisiones. El proyecto de la Evaluación de Ecosistemas del
Milenio (MA, 2003) impulsado por la ONU en el marco de los Objetivos del Milenio parece ser consciente de este hecho. La
conservación de la naturaleza no se plantea ya únicamente en términos de un deber ético de cara a las generaciones futuras
ni como un consumo de lujo que sólo está al alcance de las mal llamadas sociedades post-materialistas. Los ecosistemas y
su mantenimiento son aquí reconocidos como la base de nuestra subsistencia así como del desarrollo económico y social del
que depende nuestro bienestar.
El capital natural como concepto fuerza
Como hemos explicado en el apartado anterior, todo sistema económico reposa sobre los cimientos de la naturaleza. Por una
parte, los ecosistemas son la fuente de todos los materiales y la energía procesados a lo largo del sistema productivo hasta
su transformación en bienes o servicios de consumo. Por otra parte, los ecosistemas son el sumidero al que van a parar
todos los residuos derivados del metabolismo socioeconómico, tanto en sus fases productivas como consuntivas. La
necesidad de reflejar este hecho erige la noción de capital natural como concepto clave para de poner de relieve el papel que
juegan los ecosistemas en el sustento de las economías, permitiendo su articulación en el lenguaje económico.
El concepto de capital natural tiene un antecedente claro en el factor de producción tierra considerado por la economía
clásica. Asimismo, podemos encontrar alusiones metafóricas al concepto de capital natural desde hace más de un siglo.
Walras habló ya en el S. XIX de las tierras como “capitales naturales y no artificiales o producidos” (Walras, 1874). La
moderna noción de capital natural se intuye también en la obra de Vogt (1948), quien señaló que al consumir nuestro
verdadero capital, el de los recursos naturales, reducimos la posibilidad de que algún día consigamos pagar la deuda que
hemos contraído con la naturaleza. La mención explícita aparece 25 años después en la obra de Schumacher (1973), que
utilizó dicho concepto en referencia a los combustibles fósiles. Sin embargo, la noción de capital natural no quedaría
formalizada hasta principios de los años 90, gracias a trabajos desarrollados en los campos de la economía ambiental y la
economía ecológica (véase Pearce y Turner, 1990; Costanza y Daly, 1992).
Costanza y Daly (1992) definieron capital natural como todo stock que genera un flujo de bienes y servicios útiles o renta
natural a lo largo del tiempo. Dicha definición, ha persistido hasta la actualidad en la literatura con pequeñas variaciones o
matices. No obstante, desde una perspectiva ecológica, el capital natural no puede ser concebido como un simple stock o
agregación de elementos. A parte de estos componentes (estructura del ecosistema), el capital natural engloba todos
aquellos procesos e interacciones entre los mismos (funcionamiento del ecosistema) que determinan su integridad y
resiliencia ecológica.
Funciones y servicios del capital natural
Al igual que los ecosistemas pueden ser analizados desde una perspectiva económico ecológica como capital natural, los
productos de su estructura y funcionamiento con incidencia potencial o real en el bienestar humano pueden ser
conceptualizados respectivamente como funciones y servicios de los ecosistemas (Fig. 1). Pasamos a continuación a aclarar
estos términos.
6
Ecosistemas 16 (3). Septiembre 2007.
Los ecosistemas nos abastecen de bienes tales como agua, madera, material de construcción, energía, medicinas, recursos
genéticos, etc. Asimismo, ponen a nuestra disposición de forma gratuita toda una serie de servicios tales como la regulación
del clima, el procesado de contaminantes, la depuración de las aguas, la actuación como sumideros de carbono, la
prevención contra la erosión y las inundaciones, etc. (Daily, 1997). Lo que la ciencia económica ha tratado tradicionalmente
en términos de bienes y servicios, ha sido reconceptualizado desde las ciencias de la sostenibilidad en un sentido más
amplio como servicios de los ecosistemas (MA, 2003), englobando también todos aquellos beneficios de los ecosistemas que
sin pasar por los mercados (y por tanto careciendo de precios asociados), tienen una incidencia directa o indirecta en las
diferentes componentes del bienestar humano (Fig. 1).
No obstante, la existencia de los servicios de los ecosistemas está supeditada a que previamente se den las condiciones
ecológicas necesarias para su generación. En este sentido, entendemos por funciones de los ecosistemas (De Groot, 1992)
todos aquellos aspectos de la estructura y el funcionamiento de los ecosistemas con capacidad de generar servicios que
satisfagan necesidades humanas de forma directa o indirecta.
Los beneficios potenciales asociados a las funciones de los ecosistemas se concretizan en beneficios reales una vez que son
demandados, usados o disfrutados por las personas, es decir, una vez que las sociedades humanas les asignan valores
instrumentales. Es entonces cuando las funciones pasan as ser reconceptualizadas, ya dentro de un marco meramente
antropocéntrico, como servicios de los ecosistemas. Así, en un bosque en el que no se produzcan talas, la función de
producción de madera podrá estar presente, mientras que el servicio de abastecimiento de madera sólo se dará en el
momento en que la madera de dicho bosque sea objeto de explotación.
El concepto de funciones de los ecosistemas nos ofrece el así el eslabón o puente de conexión entre la ecología y la
economía, al hacer referencia a la capacidad ecológica de sustentar la actividad económica, y es una herramienta conceptual
clave para poder desarrollar una teoría del capital natural con base ecológica.
Una vez aclarados los términos, un primer paso para hacer operativa la evaluación de las funciones y servicios de los
ecosistemas implica traducir la complejidad ecológica (estructura y funcionamiento) a un número limitado de funciones y
servicios de los ecosistemas (De Groot et al., 2002) (Fig. 1). Uno de los primeros marcos estandarizados para el análisis de
funciones y servicios lo encontramos en la ya citada obra de De Groot y otros, que ofrece una clasificación de 23 funciones
básicas de los ecosistemas agrupadas en cuatro grandes grupos: funciones de regulación de hábitat, de producción y de
información, de la cual ofrecemos una versión ampliada en la Tabla 1.
Tabla 1. Funciones, bienes y servicios de los ecosistemas. Fuente: De Groot (2006), adaptado de De Groot (1992) y
Costanza et al. (1997).
Funciones
Componentes y procesos de los
ecosistemas
Ejemplos de bienes y servicios
Funciones de regulación
1. Regulación
atmosférica
Mantenimiento de los ciclos
biogeoquímicos (equilibrio
CO2 /O2 , capa de ozono, etc.)
Protección del ozono frente a los rayos UVA
y prevención de enfermedades
Mantenimiento de la calidad del aire
Influencia en el clima
2. Regulación
climática
Influencia sobre el clima ejercida
por coberturas de suelo y procesos
biológicos (ej. producción de
dimetilsulfato)
Mantenimiento de un clima adecuado
(temperatura, precipitaciones) para la salud,
la agricultura, etc.
3. Amortiguación
de perturbaciones
Influencia de las estructuras
ecológicas en la amortiguación de
perturbaciones naturales
Protección frente a tormentas (Ej. Arrecifes
de coral) o inundaciones (Ej. bosques y
marismas)
4. Regulación
hídrica
Papel de la cobertura del suelo en
la regulación de la escorrentía
mediante las cuencas de drenaje
Drenaje e irrigación natural
7
Ecosistemas 16 (3). Septiembre 2007.
5. Disponibilidad
hídrica
Percolación, filtrado y retención de
agua dulce (ej. acuíferos)
Disponibilidad de agua para usos
consuntivos (bebida, riego, industria)
Mantenimiento de zonas roturadas
6. Sujeción del
suelo
Papel de las raíces de la
vegetación y fauna edáfica en la
retención del suelo
Prevención de la erosión
Control del balance sedimentario
7. Formación del
suelo
Meteorización de la roca madre y
acumulación de materia orgánica
8. Regulación de
nutrientes
Papel de la biodiversidad en el
almacenamiento y reciclado de
nutrientes (ej. N, P y S)
9. Procesado de
residuos
Papel de la vegetación y la fauna
en la eliminación y procesado de
nutrientes y contaminantes
orgánicos
10. Polinización
Mantenimiento de la productividad de los
cultivadas
Mantenimiento de la productividad natural de
los suelos
Mantenimiento de la salud del suelo y de los
ecosistemas productivos
Detoxificación y control de la contaminación
Filtrado de aerosoles (calidad del aire)
Atenuación contaminación acústica
Polinización de especies silvestres
Papel de la fauna en la dispersión
de gametos florales
Polinización de cultivos y plantaciones
Control de pestes, plagas y enfermedades
11. Control
biológico
Control de poblaciones mediante
relaciones tróficas dinámicas
Reducción de la herbivoría (control de daños
a cultivos)
Funciones de hábitat
12. Función de
refugio
Provisión de espacios habitables a
la fauna y flora silvestre
Mantenimiento de la biodiversidad (y por
tanto de la base de la mayor parte de las
funciones restantes)
Mantenimiento de especies de explotación
comercial
13. Criadero
Hábitats adecuados para la
reproducción
Mantenimiento de la biodiversidad (y por
tanto de la base de la mayor parte de las
funciones restantes)
Mantenimiento de especies de explotación
comercial
Funciones de producción
Caza, recolección, pesca
14. Comida
Conversión de energía solar en
animales y plantas comestibles
Acuacultura y agricultura de subsistencia y
pequeña escala
8
Ecosistemas 16 (3). Septiembre 2007.
Material para construcciones y manufacturas
15. Materias
primas
Conversión de energía solar en
biomasa para construcción y otros
usos
Combustibles y energía
Piensos y fertilizantes naturales
16. Recursos
genéticos
Mejora de los cultivos frente a pestes y
agentes patógenos
Material genético y evolución en
animales y plantas silvestres
Otras aplicaciones (p. ej. salud)
Medicinas y otras drogas
17. Recursos
medicinales
Sustancias bio-geoquímicas
18. Elementos
decorativos
Especies y ecosistemas con usos
decorativos potenciales
Modelo y herramientas químicas
Materias para artesanía, joyería, adoración,
decoración, pieles, etc.
Funciones de información
19. Información
estética
Oportunidades para el desarrollo
cognitivo, característ. estéticas de
los paisajes
Disfrute paisajístico
20. Función
recreativa
Variedad de paisajes con uso
recreativo potencial
Ecoturismo
21. Información
artística y cultural
Variedad de características
naturales con valor artístico
Expresión de la naturaleza en libros,
películas, cuadros, folclore, arquitectura
22. Información
histórica
Variedad de características
naturales con valor histórico y
espiritual
Uso de la naturaleza con fines históricos o
culturales (herencia cultural y memoria
acumulada en los ecosistemas)
23. Ciencia y
educación
Variedad de características
naturales con valor científico y
educativo
Naturaleza como lugar para la educación
ambiental
Usos con fines científicos
Funciones de sustrato
Espacio para vivir, ya sea en pequeños
asentamientos o en ciudades
24. Vivienda
25. Agricultura
26. Conversión
energética
27. Minería
28. Vertedero
29. Transporte
30. Facilidades
turísticas
Provisión de un sustrato adecuado
para el desarrollo de actividades e
infraestructuras humanas.
Dependiendo del uso específico del
suelo, se requerirán distintas
cualidades ambientales (p. ej.
estabilidad del suelo, fertilidad,
clima, etc.
Comida y materias primas provenientes de
cultivos agrícolas y acuícolas
Energías renovables como la eólica, la solar
o la hidráulica
Minerales, petróleo, metales preciosos
Vertedero de residuos sólidos
Trasporte por agua y tierra
Actividades turísticas (turismo de playa,
deporte al aire libre, etc.)
Cuantificación y valoración del capital natural y los servicios de los ecosistemas
La teoría del valor ha sido referida por Stratton (2006) como la piedra filosofal de la ciencia económica. En efecto, todo
proceso de toma de decisiones está condicionado a hacer alguna forma u otra de valoración que permita elegir entre distintas
alternativas.
9
Ecosistemas 16 (3). Septiembre 2007.
En una influyente publicación, Costanza et al. (1997) plantearon que la infravaloración de la dimensión ecológica en la toma de
decisiones puede explicarse en gran parte por el hecho de que los servicios generados por el capital natural no son
adecuadamente cuantificados en comparación con aquellos servicios obtenidos del capital producido por el hombre. Desde
entonces, gran parte de los esfuerzos académicos por la sostenibilidad ambiental se han centrado en el desarrollo de
métodos que permitan visualizar el papel de aquellos servicios del capital natural cuyo valor era sistemáticamente
subestimado o ignorado por los mercados y la toma de decisiones.
No obstante, la teoría del valor permanece hoy en día sin consensuar, y sus interpretaciones y diversas formulaciones
reposan sobre las ontologías, epistemologías y marcos metodológicos propios de cada enfoque. Sin pretensión de ser
exhaustivos, planteamos a continuación la existencia de dos aproximaciones fundamentales al valor en el seno de las
ciencias socioecológicas, que a nuestro entender pueden ser complementarias y no excluyentes (Fig. 2):
A) Aproximaciones basadas en las preferencias humanas:
1. Aproximaciones al valor desde la teoría de mercado. La economía neoclásica limita su análisis al estudio de
2.
aquellos bienes y servicios que gocen de precio, lo que supone considerar solamente un pequeño subconjunto de los
servicios de los ecosistemas. Dado que la formación de precios está supeditada a la existencia previa de relaciones de
oferta y demanda, todo impacto en el bienestar humano que carezca de mercados asociados será invisible a la
contabilidad económica y por tanto a la toma de decisiones basada en consideraciones monetarias (p. ej. análisis
coste-beneficio). Son las llamadas externalidades, piedra angular de la economía ambiental. Así, esta disciplina centra
sus esfuerzos en la valoración de las externalidades de cara a su incorporación en la contabilidad económica. Con este
fin plantea la existencia de formas de valor no captadas por el mercado (valores de uso indirecto y de no uso),
proponiendo métodos de valoración capaces de captar dichos valores, a menudo mediante la simulación de mercados
hipotéticos. La economía ambiental complementa así el marco analítico neoclásico pero sin transgredir las fronteras
reservadas al ámbito de la crematística, es decir, el ámbito de la valoración monetaria.
Aproximaciones basadas en la percepción socio-cultural y la deliberación grupal. Los valores y percepciones
sociales juegan un papel fundamental en la valoración que las personas hacen del capital natural. Aspectos como la
educación, la diversidad y la identidad cultural, la libertad y los valores espirituales han sido señalados como factores
moldeadores de las preferencias humanas (Chiesura y De Groot, 2003; Kumar y Kumar, 2007). Este tipo de métodos
no exige necesariamente recurrir a la monetarización de las distintas opciones de cara a su comparación, ya que
permiten orientar la toma de decisiones en base a la ordenación de preferencias a la que lleguen los actores tras un
proceso de deliberación, ya sea este individual o grupal.
B) Aproximaciones basadas en costes físicos:
Las aproximaciones basadas en los costes físicos reposan principalmente sobre el primer y segundo principio de la
termodinámica y sobre la ecología de sistemas. Algunos antecedentes pueden encontrase en la obra de autores como
Podolinsky o Frederick Soddy (véase Martínez Alier, 1995) y más tarde en Georgescu Roegen (1971) y Odum (1971). Aquí
consideraremos tres grandes grupos:
1. Cuantificación de los requerimientos de materiales o de superficie terrestre requerida por el metabolismo
2.
3.
económico. Estudiadas principalmente desde la ecología industrial. Ejemplos de ello son los Análisis del Flujo de
Materiales y los Análisis de Ciclo de Vida (Carpintero, 2005) o los análisis de huella ecológica (Wackernagel y Rees,
1997).
Cuantificación del coste energético o exergético de los procesos. En el primer caso, se analizan los costes
energéticos invertidos en un determinado proceso, siendo el Análisis de Energía Incorporada (Costanza, 1900) el
método más conocido. En el segundo caso, se analiza el coste exergético de reposición (costes en energía utilizable o
no disipada) que implica la utilización del capital natural (Naredo, 2001).
Aproximación biogeofísica del valor. Destaca la síntesis emergética de Odum (1996) basada en la ecología de
sistemas, y cuya principal diferencia frente a otras versiones de análisis energético reside en su capacidad de discernir
entre distintas calidades de energía y hacer explícita las relaciones entre el sistema económico y el sistema
biogeofísico (Álvarez et al., 2006).
10
Ecosistemas 16 (3). Septiembre 2007.
Figura 2. Esquema gráfico referente a las distintas aproximaciones para la cuantificación del capital
natural. El valor es una propiedad multidimensional y su estimación puede abordarse desde distintas
perspectivas. El análisis multicriterio nos permite considerar distintas formas de valor irreducibles entre
sí e incorporarlas como distintos criterios a ser considerados en la toma de decisiones. Fuente:
Modificado de Martín-López et al. En revisión.
La polémica sobre la conmensurabilidad de distintos tipos de valor
La búsqueda de un patrón común de medida ha sido muchas veces la meta buscada para el esclarecimiento de la teoría del
valor. Economistas clásicos como Marx y Ricardo trataron de buscar la sustancia común del valor en el trabajo, algunos
pensadores de las ciencias naturales propusieron la energía o alguno de sus derivados como la exergía, mientras que los
economistas neoclásicos vieron en el concepto de utilidad la sustancia común del valor, asumiendo su mensurabilidad y
convertibilidad en dinero. Todas ellos buscaron por tanto una teoría del monovalor.
No obstante, las teorías del monovalor han sido a menudo tildadas de reduccionistas, al considerarse que sólo captan una
dimensión del valor (Georgescu Roegen, 1983; Martínez Alier y Schlüpmann, 1991). En la actualidad, dentro de
aproximaciones transdisciplinares como la economía ecológica, se plantea la naturaleza multidimensional del valor, o la
existencia de valores plurales (monetario, ecológico, cultural) que pueden ser inconmensurables entre si, es decir, que no
necesariamente pueden ser reducidas a una única unidad de medida común.
No obstante, como argumentan Martínez Alier et al. (1998), la inconmensurabilidad de valores no implica que no se puedan
comparar decisiones alternativas sobre una base racional. La incorporación de valores inconmensurables de cara a su
consideración en la toma de decisiones puede operacionalizarse mediante ciertas maneras de evaluación multicriterial (Fig.
2).
¿Cuándo, cómo y por qué hablar de capital natural?
Existe un importante consenso entre los economistas ambientales y ecológicos en la idea de que gran parte de la crisis
ecológica se explica por la vigencia de un sistema (de contabilidad para los primeros, económico para los segundos) que
hace invisible la degradación ecológica que a menudo acompaña a la actividad económica. En este sentido, parece lógico
apostar por el desarrollo de herramientas conceptuales que permitan reflejar la importancia del papel que juegan los
11
Ecosistemas 16 (3). Septiembre 2007.
ecosistemas en el bienestar humano, no solo cuando son objeto de explotación, sino también cuando son conservados.
Conceptos como el de capital natural o servicios de los ecosistemas son claros ejemplos de este tipo de herramientas.
Pese al gran potencial que ofrecen las diversas formas de valoración económico-ecológica de cara a reorientar la toma de
decisiones sobre bases más sostenibles, es importante señalar que la valoración de los servicios de los ecosistemas no
llevará por si misma a una situación de sostenibilidad. Por un lado, los seres humanos dependen de los servicios de los
ecosistemas independientemente de que esto sea reconocido o no por las preferencias humanas (Pritchard et al., 2000). Por
otra parte, las técnicas actuales de valoración tienen una validez muy limitada ante los comportamientos no lineares en los
ecosistemas. La existencia de umbrales de cambio que pueden suponer cambios bruscos en los flujos de servicios de
ecosistemas, demandan el desarrollo de nuevas técnicas de valoración desarrolladas desde la teoría de los sistemas
complejos (Limburg et al., 2002).
La valoración de los ecosistemas y sus servicios no debe ser entendida como un fin en si mismo, sino como una herramienta
pragmática que busque la consideración de la naturaleza y los costes asociados a su degradación dentro de la toma
decisiones. El papel de la conceptualización de la naturaleza en términos de capital natural y servicios no debería buscar la
suplantación de los valores intrínsecos por los valores instrumentales como acicate para la conservación, sino la
complementariedad de los mismos, haciendo llegar argumentos conservacionistas a foros donde a menudo han sido
ignorados.
La defensa de la naturaleza puede plantearse desde distintas perspectivas y lenguajes de valoración (Martínez Alier, 2002 y
en este monográfico). Naturaleza, ecosistemas y capital natural son conceptos que pertenecen respectivamente al lenguaje
convencional, a la ecología y a la economía. La utilización de uno u otro lenguaje será especialmente adecuada en función del
contexto en el que se inscriba y de los interlocutores implicados. La conceptualización de los ecosistemas y sus procesos en
términos híbridos como capital natural, funciones o servicios, supone una adaptación de determinados conceptos de la
ecología al lenguaje que en la actualidad domina la toma de decisiones: el económico.
En este sentido, plantear la conservación o el uso racional de los ecosistemas en torno a los conceptos de capital natural y
servicios, puede ser apropiado a la hora de exponer argumentos a gestores metropolitanos presionados por la consideración
de los aspectos económicos (y por tanto de valores instrumentales), pero inapropiada a la hora de tratar, por ejemplo, con
comunidades rurales del Sur, quienes a menudo conciben la naturaleza como sustento de vida, asociándola a valores
sociales, religiosos y espirituales.
Referencias
Álvarez, S., Lomas, P. L., Martín, B., Rodríguez, M. y Montes, C. 2006. La síntesis emergética: integrando energía, ecología y
economía. Fundación González Bernáldez, Madrid, España.
Carpintero, O. 2005. El metabolismo de la economía española. Recursos naturales y huella ecológica (1955–2000). Fundación
César Manrique, Islas Canarias, España.
Chiesura, A. y De Groot, R.S. 2003. Critical natural capital: a socio-cultural perspective. Ecological Economics, 44: 219-231.
Costanza, R. 1980. Embodied energy and economic valuation. Science, 210: 1219-1024.
Costanza, R. y Daly, H. 1992. Natural Capital and Sustainable Development. Conservation Biology 6: 37–46.
Constanza, R., d’Arge, R., de Groot, R., Farber, S., Grasso, M., Hannon, B., Limburg, K., Naeem, S., O’Neill, R.V., Paruelo,
J., Raskin, G.R., Sutton, P. y van der Belt, M. 1997. The value of the world’s ecosystem services and natural capital. Nature
387: 253-260.
Daily, G. (ed.) 1997. Nature’s services: societal dependence on natural ecosystems. Island Press, Washington DC, Estados
Unidos.
de Groot, R.S. 1992. Functions of nature: evaluation of nature in environmental planning, management and decision making.
Wolters-Noordhoff BV, Groningen, Holanda.
de Groot, R.S., Wilson, M. y Boumans, R. 2002. A typology for the description, classification and valuation of ecosystem
functions, goods and services. Ecological Economics 41: 393-408.
de Groot, R.S. 2006. Function analysis and valuation as a tool to assess land use conflicts in planning for sustainable, multi-
12
Ecosistemas 16 (3). Septiembre 2007.
functional landscapes. Landscape and urban Planning 75: 175-186.
Georgescu-Roegen, N. 1971. The entropy law and the economic process. Harward University Press, Londres, Reino Unido.
Consulta a la 1ª ed. española de 1996, La ley de la entropía y el proceso económico. Fundación Argentaria, Madrid, España.
Georgescu-Roegen, N. 1983, La teoría energética del valor económico: un sofisma económico particular. El Trimestre
Económico, 198:829-834.
Grossman, G.M. y Kruger, A.B. 1995. Economic growth and environment. Quarterly Journal of Economics, 110: 353–377.
Kumar, M. y Kumar, P. 2007 Valuation of the ecosystem services: a psycho-cultural perspective. Ecological Economics, En
prensa.
Limburg, K.E., O’Neill, R.V., Costanza, R. y Farber, S. 2002. Complex systems and valuation. Ecological Economics, 41:
409-420.
Martín-López, B., Gómez-Baggethun, E., González, J. Lomas, P. y Montes, C. A comprehensive framework for the
assessment of ecosystem services provided by biodiversity: implications for conservation planning. En revisión.
Martínez Alier, J. (ed.) 1995. Los principios de la economía ecológica. Textos de P. Geddes, S. Podolinsky y F. Soddy,
Fundación Argentaria, Madrid, España.
Martínez Alier, J. 2002 The environmentalism of the poor: a study of ecological conflicts and valuation. Edward Elgar,
Cheltenham, UK. (edición español 2005 en Icaria. FLACSO. Barcelona.)
Martínez Alier, J. y Schlüpmann, K. 1991. La ecología y la economía. FCE, Madrid, España.
Martínez Alier, J., Munda, G. y O'Neill, J. 1998. Weak comparability of values as a foundation for ecological economics.
Ecological Economics 26: 277-86.
Marx, C. 1891. Kritik des Gothaer programms. Die neue zeit, 18, t I. Cita a la ed. en castellano de 1969, Crítica al programa
de Gotha. En: Marx y Engels: obras escogidas. Progreso, Moscú, Rusia. p.336.
Millennium Ecosystem Assessment, 2003. Ecosystems and human well-being. A framework for assessment. Island Press.
Naredo, J.M. 2003 La economía en evolución: Historia y perspectivas de las características básicas del pensamiento
económico. 3ª ed. Siglo XXI de España, Madrid, España.
Naredo, J.M. 2001. Quantifying natural capital: beyond monetary value. En: The sustainability of long term growth:
socioeconomic and ecological perspectives, (eds.) M. Munasinghe y O. Sunkel E. Elgars. Cheltenham, Northampton MA,
Reino Unido
Naredo, J.M. 2005. Las raíces económicas del deterioro económico y social. Siglo XXI de España editores, Madrid, España.
Odum, H.T. 1971 Environment, power and society. John Wiley and Sons, Nueva York, Estados Unidos.
Odum, H.T. 1996. Environmental Accounting: Emergy and decision making. John Wiley. Nueva York, Estados Unidos.
Pearce, D. y Turner, R. 1990. Economics of Natural Resources and the Environment. John Hopkins University Press,
Baltimore, Estados Unidos.
Pritchard, L., Folke, C. y Gunderson, L. 2000. Valuation of ecosystem services in institutional context. Ecosystems 3: 36-40.
Schumacher, E. F. 1975. Small is beautiful: economics as if people mattered. Harper & Row, Nueva York, Estados Unidos.
(edición española 1990. Hermann Blume ediciones)
Straton, A. 2006 A complex systems approach to the value of ecological resources. Ecological Economics 56: 402-411.
Vogt, W. 1948. Road to survival. Sloane Associates, Londres, Reino Unido.
13
Ecosistemas 16 (3). Septiembre 2007.
Wackernagel, M. y Rees, W.E. 1997. Perceptual and structural barriers to investing in natural capital: economics from an
ecological footprint perspective. Ecological Economics 20: 3-24.
Walras, L. 1874. Elements of pure economy or the theory of social wealth. Cita a la ed. española de 1987, Elementos de
economía política pura (o teoría de la riqueza social). Alianza DL, Madrid, España.p. 373
14
Fly UP