...

Guía práctica y específica para el tratamiento y la prevención del pie

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Guía práctica y específica para el tratamiento y la prevención del pie
Guía práctica y específica para el tratamiento y la prevención del pie
diabético
Basada en: El Consenso Internacional sobre el Pie Diabético
Elaborada por el Grupo de Trabajo Internacional sobre el Pie Diabético
Introducción Fisiopatología Aspectos fundamentales del tratamiento del
pie Úlceras de pie Tratamiento de úlceras Organización Anexo
Introducción
Las complicaciones del pie son de las más graves y costosas entre todas
las de la diabetes mellitus. Normalmente, la amputación de toda o una
parte de una extremidad inferior se lleva a cabo tras la aparición de una
úlcera de pie. Los índices de amputación podrían reducirse en un 49-85 %
con una estrategia que incluyera prevención, formación de pacientes y
profesionales, tratamiento multidisciplinario de úlceras de pie y
supervisión minuciosa. Teniendo este dato en cuenta, varios países y
organizaciones como la Organización Mundial de la Salud y la Federación
Internacional de la Diabetes han fijado sus objetivos de reducción del
índice de amputaciones en un 50 %.
Los principios básicos de prevención y tratamiento descritos en esta guía
se basan en el Consenso Internacional sobre el Pie Diabético. Según sean
las circunstancias locales, estos principios deberán traducirse para su uso
local teniendo en cuenta las diferencias socioeconómicas, la accesibilidad
a un sistema sanitario y los factores culturales de cada región. Esta guía
práctica está destinada a profesionales sanitarios involucrados en la
asistencia de personas con diabetes. Si desea obtener más detalles e
información sobre el tratamiento por parte de especialistas del pie,
consulte el documento del Consenso Internacional.
Fisiopatología
Aunque el espectro de lesiones del pie varía en función de la región del
mundo, probablemente las formas de ulceración son idénticas en la
mayoría de pacientes. Las lesiones de pie diabético suelen producirse a
causa de la aparición simultánea de dos factores de riesgo. En la mayoría
de pacientes, la neuropatía diabética periférica es decisiva: hasta un 50 %
de personas con diabetes tipo 2 tienen neuropatía y pies de riesgo.
La neuropatía provoca insensibilidad y a veces deformidad del pie, a
menudo con un patrón de marcha anómalo. Un traumatismo menor
causado, por ejemplo, por zapatos que no calzan bien, por caminar
descalzo o por una lesión aguda, puede provocar una úlcera crónica en las
personas con neuropatía. La pérdida de la sensibilidad, las deformidades
del pie y la movilidad reducida de las articulaciones pueden dar lugar a
una carga biomecánica anómala en el pie. Como consecuencia se genera
piel endurecida (callo), lo que hace que aumente aún más la carga anómala
y, a menudo, que aparezca una hemorragia subcutánea.
Sea cual sea la causa principal, el paciente sigue caminando con el pie
insensible, con lo que se deteriora la cicatrización (ver la figura 1). La
enfermedad vascular periférica, normalmente junto con un traumatismo
menor, puede dar lugar a una úlcera de pie dolorosa y puramente
isquémica. No obstante, en pacientes con neuropatía e isquemia (úlcera
neuroisquémica), es posible que no haya síntomas, a pesar de la isquemia
periférica grave. La microangiopatía no debería aceptarse como causa
principal de una úlcera.
Figura 1. Ilustración de una úlcera causada por esfuerzo repetitivo
1. Formación de callo
2. Hemorragia subcutánea
3. Ruptura de la piel
4. Infección profunda del pie con
osteomielitis
Aspectos fundamentales del tratamiento del pie
Hay cinco elementos clave sobre los que se basa el tratamiento del pie:
Inspección y exploración periódica del pie de riesgo
Identificación del pie de riesgo
Formación del paciente, de su familia y de los
profesionales sanitarios
Calzado adecuado
Tratamiento de patologías no ulcerosas
1 Inspección y exploración periódicas
Todas las personas con diabetes deben someterse a una inspección de
posibles problemas de pie al menos una vez al año. Los pacientes con
factor(es) de riesgo demostrado(s) deben ser examinados más a menudo,
cada 1-6 meses. La ausencia de síntomas no significa que los pies estén
sanos: es posible que el paciente tenga alguna neuropatía, enfermedad
vascular periférica o incluso una úlcera sin estar sintiendo dolor. La
inspección de los pies del paciente debe llevarse a cabo con el paciente
acostado y de pie; también deben inspeccionarse los zapatos y los
calcetines.
Historia clínica y exploración
Historia
Úlcera/amputación previa, ha recibido educación
previa sobre el pie, sufre aislamiento social, tiene
acceso deficiente al sistema sanitario, camina
descalzo/a.
Neuropatía
Tiene síntomas como hormigueo o dolor en la
extremidad inferior, sobre todo por la noche.
Estado vascular
Presenta claudicación, dolor en estado de reposo,
pulsos pedales.
Piel
Observar color, temperatura, edema.
Hueso/articulación Existen deformidades (como dedos en garra, dedos
en martillo) o prominencias óseas.
Calzado/calcetines Inspección del interior y del exterior.
Pérdida sensorial
La pérdida sensorial causada por polineuropatía diabética puede
evaluarse a través de las siguientes técnicas:
Percepción de la
presión
Monofilamentos de Semmes-Weinstein (ver el
anexo). El riesgo de futuras ulceraciones puede
determinarse con un monofilamento de 10 g
Percepción de la
vibración
Diapasón de 128 Hz (dedo gordo, ver en el anexo).
Discriminación
Punción con aguja (dorso del pie, sin penetrar la
piel).
Sensación táctil
Algodón (dorso del pie).
Reflejos
Reflejos en el tendón de Aquiles.
2 Identificación del pie de riesgo
Después de examinar el pie, a cada paciente se le asignará una categoría
de riesgo, que servirá de guía para el tratamiento posterior.
Progresión de las categorías de riesgo:
Neuropatía sensorial y/o deformidades del pie o prominencias óseas
y/o signos de isquemia periférica y/o úlcera o amputación previa
Neuropatía sensorial
Neuropatía no sensorial
Figura 2. Zonas de riesgo
3 Formación del paciente, de su familia y de los profesionales
sanitarios
La formación presentada de una manera estructurada y ordenada tiene un
papel importante en la prevención de los problemas de pie. El objetivo es
mejorar la motivación y las habilidades. Las personas con diabetes deben
aprender a reconocer los posibles problemas de pie y a ser conscientes de
los pasos que deben seguir si se dan. El formador debe enseñar técnicas
como, por ejemplo, cómo cortar las uñas adecuadamente. Se deberá
facilitar la formación en varias sesiones y preferiblemente utilizando
diferentes métodos. Es fundamental evaluar si la persona con diabetes ha
entendido el contenido, si está motivada para actuar y si tiene habilidades
suficientes para su cuidado personal. Más adelante encontrará un ejemplo
de instrucciones que pueden darse a pacientes de alto riesgo y familiares.
Asimismo, los médicos y otros profesionales sanitarios deben recibir
formación periódica para mejorar la asistencia a personas de alto riesgo.
Figura 3. Cómo cortar las uñas
Puntos que deben abordarse a la hora de instruir a pacientes de alto
riesgo

Inspección diaria de los pies, incluida la zona entre los dedos.

Es necesario que otra persona pueda inspeccionar los pies, en caso
de que la persona con diabetes no pueda hacerlo. (Si es invidente,
la persona con diabetes no debe encargarse del cuidado de sus
pies.)

Lavado periódico de los pies secándolos con cuidado, sobre todo
entre los dedos.

La temperatura del agua debe ser inferior a 37 °C.

No utilizar un calentador ni una bolsa de agua caliente para
calentarse los pies.

Hay que evitar andar descalzo dentro y fuera de casa y no llevar
zapatos sin calcetines.

No deben utilizarse productos químicos ni apósitos para eliminar
callos.

Inspeccionar y palpar diariamente el interior de los zapatos.

No deben llevarse zapatos apretados ni zapatos con bordes
irregulares o costuras desiguales.

Usar aceites o cremas lubricantes para la piel seca, evitando la
zona entre los dedos de los pies.

Cambio diario de calcetines.

Llevar medias y calcetines con las costuras hacia afuera o
preferiblemente llevar estas prendas sin costuras.

No llevar nunca calcetines ceñidos ni calcetines que lleguen a la
rodilla.

Cortar las uñas en línea recta (ver la figura 3).

Los callos deben cortarlos profesionales sanitarios.

El paciente debe ser consciente de que es necesario que sus pies
sean inspeccionados periódicamente por un profesional sanitario.

Informar inmediatamente al profesional sanitario si ha aparecido
una ampolla, un corte, un rasguño o una llaga
4 Calzado adecuado
Haga clic aquí para ir a la Guía específica para calzado y descarga
El calzado inadecuado es una de las causas principales de ulceración.
Debe utilizarse calzado apropiado dentro y fuera de casa y debe adaptarse
a las alteraciones biomecánicas y a las deformidades, algo fundamental
para la prevención. Los pacientes que no experimentan pérdida de la
sensación protectora pueden elegir ellos mismos su calzado. Sin embargo,
los pacientes con neuropatía y/o isquemia, necesitan que su calzado se
ajuste cuidadosamente, sobre todo cuando también hay deformidades. El
zapato no debe quedar ni demasiado apretado ni demasiado suelto (ver la
figura 4). La parte interna del zapato debe ser 1-2 cm más larga que el pie.
La anchura interna debe ser la misma que la anchura del pie en las
articulaciones metatarsofalángicas y la altura debe dejar suficiente espacio
para los dedos. Se debe comprobar el ajuste con el paciente estando de pie,
preferiblemente al final del día. Si queda demasiado apretado por las
deformidades o si hay signos de carga anómala del pie (como hiperemia,
callo o ulceración), debe recomendarse un calzado especial (asesoramiento
y/o fabricación), incluyendo plantillas y órtesis.
Figura 4. Anchura interna del zapato
5 Tratamiento de patologías no ulcerosas
En pacientes de alto riesgo, los callos y las patologías de uñas y piel deben
ser tratados periódicamente y preferiblemente por un especialista con
experiencia en el cuidado del pie. Las deformidades del pie deben tratarse
de manera no quirúrgica siempre que sea posible (p. ej., con órtesis).
Úlceras de pie
Es fundamental seguir una estrategia estandarizada y coherente para
evaluar las heridas y que sirva de guía para el tratamiento posterior. Deben
abordarse los siguientes puntos:
Causa
Los zapatos que no calzan bien son la causa más frecuente de ulceración,
incluso en pacientes con úlceras isquémicas «puras». Por lo tanto, los
zapatos deben examinarse meticulosamente en todos los pacientes.
Tipo
La mayoría de úlceras pueden clasificarse como neuropáticas, isquémicas
o neuroisquémicas. Esto servirá de guía para el tratamiento posterior. Es
fundamental evaluar el árbol vascular para el tratamiento de una úlcera de
pie.
Si no se encuentran uno o más pulsos del pie o si una úlcera no mejora a
pesar de estar recibiendo el tratamiento idóneo, deberá realizarse una
evaluación vascular más minuciosa. Para empezar, puede medirse el
índice tobillo-brazo. Un índice de presión tobillo-brazo (ITB) inferior a
0,9 es un signo de enfermedad vascular periférica. No obstante, la presión
del tobillo podría ser erróneamente elevada debido a la calcificación de las
arterias. Es preferible utilizar otras pruebas, como las mediciones de la
presión del dedo del pie o de la presión transcutánea de oxígeno (TcPO2).
En la figura 5 se observa una estimación de las probabilidades de
cicatrización utilizando las pruebas. Si se plantea una amputación mayor,
debería considerarse antes la opción de la revascularización.
Gráficos:
Evaluación no invasiva y estimación de las probabilidades de cicatrización
Figura 5: Estimación esquemática de las probabilidades de cicatrización de
úlceras del pie y de amputaciones menores en relación con la presión arterial del
tobillo, la presión arterial del dedo del pie y la presión transcutánea de oxígeno
(TcPO2), basada en informes seleccionados
Zona y profundidad
Las úlceras neuropáticas suelen producirse en la superficie plantar del pie
o en zonas que recubren una deformidad ósea. Las úlceras isquémicas y
neuroisquémicas son más frecuentes en las puntas de los dedos o en el
borde lateral del pie.
La profundidad de una úlcera puede ser difícil de determinar por la
presencia de callos o necrosis que la recubran, por lo que las úlceras
neuropáticas con callos o necrosis deben desbridarse cuanto antes. Este
desbridamiento no debe realizarse en úlceras isquémicas o
neuroisquémicas sin signos de infección. En las úlceras neuropáticas, por
lo general el desbridamiento puede realizarse sin anestesia (general).
Signos de infección
Una infección en el pie de una persona con diabetes representa una
amenaza grave para la extremidad afectada, por lo que debe evaluarse y
tratarse de inmediato. La infección se diagnostica por la presencia de
signos o síntomas de inflamación, aunque pueden estar mitigados por
neuropatía o isquemia y, a menudo, no hay hallazgos sistémicos (p. ej.,
fiebre, aumento del recuento de leucocitos). Las infecciones deben
clasificarse como leves (superficiales con celulitis mínima), moderadas
(más profundas o más extendidas) o graves (acompañadas por signos
sistémicos de sepsis). Si no se trata correctamente, la infección puede
extenderse a los tejidos subyacentes, incluido el hueso.
Se debe evaluar una posible osteomielitis en los pacientes con una
infección de pie diabético. Si hay una herida profunda recubriendo el
hueso, sobre todo si es duradera y si se puede tocar el hueso con una sonda
estéril, es probable que haya osteomielitis.
Se recomienda utilizar muestras correctamente obtenidas para realizar
tinción de Gram y un cultivo de tejido profundo; hay que evitar hisopos no
superficiales. La infección leve (superficial y limitada) suele estar causada
por cocos grampositivos, especialmente Staphylococcus aureus. A
menudo las infecciones crónicas y más graves son polimicrobianas, con
bacilos gramnegativos y anaerobios.
Tratamiento de úlceras
Si el tratamiento se basa en los principios descritos más abajo, se logrará
cicatrización en la mayoría de los pacientes, pero un tratamiento óptimo de
la herida no podrá compensar un traumatismo continuo en el lecho de la
herida ni la isquemia o la infección. Los pacientes que tengan una úlcera
por debajo de los tejidos subcutáneos deben recibir un tratamiento
intensivo y, en función de los recursos e infraestructuras locales, debe
valorarse la hospitalización.
Principios del tratamiento de úlceras

Alivio de la presión y protección de la úlcera
Haga clic aquí para ir a la Guía específica para calzado y
descarga

o
Descarga mecánica: esencial en las úlceras con mayor
estrés mecánico
o
Yesos de contacto total u otras técnicas de moldeado
(preferible para el tratamiento de úlceras plantares)
o
Calzado temporal
o
Plantillas moldeadas a medida y zapatos adaptados
o
Que no soporte peso

Limitar el tiempo de estar de pie o caminando

Muletas, etc.
Restauración de la perfusión de la piel
o La enfermedad vascular periférica (EVP) es el factor más
importante relacionado con el resultado de una úlcera de
pie diabético. La cicatrización se verá gravemente
deteriorada en pacientes diabéticos con úlcera de pie en
caso de que haya síntomas o signos de isquemia, un ITB
< 0,6, presiones de dedos < 50 mm Hg o una TcPO2 <
30 mm Mg. Para estos pacientes hay que valorar
siempre la revascularización.

o
No se han determinado los beneficios de un tratamiento
farmacológico para mejorar la perfusión.
o
Los esfuerzos deben dirigirse a reducir el riesgo
cardiovascular (dejar de fumar, tratar la hipertensión y
la dislipemia, utilizar aspirina)
Tratamiento de infecciones
Haga clic aquí para ir a la Guía específica para el tratamiento de
de infecciones del pie diabético
o
o


Limpiar y desbridar todo el tejido necrótico y el
callo circundante.

Iniciar un tratamiento empírico con antibióticos
por vía oral dirigidos al Staphylococcus aureus y
a los estreptococos.
Infección profunda (posiblemente amenaza para la
extremidad)

Evaluar urgentemente las condiciones para
realizar un drenaje quirúrgico y así retirar el
tejido necrótico, incluido el hueso infectado, y
drenar los abscesos.

Plantear la necesidad de revascularización arterial.

Iniciar un tratamiento parenteral empírico con
antibióticos de amplio espectro dirigido contra
bacterias grampositivas y gramnegativas,
incluidos los anaerobios.
Control metabólico y tratamiento de la comorbilidad
o Control óptimo de la diabetes, con insulina si es necesario
(glucemia < 8 mmol/l o < 140 mg/dl).
o

Úlcera superficial con infección cutánea
Tratamiento de edemas y desnutrición.
Tratamiento de heridas locales
o Inspección frecuente de la herida.
o
Desbridamiento frecuente de la herida (con escalpelo).
o
Control del exudado y mantenimiento de un entorno
húmedo.
o
Consideración del tratamiento con presión negativa en
heridas posoperatorias
En el tratamiento rutinario no están establecidos los
tratamientos siguientes:
o
Productos biológicamente activos (colágeno, factores de
crecimiento, tejido de bioingeniería) en úlceras
neuropáticas.
o
Tratamiento sistémico con oxígeno hiperbárico.
o
Apósitos con plata u otros agentes antimicrobianos
Nota: están contraindicados los baños del pie, ya que
provocan la maceración de la piel.

Formación para pacientes y familiares
o Deben proporcionarse instrucciones sobre cómo llevar a
cabo el cuidado personal y cómo reconocer y notificar
signos y síntomas de infección (empeoramiento): fiebre,
cambios en las condiciones locales de la herida o
hiperglucemia

Determinación de la causa y prevención de recidivas
o Debe determinarse la causa de la ulceración para reducir
las probabilidades de que haya recidivas. Deben
prevenirse las úlceras en la parte lateral del pie y debe
protegerse el talón en periodos de reposo en cama. Una
vez finalizado el episodio, el paciente debe incluirse en
un programa integral de cuidado del pie con un
seguimiento a largo plazo
Organización
Una organización eficaz requiere sistemas y guías de formación,
selección, reducción de riesgos, tratamiento e inspección. Las variaciones
locales en cuanto a dotación de recursos y personal a menudo
determinarán el modo en el que se proporciona la asistencia. En su forma
ideal, un programa de cuidado de los pies debe tener en cuenta lo
siguiente:
Formación del paciente
Médicos formadores

Formación para pacientes, cuidadores y personal sanitario en
hospitales, ambulatorios y en la comunidad.

Un sistema para detectar a las personas que están en riesgo a través
de una exploración anual del pie de todos los pacientes.

Medidas para reducir riesgos, como servicios de podología y un
calzado adecuado.

Tratamiento inmediato y eficaz.

Inspección de todos los aspectos del servicio para garantizar que la
práctica cumple el estándar aceptado de tratamiento.

Una estructura global diseñada para satisfacer las necesidades de
los pacientes que requieren cuidados crónicos y no solamente para
dar respuesta a problemas agudos cuando aparecen.
En todos los países se requieren como mínimo tres niveles de
tratamiento de pie:
Nivel
1
Médico de cabecera, podólogo y enfermero especializado en
diabetes
Nivel
2
Diabetólogo, cirujano (general y/o vascular y/o ortopédico),
podólogo y enfermero especializado en diabetes
Nivel
3
Centro especializado en el pie con múltiples disciplinas
especializadas en el cuidado del pie diabético
Se ha observado que hay una relación directa entre la existencia de un
equipo de cuidado del pie y la reducción drástica del número de
amputaciones. Si no se puede crear un equipo completo desde el principio,
deberá formarse poco a poco, introduciendo las diferentes disciplinas en
diferentes fases. Este equipo debe trabajar en servicios de atención
primaria y especializada.
Lo ideal es que este grupo esté formado por un diabetólogo, un cirujano,
un podólogo, un ortopedista, un formador y un técnico de apósitos en
estrecha colaboración con un cirujano ortopédico, pediátrico y/o vascular
y un dermatólogo.
Anexo
Examen sensorial del pie
La neuropatía puede detectarse con un monofilamento de 10 g (5,07
Semmes-Weinstein), un diapasón (128 Hz) y/o una mecha de algodón.
Monofilamento de Semmes-Weinstein

El examen sensorial debe llevarse a cabo en un ambiente tranquilo
y relajado. En primer lugar hay que poner el monofilamento en las
manos del paciente (o en el codo o en la frente) para que sepa
cómo es.

El paciente no debe ver cuándo o dónde aplica el filamento el
profesional. En la figura 6 se indican los tres puntos que deben
evaluarse en ambos pies.

Aplique el monofilamento en perpendicular a la superficie de la
piel (figura 7a).

Aplique fuerza suficiente para hacer que el filamento se doble o se
tuerza (figura 7b).

La duración total de la acción —contacto con la piel y retirada del
filamento— debe ser de aproximadamente 2 segundos.

Coloque el filamento a lo largo del perímetro, y no encima, de una
zona con úlcera, callo, cicatriz o tejido necrótico.

No permita que el filamento se deslice por la piel ni que entre en
contacto repetidas veces con la zona que se evalúa.

Presione el filamento contra la piel y pregunte al paciente si siente
la presión («sí» o «no») y dónde la siente («en el pie izquierdo» o
«en el pie derecho»).

Repita esta acción dos veces en el mismo punto, pero simule al
menos una vez la aplicación sin utilizar ningún filamento (en total,
tres preguntas por cada punto evaluado).

Se considera que el paciente tiene sensación protectora en cada
punto si responde correctamente en dos de cada tres aplicaciones.
Se considera que no tiene sensación protectora si no contesta bien
en dos de cada tres aplicaciones; en tal caso, se considera que está
en riesgo de ulceración.

Anime a los pacientes durante la prueba dándoles mensajes
positivos.

El profesional sanitario debe ser consciente de la posible pérdida
de fuerza de torsión del monofilamento si se utiliza demasiado
tiempo.
Figura 6. Puntos que deben evaluarse con monofilamentos
Figura 7. Aplicación de los monofilamentos
Diapasón

El examen sensorial debe llevarse a cabo en un ambiente tranquilo
y relajado. En primer lugar hay que poner el diapasón en las
muñecas del paciente (o en el codo o en la clavícula) para que sepa
cómo es.

El paciente no debe ver cuándo o dónde aplica el diapasón el
profesional. Este se coloca en una parte ósea de la parte dorsal o en
la falange distal del dedo gordo del pie.

El diapasón debe aplicarse en perpendicular y con una presión
constante (figura 8).

Repita esta acción dos veces pero, al menos una vez, simule una
aplicación en la que el diapasón no vibre.

La prueba será positiva si el paciente responde correctamente al
menos dos de las tres aplicaciones, y negativa («con riesgo de
ulceración») si dos de tres respuestas son incorrectas.

Si el paciente no siente las vibraciones en el dedo gordo, la prueba
debe repetirse en un punto más proximal (maléolo, tuberosidad
tibial).

Anime a los pacientes durante la prueba dándoles mensajes
positivos.
Figura 8. Cómo utilizar el diapasón
Hoja sencilla de evaluación de la selección del pie para el examen
clínico
El pie se considera de riesgo si se encuentra alguno
de los siguientes signos
Deformidad o prominencias óseas
Sí / No
Piel no intacta (úlcera)
Sí / No
Neuropatía
- Monofilamento imperceptible
Sí / No
- Diapasón imperceptible
Sí / No
- Algodón imperceptible
Sí / No
Presión anómala, callo
Sí / No
Pérdida de movilidad articular
Sí / No
Pulsos del pie
- Arteria tibial posterior ausente
Sí / No
- Arteria dorsal del pie ausente
Sí / No
Cambio de coloración en posición baja
Sí / No
Otros
- úlcera previa
Sí / No
- amputación
Sí / No
Calzado inadecuado
Sí / No
Fly UP