...

El enamorado de laLuna

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

El enamorado de laLuna
REP
ÚBLICA DEL PER
Dirección General de Educación Básica Regular
Dirección de Educación Inicial
Ú
MINISTERIO DE EDUCACIÓN
Ministro de Educación
José Antonio Chang Escobedo
Vice Ministro de Gestión Pedagógica
Idel Vexler Talledo
Vice Ministro de Gestión Institucional
Víctor Raúl Díaz Chávez
zorro
El
enamorado de la Luna
Cuento nº7
Secretario General
Asabedo Fernández Carretero
Directora General de Educación Básica Regular
Miriam Janette Ponce Vértiz
Directora de Educación Inicial
Emma Rosa Aguirre Fortunic
Coordinadora del Área de Recursos y Materiales Educativos
Patricia Elena González Simón
Recopilación y/o adaptación de los cuentos
Cucha del Águila Hidalgo
Traducción
Rodrigo Montoya
Ilustración, diseño y diagramación
Natalí Sejuro Aliaga
Corrección de estilo
Sonia Planas Ravenna
Título:
El zorro enamorado de la Luna
Hecho el Depósito Legal en la
Biblioteca Nacional del Perú
BNP: 2009-12882
Impreso en: World Color Perú S.A.
Primera Edición
Tiraje: 15 102 Ejemplares
MED:
Dirección: Calle Del Comercio s/n - San Borja
Teléfono: 6155800
Web:
www.minedu.gob.pe
MINISTERIO DE EDUCACIÓN
Cuando el zorro vio el reflejo de la Luna en las aguas limpias del lago,
se enamoró de ella.
Levantó la cabeza al cielo y la vio: era hermosa, redonda y luminosa
y quiso hablarle.
Pero la Luna estaba lejos, muy lejos.
Entonces se consoló hablándole cada día a su reflejo.
La Luna en el cielo no lo oía, la Luna era lejana
y además era esquiva.
A veces venía, a veces se iba, a veces mostraba un poco su
rostro, a veces se escondía detrás de nubes oscuras.
Y cuando volvía, se sorprendía de ver siempre al zorro a las
orillas del lago hablando bajito, susurrando algo.
Tantas veces la Luna vio al zorro, que curiosa
quiso saber lo que él decía. En sueños le habló:
“Zorro, zorrito,
quiero hablarte un ratito.
Sube al cerro más alto
yo te daré el encuentro,
me posaré en su cima”
El zorro desde muy temprano comenzó a subir.
Subía y subía.
No tenía hambre, no tenía frío.
Subía y subía.
No pensaba más en los cuyes,
en las wallatas, en las llamitas tiernas.
Subía y subía, contento subía.
Cuando llegó a la cima era de noche y la Luna
ahí estaba, luminosa, redonda y hermosa.
Ella se acercó poquito a poco al zorro
y le preguntó con su voz de Luna:
Zorro ¿qué susurras en el lago tan bajito?
Te canto. Respondió el zorro. Escucha:
“Luna lunita, esquiva y viajera,
amarte quisiera y contemplar tu hermosura.
Si vivir conmigo tú quisieras,
por ti dejaría la tierra entera.
Y si no me quisieras,
cuidaré tu reflejo la vida entera”.
La Luna, al escuchar esas palabras sonrió y tanto se conmovió
que invitó al zorro a vivir para siempre con ella.
Ahí está el zorro enamorado hasta hoy día,
acompañando a la Luna en sus viajes,
cantándole, queriéndola.
Nosotros desde la Tierra los vemos a veces.
Fly UP