...

prevención de la exposición laboral al frío

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

prevención de la exposición laboral al frío
Mutua Colaboradora con la Seguridad Social nº 39
MANUAL DE BUENAS
PRÁCTICAS PREVENTIVAS
PREVENCIÓN DE LA EXPOSICIÓN
LABORAL AL FRÍO: TRABAJO A
BAJAS TEMPERATURAS
MINISTERIO
DE EMPLEO
Y SEGURIDAD SOCIAL
SECRETARIA DE ESTADO
DE LA SEGURIDAD SOCIAL
DIRECCIÓN GENERAL
DE ORDENACIÓN DE
LA SEGURIDAD SOCIAL
Plan general de actividades preventivas
de la Seguridad Social 2015
Introducción
En el ámbito laboral existen numerosos puestos de trabajo que implican la realización de
tareas en ambientes fríos, debido a trabajos que se realizan a la intemperie o en recintos
industriales (agricultura, construcción, jardinería y mantenimiento urbano, comercio
ambulante, estaciones de esquí, cámaras frigoríficas, mataderos, etc.). Trabajar en estas
condiciones puede generar congelaciones y cuadros de hipotermia, así como favorecer la
aparición de enfermedades como la gripe, bronquitis, neumonías y agravar enfermedades
crónicas, como las cardíacas, respiratorias y reumáticas. Asimismo estas condiciones
laborales facilitan los accidentes, tanto de tráfico como por caídas a causa de la nieve y
hielo formado, y también aumentan los riesgos de incendios y de intoxicación por
monóxido de carbono a partir de chimeneas, estufas de gas, braseros, etc.
Estrés térmico por frío
La exposición laboral a ambientes fríos (cámaras frigoríficas, almacenes fríos o trabajos en
el exterior) depende fundamentalmente de la temperatura y velocidad del aire, y puede
generar los siguientes tipos de estrés por frío, siendo probable que estén presentes al
mismo tiempo:
•
•
Enfriamiento de todo el cuerpo.
Enfriamiento local, que puede ser enfriamiento de las extremidades, enfriamiento
cutáneo por convección (enfriamiento por el viento), enfriamiento cutáneo por
conducción (enfriamiento por contacto) y enfriamiento del tracto respiratorio.
La combinación del viento y una temperatura ambiente baja aumenta significativamente la
capacidad de enfriamiento del ambiente, un hecho que tiene que tenerse en cuenta para la
organización del trabajo, la protección del lugar de trabajo y la selección de las prendas de
vestir.
Fisiología del cuerpo humano
El cuerpo humano ha de mantener la temperatura corporal constante a 37°C
independientemente de las características térmicas del ambiente, para así poder preservar
la salud y disponer de energía para realizar el trabajo encomendado. Para mantener esta
temperatura constante, el cuerpo genera energía a través de numeras reacciones
bioquímicas, la cual se emplea en mantener las funciones vitales, realizar esfuerzos,
movimientos, etc.
Página 1 de 7
Si el flujo de calor cedido al ambiente es excesivo, la temperatura del cuerpo desciende y se
dice que existe riesgo de estrés por frío. En esta situación, se aumenta la generación interna
de calor para disminuir la pérdida mediante el aumento involuntario de la actividad
metabólica (tiritera) y la vasoconstricción.
La tiritera implica la activación de los músculos con la correspondiente generación de
energía acompañada de calor y la vasoconstricción trata de disminuir el flujo de sangre a la
superficie del cuerpo y dificultar así la disipación de calor al ambiente, lo que provoca, de
igual forma, que los miembros más alejados del núcleo central del organismo ven
disminuido el flujo sanguíneo y por lo tanto el calor que éste transporta, por lo que su
temperatura desciende y entonces existe riesgo de congelación en las extremidades
(manos, pies, etc.).
Efectos y síntomas de la exposición al frío
Los dos efectos principales del frío son:
•
•
Descenso de la temperatura interna (hipotermia).
Congelación de los miembros (extremidades, cara, etc.).
Los síntomas clínicos sufridos por el organismo debido al enfriamiento general del cuerpo
son:
Temperatura
Síntomas clínicos
interna (°C)
37,6
Temperatura rectal normal
37
Temperatura oral normal
La relación metabólica aumenta en un intento de compensar la pérdida
36
de calor
35
Tiritones de intensidad máxima
La persona se encuentra consciente y responde. Tiene la presión arterial
34
normal
33
Fuerte hipotermia por debajo de esta temperatura
Consciencia disminuida. La tensión arterial se hace difícil de determinar.
32 - 31
Las pupilas están dilatadas aunque reaccionan a la luz. Cesa el tiriteo
Pérdida progresiva de la consciencia. Aumenta la rigidez muscular.
30 - 29
Resulta difícil determinar el pulso y la presión arterial. Disminuye la
frecuencia respiratoria
28
Posible fibrilación ventricular
Cesa el movimiento voluntario. Las pupilas no reaccionan a la luz.
27
Ausencia de reflejos tendinosos
26
Consciencia durante pocos momentos
25
Puede producirse fibrilación ventricular espontánea
24
Edema pulmonar
22 - 21
Riesgo máximo de fibrilación ventricular
20
Parada cardiaca
18
Hipotermia accidental más baja para recuperar a la persona
17
Electroencefalograma isoeléctrico
Hipotermia más baja simulada por enfriamiento para recuperar a la
9
persona
Página 2 de 7
De igual forma, según la duración de la exposición al frío, nos encontramos con los
siguientes efectos fisiológicos y psicológicos:
Duración
Segundos
Minutos
Horas
Días/Meses
Años
Efectos fisiológicos
Bloqueo inspiratorio, hiperventilación,
aumento de la frecuencia cardíaca,
vasoconstricción periférica, elevación
de la presión arterial
Enfriamiento de los tejidos,
enfriamiento de las extremidades,
deterioro neuromuscular, tiritona,
congelación por contacto y convección
Menor capacidad para el trabajo físico,
hipotermia, lesiones por frío
Lesiones por frío sin congelación,
aclimatación
Efectos tisulares crónicos
Efecto psicológico
Sensación cutánea, malestar
Reducción del rendimiento,
dolor por enfriamiento local
Deterioro de la función
mental
Habituación, menores
molestias
En general, las temperaturas ambientales inferiores a 15°C pueden
provocar una carencia de confort, principalmente en trabajos
sedentarios y ligeros, mientras que una exposición prolongada a
temperaturas que estén por debajo de 10°C puede ocasionar
daños para la salud.
Población trabajadora sensible
Las personas trabajadoras con mayor riesgo de sufrir los efectos de la exposición al frío son:
•
•
•
Los trabajadores de más avanzada edad: los principales mecanismos defensivos
ante el frío, como son la vasoconstricción y la tiritona, se encuentran debilitados en
muchas personas mayores lo cual tiene que ver, entre otras razones, con la pérdida
de la capacidad de sentir los cambios de temperatura que impiden la adecuada
respuesta de adaptación.
Los trabajadores con enfermedades crónicas como pueden ser la insuficiencia
respiratoria y asma, afecciones cardiovasculares, diabetes, hipotiroidismo, adicción,
enfermedades neuropsiquiátricas o ciertas enfermedades agudas como infecciones
respiratorias.
Las personas que toman cierta medicación para el tratamiento de enfermedades
crónicas. Algunos medicamentos pueden agravar síntomas ligados al frío, al
interferir con los mecanismos de adaptación del organismo, e incluso pueden
contribuir a provocar o agravar una hipotermia. También la acción de ciertos
medicamentos puede verse afectada por la vasoconstricción que se produce tras la
exposición al frío.
Página 3 de 7
Rendimiento y capacidad laboral
La exposición al frío y las reacciones fisiológicas y de conducta asociada, tales como las
distracciones y el enfriamiento, influyen en el rendimiento humano. La conducta y la
función mental son más susceptibles al efecto de la distracción, mientras que el
rendimiento físico se ve más afectado por el enfriamiento. El rendimiento físico depende en
gran medida de la temperatura de los tejidos y disminuye cuando la temperatura de los
mismos y órganos vitales desciende, por ejemplo, la destreza manual depende críticamente
de la temperatura de los dedos y las manos, así como del músculo del antebrazo.
Otro factor que contribuye a reducir el rendimiento es la duración de la exposición. Cuando
más dure la exposición al frío, mayor será el efecto en los tejidos profundos y en la función
neuromuscular. Sin embargo, factores como la habituación y la experiencia modifican los
efectos nocivos y permiten recuperar en parte el nivel de rendimiento.
Por tanto, el rendimiento muscular disminuye con el frío ya que cuando la función muscular
se deteriora, se produce también un deterioro general de la capacidad
física para el trabajo. La capacidad para el trabajo, medida por la
capacidad aeróbica máxima, se reduce entre un 5 y un 6% por
cada °C que desciende la temperatura interna.
Los efectos estimados en la destreza manual con diferentes niveles
de temperatura de manos y dedos son:
Temperatura
Efectos
(°C)
32 - 36
Funcionamiento óptimo de las manos y los dedos
27 - 32
Efectos en la destreza, precisión y velocidad de los dedos
Disminución del rendimiento en trabajos de alta precisión, menor
20 - 27
resistencia
Disminución del rendimiento en trabajos sencillos con manos y dedos,
15 - 20
sensación de dolor ocasional
Menor fuerza muscular bruta y deterioro de la coordinación muscular,
10 - 15
sensación de dolor
6-8
Bloqueo de los receptores sensoriales y térmicos de la superficie de la piel
Entumecimiento, deterioro del rendimiento manual para tareas tan sencillas
< 10
como asir, empujar, etc.
<0
Congelación de los tejidos
Asimismo la protección contra el frío puede interferir gravemente con las condiciones
necesarias para un buen rendimiento laboral. Las prendas de abrigo tienen un efecto
entorpecedor bien conocido. El uso de prendas protectoras para la cabeza interfiere con el
habla y la visión y el uso de guantes deteriora la destreza manual. Aunque la protección es
necesaria, las consecuencias en términos de disminución del rendimiento deben ser
también tenidas en cuenta ya que se precisa más tiempo para realizar las mismas tareas y
éstas exigen un esfuerzo mayor.
La organización del trabajo, el lugar de trabajo y los equipos utilizados deben adaptarse a
los requisitos específicos del trabajo en ambientes fríos. Debe permitirse más tiempo para
realizar las tareas y programar descansos frecuentes para que los trabajadores puedan
recuperarse y calentarse. El lugar de trabajo debe permitir un movimiento fácil del
Página 4 de 7
trabajador, a pesar de que éste utilice prendas abultadas. Igualmente, los equipos deben
estar diseñados para que puedan ser manejados con guantes o estar provistos de algún tipo
de aislamiento en el caso de que tengan que manejarse con las manos desnudas. El
contacto entre la mano desnuda y superficies frías puede reducir rápidamente la
temperatura cutánea y causar lesiones por congelación (pueden existir problemas incluso
con superficies a 15°C).
Medidas preventivas de aplicación
La actuación preventiva frente al riesgo de estrés por frío pasa mayoritariamente por la
intervención sobre aquellas variables que intervienen en el balance térmico, es decir,
actividad metabólica del trabajo, temperatura, velocidad y humedad del aire, evaporación
del sudor, intercambio de calor por convección y radiación, y aislamiento de la vestimenta.
Para evitar que se produzcan efectos dañinos por exposición al frío es necesaria la
implementación de actuaciones colectivas (organización de las tareas, suministro de
equipos de protección individual, etc.) e individuales (dieta, presencia de trastornos
circulatorios, ejercicio físico, información, etc.) en el lugar de trabajo.
Un resumen de las medidas preventivas a aplicar son:
ACTUACIÓN PREVENTIVA
Instalar garitas con radiadores,
vehículos con cabina equipada con
calefacción o zonas de descanso
cálidas
Utilización de pantallas cortaviento
en exteriores
Aislar procesos, equipos o partes
muy frías
Protección de extremidades
Protección ocular
Seleccionar la vestimenta
Establecer regímenes de trabajo recuperación
Ingestión de líquidos calientes
Hacer comidas equilibradas y
adecuadas a las necesidades
energéticas del trabajo con frío
EFECTO BUSCADO
La pérdida de energía calorífica depende del
tiempo de exposición al frío. Se consigue de esta
forma minimizar la pérdida de calor
Reducir la velocidad del aire
Evitar el contacto con los mismos
Evitar enfriamiento localizado. Minimizar el
descenso de la temperatura de la piel
Evitar las molestias y deterioro visual que produce
el enfriamiento de los ojos
Aislar frente al frío, viento y la humedad. Facilitar
evaporación del sudor. Minimizar pérdidas de
calor a través de la ropa
Recuperar pérdidas de energía calorífica
Recuperar pérdidas de energía calorífica
Recuperar pérdidas de energía calorífica
Página 5 de 7
Limitar el consumo de café como
diurético y modificador de la
circulación sanguínea
Modificar difusores de aire
(interiores, cámaras, etc.)
Utilizar ropa cortaviento
Excluir individuos con medicación
que interfiera la regulación de
temperatura
Reconocimientos médicos previos
Sustituir la ropa humedecida
Medir periódicamente la
temperatura y la velocidad del aire
Disminuir el tiempo de
permanencia en ambientes fríos
Controlar el ritmo de trabajo
Aclimatación
Realizar programas de información
y formación a los trabajadores
Minimizar pérdidas de agua. Evitar vasodilatación
Reducir la velocidad del aire (< 1m/s)
Reducir la velocidad del aire
Evitar pérdidas excesivas de energía calorífica
Detectar disfunciones circulatorias, problemas
dérmicos, etc.
Evitar la congelación del agua y la consiguiente
pérdida de energía calorífica
Controlar las dos variables termohigrométricas de
mayor influencia en el riesgo de estrés por frío
La pérdida de energía calorífica depende del
tiempo de exposición al frío. Se consigue de esta
forma minimizar la pérdida de calor
Aumentar el metabolismo para generar mayor
potencia calorífica evitando excederse, ya que
podría aumentar la sudoración y el
humedecimiento de la ropa
Aumento de la vasoconstricción periférica que
permite aumentar el aislamiento del tejido
superficial
Permitir el reconocimiento de los síntomas y
signos de la exposición al frío, así como su
adaptación a los puestos de trabajo
Primeros auxilios
Los primeros auxilios a aplicar, cuando se detectan los síntomas de descenso de
temperatura o congelación de los miembros, son los siguientes:
Hipotermia
Los síntomas suelen comenzar lentamente y son: confusión, somnolencia, debilidad,
pérdida de coordinación, piel pálida y fría, disminución del ritmo respiratorio y frecuencia
cardíaca y temblor incontrolable. Si se presentan estos síntomas las actuaciones a realizar
son:
•
•
Activar el protocolo (PAS: proteger, avisar y socorrer).
Llevar a la víctima a un lugar con temperatura apropiada y quitarle la ropa mojada,
si es el caso, y cubrirla con mantas calientes. Si no es posible ir hasta un sitio
cubierto, se debe retirar a la víctima del viento y usar una manta para aislarla del
suelo frío.
Página 6 de 7
•
•
•
•
Se debe cubrir la cabeza y el cuello de la persona para ayudar a retener el calor
corporal.
Dar de beber a la víctima bebidas calientes y suaves (sin cafeína o alcohol), siempre
y cuando no esté perdiendo el conocimiento.
Estar junto a la víctima, comprobando los signos vitales, hasta que lleguen los
servicios de emergencia o evacuar a un centro médico, si es posible.
No se debe usar calor directo, como agua caliente, almohadillas eléctricas ni
lámparas de calor.
Congelación
Las partes más vulnerables son manos, pies, nariz y orejas.
Los primeros síntomas son sensación de hormigueo seguida
de adormecimiento. Puede presentarse una sensación
pulsátil o dolorosa, pero más tarde se presenta insensibilidad
en la parte afectada. Si se presentan estos síntomas las actuaciones a realizar son:
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Activar el protocolo (PAS: proteger, avisar y socorrer).
Llevar a la víctima a un lugar cálido.
Quitarle cualquier prenda ajustada y la ropa húmeda, secar a la víctima y abrigarla.
Dar de beber a la víctima bebidas calientes y suaves (sin cafeína o alcohol), siempre
y cuando no esté perdiendo el conocimiento.
Poner gasas secas y limpias en las áreas congeladas, separando entre sí los dedos
de las manos o de los pies afectados.
Mover las áreas descongeladas lo menos posible.
Evacuar cuanto antes a un centro médico para tratamiento definitivo.
No descongelar un área si no puede mantenerla descongelada ya que la
recongelación puede provocar daños aún mayores a los tejidos.
No usar calor directo (calefacción, fogatas, secadores, etc.) ya que puede quemar
los tejidos.
No friccionar ni masajear el área afectada.
No reventar las ampollas de la piel congelada.
Fuentes




El trabajo con exposición al frío. Generalitat de Catalunya. Departament d’Empresa
i Ocupació. Relacions Laborals.
NTP 462: Estrés por frío: evaluación de las exposiciones laborales. INSHT.
Guía de prevención ante situaciones de frío intenso. Consejería de Sanidad y
Dependencia. Junta de Extremadura.
Ambientes fríos y trabajo con frío. Enciclopedia de Salud y Seguridad en el Trabajo.
Página 7 de 7
Fly UP