...

Cartas agroclimáticas de "horas de frío" de la región serrana de la

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Cartas agroclimáticas de "horas de frío" de la región serrana de la
AGRISCIENTIA, 1999, VOL. XVI : 17-28
Cartas agroclimáticas de
"horas de frío" de la región serrana de
la provincia de Córdoba (Argentina)
Damario, E.A. y A.J. Pascale
RESUMEN
Se determinó la cantidad media de "horas de frío" disponibles durante el período de descanso de los frutales criófilos en la región serrana de la provincia de
Córdoba (Argentina) con altitudes mayores de 500 metros, para lo cual se utilizó
una metodología original de análisis agroclimático. Como resultado, la distribución geográfica que manifiesta este importante elemento biometeorológico en el
área serrana se presenta bajo la forma de dos cartas agroclimáticas: la de "horas de frío totales" y la de "horas de frío efectivas", estas últimas computadas considerando la posible influencia de temperaturas devernalizantes. La disponibilidad regional de "horas de frío efectivas" computada para las áreas con altitudes
mayores de 500 m varía entre 500 y 1700.
Palabras clave: "horas de frío", descanso vegetativo, frutales criófilos.
Damario, E.A. and A.J. Pascale, 1999. Agroclimatic charts of
" c h i l l i n g hours" in the highland areas of Córdoba province
(Argentina). Agriscientia XVI : 17-28.
SUMMARY
The average available chilling hours during the dormancy period of cryophilic fruit
trees for the hilly region of the Córdoba province (Argentina) with altitudes above
500 meters was estimated using an original method for agroclimatic analysis. As
a result, the geographical distribution of this important biometeorological requirement is shown in two agroclimatic charts: for the total and for the effective chilling
hours. These effective chilling hours are estimated considering the possible
reversing effect of high temperatures during the dormancy period. The "effective
chilling hours" in the area above the 500 m vary between 500 and 1700 hours.
Key words: "chilling hours", dormancy period, cryophilic fruit trees.
Damario, E.A. y A.J. Pascale. Cátedra de Climatología y Fenología Agrícolas. Facultad de Agronomía, UBA. Av. San Martín 4453, 1417 Buenos
Aires, Argentina. E-mail: [email protected]
Fecha de recepción: 16/11/98; fecha de aceptación: 26/10/99.
18
INTRODUCCIÓN
La expansión del cultivo de frutales criófilos en la
Argentina ha estado condicionada principalmente por
dos aspectos térmicos. Uno de ellos, la suavidad del
invierno, obligó a ubicar en el sur del país los cultivos
más exigentes en enfriamiento durante el descanso
vegetativo, con el consiguiente aumento del riesgo
de daños por heladas primaverales, el otro aspecto
condicionante. Las especies con menores requerimientos en frío encontraron condiciones favorables
de cultivo en localizaciones más septentrionales.
La región serrana de la provincia de Córdoba presenta buenas condiciones para un posible incremento de su fruticultura comercial, por lo que es importante el conocimiento detallado de sus disponibilidades
de enfriamiento invernal y las características del régimen de heladas perjudiciales.
La región serrana cordobesa corresponde al cordón austral de las sierras pampeanas. Una serie de
valles que corren con orientación norte-sur la dividen en dos encadenamientos orográficos: el occidental, con mayores alturas, comprende las sierras
de Comechingones, Achala y Grande, que se abren
hacia el norte en las de Serrezuela, Guasapampa y
Pocho. El cordón oriental incluye a las sierras menores de Macha, Copacabana y Chica, que se prolongan en las de Las Peñas, hacia el sur, y Sumampa
y Ambargasta, hacia el norte. En esta vasta región
y sus alrededores se han desarrollado cultivos frutales comerciales especialmente de carozo, proveedores de una industria de dulces y conservas de reconocida calidad. Higueras y vides son también
importantes y, actualmente, se está experimentado
con el cultivo del kiwi (Ontiveros et a/., 1995).
AGRISCIENTIA
cumple mayormente el descanso de las especies
frutales caducifolias, y la de "horas de frío efectivas"
que considera la reducción de la acumulación térmica por efecto de termofases positivas diarias devernalizantes.
Los valores de horas de frío totales no siempre son
enteramente efectivas o activas para satisfacer las
exigencias biometeorológicas de enfriamiento. Además del hecho de que no todas las temperaturas por
debajo de los 7 °C tienen igual calidad enfriante y del
asincronismo con que pueden producirse, debe tenerse muy en cuenta la influencia de la amplitud térmica diaria en relación con el posible efecto devernalizante de temperaturas diurnas elevadas.
Este aspecto fue analizado por Richardson et al.
(1974) con la propuesta de las "unidades de enfriamiento" (UE) mediante las que se jerarquiza el valor
enfriante de los diferentes niveles de temperaturas
medias horarias, las cuales comienzan a manifestar
efecto devernalizante a partir de los 16 °C. Poste-
En una región con tanta variabilidad a escala microclimática, realizar un correcto y detallado relevamiento de las condiciones térmicas zonales capaces de satisfacer las exigencias biometeorológicas
de enfriamiento de las especies criófilas, presupone el establecimiento de una densa red de estaciones meteorológicas o la ejecución de relevamientos
micrometeorológicos regionales. Lamentablemente, la información climática disponible para tal fin es
escasa y no se conocen estudios especiales previos al respecto.
A través de este trabajo se determina la cantidad
media de "horas de frío" disponibles en la región serrana cordobesa con alturas mayores de 500 metros, utilizando una metodología especial de análisis agroclimático. Los resultados del estudio se
presentan finalmente bajo la forma de dos cartas
agroclimáticas: la de "horas de frío totales" acumuladas durante los 5 meses más fríos en los cuales se
Figura 1. Ubicación del área serrana considerada en la provincia
de Córdoba
Cartas agroclimáticas de "horas de frío" de la región serrana…
Lugar
Ascochinga
Córdoba Aero
Córdoba Obs.
D.Cruz del Eje
D. La Viña
D. Pisco Huasi
Embalse
Escuela
Huerta Grande
La Ventana
Los Gigantes
Manfredi
Pilar
Quilino
Río III
Río IV
S. Santa María
Villa Dolores
V. M. Río Seco
Latitud sur
Longitud oeste
30° 55'
31° 19'
31° 24'
30° 45'
31° 53'
30° 20'
32° 11'
31° 26'
31° 05'
31° 30'
31° 25'
31° 49'
31° 40'
30° 13'
32° 10'
33° 05'
31° 17'
31° 57'
29° 54'
64° 23'
64° 13'
64° 11'
64° 45'
65° 02'
64° 00'
64° 23'
64° 15'
64° 29'
64° 50'
64° 48'
63° 46'
63° 53'
64° 29'
64° 08'
64° 16'
64° 28'
65° 08'
63° 41'
19
Altitud m
Período (*)
1200
474
425
515
838
600
548
494
1015
2060
1810
292
338
393
380
421
730
569
341
2
4-5-6
1-2-3-4-5-6
1-4-5
4
4
2-4-5
2
4
7
7
5-6
12-3-4-5-6
2
3-4-5
1-2-3-4-5-6
1-2
1-2-3-4-5-6
1-2-3-4-5-6
(*) Los números de los períodos corresponden a las estadísticas climáticas siguientes: 1) 1928/37, 2) 1941/50, 3) 1951/60,
4) 1961/70, 5) 1971/80, 6) 1981/90 (Argentina, S.M.N. 1944 y sig.) y 7) 1960/76 (Atención Ing. Andrés Ferreyra).
riormente, otros autores analizaron el efecto vernalizante o devernalizante de las temperaturas según
tiempo de acción en el lapso diario (Erez et al., 1979;
Couvillon et al., 1985).
La extensión de estos conceptos a las "horas de
frió" y la consideración del efecto de la amplitud
anual de la temperatura, permitió deducir las "HF
efectivas" respectivas.
MATERIALES Y MÉTODOS
El área de estudio es la comprendida entre las latitudes 29° 30' S y 33° 30' S y las longitudes 63° 30'
W y 65° 30' W (figura 1), en la cual queda incluida la
parte serrana de la provincia de Córdoba superior
a los 500 m s.n.m., motivo especial de la evaluación
agroclimática. La carta altimétrica de esta región se
confeccionó mediante un programa de computación
(Surfer versión 6.04) usando los datos de altitud de
315 localidades o puntos ubicados en el área (De
Fina et al., 1966) cuyas coordenadas geográficas
se determinaron previamente (figura 2).
Dentro de esta región tienen o tuvieron emplazamiento 19 estaciones meteorológicas, cuya nómina,
ubicación y períodos climáticos decenales de observación figuran en la tabla 1.
El cálculo del promedio de "horas de frío" (HF)
acumuladas en los cinco meses más fríos, mayo a
septiembre, se realizó por medio de dos fórmulas
basadas en los promedios climáticos de las temperaturas mínimas medias mensuales ( Damario et
al., 1998), las cuales se reproducen a continuación.
AGRISCIENTIA
20
64º
Figura 2. Carta altimétrica del área serrana analizada
21
Cartas agroclimáticas de "horas de frío" de la región serrana...
Pollak (1950). Como periodo de normalización se eligió el de 1961/90 con lo que se procuró actualizar
los resultados. Para conseguir valores más precisos,
la normalización de la información de cada una de
las localidades con observación en otros periodos
se realizó tomando como referencia a las dos estaciones más cercanas con registros completos para
los 6 períodos decenales, promediándose los resultados. A partir de las temperaturas mínimas medias
mensuales así normalizadas se computaron para las
19 localidades los dos parámetros exigidos por las
fórmulas de estimación, es decir, T5: promedio de
las 5 temperaturas mínimas medias mensuales más
bajas (mayo a septiembre), y T12: temperatura mínima media anual, y posteriormente se calcularon
las HF respectivas.
Con el objeto de ampliar la cantidad de información, para expresar adecuadamente las diferencias topográficas regionales, se extendió el
cómputo de las HF a los 315 puntos usados para
trazar la carta altimétrica. Como sus valores de
temperaturas mínimas medias mensuales son desconocidos, para estimar sus T5 y T12 se siguió el
siguiente procedimiento:
a) Se redujeron al nivel del mar los T5 y T12 de las
19 estaciones meteorológicas modificando en
parte el método de De Fina y Sabella (1959).
b) Se confeccionaron con el programa Surfer las
cartas de T5 y T12 a nivel del mar.
c) Se estimaron cartográficamente los T5 y T12 a
nivel del mar de los 315 puntos, a partir de las
cartas del punto b).
d) Estos valores se adecuaron según la altitud de
cada punto, obteniéndose los T5 y T12 reales.
Con la aplicación de las fórmulas mencionadas
a los T5 y T12 reales de las 334 localizaciones se
obtuvieron las HF acumuladas, las que introducidas al programa Surfer produjeron la carta agroclimática de la cantidad media anual de horas con
temperatura inferior a los 7 °C durante el período
1º de mayo-30 de septiembre, denominadas "horas de frío totales".
Por la ocurrencia en algunas localidades de termofases positivas diarias elevadas devernalizantes,
se desarrolló un procedimiento especial para la obtención de la carta de "horas de frío efectivas", es
decir, aquellas acumuladas solamente durante el
período anual con temperaturas normales diarias
menores al nivel de devernalización.
El cómputo de las "horas de frío efectivas" se realizó reduciendo el total anual de HF en un porcenta-
je variable según la duración del período devernalizante (Damario et al, 1998) y el valor de las temperaturas máximas medias anuales.
RESULTADOS Y DISCUSIÓN
En la tabla 2 se detallan los valores de T5 y T12 obtenidos de la información climática normalizada de las
19 estaciones meteorológicas de referencia.
Con estos valores de T5 y T12 normalizados y la
aplicación de las fórmulas de estimación mencionadas, se calcularon las "horas de frío" medias totalizadas entre el 1º de mayo y el 30 de septiembre en
cada una de las 19 localidades.
La obtención de un gradiente térmico vertical mediano para reducir los valores a nivel del mar presentó algunas dificultades. Al analizar los gradientes resultantes de comparar las estaciones por
pares, es decir, cada una con todas las demás, pudo advertirse que diferían regionalmente y con la altura. Así por ejemplo, dividiendo el área mediante
una línea siguiendo aproximadamente las mayores
Tabla 2. Temperaturas mínimas medias normalizadas.
Lugar
Temperaturas mínimas
normalizadas a
1961-1990 (°C)
T5
T12
Ascochinga
6,02
9,78
Córdoba Aero
Córdoba Obs.
D. Cruz del Eje
D. La Viña
D. Pisco Huasi
Embalse
Escuela
Huerta Grande
La Ventana
Los Gigantes
Manfredi
Pilar
Quilino
Río III
Río IV
S. Santa María
Villa Dolores
V. M. Río Seco
6,20
7,21
8,66
5,42
6,22
6,44
4,48
5,02
3,44
4,78
4,82
6,36
8,54
5,76
6,14
6,80
6,93
5,88
11,07
12,03
13,43
10,04
10,78
11,42
9,46
9,07
6,69
8,75
10,25
11,27
13,46
10,95
11,03
10,89
11,94
10,96
AGRISCIENTIA
22
alturas, los gradientes medianos para T5 y T12 calculados entre las 4 localidades ubicadas al occidente de esa línea: Villa Dolores, D. La Viña, D. Cruz del
Eje y Quilino, resultaron decididamente mayores que
los de las localidades situadas sobre la vertiente
oriental, sin considerar los valores de las dos alturas mayores (La Ventana y Los Gigantes) ubicadas
prácticamente sobre la línea divisoria. Los gradientes medianos en °C/100 m para los valores de T5 fueron de -0,80 y -0,04 para la zona oeste y este respectivamente, y de-0,80 y-0,15 para T12. Aunque
esta diferencia merece un análisis especial, es posible suponer que se deba a las distintas condiciones de humedad de las masas de aire que influyen
en ambas zonas.
65°
64°
Al confrontar las localidades de cada una de las
zonas con la estación de mayor altura, La Ventana,
las diferencias se redujeron obteniéndose los siguientes gradientes medianos:
Gradiente °C/100m
Zona
T5
T12
W
-0,2703
-0,3452
E
-0,1647
-0,2771
La escasa diferencia de altura de localidades con
menos de 300 m s.n.m. produjo en muchos casos
65°
Figura 3. Cartas de las temperaturas mínimas medias reducidas al nivel del mar: A) T5; B) T12.
64°
Cartas agroclimáticas de "horas de frío" de la región serrana...
23
64º
Figura 4. Carta agroclimátíca de "horas de frío totales" en el periodo 1º de mayo-30 de septiembre.
24
gradientes positivos atribuibles a especiales condiciones de ubicación, exposición o entorno.
Ante la imposibilidad e inconveniencia de utilizar
gradientes diferenciados por ubicación o altura, se
resolvió que los gradientes térmicos verticales medianos comunes que con mayor exactitud podrían
emplearse para determinar los T5 y T12 al nivel del
mar del conjunto de localidades, serían aquellos obtenidos por compulsa entre estaciones meteorológicas ubicadas en altitudes mayores de 500 m. La
bondad de esta consideración sería, en primer lugar, evitar la aparición de gradientes positivos y, secundariamente, comprender solamente a todas las
estaciones meteorológicas ubicadas dentro del área
de particular interés en este estudio, es decir, la región serrana con más de 500 m snm.
Los gradientes térmicos medianos en °C/100 m
obtenidos de esta manera fueron:
para T5 = -0,2347 y para T12 = -0,3360
Con estos gradientes se redujeron al nivel del mar
los T5 y T12 de las 19 estaciones meteorológicas.
Los valores reducidos se incorporaron al programa
de computación citado, obteniéndose las cartas reproducidas en la figura 3 (A y B). En ambas cartas
es perceptible la diferencia regional marcada por
las isolíneas que corren en cada una de las vertientes a partir de la línea de mayores alturas, asimilándose en la occidental a la región cuyana y en la
oriental a la pampa central.
A partir de estas dos cartas y por simple interpolación cartográfica se estimaron los T5 y T12 a nivel
del mar de los 315 puntos dados por De Fina. La consideración de la altitud de cada uno de estos puntos
y la aplicación de los gradientes térmicos referidos
llevó a obtener los valores reales de T5 y T12 necesarios para computar las "horas de frío" mediante las
fórmulas indicadas en Materiales y Métodos.
La figura 4 muestra la distribución de las HF medias totalizadas entre el 1º de mayo y el 30 de septiembre en la región cordobesa analizada. Puede
observarse que las isolíneas se ajustan mayormente a las alturas, aunque en las partes más llanas la
región oriental acumula cantidades mayores que la
occidental. En la carta puede apreciarse que el área
con más de 1000 HF coincide con aquella de altitudes superiores a 1000 m y la de 750 HF con la isohipsa de 500 m, aproximadamente.
Para relacionar las "horas de frío totales" con las
"horas de frío efectivas" según la influencia del termoperíodo diario, se recurrió al siguiente procedimiento.
Un análisis de unidades de enfriamiento (UE) medias mensuales computadas a partir de observacio-
AGRISCIENTIA
nes horarias de temperatura en 6 estaciones meteorológicas de la Argentina durante el período
1975/86, permitió deducir que en los meses en que
comenzaba o finalizaba la acumulación positiva de
UE, los valores climáticos oscilaban alrededor de
los 14 °C para la temperatura media mensual (T) y
a los 21 °C para la máxima media (TM), quedando
enmarcada así la extensión del período efectivo de
enfriamiento. Valores similares fueron observados
en Australia, para frutales de carozo y pepita sobre
el efecto devernalizante de temperaturas mayores
de 14 °C (Hennessy & Clayton-Greene, 1995).
Al extender el resultado anterior a la acumulación
anual de HF, se consideró aceptable suponer que
aquellas computadas durante el período anual con
T > 14 °C ó TM > 21 °C quedarían anuladas por devernalización. En un estudio anterior (Damario et
al.,1998), la aplicación de este criterio a las HF mensuales y temperaturas climáticas de 39 estaciones
meteorológicas distribuidas por todo el país, permitió establecer una relación entre la cantidad de meses con T ó TM inferiores a los valores indicados y el
porcentaje de reducción aplicable a las HF totales
para transformarlas en "horas de frío efectivas". Esta
relación se muestra graficada en la figura 5.
El cómputo de la cantidad de meses con temperaturas medias inferiores a 14 °C o máximas medias menores de 21 °C en el área cordobesa estudiada resultó entre 2 meses como mínimo y 5 meses como
máximo, cantidad no relacionada con el valor de T5 ó
T12. Para explicar esto se analizó la dependencia de
la cantidad de meses con otros parámetros térmicos,
encontrándose finalmente que la temperatura máxima media anual (TMA) fue la más indicativa, explicable por representar una medida de la variación anual
de la temperatura y de la amplitud media diaria si se
la compara con la temperatura media anual (TA).
Para expresar en forma más precisa la relación
entre las temperaturas y la cantidad de meses computables y, al mismo tiempo, formularla matemáticamente para posibilitar el cómputo electrónico, se
contabilizó la duración en días del período anual con
temperaturas medias inferiores a 14 °C o temperaturas máximas inferiores a 21 °C de las 12 estaciones cordobesas con información climática de 20 o
más años en el período 1961/90, cuya relación con
la temperatura máxima media anual se muestra en
la figura 6.
La combinación de las dos relaciones indicadas
por las gráficas de las figuras 5 y 6 resultó en la gráfica de la figura 7 que señala finalmente los porcentajes de reducción aplicables a las HF totales de los
5 meses para transformarlas en "efectivas", según
el valor de la temperatura máxima media anual.
Cartas agroclimáticas de "horas de frío" de la región serrana...
25
120
= 2,5x2-32,5x + 100
10
o
LL
80
_o
60
'O
40
o
20
2
3
4
Meses con T < 14 °C o TM < 21 °C
Figura 5. Porcentaje de reducción de las "HF totales" en función de la cantidad de meses con T o TM no devernaiizantes
160
y = -19,038x + 572,354
R2 = 0,9553
O
140
VI
120
o
100
80
60-
m
2
40
20-
-------22,5
23
-------------
-------
23,5
---------
24
---------------
24,5
25
----------------
25,5
26
26,5
27
TMA
Figura 6. Duración en días del período anual con temperaturas medias interiores a 14 °C o temperaturas máximas inferiores a 21 °C y su
relación con la temperatura máxima media anual (TMA).
26
AGRISCIENTIA
Figura 7. Porcentaje de reducción de las "HF totales" a "HF efectivas", según la temperatura máxima media anual.
Con el objeto de aplicar esto a toda la información disponible, teniendo en cuenta que las máximas medias anuales presentan variación a través
de las décadas climáticas analizadas, fue necesario realizar una normalización previa a 1961/90. Los
valores obtenidos de TMA por esta normalización se
dan en la tabla 3.
Estos valores de TMA se llevaron a una carta geográfica trazándose las respectivas isolíneas de grado en grado, las que fueron transformadas en porcentajes de reducción según la gráfica de la figura
7. Por simple interpolación se estimaron los porcen-
Tabla 3. Temper aturas máx imas medias anuales (TMA)
normalizadas a 1961-90
TMA
TMA
Córdoba Aero
Córdoba Obs.
24,2
25,2
Sanatorio SM
Río Tercero
24,5
24,0
Pilar
24,2
Cruz del Eje
26,8
Río Cuarto
23,0
D. La Viña
24,2
V. Dolores
25,9
D. P. Huasi
24,7
V. Ma. R. Seco
25,8
H. Grande
20,5
Ascochinga
18,7
La Ventana
14,2
Embalse
23,8
Los Gigantes
15,2
Escuela
24,7
Quilino
26,5
tajes de reducción a aplicar a las HF totales de los
315 puntos para obtener las HF efectivas.
Finalmente, con las "horas de frío efectivas" de
las 334 localizaciones disponibles, se confeccionó
mediante el programa Surfer la carta agroclimática
respectiva que se muestra en la figura 8. La comparación con la carta de la figura 4 permite apreciar
que la reducción de "HF totales" a "efectivas" solamente se opera para aquellos lugares con altitudes
menores a los 700 / 800 m.
CONCLUSIONES
El área serrana de la provincia de Córdoba dispone agroclimáticamente entre 500 y poco más de
1700 HF totales, acumulables entre el 1º de mayo y
el 30 de septiembre quedando en concordancia con
el aumento de altitud. Tomando en consideración el
posible efecto devemalizante de altas temperaturas,
especialmente durante el mes de septiembre, esas
cantidades de HF totales se ven reducidas en su calidad enfriante en casi toda el área con alturas inferiores a los 750 m, mientras que se mantienen sin
variación en las de más de 1000 m s.n.m.
Los resultados mostrados por las dos cartas de
"horas de frío" deben considerarse solamente como
aproximaciones aceptables a las condiciones reales, teniendo en cuenta que en una región topográficamente tan variable, la influencia en la ubicación
27
Cartas agroclimáticas de "horas de frío" de la región serrana...
33º
33o-
64º
Figura 8. Carta agroclimáticas de "horas de frío efectivas" en el área serrana de la provincia de Córdoba.
28
de áreas pequeñas es enorme y capaz de modificar
la cantidad de HF estimada por las cartas. Además,
no debe olvidarse que el método de cálculo utilizado es mayormente estimativo y pensado para proveer aproximaciones útiles en áreas carentes de información meteorológica.
Por último, se hace necesario puntualizar que la acción bioclimática de las temperaturas invernales en
frutales criófilos comprende otro análisis que completaría el de este estudio. Aún habiendo seleccionado
áreas con buena disponibilidad de enfriamiento, resulta necesario conocer la incidencia perjudicial que
podría significar la ocurrencia de heladas tardías en
el despertar vegetativo primaveral, las que pueden
desvirtuar parcial o totalmente las condiciones favorables disponibles para el descanso invernal. Queda
entendido también que el desarrollo de nuevas áreas
frutícolas en la región, sólo sería posible si los valles
de altura dispusieran además de otras condiciones
agroclimáticas adecuadas y de suelos con aceptable
capacidad para tal uso agrícola.
AGRADECIMIENTOS
Al Ing. Agr. Rafael Hurtado y al Bach. en Met. Carlos Bustos por la colaboración prestada en el sistema de información geográfica.
BIBLIOGRAFÍA
Argentina (1944, 1958, 1972, 1981, 1986 y 1992) Servicio Meteorológico Nacional. Estadísticas Climatológi-
AGRISCIENTIA
cas: 1928-37, 1941-50, 1951-60, 1961-70, 1971-80 y
1981-90.
Conrad, V. and L.W. Pollak, 1950. Methods in Climatology.
Harvard Univ. Press. Cam.. Massachusetts.
Couvillon, G.A. and A. Erez, 1985. Effect of level and duration of high temperatures on rest in the peach. J.Am.
Soc.Hort. Sci, 110:579-581.
Damario, E.A., A.J. Pascale y C. Bustos, 1998. Método simplificado para la estimación agroclimática de "horas de
frío" anuales. Rev. Fac. Agronomía 18(1-2): 93-97.
De Fina, A.L. y L. Sabella, 1959. Cálculo de temperaturas
medias de localidades montañosas carentes de onservaciones térmicas. Rev. Fac. de Agronomía La Plata (3a
Época) 35(2):128-145.
De Fina A.L., F. Giannetto, L.J. Sabella y L.C. Villanueva,
1966.Difusión geográfica de cultivos índices en la provincia de Córdoba y sus causas. Publicación 102. 45
páginas y mapas. Instituto de Suelos y Agrometeorología INTA - Buenos Aires.
Erez, A., G.A. Couvillon and C.H. Hendershott, 1979. Quantitative chilling enhancement and negation in peach
buds by high temperatures in a daily cycle. J.Am. Soc.
Hort. Sci, 104:536-540.
Hennessy, K.J. and K. Clayton-Greene, 1995. Greenhouse warning and vernalization of high -chill fruit in sourthern Australia. Climatic change. 30:327-348.
Ontiveros, M., A.C. Ravelo, R.J. Taborda y R.E. Zanvettor,
1995. La brotación y la floración del kiwi en función de las
temperaturas invierno-primaverales de la región central
de Córdoba. Rev. Fac. Agronomía 15(3): 183-188.
Richardson, E.A., S.D. Seeley and D.R. Walker, 1974. A model for estimating the completion of rest for "redhaven"
and "elberte peach trees". Hort. Science, 9:331-332.
Fly UP