...

Lo estábamos pasando tan bien

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Lo estábamos pasando tan bien
Plagio.cl
Lo estábamos pasando tan bien
 Por VADIM VIDAL
Mi papá estaba en el hospital. Lo habÃ-an operado a la vesÃ-cula y estaba mal. Me acuerdo que Ã-bamos en el metro de
vuelta a la casa, luego de que se acabara el horario de visitas y mi mamá lloraba en su asiento. Yo tenÃ-a doce años,
tenÃ-a una idea difusa de lo que era la muerte y lo único que querÃ-a hacer era ir al recital de Los Prisioneros en el
Estadio Chile.
En ese tiempo vivÃ-amos en le barrio Estación, a cuadras de lo que después serÃ-a el barrio universitario y enfrente de
lo que ahora es la Blondie. Mis compañeros de colegio encontraban que los de San Miguel eran rascas (no me acuerdo
cómo se decÃ-a entonces), por eso jugaba a ser Jorge González junto al Felipe y al Aldo Escobar, los hermanos de la
mejor amiga de mi hermana. Ellos eran de Pudahuel, usaban parkas como las del arte del Pateando Piedras. Y si bien
no eramos inseparables, al menos funcionábamos bien en el mismo código prisionero y, lo principal, ellos estaban
dispuestos a ser Narea y Tapia. Aunque parezca lugar común, hacÃ-amos como que tocábamos sus canciones con una
escoba en vez de bajo, una raqueta de tenis Dunlop por guitarra y unas cajas de baterÃ-a.
Â
La enfermera que atendÃ-a a mi viejo no podÃ-a creer que llevaran a tocar a un estadio a un grupo de reclusos. Yo le
explicaba que se llamaban asÃ-, que no eran presos reales. Después me consiguió los diarios del dÃ-a para que
recortara las notas de prensa del recital y los pegara en el cuaderno donde coleccionaba las fotos de mis grupos
favoritos.
Â
Cuando mi viejo estuvo nuevamente en casa le pedÃ- permiso para ir con el Aldo y el Felipe a un recital a beneficio que
daban de nuevo en el Chile. Mi viejo no entendÃ-a que armara tanto alboroto por eso. Él querÃ-a que tomara
protagonismo en la casa, que me hiciera cargo de algunas cosas. Nada más lejano a lo que ocupaba mi mente en ese
tiempo. Además ir a un recital en esos años era una cosa peligrosa, llena de marihuaneros y gente fea. De hecho a mis
amigos no los dejaron ir por eso mismo y porque el camino de vuelta a casa era muy largo. Yo no le dije nada de eso ni
a mi viejo ni a mi vieja, porque los querÃ-a ir a ver aunque fuese solo.
Siempre se dice que la primera vez no se olvida, pero de ese recital, guardo sólo algunos recuerdos difusos: que
teloneó Emociones Clandestinas y que a mÃ- me encantó "Radio Clandestina", que González salió con una casaca
ploma a la cintura y boina. Y que se veÃ-an chiquititos los tres desde la galerÃ-a. Casi no me paré de mi asiento, ni bailé,
solamente me dediqué a corear cada una de las canciones de memoria, como el estadio entero. Después supe que lo
grabaron y que las imágenes del video de "El Baile de los que sobran", son sacadas de ese concierto.
Â
No soy de los que creen que una canción pueda cambiar las cosas, ni me trago eso de que un recital debe ser como
una misa. Un acto único e irrepetible. En definitiva, no me compro ninguna de esas supersticiones marketeras con que
se vende ese producto llamado rock. Pero debo admitir que, por Los Prisioneros, dejé de creer que ser hijo de un chofer
y una dueña de casa era algo malo. Y que no tener los mocasines de moda era un pecado mortal. Y, aunque mis viejos
dijeran que eran unos resentidos sociales, yo sabÃ-a que lo hacÃ-an para no tener un hijo de izquierda, que en ese
tiempo era lo peor que se podÃ-a ser.
Â
Muchos años después fui al reencuentro en el Nacional. No querÃ-a ir, creÃ-a que no debÃ-an juntarse, que no tenÃ-a
sentido. Pero me invitaron y acepté. TenÃ-a más música en los oÃ-dos, me habÃ-a sofisticado y tenÃ-a la prepotencia de
todo el que se cree erudito en algo y no lo es. Ya saben, fue un gran recital. Uno de verdad importante. Creo que nunca
me sentÃ- mejor en un estadio que coreando el estribillo de "Por qué los ricos". Me hizo sentir el mismo resentimiento
ingenuo, pero verdadero de cuando tenÃ-a doce y la coreaba solo, sentado en un tablón del Estadio Chile. Creyendo
que era parte de algo mucho más grande que todos nosotros. Â
http://plagio.cl/home
Motorizado por Joomla!
Generado: 6 July, 2016, 10:31
Fly UP