...

Mensajes Para los Jóvenes

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Mensajes Para los Jóvenes
Mensajes para los
jóvenes
Ellen G. White
1967
Copyright © 2012
Ellen G. White Estate, Inc.
Información sobre este libro
Vista General
Este libro electronic es proporcionado por Ellen G. White Estate.
Se incluye en el más amplio de libertadLibros online Colección en
el sitio de Elena G. De White Estate Web.
Sobre el Autor
Ellen G. White (1827-1915) es considerada como el autor más
traducido de América, sus obras han sido publicadas en más de
160 idiomas. Ella escribió más de 100.000 páginas en una amplia
variedad de temas espirituales y prácticos. Guiados por el Espíritu
Santo, que exaltó a Jesús y se refirió a las Escrituras como la base
de la fe.
Otros enlaces
Una breve biografía de Elena G. de White
Sobre la Elena G. White Estate
Licencia de Usuario Final
La visualización, impresión o la descarga de este libro le concede solamente una licencia limitada, no exclusiva e intransferible
para el uso exclusivamente para su uso personal. Esta licencia no
permite la republicación, distribución, cesión, sublicencia, venta,
preparación de trabajos derivados, o cualquier otro uso. Cualquier
uso no autorizado de este libro termina la licencia otorgada por la
presente.
Para más información
Para obtener más información sobre el autor, los editores, o cómo
usted puede apoyar este servicio, póngase en contacto con el Elena
I
G. de White en [email protected] Estamos agradecidos por su
interés y comentarios y les deseo la bendición de Dios a medida que
lee.
II
III
Prefacio
Antiguamente, cuando Jerusalén iba a ser reedificada, el profeta
oyó en visión que un mensajero celestial decía a otro: “Corre, habla
a ese joven”. Y así, en estos días, se ha dado a los jóvenes adventistas
de ambos sexos una parte importante que realizar en el último drama
de la historia terrenal.
“El Señor ha designado a los jóvenes para que acudan en su
ayuda”.—Joyas de los Testimonios 3:105.
“Con semejante ejército de obreros, como el que nuestros jóvenes, bien preparados, podrían proveer, ¡cuán pronto se proclamaría
a todo el mundo el mensaje de un Salvador crucificado, resucitado y
próximo a venir!”—La Educación, 263.
Los jóvenes de este movimiento han estado recibiendo mensajes como éstos, mediante el espíritu de profecía, desde el mismo
comienzo de nuestra obra. El instrumento escogido del Señor para
la manifestación de este don, la Sra. Elena G. de White, era una
joven que apenas tenía diecisiete años cuando comenzó su obra.
Conocía las luchas de la niñez y la juventud con los poderes de
las tinieblas, y la vida victoriosa en Cristo. Muchos mensajes de
instrucción, simpatía, reprensión y aliento han salido de su pluma,
dirigidos expresamente a los jóvenes. Y estos mensajes, que dirigen
siempre la mente de los jóvenes a Cristo y a su Palabra como la única
fuente de poder para la formación de hombres y mujeres cristianos y
nobles, han hecho mucho para fomentar el espíritu de consagración
que ha caracterizado a tantos de nuestros jóvenes.
En 1892 y 1893 se dieron mensajes que sugerían la necesidad
de que nuestros jóvenes se organizaran en grupos y sociedades para
la obra cristiana. A raíz de estas sugestiones se organizaron las
sociedades de jóvenes misioneros voluntarios, que han demostrado
ser un gran poder elevador y sostenedor en la vida de la juventud
adventista del mundo entero.
Aunque muchos de los escritos de la Hna. White destinados a
los jóvenes se han publicado en sus libros, numerosos artículos que
IV
aparecieron en la revista Youth’s Instructor y en otros lugares no se
han conservado en forma permanente. Estas instrucciones son una
herencia preciosa, y debieran estar en las manos de todos nuestros [6]
jóvenes hoy día. El Departamento de Jóvenes de la Asociación
General ha repasado, por lo tanto, todo lo que ella ha escrito en
nuestros periódicos desde el comienzo de sus labores, y ha elegido
los temas referentes a los jóvenes y a sus problemas. Aunque no
ha sido posible conservar siempre el artículo entero, se ha tenido
cuidado de hacer la selección de tal manera que dé claramente la
idea del autor sobre el asunto tratado.
La compilación y el arreglo de los artículos que aparecen en este
tomo, fueron hechos de común acuerdo por los fideicomisarios de la
Corporación Editorial E. G. White y los directores del Departamento
de Jóvenes de la Asociación General.
Cumpliendo el propósito de ofrecer a los lectores de habla castellana los más valiosos mensajes dados por Dios a su pueblo mediante
Elena de White, y gracias a la labor esmerada de los editores que
han revisado la buena traducción de la edición anterior, este material
se publica en la atractiva forma presente. Esperamos que el interés
de nuestros jóvenes los inducirá a estudiar cuidadosamente todos
los mensajes enviados a la iglesia remanente mediante el espíritu de
profecía.
Nuestro más ferviente ruego es que estos mensajes sean una
fuente de gran fortaleza moral para los jóvenes adventistas de habla
castellana en todo el mundo para el perfeccionamiento del carácter
cristiano y para dar nuevo impulso a la consumación de nuestra gran
tarea: “El mensaje adventista a todo el mundo en esta generación”.
Departamento de Jóvenes de la Asociación General
*****
Para facilitar la tarea de quien desee encontrar con rapidez el texto
del original inglés de un determinado pasaje, al pie de cada página
se ha colocado entre corchetes el número de la página inglesa cuyo
texto comienza con ella. Cuando aparecen dos números, se debe
a que el texto de dos páginas consecutivas del inglés empiezan
en esa determinada página de la versión castellana. Otras veces
una página del texto inglés requiere algo más de una página en
castellano, y por eso el mismo número de la página del original
inglés aparece repetido al pie de dos páginas de esta obra.—Los
[7] editores.
Índice general
Información sobre este libro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . I
Prefacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . I V
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
Capítulo 1—La edificación del carácter para la eternidad . . . 22
Un fiel amigo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
Sección 1—El propósito de Dios para la juventud . . . . . . . . . . . 25
Capítulo 2—Un llamado a la juventud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
Llamados a un elevado destino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
Sed portadores de luz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
Tened ideas amplias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
El llamado a alistarse . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
Elementos esenciales del carácter . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
Capítulo 3—Tratemos de agradarle . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
Capítulo 4—Normas para alcanzar el éxito . . . . . . . . . . . . . . . 31
Fiel integridad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
Completa consagración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
Afirmad vuestra libertad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
Entrega completa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
La elección de vuestro destino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
Preguntas escudriñadoras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
Capítulo 5—Nuestro día de oportunidad . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
La clase de obreros que se necesita . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
Nuestra fuente de eficiencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
Justicia interior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
Capítulo 6—Alturas que se pueden alcanzar . . . . . . . . . . . . . . 39
La religión es la base de la vida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
Responsabilidades elevadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
Influencia de la religión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
Nuestra administración de los talentos . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
Un alto ideal que alcanzar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
Conductos de la gracia de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
Capítulo 7—Las normas de eficiencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
Cómo adquirir la idoneidad para el servicio . . . . . . . . . . . . . 43
La habilidad no es piedad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
VII
VIII
Mensajes Para los Jóvenes
El agente escogido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 8—Escalad las alturas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El progreso diario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cómo hacer frente a los obstáculos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 9—En sociedad con Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Hacia alturas cada vez mayores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sección 2—El conflicto con el pecado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 10—Satanás es un poderoso enemigo . . . . . . . . . . . .
Satanás disfrazado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La batalla por cada alma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 11—El carácter del conflicto . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Llamamiento a oponerse a las fuerzas del mal . . . . . . . . . . .
La ayuda del Espíritu Santo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El precio de la victoria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 12—El esfuerzo especial de Satanás . . . . . . . . . . . . .
La confianza propia es fatal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La destrucción de la confianza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El dominio de la mente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El velo se levanta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 13—La tentación no excusa el pecado . . . . . . . . . . .
Capítulo 14—Fortaleza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
En la fuerza del señor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 15—El templo del alma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El ideal de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sagrarios profanados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La degradación causada por la entrega a la sensualidad . . .
Ayuda en la tentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 16—No os perteneceis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Resultados de la consagración completa . . . . . . . . . . . . . . .
Todas nuestras facultades le pertenecen . . . . . . . . . . . . . . . .
El precio de un alma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Se requiere decisión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 17—La verdadera conversión . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
No se trata de sentimientos, sino de un cambio de vida . . .
El carácter práctico de la religión genuina . . . . . . . . . . . . . .
La vida santificada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Las cuerdas de Satanás . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 18—Consejos a una hija consentida . . . . . . . . . . . . .
45
46
46
46
48
49
51
52
52
53
55
55
56
56
58
59
59
60
60
62
63
63
65
65
66
66
66
68
68
69
69
70
71
71
72
72
74
75
Índice general
IX
El dominio de la imaginación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
El sometimiento de las pasiones y los afectos . . . . . . . . . . . 76
Capítulo 19—La fortaleza de carácter obtenida por la lucha . 77
La pureza no depende de las circunstancias . . . . . . . . . . . . . 78
La muerte antes que la deshonra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
Capítulo 20—Cómo resistir la tentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
Hay que esquivar las tentaciones innecesarias . . . . . . . . . . . 80
El deber antes que la inclinación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
Capítulo 21—La falacia del pecado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
El examen de si mismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
Capítulo 22—Una advertencia contra el escepticismo . . . . . . 84
El peligro de la relación con los escépticos . . . . . . . . . . . . . 84
La confianza propia y la ceguera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
Se necesita valor moral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
La tempestad se avecina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
La dependencia diaria de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88
Capítulo 23—Un punto débil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
El dominio del pensamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
Sección 3—La vida victoriosa progresiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
Capítulo 24—Hacia adelante y hacia arriba . . . . . . . . . . . . . . . 92
Dios no es irrazonable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
Desarrollad la confianza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
El costo de la victoria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
Capítulo 25—El perfeccionamiento del carácter . . . . . . . . . . . 96
Proponeos un blanco elevado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
Cultivad todas las gracias del carácter . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
Sus mandatos son habilitaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
Nuestra constante dependencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
Capítulo 26—La batalla de la fe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
Fe viviente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
Un conflicto que dura toda la vida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100
Capítulo 27—Apropiaos de la victoria . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
La fe y el deber . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102
Capítulo 28—Como ser fuertes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
Contemplad su gloria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
Gozo mediante el arrepentimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
Capítulo 29—La vida victoriosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105
La influencia dominante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
X
Mensajes Para los Jóvenes
Capítulo 30—Fe viviente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
No dependáis de los sentimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
No os desaniméis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La contemplación de Cristo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El cambio de las maneras habituales de pensar . . . . . . . . .
La santificación es una tarea diaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Haced de la religión una tarea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La santificación es una experiencia progresiva . . . . . . . . .
El valor de las pruebas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El lugar secreto del poder . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 31—La unión con Cristo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sección 4—El andar en la luz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 32—El crecimiento en la gracia . . . . . . . . . . . . . . . .
El crecimiento es necesario para la estabilidad . . . . . . . . .
El examen del corazón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Velad y orad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Posibilidades ilimitadas para el bien . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La entrega de si mismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 33—La conformidad con el mundo . . . . . . . . . . . . .
El camino ancho . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La preparación para la venida de Cristo . . . . . . . . . . . . . . .
¿Qué aprovechara? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 34—Una experiencia cristiana genuina . . . . . . . . . .
La gracia salvadora . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los primeros pasos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Despejad el camino para recibir la bendición de Dios . . .
Capítulo 35—La disciplina propia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El poder del dominio propio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El dominio del espíritu . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
No hay excusa para el pecado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 36—Una experiencia viviente . . . . . . . . . . . . . . . . .
El poder de la cruz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La lealtad a Cristo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Se necesita un conocimiento experimental . . . . . . . . . . . . .
La comunión con Cristo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La religión no es un sentimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 37—Fiel en lo poco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Un carácter bien equilibrado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
107
107
108
108
109
109
110
111
112
112
113
115
116
116
117
117
118
119
120
120
122
123
124
124
125
125
127
127
128
129
130
130
131
132
132
134
135
135
Índice general
La fidelidad en la vida diaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 38—La responsabilidad por la luz recibida . . . . . .
Capítulo 39—Seriedad de propósito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La cooperación con Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El servir de todo corazón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El valor de la concentración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El motivo más elevado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Gozo permanente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 40—El ejercicio de la voluntad . . . . . . . . . . . . . . . .
La inestabilidad y la duda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La fuerza obtenida por la sumisión de la voluntad . . . . . .
La unión de la voluntad de Dios y la del hombre . . . . . . .
El esfuerzo especial es esencial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 41—La dirección divina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 42—La obra silenciosa del Espíritu Santo . . . . . . .
Evidencia de la ayuda divina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 43—El Cristo que mora en nosotros . . . . . . . . . . . .
Su respuesta a nuestra fe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Amoldados por su amor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La perla de gran precio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 44—La abnegación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 45—El carácter que Dios aprueba . . . . . . . . . . . . . .
Se requiere esfuerzo perseverante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La influencia de los compañeros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cristo, nuestra única esperanza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 46—La presencia permanente de Cristo . . . . . . . . .
Sección 5—La preparación para la obra de la vida . . . . . . . . . .
Capítulo 47—La educación cristiana . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cristo, el gran educador . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 48—La verdadera educación . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Lo esencial en la educación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La educación superior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 49—La necesidad de una educación cristiana . . . .
La preparación para un servicio superior . . . . . . . . . . . . . .
Una educación completa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El conocimiento y la disciplina propia . . . . . . . . . . . . . . . .
Responded a la expectativa de vuestros padres . . . . . . . . .
Capítulo 50—La educación para la eternidad . . . . . . . . . . . .
XI
136
138
139
139
140
140
141
142
143
143
143
144
146
147
148
149
150
150
151
152
153
154
154
155
155
157
159
160
160
162
163
163
164
164
165
165
166
167
XII
Mensajes Para los Jóvenes
Capítulo 51—Una preparación práctica . . . . . . . . . . . . . . . . .
La educación simétrica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El beneficio del trabajo útil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
En el campo misionero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 52—La lealtad de los estudiantes . . . . . . . . . . . . . .
El carácter y la conducta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El valor de la disciplina escolar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 53—Oportunidades para el estudiante . . . . . . . . . . .
Ayudad a otros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El dominio completo de lo fundamental . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 54—Adiestramiento para el servicio . . . . . . . . . . . .
Consagrad vuestra capacidad a Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Preparación para contingencias futuras . . . . . . . . . . . . . . .
Equilibrados por los principios debidos . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 55—La aspiración de mejorar . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 56—La verdadera sabiduría . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La Biblia y la ciencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Enseñados por Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 57—Fijad una norma elevada . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Mantened la personalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Un servicio de todo corazón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cómo aprovechar mejor la vida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sección 6—El servicio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 58—Los jóvenes estan llamados a ser obreros . . . .
Capítulo trabajad con fe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Llamado de voluntarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 59—La responsabilidad de ganar almas . . . . . . . . .
Capítulo 60—Dando testimonio por Cristo . . . . . . . . . . . . . .
Nuestra conversación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cómo ganar a los amados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El fervor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 61—La obra personal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 62—Los jóvenes como ganadores de almas . . . . . .
Solicitud por otros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Una obra que hacer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Donde empezar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El medio de más éxito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 63—Servicio de diferentes clases . . . . . . . . . . . . . .
168
168
169
170
171
171
172
173
173
174
175
175
176
176
178
179
179
180
182
182
183
184
185
186
186
187
188
189
189
190
191
192
193
194
195
195
196
197
Índice general
Cómo adquirir eficiencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 64—El servicio abnegado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 65—El premio de la diligencia . . . . . . . . . . . . . . . .
La bendición del trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La ayuda en el hogar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La trama del destino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 66—La dignidad del trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El trabajo manual y los juegos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El ejemplo de Cristo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La lección de laboriosidad y contentamiento . . . . . . . . . . .
Capítulo 67—Sembrando junto a todas las aguas . . . . . . . . .
El don del canto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La obra médico-misionera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 68—Muchos ramos de trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cada uno tiene su lugar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La obra de la Escuela Sabática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La obra bíblica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El colportaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La enseñanza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los negocios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La obra médica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El ministerio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La obra misionera en el extranjero . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El servicio juvenil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 69—Un servicio aceptable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Nuestra actitud hacia los errores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La obra más elevada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 70—La fidelidad en el servicio . . . . . . . . . . . . . . . .
La infidelidad registrada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Motivos verdaderos de servicio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sección 7—La salud y la eficiencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 71—La ciencia del vivir . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La salud y el dominio propio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La vida es un cometido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 72—La protección de la salud . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 73—La santidad de la salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La relación de la salud con la formación del carácter . . . .
La intemperancia degrada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
XIII
197
198
199
199
200
200
202
202
203
203
205
205
206
207
207
207
208
208
209
209
210
211
211
212
213
213
214
215
215
216
219
220
220
221
222
223
223
224
XIV
Mensajes Para los Jóvenes
El dominio propio es un deber . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 74—Una educación equilibrada . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 75—La educación obtenida a expensas de la salud
Capítulo 76—La insignia de la nobleza . . . . . . . . . . . . . . . . .
Efectos de los habitos físicos sobre la mente . . . . . . . . . . .
El forjamiento de nuestro propio destino . . . . . . . . . . . . . .
La temperancia es ricamente recompensada . . . . . . . . . . .
La religión y la salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sección 8—La vida de devoción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 77—La oración es nuestra fortaleza . . . . . . . . . . . .
Cómo orar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La oración da poder . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 78—El poder de la oración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
En contacto con el infinito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Toda oración sincera es contestada . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 79—Nuestra actitud en la oración . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 80—La fe y la oración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 81—El valor del estudio de la Biblia . . . . . . . . . . . .
La obra mediadora de Cristo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El desarrollo intelectual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Una cultura superior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La Biblia es el mayor maestro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 82—Investigad las escrituras por vosotros mismos
Capítulo 83—El esfuerzo perseverante en el estudio de la
Biblia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La amplitud de espíritu . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El conocimiento de la voluntad de Dios . . . . . . . . . . . . . . .
La reverencia en el estudio de la Biblia . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 84—La recompensa del estudio diligente de la
Biblia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La Biblia es una guía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 85—La Biblia como agente educador . . . . . . . . . . .
La voz del eterno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La verdadera filosofía de la vida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 86—La reverencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La conducta en la casa de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La liviandad con las cosas religiosas . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 87—Una esperanza bien fundada . . . . . . . . . . . . . .
224
226
227
228
228
229
230
230
233
234
234
235
236
236
237
238
239
240
240
241
241
243
244
245
245
246
247
248
248
249
249
249
251
251
252
254
Índice general
Sección 9—La lectura y la música . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 88—La elección de la lectura . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Influencia de la lectura malsana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Enemigos de la espiritualidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El libro de los libros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 89—El ejemplo de los efesios . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los libros de magia de hoy . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La mente se incapacita para pensar cosas solemnes . . . . .
Libros que descarrían . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Romped el hechizo de la brujería satánica . . . . . . . . . . . . .
El alimento mental apropiado—90 . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Resultados de la lectura de ficción . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Ebrios mentales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El remedio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los primeros pasos en el pecado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 91—La Biblia, el libro más interesante . . . . . . . . . .
Descripción del pecado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 92—Guardad bien las avenidas del alma . . . . . . . .
La paja y el trigo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 93—La edificación del carácter cristiano . . . . . . . .
La recomendación de un escogido curso de lectura . . . . .
Capítulo 94—El efecto de la ficción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 95—Los beneficios de la música . . . . . . . . . . . . . . .
La música es un don precioso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 96—Usos de la música . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Un talento de influencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
A tono con los músicos celestiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Dios es glorificado por los cantos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 97—Un uso indebido de la música . . . . . . . . . . . . .
La música es un poder para el bien . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sección 10—La mayordomía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 98—Lecciones sobre economía . . . . . . . . . . . . . . . .
Ahorrad para las misiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La abnegación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El uso debido de los talentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
No hay tiempo que perder . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La recompensa del sacrificio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 99—El espíritu de sacrificio . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
XV
255
256
256
256
258
259
259
260
261
261
262
262
263
264
264
266
267
268
269
270
270
273
274
274
276
276
277
277
278
279
281
282
282
283
283
284
284
286
XVI
Mensajes Para los Jóvenes
Señales de la gracia en el corazón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 100—El diezmo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El reconocimiento de la propiedad de Dios . . . . . . . . . . . .
Pertenece a Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 101—“Honra a Jehová de tu sustancia” . . . . . . . . .
Tesoros en el cielo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sin excusa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El diezmo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 102—La responsabilidad individual . . . . . . . . . . . .
El valor del dinero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 103—Los regalos de las fiestas . . . . . . . . . . . . . . . .
Los malos resultados de la complacencia propia . . . . . . . .
Presentes para el señor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 104—La economía en la indumentaria . . . . . . . . . .
La abnegación agrada a Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El amor a la ostentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Una sencillez puritana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 105—La satisfacción propia . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Una especie de idolatría . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Primero las cosas primeras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El deber de la abnegación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La costumbre de retratarse con frecuencia . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 106—La economía y la benevolencia . . . . . . . . . . .
Puertas de utilidad abiertas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Juntad los fragmentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Una guía en la economía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sección 11—La vida en el hogar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 107—Un hogar cristiano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 108—La fidelidad en los deberes domésticos . . . . .
Capítulo 109—La religión en el hogar . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La rudeza del lenguaje en el hogar . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El hogar es una lección objetiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 110—El hogar es una escuela . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los deberes diarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La recompensa de la madre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Posibilidades de la educación obtenida en el hogar . . . . . .
Capítulo 111—El respeto y el amor a los padres . . . . . . . . . .
La obediencia implica un destino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
286
287
288
288
289
289
290
290
292
293
294
294
295
296
297
298
298
299
299
300
301
301
303
303
304
305
307
308
309
310
310
311
312
312
312
313
314
314
Índice general
XVII
Capítulo 112—Una bendición en el hogar . . . . . . . . . . . . . . .
La obediencia a los padres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 113—La edificación del carácter en el hogar . . . . .
Cómo hacer felices a los padres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Fuerzas para el conflicto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La impaciencia por la restricción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La responsabilidad individual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Vestidos con la justicia de Cristo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 114—Los jóvenes han de llevar responsabilidades
Cómo hacer feliz el hogar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 115—La hora del culto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 116—Hospitalidad religiosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sección 12—Los vestidos y los adornos . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 117—Elementos para la edificación del carácter . .
El verdadero adorno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El aspecto exterior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Testigos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La religión juzgada por la manera de vestir . . . . . . . . . . . .
Capítulo 118—El vestuario y el carácter . . . . . . . . . . . . . . . .
Actitud hacia las modas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 119—La indumentaria apropiada . . . . . . . . . . . . . .
La economía en la indumentaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Calidad y gusto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Salud y limpieza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Gracia y belleza natural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 120—La influencia del vestuario . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 121—La sencillez en el vestir . . . . . . . . . . . . . . . . .
Una trampa para el pueblo de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Se necesita una reforma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El adorno interior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 122—La idolatría del vestido . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 123—El verdadero adorno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
En pos del mundo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sección 13—Recreación y diversión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 124—El valor de la recreación . . . . . . . . . . . . . . . . .
La recreación cristiana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El amor a lo bello . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El artista maestro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
316
316
318
318
319
320
320
320
322
322
324
325
327
328
328
329
330
330
332
332
334
334
334
335
335
336
337
337
338
339
340
341
341
343
344
344
345
346
XVIII
Mensajes Para los Jóvenes
Incapacitados para resistir la tentación . . . . . . . . . . . . . . . . 346
Capítulo 125—El amor a los placeres mundanos . . . . . . . . . 347
El camino de la sabiduría . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 347
La fidelidad en las cosas pequeñas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 349
Anhelos no satisfechos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 349
Oportunidades de dar testimonio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 350
Capítulo 126—Palabras de consejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351
Capítulo 127—Diversiones peligrosas para los jóvenes . . . . 353
Una época desgraciada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 353
Un tiempo de prueba para los jóvenes . . . . . . . . . . . . . . . . 355
Separación del mundo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 355
Promesas a los jóvenes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 356
Capítulo 128—Inculquemos principios rectos en los jóvenes 358
La distracción y la diversión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 358
Proveed placeres inocentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 359
La recreación provista por la obra misionera . . . . . . . . . . . 360
Capítulo 129—Las influencias no santificadas en acción . . . 361
Capítulo 130—Gozo en la religión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 362
El ejemplo de Jesús . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 363
Capítulo 131—La recreación cristiana . . . . . . . . . . . . . . . . . . 364
Principios en contraste . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 364
Capítulo 132—Las reuniones sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . . 366
Capítulo muestras de falta de espiritualidad . . . . . . . . . . . . 366
Influencias sutiles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 367
El antídoto para la frivolidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 368
Reuniones sociales aceptadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 369
Capítulo 133—Cómo pasar los días de fiesta . . . . . . . . . . . . . 370
Fuentes cristianas de placer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 371
Capítulo 134—Las sociedades literarias . . . . . . . . . . . . . . . . . 372
Capítulo 135—El baile . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 375
En la senda de la disipación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 376
El peligro de las diversiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 376
Guiados por principios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 377
Sección 14—Las relaciones sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 379
Capítulo 136—La sociabilidad como medio de salvar a otros380
Las relaciones influyen en el destino . . . . . . . . . . . . . . . . . 381
Capítulo 137—La sociabilidad y la cortesía cristiana . . . . . . 382
Capítulo 138—Principios guiadores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 384
Índice general
El hijo pródigo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La generosa invitación de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Rodeados de las misericordias de Dios . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 139—La influencia de las compañías . . . . . . . . . . .
Capítulo la medida de la fuerza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La seguridad y la fidelidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 140—La influencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Nuestra responsabilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 141—La elección de los compañeros . . . . . . . . . . .
Capítulo 142—La regla de oro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 143—La verdadera cortesía . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La necesidad de la verdadera cortesía . . . . . . . . . . . . . . . . .
La elección de compañeros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 144—Rechazad las relaciones mundanas . . . . . . . .
Nuestras palabras como fuente de ayuda . . . . . . . . . . . . . .
Nuestra influencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 145—La conversación elevada . . . . . . . . . . . . . . . . .
La razón de las normas bajas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Se necesita una inclinación mayor hacia las cosas
celestiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Un vigoroso proceso de santificación . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 146—La vida licenciosa de la juventud . . . . . . . . .
La tentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La verdadera felicidad no se halla en la vana diversión . .
Capítulo 147—Los visitantes irreligiosos . . . . . . . . . . . . . . . .
Sección 15—El noviazgo y el matrimonio . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 148—El amor verdadero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Pedid consejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La elección de compañeros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 149—Formas erroneas de noviazgo . . . . . . . . . . . .
Influencia sobre la experiencia religiosa . . . . . . . . . . . . . . .
Los matrimonios prematuros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 150—El casamiento con los incrédulos . . . . . . . . .
Pruebas de amor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Resultado de la desobediencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Un compromiso roto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Es esencial el criterio maduro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 151—La necesidad de consejo y dirección . . . . . . .
XIX
385
385
386
388
389
391
392
392
394
395
396
396
397
398
398
399
400
400
401
402
403
403
404
406
407
408
408
409
410
410
411
412
412
413
414
414
415
XX
Mensajes Para los Jóvenes
Un guía perfecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Una conducta honorable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La necesidad de un criterio sano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los padres deben ser consultados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El modo de tratar a la madre es un índice . . . . . . . . . . . . . .
No hay que confiar en los impulsos . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El amor divino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 152—El matrimonio prematuro . . . . . . . . . . . . . . . .
El peligro de afectos prematuros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 153—Matrimonios prudentes e imprudentes . . . . .
En yugo desigual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Las relaciones debidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los matrimonios precipitados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Satanás incita a contraer matrimonio . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 154—Casándose y dándose en matrimonio . . . . . .
Infatuación profana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La violación de las leyes de la salud y la modestia . . . . . .
El desdén por los consejos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Características del verdadero amor . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
En busca de la dirección divina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 155—Las responsabilidades del matrimonio . . . . .
Capítulo 156—El buen criterio y el dominio propio en el
matrimonio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Provisión para el futuro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El dominio de la pasión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La necesidad del dominio propio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 157—El ejemplo de Isaac . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
415
416
418
419
420
420
421
422
422
423
423
424
424
425
426
426
427
428
428
429
430
431
431
431
432
433
Introducción
Capítulo 1—La edificación del carácter para la
eternidad
Tengo profundo interés en la juventud y deseo grandemente
ver a los jóvenes esforzándose por adquirir un carácter cristiano
perfecto, tratando de lograr, mediante el estudio diligente y la oración
fervorosa, la preparación esencial para prestar un servicio aceptable
en la causa de Dios. Anhelo verlos ayudándose mutuamente para
alcanzar un nivel más elevado en la experiencia cristiana.
Cristo vino a enseñar a la familia humana el camino de la salvación e hizo este camino tan llano que hasta un niñito puede andar en
él. Invita a sus discípulos a que avancen en el conocimiento del Señor; y a medida que éstos sean guiados diariamente por su dirección,
aprenderán que su salida está aparejada como el alba.
Habéis observado la salida del sol, y la aparición gradual del día
sobre la tierra y el cielo. Poco a poco progresa la aurora, hasta que
aparece el sol; la luz se hace cada vez más fuerte y clara hasta que
se llega a la plena gloria del mediodía. Es ésta una bella ilustración
de lo que Dios desea hacer por sus hijos en el perfeccionamiento de
su experiencia cristiana. Andando día tras día en la luz que él nos
envía, en la obediencia voluntaria a todos sus requerimientos, nuestra
experiencia crece y se amplía hasta que alcanzamos la estatura plena
de hombres y mujeres en Cristo Jesús.
Los jóvenes necesitan tener siempre presente el camino que
[16] Cristo siguió. Fue en todos sus pasos un camino de victorias. Cristo
no vino a la tierra como rey, para gobernar a las naciones. Vino como
hombre humilde para ser tentado y para vencer la tentación; para que
sigamos en pos de él, como debemos ir, para conocer al Señor. En el
estudio de la vida de Jesús aprenderemos cuánto hará Dios por su
medio, en favor de sus hijos. Y sabremos que por grandes que sean
nuestras pruebas, no pueden exceder a lo que Cristo soportó para
que pudiésemos conocer el camino, la verdad y la vida. Mediante
una vida de conformidad con su ejemplo, hemos de mostrar nuestro
aprecio por el sacrificio que hizo en nuestro favor.
22
La edificación del carácter para la eternidad
23
Los jóvenes han sido comprados a un precio infinito: el de la
misma sangre del Hijo de Dios. Considerad el sacrificio del Padre
al permitir que su Hijo fuera inmolado. Considerad lo que Cristo
abandonó cuando dejó los atrios celestiales y el trono real para dar
su vida como sacrificio diario por los hombres. Sufrió reproches y
abusos. Soportó todo el insulto y la burla que los hombres malvados
pudieron acumular sobre él. Y cuando hubo cumplido su ministerio
terrenal, sufrió la muerte de cruz. Considerad sus sufrimientos en la
cruz: los clavos con que le atravesaron las manos y los pies; la mofa
y el vituperio de aquellos a quienes vino a salvar; el ocultamiento
del rostro de su Padre. Pero mediante todo esto Cristo hizo posible
que todos los que quieran, lleguen a poseer la vida que se mide con
la vida de Dios.
Un fiel amigo
Cuando Cristo ascendió al Padre, no dejó a sus seguidores sin
ayuda. El Espíritu Santo como representante suyo, y los ángeles
celestiales como espíritus ministradores, son enviados para ayudar
a aquellos que están peleando la buena batalla de la fe con gran
desventaja. Recordad siempre que Jesús es vuestro ayudador. Nadie [17]
entiende tan bien como él las peculiaridades de vuestro carácter. El
vela sobre vosotros y si estáis dispuestos a dejaros guiar por él, os
rodeará de influencias para el bien que os capacitarán para cumplir
la totalidad de su voluntad respecto de vosotros.
En esta vida nos preparamos para la vida futura. Pronto habrá
una gran inspección en la cual cada alma que trata de perfeccionar el
carácter cristiano tendrá que someterse a la prueba de las preguntas
escudriñadoras de Dios: ¿Has dado un ejemplo que los demás pudiesen seguir con seguridad? ¿Has estado a la expectativa de las almas,
como quien debe rendir cuenta? Los miembros de la hueste celestial
se interesan en la juventud y albergan un intenso anhelo de que
soportéis la prueba y de que se os dirijan las palabras de aprobación:
“Bien, buen siervo y fiel...; entra en el gozo de tu Señor”.1
Recuerden los jóvenes, que aquí han de formar caracteres para
la eternidad, y que Dios requiere de ellos que hagan lo mejor que
puedan. Vigilen los que tienen más experiencia a los más jóvenes, y
1 Mateo
25:23.
24
Mensajes Para los Jóvenes
cuando los vean tentados, llámenlos aparte y oren con ellos y por
ellos. El Señor quisiera que reconozcamos el gran sacrificio que
Cristo ha hecho por nosotros, mostrando interés por la salvación de
aquellos a quienes él vino a salvar. Si los jóvenes buscan a Cristo,
él hará que sus esfuerzos sean eficaces.—Youth’s Instructor, 21 de
[18] noviembre de 1911.
Sección 1—El propósito de Dios para la
juventud
A fin de que la obra pueda avanzar en todos los ramos, Dios pide
vigor, celo y valor juveniles. El ha escogido a los jóvenes para que
ayuden en el progreso de su causa. El hacer planes con mente clara
y ejecutarlos con mano valerosa, requiere energía fresca y no
estropeada. Los jóvenes están invitados a dar a Dios la fuerza de su
juventud, para que por el ejercicio de sus poderes, por reflexión
aguda y acción vigorosa, le tributen gloria, e impartan salvación a
sus semejantes.—Obreros Evangélicos, 69.
Capítulo 2—Un llamado a la juventud
Dios quiere que los jóvenes lleguen a ser hombres de mente
seria, a estar preparados para la acción en su noble obra y a ser
aptos para llevar responsabilidades. Dios llama a jóvenes de corazón
incorrupto, fuertes y valientes, decididos a pelear varonilmente en la
lucha que les espera, para que glorifiquen a Dios y beneficien a la
humanidad. Si los jóvenes tan sólo hicieran de la Biblia un objeto
de estudio, calmasen sus impetuosos deseos y escuchasen la voz de
su Creador y Redentor, no sólo estarían en paz con Dios, sino que
se sentirían ennoblecidos y elevados. Joven amigo, redundará en
beneficio de tu interés eterno si prestas atención a las instrucciones
que contiene la Palabra de Dios, pues son de inestimable importancia
para ti.
Te ruego que seas prudente y consideres el resultado de llevar una
vida sin freno, no gobernada por el Espíritu de Dios. “No os engañéis:
Dios no puede ser burlado: que todo lo que el hombre sembrare, eso
también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne
segará corrupción”.1 Por amor de tu alma, por amor de Cristo, quien
se dio a sí mismo para salvarte de la ruina, detente en el umbral
de tu vida y pesa bien tus responsabilidades, tus oportunidades, tus
posibilidades. Dios te ha dado la oportunidad de cumplir un elevado
destino. Tu influencia puede dar testimonio de la verdad de Dios:
puedes ser colaborador de Dios en la gran obra de la redención
[19] humana...
Llamados a un elevado destino
¡Ojalá los jóvenes apreciasen el elevado destino al cual son llamados! Examinad bien el sendero que siguen vuestros pies. Empezad
vuestra obra con elevado y santo propósito y determinad que, por el
poder y la gracia de Dios, no os apartaréis de la senda de la rectitud.
Si empezáis a ir en dirección equivocada, cada paso estará lleno de
1 Gálatas
6:7, 8.
26
Un llamado a la juventud
27
peligro y desastre, y seguiréis desviándoos del camino de la verdad,
la seguridad y el éxito. Necesitáis que el poder divino fortalezca
vuestro intelecto y avive vuestras energías morales.
La causa de Dios requiere las facultades más elevadas del ser,
y en muchos campos hay necesidad urgente de jóvenes que tengan
aptitudes literarias. Hay necesidad de hombres a quienes se pueda
confiar el trabajo en campos extensos que están ahora blancos para
la cosecha. Los jóvenes de aptitudes comunes, que se entreguen
completamente a Dios, que no estén corrompidos por el vicio y la
impureza, tendrán éxito y serán habilitados para hacer una gran obra
para Dios. Atiendan los jóvenes la amonestación, y sean de mente
sobria.
¡Cuántos jóvenes han malgastado en insensateces y disipación la
fuerza que Dios les ha dado! ¡Cuántas historias dolorosas recuerdo
de jóvenes que, por entregarse a hábitos viciosos, han llegado a ser
mental, moral y físicamente náufragos humanos! Sus organismos
están arruinados, y la utilidad de su vida grandemente menoscabada
por haberse entregado a placeres ilícitos.
Jóvenes indiferentes y descuidados de hoy, os ruego que os
convirtáis y lleguéis a ser colaboradores con Dios. Sea el tema
de estudio de vuestra vida beneficiar y salvar a otros. Si buscáis
la ayuda de Dios, su potencia, obrando en vosotros anulará todos
los poderes opositores y seréis santificados mediante la verdad. El [20]
pecado prevalece de una manera alarmante entre los jóvenes de hoy
día, pero sea vuestro propósito hacer cuanto podáis para rescatar a
las almas del poder de Satanás.
Sed portadores de luz
Llevad la luz a dondequiera que vayáis; mostrad que tenéis
fortaleza de propósito, que no sois indecisos, ni os dejáis llevar
fácilmente por las persuasiones de los malos compañeros. No deis
presto asentimiento a las sugestiones de los que deshonran a Dios,
antes bien tratad de reformar, restaurar y salvar a las almas del mal.
Recurrid a la oración, persuadid con mansedumbre y humildad
de espíritu a los que se oponen. Un alma salvada del error y puesta
bajo el estandarte de Cristo producirá gozo en el cielo y añadirá una
estrella a vuestra corona de regocijo. El alma salvada, mediante su
28
Mensajes Para los Jóvenes
influencia piadosa traerá a otros al conocimiento de la salvación, y
así la obra se multiplicará y sólo las revelaciones del día del juicio
pondrán de manifiesto su extensión.
No vaciléis en trabajar por el Señor porque os parezca que es
poco lo que podéis hacer. Haced ese poco con fidelidad, pues Dios
obrará junto con vuestros esfuerzos. El escribirá en el libro de la
vida vuestros nombres, como nombres de quienes son dignos de
entrar en el gozo del Señor. Roguemos fervientemente a Dios porque
se levanten obreros, pues los campos están blancos para la siega; la
cosecha es grande y los obreros son pocos...
Tened ideas amplias
Los jóvenes deberían tener ideas amplias, planes sabios, para
sacar el mayor provecho de sus oportunidades e imbuirse de la
inspiración y el valor que animaban a los apóstoles. Juan dice: “Os he
[21] escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios
permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno”.2 Se presenta
a los jóvenes una norma elevada, y Dios los invita a emprender
un verdadero servicio por él. Los jóvenes de corazón recto que se
deleitan en aprender en la escuela de Cristo, pueden hacer una gran
obra por el Maestro si tan sólo quieren prestar oído a la orden del
Capitán, tal como ha resonado a lo largo de las filas hasta nuestro
tiempo: “Portaos varonilmente, y esforzaos”.3
Habéis de ser hombres que anden humildemente con Dios, que
permanezcan delante de él con la virilidad por él impartida, libres
de impureza, libres de toda contaminación, de la sensualidad que
corrompe a esta época. Habéis de ser hombres que desprecien toda
falsedad y maldad, que se atrevan a ser veraces y valientes, que
mantengan en alto el estandarte ensangrentado del Príncipe Emanuel.
Vuestros talentos aumentarán a medida que los uséis para el Maestro,
y serán considerados preciosos por Aquel que los compró a un precio
infinito. No os sentéis ni dejéis de hacer algo simplemente por no
poder hacer algo grande; antes bien, haced todo lo que os viniere a
la mano para hacer, en forma cuidadosa y enérgica...
21
31
Juan 2:14.
Corintios 16:13.
Un llamado a la juventud
29
El llamado a alistarse
Cristo pide voluntarios que se alisten bajo su estandarte y sostengan ante el mundo la bandera de la cruz. La iglesia languidece
por falta de la ayuda de jóvenes que den un testimonio valiente, que
con celo ardoroso aticen las indolentes energías del pueblo de Dios,
y aumenten así el poder de la iglesia en el mundo. Se necesitan jóvenes que resistan la marea de la mundanalidad y eleven una voz de
advertencia contra los primeros pasos de la inmoralidad y el vicio. [22]
Pero los jóvenes que quieren servir a Dios y entregarse a su obra,
deben primero limpiar el templo de su alma de toda impureza y
entronizar a Cristo en el corazón; entonces estarán habilitados para
poner energía en su esfuerzo cristiano y manifestarán celo entusiasta
para persuadir a los hombres a reconciliarse con Cristo. ¿No quieren
los jóvenes responder a la invitación de Cristo y contestar: “Heme
aquí, envíame a mí”?4 Jóvenes, poneos resueltamente a la vanguardia, y mostraos como colaboradores de Cristo, emprendiendo la obra
donde %C3
Elementos esenciales del carácter
Dios no ordena que los jóvenes tengan menos aspiraciones. Los
rasgos de carácter que dan éxito y honores a un hombre entre sus
semejantes; el deseo inextinguible de algún bien mayor; la voluntad
indomable; los esfuerzos arduos; la perseverancia incansable, no
deben eliminarse. Por la gracia de Dios, deben encauzarse hacia
fines que superen los intereses egoístas y temporales como los cielos
son más altos que la tierra.—Historia de los Patriarcas y Profetas,
[23]
651, 652.
4 Isaías
6:8.
Capítulo 3—Tratemos de agradarle
El Señor tiene una obra especial que hacer por nosotros individualmente. Al ver la maldad del mundo puesta de manifiesto en los
tribunales de justicia y publicada en los diarios, acerquémonos a
Dios y, por medio de una fe viva, echemos mano de sus promesas, para que la gracia de Cristo se manifieste en nosotros. Podemos ejercer
una influencia, una influencia poderosa en el mundo. Si nos acompaña el poder convincente de Dios, seremos capaces de conducir a
las almas del pecado a la conversión.
Nuestra sencillez realizará buena parte de esta obra. No debemos tratar de ascender hasta ocupar elevados puestos, ni conquistar
la alabanza de los hombres. No debiéramos tener por meta el ser
superiores a los demás. Debemos tener por único blanco la gloria
de Dios. Debemos trabajar con toda la inteligencia que Dios nos ha
dado, colocándonos donde fluye la luz, para que la gracia de Dios
pueda derramarse sobre nosotros para amoldarnos y conformarnos
a la semejanza divina. El cielo está esperando otorgarles sus más
ricas bendiciones a aquellos que quieran consagrarse para hacer la
obra de Dios en estos últimos días de la historia del mundo. Seremos probados; tal vez debamos pasar noches en vela; pero pasemos
esos momentos en oración ferviente a Dios, a fin de que él nos dé
entendimiento, y avive nuestra mente para discernir los privilegios
[24] nuestros (Review and Herald, abril 1, 1909).
30
Capítulo 4—Normas para alcanzar el éxito
“El Temor de Jehová es el principio de la sabiduría”.1 Muchos de
nuestros jóvenes no sienten la necesidad de ejercitar vigorosamente
hasta lo sumo sus facultades en todo momento y bajo todas las
circunstancias. No tienen ante la vista el temor de Jehová, y sus
pensamientos no son puros ni elevados.
El cielo entero conoce todo pensamiento, toda acción. Vuestras
acciones podrán ser invisibles para vuestras relaciones, pero están
abiertas a la inspección de los ángeles. Los ángeles tienen la comisión de servir a aquellos que se esfuerzan por vencer todo hábito
malo y mantenerse libres de las artimañas de Satanás.
Fiel integridad
No se da la importancia que se debiera al poder que los pequeños
actos malos, las pequeñas inconsecuencias, tienen en la formación
del carácter. En la Palabra de Dios se nos revelan los principios más
grandiosos y elevados. Nos son dados para fortalecer todo esfuerzo
en favor del bien, para gobernar y equilibrar la mente, para inducirnos
a aspirar al logro de una norma elevada.
En la historia de José, Daniel y sus compañeros, vemos cómo
la áurea cadena de la verdad puede ligar a la juventud al trono de
Dios. No podían ser tentados a apartarse de su integridad. Valoraron
el favor de Dios por encima del favor y la alabanza de los príncipes,
y Dios los amó y los cobijó bajo su escudo. El Señor los honró [25]
señaladamente delante de los hombres por su fiel integridad, por su
determinación a honrar a Dios por encima de todo poder humano.
Fueron honrados por el Señor Jehová de los ejércitos, cuyo poder
se extiende sobre todas las obras de sus manos, arriba en el cielo y
abajo en la tierra. Estos jóvenes no se avergonzaban de desplegar
su verdadero estandarte. Hasta en la corte del rey, en sus palabras,
en sus hábitos, en sus prácticas, confesaron su fe en el Señor Dios
1 Proverbios
9:10.
31
32
Mensajes Para los Jóvenes
del cielo. Rehusaron inclinarse ante cualquier mandato terrenal que
detrajera el honor de Dios. Tenían fuerza del cielo para confesar su
lealtad a Dios.
Deberíais estar preparados para seguir el ejemplo de estos nobles
jóvenes. No os avergoncéis jamás de vuestra bandera; tomadla y
desplegadla a la mirada de los hombres y los ángeles. No os dejéis
dominar por una falsa modestia, una falsa prudencia que os sugiera
un curso de acción contrario a este consejo. Por la elección de vuestras palabras y una conducta consecuente, por vuestra corrección,
vuestra ferviente piedad, haced una profesión eficaz de vuestra fe,
decididos a que Cristo ocupe el trono en el templo del alma, y poned
vuestros talentos sin reservas a sus pies, para que sean utilizados en
su servicio.
Completa consagración
Conviene a vuestro bienestar presente y eterno poneros enteramente de parte de lo recto, a fin de que el mundo sepa cuál es vuestra
posición. Muchos no se entregan completamente a la causa de Dios,
y su posición vacilante es una fuente de debilidad en sí misma y
una piedra de tropiezo para otros. Sin principios fijos, sin consagración, son apartados por las olas de la tentación de lo que saben
que es recto, y no se esfuerzan santamente por vencer los errores y
[26] por perfeccionar un carácter recto mediante la justicia imputada de
Cristo.
El mundo tiene derecho a saber exactamente lo que se puede
esperar de cada ser humano inteligente. Aquel que es una personificación viva de principios firmes, decididos y rectos, ejerce un poder
viviente sobre sus compañeros, y con su cristianismo influirá sobre
otros. Muchos no perciben ni aprecian cuán grande es la influencia
de cada persona para el bien o para el mal. Todo estudiante debiera comprender que los principios que adopta llegan a ejercer una
influencia viva y modeladora sobre el carácter. Aquel que acepta a
Cristo como Salvador personal, amará a Jesús y a todos aquellos
por quienes él murió; pues Cristo será en él un manantial de agua
que brota para vida eterna. Se entregará sin reservas al dominio de
Cristo.
Normas para alcanzar el éxito
33
Afirmad vuestra libertad
Estableced como ley de vuestra vida, de la cual no os harán
apartar las tentaciones ni ningún interés ajeno a la vida cristiana,
el honrar a Dios, porque “de tal manera amó Dios al mundo, que
ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no
se pierda, mas tenga vida eterna”.2 Dios solicita de vosotros, como
agentes morales libres, redimidos, rescatados mediante un precio
infinito, que afirméis vuestra libertad y utilicéis las facultades que
os ha otorgado el cielo, como súbditos libres del reino celestial.
No continuéis en la servidumbre del pecado, sino mostrad vuestra
lealtad a Dios como súbditos leales del Rey de reyes.
Mostrad, mediante Jesucristo, que sois dignos del sagrado cometido con que el Señor os ha honrado al otorgaros vida y gracia.
Debéis rehusaros a estar sujetos al poder del mal. Como soldados de
Cristo, debemos aceptar, deliberada e inteligentemente, sus condi- [27]
ciones de salvación en cualquier circunstancia, tener en alta estima
los principios rectos y actuar de acuerdo con ellos. La sabiduría
divina debe ser lámpara a vuestros pies. Sed leales a vosotros mismos y sed leales a vuestro Dios. Será sacudido todo lo que vacile,
pero si estáis arraigados y cimentados en la verdad, permaneceréis
firmes con aquellas cosas que no pueden ser sacudidas. La ley de
Jehová es inmutable, inalterable, pues es expresión del carácter de
Jehová. Resolved que ni con palabras ni influencias arrojaréis la
menor deshonra sobre su autoridad.
Entrega completa
Tener la religión de Cristo significa que habéis entregado a Dios,
de un modo absoluto, todo lo que sois y tenéis, y que habéis consentido en ser guiados por el Espíritu Santo. Mediante el don del Espíritu
Santo se os dará poder moral, y no sólo tendréis los talentos que
anteriormente se os habían confiado para el servicio de Dios, sino
que la eficiencia de los mismos será grandemente multiplicada. La
entrega de todas las facultades a Dios simplifica mucho el problema
de la vida. Debilita y abrevia mil luchas con las pasiones del corazón
natural. La religión es como un cordón de oro que liga a Cristo las
2 Juan
3:16.
34
Mensajes Para los Jóvenes
almas tanto de los jóvenes como de los ancianos. Mediante ella, los
voluntarios y obedientes son llevados en salvo a la ciudad de Dios, a
través de senderos oscuros e intrincados.
Hay jóvenes que sólo tienen aptitudes comunes, y sin embargo,
mediante la educación y la disciplina, con maestros que actúen de
acuerdo con principios puros y elevados, pueden salir del proceso
de preparación aptos para ocupar algún puesto de confianza al cual
Dios los ha llamado. Pero hay jóvenes que fracasarán porque no
han resuelto vencer las inclinaciones naturales y no están dispuestos
[28] a prestar oídos a la voz de Dios registrada en su Palabra. No han
levantado alrededor de su alma barricadas contra las tentaciones ni
han resuelto cumplir con su deber, a todo riesgo. Se asemejan a aquel
que al emprender un viaje peligroso rehúsa toda guía e instrucción
por las cuales pudiera evitar accidentes y ruina, y avanza por un
camino de destrucción segura.
La elección de vuestro destino
¡Ojalá comprenda cada uno que él es el árbitro de su propio
destino! En vosotros yace vuestra felicidad para esta vida y para
la vida futura e inmortal. Si lo queréis, tendréis compañeros que,
por su influencia, restarán valor a vuestros pensamientos, vuestras
palabras y vuestras normas morales. Podéis dar rienda suelta a los
apetitos y las pasiones, despreciar la autoridad, usar un lenguaje
grosero, y degradaros hasta el más bajo nivel. Vuestra influencia
puede ser tal que contamine a otros y podéis ser la causa de la
ruina de aquellos a quienes podríais haber traído a Cristo. Podéis
hacer apartar a otros de Cristo, de lo recto, de la santidad y del
cielo. En el juicio podrán los perdidos señalaros y decir: “Si no
hubiera sido por su influencia, yo no habría tropezado ni me habría
burlado de la religión. El tenía la luz, conocía el camino al cielo.
Yo era ignorante y fui con los ojos vendados por el camino de la
destrucción”. Oh, ¿qué respuesta podremos dar a tal acusación? Cuán
importante es que cada uno considere hacia dónde conduce a las
almas. Estamos a la vista del mundo eterno, y cuán diligentemente
debiéramos computar el costo de nuestra influencia. No deberíamos
excluir la eternidad de nuestra consideración, sino acostumbrarnos a
preguntar continuamente: ¿Agradará esta conducta a Dios? ¿Cuál
Normas para alcanzar el éxito
35
será la influencia de mi acción sobre la mente de aquellos que han
[29]
tenido mucho menos luz y evidencia en cuanto a lo recto?
Preguntas escudriñadoras
¡Ojalá los jóvenes escudriñen las Escrituras y hagan como les
parece que Cristo hubiese hecho en circunstancias semejantes! Nuestras oportunidades para obtener conocimiento de origen divino han
colocado sobre nosotros grandes responsabilidades y con solicitud
intensa debiéramos preguntar: ¿Estoy andando en la luz? ¿Estoy,
de acuerdo con la gran luz que he recibido, guiando a otros por el
buen camino, o estoy haciendo senderos tan torcidos que el cojo será
desviado del camino?...
Deberíamos estar imbuidos de un sentimiento profundo y constante del valor, la santidad y la autoridad de la verdad. Los rayos
brillantes de la luz celestial están alumbrando tu sendero, querido
joven, y te ruego que saques el mayor provecho de tus oportunidades.
Recibe y aprecia cada rayo enviado del cielo, y tu senda aumentará
en brillo hasta el día perfecto (Youth’s Instructor, febrero 2, 1893). [30]
Capítulo 5—Nuestro día de oportunidad
La Experiéncia de aquellos que trabajaron para Dios en generaciones pasadas, tiene lecciones que debemos aprender los que
vivimos en este tiempo. Cuán poco conocemos los conflictos, las
pruebas y las labores que soportaron estos hombres mientras se equipaban para hacer frente a los ejércitos de Satanás. Poniéndose toda
la armadura de Dios, fueron capaces de hacer frente a las astucias
de Satanás.
Estos hombres que en tiempo pasado se entregaron a Dios y
al engrandecimiento de su causa eran tan firmes en los principios
como el acero. Eran hombres que no decaían ni se desanimaban;
hombres que, como Daniel, estaban llenos de reverencia y celo por
Dios, llenos de propósitos y aspiraciones nobles. Eran tan débiles
c impotentes como cualesquiera de los que hoy están ocupados en
la obra, pero ponían toda su confianza en Dios. Tenían riqueza,
pero consistía ésta en la cultura de la mente y el alma. Y puede
tenerla cualquiera que dé a Dios el primero, el último y el mejor
lugar en todas las cosas. Aunque estemos destituidos de sabiduría,
conocimiento, virtud y poder, podemos recibir todo esto si queremos
aprender de Cristo las lecciones que es nuestro privilegio aprender.
La clase de obreros que se necesita
Tenemos en esta época oportunidades y ventajas que no era fácil
obtener en generaciones pasadas. Tenemos más luz, y ésta la hemos
recibido gracias a la obra de aquellos fieles centinelas que hicieron
[31] de Dios su sostén, y recibieron de él poder para hacer brillar la luz
con rayos claros en el mundo. En nuestra época tenemos mayor luz
de la cual sacar provecho, así como en épocas pasadas los hombres
y mujeres de noble valor aprovecharon la luz que Dios les diera.
Largo tiempo trabajaron asiduamente para aprender las lecciones
que les fueron dadas en la escuela de Cristo, y no trabajaron en vano.
Sus esfuerzos perseverantes fueron recompensados. Se unieron con
36
Nuestro día de oportunidad
37
el mayor de todos los poderes, y sin embargo, anhelaban siempre
una comprensión más profunda, elevada y amplia de las realidades
eternas, para poder presentar con éxito los tesoros de la verdad a un
mundo necesitado.
Ahora se necesitan obreros de este carácter. Los que a la vista
de Dios son hombres, y que así figuran en los libros del cielo, son
aquellos que, como Daniel, cultivan todas sus aptitudes en la forma
que les permita representar mejor el reino de Dios en un mundo que
yace en la impiedad. El progreso en el conocimiento es esencial,
pues empleado en la causa de Dios, el conocimiento es un poder
para el bien. El mundo necesita hombres de pensamiento, hombres
de principios, hombres que estén creciendo constantemente en comprensión y discernimiento. La prensa necesita hombres que la usen
aprovechando todas sus ventajas a fin de que la verdad reciba alas
para ir velozmente a toda nación y lengua y pueblo.
Nuestra fuente de eficiencia
Necesitamos hacer uso de los jóvenes que cultiven la laboriosidad honrada, que no teman poner a prueba sus facultades. Jóvenes
tales encontrarán empleo en todas partes, porque no vacilan en el camino; llevan la semejanza divina en la mente y el alma. Sólo tienen
una cosa en vista y avanzan y se elevan constantemente gritando: [32]
¡Victoria! Pero no hay llamamiento para el indolente, el temeroso y
el incrédulo, que por su falta de fe y de disposición a negarse a sí
mismo por la causa de Cristo, impide que la obra avance...
Dios llama a aquellos que quieren ser sus colaboradores. Relacionada con Cristo, la naturaleza humana llega a ser pura e íntegra.
Cristo provee la eficiencia y el hombre se convierte en un poder para
el bien. La veracidad y la integridad son atributos de Dios, y el que
posee estos atributos posee un poder invencible (Review and Herald,
marzo 10, 1903).
Justicia interior
La justicia exterior da testimonio de la justicia interior. El que
es justo por dentro, no muestra corazón duro ni falta de simpatía,
sino que día tras día crece a la imagen de Cristo y progresa de fuerza
38
Mensajes Para los Jóvenes
en fuerza. Aquel a quien la verdad santifica, tendrá dominio de sí
mismo y seguirá en las pisadas de Cristo hasta que la gracia dé lugar
a la gloria. La justicia por la cual somos justificados es imputada; la
justicia por la cual somos santificados es impartida. La primera es
nuestro derecho al cielo; la segunda, nuestra idoneidad para el cielo
[33] (Review and Herald, junio 4, 1895).
Capítulo 6—Alturas que se pueden alcanzar
Queridos jóvenes, ¿cuál es la meta y el propósito de vuestra
vida? ¿Ambicionáis una educación para tener nombre y posición
en el mundo? ¿Tenéis el pensamiento que no os atrevéis a expresar,
de estar algún día en la cima de la grandeza intelectual; de sentaros
en asambleas legislativas y deliberantes, y ayudar a dictar leyes
para la nación? No hay nada malo en estas aspiraciones. Cada uno
de vosotros puede llegar a distinguirse. No deberíais contentaros
con adquisiciones mezquinas. Escoged una norma elevada y no
escatiméis esfuerzos para alcanzarla.
La religión es la base de la vida
El temor del Señor es fundamento de toda verdadera grandeza.
La integridad, la integridad inalterable, es el principio que necesitáis
en todas las relaciones de la vida. Llevad con vosotros vuestra
religión a la escuela, a la pensión donde vivís, a todas vuestras
ocupaciones. La cuestión importante para vosotros ahora es, cómo
escoger y perfeccionar vuestros estudios de modo que mantengáis
la solidez y la pureza de un carácter cristiano sin mancha, poniendo
todos los intereses y las exigencias temporales en sujeción a las
demandas superiores del Evangelio de Cristo.
Debéis ahora edificar de acuerdo con lo que después podréis
amueblar, relacionaros con la sociedad y la vida en una forma que
responda al propósito que tuvo Dios al crearos. Como discípulos [34]
de Cristo, no se os priva de emprender ocupaciones temporales,
pero deberíais llevar vuestra religión con vosotros. Cualquiera sea
la empresa para la cual os preparéis, no abriguéis la idea de que no
tendréis éxito en ella sin sacrificar los principios.
Responsabilidades elevadas
Equilibrados por el principio religioso, podéis ascender a la altura
que queráis. Nos alegraría veros elevar a la noble altura que Dios
39
40
Mensajes Para los Jóvenes
ha determinado que alcancéis. Jesús ama la preciosa juventud; y
no le agrada verla crecer con talentos sin cultivar ni desarrollar.
Pueden los jóvenes llegar a ser hombres fuertes de principios firmes,
capacitados para que se les confíen elevadas responsabilidades, y
pueden consagrar lícitamente a este fin todo su vigor.
Pero no cometáis jamás crimen tan grande como el de pervertir, para hacer mal y destruir a otros, las facultades que Dios os ha
dado. Hay hombres de talento, que usan su habilidad para extender
la corrupción y la ruina moral; pero todos ellos están sembrando
una semilla que producirá una cosecha que no se enorgullecerán en
recoger. Es cosa terrible usar para esparcir daño y desgracia en la sociedad, en vez de bendición, las capacidades que Dios ha concedido.
Es también cosa terrible envolver en un pañuelo el talento que se nos
confió y esconderlo en el mundo, pues esto es despreciar la corona de
la vida. Dios demanda nuestro servicio. Hay responsabilidades para
cada uno; y sólo podemos cumplir la gran misión de la vida cuando
aceptamos plenamente estas responsabilidades y las desempeñamos
[35] fiel y concienzudamente.
Influencia de la religión
Dice el sabio: “Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud”.1 Pero no supongáis, ni por un momento, que la religión os hará
tristes y sombríos y cerrará el camino del éxito. La religión de Cristo no borra ni siquiera debilita una sola facultad. No incapacita al
individuo para gozar de la verdadera felicidad; no ha sido designada
para disminuir vuestro interés en la vida o para haceros indiferentes
a las demandas de los amigos y la sociedad. No cubre la vida de
cilicio; no se la expresa en profundos suspiros y gemidos. No, no;
aquellos para quienes Dios es lo primero, lo último y lo mejor, son
las personas más felices del mundo. No se borran de su rostro las
sonrisas y la luminosidad. La religión no hace tosco, desprolijo y
descortés al que la acepta; al contrario, lo eleva y ennoblece, refina
sus gustos, santifica su criterio, y lo hace apto para estar en la sociedad de los ángeles celestiales y para el hogar que Jesús ha ido a
preparar.
1 Eclesiastés
12:1.
Alturas que se pueden alcanzar
41
No perdamos nunca de vista el hecho de que Jesús es un manantial de gozo. No se deleita en la miseria de los seres humanos,
sino en verlos felices. Los cristianos tienen a su disposición muchas fuentes de felicidad y pueden decir con exactitud infalible qué
placeres son lícitos y buenos. Gozarán de las recreaciones que no
disipen la mente ni rebajen el alma, que no desilusionen ni dejen
tras sí una triste influencia que destruye el respeto propio u obstruye
el camino de la utilidad. Si pueden llevar consigo a Jesús y mantener
un espíritu de oración, están perfectamente seguros...
Nuestra administración de los talentos
Jóvenes amigos, el temor del Señor se halla a la base misma de
todo progreso; es el principio de la sabiduría. Vuestro Padre celestial [36]
tiene derechos sobre vosotros, pues sin que se lo solicitéis y sin que
haya mérito de vuestra parte, os da la plenitud de su providencia,
y más aún, os ha dado todo el cielo en una dádiva: la de su amado
Hijo. Como retribución por este don infinito, os pide obediencia
voluntaria. Por cuanto sois comprados por precio, la misma preciosa
sangre del Hijo de Dios, él requiere que hagáis el debido uso de
los privilegios de que disfrutáis. Vuestras aptitudes intelectuales y
morales son dones de Dios, talentos que se os han confiado para
que los aprovechéis sabiamente, y no tenéis la libertad de dejarlos
latentes por falta del debido cultivo o que sean mutilados o atrofiados
por la inacción. A vosotros os toca decidir si habréis o no de hacer
frente fielmente a las pesadas responsabilidades que descansan sobre
vosotros, si vuestros esfuerzos serán o no bien dirigidos, y si serán o
no los mejores de que sois capaces.
Vivimos en medio de los peligros de los últimos días. Todo el
cielo se interesa en el carácter que estáis formando. Se ha hecho
plena provisión para que participéis de la naturaleza divina, habiendo escapado de la corrupción que está en el mundo a causa de la
concupiscencia. El hombre no es dejado solo para vencer los poderes
del maligno por sus propios y débiles esfuerzos. La ayuda está a
mano y será dada a todo el que realmente la desee. Los ángeles de
Dios que ascienden y descienden por la escalera que Jacob vio en visión, ayudarán a toda alma que quiera ascender hasta el más elevado
cielo. Ellos están guardando al pueblo de Dios y observando cómo
42
Mensajes Para los Jóvenes
da cada paso. Los que ascienden por el camino iluminado serán
recompensados; entrarán en el gozo de su Señor.—Fundamentals of
[37] Christian Education, 82-86.
Un alto ideal que alcanzar
El ideal que Dios tiene para sus hijos está por encima del alcance
del más elevado pensamiento humano. El blanco a alcanzarse es la
piedad, la semejanza a Dios. Ante el estudiante se abre un camino de
progreso continuo. Tiene que alcanzar un objeto, lograr una norma
que incluye todo lo bueno, puro y noble. Progresará tan rápidamente
e irá tan lejos como fuere posible en todos los ramos del verdadero
conocimiento. Pero sus esfuerzos se dirigirán a fines tanto más altos
que el mero egoísmo y los intereses temporales, cuanto son más
altos los cielos que la tierra.—La Educación, 16.
Conductos de la gracia de Dios
Es el privilegio de toda alma ser un canal vivo por medio del
cual Dios pueda comunicar al mundo los tesoros de su gracia, las
inescrutables riquezas de Cristo. No hay nada que Cristo desee tanto
como agentes que representen al mundo su Espíritu y carácter. No
hay nada que el mundo necesite tanto como la manifestación del
amor del Salvador mediante la humanidad. Todo el cielo está esperando que haya canales por medio de los cuales pueda derramarse el
aceite santo para que sea un gozo y una bendición para los corazones
[38] humanos.—Palabras de Vida del Gran Maestro, 345.
Capítulo 7—Las normas de eficiencia
Pesan sobre la juventud graves responsabilidades. Dios espera
mucho de los jóvenes que viven en esta generación de luz y conocimiento abundantes. Espera de ellos que impartan esa luz y ese
conocimiento. Desea usarlos para disipar el error y la superstición
que nublan la mente de muchos. Han de disciplinarse reuniendo toda
jota y tilde del saber y la experiencia. Dios los hace responsables de
las oportunidades y los privilegios que se les dan. La obra que tienen
delante espera sus esfuerzos diligentes para ser llevada adelante
progresivamente, como la época lo requiera.
Si los jóvenes quieren consagrar su mente y corazón al servicio
de Dios, alcanzarán una elevada norma de eficiencia y utilidad.
Es ésta la norma que el Señor espera que los jóvenes alcancen.
Hacer menos que esto es rehusarse a sacar el mayor provecho de las
oportunidades dadas por Dios. Esto será considerado como traición
a Dios, como dejar de trabajar para el bien de la humanidad.
Cómo adquirir la idoneidad para el servicio
Aquellos que se esfuerzan por ser colaboradores de Dios, que
buscan diligentemente adquirir para impartir, recibirán constantemente luz de Dios, para que sean medios de comunicación. Si, como
Daniel, los jóvenes de ambos sexos conforman todos sus hábitos,
apetitos y pasiones con los requerimientos de Dios, se harán idóneos
para realizar una obra más elevada. Deberían apartar de sus mentes [39]
todo lo vulgar y frívolo. Deberían abandonarse la propensión a los
placeres y la liviandad como cosas que están fuera de lugar en la
vida y la experiencia de aquellos que viven por la fe en el Hijo de
Dios, comiendo su carne y bebiendo su sangre.
Deberían comprender que, aunque estén a su alcance todas las
ventajas del saber, pueden no llegar a obtener la educación que
los hará aptos para trabajar en alguna parte de la viña del Señor.
No pueden ocuparse en el servicio del Señor sin las cualidades
43
44
Mensajes Para los Jóvenes
indispensables de una piedad inteligente. Si dedican al placer y las
diversiones la preciosa mente que debería ser fortalecida por un
propósito elevado y noble, degradan las facultades que Dios les ha
dado y se hacen culpables a su vista, porque no mejoran sus talentos
mediante un uso sabio.
Su espiritualidad empequeñecida es una ofensa a Dios. Manchan
y corrompen las mentes de aquellos con quienes se asocian. Por
sus palabras y acciones estimulan el descuido y la desatención de
las cosas sagradas. No sólo ponen en peligro sus propias almas,
sino que dan un ejemplo perjudicial a todos aquellos con quienes se
relacionan. Son enteramente incompetentes para representar a Cristo.
Siendo siervos del pecado, descuidados, temerarios y desatinados,
hacen apartar a otros del Señor.
Los que se satisfacen con normas bajas, no llegan a ser colaboradores de Dios. A los que permiten que su mente vaya a la deriva,
hacia donde irá si no se la vigila, Satanás les sugiere cosas que la
absorben en tal forma, que los hace adiestrarse en su ejército, para
engatusar a otras almas. Pueden profesar ser religiosos, pueden tener
una forma de la piedad, pero son amadores de los placeres más bien
[40] que de Dios.
La habilidad no es piedad
Hay jóvenes que tienen cierta clase de habilidad, reconocida y
admirada por sus relaciones, pero esta habilidad no está santificada.
No está fortalecida y solidificada por las gracias y las pruebas de la
experiencia, y Dios no puede usarla para beneficiar a la humanidad
y glorificar su nombre. Bajo la máscara de la piedad, usan sus facultades para erigir normas falsas, y los inconversos lo consideran
como excusa para seguir su errónea conducta. Satanás los induce
a divertir a sus compañeros con su tontería y así llamada agudeza.
Todo lo que emprenden tiende a la vulgaridad, porque se hallan bajo
el control del tentador, quien dirige y modela sus caracteres a fin de
que hagan su obra.
Tienen habilidad, pero sin cultivar; tienen capacidad, pero sin
aprovechar. Han recibido talentos, pero los usan mal y los degradan
con necedades, arrastrando a otros a su propio bajo nivel. Por la
vergüenza y el vituperio que soportó, por la abnegación, el sacrificio
Las normas de eficiencia
45
y la humillación, Cristo pagó el rescate de sus almas. Lo hizo para
libertarlos de la esclavitud del pecado, de la esclavitud de un amo
que se ocupa de ellos sólo en la medida en que puede usarlos para
arruinar a las almas. Pero ellos invalidan el amor que el Redentor
les prodiga, y su obra es contemplada por él con tristeza.
Tales jóvenes hallarán eterna perdición. ¿Qué les parecerán sus
diversiones en aquel día cuando el Juez de toda la tierra recompense
a cada hombre de acuerdo con sus acciones? Ellos han aportado para
el cimiento, leña, heno y paja, y toda la obra de sus vidas perecerá.
¡Qué pérdida!
¡Cuánto mejor es la condición de los que desempeñan su parte
en el servicio de Dios, que miran a Jesús en busca de su aprobación, [41]
que diariamente escriben en sus libros de registro sus errores, sus
equivocaciones, sus penas, las victorias que han ganado sobre la
tentación, su gozo y paz en Cristo! Tales jóvenes no tendrán que
hacer frente a la crónica de sus vidas con vergüenza y desaliento
(Youth’s Instructor, junio 22, 1899).
*****
El agente escogido
Nuestra confesión de su fidelidad es el factor escogido por el
cielo para revelar a Cristo al mundo. Debemos reconocer su gracia
como fue dada a conocer por los santos de antaño; pero lo que será
más eficaz es el testimonio de nuestra propia experiencia. Somos
testigos de Dios mientras revelamos en nosotros mismos la obra de
un poder divino. Cada persona tiene una vida distinta de todas las
demás y una experiencia que difiere esencialmente de la suya. Dios
desea que nuestra alabanza ascienda a él señalada por nuestra propia
[42]
individualidad.—El Ministerio de Curación, 69, 70.
Capítulo 8—Escalad las alturas
Al perfecciónar un carácter cristiano, es esencial perseverar en
el bien hacer. Quisiera impresionar a nuestros jóvenes con la importancia de la perseverancia y la energía en la obra de la formación del
carácter. Desde los más tempranos años es necesario entretejer en
el carácter principios de severa integridad, para que los jóvenes de
ambos sexos puedan alcanzar, al llegar a adultos, la más alta norma
personal. Deberían tener siempre presente el hecho de que han sido
comprados por precio, y deberían glorificar a Dios en sus cuerpos y
espíritus, los cuales son de él...
El progreso diario
Es tarea de la juventud progresar día tras día. Pedro dice: “Añadid a vuestra fe el poder; y al poder, la ciencia; y a la ciencia, la
templanza; y a la templanza, la paciencia; y a la paciencia, la piedad;
y a la piedad, fraternidad; y a la fraternidad, amor. Porque subsistiendo y abundando en vosotros estas cosas, no os dejarán estar ociosos
y sin fruto en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo”.1
Al empezar no se tendrán presentes todos estos pasos sucesivos,
ni se los contará; pero fijando la mirada en Jesús, y teniendo sólo
en vista la gloria de Dios, progresaréis. No podéis alcanzar en un
día la plenitud de la medida de la estatura de Cristo, y os sumiríais
en la desesperación si pudieseis contemplar todas las dificultades
[43] que hay que afrontar y vencer. Tenéis que contender con Satanás,
quien tratará por toda estratagema posible, de apartar vuestra mente
de Cristo.
Cómo hacer frente a los obstáculos
Pero debemos hacer frente a todos los obstáculos colocados en
nuestro camino y vencerlos uno a la vez. Si vencemos la primera
12
Pedro 1:5-8 (VM).
46
Escalad las alturas
47
dificultad, seremos más fuertes para afrontar la segunda y con cada
esfuerzo nos haremos más capaces de progresar. Podemos ser vencedores, contemplando a Jesús. Pero cuando fijamos la mirada en
las dificultades y esquivamos las batallas serias en favor del bien,
nos volvemos débiles e incrédulos.
Dando un paso después de otro se puede subir la más elevada
cuesta y llegar al fin a la cima del monte. No os sintáis abrumados
por la gran cantidad de trabajo que tenéis que hacer en el espacio
de vuestra vida, pues no se requiere de vosotros que lo hagáis todo
a la vez. Aplicad toda facultad de vuestro ser a la tarea del día,
aprovechad toda preciosa oportunidad, apreciad las ayudas que Dios
os da y avanzad paso a paso por la escalera del progreso. Recordad
que habéis de vivir sólo un día a la vez, que Dios os ha dado un
día, y los registros celestiales mostrarán cómo habéis valorado sus
privilegios y oportunidades. Ojalá aprovechéis cada día que Dios os
ha dado de modo tal, que al fin hagáis decir al Maestro: “Bien, buen
[44]
siervo y fiel”2 (Youth’s Instructor, enero 5, 1893).
2 Mateo
25:23.
Capítulo 9—En sociedad con Dios
Teneis a vuestro alcance algo más que posibilidades finitas. Un
hombre, según Dios aplica el término, es un hijo de Dios. “Ahora
somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de
ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes
a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta
esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro”.1 Es un
privilegio vuestro apartaros de lo vulgar e inferior y elevaros a una
alta norma, a ser respetados por los hombres y amados por Dios.
La obra religiosa que el Señor da a los jóvenes y a los hombres
de todas las edades, muestra la consideración que les tiene como
hijos suyos. Les da el trabajo de gobernarse a sí mismos. Los llama
a ser participantes con él en la gran obra de la redención y elevación
de la humanidad. Así como un padre hace a su hijo socio suyo en
su negocio, el Señor hace socios suyos a sus hijos. Somos hechos
colaboradores de Dios. Jesús dice: “Como tú me enviaste al mundo, también los he enviado al mundo”.2 ¿No escogeríais más bien
ser hijos de Dios que siervos de Satanás y del pecado, teniendo el
nombre registrado como enemigos de Cristo?
Los jóvenes necesitan más de la gracia de Cristo para practicar
los principios del cristianismo en la vida diaria. La preparación para
la venida de Cristo es una preparación hecha mediante Cristo, para
[45] ejercitar nuestras más elevadas cualidades. Es privilegio de cada
joven hacer de su carácter una hermosa estructura. Pero hay una
necesidad positiva de mantenerse allegado a Jesús. El es nuestra
fuerza, eficiencia y poder. Ni por un momento podemos depender
de nosotros mismos...
11
Juan 3:2, 3.
17:18.
2 Juan
48
En sociedad con Dios
49
Hacia alturas cada vez mayores
Por grandes o pequeños que sean vuestros talentos, recordad
que lo que tenéis es vuestro, pero que sólo lo tenéis en custodia.
Dios os prueba así, dándoos oportunidad de mostraros fieles. Le
sois deudores por todas vuestras aptitudes. Vuestras facultades del
cuerpo, la mente y el alma le pertenecen, y habéis de usarlas para él.
Ante Aquel que lo da todo debéis rendir cuenta de vuestro tiempo,
vuestra influencia, vuestras aptitudes, vuestra habilidad. Aquel que
por esfuerzos fervientes trata de llevar a cabo el gran plan del Señor
para elevar a la humanidad, es el que mejor usa sus dones.
Perseverad en la obra que habéis empezado hasta ganar victoria
tras victoria. Educaos para un fin. Tened en vista la más elevada
norma para que podáis realizar cada vez mayor bien, reflejando así
[46]
la gloria de Dios (Youth’s Instructor, enero 25, 1910).
[47]
50
Mensajes Para los Jóvenes
Sección 2—El conflicto con el pecado
[48]
El ejemplo de Cristo nos muestra que nuestra única esperanza de
victoria está en la continua resistencia a los ataques de Satanás.
Aquel que triunfó sobre el adversario de las almas en el conflicto de
las tentaciones, comprende el poder de Satanás sobre el género
humano, y lo ha vencido en nuestro favor. Como vencedor, nos ha
dado la ventaja de su victoria, para que, en nuestros esfuerzos por
resistir las tentaciones de Satanás podamos unir nuestra debilidad
a su fortaleza, nuestra indignidad a sus méritos. Y, sostenidos por
su constante poder, bajo la fuerza de la tentación, podamos resistir
en su nombre todopoderoso y vencer como él venció (The Signs of
the Times, marzo 4, 1880).
[49]
Capítulo 10—Satanás es un poderoso enemigo
El Hombre caído es el cautivo legítimo de Satanás. La misión de
Jesucristo fue libertarlo de su poder. El hombre se inclina naturalmente a seguir las sugestiones de Satanás y por sí mismo no puede
resistir con éxito a un enemigo tan terrible, a menos que Cristo, el
poderoso Vencedor, more en él, guiando sus deseos y dándole fuerza.
Sólo Dios puede limitar el poder de Satanás. Este anda en la tierra
de aquí para allá. Ni por un momento deja de estar alerta por temor
a perder una oportunidad para destruir almas. Es importante que el
pueblo de Dios entienda esto, para que pueda evadir sus trampas.
Satanás disfrazado
Satanás está preparando sus engaños para que en su última campaña contra el pueblo de Dios, éste no lo reconozca. “Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz”.1
Mientras algunas almas engañadas alegan que no existe, él las toma
cautivas y trabaja en extenso grado por medio de ellas. Satanás conoce mejor que los hijos de Dios el poder que pueden tener sobre él
cuando su fuerza está en Cristo.
Los más débiles creyentes en la verdad, cuando piden humildemente ayuda al poderoso Vencedor, pueden, confiando firmemente
en Cristo, rechazar con éxito a Satanás y a toda su hueste. El es
[50] demasiado astuto para presentarse abierta y osadamente con sus
tentaciones, pues se despertarían entonces las adormecidas energías
del cristiano, y confiaría en el fuerte y poderoso Libertador. Pero
Satanás se presenta inadvertidamente y trabaja disfrazado a través de
los hijos de la desobediencia que hacen profesión de piedad. Satanás
hará uso de todo su poder para acosar, tentar y descarriar al pueblo
de Dios.
Quien se atrevió a hacer frente, tentar y vituperar a nuestro Señor,
y tuvo poder para tomarlo en sus brazos y llevarlo a las almenas del
12
Corintios 11:14.
52
Satanás es un poderoso enemigo
53
templo y a una montaña muy elevada, ejercerá su poder hasta un
grado sorprendente sobre la presente generación que es muy inferior
en sabiduría a su Señor, y que ignora casi totalmente la sutileza y la
fuerza de Satanás.
Afectará de un modo maravilloso los cuerpos de aquellos que se
inclinan naturalmente a ejecutar sus mandatos. Satanás se congratula,
por amor a su propia causa, de que se lo considere una ficción.
Le conviene que se burlen de él, que lo representen con figuras
infantiles, o como un animal. Se lo considera tan inferior, que las
mentes no están preparadas para hacer frente a sus planes sabiamente
trazados, y casi siempre tiene mucho éxito. Si se comprendiese su
poder y sutileza, las mentes estarían preparadas para resistirlo con
éxito...
La batalla por cada alma
Vi ángeles malos que contendían por las almas y ángeles de
Dios que los resistían. El conflicto era recio. Los ángeles malos se
amontonaban alrededor de las almas, corrompiendo la atmósfera
con su influencia venenosa y adormeciendo su sensibilidad. Los
ángeles santos observaban ansiosamente a estas almas y aguardaban
la oportunidad para hacer retroceder a la hueste de Satanás. Pero
no es tarea de los ángeles buenos manejar las mentes contra la [51]
voluntad de los individuos. Si ceden al enemigo y no hacen ningún
esfuerzo por resistirle, poco más pueden hacer los ángeles de Dios
que contener las huestes de Satanás para que no destruyan, hasta
que los que están en peligro reciban conocimiento adicional que los
haga despertar y dirigir la vista al cielo en procura de ayuda. Jesús
no comisionará a los santos ángeles a que saquen de apuros a los
que no hacen esfuerzo por ayudarse a sí mismos.
Si Satanás ve que está en peligro de perder un alma, se esfuerza
hasta lo infinito por conservarla. Y cuando el individuo se percata
del peligro, y con aflicción y fervor mira a Jesús para obtener fuerza,
Satanás teme perder un cautivo y pide un refuerzo de sus ángeles
para cercar a la pobre alma y formar a su alrededor un muro de
tinieblas a fin de que no reciba la luz del cielo. Pero si el que está
en peligro persevera, y en su impotencia y debilidad confía en los
méritos de la sangre de Cristo, Jesús escucha la ferviente oración de
54
Mensajes Para los Jóvenes
fe y envía un refuerzo de aquellos ángeles que sobresalen en fuerza
para librarlo.
Satanás no puede soportar que se apele a su poderoso rival,
pues teme y tiembla ante su fuerza y majestad [la de Cristo]. Toda
la hueste de Satanás tiembla al sonido de la oración ferviente...
Y cuando los ángeles todopoderosos, vestidos con la panoplia del
cielo, acuden en ayuda del alma desfalleciente, perseguida, Satanás
y su hueste retroceden, pues saben bien que su batalla está perdida
[52] (Review and Herald, mayo 13, 1862).
Capítulo 11—El carácter del conflicto
La voluntad del hombre es agresiva y está constantemente esforzándose por doblegar todas las cosas a sus propósitos. Si está
alistada de parte de Dios y la justicia, los frutos del Espíritu aparecerán en la vida; Dios ha señalado “gloria y honra y paz a todo el
que hace lo bueno”.1
Cuando se permite que Satanás amolde la voluntad, él la usa para
llevar a cabo sus fines. Fomenta teorías de incredulidad e incita al
corazón humano a guerrear contra la Palabra de Dios. Con esfuerzos
persistentes, perseverantes, trata de inspirar a los hombres con sus
propias energías de odio y antagonismo contra Dios, y de ponerlos
en orden de batalla contra las instituciones y los requerimientos del
cielo y las operaciones del Espíritu Santo. Alista bajo su estandarte
a todos los agentes del mal, y los lleva al campo de batalla bajo su
mando, para oponer al bien el mal.
Llamamiento a oponerse a las fuerzas del mal
La obra de Satanás es destronar a Dios del corazón y moldear la
naturaleza humana conforme a su propia imagen deforme. Excita
todas las malas propensiones, despierta las pasiones impuras y las
ambiciones. Declara: te daré todo este poder, estos honores, estas
riquezas y estos placeres pecaminosos. Pero pone por condición que
la integridad sea sacrificada, y la conciencia embotada. De ese modo
[53]
degrada las facultades humanas, y las hace cautivas del pecado.
Dios llama a los hombres a oponerse a los poderes del mal.
Dice: “No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo
que lo obedezcáis en sus concupiscencias; ni tampoco presentéis
vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino
presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos,
y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia”.2
1 Romanos
2 Romanos
2:10.
6:12, 13.
55
56
Mensajes Para los Jóvenes
La vida del cristiano es una lucha. Pero “no tenemos lucha contra
sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los
gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales
de maldad en las regiones celestes”.3 En este conflicto de la justicia
contra la injusticia, sólo podemos tener éxito mediante la ayuda
divina. Nuestra voluntad finita debe ser sometida a la voluntad del
Infinito; la voluntad humana debe unirse a la divina. Esto traerá
al Espíritu Santo en ayuda nuestra, y cada conquista tenderá a la
recuperación de la posesión comprada por Dios, a la restauración de
su imagen en el alma.
La ayuda del Espíritu Santo
El Señor Jesús actúa mediante el Espíritu Santo, pues éste es
su representante. Por su medio infunde vida espiritual en el alma,
avivando sus energías para el bien, limpiándola de la impureza moral,
y dándole idoneidad para su reino. Jesús tiene grandes bendiciones
para otorgar, ricos dones para distribuir entre los hombres. Es el
Consejero maravilloso, infinito en sabiduría y fuerza, y si queremos
reconocer el poder de su Espíritu y someternos a ser amoldados por
él, nos haremos completos en él. ¡Qué pensamiento es éste! En Cristo
“habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis
completos en él”.4 El corazón humano nunca conocerá la felicidad
[54] hasta que se someta a ser amoldado por el Espíritu de Dios. El
Espíritu conforma el alma renovada al modelo, Jesucristo. Mediante
la influencia del Espíritu, se transforma la enemistad hacia Dios en
fe y amor, el orgullo en humildad. El alma percibe la belleza de
la verdad, y Cristo es honrado por la excelencia y perfección del
carácter. Al efectuarse estos cambios, prorrumpen los ángeles en
arrobado canto, y Dios y Cristo se regocijan por las almas formadas
a la semejanza divina...
El precio de la victoria
La lucha entre el bien y el mal no se ha vuelto menos fiera de
lo que era en los días del Salvador. El camino al cielo no es más
3 Efesios
6:12.
2:9, 10.
4 Colosenses
El carácter del conflicto
57
liso ahora que entonces. Debemos apartar todos nuestros pecados.
Debemos abandonar toda indulgencia predilecta que obstaculice
nuestro progreso espiritual. Si el ojo derecho o la mano derecha nos
son causas de ofensa, debemos sacrificarlos. ¿Estamos dispuestos
a renunciar a nuestra propia sabiduría y a recibir el reino de los
cielos como niñitos? ¿Estamos dispuestos a deshacernos de nuestra
propia justicia? ¿Estamos dispuestos a sacrificar la aprobación de los
hombres? El premio de la vida eterna es de valor infinito. ¿Estamos
dispuestos a dar la bienvenida a la ayuda del Espíritu Santo y a
cooperar con él, haciendo esfuerzos y sacrificios proporcionados al
valor del objeto a obtenerse? (Review and Herald, febrero 10, 1903). [55]
Capítulo 12—El esfuerzo especial de Satanás
Me ha sido mostrado que debemos estar en guardia por todos
lados y resistir con perseverancia las insinuaciones y estratagemas de
Satanás. El se ha transformado en un ángel de luz y está engañando
y llevando cautivos a miles. Es tremenda la ventaja que saca de la
ciencia de la mente humana. Aquí, bajo la apariencia de serpiente, se
arrastra imperceptiblemente para corromper la obra de Dios. Hace
humanos los milagros y las obras de Cristo.
Si Satanás hiciese un ataque abierto y atrevido al cristianismo,
llevaría al cristiano afligido y agonizante a los pies de su Redentor,
y el poderoso y fuerte Libertador haría huir atemorizado al osado
adversario. Pero Satanás, transformado en ángel de luz, obra sobre la
mente a fin de seducirla y apartarla del único camino seguro y recto.
Las ciencias de la frenología, la psicología y el mesmerismo han
sido el conducto por el cual Satanás se ha llegado más directamente
a esta generación, y ha obrado con ese poder que iba a caracterizar
su obra hacia el fin del tiempo de gracia.
Al acercarnos al fin del tiempo, la mente humana es afectada más
fácilmente por los ardides de Satanás. Este induce a los mortales
engañados a atribuir las obras y los milagros de Cristo a principios
generales. Satanás ha ambicionado siempre falsear la obra de Cristo
y establecer su propio poder y sus pretensiones. Por lo general, no
[56] lo hace abierta y osadamente. Es astuto, y sabe que el medio más
eficaz de efectuar su obra consiste en presentarse al pobre hombre
caído, en forma de ángel de luz.
En el desierto, Satanás se presentó ante Cristo en forma de hombre joven y hermoso, más parecido a un monarca que a un ángel
caído. En su boca traía las Escrituras. “Escrito está”, etc., le decía.
Nuestro Salvador, doliente, le hace frente con la Escritura, diciendo:
“Escrito está”. Satanás saca ventaja del estado débil, doliente de
Cristo, quien tomó sobre sí nuestra naturaleza humana...
58
El esfuerzo especial de Satanás
59
La confianza propia es fatal
Si Satanás consigue nublar y engañar la mente humana de tal
manera que induzca a los mortales a pensar que hay en ellos poder
inherente para realizar obras grandes y buenas, éstos dejan de confiar
en que Dios hará en favor de ellos lo que creen poder hacer por sí
mismos. No reconocen un poder superior. No dan a Dios la gloria
que él reclama y que se debe a su grande y excelente majestad.
De este modo se realiza el intento de Satanás. Se alegra de que el
hombre caído se exalte presuntuosamente, así como él se exaltó en
el cielo y fue expulsado. Sabe que si el hombre se exalta a sí mismo,
su ruina es tan segura como lo fue la suya.
La destrucción de la confianza
El [Satanás] ha fracasado al tentar a Cristo en el desierto. Se
ha consumado el plan de salvación. Ha sido pagado el caro precio
para la redención del hombre. Y ahora Satanás trata de arrancar
el cimiento de la esperanza del cristiano, y dirigir las mentes de
los hombres por otro cauce, de modo que no sean beneficiados ni
salvados por el gran sacrificio ofrecido. El induce al hombre caído,
mediante “todo engaño de iniquidad”, a creer que puede muy bien
arreglarse sin propiciación; que no necesita depender de un Salvador [57]
crucificado y resucitado; que los méritos propios del hombre le darán
derecho al favor de Dios; y luego destruye la confianza del hombre
en la Biblia, sabiendo bien que está seguro si tiene éxito en esto, y
es destruido el detector que lo señala.
Afirma en las mentes la ilusión de que no hay demonio personal,
y los que creen esto no se esfuerzan por resistir lo que no existe y
luchar contra ello; así los pobres y ciegos mortales adoptan finalmente la máxima: “Todo lo que existe está bien”. No reconocen
regla para medir su conducta. Satanás induce a muchos a creer que
la oración a Dios es inútil, que no es sino una forma. Bien sabe
él cuán necesarias son la meditación y la oración para mantener
despiertos a los seguidores de Cristo para que resistan su astucia
y sus engaños. Los ardides de Satanás apartarán la mente de estas
prácticas importantes para que el alma no se apoye en el Poderoso
para recibir ayuda y obtener fuerza para resistir sus ataques...
60
Mensajes Para los Jóvenes
Convendrá a sus propósitos que descuidemos la práctica de la
oración, pues entonces se aceptan más fácilmente sus maravillas
mentirosas. Al presentar sus tentaciones engañosas al hombre, Satanás cumple el objeto que no pudo realizar al tentar a Cristo. A
veces se presenta bajo la forma de una hermosa persona joven, o
de una bella sombra. Efectúa curaciones y es adorado por mortales
engañándolos como benefactor de nuestra raza...
El dominio de la mente
Me ha sido mostrado que Satanás no puede manejar las mentes
a menos que ellas cedan a su dominio. Los que se apartan de la
rectitud están ahora en serio peligro. Se separan de Dios y del
[58] cuidado vigilante de los ángeles de Dios, y Satanás, que siempre
está en acecho para destruir las almas, empieza a presentarles sus
engaños y los pone en extremo peligro. Y si ellos se dan cuenta,
y tratan de resistir a los poderes de las tinieblas y de libertarse de
la trampa de Satanás, no les resulta tarea fácil. Se han aventurado
a penetrar en terreno de Satanás y él los reclama. No vacilará en
emplear todas sus energías y en llamar en su ayuda a toda la hueste
del mal para arrebatar a una sola alma de la mano de Cristo.
Aquellos que han tentado al demonio a que los tiente, tendrán
que hacer esfuerzos desesperados para libertarse de su poder. Cuando empiecen a trabajar en favor de sí mismos, acudirán a rescatarlos
los ángeles de Dios, a quienes han entristecido. Satanás y sus ángeles
no están dispuestos a perder su presa. Luchan con los santos ángeles
y es severo el conflicto. Y si aquellos que han errado continúan suplicando y confiesan con profunda humildad sus errores, los ángeles
de irresistible poder prevalecerán y los arrebatarán del poder de los
ángeles malos.
El velo se levanta
Al levantarse el velo y mostrárseme la corrupción de esta época,
mi corazón enfermó y mi espíritu casi desfalleció dentro de mí. Vi
que los habitantes de la tierra estaban llenando la medida de la copa
de su iniquidad. Se enciende la ira de Dios, y no será apaciguada
hasta que los pecadores sean eliminados de la tierra.
El esfuerzo especial de Satanás
61
Satanás es el enemigo personal de Cristo. Es el originador y
director de toda clase de rebelión en el cielo y en la tierra. Su furia
aumenta, y no nos damos cuenta de su poder. No nos sentiríamos tan
seguros si pudieran abrirse nuestros ojos para discernir a los ángeles [59]
caídos cuando trabajan con aquellos que viven descansadamente y
se consideran seguros. En todo momento siguen los ángeles malos
nuestros pasos. Esperamos en los hombres malos una disposición
a actuar de acuerdo con las sugestiones de Satanás; pero mientras
nuestras mentes no estén en guardia contra los agentes invisibles de
Satanás, éstos ganarán nuevo terreno y obrarán maravillas y milagros
a nuestra vista. ¿Estamos preparados para resistirlos por la Palabra
de Dios, única arma que podemos usar con éxito?
Algunos serán tentados a aceptar estas maravillas como procedentes de Dios. Los enfermos serán sanados ante nuestros ojos.
Se realizarán milagros a nuestra vista. ¿Estamos preparados para
la prueba, cuando sean exhibidas más plenamente las maravillas
engañosas de Satanás? ¿No serán entrampadas y tomadas muchas
almas? El error, en sus distintas formas, el alejamiento de los claros
preceptos y mandamientos de Dios y el prestar oídos a las fábulas,
son cosas que preparan las mentes para estas maravillas engañosas
de Satanás. Todos debemos tratar ahora de armarnos para la lucha en
la cual deberemos empeñarnos pronto. La fe en la Palabra de Dios,
estudiada con oración y aplicada prácticamente, será nuestro escudo
contra i poder de Satanás, y nos hará salir vencedores mediante la
[60]
sangre de Cristo (Review and Herald, febrero 18, 1862).
Capítulo 13—La tentación no excusa el pecado
No hay en nuestra naturaleza impulso alguno ni facultad mental
o tendencia del corazón, que no necesite estar en todo momento bajo
el dominio del Espíritu de Dios. No hay bendición alguna otorgada
por Dios al hombre, ni prueba permitida por él, que Satanás no
pueda ni desee aprovechar para tentar, acosar y destruir el alma, si le
damos la menor ventaja. En consecuencia, por grande que sea la luz
espiritual de uno, por mucho que goce del favor y de las bendiciones
divinas, debe andar siempre humildemente ante el Señor, y suplicar
con fe a Dios que dirija cada uno de sus pensamientos y domine
cada uno de sus impulsos.
Todos los que profesan la vida piadosa tienen la más sagrada
obligación de guardar su espíritu y de dominarse ante las mayores
provocaciones. Las cargas impuestas a Moisés eran muy grandes,
pocos hombres fueron jamás probados tan severamente como lo fue
él; sin embargo, ello no excusó su pecado. Dios proveyó ampliamente en favor de sus hijos; y si ellos confían en su poder, nunca serán
juguete de las circunstancias. Ni aun las mayores tentaciones pueden
excusar el pecado. Por intensa que sea la presión ejercida sobre el
alma, la transgresión es siempre un acto nuestro. No puede la tierra
ni el infierno obligar a nadie a que haga el mal. Satanás nos ataca
en nuestros puntos débiles, pero no es preciso que nos venza. Por
severo o inesperado que sea el asalto, Dios ha provisto ayuda para
nosotros, y mediante su poder podemos ser vencedores.—Historia
[61] de los Patriarcas y Profetas, 446.
62
Capítulo 14—Fortaleza
Los que al fin salgan victoriosos, tendrán épocas de terrible perplejidad y prueba en su vida religiosa; pero no deben desechar su
confianza, pues es ésta una parte de su disciplina en la escuela de
Cristo y es esencial a fin de que toda la escoria pueda ser eliminada. El siervo de Dios debe soportar con fortaleza los ataques del
enemigo, sus dolorosos vituperios, y debe vencer los obstáculos que
Satanás coloque en su camino.
Satanás tratará de desanimar a los seguidores de Cristo para que
no oren ni estudien las Escrituras, y arrojará su odiosa sombra a
través del sendero, para ocultar a Jesús de la vista, para excluir la
visión de su amor y las glorias de la heredad celestial. Se deleita en
hacer andar a los hijos de Dios vacilantes, temblorosos, apenados,
bajo una duda continua. Trata de hacer la senda tan triste como
sea posible; pero si miráis hacia arriba, no hacia abajo a vuestras
dificultades, no desmayaréis en el camino, veréis pronto a Jesús
extendiendo su mano para ayudaros, y sólo tendréis que tenderle la
vuestra con confianza sencilla, y dejar que os guíe. A medida que
cobréis confianza, cobraréis esperanza.
En la fuerza del señor
Jesús es la luz del mundo, y vosotros habéis de amoldar vuestra
vida a la suya. Hallaréis en Cristo fuerza para formar un carácter
fuerte, simétrico, hermoso. Satanás no puede anular la luz que irradie
de semejante carácter. El Señor tiene un trabajo para cada uno de [62]
nosotros. No ha dispuesto él que seamos sostenidos por la influencia
de la alabanza y el halago humanos; él da a entender que cada alma
debe mantenerse con la fuerza del Señor. Dios nos ha dado su mejor
don, su mismo Hijo unigénito, para elevarnos, ennoblecernos, y capacitarnos, invistiéndonos de su propia perfección de carácter para que
tengamos un hogar en su reino. Jesús vino a nuestro mundo y vivió
como él esperaba que sus seguidores vivieran. Si somos indulgentes
63
64
Mensajes Para los Jóvenes
con nosotros mismos y demasiado perezosos para hacer esfuerzos
fervientes por cooperar en la maravillosa obra de Dios, afrontaremos
pérdida en esta vida, y pérdida en la vida futura, inmortal.
Dios se propone que trabajemos, no de un modo desesperado,
sino con poderosa fe y esperanza. Al escudriñar las Escrituras y
ser iluminados para contemplar la maravillosa condescendencia del
Padre al dar a Jesús al mundo, a fin de que todos los que creen en él
no perezcan, mas tengan vida eterna, deberíamos regocijarnos con
gozo indecible y lleno de gloria. Es el propósito de Dios que usemos
para el adelanto de la verdad todo lo que pueda obtenerse mediante
la educación. La piedad vital, verdadera, debe irradiar de la vida y el
carácter, para que la cruz de Cristo sea levantada ante el mundo y a la
luz de la cruz sea revelado el valor del alma. Nuestras mentes deben
abrirse para entender las Escrituras, a fin de que obtengamos poder
espiritual alimentándonos del pan del cielo (Review and Herald,
[63] abril 8, 1890).
Capítulo 15—El templo del alma
La obediencia fiel a los requerimientos de Dios, tendrá una sorprendente influencia para elevar, desarrollar y fortalecer todas las
facultades del hombre. Los que en su juventud se han entregado
al servicio de Dios, llegan a ser hombres de sano criterio y agudo
discernimiento. ¿Y por qué no había de ser así? La comunión con el
mayor Maestro que ha conocido el mundo fortalece el entendimiento, ilumina la mente y purifica el corazón; eleva, refina y ennoblece
al hombre entero. “La exposición de tus palabras alumbra; hace
entender a los simples”.1
El ideal de Dios
Entre los jóvenes que profesan piedad, hay una clase numerosa
que parece contradecir esta declaración. No progresan en conocimiento ni en espiritualidad. Sus facultades se atrofian en lugar de
desarrollarse. Pero las palabras del salmista son ciertas en cuanto
al cristiano genuino. No es ciertamente la letra desnuda de la Palabra de Dios lo que da luz y entendimiento; es la Palabra abierta
y aplicada al corazón por el Espíritu Santo. Cuando un hombre se
convierte de veras, se hace hijo de Dios, participante de la naturaleza
divina. No sólo renueva el corazón, sino que se fortalece y vigoriza
el intelecto. Ha habido muchos casos de personas que antes de la
conversión eran tenidas por poseedoras de común y hasta inferior
habilidad, pero quienes después de la conversión parecían entera- [64]
mente transformadas. Manifestaban entonces notable poder para
comprender las verdades de la Palabra de Dios y para presentarlas a
otros. Hombres de elevada reputación intelectual han considerado
un privilegio tener relaciones con tales personas. El Sol de justicia, iluminando sus mentes con sus brillantes rayos, avivaba toda
facultad para que produjera una acción más vigorosa.
1 Salmos
119:130.
65
66
Mensajes Para los Jóvenes
Dios hará una gran obra por los jóvenes si ellos quieren, mediante la ayuda del Espíritu Santo, recibir su Palabra en el corazón y
obedecerla en la vida. El trata constantemente de atraerlos a sí, el
manantial de toda sabiduría, la fuente de bondad, pureza y verdad.
La mente que se ocupa en asuntos elevados, se ennoblece.
Sagrarios profanados
Los que profesan servir a Dios y sin embargo no progresan en
conocimiento y piedad, son cristianos sólo de nombre. El templo
del alma se llena de sagrarios profanados. La lectura frívola, la
conversación trivial, el placer mundano, ocupan la mente de un
modo tan completo, que no queda lugar para la entrada de la Palabra
de Dios. La mundanalidad, la frivolidad y el orgullo ocupan el lugar
que debería ocupar Cristo en el alma...
La degradación causada por la entrega a la sensualidad
Los que buscan como bien principal la satisfacción de los apetitos y pasiones, no son nunca hombres buenos o verdaderamente
grandes. Por elevada que sea su posición ante la opinión del mundo,
son bajos, viles y corruptos en la estimación de Dios. El cielo ha
ordenado que en su mismo rostro lleven impresa la marca de su
[65] depravación. Sus pensamientos son de la tierra, terrenos. Sus palabras revelan el bajo nivel de la mente. Han llenado el corazón de
vileza y casi borrado de él la imagen de Dios. La voz de la razón ha
sido ahogada y pervertido el criterio. ¡Cuán enteramente degradan
la naturaleza del hombre las prácticas sensuales! Cuando se somete
la voluntad a Satanás, ¡a cuán grandes profundidades del vicio y la
locura descienden los hombres! En vano llama la verdad al intelecto,
pues el corazón se encuentra en oposición a sus puros principios
(The Signs of the Times, diciembre 1, 1881).
Ayuda en la tentación
Mediante la fe y la oración, todos pueden cumplir los requerimientos del Evangelio. Ningún hombre puede ser obligado a pecar.
Primeramente debe ser ganado su propio consentimiento; el alma
debe proponerse el acto pecaminoso antes de que la pasión pueda
El templo del alma
67
dominar a la razón o la iniquidad triunfar sobre la conciencia. La
tentación, por fuerte que sea, no es nunca excusa para pecar. “Los
ojos de Jehová están sobre los justos, y atentos sus oídos al clamor
de ellos”.2 Clama al Señor, alma tentada. Echate, impotente, indigna,
en brazos de Jesús, y echa mano de su auténtica promesa. El Señor
oirá. El sabe cuán fuertes son las inclinaciones del corazón natural,
y ayudará en cada momento de tentación.
¿Has caído en pecado? Busca entonces sin demora a Dios, para
obtener misericordia y perdón... Todavía se extiende la misericordia
al pecador. El Señor nos llama en todos nuestros extravíos: “Convertíos, hijos rebeldes, y sanaré vuestras rebeliones”.3 —Testimonios
[66]
para la Iglesia 5:177.
2 Salmos
34:15.
3:22.
3 Jeremías
Capítulo 16—No os perteneceis
A veces oímos las preguntas: ¿No he de hacer nunca lo que me
agrada? ¿No he de hacer jamás mi propia voluntad? ¿He de estar
siempre sometido a restricciones? ¿No podré nunca proceder de
acuerdo con mis inclinaciones?
Cuanto menos sigáis vuestras inclinaciones naturales, tanto mejor será para vosotros y para los demás. Las inclinaciones naturales
han sido pervertidas; se ha hecho mal uso de las facultades naturales.
Satanás ha puesto al hombre en antagonismo con Dios. Trabaja continuamente para destruir la imagen divina en el hombre. Debemos,
por lo tanto, poner freno a nuestras palabras y acciones.
Resultados de la consagración completa
Cuando la gracia de Dios se posesiona del corazón, se ve que hay
que crucificar las tendencias al mal, cultivadas y heredadas. Debe
empezar en el alma una nueva vida, bajo un nuevo mando. Todo lo
que se haga, debe ser hecho para gloria de Dios. Esta obra incluye
al hombre exterior y al interior. Todo el ser: el cuerpo, el alma y el
espíritu, debe someterse a Dios, para que él lo use como instrumento
de justicia.
El hombre natural no está sometido a la ley de Dios; ni lo puede
estar por sí mismo, ciertamente. Pero mediante la fe, el que ha sido
renovado vive día tras día la vida de Cristo. Día tras día muestra que
reconoce que es propiedad de Dios.
El cuerpo y el alma pertenecen a Dios. El dio a su Hijo para
[67] la redención del mundo, y a causa de esto se nos ha otorgado una
prolongación de la vida, un tiempo de gracia, para desarrollar caracteres de perfecta lealtad. Dios nos ha redimido de la esclavitud
del pecado, y nos ha dado la posibilidad de vivir vidas de servicio
regeneradas, transformadas.
68
No os perteneceis
69
Todas nuestras facultades le pertenecen
Hemos sido sellados con el sello de Dios. El nos ha comprado
y desea que recordemos que nuestras facultades físicas, mentales y
morales le pertenecen. El tiempo, la influencia, la razón, los afectos y
la conciencia, todos pertenecen a Dios y deben ser usados de acuerdo
con su voluntad. No deben emplearse con la orientación del mundo,
pues el mundo está sometido a un jefe que se halla enemistado con
Dios.
La carne, en la cual tiene su morada el alma, pertenece a Dios.
Cada tendón, cada músculo, es suyo. En ningún caso debemos, por
descuido o abuso, debilitar un solo órgano. Debemos cooperar con
Dios manteniendo el cuerpo en la mejor condición posible de salud,
para que sea un templo en el que el Espíritu Santo pueda morar, y
amoldar cada facultad física o espiritual de acuerdo con la voluntad
de Dios.
La mente debe ser provista de principios puros. La verdad debe
ser esculpida en las tablas del alma. La memoria debe ser llenada
de las preciosas verdades de la Palabra. Entonces, como hermosas
gemas, estas verdades brillarán en la vida.
El precio de un alma
El valor que Dios atribuye a la obra de sus manos, el amor que
tiene por sus hijos, se revelan en el don que dio para redimir a los
hombres. Adán cayó bajo el dominio de Satanás. Trajo el pecado
al mundo, y por el pecado, la muerte. Dios dio a su Hijo unigénito
para salvar al hombre. Lo hizo para poder ser justo y, con todo, el
justificador de todos los que aceptan a Cristo. El hombre se vendió a [68]
Satanás, pero Jesús volvió a comprar a la especie humana...
Vosotros no os pertenecéis. Jesús os ha comprado con su sangre.
No sepultéis vuestros talentos en la tierra. Usadlos para él. Sea cual
fuere la ocupación en que estéis empeñados, llevad con vosotros a
Cristo. Si encontráis que estáis perdiendo vuestro amor por vuestro
Salvador, abandonad vuestra ocupación y decid: “Aquí estoy, mi Salvador; ¿qué quieres que haga?” El os recibirá con bondad y os amará
sin reservas. Perdonará abundantemente, pues es misericordioso y
paciente, y no quiere que ninguno perezca...
70
Mensajes Para los Jóvenes
Nosotros, y todo lo que tenemos, pertenece a Dios. No deberíamos considerar un sacrificio el darle el afecto de nuestro corazón.
El mismo corazón debería serle entregado como ofrenda voluntaria
(Youth’s Instructor, noviembre 8, 1900).
*****
Se requiere decisión
Es muy aventurado que nos detengamos para contemplar las
ventajas de ceder a las sugestiones de Satanás. El pecado significa
deshonra y ruina a cada alma que persiste en él; pero es de naturaleza
cegadora y engañadora y nos tentará con presentaciones lisonjeras.
Si nos aventuramos en el terreno de Satanás, no tenemos la seguridad
de protección contra su poder. En cuanto sea posible, debemos cerrar
todas las puertas por medio de las cuales el tentador pueda llegar
[69] hasta nosotros.—El Discurso Maestro de Jesucristo, 98.
Capítulo 17—La verdadera conversión
“Esparcire sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de
todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré.
Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros;
y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón
de carne”.1
Muchos que hablan a otros de la necesidad de un nuevo corazón,
no saben ellos mismos lo que estas palabras significan. En esta
frase, “un nuevo corazón”, tropiezan especialmente los jóvenes. No
saben lo que significa. Esperan que se efectúe un cambio especial
en sus sentimientos. A esto llaman conversión. Miles han tropezado,
para su ruina, en este error, no comprendiendo la expresión: “Os es
necesario nacer de nuevo”.2
No se trata de sentimientos, sino de un cambio de vida
Satanás induce a las personas a pensar que, porque han experimentado un arrobamiento de los sentimientos, están convertidas.
Pero su vida no cambia. Sus actos siguen siendo los mismos que antes. Sus vidas no muestran buen fruto. Oran frecuente y largamente,
y se refieren constantemente a los sentimientos que experimentaron
en tal o cual ocasión. Pero no viven la nueva vida. Están engañados.
Su experiencia no va más allá de los sentimientos. Edifican sobre
arena, y cuando soplan vientos adversos, su casa se derrumba.
Muchas pobres almas andan a tientas en las tinieblas, en busca
de los sentimientos que otros dicen haber experimentado. Pasan [70]
por alto el hecho de que el creyente en Cristo debe obrar su propia
salvación con temor y temblor. El pecador convicto tiene algo que
hacer. Debe arrepentirse y manifestar verdadera fe.
Cuando Cristo habla del nuevo corazón, se refiere a la mente, a
la vida, al ser entero. Experimentar un cambio de corazón es apartar
1 Ezequiel
2 Juan
36:25, 26.
3:7.
71
72
Mensajes Para los Jóvenes
los afectos del mundo y fijarlos en Cristo. Tener un nuevo corazón
es tener una mente nueva, nuevos propósitos, nuevos motivos. ¿Cuál
es la señal de un corazón nuevo? Una vida cambiada. Se produce
día tras día, hora tras hora, una muerte del orgullo y el egoísmo.
El carácter práctico de la religión genuina
Algunos incurren en un gran error al suponer que una elevada
profesión sustituye al verdadero servicio. Pero una religión que
no es práctica, no es genuina. La verdadera conversión nos hace
estrictamente honrados en nuestro trato con nuestros semejantes.
Nos hace fieles en nuestro trabajo diario. Todo seguidor sincero de
Cristo mostrará que la religión de la Biblia lo habilita para usar sus
talentos en el servicio del Maestro.
“En lo que requiere diligencia, no perezosos”.3 Estas palabras se
cumplirán en la vida de todo verdadero cristiano. Aunque vuestro
trabajo os parezca penoso, podéis ennoblecerlo por la forma en que
lo hagáis. Hacedlo como para el Señor. Hacedlo animosamente y
con dignidad celestial. Son los principios nobles de acuerdo con los
cuales se hace el trabajo, los que lo tornan totalmente acepto a la
vista del Señor. El verdadero servicio liga al más humilde de los
siervos del Señor en la tierra, con el más encumbrado de sus siervos
en las cortes celestiales...
Como hijos e hijas de Dios, los cristianos deberían esforzarse por
[71] alcanzar el elevado ideal que el Evangelio les presenta. No deberían
conformarse con nada menor que la perfección, pues Cristo dice:
“Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los
cielos es perfecto”.4
La vida santificada
Hagamos de la sagrada Palabra de Dios nuestro tema de estudio,
aplicando sus santos principios en nuestra vida. Andemos delante
de Dios con mansedumbre y humildad, corrigiendo diariamente
nuestras faltas. No separemos, por un orgullo egoísta, a nuestra alma
de Dios. No acariciéis ningún sentimiento de altiva supremacía,
3 Romanos
4 Mateo
12:11.
5:48.
La verdadera conversión
73
considerándoos mejor que los otros. “El que piensa estar firme, mire
que no caiga”.5 Hallaréis descanso y paz al someter vuestra voluntad
a la voluntad de Cristo. El amor de Cristo reinará entonces en el
corazón, poniendo las motivaciones secretas de la acción bajo el
dominio del Salvador. El aceite de la gracia de Cristo suavizará y
subyugará el genio precipitado, fácilmente irritable. La sensación
de los pecados perdonados proporcionará esa paz que desafía toda
comprensión. Habrá una seria lucha por vencer todo lo que se opone
a la perfección cristiana. Desaparecerán todas las desavenencias.
Aquel que otrora criticara a los que lo rodeaban verá que existen en
su propio carácter faltas mucho mayores.
Hay quienes prestan atención a la verdad y se convencen de que
han estado viviendo en oposición a Cristo. Se sienten condenados
y se arrepienten de sus transgresiones. Confiando en los méritos de
Cristo y poniendo por obra la verdadera fe en él, reciben el perdón
del pecado. A medida que cesan de hacer el mal y aprenden a hacer
el bien, crecen en la gracia y en el conocimiento de Dios. Ven que
tienen que hacer sacrificios para separarse del mundo, y, después de
calcular el costo, consideran todo como pérdida, con tal de ganar a [72]
Cristo. Se han alistado en el ejército de Cristo. Tienen delante una
guerra, y la emprenden animosa y alegremente, luchando contra sus
inclinaciones naturales y sus deseos egoístas y sometiendo su voluntad a la voluntad de Cristo. Buscan diariamente al Señor para que
les dé gracia para obedecerle, y son fortalecidos y ayudados. Esta
es verdadera conversión. Aquel que ha recibido un nuevo corazón,
confía en la ayuda de Cristo con humilde y agradecida dependencia. Revela en su vida el fruto de la justicia. Antes se amaba a sí
mismo. Se deleitaba en el placer mundanal. Ahora su ídolo ha sido
destronado y Dios reina supremo. Ahora odia los pecados que en
otro tiempo amaba. Sigue firme y resueltamente por la senda de la
santidad (Youth’s Instructor, septiembre 26, 1901).
*****
51
Corintios 10:12.
74
Mensajes Para los Jóvenes
Las cuerdas de Satanás
Los pesares del deber y los placeres del pecado son las cuerdas
con las cuales Satanás ata a los hombres en sus trampas. Sólo los que
prefieren morir antes que llevar a cabo un acto malo, serán hallados
[73] fieles.—Testimonios para la Iglesia 5:53.
Capítulo 18—Consejos a una hija consentida
Tienes un temible informe del año pasado, que está abierto a la
vista de la Majestad del cielo y de las miríadas de ángeles puros e
inmaculados. Pueden haber estado ocultos a los mortales tus
pensamientos y actos, tus sentimientos violentos y no santificados,
pero recuerda que los actos más triviales de tu vida están abiertos a
la vista de Dios. Tienes un registro manchado en el cielo. Allí están
anotados todos los pecados que has cometido.
Dios te mira con desaprobación, y sin embargo pareces desprovista de sentimientos; no te percatas de tu condición perdida y
arruinada. A veces sientes remordimientos pero pronto se sobrepone tu espíritu independiente y orgulloso y ahogas la voz de la
conciencia.
No eres feliz; y sin embargo imaginas que si pudieras hacer
tu voluntad sin restricciones, lo serías. ¡Pobre niña! Ocupas una
posición semejante a la de Eva en el Edén. Imaginaba ella que si
tan sólo comía del fruto del árbol que Dios le había prohibido tocar
siquiera, so pena de muerte, se exaltaría grandemente. Comió, y
perdió todas las glorias del Edén.
El dominio de la imaginación
Deberías dominar tus pensamientos. No será esto tarea fácil; no
podrás llevarlo a cabo sin un esfuerzo concienzudo y aun severo.
Sin embargo, Dios lo requiere de ti; es un deber que atañe a todo ser [74]
responsable. Eres responsable ante Dios de tus pensamientos. Si te
complaces en imaginar cosas vanas, permitiendo que tu mente se
espacie en temas impuros, eres hasta cierto grado tan culpable ante
Dios como si tus pensamientos fuesen puestos en práctica. Todo lo
que impide la acción es la falta de oportunidad.
El soñar día y noche y hacer castillos en el aire son hábitos malos
y excesivamente peligrosos. Una vez establecidos es casi imposible
romperlos y dirigir los pensamientos a temas puros, santos, elevados.
75
76
Mensajes Para los Jóvenes
Tendrás que constituirte en fiel centinela de tus ojos, oídos y sentidos
si quieres gobernar tu mente e impedir que los pensamientos vanos
y corruptos manchen tu alma. Sólo el poder de la gracia puede llevar
a cabo esta obra tan deseable. Eres débil en este sentido.
El sometimiento de las pasiones y los afectos
Te has vuelto voluntariosa, audaz y temeraria. La gracia de Dios
no tiene lugar en tu corazón. Sólo por la potencia de Dios puedes
hacerte recipiente de su gracia e instrumento de justicia. No sólo
requiere Dios que domines tus pensamientos, sino también tus pasiones y afectos. Tu salvación depende de que te gobiernes en estas
cosas. Las pasiones y los afectos son agentes poderosos. Mal aplicados, puestos en acción por motivos equivocados, mal orientados,
son poderosos para producir tu ruina y convertirte en un destrozo
miserable, sin Dios y sin esperanza.
La imaginación debe ser positiva y persistentemente gobernada
si se quiere someter las pasiones y los afectos a la razón, la conciencia y el carácter. Estás en peligro, pues te hallas a punto de
sacrificar tus intereses eternos en el altar de las pasiones. La pasión
está obteniendo el manejo positivo de tu ser entero; ¿qué clase de
[75] pasión? la baja y destructora. Si cedes a ella, amargarás la vida de
tus padres, afligirás y avergonzarás a tus hermanas, sacrificarás tu
propio carácter y perderás el derecho al cielo y a una gloriosa vida
inmortal. ¿Estás dispuesta a hacer esto? Te ruego que te detengas
donde estás. No des un paso más en tu proceder terco y desenfrenado, pues te esperan la miseria y la muerte. A menos que ejerzas
el dominio propio sobre tus pasiones y afectos, te harás de mala
fama ante todos los que te rodean y acarrearás sobre tu carácter una
desgracia que durará mientras vivas.
Eres desobediente a tus padres, descarada, desagradecida y profana. Estos rasgos miserables son los frutos de un árbol corrupto.
Eres atrevida. Te gustan los muchachos y te agrada hacerlos tema
de tu conversación. “De la abundancia del corazón habla la boca”.1 Los hábitos han llegado a ser poderosos hasta dominarte y has
aprendido a engañar para llevar a cabo tus propósitos y realizar tus
[76] deseos.—Testimonios para la Iglesia 2:560-562.
1 Mateo
12:34.
Capítulo 19—La fortaleza de carácter obtenida por
la lucha
Los primeros treinta años de la vida de Cristo transcurrieron en
la oscura aldea de Nazaret. La maldad de los habitantes de esta aldea
era proverbial; de aquí la pregunta de Natanael: “¿De Nazaret puede
salir algo de bueno?”1
Poco dicen los evangelistas en cuanto a la vida temprana de Cristo. Exceptuando un breve relato de su ida a Jerusalén en compañía
de sus padres, tenemos sólo la sencilla declaración: “Y el niño crecía
y se fortalecía y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre
él”.2
Cristo es nuestro ejemplo en todas las cosas. De acuerdo con la
providencia de Dios, su vida temprana transcurrió en Nazaret, donde
los habitantes eran de tal carácter, que él se encontraba continuamente expuesto a las tentaciones y necesitaba estar en guardia a fin de
permanecer puro y sin mancha entre tanto pecado y maldad. Cristo
mismo no escogió ese lugar. Su Padre celestial se lo eligió, para que
su carácter fuese probado de diversos modos. La vida temprana de
Cristo fue sometida a severas pruebas, dificultades y conflictos a fin
de que desarrollase el carácter perfecto que lo convierte en ejemplo
perfecto para los niños, los jóvenes y los adultos.
Los niños y jóvenes están frecuentemente colocados en un ambiente que no es favorable para la vida cristiana, y ceden fácilmente a [77]
las tentaciones, alegando como excusa por su conducta pecaminosa,
que el ambiente es desfavorable para ellos. Cristo escogió el retiro,
y mediante una vida industriosa, que mantenía activas sus manos,
no invitó a la tentación, sino que se mantuvo alejado de la compañía
de aquellos cuya influencia era corruptora. Cristo recorrió el camino
más desparejo que hayan de transitar alguna vez los niños y los
jóvenes. No le tocó en suerte una vida de abundancia e indolencia.
Sus padres eran pobres y dependían de su trabajo diario para ganar
1 Juan
1:46.
2:40.
2 Lucas
77
78
Mensajes Para los Jóvenes
el sustento; la vida de Cristo fue, por lo tanto, una vida de pobreza,
abnegación y privaciones. Compartió con sus padres su vida de
laboriosidad diligente.
La pureza no depende de las circunstancias
Nadie será jamás llamado a perfeccionar un carácter cristiano
bajo circunstancias más desfavorables que las que rodearon a nuestro
Salvador. El hecho de que Cristo viviera treinta años en Nazaret,
lugar del cual muchos consideraban una maravilla que saliese algo
bueno, es un reproche para los jóvenes que piensan que su carácter
religioso debe conformarse a las circunstancias. Si el ambiente de los
jóvenes es desagradable y positivamente malo, muchos hacen de esto
una excusa para no perfeccionar un carácter cristiano. El ejemplo de
Cristo sería un reproche para la idea de que sus seguidores han de
depender del lugar, la fortuna o la prosperidad para vivir vidas sin
culpa. Cristo les enseñaría que su fidelidad haría honorable cualquier
puesto, por humilde que sea, al cual los haya llamado la providencia
de Dios.
La vida de Cristo tuvo por objeto mostrar que la pureza, la estabilidad y la firmeza de principios no dependen de una vida libre
[78] de dificultades, pobreza y adversidad. Cristo soportó sin murmurar
las pruebas y privaciones de que se quejan muchos jóvenes. Y esta
disciplina es la experiencia que necesitan los jóvenes, la que dará firmeza a sus caracteres y los hará como Cristo, fuertes en espíritu para
resistir la tentación. Si se separan de la influencia de aquellos que
los harían descarriar y corromperían su moral, no serán vencidos por
los ardides de Satanás. Orando diariamente a Dios, recibirán de él
sabiduría y gracia para soportar el conflicto y las severas realidades
de la vida y salir victoriosos. Sólo se puede conservar la fidelidad
y la serenidad de la mente mediante la vigilancia y la oración. La
vida de Cristo fue un ejemplo de energía perseverante que no se dejó
debilitar por el vituperio, el ridículo, la privación o las dificultades.
Lo mismo debería ocurrir con los jóvenes. Si aumentan para
ellos las pruebas, deben saber que Dios está probando su fidelidad.
Y en el mismo grado en que mantienen la integridad de carácter bajo
circunstancias desalentadoras, aumentarán su fuerza, estabilidad y
La fortaleza de carácter obtenida por la lucha
79
poder para resistir, y se fortalecerán en espíritu (Youth’s Instructor,
marzo de 1872).
*****
La muerte antes que la deshonra
Escoged las pobreza, el vituperio, la separación de los amigos, o
cualquier sufrimiento, antes que manchar el alma con el pecado. La
muerte, antes que la deshonra o la transgresión de la ley de Dios: éste
debería ser el lema de todo cristiano.—Testimonios para la Iglesia
[79]
5:147.
Capítulo 20—Cómo resistir la tentación
Los que son participantes de la naturaleza divina, no cederán a la
tentación. El enemigo está trabajando con todo su poder para vencer
a los que se esfuerzan por vivir la vida cristiana. Con la esperanza
de que cedan, los tienta. Así espera desanimarlos. Pero aquellos
que han asentado firmemente sus pies en la Roca de los siglos, no
cederán a sus estratagemas. Recordarán que Dios es su Padre y
Cristo su Ayudador. El Salvador vino a nuestro mundo a traer fuerza
a cada alma tentada y probada para que venza, así como él venció.
Yo conozco el poder de la tentación; yo conozco los peligros que
yacen en el camino; pero sé también que hay provisión de fuerza
suficiente para cada momento de necesidad, para aquellos que están
luchando contra la tentación.
Hay que esquivar las tentaciones innecesarias
“Mas fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que
podéis resistir; sino que dará también juntamente con la tentación la
salida, para que podáis soportar”.1 Y también a nosotros nos toca
una parte que realizar. No nos hemos de colocar innecesariamente
en el camino de la tentación. Dios dice: “Salid de en medio de ellos,
y apartaos..., y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré, y seré para
vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas”.2 ¿Cómo
[80] podemos esperar que Dios nos guarde de caer, si por la asociación
con los mundanos en busca de placer, por nuestra conformidad
con prácticas mundanas, por la unión de nuestros intereses con los
incrédulos, colocamos nuestros pies en la senda de la tentación y el
pecado?
Manteneos alejados de las influencias corruptoras del mundo.
No vayáis espontáneamente a lugares donde las fuerzas del enemigo
se hallan poderosamente atrincheradas.
11
22
Corintios 10:13.
Corintios 6:17, 18.
80
Cómo resistir la tentación
81
No vayáis adonde vais a ser tentados y descarriados. Pero si
tenéis un mensaje para los incrédulos, y si vivís tan cerca de Dios
que podéis hablarles una palabra a tiempo, podéis hacer una obra
que los ayudará y honrará a Dios. “No ruego—dijo Jesús—que
los quites del mundo, sino que los guardes del mal”.3 (Review and
Herald, abril 14, 1904).
*****
El deber antes que la inclinación
Cuando los jóvenes intenten romper con el dominio de Satanás,
él redoblará sus tentaciones. Sacando ventaja de la ignorancia y la
inexperiencia de ellos, intenta oscurecer la distinción entre el bien y
el mal. Se transforma en un ángel de luz, y con engañosas promesas
de placer los induce a entrar en su sendero prohibido. Si los jóvenes
han formado el hábito de seguir la inclinación antes que el deber,
hallarán difícil resistir la tentación. No ven el peligro de entregarse,
aunque sea una sola vez, a los placeres prohibidos. Las sugestiones
de Satanás despertarán todo vestigio de depravación que haya en el
[81]
corazón (The Signs of the Times, enero 19, 1882).
3 Juan
17:15.
Capítulo 21—La falacia del pecado
Nada es más traicionero que la falacia del pecado. Es el dios de
este mundo que engaña, ciega y conduce a la destrucción. Satanás
no expone todas sus tentaciones a la vez. Las disfraza con una
máscara de bien. Mezcla con diversiones y extravagancias algunas
pequeñas ventajas, y las almas engañadas dan como excusa que
el tener parte en ellas reporta un gran bien. Esta es sólo la parte
engañosa. Son las artes infernales de Satanás enmascaradas. Las
almas engañadas dan un paso y se preparan para el siguiente. Es
mucho más placentero seguir las inclinaciones del corazón que estar
a la defensiva y resistir la primera insinuación del astuto enemigo, y
así impedir sus intrusiones.
Oh, ¡cómo acecha Satanás para ver cuán fácilmente se toma su
carnada, y para ver a las almas andar precisamente en la senda que él
ha preparado! El no quiere que abandonen la apariencia de oración y
prácticas religiosas, pues así puede hacerlos más útiles en su servicio.
Une su sofistería y sus trampas engañosas con la experiencia y la
profesión de fe de ellos, y así hace progresar maravillosamente su
causa.
El examen de si mismo
Existe la necesidad de examinarse íntimamente y de preguntarse
a la luz de la Palabra de Dios: ¿Soy íntegro o corrupto de corazón?
¿Estoy renovado en Cristo o soy todavía carnal de corazón, cubierto
[82] sólo exteriormente con un vestido nuevo? Acercaos al tribunal de
Dios y observad, como a la luz de Dios, si hay algún pecado secreto,
alguna iniquidad, algún ídolo que no hayáis sacrificado. Orad, sí,
orad como nunca antes para que no seáis engañados por los ardides
de Satanás; para que no os entreguéis a un espíritu descuidado,
indiferente, vano, y prestéis atención a los deberes religiosos para
acallar vuestra propia conciencia...
82
La falacia del pecado
83
Uno de los pecados que constituyen una de las señales de los
últimos días es que los cristianos profesos son amadores de los placeres más que de Dios. Tratad sinceramente con vuestras propias
almas. Investigad cuidadosamente. Cuán pocos, después de un examen fiel, pueden levantar la vista al cielo y decir: “No soy uno de
los así descritos. No soy un amador del placer más que de Dios”.
Cuán pocos pueden decir: “Estoy muerto para el mundo; la vida que
ahora vivo es por la fe del Hijo de Dios. Mi vida está escondida con
Cristo en Dios, y cuando Aquel que es mi vida aparezca, yo también
apareceré con él en gloria”.
¡El amor y la gracia de Dios! ¡Oh preciosa gracia más valiosa
que el oro fino! Eleva y ennoblece el espíritu por encima de todos
los demás principios. Coloca el corazón y los afectos en el cielo.
Mientras los que nos rodean se ocupan en vanidades mundanas,
placeres y frivolidades, nuestra conversación está en el cielo, de
donde esperamos al Salvador; el alma se dirige a Dios para obtener
perdón y paz, justicia y verdadera santidad. El trato con Dios y
la contemplación de las cosas de arriba transforman el alma a la
[83]
semejanza de Cristo (Review and Herald, mayo 11, 1886).
Capítulo 22—Una advertencia contra el
escepticismo
Siento la más intensa angustia por nuestra juventud. Os amonesto, como quien conoce el peligro, que no os dejéis entrampar por
Satanás, por medio del pequeño conocimiento científico que podáis
haber adquirido. Es mejor tener un corazón puro y humilde que toda
la ciencia que podéis obtener sin el temor del Señor.
Es probable que los jóvenes de hoy encuentren escépticos e
incrédulos dondequiera que vayan, por lo cual, ¡cuán necesario es
que vayan equipados de modo que puedan dar razón de su esperanza
con mansedumbre y temor! Tomás Paine ha pasado al sepulcro, pero
sus obras viven para maldecir al mundo y aquellos que dudan de la
verdad de la Palabra de Dios colocarán estas producciones incrédulas
en manos de los jóvenes inexpertos para llenar sus corazones de
la atmósfera ponzoñosa de la duda. El espíritu de Satanás obra
mediante los hombres impíos, para llevar a cabo sus ardides para la
ruina de las almas.
El peligro de la relación con los escépticos
Vivimos en una época de disipación, y los hombres y los jóvenes son atrevidos en el pecado. A menos que nuestra juventud sea
guardada en santidad, y fortificada por principios firmes, y ejerza un
mayor cuidado en la elección de sus compañeros y de publicaciones
[84] que nutren su mente, será expuesta a una sociedad cuyas normas
son tan corrompidas como fueron las de los habitantes de Sodoma.
La apariencia de las personas del mundo puede ser muy atrayente,
pero si éstas continuamente sugieren dudas en cuanto a la Biblia,
son compañeras peligrosas, pues tratarán constantemente de minar
los cimientos de vuestra fe, de corromper la escrupulosidad de la
religión antigua, evangélica.
Los jóvenes se relacionan a menudo con personas de tendencias
escépticas, y sus padres ignoran el hecho hasta que se consuma la
84
Una advertencia contra el escepticismo
85
terrible obra del mal y los jóvenes quedan arruinados. Se debería
instruir diligentemente a los jóvenes para que no sean engañados en
cuanto al verdadero carácter de tales personas, y no formen amistades
con ellas, ni escuchen sus palabras de sarcasmo y sofistería. A menos
que nuestros jóvenes tengan valor moral para cortar la relación con
esas personas cuando descubran su incredulidad, serán entrampados
y pensarán y hablarán como tales amistades lo hacen, expresándose
con liviandad sobre la religión y la fe de la Biblia.
La confianza propia y la ceguera
Si pudiesen ser abiertos los ojos de los jóvenes engañados, verían
ellos la mirada maliciosa y de triunfo con que Satanás contempla su
éxito en arruinar a las almas. Trata, por todo medio concebible, de
adaptar sus tentaciones a las distintas disposiciones y circunstancias
de aquellos a quienes desea enredar. Ensayará todo ardid, y si los
que son objeto de estas tentaciones no buscan a Dios, serán cegados
para no ver sus engaños, y se sentirán confiados en sí mismos,
autosuficientes, ignorando su condición y su peligro. Pronto llegarán
[85]
a despreciar la fe entregada una vez a los santos.
Hablo a los jóvenes como persona que sabe, a quien el Señor ha
puesto de manifiesto los peligros que acompañan la senda por donde
van. La confianza en vosotros mismos os conducirá a la trampa del
enemigo. Los jóvenes no piden consejo a Dios ni lo hacen su refugio
y fortaleza. Entran en sociedad con plena seguridad, confiados en que
son enteramente capaces de escoger lo bueno y de comprender los
misterios divinos por sus facultades de raciocinio, como si pudiesen
descubrir la verdad por sí mismos.
Tememos más por los que confían en sí mismos que por cualquiera de los otros, pues serán atrapados ciertamente en la red tendida
por el gran adversario de Dios y del hombre. Alguna persona elegida
como amigo familiar y que ha sido manchada con la corrupción de
la duda, instilará su levadura de incredulidad en las mentes de esta
clase. Conquistará su atención adulándolos ampliamente por su talento, por su superioridad intelectual, incitándolos a ambicionar una
elevada posición, y la atrofia moral se manifestará en ellos. Los que
se exaltan en su propia opinión, despreciarán la sangre del Sacrificio
Expiatorio y contrariarán al Espíritu de gracia.
86
Mensajes Para los Jóvenes
Quizá sean los hijos de padres observadores del sábado, que
han tenido gran luz que han sido objeto de la más tierna solicitud,
los que dejen una herencia vergonzosa, los que siembren viento y
recojan torbellino. En el juicio, los nombres de los que han pecado a
despecho de una gran luz, se hallarán escritos con los de los que estén
condenados a estar separados de la presencia del Señor y de la gloria
de su poder. Se perderán y serán contados entre los despreciadores
de la gracia de Cristo.
Preferiría ver a mis hijos en el sepulcro, antes que verlos tomar el
[86] camino que conduce a la muerte. El hecho terrible de que yo hubiera
alimentado hijos para que pelearan contra el Dios del cielo, para que
engrosaran las filas de los apóstatas en los últimos días, para que
marcharan bajo la negra bandera de Satanás, sería ciertamente para
mí un pensamiento horroroso.
Se necesita valor moral
Nuestros jóvenes hallarán tentaciones por todas partes, y deben
ser educados de tal modo que dependan de un poder y una enseñanza superiores a los que pueden dar los mortales. Por todas partes
hay despreciadores de nuestro Señor que habitualmente arrojan su
menosprecio contra el cristianismo. Lo llaman juguete de niños
inventado para embaucar la credulidad de los ignorantes.
Los que no tienen poder moral, no pueden defender la verdad;
no tienen valor para decir: “A menos que cese esta conversación, no
puedo permanecer en su presencia. Jesús, el Redentor del mundo,
es mi Salvador; en él se concentra mi esperanza de vida eterna”.
Pero es exactamente el modo de hacerlos callar. Si argüís con ellos,
tendrán argumentos para haceros frente y nada de lo que digáis
los conmoverá, pero si vivís para Cristo, si sois firmes en vuestra
fidelidad al Dios del cielo, haréis por ellos lo que los argumentos
no pueden hacer y por el poder de la piedad los convenceréis de la
falacia de sus doctrinas.
No hay espectáculo más triste que el que dan los que han sido
comprados por la sangre de Cristo, los que han sido dotados de
talentos con los cuales glorificar a Dios, al burlarse de los mensajes
que generosamente les han sido enviados en el Evangelio, al negar
la divinidad de Cristo, y al confiar en su razonamiento finito y en
Una advertencia contra el escepticismo
87
argumentos que no tienen fundamento. Cuando sean puestos a prueba por la aflicción, cuando se vean cara a cara con la muerte, todas [87]
estas falacias que han acariciado se desvanecerán como la escarcha
se derrite al sol.
¡Cuán terrible es estar junto al ataúd de quien ha rechazado los
llamamientos de la misericordia divina! ¡Cuán terrible es decir: He
aquí una vida perdida. Aquí está quien pudo haber alcanzado la más
elevada norma y obtenido la vida inmortal, pero entregó su vida a
Satanás, llegó a enredarse en las vanas filosofías de los hombres y fue
juguete del maligno! La esperanza del cristiano es como ancla para
el alma, segura y persistente, y entra hasta dentro del velo adonde
ha entrado por nosotros Cristo, el precursor. Tendremos que hacer
una obra individual en preparación para los grandes acontecimientos
que nos esperan.
La tempestad se avecina
Los jóvenes deberían buscar más fervientemente a Dios. La
tempestad se avecina y debemos prepararnos para afrontar su furia
mediante el arrepentimiento para con Dios y la fe en nuestro Señor Jesucristo. El Señor se levantará para sacudir terriblemente la
tierra. Veremos desgracias por todas partes. Miles de barcos serán
arrojados a las profundidades del mar. Armadas enteras se hundirán, y las vidas humanas serán sacrificadas por millones. Estallarán
incendios inesperadamente y no habrá esfuerzo humano capaz de
extinguirlos. Los palacios de la tierra serán arrasados por la furia de
las llamas. Serán cada vez más frecuentes los desastres ferroviarios;
en las grandes vías de tránsito habrá confusión, choques y muerte
sin la advertencia de un momento. El fin está cerca, el tiempo de
gracia termina. ¡Oh, busquemos a Dios mientras puede ser hallado,
llamémosle en tanto que está cercano! El profeta dice: “Buscad a
Jehová todos los humildes de la tierra, que pusisteis en obra su juicio; [88]
buscad justicia, buscad mansedumbre; quizás seréis guardados en el
día del enojo de Jehová”1 (The Signs of the Times, abril 21, 1890).
1 Sofonías
2:3.
88
Mensajes Para los Jóvenes
La dependencia diaria de Dios
Cuando os levantáis por la mañana, ¿sentís vuestra impotencia y
vuestra necesidad de fuerza divina? ¿Y dais a conocer humildemente, de todo corazón, vuestras necesidades a vuestro Padre celestial?
En tal caso, los ángeles notan vuestras oraciones, y si éstas no han
salido de labios fingidores, cuando estéis en peligro de pecar inconscientemente y de ejercer una influencia que induciría a otros
a hacer el mal, vuestro ángel custodio estará a vuestro lado, para
induciros a seguir una conducta mejor, escoger las palabras que habéis de pronunciar, y para influir en vuestras acciones.—Joyas de
[89] los Testimonios 1:347, 348.
Capítulo 23—Un punto débil
Podremos jactarnos de estar libres de muchas faltas de las que
otros son culpables, pero aunque tengamos algunos puntos fuertes
en nuestro carácter y tan sólo un punto débil, hay comunión entre el
pecado y el alma. El corazón se halla dividido en su servicio, y dice:
“Algo consagro al yo y algo a Dios”. El hijo de Dios debe buscar el
pecado que ha acariciado y que ha practicado y permitir que Dios lo
desaloje de su corazón. Debe vencer ese pecado, pues no es asunto
trivial a la vista de Dios.
Alguien dice: “No soy nada suspicaz, pero cuando soy provocado
digo cosas hirientes, aunque después siempre lamento el haberme
airado”. Otro dice: “Tengo esta o aquella falta, pero detesto tal o
cual ruindad manifestada por cierta persona de mi relación”. El
Señor no nos ha dado una lista graduada de pecados de modo que
consideremos a algunos de poca consecuencia y digamos que harán
poco daño, mientras que otros sean de mayor magnitud y causen
mayor perjuicio.
Ninguna cadena es más fuerte que su eslabón más débil. Podemos considerar cierta cadena como buena en conjunto, pero si
un eslabón es débil, no se puede tener confianza en ella. La tarea
de vencer debe ser el tema de estudio de cada alma que entre en
el reino de Dios. No debe ser pronunciada la palabra impaciente
que palpita en vuestros labios. Debe ser apartado el pensamiento
de que vuestro carácter no es debidamente estimado, pues debilita
vuestra influencia y produce como seguro resultado la disminución [90]
de la estima en que otros os tienen. Deberíais vencer la idea de que
sois mártires, y asiros de la promesa de Cristo que dice: “Bástate mi
gracia”1 (Review and Herald, agosto 1, 1893).
12
Corintios 12:9.
89
90
Mensajes Para los Jóvenes
El dominio del pensamiento
Deberíais manteneros alejados del terreno encantado de Satanás
y no permitir que vuestras mentes sean apartadas de la fidelidad a
Dios. Mediante Cristo podréis y debéis ser felices, y adquirir hábitos
de dominio propio. Hasta vuestros pensamientos deben ser sometidos a la voluntad de Dios, y vuestros sentimientos al dominio de
la razón y la religión. No os fue dada la imaginación para que se
le permitiera correr tumultuosamente y salir con la suya, sin hacer
ningún esfuerzo por refrenarla o disciplinarla. Si los pensamientos
son malos, los sentimientos serán malos; y los pensamientos y sentimientos combinados forman el carácter moral. Cuando llegáis a la
conclusión de que no se requiere de vosotros como cristianos que
refrenéis vuestros pensamientos y sentimientos, os ponéis bajo la
influencia de los ángeles malos e invitáis su presencia y su control.
Si cedéis a vuestras impresiones, y permitís que vuestros pensamientos vayan por un camino de suspicacia, duda y descontento,
os contaréis entre los más desgraciados de los mortales, y vuestras
[91] vidas resultarán un fracaso.—Testimonios para la Iglesia 5:310.
Sección 3—La vida victoriosa progresiva
[92]
Nada es aparentemente más impotente, y sin embargo más
realmente invencible, que el alma que siente que no es nada y
confía totalmente en los méritos del Salvador. Dios enviaría todos
los ángeles del cielo para ayudar a un alma tal, antes de permitir
que fuera vencida.—Testimonios para la Iglesia 7:17.
[93]
Capítulo 24—Hacia adelante y hacia arriba
Desearia poder describir la belleza de la vida cristiana. Empezando en la mañana de la vida, gobernado por las leyes de la naturaleza
y de Dios, el cristiano avanza progresivamente hacia adelante y hacia
arriba, acercándose cada día más a su hogar celestial, donde lo espera una corona de vida, y un nombre nuevo, “el cual ninguno conoce
sino aquel que lo recibe”.1 Crece constantemente en felicidad, en
santidad, en utilidad. El progreso de cada año excede al del año
anterior.
Dios ha dado a los jóvenes una escalera que han de ascender; una
escalera que llega de la tierra al cielo. Dios está por encima de esa
escalera, y los rayos de su gloria iluminan cada peldaño. Observa
a los que van subiendo, listo para enviar ayuda cuando la mano
afloja y el paso vacila. Sí, decidlo con palabras llenas de ánimo, que
ninguno de los que suben perseverantemente por esa escalera dejará
de obtener entrada en la ciudad celestial.
Satanás presenta muchas tentaciones a los jóvenes. Juega el partido de la vida para obtener sus almas, y no dejará de probar un solo
medio para engañarlos y arruinarlos. Pero Dios no los deja luchar sin
ayuda contra el tentador. Tienen ellos un Ayudador todopoderoso.
Mucho más fuerte que su enemigo es Aquel que en este mundo,
[94] y en forma humana, hizo frente y venció a Satanás, resistiendo toda
tentación que hoy día sobreviene a los jóvenes. El es su Hermano
Mayor. Siente hacia ellos profundo y tierno interés. Los vigila constantemente, y se regocija cuando tratan de agradarle. Cuando oran,
él mezcla con sus oraciones el incienso de su justicia, y las ofrece
a Dios como sacrificio fragante. En su fuerza pueden los jóvenes
soportar la dureza como buenos soldados de la cruz. Fortalecidos
con su poder, son hechos aptos para alcanzar los elevados ideales
que tienen delante. El sacrificio hecho en el Calvario es la prenda de
su victoria.
1 Apocalipsis
2:17.
92
Hacia adelante y hacia arriba
93
Dios no es irrazonable
La iglesia de Dios está compuesta de vasos grandes y pequeños.
El Señor no pide nada que sea irrazonable. No espera que los vasos
más pequeños tengan la capacidad de los más grandes. Espera retribución de acuerdo con lo que el hombre tiene, y no de acuerdo con
lo que no tiene. Haced lo mejor que podáis, y Dios aceptará vuestros
esfuerzos. Emprended el cumplimiento del deber que tengáis más a
mano y llevadlo a cabo con fidelidad, y vuestro trabajo será completamente aceptable para el Maestro. No paséis por alto las tareas más
pequeñas que os esperan, en vuestro deseo de hacer algo grande.
Guardaos de descuidar la oración secreta y el estudio de la Palabra de Dios. Estas son vuestras armas contra aquel que se esfuerza
por obstaculizar vuestro progreso hacia el cielo. El primer descuido
de la oración y del estudio de la Biblia hace más fácil el segundo.
La primera resistencia a los ruegos del Espíritu prepara el camino
para la segunda. De este modo se endurece el corazón y se hace
insensible la conciencia.
Por otra parte, cada resistencia a la tentación hace más fácil la
resistencia. Cada negación de sí mismo hace más fácil la abnegación. [95]
Cada victoria ganada prepara el camino para una nueva victoria.
Cada resistencia a la tentación, cada acto de abnegación, cada triunfo
sobre el pecado, constituye una semilla sembrada para vida eterna.
Cada acto altruista da nueva fuerza a la espiritualidad. Nadie puede
tratar de parecerse a Cristo sin hacerse noble y fiel.
Desarrollad la confianza
El Señor reconocerá todo esfuerzo que hagáis para alcanzar el
ideal que él tiene para vosotros. Cuando fracaséis, cuando por traición seáis inducidos a pecar, no os sintáis imposibilitados para orar,
no os sintáis indignos de presentaros ante el Señor. “Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado,
abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo”.2 El espera
con brazos extendidos para dar la bienvenida al hijo pródigo. Id a él
y contadle vuestros errores y fracasos. Pedidle que os fortifique para
21
Juan 2:1.
94
Mensajes Para los Jóvenes
un renovado esfuerzo. Nunca os chasqueará, nunca burlará vuestra
confianza.
Tendréis pruebas. De ese modo pule el Señor la tosquedad de
vuestro carácter. No murmuréis. Con vuestras quejas hacéis más
dura la prueba. Honrad a Dios con una sumisión alegre. Soportad
pacientemente la presión. Aunque seáis perjudicados, mantened el
amor de Dios en el corazón. “Guarda tu lengua del mal, y tus labios
de hablar engaño. Apártate del mal, y haz el bien; busca la paz, y
síguela. Los ojos de Jehová están sobre los justos, y atentos sus
oídos al clamor de ellos”.3
“Guardaos de dar pasos desesperados; el día más oscuro habrá
pasado si esperáis hasta mañana”. “En quietud y en confianza será
vuestra fortaleza”.4 Cristo conoce la fuerza de vuestras tentaciones
[96] y de vuestro poder para resistir. Su mano está siempre tendida con
compasiva ternura hacia cada criatura que sufre. Dice a los tentados
y desanimados: Hijo por quien he sufrido y muerto, ¿no puedes tener
confianza en mí? “Como tus días serán tus fuerzas”.5
“Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él; y él hará”.6 El
será para vosotros como la sombra de una gran roca en una región
desierta. Dice: “Venid a mí..., que yo os haré descansar”,7 con el
descanso que el mundo no puede dar ni quitar.
No se puede describir con palabras el gozo y la paz de aquel
que acepta al pie de la letra lo que Dios dice. Las pruebas no lo
perturban, los desaires no le afectan. Ha crucificado el yo. Día tras
día pueden hacerse sus deberes más abrumadores, sus tentaciones
más fuertes, sus pruebas más severas; pero no vacila, pues recibe
fuerza igual a su necesidad (Youth’s Instructor, junio 26, 1902).
*****
El costo de la victoria
Cristo sacrificó todo por el hombre, a fin de hacerle posible
conquistar el cielo. Ahora le toca al hombre caído mostrar lo que
3 Salmos
34:13-15.
30:15.
5 Deuteronomio 33:25.
6 Salmos 37:5.
7 Mateo 11:28.
4 Isaías
Hacia adelante y hacia arriba
95
sacrificará de su parte, por causa de Cristo, para alcanzar la gloria
inmortal. Los que tienen exacta noción de la magnitud de la salvación y de su costo, jamás murmurarán porque tengan que sembrar
con lágrimas, y porque el conflicto y la abnegación sean la suerte
del cristiano en esta vida (The Signs of the Times, marzo 4, 1880). [97]
Capítulo 25—El perfeccionamiento del carácter
Cristo no nos ha dado la seguridad de que sea asunto fácil lograr
la perfección del carácter. Un carácter noble, completo, no se hereda.
No lo recibimos accidentalmente. Un carácter noble se obtiene mediante esfuerzos individuales, realizados por los méritos y la gracia
de Cristo. Dios da los talentos, las facultades mentales; nosotros
formamos el carácter. Lo desarrollamos sosteniendo rudas y severas
batallas contra el yo. Hay que sostener conflicto tras conflicto contra
las tendencias hereditarias. Tendremos que criticarnos a nosotros
mismos severamente, y no permitir que quede sin corregir un solo
rasgo desfavorable.
Nadie diga: No puedo remediar mis defectos de carácter. Si
llegáis a esta conclusión, dejaréis ciertamente de obtener la vida
eterna. La imposibilidad reside en vuestra propia voluntad. Si no
queréis, no podéis vencer. La verdadera dificultad proviene de la
corrupción de un corazón no santificado y de la falta de voluntad
para someterse al gobierno de Dios.
Proponeos un blanco elevado
Muchos a quienes Dios ha calificado para hacer un excelente
trabajo, realizan muy poco porque intentan poco. Miles pasan por la
vida como si no tuvieran objeto definido por el cual vivir, ni norma
que alcanzar. Los tales recibirán una recompensa proporcionada a
[98] sus obras.
Recordad que nunca alcanzaréis una norma más elevada que
la que vosotros mismos os fijéis. Fijaos, pues, un blanco alto y
ascended todo el largo de la escalera del progreso paso a paso,
aunque represente penoso esfuerzo, abnegación y sacrificio. Que
nada os estorbe. El destino no ha tejido sus redes alrededor de ningún
ser humano tan firmemente que éste tenga que permanecer impotente
y en la incertidumbre. Las circunstancias adversas deberían crear
una firme determinación de vencerlas. El quebrantar una barrera
96
El perfeccionamiento del carácter
97
dará mayor habilidad y valor para seguir adelante. Avanzad con
determinación en la debida dirección, y las circunstancias serán
vuestros ayudadores, no vuestros obstáculos.
Cultivad todas las gracias del carácter
Para gloria del Maestro, ambicionad cultivar todas las gracias
del carácter. Debéis agradar a Dios en todos los aspectos de la
formación de vuestro carácter. Podéis hacerlo, pues Enoc agradó al
Señor aunque vivía en una época degenerada. Y en nuestros días
también hay Enocs.
Permaneced firmes como Daniel, el fiel hombre de estado a
quien ninguna tentación pudo corromper. No chasqueéis a Aquel
que os amó de tal manera que dio su propia vida para expiar vuestros
pecados. “Separados de mí nada podéis hacer”,1 dice. Recordad esto.
Si habéis cometido errores, ganáis ciertamente una victoria si los veis
y los consideráis señales de advertencia. De ese modo transformáis
la derrota en victoria, chasqueando al enemigo y honrando a vuestro
Redentor.
Un carácter formado a la semejanza divina es el único tesoro que
podemos llevar de este mundo al venidero. Los que en este mundo
andan de acuerdo con las instrucciones de Cristo, llevarán consigo
a las mansiones celestiales toda adquisición divina. Y en el cielo [99]
mejoraremos continuamente. Cuán importante es, pues, el desarrollo
del carácter en esta vida.
Sus mandatos son habilitaciones
Los seres celestiales obrarán con el agente humano que con
determinada fe busque esa perfección de carácter que alcanzará la
perfección en la acción. Cristo dice a cada uno de los que se ocupan
en su obra: Estoy a tu mano derecha para ayudarte.
Cuando la voluntad del hombre coopera con la voluntad de Dios,
llega a ser omnipotente. Cualquier cosa que debe hacerse por orden
suya, puede llevarse a cabo con su fuerza. Todos sus mandatos son
habilitaciones.—Palabras de Vida del Gran Maestro, 310-312.
1 Juan
15:5.
98
Mensajes Para los Jóvenes
*****
Nuestra constante dependencia
Los que dejan de sentir que dependen constantemente de Dios,
serán vencidos por la tentación. Podemos suponer ahora que nuestros
pies están seguros y que nunca seremos conmovidos. Podemos decir
con confianza: “Yo sé a quién he creído; nada quebrantará mi fe
en Dios y su Palabra”. Pero Satanás está proyectando aprovecharse
de nuestras características heredadas y cultivadas, y cegar nuestros
ojos acerca de nuestras propias necesidades y defectos. Únicamente
comprendiendo nuestra propia debilidad, y mirando fijamente a
Jesús, podemos estar seguros.—El Deseado de Todas las Gentes,
[100] 333.
Capítulo 26—La batalla de la fe
Muchos de los jóvenes no tienen un principio fijo para servir a
Dios. Se rinden bajo cada nube, y no tienen poder de resistencia. No
crecen en gracia. Aparentan guardar los mandamientos de Dios, pero
no están sometidos a la ley de Dios, y ciertamente no pueden estarlo.
Sus corazones carnales deben cambiar. Deben ver belleza en la
santidad: entonces suspirarán por ella como el cervatillo suspira por
los manantiales de agua; entonces amarán a Dios y su ley; entonces
será liviano el yugo de Cristo y ligera su carga.
Si el Señor ha ordenado vuestros pasos, queridos jóvenes, no
debéis esperar que vuestro camino sea siempre de paz y prosperidad
exteriores. El camino que lleva al día eterno no es el más fácil de
recorrer, y a veces parecerá oscuro y espinoso. Pero tenéis la seguridad de que los brazos eternos de Dios os rodearán para protegeros
del mal. El quiere que tengáis ferviente fe en él, y que aprendáis a
confiar en él tanto en la sombra como a la luz del sol.
Fe viviente
La fe debe morar en el seguidor de Cristo, porque sin esto es
imposible agradar a Dios. La fe es la mano que se ase de la ayuda
infinita; es el medio por el cual el corazón renovado late al unísono
con el corazón de Cristo. Con frecuencia, el águila que se esfuerza
por llegar a su nido es arrojada por la tempestad a los estrechos
desfiladeros de las montañas. Las nubes, en masas oscuras, airadas,
se interponen entre ella y las asoleadas alturas donde ha fijado su [101]
nido. Por un momento parece aturdida, y se precipita de aquí para
allá batiendo sus fuertes alas como si quisiese hacer retroceder las
densas nubes. Con su grito salvaje, en sus vanos esfuerzos por encontrar la salida de la prisión, despierta las palomas de las montañas.
Por fin se lanza hacia arriba para atravesar la oscuridad, y da un
chillido agudo de triunfo al surgir de ella un momento después y ver
la serena luz del sol. Han quedado por debajo de ella la tempestad y
99
100
Mensajes Para los Jóvenes
la oscuridad, y la luz del cielo brilla a su alrededor. Llega a su amado
hogar en el alto despeñadero, y se siente satisfecha. Atravesando la
oscuridad, llegó a la luz. Le costó un esfuerzo hacerlo, pero ha sido
recompensado logrando el objeto que buscaba.
Es éste el único proceder que podemos seguir como cristianos.
Debemos ejercer esa fe viva que penetra en las nubes que, como
espeso muro, nos separan de la luz del cielo. Tenemos que alcanzar
las alturas de la fe donde todo es paz y gozo en el Espíritu Santo.
Un conflicto que dura toda la vida
¿Habéis observado alguna vez un halcón que persigue a una
tímida paloma? El instinto ha enseñado a la paloma que, para que el
halcón agarre su presa, debe volar por encima de su víctima. Por eso
se eleva cada vez más en la bóveda celeste, perseguida siempre por
el halcón, que quiere sacarle ventaja. Pero en vano. La paloma está
segura mientras no permite que nada la detenga en su vuelo, o la haga
ir hacia la tierra; pero si vacila una vez y vuela más bajo, su vigilante
enemigo se arrojará sobre ella y la agarrará. Repetidas veces hemos
observado esta escena con interés palpitante, simpatizando con la
palomita. ¡Qué tristeza habríamos sentido al verla caer víctima del
[102] cruel halcón!
Nos espera un conflicto, conflicto de toda la vida, con Satanás y
sus seductoras tentaciones. El enemigo usará todo argumento, todo
engaño para enredar al alma; y debemos hacer esfuerzos fervientes,
perseverantes, para ganar la corona de la vida. No debemos deponer la armadura ni dejar el campo de batalla hasta que hayamos
ganado la victoria y podamos triunfar en nuestro Redentor. Mientras
tengamos la mirada fija en el Autor y Consumador de nuestra fe,
estaremos seguros. Pero debemos colocar nuestros afectos en las
cosas de arriba, no en las de la tierra. Por medio de la fe debemos
elevarnos cada vez más en la adquisición de las gracias de Cristo.
Contemplando diariamente sus incomparables encantos, debemos
crecer más y más a la semejanza de su imagen gloriosa. Mientras
vivamos así en comunión con el cielo, Satanás nos tenderá en vano
[103] sus redes (Youth’s Instructor, mayo 12, 1898).
Capítulo 27—Apropiaos de la victoria
Escasa idea tenemos de la fuerza que adquiriríamos si nos pusiéramos en contacto con la fuente de toda fuerza. Caemos repetidamente en el pecado, y creemos que deberá ser siempre así. Nos
aferramos a nuestras debilidades como si fueran algo de lo cual debemos estar orgullosos. Cristo nos dice que debemos poner nuestro
rostro como pedernal si queremos vencer. El llevó nuestros pecados
sobre su cuerpo en un madero; y por el poder que nos ha dado,
podemos resistir al mundo, a la carne y al demonio. No hablemos,
pues, de nuestra debilidad y falta de eficiencia, sino de Cristo y de
su fuerza. Cuando hablamos de la fuerza de Satanás, el enemigo
consolida más su poder sobre nosotros. Cuando hablamos del poder
del Poderoso, hacemos retirar al enemigo. Al acercarnos a Dios,
Dios se acerca a nosotros...
Muchos de nosotros dejamos de aprovechar nuestros privilegios.
Hacemos unos pocos débiles esfuerzos para practicar el bien, y luego
volvemos a nuestra vieja vida de pecado. Si alguna vez hemos de
entrar en el reino de Dios, será con carácter perfecto, sin mancha,
arruga, ni cosa semejante. Satanás trabaja con mayor actividad al
acercarse el fin del tiempo. Tiende sus trampas, sin ser advertido por
nosotros, a fin de posesionarse de nuestras mentes. Trata de todas
maneras de eclipsar del alma la gloria de Dios. A nosotros nos toca
decidir si gobernará él nuestros corazones y mentes, o si tendremos
[104]
un lugar en la tierra nueva, un derecho a la heredad de Abrahán.
El poder de Dios, combinado con el esfuerzo humano, ha obrado
una gloriosa victoria en favor nuestro. ¿No la apreciaremos? En
Jesús nos fueron dadas todas las riquezas del cielo. Dios no quería
que la confederación del mal dijese que él podía hacer más de lo
que ha hecho. Los mundos que creó, los ángeles del cielo, podrían
dar testimonio de que él no podía hacer más. Dios tiene recursos
de poder de los cuales todavía nada sabemos, y de éstos nos suplirá
en nuestro tiempo de necesidad. Pero nuestro esfuerzo se ha de
combinar siempre con el divino. Debemos poner en actividad nuestro
101
102
Mensajes Para los Jóvenes
intelecto, nuestras facultades perceptivas, toda la fuerza de nuestro
ser... Si queremos hacer frente a la emergencia y armarnos como
hombres que esperan a su Señor; si queremos trabajar para vencer
todo defecto de nuestro carácter, Dios nos dará más luz, fuerza y
ayuda (Youth’s Instructor, enero 4, 1900).
*****
La fe y el deber
La fe no es sentimiento. La fe es la sustancia de las cosas que
se esperan, la demostración de las cosas que no se ven. Hay una
forma de religión que no es más que egoísmo. Se deleita en los
goces mundanos. Se satisface en contemplar la religión de Cristo, y
nada sabe de su poder salvador. Los que poseen esta religión consideran livianamente el pecado porque no conocen a Jesús. Mientras
están en esta condición, estiman el deber muy livianamente. Pero el
cumplimiento fiel del deber va mano a mano con el debido aprecio
[105] del carácter de Dios (Review and Herald, febrero 28, 1907).
Capítulo 28—Como ser fuertes
Cristo ha hecho toda provisión para que seamos fuertes. Nos ha
dado su Espíritu Santo, cuyo oficio es recordarnos todas las promesas
que Cristo ha hecho, para que tengamos paz y una dulce sensación
de perdón. Si tan sólo mantenemos los ojos fijos en el Salvador
y confiamos en su poder, seremos llenados de una sensación de
seguridad, pues la justicia de Cristo llegará a ser nuestra justicia...
Lo deshonramos hablando de nuestra ineficiencia. En vez de
mirarnos a nosotros mismos, contemplemos constantemente a Jesús,
haciéndonos de día en día más y más parecidos a él, más y más
aptos para hablar acerca de él, mejor preparados para valernos de su
bondad y espíritu servicial, y para recibir las bendiciones que se nos
ofrecen.
Al vivir así en comunión con él, nos fortalecemos en su fuerza,
nos hacemos una ayuda y bendición para los que nos rodean.
Si tan sólo hiciéramos lo que el Señor desea que hagamos, nuestros corazones llegarían a ser como arpas sagradas cada una de cuyas
cuerdas cantaría alabanza y gratitud al Redentor enviado por Dios
para quitar el pecado del mundo...
Contemplad su gloria
Cuando las tentaciones os asalten, como ciertamente ocurrirá,
cuando la preocupación y la perplejidad os rodeen, cuando, desanimados y angustiados, estéis a punto de entregaros a la desesperación,
mirad, oh mirad hacia donde visteis con el ojo de la fe por última [106]
vez la luz, y la oscuridad que os rodee se disipará a causa del brillo
de su gloria.
Cuando el pecado luche por enseñorearse de vuestra alma y
abrume la conciencia, cuando la incredulidad nuble la mente, acudid
al Salvador. Su gracia es suficiente para dominar el pecado. El nos
perdonará y nos hará gozosos en Dios...
103
104
Mensajes Para los Jóvenes
No hablemos más de nuestra falta de eficiencia y de poder. Olvidando las cosas que están atrás avancemos por el camino que lleva al
cielo. No descuidemos ninguna oportunidad que, aprovechada, nos
haga más útiles en el servicio de Dios. Entonces correrá por nuestra
vida la santidad, como hilos de oro, y los ángeles, al contemplar
nuestra consagración, repetirán la promesa: “Haré más precioso que
el oro fino al varón, y más que el oro de Ofir al hombre”.1 Todo el
cielo se regocija cuando los débiles y defectuosos seres humanos se
entregan a Jesús, para vivir su vida (Review and Herald, octubre 1,
1908).
*****
Gozo mediante el arrepentimiento
Las condiciones para la salvación del hombre han sido ordenadas por Dios. La humillación de sí mismo y el llevar la cruz son
los medios por los cuales el pecador arrepentido encuentra paz y
consuelo. El pensamiento de que Jesús se sometió a una humillación y un sacrificio que el hombre nunca será llamado a soportar,
debería acallar toda voz murmuradora. Al arrepentirse el pecador
sinceramente ante Dios por la transgresión de su ley, y al ejercer fe
en Jesucristo como Redentor y Abogado, experimenta el más dulce
[107] gozo (The Signs of the Times, marzo 4, 1880).
1 Isaías
13:12.
Capítulo 29—La vida victoriosa
La Paz viene con la dependencia del poder divino. Tan pronto
como el alma resuelve obrar de acuerdo con la luz que ha recibido,
el Espíritu Santo da más luz y fuerza. La gracia del Espíritu es
proporcionada para cooperar con la resolución del alma, pero no es
un sustituto para el ejercicio individual de la fe. El éxito en la vida
cristiana depende de que uno se apropie de la luz que Dios ha dado.
No es la abundancia de la luz y la evidencia lo que hace al alma
libre en Cristo; es el surgimiento de las facultades y de la voluntad y
las energías del alma para clamar con sinceridad: “Creo; ayuda mi
incredulidad”.1
Me regocijo en la brillante perspectiva del futuro, y así debe hacer
Ud. Sea alegre, y alabe al Señor por su amorosa bondad. Lo que no
pueda entender, confíelo a él. El lo ama, y se compadece de cada
una de sus debilidades. El “nos bendijo con toda bendición espiritual
en los lugares celestiales en Cristo”.2 No satisface el corazón del
Infinito dar a aquellos a quienes ama su Hijo una bendición menor
que la que da a su propio Hijo.
Satanás trata de distraer nuestras mentes del poderoso Ayudador,
para inducirlas a pensar en la degeneración de nuestra alma.. Pero
aun cuando Jesús ve la culpa del pasado, habla de perdón; y no
debemos deshonrarlo dudando de su amor. El sentimiento de culpa
debe dejarse al pie de la cruz, o de otra suerte emponzoñará las
fuentes de la vida. Cuando Satanás golpea con sus amenazas sobre
Ud., vuélvale la espalda y consuele su alma con la promesa de Dios. [108]
La nube puede ser oscura en sí misma, pero cuando está llena de la
luz del cielo, refulge con el brillo del oro; pues la gloria descansa
sobre ella.
Los hijos de Dios no han de estar sujetos a sus sentimientos y
emociones. Cuando fluctúan entre la esperanza y el temor, el corazón
de Cristo es herido; porque él les ha dado evidencias inconfundibles
1 Marcos
2 Efesios
9:24.
1:3.
105
106
Mensajes Para los Jóvenes
de su amor. Desea que sean establecidos, fortalecidos y cimentados...
Quiere que hagan la obra que les ha confiado; entonces sus corazones
serán en las manos divinas como arpas sagradas, cada una de cuyas
cuerdas exhalará alabanza y acción de gracias a Aquel que Dios ha
enviado para quitar el pecado del mundo.
El amor de Cristo por sus hijos es tan tierno como su fortaleza.
Y es más fuerte que la muerte; porque él murió para comprar nuestra
salvación, y para hacernos uno con él, mística y eternamente uno.
Tan fuerte es su amor que controla todos sus poderes, y emplea
los vastos recursos del cielo para servir a su pueblo. Es inalterable,
sin sombra de variación; el mismo ayer, y hoy y por los siglos.
Aun cuando el pecado haya existido durante siglos, tratando de
contraponerse a este amor y de obstruir su influencia hacia la tierra,
todavía sigue fluyendo en ricas corrientes hacia aquellos por los
cuales Cristo murió.—Testimonios para los Ministros, 527, 528.
La influencia dominante
Recordad que en vuestra vida la religión no es simplemente una
influencia entre otras; ha de ser la influencia que domine todas las
demás.—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos acerca de la
[109] Educación Cristiana, 374.
Capítulo 30—Fe viviente
Muchos de los que buscan sinceramente la santidad de corazón
y la pureza de vida, parecen perplejos y desanimados. Están constantemente observándose y lamentando su falta de fe; y como no
tienen fe, creen que no pueden reclamar la bendición de Dios. Estas
personas confunden el sentimiento con la fe. Miran por encima de
la sencillez de la verdadera fe y así acarrean gran oscuridad a sus
almas. Deberían apartar la mente de sí mismos, espaciarse en la misericordia y la bondad de Dios y hacer un recuento de sus promesas,
y luego creer simplemente que él cumplirá su palabra.
No hemos de confiar en nuestra fe, sino en las promesas de Dios.
Cuando nos arrepentimos de nuestras pasadas transgresiones de su
ley y resolvemos obedecer en lo futuro, deberíamos creer que Dios
nos acepta por causa de Cristo, y perdona nuestros pecados.
Algunas veces sobrevendrán al alma la oscuridad y el desaliento,
y amenazarán abrumarnos; pero no deberíamos desechar nuestra
confianza. Debemos mantener la vista fija en Jesús, haya o no sentimiento. Deberíamos tratar de cumplir fielmente cada deber conocido,
y descansar luego tranquilamente en las promesas de Dios.
No dependáis de los sentimientos
A veces, una profunda sensación de nuestra indignidad hará
estremecer de terror al alma, pero esto no es evidencia de que Dios
haya cambiado para con nosotros o nosotros para con Dios. No
se debería hacer ningún esfuerzo para ajustar la mente a cierta [110]
intensidad de emoción. No podemos sentir hoy la paz y el gozo
que sentíamos ayer; pero deberíamos asirnos por la fe de la mano de
Cristo y confiar en él tan plenamente en la oscuridad como en la luz.
Quizá Satanás susurre: “Eres demasiado pecador para que Cristo
te salve”. Al par de reconocer que sois ciertamente pecadores e
indignos, podéis hacer frente al tentador exclamando: “Por la virtud
de la expiación reclamo a Cristo mi Salvador. No confío en mis
107
108
Mensajes Para los Jóvenes
propios méritos, sino en la preciosa sangre de Jesús, que me limpia.
En este momento hago depender mi alma impotente de Cristo”. La
vida cristiana debe ser una vida de fe constante y viva. Una confianza
inflexible, una firme dependencia de Cristo, proporcionarán paz y
seguridad al alma.
No os desaniméis
No os desaniméis porque vuestro corazón parezca duro. Cada
obstáculo y cada enemigo interior, sólo aumentan vuestra necesidad
de Cristo. El vino para quitar el corazón de piedra y daros un corazón de carne. Acudid a él para obtener gracia especial para vencer
vuestras faltas peculiares. Cuando os asalte la tentación, resistid persistentemente las incitaciones del mal; decid a vuestra alma: “¿Cómo
puedo deshonrar a mi Redentor? Me he entregado a Cristo; no puedo
hacer las obras de Satanás”. Clamad al amado Salvador para que os
ayude a sacrificar todo ídolo y abandonar todo pecado acariciado.
Contemple el ojo de la fe a Jesús de pie ante el trono del Padre,
presentando sus manos heridas para suplicar por vosotros. Creed
que recibís fuerza mediante vuestro precioso Salvador.
La contemplación de Cristo
Contemplad por la fe las coronas atesoradas para los que vence[111] rán; escuchad el canto de triunfo de los redimidos: ¡Digno, digno es
el Cordero que fue muerto y nos ha redimido para Dios! Esforzaos
por considerar estas escenas como reales. Esteban, el primer mártir
cristiano, en su terrible conflicto con los principados y las potestades
y las malicias espirituales en lugares encumbrados, exclamó: “He
aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del hombre que está a la diestra
de Dios”.1 Le fue revelado el Salvador del mundo como si estuviese
contemplándolo desde el cielo con el más profundo interés, y la luz
gloriosa del rostro de Cristo brilló sobre Esteban con tal fulgor, que
hasta sus enemigos vieron que su rostro resplandecía como el rostro
de un ángel.
Si permitiésemos que nuestras mentes meditasen más en Cristo y
en el mundo celestial, hallaríamos un estímulo y un apoyo poderoso
1 Hechos
7:56.
Fe viviente
109
para pelear las batallas del Señor. El orgullo y el amor al mundo
perderán su poder al contemplar las glorias de esa tierra mejor que
tan pronto será nuestro hogar. Junto a la belleza de Cristo, todos los
atractivos terrenales parecerán de poco valor.
El cambio de las maneras habituales de pensar
Nadie imagine que sin un ferviente esfuerzo de su parte podrá
obtener la seguridad del amor de Dios. Cuando se ha permitido por
mucho tiempo a la mente espaciarse en cosas terrenales, es difícil
cambiar las maneras habituales de pensar. Con demasiada frecuencia
atrae la atención y absorbe el interés aquello que el ojo ve y el oído
oye.
Pero si queremos entrar en la ciudad de Dios y contemplar a
Jesús en su gloria, debemos acostumbrarnos a contemplarlo aquí
con el ojo de la fe. Las palabras y el carácter de Cristo deberían ser
con frecuencia el tema de nuestros pensamientos y nuestra conversación, y se debería dedicar diariamente algún tiempo a la meditación, [112]
acompañada de oración, de estos temas sagrados.
La santificación es una tarea diaria
La santificación es una tarea diaria. Nadie se engañe creyendo
que Dios lo va a perdonar y bendecir mientras pisotee uno de sus
requerimientos. La comisión voluntaria de un pecado conocido
acalla la voz testificadora del Espíritu, y separa al alma de Dios.
Sea cual fuere el éxtasis del sentimiento religioso, Jesús no puede
morar en el corazón que no hace caso de la ley divina. Dios honrará
solamente a los que lo honran.
“Si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois
esclavos de aquel a quien obedecéis”.2 Si nos dejamos dominar por
la ira, la concupiscencia, la codicia, el odio, el egoísmo o cualquier
otro pecado, nos hacemos siervos del pecado. “Ninguno puede servir
a dos señores”.3 Si servimos al pecado, no podemos servir a Cristo.
El cristiano sentirá la incitación al pecado, pues la carne desea vivamente la concupiscencia, oponiéndose al Espíritu; pero el Espíritu
2 Romanos
3 Mateo
6:16.
6:24.
110
Mensajes Para los Jóvenes
lucha contra la carne, manteniendo una continua batalla. Aquí es
donde se necesita la ayuda de Cristo. La debilidad humana se une a
la fuerza divina, y la fe exclama: “Mas gracias sean dadas a Dios,
que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo”.4
Si queremos desarrollar un carácter que Dios pueda aceptar,
debemos formar hábitos correctos en nuestra vida religiosa. La
oración diaria es tan esencial para el crecimiento en la gracia y aun
para la misma vida espiritual, como el alimento temporal lo es para el
bienestar físico. Deberíamos acostumbrarnos a elevar con frecuencia
los pensamientos a Dios en oración. Si la mente se desvía, debemos
hacerla volver; por el esfuerzo perseverante, el hábito lo hará fácil
[113] al final. No hay seguridad separándonos un solo momento de Cristo.
Podemos contar con su presencia para ayudarnos a cada paso, pero
sólo si observamos las condiciones que él mismo ha dictado.
Haced de la religión una tarea
La religión debe convertirse en la gran tarea de la vida. Todas las
demás cosas deberían subordinarse a ésta. Todas nuestras facultades
mentales, físicas y espirituales deben ser empleadas en la lucha
cristiana. Debemos mirar a Cristo para recibir fuerza y gracia, y
ganaremos la victoria tan ciertamente como que Jesús murió por
nosotros...
Debemos acercarnos más a la cruz de Cristo. La contrición al pie
de la cruz es la primera lección de paz que tenemos que aprender. El
amor de Jesús, ¿quién lo puede comprender? Es infinitamente más
tierno y abnegado que el amor de una madre. Si queremos conocer
el valor de un alma humana debemos mirar con fe viviente hacia la
cruz y empezar así el estudio que será la ciencia y el canto de los
redimidos por toda la eternidad. Sólo se puede calcular el valor de
nuestro tiempo y de nuestros talentos, por la grandeza del rescate
pagado por nuestra redención. ¡Cuánta ingratitud mostramos hacia
Dios cuando le robamos lo suyo al privarlo de nuestros afectos y
nuestro servicio! ¿Es demasiado el entregarnos a Aquel que lo ha
sacrificado todo por nosotros? ¿Podemos escoger la amistad del
mundo antes que los honores inmortales que Cristo brinda: “Que
41
Corintios 15:57.
Fe viviente
111
se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he
sentado con mi Padre en su trono”?5
La santificación es una experiencia progresiva
La santificación es una obra progresiva. Las palabras de Pedro
nos presentan los pasos sucesivos: “Vosotros también, poniendo toda
diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, [114]
conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio,
paciencia; a la paciencia, piedad; a la piedad, afecto fraternal; y
al afecto fraternal, amor. Porque si estas cosas están en vosotros,
y abundan, no os dejarán estar ociosos, ni sin fruto en cuanto al
conocimiento de nuestro Señor Jesucristo”.6 “Por lo cual, hermanos,
tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque
haciendo estas cosas, no caeréis jamás. Porque de esta manera os
será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro
Señor y Salvador Jesucristo”.7
Es éste un proceder mediante el cual podemos estar seguros de
no caer jamás. Aquellos que están así obrando de acuerdo con el
plan de adición en la obtención de las gracias cristianas, tienen la
seguridad de que Dios obrará según el plan de multiplicación al
otorgarles los dones de su Espíritu.
Pedro habla a los que han obtenido una fe tal: “Gracia y paz os
sean multiplicadas en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor
Jesús”.8 Por la gracia divina, todos los que quieran podrán ascender
por los escalones luminosos que van de la tierra al cielo, y al fin,
“con alegría y gozo perpetuo”9 entrarán por las puertas en la ciudad
de Dios (Review and Herald, noviembre 15, 1887).
*****
5 Apocalipsis
3:21.
Pedro 1:5-8.
7 2 Pedro 1:10, 11.
8 2 Pedro 1:2.
9 Isaías 35:10.
62
112
Mensajes Para los Jóvenes
El valor de las pruebas
Las pruebas de la vida son los instrumentos de Dios para eliminar
de nuestro carácter toda impureza y tosquedad. Los procesos de
nivelar con escuadra, hacha y escoplo, la acción de pulir y bruñir,
todo es un procedimiento penoso; es difícil someterse a la rueda
de esmeril. Pero la piedra sale preparada para ocupar su lugar en el
[115] templo celestial. El Señor no gasta en materias inútiles trabajo tan
consumado y cuidadoso. Únicamente sus piedras preciosas se labran
a manera de las de un palacio.—El Discurso Maestro de Jesucristo,
17.
El lugar secreto del poder
Los hombres acuden de vez en cuando al lugar secreto del Altísimo, bajo la sombra del Omnipotente; permanecen allí un tiempo,
y el resultado se manifiesta en acciones nobles; luego falla su fe,
se interrumpe la comunión con Dios, y se echa a perder la obra de
la vida. Pero la vida de Jesús era una vida de confianza constante,
sostenida por una comunión continua; y su servicio para el cielo y
la tierra fue sin fracaso ni vacilación.
Como hombre suplicaba ante el trono de Dios, hasta que su
humanidad se cargaba de una corriente celestial que unía la humanidad con la divinidad. Recibía vida de Dios, y la impartía a los
[116] hombres.—La Educación, 76.
Capítulo 31—La unión con Cristo
La Union con Cristo por la fe viviente es duradera; cualquier otra
unión debe perecer. Cristo nos escogió primero, pagando un precio
infinito por nuestra redención, y el verdadero creyente escoge a
Cristo como lo primero, lo último y lo mejor en todo. Pero esta unión
nos cuesta algo. Es una unión de completa dependencia, de la cual
ha de entrar a formar parte un ser orgulloso. Todos los que forman
esta unión deben sentir la necesidad de la sangre expiatoria de Cristo.
Necesitan un cambio de corazón. Deben someter su propia voluntad
a la de Dios. Habrá una lucha con obstáculos internos y externos.
Debe haber una obra dolorosa de separación así como de unión.
Deben ser vencidos el orgullo, la vanidad, la mundanalidad, el pecado
en todas sus formas, si queremos unirnos con Cristo. La razón por la
cual muchos encuentran la vida cristiana tan deplorablemente dura,
la razón porque son tan inconstantes, tan variables, es que tratan
de unirse a Cristo sin haberse separado primero de estos ídolos
acariciados.
Una vez formada la unión con Cristo, sólo puede ser conservada
mediante la oración ferviente y un esfuerzo incansable. Debemos
resistir, debemos negarnos a nosotros mismos, debemos vencer el
yo. Mediante la gracia de Cristo, por el valor, la fe y la vigilancia,
[117]
podemos ganar la victoria.—Testimonios para la Iglesia 5:231.
113
114
Mensajes Para los Jóvenes
Sección 4—El andar en la luz
[118]
El Salvador se inclina hacia el alma adquirida por su sangre,
diciendo con inefable ternura y compasión: “¿Quieres ser salvo?”1
El os invita a levantaros llenos de salud y paz. No esperéis hasta
sentir que sois sanos. Creed en la palabra del Salvador. Poned
vuestra voluntad de parte de Cristo. Quered servirle, y al obrar de
acuerdo con su palabra, recibiréis fuerza. Cualquiera que sea la
mala práctica, la pasión dominante que haya llegado a esclavizar
vuestra alma y vuestro cuerpo, por haber cedido largo tiempo a
ella, Cristo puede y anhela libraros. El infundirá vida al alma de
los que “estabais muertos en vuestros delitos”.2 Librará al cautivo
que está sujeto por la debilidad, la desgracia y las cadenas del
pecado.—El Ministerio de Curación, 56.
1 Juan
5:6.
2:1.
2 Efesios
Capítulo 32—El crecimiento en la gracia
[119]
“Creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo”.1 Es privilegio de los jóvenes crecer en gracia
espiritual y conocimiento, a medida que crecen en Cristo. Podemos
llegar a conocer más y más de Jesús, escudriñando con interás las
Escrituras, y andando por los caminos de la verdad y la justicia que
en ella se revelan. Los que crecen continuamente en la gracia serán
constantes en la fe, y avanzarán.
El crecimiento es necesario para la estabilidad
Cada joven que se ha propuesto ser un discípulo de Jesucristo
debería tener un ferviente deseo en su corazón de alcanzar la más
elevada norma cristiana, de ser obrero con Cristo. Si se propone
como blanco figurar entre aquellos que serán presentados sin faltas
ante el trono de Dios, avanzará continuamente. El único modo de
permanecer firme es progresar diariamente en la vida divina. La fe
aumentará si, cuando se halla en conflicto con dudas y obstáculos,
los vence. La verdadera santificación es progresiva. Si crecéis en la
gracia y el conocimiento de Jesucristo, aprovecharéis todo privilegio
y oportunidad de obtener más conocimiento de la vida y el carácter
de Cristo.
La fe en Jesús aumentará a medida que os familiaricéis más
con vuestro Redentor espaciándoos en su vida inmaculada y en su
infinito amor. No podéis deshonrar más a Dios que profesando ser
[120] sus discípulos mientras os mantenéis distanciados de él, y no os
alimentáis y nutrís por su Espíritu Santo. Cuando crezcáis en gracia,
os gustará asistir a las reuniones religiosas, y daréis gustosamente
testimonio del amor de Cristo delante de la congregación. Dios, por
su gracia, puede hacer prudente al joven, y dar a los niños conocimiento y experiencia. Unos y otros pueden crecer diariamente en
gracia. No deberíais medir vuestra fe por vuestros sentimientos.
12
Pedro 3:18.
116
El crecimiento en la gracia
117
El examen del corazón
Examinad bien de cerca vuestro propio corazón y el estado de
vuestros afectos hacia Dios. Inquirid: ¿He dedicado los preciosos
momentos de hoy a tratar de complacerme, de entretenerme, o he hecho a otros felices? ¿He ayudado a los que tienen relación conmigo a
rendir una mayor devoción a Dios y a apreciar las cosas eternas? ¿He
llevado conmigo la religión a mi casa, revelando la gracia de Cristo
por mis palabras y mi conducta? ¿He honrado con mi respetuosa
obediencia a mis padres, guardando así el quinto mandamiento? ¿He
emprendido alegremente los pequeños deberes diarios, cumpliéndolos con fidelidad, haciendo lo que podía para aligerar las cargas
de otros? ¿He guardado mis labios del mal y mi lengua de hablar
engaño? ¿He honrado a Cristo mi Redentor, quien dio su preciosa
vida para que estuviese a mi alcance la vida eterna?
Velad y orad
Queridos jóvenes, no descuidéis, al empezar el día, el orar fervientemente a Jesús para que os imparta la fuerza y la gracia para
resistir las tentaciones del enemigo en cualquier forma que se presenten; y si oráis fervientemente, con fe y contrición de alma, el
Señor oirá vuestra oración. Pero debéis velar lo mismo que orar.
Jesús ha dicho: “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se [121]
os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla;
y al que llama se le abrirá. ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su
hijo pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará
una serpiente? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas
dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los
cielos, dará buenas cosas a los que le piden?”2
Los niños y jóvenes pueden acudir a Jesús con sus cargas y
perplejidades y saber que él respetará sus súplicas y les dará precisamente lo que necesiten. Sed fervientes; sed resueltos. Presentad
la promesa a Dios, y luego creed, sin una duda. No esperéis sentir
emociones especiales antes que os parezca que el Señor contesta.
No indiquéis ningún modo particular en que el Señor deba obrar por
vosotros antes de creer que recibiréis las cosas que le pedís, sino
2 Mateo
7:7-11.
118
Mensajes Para los Jóvenes
confiad en su palabra y dejad todo el asunto en manos del Señor,
con la plena fe de que vuestra oración será honrada y recibiréis la
respuesta en el momento exacto y en la forma precisa en que vuestro
Padre celestial crea que es para bien vuestro; luego poned en práctica
vuestras oraciones. Andad humildemente, y seguid avanzando.
“Porque sol y escudo es Jehová Dios; gracia y gloria dará Jehová.
No quitará el bien a los que andan en integridad”.3
“Temed a Jehová, vosotros sus santos, pues nada falta a los que
le temen. Los leoncillos necesitan y tienen hambre; pero los que
buscan a Jehová, no tendrán falta de ningún bien”.4
“Guarda tu lengua de mal, y tus labios de hablar engaño. Apártate
del mal y haz el bien; busca la paz, y síguela. Los ojos de Jehová
están sobre los justos, y atentos sus oídos al clamor de ellos. La ira de
[122] Jehová contra los que hacen mal, para cortar de la tierra la memoria
de ellos. Claman los justos, y Jehová oye, y los libra de todas sus
angustias. Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; y
salva a los contritos de espíritu”.5
Aquí hay promesas, ricas y abundantes, a condición de que dejéis
de hacer el mal y aprendáis a hacer el bien. Fijaos luego un blanco
alto en la vida, como hicieron José, Daniel y Moisés; y considerad el
costo de la edificación del carácter, y edificad luego para el tiempo y
la eternidad.
Somos débiles y sin sabiduría, pero Dios ha dicho: “Y si alguno
de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos
abundantemente y sin reproche, y le será dada”.6 Aprended solamente a ser cabales, a no dejar nunca de asiros a Dios, a perseverar
en su servicio, y seréis vencedores por la sangre del Cordero.
Posibilidades ilimitadas para el bien
Al hacer esta obra en favor vuestro, influís sobre muchos otros
con quienes estáis asociados. ¡Cuán buenas son las palabras habladas a tiempo! ¡Cuánta fuerza puede dar una palabra de esperanza,
de valor, de resolución en el debido sentido, a quien se halle inclina3 Salmos
84:11.
34:9, 10.
5 Salmos 34:13-18.
6 Santiago 1:5.
4 Salmos
El crecimiento en la gracia
119
do a deslizarse hacia hábitos desmoralizadores! El firme propósito
que tengáis al poner en práctica buenos principios, tendrá influencia estabilizadora sobre las almas y las encaminará en la debida
dirección.
No hay límite para el bien que podéis hacer. Si hacéis de la Palabra de Dios la regla de vuestra vida, y gobernáis vuestras acciones
por sus preceptos, haciendo de todos vuestros propósitos y esfuerzos
una bendición y no una maldición para otros, el éxito coronará vuestro empeño. Os habéis puesto en relación con Dios; habéis llegado
a ser un conducto de luz para otros. Sois honrados por el hecho de [123]
constituiros en colaboradores de Jesús, y no podéis recibir mayor
honor que la bienaventurada bendición de los labios del Salvador:
“Bien, buen siervo y fiel...; entra en el gozo de tu Señor”7 (Youth’s
Instructor, septiembre 1, 1886).
*****
La entrega de si mismo
El Redentor no aceptará un servicio a medias. Diariamente el que
trabaja para Dios debe aprender el significado de la entrega propia.
Debe estudiar la Palabra de Dios, aprender su significado y obedecer
sus preceptos. Así puede alcanzar el nivel de la excelencia cristiana.
Día tras día Dios obra con él, perfeccionando el carácter que ha de
subsistir en el tiempo de la prueba final. Y día tras día el creyente
está verificando ante los hombres y los ángeles un experimento
sublime, demostrando lo que el Evangelio puede hacer por los seres
[124]
humanos caídos.—Obreros Evangélicos, 118.
7 Mateo
25:23.
Capítulo 33—La conformidad con el mundo
Los que van por el camino estrecho hablan de la alegría y la
felicidad que les aguarda al fin de la jornada. Sus rostros están con
frecuencia tristes, pero no obstante brillan a menudo con gozo santo,
sagrado. No visten como los de la compañía que va por el camino
ancho, ni hablan, ni proceden como ellos. Les ha sido dado un
Modelo. Un hombre de dolores, familiarizado con las penas, abrió
ese camino para ellos y lo recorrió él mismo. Sus seguidores ven sus
pisadas y se animan y consuelan. El lo recorrió con seguridad; lo
mismo podrán hacer ellos, si siguen sus pisadas.
El camino ancho
En el camino ancho todos se ocupan de su persona, de su vestido
y de los placeres que hay por el camino. Se complacen libremente
en la hilaridad y el regocijo, sin pensar en el final de su viaje, en
la destrucción segura que les espera al fin del camino. Cada día se
acercan más a la destrucción, y sin embargo se apresuran locamente,
cada vez con más rapidez. ¡Cuán terrible me pareció esto!
Vi que muchos de los que andaban por este camino ancho tenían
escrito sobre ellos lo siguiente: “Muerto para el mundo. El fin de
todas las cosas está cerca. Estad vosotros también apercibidos”. Se
asemejaban a todas las personas vanas que los rodeaban, a excepción
[125] de una sombra de tristeza que noté en sus rostros. Su conversación
era como la de las personas alegres, irreflexivas que los rodeaban,
pero ocasionalmente señalaban con gran satisfacción las letras de
sus vestidos, invitando a los otros a llevarlas también en los suyos.
Iban por el camino ancho, y sin embargo profesaban ser de los que
viajaban por el camino estrecho. Los que iban a su lado decían: “No
hay distinción entre nosotros. Todos somos iguales; nos vestimos y
hablamos y procedemos del mismo modo”.
Me fue mostrada la conformidad de algunos profesos observadores del sábado con el mundo. Vi que eso es una vergüenza para
120
La conformidad con el mundo
121
su profesión, una vergüenza para la causa de Dios. Dan un mentís a
su profesión. Piensan que no son como los del mundo, pero se les
parecen tanto en su forma de vestir, en su conversación y en sus acciones, que no hay distinción. Los vi adornando sus pobres cuerpos
mortales que están sujetos a ser tocados en cualquier momento por
el dedo de Dios y yacer en el lecho de angustia. Entonces, cuando
se aproximan a su último cambio, una angustia mortal atormenta
su cuerpo, y la gran pregunta es: “¿Estoy preparado para morir?
¿preparado para aparecer ante Dios en el juicio y soportar el gran
examen?”
Preguntadles entonces qué opinan en cuanto a adornar sus cuerpos, y si tienen algún sentido de lo que es estar preparados para
comparecer ante Dios, y os dirán que si pudiesen volver atrás y vivir
nuevamente el pasado, corregirían sus vidas, evitarían las locuras
del mundo, su vanidad, su orgullo, y adornarían el cuerpo de una
manera modesta, dando ejemplo a todos los que los rodean. Vivirían
para la gloria de Dios.
¿Por qué es tan difícil vivir una vida abnegada, humilde? Porque
los cristianos profesos no están muertos al mundo. Es fácil vivir
después de estar muertos. Pero muchos anhelan los puerros y las [126]
cebollas de Egipto. Tienen disposición para vestirse y proceder de
un modo tan parecido al mundo como sea posible, y sin embargo,
esperan ir al cielo. Los tales ascienden por otro camino. No entran
por la puerta estrecha y el camino angosto...
Para ellos no habrá excusa. Muchos se visten como los mundanos
para tener influencia. Pero en esto cometen un triste y fatal error. Si
quieren tener una influencia verdadera y salvadora, vivan de acuerdo
con su profesión, muestren su fe mediante sus obras justas, y hagan
notar bien la distinción entre el cristiano y el mundo. Vi que las
palabras, el vestido y las acciones deberían hablar en favor de Dios.
Entonces se esparcirá una influencia santa sobre todos, y todos se
percatarán de que ellos han estado con Jesús. Los incrédulos verán
que la verdad que profesamos tiene una sagrada influencia, y que la
fe en la venida de Cristo afecta el carácter del hombre o la mujer. Si
alguien desea ejercer influencia en favor de la verdad, practíquela en
su vida e imite así al humilde Modelo.
122
Mensajes Para los Jóvenes
La preparación para la venida de Cristo
Vi que Dios odia el orgullo y que todos los orgullosos y los que
proceden impíamente serán como rastrojo, y que el día que se acerca
los quemará. Vi que el mensaje del tercer ángel tiene que obrar
todavía como levadura en muchos corazones que profesan creerlo, y
quitar su orgullo, egoísmo, codicia y amor al mundo.
Jesús viene y ¿hallará un pueblo conformado con el mundo?
¿Lo reconocerá él como pueblo suyo que ha purificado para sí? Oh,
no. Solamente reconocerá como suyo lo puro y santo. Reconocerá
como suyos a los que han sido purificados y emblanquecidos por el
[127] sufrimiento, y se han mantenido separados, sin mancha del mundo.
Mi alma sintió profunda angustia al ver el hecho terrible del
pueblo de Dios conformado con el mundo, sin que hubiese distinción, a excepción del nombre, entre los incrédulos y muchos de los
profesos discípulos del manso y humilde Jesús. Vi que Jesús era
herido y expuesto a la vergüenza pública. Al ver con pena que el
profeso pueblo de Dios amaba al mundo, participaba de su espíritu
y seguía sus modas, el ángel dijo: “¡Separaos! ¡separaos! no sea que
se os asigne vuestra porción con los hipócritas e incrédulos fuera
de la ciudad. Vuestra profesión sólo os causará mayor angustia, y
vuestro castigo será mayor por cuanto conocíais su voluntad y no la
hicisteis”.
Aquellos que profesan creer en el mensaje del tercer ángel, perjudican con frecuencia la causa de Dios con su ligereza, sus bromas
y su superficialidad. Me fue mostrado que este mal había invadido
todas nuestras filas. Vi que debería haber una humillación delante del
Señor. El Israel de Dios debería rasgar el corazón y no los vestidos.
Rara vez se ve una sencillez infantil; se piensa más en la aprobación
del hombre que en el desagrado de Dios.
Dijo el ángel: “Poned en orden vuestro corazón, no sea que Dios
os visite en juicio, y el frágil hilo de la vida se corte y caigáis en
el sepulcro sin protección, sin preparación para el juicio. O si no
descendéis al sepulcro, a menos que hagáis pronto paz con Dios
y os apartéis del mundo, vuestros corazones se endurecerán, y os
apoyaréis en un sostén falso, en una preparación supuesta, y descubriréis vuestro error demasiado tarde para obtener una esperanza
bien fundada”.—Testimonios para la Iglesia 1:127-134.
La conformidad con el mundo
123
¿Qué aprovechara?
Cristo invita a todos a reflexionar. Haced cálculos honrados.
Poned en un platillo de la balanza a Jesús, que significa tesoro
eterno, vida, verdad, cielo, y gozo de Cristo en las almas redimidas; [128]
poned en el otro todas las atracciones que el mundo pueda ofrecer.
En un platillo de la balanza poned la pérdida de vuestra propia alma
y de las almas de aquellos para cuya salvación podríais haber sido
un instrumento; en el otro, para vosotros y para ellos, una vida que
se mide con la vida de Dios. Pesad para el tiempo y la eternidad.
Mientras estáis así ocupados, Cristo habla: “¿Qué aprovecha al
hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?”1
Dios desea que escojamos lo celestial en vez de lo terrenal. Nos
presenta las posibilidades de una inversión celestial. Quisiera estimular nuestros más elevados blancos, asegurar nuestro más selecto
tesoro. Declara: “Haré más precioso que el oro fino al varón, y
más que el oro de Ofir al hombre”.2 Cuando hayan sido arrasadas
las riquezas que la polilla devora y el orín corrompe, los seguidores de Cristo podrán regocijarse en su tesoro celestial, las riquezas
[129]
imperecederas.—Palabras de Vida del Gran Maestro, 353, 354.
1 Mateo
2 Isaías
16:26.
13:12.
Capítulo 34—Una experiencia cristiana genuina
Vi que a menos que haya un cambio completo en los jóvenes, una
conversión cabal, pueden desesperar del cielo. Por lo que me ha sido
mostrado no hay más de la mitad de los jóvenes que hacen profesión
de religión y de la verdad, que se hayan convertido realmente. Si se
hubiesen convertido, llevarían fruto para la gloria de Dios. Muchos
se apoyan en una esperanza supuesta, sin verdadero fundamento. La
fuente no ha sido limpiada, por lo cual las corrientes que proceden
de ella no son puras. Limpiad la fuente, y las corrientes serán puras.
Si el corazón es recto, vuestras palabras, vuestros vestidos, vuestros actos serán correctos. Falta la verdadera piedad. No quisiera
deshonrar a mi Maestro hasta el punto de admitir que una persona
descuidada, superficial, que no ora, sea cristiana. No; el cristiano
vence sus tentaciones, sus pasiones. Hay un remedio para el alma
enferma de pecado. Este remedio está en Jesús. ¡Precioso Salvador!
Su gracia basta para el más débil; y el más fuerte tiene que tener
también su gracia o perecer.
La gracia salvadora
Vi cómo podía obtenerse esta gracia. Id a vuestro lugar privado, y
allí, solos, rogad a Dios: “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y
renueva un espíritu recto dentro de mí”.1 Sed fervientes, sed sinceros.
[130] La oración ferviente aprovecha mucho. Como Jacob, luchad en
oración. Sufrid intensamente. Jesús, en el jardín, transpiró grandes
gotas de sangre; debéis hacer un esfuerzo. No abandonéis vuestra
cámara hasta que os sintáis fuertes en Dios; velad luego, y mientras
continuéis velando y orando, podréis dominar estas tentaciones, y la
gracia de Dios se manifestará en vosotros.
No permita Dios que yo deje de amonestaros. Jóvenes amigos,
buscad al Señor de todo corazón. Acudid con celo, y cuando sinceramente sintáis que sin la ayuda de Dios pereceréis, cuando suspiréis
1 Salmos
51:10.
124
Una experiencia cristiana genuina
125
por él como el cervatillo suspira por los manantiales de agua, el
Señor os fortalecerá rápidamente. Entonces vuestra paz sobrepasará
los límites de toda comprensión. Si esperáis ser salvos, debéis orar.
Tomaos tiempo. No seáis precipitados ni descuidados en vuestras
oraciones. Rogad a Dios que obre en vosotros una completa reforma,
para que moren en vosotros los frutos de su Espíritu y brilléis como
luces en el mundo. No seáis un obstáculo ni una maldición para
la causa de Dios; podéis ser una ayuda, una bendición. ¿Os dice
Satanás que no podéis gozar de la salvación plena y gratuita? No lo
creáis.
Los primeros pasos
Es privilegio de todo cristiano gozar de los profundos impulsos
obrados por el Espíritu de Dios. Una paz dulce y celestial invadirá la
mente y os gustará meditar en Dios y en el cielo. Os deleitaréis en las
gloriosas promesas de su Palabra. Pero estad seguros primero de que
habéis empezado el camino cristiano. Cercioraos de que habéis dado
los primeros pasos en el camino que lleva a la vida eterna. No os
engañéis. Temo, más aún, sé que muchos de vosotros no sabéis lo que
es la religión. Habéis sentido cierta excitación, cierta emoción, pero
nunca habéis visto el pecado en su enormidad. No habéis sentido [131]
vuestra condición arruinada, no os habéis apartado de vuestros malos
caminos con amarga pena. Nunca habéis muerto al mundo. Todavía
amáis sus placeres; os gusta tener parte en conversaciones sobre
asuntos mundanos. Pero cuando se introduce el tema de la verdad
de Dios, no tenéis nada que decir. ¿Por qué tanto silencio? ¿Por qué
tan conversadores en cuanto a asuntos mundanos y tan silenciosos
respecto a un tema que debiera preocuparos en sumo grado, un tema
en el cual debería estar empeñada vuestra alma entera? La verdad de
Dios no mora en vosotros.—Testimonios para la Iglesia 1:158, 159.
Despejad el camino para recibir la bendición de Dios
Nada hay que Satanás tema tanto como que el pueblo de Dios
limpie el camino de todo obstáculo, de modo que el Señor pueda
derramar su Espíritu sobre una iglesia languideciente y una congregación impenitente. Si Satanás saliera con la suya, no habría,
126
Mensajes Para los Jóvenes
hasta el fin del tiempo, otro despertar, grande ni pequeño. Pero no
ignoramos sus ardides. Es posible resistir a su poder. Cuando se haya
preparado el camino para el Espíritu de Dios, vendrá la bendición.
Tan ciertamente como que Satanás no puede cerrar las ventanas del
cielo para que no caiga lluvia sobre la tierra, no puede impedir que
una lluvia de bendición caiga sobre el pueblo de Dios. Ni los hombres perversos ni los demonios pueden obstaculizar la obra de Dios
ni impedir su presencia en las asambleas de su pueblo, si éste, con
corazón contrito y sumiso, confiesa y aparta sus pecados, y reclama
[132] con fe sus promesas (Review and Herald, marzo 22, 1887).
Capítulo 35—La disciplina propia
“Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad”.1 Se ha vencido a
sí mismo; ha vencido al más fuerte enemigo a que tiene que hacer
frente el hombre.
La mayor evidencia de nobleza en un cristiano es el dominio
propio. Aquel que puede mantenerse inconmovible en medio de una
tormenta de injuria, es uno de los héroes de Dios.
Enseñorearse del espíritu es mantener el yo bajo disciplina; resistir el mal; regular toda palabra y hecho por la gran norma de justicia
de Dios. El que ha aprendido a gobernar su espíritu se elevará por
encima de los desprecios, los desaires y las contrariedades a los cuales estamos diariamente expuestos, y cesarán estas cosas de arrojar
sombra sobre su espíritu.
Es el propósito de Dios que el poder soberano de la razón santificada, gobernada por la gracia divina, rija la vida de los seres
humanos. Aquel que gobierna su espíritu, está en posesión de este
poder.
El poder del dominio propio
En la niñez y en la juventud, el carácter, es más impresionable.
Entonces debería adquirirse el poder del dominio propio. Junto al
hogar y a la mesa familiar, se ejercen influencias cuyos resultados
son duraderos como la eternidad. Más que cualquier dote natural,
los hábitos establecidos en los primeros años determinarán si un
[133]
hombre saldrá victorioso o derrotado en la batalla de la vida.
En el uso del lenguaje no hay quizá error que tanto los viejos
como los jóvenes estén más listos a tolerarse a sí mismos livianamente que el de la expresión apresurada, impaciente. Creen que es
excusa suficiente decir: “No estaba en guardia, y no tenía realmente
intención de decir lo que dije”. Pero la Palabra de Dios no lo trata
1 Proverbios
16:32.
127
128
Mensajes Para los Jóvenes
ligeramente. La Escritura dice: “¿Has visto hombre ligero en sus
palabras? Más esperanza hay del necio que de él”.2 “Como ciudad
derribada y sin muro, es el hombre cuyo espíritu no tiene rienda”.3
La mayor parte de las contrariedades de la vida, de sus dolores
de corazón, de sus irritaciones, se deben al genio indómito. En un
momento, las palabras precipitadas, apasionadas, descuidadas, pueden hacer un daño que el arrepentimiento de toda una vida no pueda
reparar. ¡Oh, cuántos corazones quebrantados, amigos distanciados,
vidas arruinadas por las palabras precipitadas y rudas de aquellos
que podían haber proporcionado ayuda y curación!
El exceso de trabajo causa a veces la pérdida del dominio propio.
Pero el Señor nunca obliga a realizar movimientos precipitados,
complicados. Muchos acumulan sobre sí cargas que el misericordioso Padre celestial no colocó sobre ellos. Uno a otro se suceden
precipitadamente los deberes que Dios nunca tuvo el propósito de
que llevaran a cabo. Dios desea que comprendamos que no glorificamos su nombre cuando tomamos tantas cargas que nos hallamos
oprimidos y, por haber cansado el corazón y el cerebro, nos irritamos,
nos impacientamos y regañamos. Sólo hemos de llevar las responsabilidades que el Señor nos da, confiando en él y manteniendo así
[134] nuestros corazones puros, dulces y llenos de simpatía.
El dominio del espíritu
Hay un poder maravilloso en el silencio. Cuando os hablen
con impaciencia no repliquéis de la misma manera. Las palabras
dirigidas en respuesta a uno que está enojado actúan generalmente
como un látigo que acrecienta la furia de la ira. En cambio, pronto
se disipa la ira si se le hace frente con el silencio. Frene el cristiano
su lengua, resolviendo firmemente no pronunciar palabras ásperas e
impacientes. Con la lengua frenada puede salir victorioso de cada
prueba de la paciencia por la cual tenga que pasar.
Con su propia fuerza el hombre no puede gobernar su espíritu.
Pero mediante Cristo puede lograr el dominio propio. Con la fuerza
de Cristo puede poner sus pensamientos y palabras en sujeción a
la voluntad de Dios. La religión de Cristo pone las emociones bajo
2 Proverbios
3 Proverbios
29:20.
25:28.
La disciplina propia
129
el gobierno de la razón, y disciplina la lengua. Bajo su influencia
se apacigua el temperamento precipitado, y el corazón se llena de
paciencia y suavidad.
Asíos firmemente de Aquel que tiene todo poder en el cielo y
en la tierra. Aunque con mucha frecuencia no logréis manifestar
paciencia y calma, no abandonéis la lucha. Resolved nuevamente,
y esta vez con más firmeza, ser pacientes bajo toda provocación. Y
no apartéis nunca la vista del divino Ejemplo (Review and Herald,
octubre 31, 1907).
No hay excusa para el pecado
La intervención del tentador no ha de ser tenida por excusa para
cometer una mala acción. Satanás se alegra cuando oye a los que
profesan seguir a Cristo buscando excusas por su deformidad de
carácter. Son estas excusas las que inducen a pecar. No hay disculpa
para el pecado. Un temperamento santo, una vida semejante a la de
Cristo, es accesible para todo hijo de Dios arrepentido y creyente.—
[135]
El Deseado de Todas las Gentes, 267.
Capítulo 36—Una experiencia viviente
El Señor de la vida y la gloria vistió su divinidad de humanidad
para mostrar al hombre que Dios, mediante el don de Cristo, quiere
unirnos con él. Sin estar en comunión con Dios, a nadie le es posible
ser feliz. El hombre caído ha de aprender que nuestro Padre celestial
no puede estar satisfecho hasta que su amor circunde al pecador
arrepentido, transformado por los méritos del inmaculado Cordero
de Dios.
A este fin tiende la obra de todos los seres celestiales. Tienen
que trabajar, bajo las órdenes de su General, para la restauración de
aquellos que por la transgresión se han separado de su Padre celestial.
Se ha ideado un plan por el cual se revelarán al mundo la maravillosa
gracia y el amor de Cristo. El amor de Dios se revela en el precio
infinito pagado por el Hijo de Dios para el rescate del hombre. Este
glorioso plan de redención es amplio en sus provisiones para salvar al
mundo entero. El hombre pecador y caído puede ser hecho completo
en Jesús mediante el perdón del pecado y la justicia imputada de
Cristo.
El poder de la cruz
Jesucristo tomó la forma humana para poder abarcar con su
brazo humano la raza, mientras se asía con su brazo divino al trono
del Infinito. Plantó su cruz a mitad de camino entre la tierra y el
cielo, y dijo: “Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a
[136] mí mismo”.1 La cruz había de ser el centro de atracción.
Había de hablar a todos los hombres y atraerlos a través del
abismo que el pecado había hecho, para unir al hombre finito con el
Dios infinito. Sólo el poder de la cruz puede separar al hombre de
la fuerte confederación del pecado. Cristo se dio a sí mismo para la
salvación del pecador. Aquellos cuyos pecados son perdonados, que
aman a Jesús, se unirán con él. Llevarán el yugo de Cristo. Este yugo
1 Juan
12:32.
130
Una experiencia viviente
131
no ha de estorbarlos ni hará de su vida religiosa una vida de afán
que no satisface. No; el yugo de Cristo ha de ser el medio preciso
por el cual la vida cristiana ha de llegar a ser una vida de placer y de
gozo. El cristiano se sentirá gozoso al contemplar lo que el Señor
ha hecho al dar a su Hijo unigénito para que muriese por el mundo,
“para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida
eterna”.2
La lealtad a Cristo
Aquellos que se hallan bajo la ensangrentada bandera del príncipe Emanuel deberían ser fieles soldados del ejército de Cristo. Nunca
deberían ser desleales, nunca infieles. Muchos de los jóvenes se ofrecerán voluntariamente para ponerse de parte de Jesús, Príncipe de
la vida. Pero si quieren continuar de parte de él, deben contemplar constantemente a Jesús, su Capitán, a la espera de sus órdenes.
No pueden ser soldados de Cristo, y no obstante comprometerse
en la confederación de Satanás ayudándolo, pues entonces serían
enemigos de Cristo. Traicionarían cometidos sagrados. Formarían
un eslabón entre Satanás y los verdaderos soldados, de modo que mediante estos agentes vivientes, el enemigo trabajaría constantemente
para hurtar los corazones de los soldados de Cristo.
Os pregunto, queridos jóvenes que profesáis ser soldados de
Jesucristo: ¿Qué batallas habéis peleado? ¿Cuáles han sido vuestros
combates? Cuando la Palabra de Dios os ha revelado claramente [137]
vuestra obra, ¿habéis rehusado hacerla porque no convenía a vuestras
inclinaciones? ¿Os ha seducido la atracción del mundo apartándoos
del servicio de Cristo? Satanás se ocupa en idear atractivos engañosos, y por la transgresión en lo que parece ser de poca importancia os
aparta de Jesús. Luego presenta seducciones mayores para alejaros
completamente de Dios.
Podéis tener vuestros nombres escritos en los libros de la iglesia
y llamaros hijos de Dios, y no obstante vuestro ejemplo, vuestra
influencia, representan falsamente el carácter de Cristo, y hacéis que
otros se aparten de él. No hay felicidad, paz ni gozo para un creyente
profeso que no esté alistado con toda el alma en la obra que el Señor
le ha dado para hacer. Lleva constantemente el mundo a la iglesia,
2 Juan
3:16.
132
Mensajes Para los Jóvenes
porque no se arrepiente, ni confiesa sus pecados, ni se entrega a
Dios, sino que se entrega más y más al mundo, poniéndose en la
batalla más bien del lado de Satanás que del de Cristo.
Se necesita un conocimiento experimental
Quisiera rogar a los jóvenes que corten hasta el más delgado hilo
que los liga en práctica y espíritu al mundo. “Salid de en medio de
ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os
recibiré. Y seré a vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e
hijas, dice el Señor Todopoderoso”.3
¿Quiere prestar atención nuestra juventud a esta invitación? Cuán
poco se percatan nuestros jóvenes de la necesidad de dar con su
vida y carácter un ejemplo cristiano ante sus jóvenes compañeros.
Muchos de nuestros jóvenes comprenden la teoría de la verdad, pero
cuán pocos comprenden, por conocimiento experimental, la relación
práctica de la verdad con cada una de sus acciones. ¿Dónde están los
[138] jóvenes misioneros que hacen cualquier obra que se les presenta en el
gran campo de la mies? ¿Dónde están los que diariamente aprenden
en la escuela de Cristo? Nunca debieran sentir que están preparados
para graduarse. Esperen en la sala de audiencias del Señor a fin
de que se les indique cómo deben trabajar en unión con los seres
celestiales. Queridos jóvenes, deseo hablaros decididamente porque
quiero que seáis salvos. No perdáis más tiempo. No podéis servir
a Dios y a Mammón. Aparentemente podéis ser cristianos, pero
cuando vienen las tentaciones, cuando sois severamente probados,
¿no cedéis por lo general?
La comunión con Cristo
El conflicto en que debéis tomar parte activa se desarrolla en
vuestra vida diaria. ¿No queréis, en tiempos de prueba, poner vuestros deseos junto a la Palabra escrita y buscar en ferviente oración
a Jesús para que os aconseje? Muchos declaran que no hay ciertamente mal alguno en ir a un concierto y descuidar la reunión de
oración o ausentarse de las reuniones donde los siervos de Dios han
32
Corintios 6:17, 18.
Una experiencia viviente
133
de presentar un mensaje del cielo. Es más seguro para vosotros estar
donde Cristo dijo que él estaría.
Los que aprecian las palabras de Cristo no se alejarán de la
reunión de oración o de la reunión donde el mensajero del Señor ha
sido enviado para decirles cosas de interés eterno. Jesús ha dicho:
“Donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo
en medio de ellos”.4 ¿Podéis permitiros escoger vuestro placer y
perder la bendición? La indulgencia en estas cosas tiene una marcada
influencia, no sólo en vuestra vida y carácter, sino en la vida y el
carácter de vuestros compañeros.
Si todos los que profesan ser seguidores de Cristo fuesen así de
hecho y en verdad, tendrían la mente de Cristo y obrarían las obras de
Dios. Resistirían la tentación de complacer el yo y mostrarían que no [139]
disfrutan más de los frívolos placeres del mundo que del privilegio
de encontrarse con Cristo en la reunión de testimonios. Entonces
tendrían una decidida influencia sobre otros y los inducirían a seguir
su ejemplo.
Las acciones hablan en más alta voz que las palabras, y aquellos
que aman el placer no aprecian las ricas bendiciones de estar en la
asamblea del pueblo de Dios. No aprecian el privilegio de influir en
sus compañeros para que vayan con ellos, con la esperanza de que
sus corazones sean enternecidos por el Espíritu del Señor. ¿Quién
va con ellos a estas reuniones mundanas? Jesús no está allí para
bendecir a los congregados. Pero Satanás hará acudir a la mente
muchas cosas que no dejan lugar para los asuntos de interés eterno.
Es para él una oportunidad de confundir el bien mezclándolo con el
mal.
La asistencia a las reuniones mundanas crea un gusto por las
distracciones excitantes y debilita la fuerza moral. Los que aman el
placer pueden mantener una forma de piedad, pero no tienen relación
vital con Dios. Su fe está muerta, su celo ha desaparecido. No sienten
la preocupación de decir una palabra oportuna a las almas que están
sin Cristo y de instarlas a entregar sus corazones al Señor (Youth’s
Instructor, abril 23, 1912).
4 Mateo
18:20.
134
Mensajes Para los Jóvenes
La religión no es un sentimiento
La religión pura y sin mancha no es un sentimiento, sino la
ejecución de obras de misericordia y amor. Esta religión es necesaria
para la salud y la felicidad. Entra en el templo contaminado del alma
y con un azote echa a los pecaminosos intrusos. Tomando el trono,
[140] consagra todo con su presencia, iluminando el corazón con los rayos
brillantes del Sol de Justicia. Abre las ventanas del alma hacia el
cielo, dejando entrar la luz del amor de Dios. Juntamente con ella
penetran la serenidad y la calma. Aumenta la fuerza física, mental y
moral, porque la atmósfera del cielo, como agente viviente, activo,
llena el alma. En el interior se forma Cristo, la esperanza de la gloria
[141] (Review and Herald, octubre 15, 1901).
Capítulo 37—Fiel en lo poco
“El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel”.1
Es la atención concienzuda de lo que el mundo denomina “cosas
pequeñas” lo que hace de la vida un éxito. Los pequeños actos
de bondad, las pequeñas acciones abnegadas, el hablar palabras
sencillas, útiles, la vigilancia contra los pequeños pecados, todo esto
es cristianismo. El reconocimiento agradecido de las bendiciones
diarias, un aprovechamiento sabio de las oportunidades cotidianas, el
cultivo diligente de los talentos confiados, esto es lo que el Maestro
espera.
El que cumple fielmente los pequeños deberes, estará preparado
para responder a la demanda de mayores responsabilidades. El hombre que es bondadoso y cortés en la vida diaria, que es generoso y
tolerante en su relación con su familia, cuyo constante propósito es
hacer feliz su hogar, será el primero en negarse a sí mismo y hacer
sacrificios cuando el Maestro lo demande.
Un carácter bien equilibrado
Podemos estar dispuestos a dar nuestra propiedad a la causa de
Dios, pero esto no valdrá a menos que le demos también un corazón
amante y agradecido. Los que quieren ser verdaderos misioneros
en campos extranjeros, deben primero ser verdaderos misioneros
en el hogar. Los que desean trabajar en la viña del Maestro, deben
prepararse para esto mediante el cultivo cuidadoso del pedacito de
[142]
viñedo que él ha confiado a su cuidado.
2
El hombre, “cual es su pensamiento en su corazón, tal es él”.
Muchos pensamientos forman la historia no escrita de un solo día,
y estos pensamientos tienen mucho que ver con la formación del
carácter. Debemos vigilar estrictamente nuestros pensamientos, pues
un pensamiento impuro hace profunda impresión en el alma. Un
1 Lucas
16:10.
23:7.
2 Proverbios
135
136
Mensajes Para los Jóvenes
pensamiento malo deja una mala impresión en la mente. Si los
pensamientos son puros y santos el hombre mejora por haberlos
acariciado. Aceleran el pulso espiritual y aumentan el poder para
hacer el bien. Y así como una gota de lluvia prepara el camino para
otra en el humedecimiento de la tierra, un buen pensamiento prepara
el camino para otro.
El más largo viaje se efectúa dando un paso a la vez. La sucesión
de pasos nos lleva al final del camino. La más larga cadena se compone de eslabones distintos. Si uno de estos eslabones es defectuoso,
la cadena no sirve. Lo mismo ocurre con el carácter. Un carácter
bien equilibrado se forma por la buena ejecución de actos pequeños.
Un defecto, cultivado en vez de vencido, hace imperfecto al hombre
y le cierra la puerta de la Santa Ciudad. El que entre en el cielo
tendrá que tener un carácter sin mancha, arruga ni cosa semejante.
Nada que corrompa podrá entrar allí. En toda la hueste redimida, no
se verá un defecto.
La fidelidad en la vida diaria
La obra de Dios es perfecta como un todo, porque es perfecta
en cada una de sus partes, por pequeñas que sean. Dios forma la
hojita de pasto con el mismo cuidado con que haría un mundo. Si
deseamos ser perfectos, como nuestro Padre que está en los cielos
es perfecto, debemos ser fieles en hacer las cosas pequeñas. Aquello
que es digno de ser hecho, es digno de ser bien hecho. Sea cual fuere
[143] vuestro trabajo, hacedlo fielmente. Hablad la verdad en cuanto a los
más pequeños asuntos. Realizad diariamente actos de amor y hablad
palabras de ánimo. Esparcid sonrisas por el sendero de la vida. Al
trabajar en esta forma, Dios os dará su aprobación, y Cristo os dirá
un día: “Bien, buen siervo y fiel”.3
En el día del juicio, aquellos que han sido fieles en su vida diaria,
que han estado listos para ver lo que debían hacer, y lo han hecho,
sin pensar en el provecho o la alabanza, oirán las palabras: “Venid,
benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde
la fundación del mundo”.4 Cristo no los elogia por las elocuentes
oraciones que han pronunciado, por el poder intelectual que han des3 Mateo
4 Mateo
25:23.
25:34.
Fiel en lo poco
137
plegado, o las donaciones liberales que han hecho. Los recompensa
por haber hecho cosas pequeñas que generalmente son pasadas por
alto. “Tuve hambre, y me disteis de comer”, dice. “En cuanto lo
hicisteis a uno de estos mis hermanos pequeñitos, a mí lo hicisteis”5
[144]
(Youth’s Instructor, enero 17, 1901).
5 Mateo
25:35, 40.
Capítulo 38—La responsabilidad por la luz recibida
Jovenes de ambos sexos, sois responsables ante Dios por la
luz que os ha dado. Esta luz y estas advertencias se levantarán
contra vosotros en el juicio, si no les habéis prestado atención. Se
os han mostrado claramente vuestros peligros, se os ha advertido y
guardado por todos lados, se os ha circundado de amonestaciones.
En la casa de Dios habéis escuchado las más solemnes y escrutadoras
verdades presentadas por los siervos de Dios con demostración del
Espíritu. ¿Qué peso tienen sobre vuestro corazón estos solemnes
llamamientos? ¿Qué influencia tienen sobre vuestro carácter? Se
os considerará responsables de cada uno de estos llamamientos y
amonestaciones. En el juicio se levantarán para condenar a aquellos
que llevan una vida de vanidad, liviandad y orgullo.
Queridos jóvenes amigos, cosecharéis lo que sembráis. Ahora es
el tiempo de la siembra para vosotros. ¿Qué cosecha habrá? ¿Qué
estáis sembrando? Cada palabra que pronunciáis, cada acto que
realizáis, es una semilla que dará fruto bueno o malo y acarreará
gozo o tristeza al sembrador. Tal como es la semilla sembrada, será
la cosecha. Dios os ha dado gran luz y muchos privilegios. Una
vez que se os ha dado esta luz, una vez que se os han presentado
claramente vuestros peligros, la responsabilidad es vuestra. La forma
en que tratáis la luz que Dios os da hará inclinar la balanza hacia la
felicidad o la desgracia. Estáis formando vuestro propio destino.—
[145] Testimonios para la Iglesia 3:363.
138
Capítulo 39—Seriedad de propósito
Cuando los cuatro jóvenes hebreos estaban recibiendo una educación para la corte del rey en Babilonia, no tenían la idea de que
la bendición del Señor era un sustituto del abrumador esfuerzo requerido de ellos. Eran diligentes en el estudio, pues discernían que
mediante la gracia de Dios, su destino dependía de su propia voluntad y acción. Debían aportar toda su habilidad al trabajo, y exigiendo
un esfuerzo severo a sus facultades, habían de sacar el mayor provecho de sus oportunidades para estudiar y trabajar.
La cooperación con Dios
Mientras estos jóvenes obraban su propia salvación, Dios obraba
en ellos el querer y el hacer su beneplácito. En esto se revelan
las condiciones del éxito. Para hacer nuestra la gracia de Dios,
debemos desempeñar nuestra parte. Dios no se propone llevar a cabo
en lugar de nosotros el querer ni el hacer. Su gracia es dada para
obrar en nosotros el querer y el hacer, pero nunca como sustituto
de nuestro esfuerzo. Nuestras almas deben ser despertadas a este
trabajo de cooperación. El Espíritu Santo obra en nosotros para que
podamos obrar nuestra propia salvación. Esta es la lección práctica
que el Espíritu Santo se esfuerza por enseñarnos. “Porque Dios es el
que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena
voluntad”.1 El Señor cooperará con todos los que fervientemente
se esfuercen por ser fieles en su servicio, así como cooperó con
Daniel y sus tres compañeros. Las refinadas cualidades mentales [146]
y el elevado tono de carácter moral no son frutos de la casualidad.
Dios da oportunidades; el éxito depende del uso que se ha hecho
de ellas. Es necesario discernir prestamente las puertas que abre
la Providencia y entrar ansiosamente por ellas. Hay muchos que
podrían llegar a ser hombres poderosos si, como Daniel, dependiesen
1 Filipenses
2:13.
139
140
Mensajes Para los Jóvenes
de Dios para recibir gracia para vencer, y fuerza y eficiencia para
hacer su trabajo.
El servir de todo corazón
Me dirijo a vosotros, jóvenes: Sed fieles. Haced de corazón vuestro trabajo. No imitéis a los que son perezosos y prestan un servicio
a medias. Las acciones, repetidas con frecuencia, forman los hábitos; los hábitos forman el carácter. Llevad a cabo pacientemente los
pequeños deberes de la vida. Mientras no deis la importancia que
corresponde a la fidelidad en los pequeños deberes, no será satisfactoria la edificación de vuestro carácter. A la vista del Omnipotente,
todo deber es importante. El Señor ha dicho: “El que es fiel en lo
muy poco, también en lo más es fiel”.2 En la vida de un verdadero
cristiano, no hay cosas sin importancia.
Muchos que dicen ser cristianos están obrando en oposición a
Dios. Muchos esperan que se les presente una gran obra que hacer.
Diariamente pierden oportunidades de mostrar su fidelidad a Dios;
diariamente dejan de desempeñar de todo corazón los pequeños
deberes de la vida, que les parecen sin interés. Pasa su vida mientras
esperan alguna gran obra en la cual puedan ejercitar sus supuestos
grandes talentos y así satisfacer sus ambiciosos anhelos.
Queridos jóvenes amigos, haced la obra que tengáis más a mano.
Dirigid vuestra atención hacia algún humilde ramo de trabajo que
[147] esté a vuestro alcance. Poned vuestra mente y vuestro corazón en
la ejecución de ese trabajo. Forzad vuestros pensamientos a actuar
inteligentemente en relación con las cosas que podéis hacer en
vuestra casa. De este modo os estaréis preparando para ser de mayor
utilidad. Recordad que está escrito acerca del rey Ezequías: “En todo
cuanto emprendió..., lo hizo de todo corazón, y fue prosperado”.3
El valor de la concentración
La capacidad de fijar los pensamientos en la obra emprendida
es una gran bendición. Los jóvenes temerosos de Dios deberían
esforzarse por desempeñar sus deberes con reflexiva consideración,
2 Lucas
32
16:10.
Crónicas 31:21.
Seriedad de propósito
141
manteniendo los pensamientos en su debido curso y poniendo de su
parte lo mejor de que son capaces. Deberían reconocer sus deberes
actuales y cumplirlos sin permitir que la mente se desvíe. Esta clase
de disciplina mental será útil y beneficiosa durante toda la vida.
Aquellos que aprenden a concentrar sus pensamientos en todo lo
que emprenden, por pequeña que parezca la obra, serán útiles en el
mundo.
Queridos jóvenes, sed fervientes, sed perseverantes. Ceñid “los
lomos de vuestro entendimiento”.4 Manteneos firmes como Daniel,
el fiel hebreo, quien se propuso en su corazón ser leal a Dios. No
chasqueéis a vuestros padres y amigos. Y hay alguien más a quien
recordar. No chasqueéis a Aquel que tanto os amó que dio su vida
para que fuese posible para vosotros ser colaboradores de Dios.
El motivo más elevado
El deseo de honrar a Dios debiera ser para nosotros el más
poderoso de los motivos. Nos debería inducir a hacer todo esfuerzo
por aprovechar los privilegios y las oportunidades que nos han sido
dadas, a fin de que entendamos cómo usar sabiamente los bienes del [148]
Señor. Nos debería inducir a mantener el cerebro, los huesos, los
músculos y los nervios en la condición más sana, para que nuestra
fuerza física y claridad mental nos hagan mayordomos fieles. Si se
da al interés egoísta ocasión de actuar, atrofia la mente y endurece
el corazón; si se le permite que gobierne, destruye el poder moral.
Entonces se produce el chasco...
El verdadero éxito es impartido a los hombres y mujeres por el
Dios que dio éxito a Daniel. Aquel que leía en el corazón de Daniel,
contemplaba con placer la pureza de los motivos de su siervo y su
determinación de honrar al Señor. Los que en su vida cumplen el
propósito de Dios, deben hacer esfuerzos esmerados, aplicándose
estrecha y fervientemente a la realización de cualquier cosa que él
les dé para hacer (Youth’s Instructor, agosto 20, 1903).
*****
41
Pedro 1:13.
142
Mensajes Para los Jóvenes
Gozo permanente
Y a lo largo del áspero camino que conduce a la vida eterna hay
manantiales de gozo para refrescar a los fatigados. Los que andan en
las sendas de la sabiduría, se sienten alegres en gran manera, aun en
la tribulación; porque Aquel a quien ama su alma, marcha invisible
junto a ellos. A cada paso ascendente disciernen con más claridad
el toque de su mano; a cada paso, fulgores más vívidos de la gloria
del Invisible alumbran su senda; y sus himnos de loor, que alcanzan
cada vez una nota más elevada, ascienden para unirse a los cánticos
de los ángeles que están delante del trono.—El Discurso Maestro de
[149] Jesucristo, 116, 117.
Capítulo 40—El ejercicio de la voluntad
La Religion pura tiene que ver con la voluntad. La voluntad es
el poder que gobierna en la naturaleza del hombre, poniendo a las
demás facultades bajo su dominio. La voluntad no es el gusto ni la
inclinación, sino el poder de decidir, que obra en los hijos de los
hombres para obediencia o desobediencia a Dios.
La inestabilidad y la duda
Eres un joven inteligente; deseas hacer de tu vida algo que al fin
te haga apto para el cielo. Con frecuencia te desanimas al encontrarte
débil en poder moral, esclavo de la duda y gobernado por los hábitos
y las costumbres de tu vieja vida de pecado. Encuentras que tus
emociones te son infieles a ti, a tus mejores resoluciones, y a tus
más solemnes promesas. Nada parece real. Tu propia inestabilidad
te induce a dudar de la sinceridad de los que te quisieran hacer bien.
Cuanto más luchas en la duda, más irreal te parece todo, hasta el
punto de creer que en ninguna parte hallarás terreno sólido. Tus
promesas son como telas de araña, y consideras a la misma luz irreal
las palabras y las obras de aquellos en quienes deberías confiar.
La fuerza obtenida por la sumisión de la voluntad
Estarás en constante peligro hasta que comprendas la verdadera
fuerza de la voluntad. Podrás creer y prometer todas las cosas, pero
tus promesas o tu fe no tendrán valor hasta que hayas puesto la
voluntad del lado de la fe y la acción. Si peleas la batalla de la fe [150]
con toda la fuerza de la voluntad, vencerás. No puedes confiar en tus
sentimientos, tus impresiones, tus emociones, pues no son dignos de
confianza, especialmente con tus ideas pervertidas; y el conocimiento de tus promesas quebrantadas y tus votos no cumplidos debilita
tu confianza en ti mismo y la fe de otros en ti.
Pero no tienes por qué desesperar. Debes estar resuelto a creer
aunque nada te parezca real ni verdadero. No necesito decirte que
143
144
Mensajes Para los Jóvenes
eres tú quien se ha puesto en esta posición no envidiable. Debes
reconquistar tu confianza en Dios y en tus hermanos. A ti te toca
someter tu voluntad a la voluntad de Jesucristo, y al hacerlo, Dios
tomará inmediatamente posesión de ella y obrará en ti el querer y el
hacer según su beneplácito. Tu naturaleza entera será puesta entonces
bajo el gobierno del Espíritu de Cristo, y hasta tus pensamientos le
estarán sujetos.
No puedes dominar como deseas tus impulsos, tus emociones,
pero puedes dominar la voluntad y hacer un cambio completo en
tu vida. Sometiendo tu voluntad a Cristo, tu vida se ocultará con
Cristo en Dios, y se unirá al poder que está por encima de todos los
principados y las potestades. Tendrás fuerza procedente de Dios que
te mantendrá unido a su fuerza y te será posible alcanzar una nueva
luz, la luz misma de la fe viviente. Pero tu voluntad debe cooperar
con la voluntad de Dios, no con la voluntad de camaradas por medio de quienes Satanás trabaja constantemente para entramparte y
destruirte.
¿No quieres relacionarte, sin demora, debidamente con Dios?
¿No quieres decir: “Quiero entregar mi voluntad a Jesús y hacerlo
ahora”, y desde este momento estar completamente de parte del
[151] Señor? Desatiende las costumbres y los fuertes llamamientos del
apetito y la pasión. No des a Satanás la oportunidad de decir: “Eres
un desgraciado hipócrita”. Cierra la puerta de modo que Satanás no
te acuse ni te desanime. Di: “Creeré, creo que Dios es mi ayudador”,
y hallarás que puedes triunfar en Dios. Si mantienes persistentemente la voluntad de parte del Señor, toda emoción quedará cautiva
de la voluntad de Jesús. Hallarás entonces tu pie afirmado sobre
roca sólida. A veces se requerirá toda partícula de voluntad que
poseas, pero es Dios el que está obrando por ti, y saldrás del proceso
modelador convertido en un vaso para honra.
La unión de la voluntad de Dios y la del hombre
Habla de la fe. Manténte de parte de Dios. No pises en terreno
del enemigo, y el Señor será tu Ayudador. El hará por ti lo que
no puedes hacer por ti mismo. El resultado será que llegarás a ser
como un “cedro del Líbano”. Vivirás una vida noble, y harás tus
El ejercicio de la voluntad
145
obras en Dios. Habrá en ti un poder, un fervor y una sencillez que te
constituirán en un instrumento refinado en manos de Dios.
Necesitas beber diariamente en la fuente de la verdad, a fin de
entender el secreto del placer y el gozo en el Señor. Pero debes
recordar que tu voluntad es la fuente de todas tus acciones. Esta
voluntad, que constituye un factor tan importante en el carácter
del hombre, fue puesta, en ocasión de la caída, bajo el dominio de
Satanás; y desde entonces él ha estado obrando en el hombre el
querer y hacer su beneplácito, pero para la completa miseria y ruina
del hombre.
Pero el infinito sacrificio de Dios al dar a Jesús su amado Hijo, para que fuese sacrificado por el pecado, le permite decir, sin
violar ningún principio de su gobierno: “Sométete a mí: dame esa
voluntad; sustráela del dominio de Satanás, y yo tomaré posesión [152]
de ella; entonces yo puedo obrar en ti el querer y el hacer según
mi beneplácito”. Cuando él te da la mente de Cristo, tu voluntad
llega a ser como la suya, y tu carácter se transforma para ser como
el carácter de Cristo. ¿Es tu propósito hacer la voluntad de Dios?
¿Quieres obedecer las Escrituras? “Si alguno quiere venir en pos de
mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame”.
No existe tal cosa como seguir a Cristo a menos que rehúses
satisfacer las inclinaciones y decidas obedecer a Dios. No son tus
sentimientos ni tus emociones los que te constituyen hijo de Dios,
sino el hacer la voluntad de Dios. Si tu voluntad llega a ser la voluntad de Dios, te espera una vida de utilidad. Entonces serás, en tu
virilidad concedida por Dios, un ejemplo de buenas obras. Ayudarás
entonces a mantener las reglas de la disciplina en vez de ayudar a
quebrantarlas. Ayudarás entonces a mantener el orden, en vez de
despreciarlo e incitar, con tu proceder, a la irregularidad de vida.
Te digo, en el temor de Dios, que sé lo que puedes ser si pones tu
voluntad de parte de Dios. “Somos colaboradores de Dios”.2 Puedes
estar haciendo tu obra para el tiempo y la eternidad en forma tal
que soporte la prueba del juicio. ¿Quieres hacer la prueba? ¿Quieres
cambiar completamente ahora? Eres objeto del amor y la intercesión
de Cristo. ¿Quieres entregarte ahora a Dios y ayudar a los que actúan
como centinelas para guardar los intereses de su obra, en vez de
causarles pena y desaliento?—Testimonios para la Iglesia 5:513-516.
146
Mensajes Para los Jóvenes
El esfuerzo especial es esencial
Dios ha señalado medios, si nosotros los usamos con diligencia
y con oración, para que ningún bajel naufrague, sino que capee
[153] la tempestad, y ancle finalmente en el cielo de bendición. Pero si
despreciamos y descuidamos este equipo y este privilegio, Dios no
obrará un milagro para salvar a ninguno de nosotros, y estaremos
perdidos como lo estuvieron Judas y Satanás.
No penséis que Dios obrará un milagro para salvar aquellas almas débiles que albergan el mal, que practican el pecado; o que
algún elemento sobrenatural será traído a vuestra vida, elevándola
del ámbito del yo a una esfera más alta, donde la tarea será comparativamente fácil, y no requerirá esfuerzo especial, ninguna lucha
especial, ni una crucifixión del yo; porque todos los que se demoran
en el campo de Satanás esperando que esto se haga, perecerán con
los obradores del mal. Serán repentinamente destruidos, y eso sin
[154] remedio.—Testimonios para los Ministros, 460, 461.
Capítulo 41—La dirección divina
Para guiarnos hay tres maneras en que el Señor nos revela su
voluntad...
Dios nos revela su voluntad en su Palabra, las Santas Escrituras.
Su voz se revela también en sus obras providenciales; y la reconoceremos si no separamos nuestras almas de él andando en nuestros
propios caminos, procediendo de acuerdo con nuestra propia voluntad y siguiendo los impulsos de un corazón no santificado, hasta que
los sentidos se hayan confundido de tal manera que no disciernan
las cosas eternas, y la voz de Satanás llegue a estar tan disfrazada
que sea aceptada como la voz de Dios.
Otra manera de oír la voz de Dios es mediante las súplicas de su
Espíritu Santo, el cual hace en nuestro corazón impresiones que se
manifestarán en el carácter.
Si tenéis duda en cuanto a cualquier asunto, debéis consultar en
primer lugar las Escrituras. Si habéis empezado realmente la vida de
la fe, os habéis entregado al Señor para ser totalmente suyos y él os
ha tomado para amoldaros y formaros de acuerdo con su propósito,
a fin de que seáis vasos para honra. Deberíais tener el ferviente
deseo de ser dóciles en sus manos, y de seguir dondequiera que os
conduzca. Confiad entonces en él para que realice sus propósitos, y
al mismo tiempo cooperad con él obrando vuestra propia salvación
[155]
con temor y temblor.—Testimonios para la Iglesia 5:512.
147
Capítulo 42—La obra silenciosa del Espíritu Santo
La vida del cristiano no es una modificación o mejora de la
antigua, sino una transformación de la naturaleza. Se produce una
muerte al yo y al pecado, y una vida enteramente nueva. Este cambio
puede ser efectuado únicamente por la obra eficaz del Espíritu Santo.
Nicodemo estaba todavía perplejo, y Jesús empleó el viento para
ilustrar lo que quería decir: “El viento sopla de donde quiere, y oyes
su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo
aquel que es nacido del Espíritu”.1
Se oye el viento entre las ramas de los árboles, por el susurro
que produce en las hojas y las flores; sin embargo es invisible,
y nadie sabe de dónde viene ni a dónde va. Así sucede con la
obra del Espíritu Santo en el corazón. Es tan inexplicable como los
movimientos del viento. Puede ser que una persona no pueda decir
exactamente la ocasión ni el lugar en que se convirtió, ni seguir
todas las circunstancias de su conversión; pero esto no significa que
no se haya convertido. Mediante un agente tan invisible como el
viento, Cristo obra constantemente en el corazón. Poco a poco, tal
vez inconscientemente para quien las recibe, se hacen impresiones
que tienden a atraer el alma a Cristo. Dichas impresiones pueden ser
recibidas meditando en él, leyendo las Escrituras, u oyendo la palabra
del predicador viviente. Repentinamente, al presentar el Espíritu un
[156] llamamiento más directo, el alma se entrega gozosamente a Jesús.
Muchos llaman a esto conversión repentina; pero es el resultado de
una larga intercesión del Espíritu de Dios; es una obra paciente y
larga.
Aunque el viento mismo es invisible, produce efectos que se ven
y sienten. Así también la obra del Espíritu en el alma se revelará
en toda acción de quien haya sentido su poder salvador. Cuando
el Espíritu de Dios se posesiona del corazón, transforma la vida.
Los pensamientos pecaminosos son puestos a un lado, las malas
acciones son abandonadas; el amor, la humildad y la paz reemplazan
1 Juan
3:8.
148
La obra silenciosa del Espíritu Santo
149
a la ira, la envidia y las contenciones. La alegría reemplaza a la
tristeza, y el rostro refleja la luz del cielo. Nadie ve la mano que alza
la carga, ni contempla la luz que desciende de los atrios celestiales.
La bendición viene cuando por la fe el alma se entrega a Dios.
Es imposible para las mentes finitas comprender la obra de la
redención. Su misterio supera al conocimiento humano; sin embargo,
el que pasa de muerte a vida comprende que es una realidad divina.
Podemos conocer aquí por experiencia personal el comienzo de la
redención. Sus resultados alcanzan hasta las edades eternas.—El
Deseado de Todas las Gentes, 143, 144.
Evidencia de la ayuda divina
Si tenéis una sensación de necesidad en el alma, si sentís hambre
y sed de justicia, es evidencia de que Cristo ha obrado en vuestro
corazón para que lo busquéis a fin de hacer por vosotros, mediante
el don del Espíritu Santo, las cosas que os es imposible hacer por
[157]
vosotros mismos.—El Discurso Maestro de Jesucristo, 23.
Capítulo 43—El Cristo que mora en nosotros
Si Estamos “arraigados y fundados en amor”, podremos “comprender con todos los santos cuál sea la anchura y la longura y la
profundidad y la altura, y conocer el amor de Cristo, que excede
a todo conocimiento”.1 ¡Oh, qué preciosas posibilidades y ánimo!
En el corazón humano purificado de toda impureza moral reside el
precioso Salvador, ennobleciendo y santificando la naturaleza entera,
y convirtiendo al hombre en un templo del Espíritu Santo. . .
Su respuesta a nuestra fe
Permanecemos en Cristo por medio de una fe viva. El mora en
nuestros corazones cuando nos apropiamos individualmente de la
fe. Tenemos la compañía, de la presencia divina, y al darnos cuenta
de su presencia, nuestros pensamientos son traídos en cautiverio a
Cristo Jesús. Nuestros ejercicios espirituales están de acuerdo con la
vividez de nuestro sentido de esta compañía. Enoc anduvo con Dios
en este camino; y Cristo vive en nuestros corazones por la fe cuando
consideramos lo que él es para nosotros, y la obra que ha realizado
por nosotros en el plan de redención. Nos sentiremos muy felices al
cultivar un sentido de este gran don que Dios dio a nuestro mundo y
nos dio a nosotros personalmente.
Estos pensamientos tienen un poder dominante sobre todo el
carácter. Quiero impresionar vuestra mente con el hecho de que
[158] podéis tener siempre, si lo queréis, la compañía divina con vosotros.
“¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque
vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré
y andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo”.2
1 Efesios
22
3:18, 19.
Corintios 6:16.
150
El Cristo que mora en nosotros
151
Amoldados por su amor
A medida que la mente se espacia en Cristo, el carácter es modelado a la semejanza divina. Los pensamientos son saturados de un
sentido de su bondad, de su amor. Contemplamos su carácter, y así
él está en todos nuestros pensamientos. Su amor nos abarca. Aun al
observar un momento el sol en su gloria meridiana, cuando apartamos nuestros ojos, su imagen aparecerá en todo cuanto veamos. Así
ocurre cuando contemplamos a Jesús; todo lo que miramos refleja
su imagen, la imagen del Sol de Justicia. No podemos ver ninguna
otra cosa, ni hablar de ninguna otra cosa. Su imagen está impresa en
los ojos del alma, y afecta toda porción de nuestra vida diaria, suavizando y subyugando toda nuestra naturaleza. Al contemplar, somos
conformados a la semejanza divina, a la semejanza de Cristo. Ante
todos aquellos con quienes nos asociamos reflejamos los brillantes y
alegres rayos de su justicia. Hemos sido transformados en carácter;
pues el corazón, el alma, la mente, han sido irradiados por el reflejo
de Aquel que nos amó y dio su vida por nosotros. Aquí de nuevo
se manifiesta una influencia viva y personal que mora en nuestros
corazones por la fe.
Cuando sus palabras de instrucción han sido recibidas, y han
tomado posesión de nosotros, Jesús es para nosotros una presencia
permanente, que gobierna nuestros pensamientos, ideas y acciones.
Somos imbuidos de la instrucción del mayor Maestro que el mundo
conoció jamás. Un sentido de responsabilidad humana y de influen- [159]
cia humana da carácter a nuestros puntos de vista con respecto a la
vida y a los deberes diarios. Cristo Jesús lo es todo para nosotros: el
primero, el último, el mejor en todas las cosas. Jesucristo, su espíritu,
su carácter, da color a todas las cosas; es la trama y urdimbre, la misma textura de nuestro ser entero. Las palabras de Cristo son espíritu
y son vida. No podemos, pues, centralizar nuestros pensamientos en
el yo; no somos ya nosotros los que vivimos, sino que Cristo vive
en nosotros, y él es la esperanza de gloria. El yo está muerto, pero
Cristo es un Salvador vivo. Al continuar mirando a Jesús, reflejamos
su imagen hacia todos los que nos rodean. No podemos detenernos
a considerar nuestros desalientos, o aun a hablar de ellos; pues un
cuadro más agradable atrae nuestra vista: el precioso amor de Jesús.
152
Mensajes Para los Jóvenes
El vive en nosotros por la palabra de verdad.—Testimonios para los
Ministros, 393-396.
*****
La perla de gran precio
Hemos de entregarnos a Cristo para vivir una vida de voluntaria obediencia a todos sus requerimientos. Todo lo que somos,
todos los talentos y facultades que poseemos son del Señor, para ser
consagrados a su servicio. Cuando de esta suerte nos entregamos
por completo a él, Cristo, con todos los tesoros del cielo, se da a sí
mismo a nosotros. Obtenemos la perla de gran precio.—Palabras de
[160] Vida del Gran Maestro, 102.
Capítulo 44—La abnegación
CRISTO se despojó de sí mismo, y el yo no apareció en nada
de lo que hizo. Subordinó todas las cosas a la voluntad de su Padre.
Cuando estaba por terminar su misión en la tierra, pudo decir: “Te
he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que
hiciese”.1 Y nos invita: “Aprended de mí, que soy manso y humilde
de corazón”.2 Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí
mismo, y tome su cruz, y sígame”;3 destrone al yo y no le deje tener
más la supremacía del alma.
El que contempla a Cristo en su abnegación, en su humildad de
corazón, será constreñido a decir, como Daniel cuando contempló
como una semejanza de hijo de hombre: “Mi fuerza se cambió en
desfallecimiento. . .”4 La naturaleza humana está siempre luchando
para manifestarse, lista para la contienda; pero el que aprende de
Cristo, se despoja del yo, del orgullo, del amor a la supremacía,
y hay silencio en el alma. El yo es puesto a la disposición del
Espíritu Santo. No estamos ansiosos, entonces, de tener el puesto
más elevado. No tenemos ambición para abrirnos paso y figurar; en
cambio, sentimos que nuestro más elevado lugar está a los pies de
nuestro Salvador. Contemplamos a Jesús, y escuchamos, esperando
que su mano y su voz nos guíen. El apóstol Pablo pasó por esta
experiencia y dijo: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya
no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne,
lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí
[161]
mismo por mí”.5 —El Discurso Maestro de Jesucristo, 19, 20.
1 Juan
17:4.
11:29.
3 Mateo 16:24.
4 Daniel 10:8.
5 Gálatas 2:20.
2 Mateo
153
Capítulo 45—El carácter que Dios aprueba
Los jóvenes necesitan ser instruidos cuidadosamente y con oración, a fin de que edifiquen sus caracteres sobre un cimiento permanente. El motivo por el cual tantos cometen errores penosos, es que
no prestan atención a las enseñanzas de la experiencia. Dejan que el
consejo de los padres y maestros se pierda para ellos, y ceden a las
tentaciones del enemigo. Dios ama a los jóvenes. Ve en ellos grandes posibilidades para el bien, si perciben su necesidad de Cristo y
construyen sobre el cimiento seguro. El conoce también sus pruebas.
Sabe que tendrán que batallar contra los poderes de las tinieblas que
se esfuerzan por conquistar el dominio de la mente humana; y Dios
ha abierto el camino por el cual los jóvenes de ambos sexos pueden
llegar a ser participantes de la naturaleza divina. . .
Se requiere esfuerzo perseverante
El carácter no se obtiene por casualidad. No se determina por
una sola explosión de mal genio, por un solo paso dado en mala
dirección Es la repetición del acto lo que lo hace hábito, y amolda el
carácter para el bien o para el mal. El buen carácter sólo se forma
mediante esfuerzo perseverante, incansable, aprovechando para la
gloria de Dios todo talento y aptitud que nos hayan sido confiados.
En vez de hacer esto, muchos se dejan llevar adonde el impulso o
[162] las circunstancias los empujan, no porque les falte buen material,
sino porque no se dan cuenta de que Dios quiere que en su juventud
hagan todo lo que puedan y de la mejor manera.
Si los jóvenes de hoy quieren mantenerse firmes como Daniel,
deben poner en tensión todo nervio y músculo espirituales. El Señor
no desea que siempre sean novicios. Desea que alcancen la cima de
la excelencia. Desea que alcancen el más alto peldaño de la escalera,
para que desde él puedan trasladarse de un paso al reino de Dios.
154
El carácter que Dios aprueba
155
La influencia de los compañeros
Los jóvenes que salen de su casa y dejan de estar bajo el cuidado
vigilante de los padres, hacen hasta cierto punto solos la elección de
sus compañeros. Deberían recordar que está sobre ellos la mirada
del Padre celestial, y que él ve cada una de sus necesidades, de sus
tentaciones. Siempre se encuentran en las escuelas jóvenes que por
su conducta revelan que sus mentes han sido formadas en un molde
inferior. La preparación desacertada que han recibido en la niñez
no ha desarrollado equilibradamente sus caracteres; y al avanzar
ellos en años, sus defectos han permanecido y echado a perder su
experiencia. Estas almas hacen desviar por precepto y ejemplo a los
que son débiles en fuerza moral.
El tiempo es oro, queridos jóvenes. No pongáis en peligro vuestras almas cometiendo los excesos de la juventud. No podéis permitiros el ser descuidados en cuanto a los compañeros que escogéis.
Espaciaos en lo que es noble en el carácter de otros, y estos rasgos
llegarán a ser para vosotros un poder moral para resistir el mal y
escoger el bien. Fijaos un blanco alto. Vuestros padres y maestros,
que aman y temen a Dios, podrán seguiros día y noche, con sus
oraciones, podrán rogaros y amonestaros, pero todo esto será en [163]
vano si escogéis compañeros indiferentes. Si no veis peligro real y
pensáis que lo mismo podéis hacer el bien que el mal, según os parezca, no discerniréis que la levadura de impiedad está inficionando
y corrompiendo de un modo insidioso vuestra mente.
Cristo, nuestra única esperanza
Cristo fue afligido, insultado y escarnecido; la tentación lo asaltaba por todos lados, y sin embargo no pecó, antes prestó a Dios
una obediencia perfecta enteramente satisfactoria. Así quitó para
siempre toda apariencia de excusa para desobedecer. Vino a mostrar
al hombre cómo obedecer, cómo guardar todos los mandamientos.
Se asió del poder divino, y ésta es la única esperanza del pecador.
Dio su vida para que el hombre pudiese participar de la naturaleza
divina, habiendo escapado de la corrupción que hay en el mundo
por la concupiscencia. . .
156
Mensajes Para los Jóvenes
Dios ha dado a los jóvenes talentos para que sean aprovechados
para su gloria, pero muchos dedican estos dones a propósitos no
santificados. Muchos tienen habilidades que, si fuesen cultivadas,
darían una rica cosecha de adquisiciones mentales, morales y físicas.
Pero no se detienen a considerar. No calculan el precio de su conducta. Estimulan una temeridad e insensatez que no quieren escuchar
el consejo o la reprensión. Este error es terrible. Los jóvenes serían
sobrios, si se percatasen de que la mirada de Dios está sobre ellos,
que los ángeles de Dios observan el desarrollo del carácter y pesan
[164] el valor moral (Youth’s Instructor, julio 27, 1899).
Capítulo 46—La presencia permanente de Cristo
La Religion de Cristo significa más que el perdón del pecado;
significa la extirpación de nuestros pecados y el henchimiento del
vacío con las gracias del Espíritu Santo. Significa iluminación divina,
regocijo en Dios. Significa un corazón despojado del yo y bendecido
con la presencia permanente de Cristo. Cuando Cristo reina en
el alma, hay pureza, libertad del pecado. Se cumple en la vida la
gloria, la plenitud, la totalidad del plan evangélico. La aceptación del
Salvador produce un resplandor de perfecta paz, de amor perfecto,
de perfecta seguridad. La belleza y fragancia del carácter de Cristo,
reveladas en la vida, testifican de que Dios ha enviado ciertamente a
su Hijo al mundo, para ser su Salvador. . .
Cristo ha sido un compañero diario y un amigo familiar de sus
fieles seguidores. Estos han vivido en contacto íntimo, en constante
comunión con Dios. Sobre ellos ha nacido la gloria del Señor. En
ellos se ha reflejado la luz del conocimiento de la gloria de Dios en
la faz de Jesucristo. Ahora se regocijan en los rayos no empañados
de la refulgencia y gloria del Rey, en su majestad. Están preparados
para la comunión del cielo; pues tienen el cielo en sus corazones.—
[165]
Palabras de Vida del Gran Maestro, 346.
157
158
Mensajes Para los Jóvenes
Sección 5—La preparación para la obra de
la vida
[166]
La verdadera educación significa más que el seguir cierto curso de
estudios. Es amplia. Incluye el desarrollo armonioso de todas las
potencias físicas y facultades mentales. Enseña a amar y temer a
Dios, y es una preparación para el fiel cumplimiento de los deberes
de la vida.—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos acerca
de la Educación Cristiana, 53.
La verdadera educación es la preparación de las facultades
físicas, mentales y morales para la ejecución de todo deber; es el
adiestramiento del cuerpo, la mente y el alma para el servicio divino.
Esta es la educación que perdurará en la vida eterna.—Palabras de
Vida del Gran Maestro, 309, 310.
[167]
Capítulo 47—La educación cristiana
La Mente humana es susceptible del más elevado cultivo. La
vida dedicada a Dios no debería ser una vida de ignorancia. Muchos
hablan contra la educación porque Cristo escogió pescadores incultos para que predicaran su Evangelio. Aseveran que Jesús mostró
preferencia por los incultos. Muchos hombres instruidos y honorables creyeron su enseñanza. Si hubiesen obedecido osadamente
las convicciones de su conciencia, le habrían seguido. Sus aptitudes
habrían sido aceptadas y empleadas en el servicio de Cristo si las
hubiesen ofrecido. Pero frente a los ceñudos sacerdotes y celosos gobernantes, carecían de fuerza moral para confesar a Cristo y arriesgar
su reputación en relación con el humilde Galileo.
Aquel que conocía los corazones de todos, comprendió esto.
Si los educados y los nobles no querían hacer la obra para la cual
tenían condiciones, Cristo elegiría hombres que fuesen obedientes y
fieles en hacer su voluntad. Eligió hombres humildes, y los puso en
contacto consigo, a fin de educarlos para que llevasen a cabo la gran
obra en la tierra cuando él partiese.
Cristo, el gran educador
Cristo era la luz del mundo. Era la fuente de todo conocimiento.
Era capaz de hacer idóneos a los incultos pescadores para recibir
el elevado cometido que quería darles. Las lecciones de verdad im[168] partidas a estos hombres humildes fueron de poderoso significado.
Habían de conmover al mundo. Parecía cosa sencilla para Jesús
relacionar a estas humildes personas consigo, pero fue un acontecimiento que produjo formidables resultados. Sus palabras y obras
habían de revolucionar al mundo.
Jesús no despreciaba la educación. La cultura superior de la
mente, si está santificada por el amor y el temor de Dios, recibe su
completa aprobación. Los hombres humildes escogidos por Cristo
estuvieron tres años con él, sujetos a la refinadora influencia de la
160
La educación cristiana
161
Majestad del cielo. Cristo fue el mayor educador que jamás haya
conocido el mundo.
Dios aceptará a los jóvenes con sus talentos y su caudal de
afecto si quieren consagrarse a él. Pueden alcanzar el más elevado
punto de grandeza intelectual, y si están equilibrados por el principio
religioso, pueden llevar a cabo la obra que Cristo vino del cielo a
realizar, y ser así colaboradores con el Maestro.
Los estudiantes de nuestros colegios tienen valiosos privilegios,
no sólo para obtener el conocimiento de las ciencias, sino también
para aprender a cultivar y practicar virtudes que les darán caracteres
simétricos. Son los responsables agentes morales de Dios. Dios
confía al hombre los talentos de la riqueza, la posición social y el
intelecto, para que los aproveche sabiamente. Ha distribuido estos
diversos dones proporcionalmente a la capacidad y las facultades
conocidas de sus siervos, encomendando a cada uno su obra (Review
[169]
and Herald, junio 21, 1887).
Capítulo 48—La verdadera educación
La verdadera educación consiste en inculcar aquellas ideas que
han de impresionar la mente y el corazón con el conocimiento de
Dios el Creador y de Jesucristo el Redentor. Tal educación renovará
la mente y transformará el carácter. Dará vigor a la mente y la
fortalecerá para oponerse a las engañosas sugestiones del adversario
de las almas, y nos hará capaces de comprender la voz de Dios.
Habilitará al entendido para llegar a ser colaborador de Cristo.
Si nuestros jóvenes adquieren este conocimiento, podrán obtener
todo lo restante que sea esencial; pero si no, todo el conocimiento
que puedan adquirir del mundo no los colocará en las filas del Señor.
Pueden reunir todo el saber que conceden los libros y, no obstante,
ser ignorantes de los principios elementales de la justicia que les
podría dar un carácter aprobado por Dios.
Los que están tratando de adquirir conocimiento en las escuelas
de la tierra debieran recordar que otra escuela los reclama igualmente
como alumnos: la escuela de Cristo. En ella no se gradúan jamás
los estudiantes. Entre sus alumnos se cuentan viejos y jóvenes.
Los que dan oído a las instrucciones del Maestro divino obtienen
constantemente más sabiduría y nobleza de alma; y de ese modo
están preparados para ingresar en la escuela superior, donde los
progresos continuarán por toda la eternidad.
La sabiduría infinita expone ante nosotros las grandes lecciones
de la vida: las lecciones del deber y la felicidad. Son con frecuencia
[170] difíciles de aprender; pero sin ellas no podemos realizar verdaderos
progresos. Pueden costarnos esfuerzo, lágrimas y hasta agonía, pero
no hemos de vacilar ni desfallecer. Es en este mundo, en medio de
sus pruebas y tentaciones, donde tenemos que obtener la idoneidad
para estar en compañía de los ángeles puros y santos. Los que llegan
a preocuparse tanto con estudios de menor importancia que acaban
por dejar de aprender en la escuela de Cristo, están sufriendo una
pérdida infinita.
162
La verdadera educación
163
Toda facultad, todo atributo con que el Creador ha dotado a los
hijos de los hombres, ha de ser empleado para su gloria, y es en
dicho empleo donde se halla su ejercicio más puro, noble y dichoso.
Los principios del cielo debieran hacerse los principios supremos
de la vida, y todo paso que se dé en la adquisición de saber o en la
cultura de la inteligencia debiera ser un paso hacia la asimilación de
lo humano a lo divino.—La Educación, 83, 84.
*****
Lo esencial en la educación
La educación más esencial para nuestros jóvenes hoy día, la que
los preparará para los grados más elevados de la escuela celestial, es
una educación que les enseñe cómo revelar la voluntad de Dios al
mundo (Review and Herald, octubre 24, 1907).
*****
La educación superior
Los que se dedican a aprender el camino de la voluntad de Dios,
están recibiendo la más alta educación que los mortales pueden recibir. Edifican su experiencia, no sobre los sofismas del mundo, sino
sobre los principios eternos.—Consejos para los Maestros Padres y
[171]
Alumnos acerca de la Educación Cristiana, 32.
Capítulo 49—La necesidad de una educación
cristiana
Dios requiere el adiestramiento de las facultades mentales. El
se propone que sus siervos posean más inteligencia y más claro
discernimiento que el mundano, y le desagradan aquellos que son
demasiado descuidados o indolentes para llegar a ser obreros eficientes, bien informados. El Señor nos manda que lo amemos con
todo el corazón, y con toda el alma, y con toda la fuerza, y con toda
la mente. Esto nos impone la obligación de desarrollar el intelecto
hasta su máxima capacidad, para que podamos conocer y amar a
nuestro Creador con todo el entendimiento.
Si el intelecto es colocado bajo el dominio del Espíritu de Dios,
cuanto más se lo cultiva, más eficazmente puede ser usado en el
servicio de Dios. El hombre sin instrucción, que es consagrado a
Dios y anhela beneficiar a otros, puede ser usado por el Señor en su
servicio, y lo es. Pero los que, con el mismo espíritu de consagración,
han tenido el beneficio de una educación cabal, pueden realizar una
obra mucho más extensa para Cristo. Se hallan colocados en una
posición ventajosa.
La preparación para un servicio superior
El Señor desea que obtengamos toda la educación posible, con
el objeto de impartir nuestro conocimiento a otros. Nadie puede
saber dónde o cómo ha de ser llamado a trabajar o hablar en favor
[172] de Dios. Sólo nuestro Padre celestial ve lo que puede hacer de los
hombres. Hay ante nosotros posibilidades que nuestra débil fe no
discierne. Nuestra mente debiera ser enseñada en forma tal que,
si fuere necesario, podamos presentar las verdades de la Palabra
de Dios ante las más altas autoridades terrenales y de un modo
que glorifique su nombre. No deberíamos descuidar ni una sola
oportunidad de prepararnos intelectualmente para trabajar por Dios.
164
La necesidad de una educación cristiana
165
Una educación completa
Pónganse a trabajar los jóvenes que necesitan una educación,
con la determinación de lograrla. No esperéis una oportunidad;
hacedla. Aprovechad cualquier pequeña ocasión que se presente.
Practicad la economía. No gastéis vuestros medios en la satisfacción
de vuestro apetito o en buscar placeres. Decidíos a ser tan útiles y
eficientes como Dios os pide que seáis. Sed cabales y fieles en todo
lo que emprendáis. Aprovechad todas las ventajas que haya a vuestro
alcance para fortalecer el intelecto. Combinad el estudio de los libros
con el trabajo manual útil, y mediante el esfuerzo fiel, la vigilancia y
la oración, obtened la sabiduría de origen celestial. Esto os dará una
educación equilibrada. Así se elevará vuestro carácter, y tendréis
influencia sobre otras mentes, haciéndoos capaces de dirigirlas por
el sendero de la justicia y la santidad.
Si comprendiésemos plenamente nuestras oportunidades y privilegios se podría llevar a cabo mucho más en la obra de la autoeducación. La verdadera educación significa más de lo que los colegios
pueden dar. Aunque no se debe descuidar el estudio de las ciencias,
existe una preparación más elevada que ha de obtenerse mediante la
comunión vital con Dios. Tome cada estudiante su Biblia y póngase
en comunión con el gran Maestro. Edúquese y disciplínese la men- [173]
te para luchar con problemas arduos en la búsqueda de la verdad
divina.
El conocimiento y la disciplina propia
Los que desean ardientemente obtener conocimiento para ser
una bendición a sus semejantes, recibirán ellos mismos la bendición
de Dios. Mediante el estudio de su Palabra, sus facultades mentales
serán despertadas a una actividad fervorosa. Se producirá una expansión y un desarrollo de las facultades, y la mente adquirirá poder
y eficiencia.
Todo el que quiere ser un obrero para Dios debe practicar la
disciplina propia. Esto logrará más que la elocuencia o los talentos
más destacados.—Palabras de Vida del Gran Maestro, 312, 314.
166
Mensajes Para los Jóvenes
Responded a la expectativa de vuestros padres
Lo mejor y más seguro es siempre hacer lo recto porque es recto.
¿No queréis pensar ahora seriamente? A la base de una acción recta
se halla un pensamiento recto. Resolved que responderéis a lo que
vuestros padres esperan de vosotros, que haréis fieles esfuerzos para
sobresalir, que os preocuparéis para que no haya sido mal aplicado y
usado el dinero gastado en vosotros. Tened el determinado propósito
de cooperar con los esfuerzos hechos por los padres y maestros, y
alcanzad una elevada norma de conocimiento y carácter. Resolved
no chasquear a aquellos que os aman lo bastante como para confiar
en vosotros. Es varonil hacer lo recto, y Jesús os ayudará si tratáis
de hacerlo porque es recto.—Fundamentals of Christian Education,
[174] 248.
Capítulo 50—La educación para la eternidad
Juan escribe: “Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois
fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido
al maligno”.1 Y Pablo manda a Tito que exhorte a los jóvenes a que
sean “prudentes”.2 Elevad vuestra alma con el fin de ser como Daniel,
un servidor leal e invariable del Señor de los ejércitos. Considerad
bien la senda de vuestros pies; pues os halláis sobre tierra santa, y
los ángeles de Dios están a vuestro alrededor.
Es justo que sintáis que debéis subir hasta el peldaño más alto de
la escalera del saber. La filosofía y la historia son estudios importantes; con todo, vuestro sacrificio de tiempo y dinero no aprovechará
nada si no usáis lo que alcancéis para honra de Dios y el bien de
la humanidad. A menos que el conocimiento de la ciencia sea un
peldaño para alcanzar los más elevados propósitos, carece de valor.
La educación que no suministre conocimiento tan duradero como la eternidad, no tiene objeto. A menos que tengáis presente el
cielo y la vida inmortal futura, lo que alcancéis no tiene valor permanente. Pero si Jesús es vuestro maestro, no simplemente un día
de la semana, sino cada día, cada hora, podréis tener su favor en la
adquisición de conocimientos literarios.—La Educación, 377, 378. [175]
11
Juan 2:14.
2:6.
2 Tito
167
Capítulo 51—Una preparación práctica
El trabajo manual útil es parte del plan del Evangelio. El gran
Maestro, envuelto en la columna de nube, dio a Israel directivas para
que a todo joven se le enseñase algún trabajo útil. Por lo tanto, era
costumbre de los judíos, tanto de las clases más ricas como de las
más pobres, enseñar a sus hijos e hijas algún oficio útil, para que si
se presentaban circunstancias adversas, no tuviesen que depender de
otros, sino que pudieran proveer a sus propias necesidades. Podían
ser instruidos en los ramos literarios, pero debían también adiestrarse
en algún oficio. Esto era considerado como parte indispensable de
su educación.
La educación simétrica
Ahora, como en los días de Israel, todo joven debe ser instruido
en los deberes de la vida práctica. Cada uno debe adquirir cierto
conocimiento de algún ramo manual por medio del cual, si fuera
necesario, pudiera ganarse la vida. Esto es esencial, no sólo como una
salvaguardia contra las vicisitudes de la vida, sino por su influencia
sobre el desarrollo físico, mental y moral. Aun cuando fuese seguro
que uno no habría de necesitar recurrir al trabajo manual para su
sustento, se le debiera enseñar a trabajar. Sin ejercicio físico, nadie
puede tener una constitución sana y salud vigorosa; y la disciplina
del trabajo bien regulado, no es menos esencial para obtener un
[176] espíritu fuerte y activo que para adquirir un carácter noble.
Los alumnos que han obtenido conocimiento de los libros sin adquirir un conocimiento del trabajo práctico no pueden aseverar que
tienen una educación simétrica. Las energías que debieran haberse
consagrado a los quehaceres de diversos ramos, han sido descuidadas. La educación no consiste en usar solamente el cerebro. El
trabajo físico es parte también de la educación esencial para todo
joven. Falta una fase importante de la educación si no se enseña al
alumno a dedicarse a un trabajo útil.
168
Una preparación práctica
169
El ejercicio saludable de todo el ser dará una educación amplia
y abarcante. Todo estudiante debe dedicar una parte de cada día al
trabajo activo. Así adquirirá hábitos de laboriosidad y se fomentará
en él un espíritu de confianza propia, y al mismo tiempo estará a
salvo de muchas prácticas malas y degradantes que son a menudo
resultado de la ociosidad. Y todo esto está de acuerdo con el objeto primordial de la educación, porque al estimular la actividad, la
diligencia y la pureza, nos ponemos en armonía con el Creador.
El beneficio del trabajo útil
El mayor beneficio no es el que se obtiene del ejercicio tomado
como juego o simplemente como ejercicio. Se obtienen ciertos beneficios por estar al aire puro, y también por ejercitar los músculos;
pero si la misma cantidad de energía se dedica a ejecutar un trabajo
útil, el beneficio será mayor. Habrá contentamiento, porque ese ejercicio entraña un sentido de utilidad y la aprobación de la conciencia
por un deber bien cumplido.
Los alumnos deben salir de nuestras escuelas dotados de eficiencia cabal, a fin de que cuando dependan de sus propios recursos,
tengan conocimientos que puedan usar, útiles para tener éxito en la
vida. Es esencial el estudio diligente, pero también lo es el trabajo [177]
arduo y laborioso. El juego no es esencial. El dedicar las facultades
físicas a la diversión no es muy favorable para tener una mente bien
equilibrada. Si el tiempo empleado en el ejercicio físico que paso a
paso conduce al exceso, fuese dedicado a trabajar de acuerdo con los
métodos de Cristo, la bendición de Dios descansaría sobre el obrero.
La disciplina que para la vida práctica se obtiene del trabajo
físico combinado con el esfuerzo mental, queda endulzada al reflexionar en que ella hace a la mente y al cuerpo más idóneos para
cumplir la obra que Dios requiere que los hombres hagan. Cuanto
más perfectamente sepan los jóvenes cumplir los deberes de la vida
práctica, tanto mayor será el gozo que tendrán día tras día por ser
útiles a otros. La mente educada para disfrutar del trabajo provechoso se amplía; por la preparación y la disciplina se hace idónea para
ser útil; porque adquiere el conocimiento esencial que permite a su
poseedor beneficiar a otros.
170
Mensajes Para los Jóvenes
No puedo hallar en la vida de Cristo ejemplo de que dedicase
tiempo al juego y a la diversión. El fue el gran educador para la vida
presente y la futura; sin embargo, no he podido hallar un caso en que
enseñara a sus discípulos a buscar diversiones para obtener ejercicio
físico. . .
Tanto a los jóvenes como a las señoritas se les debe enseñar
a cocinar económicamente, prescindiendo de toda clase de carne.
No se estimule de ninguna manera la preparación de platos que
contengan cualquier cantidad de carne; porque esto es regresar a la
oscuridad y a la ignorancia de Egipto, más bien que dirigirse a la
pureza de la reforma pro salud.
Especialmente las mujeres deben aprender a cocinar. ¿Qué parte
[178] de la educación de una niña es tan importante como ésta? Cualesquiera que sean sus circunstancias en la vida, éste es un conocimiento
que ella puede practicar. . .
En el campo misionero
La cultura en todos los puntos de la vida práctica hará a nuestros
jóvenes útiles después que salgan de la escuela para ir a países extranjeros. No tendrán entonces que depender de las gentes a quienes
vayan para que cocinen o cosan para ellos o les edifiquen casas.
Ejercerán mayor influencia si demuestran que pueden enseñar a los
ignorantes a trabajar de acuerdo con los mejores métodos y producir
los mejores resultados. Se requerirán menos fondos para sostener a
tales misioneros, debido a que el trabajo útil y práctico, combinado
con sus estudios, les permite dedicar al mejor uso posible sus facultades físicas. Esto será apreciado en los lugares donde sea difícil
obtener recursos. Revelará que los misioneros pueden ser educadores y enseñar a trabajar. Y dondequiera que vayan, todo lo que
hayan ganado en este sentido les abrirá las puertas.—Consejos para
los Maestros Padres y Alumnos acerca de la Educación Cristiana,
[179] 235-240.
Capítulo 52—La lealtad de los estudiantes
Los estudiantes que profesan amar a Dios y obedecer la verdad
deben poseer un grado de dominio propio y fortaleza en los principios religiosos que los habilite para permanecer inconmovibles en
medio de las tentaciones y para permanecer firmes en favor de Jesús
en el colegio, en sus casas de pensión o dondequiera que estén. La
religión no está destinada a ser llevada simplemente como un manto
en la casa de Dios; los principios religiosos deben caracterizar toda
la vida.
El carácter y la conducta
Los que están bebiendo de la fuente de la vida no manifestarán,
como los mundanos, un deseo vehemente de cambio y de placer. En
su comportamiento y carácter se verán el reposo, la paz y la felicidad
que han hallado en Jesús, echando diariamente sus perplejidades y
cargas a sus pies. Demostrarán que en la senda de la obediencia y el
deber hay contentamiento y gozo. Ejercerán sobre sus condiscípulos
una influencia que sentirá toda la escuela. . .
Un joven ferviente, concienzudo y fiel en una escuela es un tesoro inestimable. Los ángeles del cielo lo miran con amor, y en el
libro mayor del cielo se registra toda obra de justicia, cada tentación resistida, cada mal vencido. Ese joven está echando un buen
[180]
fundamento para el futuro, a fin de poder obtener la vida eterna.
De los jóvenes cristianos depende en gran medida la conservación y perpetuación de las instituciones que Dios dispuso como
medio de hacer progresar su obra. Nunca hubo un período en el
cual de una generación de hombres dependieran resultados tan importantes. Por lo tanto, ¡cuán importante es que los jóvenes estén
calificados para esta gran obra, a fin de que Dios pueda usarlos como instrumentos suyos! Su Hacedor tiene sobre ellos derechos que
superan a todos los demás. . .
171
172
Mensajes Para los Jóvenes
El valor de la disciplina escolar
El carácter desenfrenado y temerario de muchos jóvenes de esta
época del mundo causa pena. Si los jóvenes pudiesen ver que, al
cumplir con las leyes y reglamentos de nuestras instituciones, no
están haciendo sino algo que mejorará su posición en la sociedad,
elevará su carácter, ennoblecerá su mente y acrecentará su felicidad,
no se rebelarían contra las reglas justas y los requisitos sanos, ni se
dedicarían a crear sospechas y prejuicios contra estas instituciones.
Con energía y fidelidad los jóvenes deben arrostrar las exigencias
que se les hace; y eso será una garantía de éxito. Los jóvenes que
nunca hayan triunfado en los deberes temporales de la vida estarán
igualmente sin preparación para dedicarse a los deberes superiores.
La experiencia religiosa se obtiene solamente por el conflicto, por
los chascos, por severa disciplina propia y por la oración ferviente.
Los pasos que llevan hacia el cielo deben darse uno a la vez; y cada
paso nos da fuerza para el siguiente.—Consejos para los Maestros
[181] Padres y Alumnos acerca de la Educación Cristiana, 78, 79.
Capítulo 53—Oportunidades para el estudiante
Estudiantes, cooperad con vuestros maestros. Al hacerlo, les dais
esperanza y ánimo. Les ayudáis y al mismo tiempo os ayudáis a
progresar. Recordad que de vosotros depende en extenso grado que
vuestros maestros estén en terreno ventajoso, que su trabajo sea un
reconocido éxito. Debéis ser estudiantes en el más elevado sentido,
viendo a Dios detrás del maestro, y al maestro cooperando con él.
Pasan rápidamente vuestras oportunidades para trabajar. No
tenéis tiempo para complacer al yo. Únicamente al esforzaros seriamente por tener éxito, lograréis la verdadera felicidad. Son preciosas
las oportunidades que se os ofrecen durante el tiempo que pasáis
en la escuela. Haced tan perfecta como sea posible vuestra vida
estudiantil. Recorreréis ese camino una sola vez. Y de vosotros mismos depende que vuestra tarea sea un éxito o un fracaso. A medida
que tengáis éxito en adquirir el conocimiento de la Biblia, estaréis
acumulando tesoros para impartir.
Ayudad a otros
Si tenéis un condiscípulo atrasado, explicadle la lección que no
comprenda. Esto será una ayuda para vuestro propio entendimiento.
Usad palabras sencillas; exponed vuestras ideas con un lenguaje
claro y fácil de entenderse.
Al ayudar a vuestro condiscípulo, ayudáis a vuestros maestros. Y
con frecuencia, un alumno de mente aparentemente lerda, asimilará [182]
más rápidamente las ideas explicadas por un condiscípulo que por un
maestro. Esta es la cooperación que Cristo elogia. El gran Maestro
está a vuestro lado para ayudaros a ayudar al atrasado.
Durante la vida escolar podéis tener oportunidades de hablar a
pobres e ignorantes de las verdades de la Palabra de Dios. Aprovechad toda oportunidad tal. El Señor bendecirá todo momento pasado
en esta forma.—Testimonios para la Iglesia 7:275, 276.
*****
173
174
Mensajes Para los Jóvenes
El dominio completo de lo fundamental
Quiero decir a todo estudiante: Nunca os quedéis satisfechos con
una norma inferior. Al asistir a la escuela, cuidad de tener en vista
un objeto noble y santo. Id porque deseáis prepararos para servir en
alguna parte de la viña del Señor. Haced cuanto podáis para alcanzar
este objeto. Podéis hacer más por vosotros mismos de lo que lograría
cualquier otro. Y si hacéis para vosotros mismos todo lo que podéis,
¡qué carga quitaréis al director y a los maestros!
Antes de intentar el estudio de los ramos superiores del conocimiento literario, aseguraos de que comprendéis cabalmente las
reglas sencillas de la gramática, y que habéis aprendido a leer, escribir y deletrear correctamente. Ascended por los peldaños inferiores
de la escalera antes de alcanzar los superiores.
No dediquéis tiempo a aprender lo que os será de poca utilidad
en la vida ulterior. En vez de buscar el conocimiento de los clásicos,
aprended primero a hablar correctamente vuestro idioma. Aprended
a llevar cuentas. Adquirid un conocimiento de los ramos de estudio
que os ayudarán a ser útiles dondequiera que estéis.—Consejos para
los Maestros Padres y Alumnos acerca de la Educación Cristiana,
[183] 169.
Capítulo 54—Adiestramiento para el servicio
Teniendo en cuenta la luz que Dios ha dado, es maravilloso que
no haya veintenas de hombres y mujeres jóvenes que pregunten:
“Señor, ¿qué quieres que haga?”1 Es un error peligroso imaginar que
a menos que un joven haya decidido dedicarse al ministerio, no se
requiere de él esfuerzo especial para prepararse para la obra de Dios.
Cualquiera sea vuestra vocación, es esencial que mejoréis vuestras
aptitudes mediante el estudio diligente.
Se debería instar a los jóvenes de ambos sexos a apreciar las
bendiciones celestiales de las oportunidades, para llegar a ser bien
disciplinados e inteligentes. Deberían sacar ventaja de las escuelas
que han sido establecidas con el propósito de impartir lo mejor
del conocimiento. Es un pecado ser indolente y negligente en la
adquisición de una educación. El tiempo es corto, y por lo tanto,
como el Señor ha de venir pronto a finalizar las escenas de la historia
de la tierra, hay tanto mayor necesidad de aprovechar los privilegios
y las oportunidades actuales.
Consagrad vuestra capacidad a Dios
Los jóvenes de ambos sexos deberían asistir a nuestras escuelas, el lugar en el cual pueden obtener conocimiento y disciplina.
Deberían consagrar su capacidad a Dios, y llegar a ser estudiantes
diligentes de la Biblia, a fin de fortalecerse contra las doctrinas erró- [184]
neas y no ser apartados por el error de los impíos; pues es por la
investigación diligente de la Biblia como obtenemos un conocimiento de la verdad. Por la práctica de la verdad que ya conocemos, una
luz mayor brillará sobre nosotros desde las Santas Escrituras. . .
Los que son verdaderamente consagrados a Dios no entrarán
en la obra impulsados por el mismo motivo que induce a los hombres a empeñarse en negocios mundanos, esto es, meramente por la
subsistencia; sino que entrarán en la obra sin permitir que ninguna
1 Hechos
9:6.
175
176
Mensajes Para los Jóvenes
consideración mundana los domine, porque se dan cuenta que la
causa de Dios es sagrada.
Preparación para contingencias futuras
El mundo debe ser amonestado, y ningún alma debiera descansar
satisfecha con un conocimiento superficial de la verdad. No sabéis
qué responsabilidad se os llamará a llevar. No sabéis adónde se os
llamará a dar testimonio de la verdad. Muchos tendrán que comparecer en las cortes legislativas; algunos han de comparecer ante reyes
y ante los eruditos de la tierra para responder por su fe.
Los que sólo tienen una comprensión superficial de la verdad,
no podrán exponer claramente las Escrituras ni dar razones definidas de su fe. Se confundirán y no serán obreros que no necesiten
avergonzarse. Nadie se imagine que no tiene necesidad de estudiar
porque no ha de predicar desde el púlpito sagrado. No sabéis lo que
Dios puede requerir de vosotros.
Es un hecho lamentable que el progreso de la causa sea obstaculizado por la escasez de obreros preparados que se hayan capacitado
para ocupar puestos de confianza. El Señor aceptará a miles para
trabajar en su gran campo de cosecha, pero muchos han fracasa[185] do en la preparación para la obra. Mas todo el que ha abrazado
la causa de Cristo, que se ha ofrecido como soldado en el ejército
del Señor, debiera colocarse donde pueda ejercitarse fielmente. La
religión ha significado demasiado poco para los profesos seguidores
de Cristo; porque no es la voluntad de Dios que nadie permanezca
ignorante, cuando han sido puestos a su alcance la sabiduría y el
conocimiento.—Fundamentals of Christian Education, 216, 217.
*****
Equilibrados por los principios debidos
No es cierto que los jóvenes brillantes alcanzan siempre el mayor
éxito. ¡Con cuánta frecuencia se ha colocado en puestos de confianza a hombres de talento y educación y han resultado un fracaso!
Su brillo tenía la apariencia del oro; pero cuando se lo probó, no
resultó ser más que oropel y escoria. Fracasaron en su trabajo a
Adiestramiento para el servicio
177
causa de su infidelidad. No fueron industriosos y perseverantes y
tampoco fueron hasta el fondo de las cosas. No estuvieron dispuestos a comenzar desde la parte inferior de la escalera y con trabajo
paciente ascender peldaño tras peldaño hasta alcanzar la cumbre.
Anduvieron al resplandor de las chispas (sus vivos resplandores de
pensamiento) producidas por ellos mismos. No dependieron de la
sabiduría que solamente Dios puede dar. Su fracaso no se debió a su
falta de oportunidad, sino a su carencia de seriedad. No percibieron
que sus ventajas educacionales les eran valiosas, y así no avanzaron,
como podrían haberlo hecho, en el conocimiento de la religión y
la ciencia. Su mente y carácter no fueron equilibrados por los altos
[186]
principios de la rectitud.—La Educación, 379.
Capítulo 55—La aspiración de mejorar
Si cada uno comprendiese que tiene que rendir cuenta ante Dios
por su influencia personal, en ningún caso estaría ocioso, sino que
cultivaría sus aptitudes y adiestraría todas sus facultades para servir
a Aquel que lo ha comprado con su propia sangre.
Los jóvenes, especialmente, deben sentir la necesidad de educar
su mente y aprovechar toda oportunidad de adquirir conocimientos,
para prestar un servicio aceptable a Aquel que ha dado su preciosa
vida por ellos. Y nadie cometa el error de considerarse tan bien
educado que no necesite estudiar más los libros o la naturaleza.
Aproveche cada uno toda oportunidad con la cual ha sido favorecido
por la providencia de Dios, para adquirir todo lo que sea posible en
la revelación o la ciencia.
Deberíamos aprender a apreciar debidamente las facultades que
Dios nos ha dado. Si un joven tiene que empezar por el peldaño
más bajo de una escalera, no se debiera desanimar, sino resolverse a
subir escalón tras escalón hasta oír la voz de Cristo, diciendo: “Hijo,
ven más arriba. Bien hecho, siervo bueno y fiel; has sido fiel en unas
pocas cosas: yo te haré señor sobre muchas; entra en el gozo de tu
[187] Señor”.—Fundamentals of Christian Education, 213.
178
Capítulo 56—La verdadera sabiduría
Los jóvenes de ambos sexos pueden obtener una educación
terrenal superior, y sin embargo ignorar los principios excelentes
que harían de ellos súbditos del reino de Dios. El saber humano no
puede calificar a nadie para el reino celestial. Los súbditos del reino
de Cristo no se constituyen tales por medio de formas y ceremonias,
o por el largo estudio de los libros. “Esta es la vida eterna: que te
conozcan a ti el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has
enviado”.1
La Biblia y la ciencia
Las Escrituras del Antiguo y del Nuevo Testamento necesitan ser
estudiadas diariamente. El estudiante que aprende constantemente
los caminos y las obras de Dios recibe la sabiduría y el conocimiento
de Dios. La Biblia ha de ser nuestra luz, nuestro educador. Cuando
los jóvenes aprendan a creer que Dios envía el rocío, la lluvia y la
luz del sol desde el cielo, haciendo prosperar la vegetación; cuando
se den cuenta de que todas las bendiciones vienen de él y que se le
debe agradecimiento y alabanza, serán inducidos a reconocer a Dios
en todos sus caminos y a desempeñar con fidelidad sus deberes día
tras día; Dios estará en todos sus pensamientos. . .
Muchos jóvenes, al hablar de la ciencia son sabios más allá de
lo que está escrito; tratan de explicar los caminos y las obras de
Dios con algo que responde a su comprensión finita; pero es todo
un miserable fracaso. La verdadera ciencia y la inspiración están en [188]
perfecta armonía. La falsa ciencia es algo independiente de Dios. Es
ignorancia presuntuosa.
Uno de los mayores males que ha acompañado a la búsqueda del
conocimiento, a la investigación de la ciencia, es que aquellos que
se ocupan en estas investigaciones pierden de vista con demasiada
frecuencia el carácter divino de la religión pura y sin adulterar. Los
1 Juan
17:3.
179
180
Mensajes Para los Jóvenes
sabios según el mundo han tratado de explicar, de acuerdo con principios científicos, la influencia del Espíritu de Dios sobre el corazón.
El menor paso dado en esta dirección lleva a la mente a los laberintos
del escepticismo. La religión de la Biblia es simplemente el misterio
de la piedad; ninguna mente humana puede entenderlo plenamente,
y es del todo incomprensible para el corazón no regenerado.
Enseñados por Dios
Los jóvenes no se debilitarán mentalmente ni perderán eficiencia al consagrarse al servicio de Dios. Para muchos, la educación
significa un conocimiento de los libros; pero “el temor de Jehová es
el principio de la sabiduría”.2 El niño más joven que ama y teme a
Dios es mayor a su vista que el hombre más talentoso e instruido
que descuida el asunto de la salvación personal. Los jóvenes que
consagran su corazón y vida a Dios se ponen en contacto con la
Fuente de toda sabiduría y excelencia.
Si los jóvenes quisieran tan sólo aprender del Maestro celestial,
como hizo Daniel, sabrán por sí mismos que el temor del Señor
es ciertamente el principio de la sabiduría. Habiendo puesto así su
cimiento seguro, pueden, como Daniel, aprovechar hasta lo sumo
todo privilegio y oportunidad y elevarse a cualquier altura intelectual. Consagrados a Dios y teniendo la protección de su gracia y la
[189] influencia vivificante de su Santo Espíritu, manifestarán un poder
intelectual más profundo que los simples mundanos.
Aprender la ciencia a través de la interpretación que los hombres le dan, es obtener una falsa educación. Aprender de Dios y de
Jesucristo, a quien él ha enviado, es aprender la ciencia de la Biblia.
Los puros de corazón ven a Dios en toda providencia, en toda fase
de la verdadera educación. Reconocen la primera entrada de la luz
que irradia del trono de Dios. Los que disciernen los primeros rayos
del conocimiento espiritual, reciben comunicaciones del cielo.
Los alumnos de nuestras escuelas han de considerar que el conocimiento de Dios está por encima de todas las cosas. Solamente se
puede obtener este conocimiento escudriñando las Escrituras. “La
palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que
se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios. Pues está escrito:
2 Proverbios
9:10.
La verdadera sabiduría
181
Destruiré la sabiduría de los sabios, y desecharé el entendimiento
de los entendidos. . . Porque lo insensato de Dios es más sabio que
los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres . . .
Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho
por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención: para que,
como está escrito: el que se gloría, gloríese en el Señor”3 (Youth’s
[190]
Instructor, noviembre 24, 1903).
31
Corintios 1:18, 19, 25, 30, 31.
Capítulo 57—Fijad una norma elevada
Dios desea que aprovechemos toda oportunidad para prepararnos
debidamente para su obra. Espera que empeñemos todas nuestras
energías en su realización, y que conservemos nuestro corazón sensible a la santidad de esa obra y a sus graves responsabilidades.
Muchos que son aptos para hacer una obra excelente, logran
poco porque intentan poco. Miles de cristianos pasan la vida como
si no tuvieran ningún gran fin que perseguir, ni ningún ideal elevado
que alcanzar. Una razón de esto es la baja estima en que se tienen a
sí mismos. Cristo pagó un precio infinito por nosotros, y quiere que
estimemos nuestro propio valor en conformidad con dicho precio.
No os deis por satisfechos con alcanzar un bajo nivel. No somos
lo que podríamos ser, ni lo que Dios quiere que seamos. Dios no
nos ha dado las facultades racionales para que permanezcan ociosas,
ni para que las pervirtamos en la persecución de fines terrenales
y rastreros, sino para que puedan ser desarrolladas hasta lo sumo,
refinadas, santificadas, ennoblecidas y empleadas en el fomento de
los intereses de su reino.
Mantened la personalidad
Nadie debe consentir en ser mera máquina, accionada por la
mente de otro hombre. Dios nos ha dado capacidad para pensar y
obrar, y obrando con cuidado, buscando en Dios nuestra sabiduría,
[191] seremos capaces de hacer honor a nuestras responsabilidades. Conservad la personalidad que Dios os ha dado. No seáis la sombra de
otra persona. Esperad que el Señor obre en vosotros y por medio de
vosotros.
No penséis nunca que ya habéis aprendido bastante, y que podéis
cejar en vuestros esfuerzos. La mente cultivada es la medida del
hombre. Vuestra educación debe proseguir durante toda la vida;
cada día debéis aprender algo y poner en práctica el conocimiento
adquirido.
182
Fijad una norma elevada
183
Recordad que en cualquier puesto que sirváis reveláis qué móvil
os inspira, y desarrolláis vuestro carácter. Cuanto hagáis, hacedlo
con exactitud y diligencia; dominad la inclinación a buscar tareas
fáciles.
Un servicio de todo corazón
El mismo espíritu y los mismos principios en que uno se inspira
en el trabajo diario compenetrarán toda la vida. Los que buscan una
tarea fija y un salario determinado, y desean dar pruebas de aptitud
sin tomarse la molestia de adaptarse o de prepararse, no son los
hombres a quienes Dios llama para trabajar en su causa. Los que
procuran dar lo menos posible de sus facultades físicas, mentales y
morales, no son los obreros a quienes Dios puede bendecir abundantemente. Su ejemplo es contagioso. Los mueve el interés personal.
Los que necesitan que se los vigile, y sólo trabajan cuando se les
señala una tarea bien definida, no serán considerados buenos y fieles
obreros. Se necesitan hombres de energía, integridad y diligencia;
que estén dispuestos a hacer cuanto deba hacerse.
Muchos se inutilizan porque, temiendo fracasar, huyen de las
responsabilidades. Dejan así de adquirir la educación que es fruto
de la experiencia, y que no les pueden dar la lectura y el estudio ni
[192]
todas las demás ventajas adquiridas de otros modos.
El hombre puede modelar las circunstancias, pero nunca debe
permitirse que ellas lo amolden a él. Debemos valernos de las circunstancias como de instrumentos para obrar. Debemos dominarlas,
y no consentir en que nos dominen.
Los hombres fuertes son los que han sufrido oposición y contradicción. Por el hecho de que ponen en juego sus energías, los
obstáculos con que tropiezan les resultan bendiciones positivas.
Llegan a valerse por sí mismos. Los conflictos y las perplejidades
invitan a confiar en Dios, y determinan la firmeza que desarrolla el
poder.—El Ministerio de Curación, 397-400.
*****
184
Mensajes Para los Jóvenes
Cómo aprovechar mejor la vida
Al paso que una buena educación es un gran beneficio cuando el
que la posee la combina con la consagración, los que no tienen el
privilegio de alcanzar grandes conquistas literarias no tienen por qué
creer que no les es posible avanzar en la vida intelectual y espiritual. Si quieren sacar el mejor partido del conocimiento que poseen,
si quieren tratar de juntar diariamente algo para sus almacenes, y
vencer todas las perversidades de su temperamento mediante el diligente cultivo de los rasgos del carácter propio de Cristo, Dios les
abrirá conductos de sabiduría, y podrá decirse de ellos, como antiguamente se dijo de los jóvenes hebreos, que Dios les da sabiduría y
[193] entendimiento.—La Educación, 405, 406.
Sección 6—El servicio
[194]
Con semejante ejército de obreros como el que nuestros jóvenes,
bien preparados, podrían proveer, ¡cuán pronto se proclamaría al
mundo el mensaje de un Salvador crucificado, resucitado y próximo
a venir! ¡Cuán pronto vendría el fin, el fin del sufrimiento, del dolor
y del pecado! ¡Cuán pronto recibirían nuestros hijos, en vez de una
posesión aquí, marchitada por el pecado y el dolor, una herencia
donde “los justos heredarán la tierra y vivirán para siempre”,1
donde “no dirá más el habitante: Estoy enfermo”;2 y “no se oirá
más en ella voz de lloro”!3 —Consejos para los Maestros Padres y
Alumnos acerca de la Educación Cristiana, 430.
1 Salmos
37:29.
33:24 (VM).
3 Isaías 65:19 (VM).
2 Isaías
[195]
Capítulo 58—Los jóvenes estan llamados a ser
obreros
Hay muchos jóvenes cristianos que pueden hacer una buena obra
si quieren aprender lecciones del gran Maestro en la escuela de
Cristo. Aunque los pastores, evangelistas y maestros descuidasen la
búsqueda de los perdidos, no descuiden los niños y jóvenes el poner
en práctica la Palabra. . .
Vayan los jóvenes, las señoritas y los niños a trabajar en el
nombre de Jesús. Unanse teniendo en vista algún plan y orden de
acción. ¿No podéis formar un grupo de obreros y fijar un tiempo
para orar juntos y pedir al Señor que os dé su gracia, y emprender
una acción unida? Deberíais consultar a hombres que aman y temen
a Dios y que tienen experiencia en la obra, a fin de que, bajo los
impulsos del Espíritu de Dios, podáis formar planes y desarrollar
métodos por los cuales podáis trabajar seriamente en procura de
resultados seguros. El Señor ayudará a los que quieran usar para
gloria de su nombre las aptitudes que les ha confiado. ¿Llegarán a
ser misioneros activos nuestros jóvenes que creen la verdad?. . .
Capítulo trabajad con fe
A medida que trabajéis por otros, el poder divino del Espíritu
obrará sobre sus almas, porque ellos han sido comprados por la sangre del Hijo unigénito de Dios. Sólo podremos tener éxito en ganar
[196] las almas por las cuales Cristo murió, si dependemos de la gracia y el
poder de Dios para hacer la obra de convencer y convertir el corazón.
Mientras les presentéis la verdad de Dios, la incredulidad y la duda
lucharán por mantener el dominio de la mente; pero dejad que la
palabra empeñada de Dios expulse la duda de vuestros corazones.
Creed lo que Dios dice, y trabajad con fe. Satanás se presentará
con sus sugestiones para haceros desconfiar de la palabra de vuestro
Padre celestial, pero considerad que “todo lo que no proviene de fe,
186
Los jóvenes estan llamados a ser obreros
187
es pecado”.4 Acicatead vuestra fe hasta que sobrepase la tenebrosa
sombra de Satanás, y colocadla en el propiciatorio, y no abriguéis una
sola duda. Es éste el único modo por el cual obtendréis experiencia
y hallaréis la evidencia tan esencial para vuestra paz y confianza.
Al aumentar vuestra experiencia, tendréis más ardor de alma
y más cálido amor por el servicio de Dios, pues tenéis unidad de
propósito con Jesucristo. Vuestras simpatías son engendradas por el
Espíritu Santo. Lleváis el yugo de Cristo y sois obreros juntamente
con Dios (Youth’s Instructor, agosto 9, 1894).
*****
Llamado de voluntarios
El Señor llama a voluntarios que se pongan firmemente de su
parte, y se comprometan a unirse con Jesús de Nazaret para hacer
la misma obra que necesita ser hecha ahora, precisamente ahora.—
[197]
Fundamentals of Christian Education, 488.
4 Romanos
14:23.
Capítulo 59—La responsabilidad de ganar almas
Pesan sobre los jóvenes graves responsabilidades. Dios espera
mucho de los jóvenes que viven en esta generación de luz y conocimiento acrecentados. Desea usaros para hacer disipar el error y la
superstición que ensombrecen la mente de muchos. Han de disciplinarse recogiendo todo tilde y punto de conocimiento y experiencia.
Dios los tiene por responsables de las oportunidades que se les han
dado. La obra que tienen delante espera sus fervientes esfuerzos
para ser llevada a cabo paso a paso, según demande el tiempo.
Si los jóvenes quieren consagrar la mente y el corazón al servicio del Señor, pueden alcanzar una elevada norma de eficiencia
y utilidad. Es ésta la norma que el Señor espera que la juventud
alcance. Hacer menos que esto es rehusar sacar todo el provecho
posible de las oportunidades dadas por Dios. Esto será considerado
como traición contra Dios, como omisión del trabajo por el bien de
la humanidad.
¿Qué estáis haciendo, queridos jóvenes, para hacer saber a otros
cuán importante es tener la Palabra de Dios como guía, guardar
los mandamientos de Jehová? ¿Estáis declarando por precepto y
ejemplo que sólo por la obediencia a la Palabra de Dios pueden
salvarse los hombres? Si hacéis lo que podéis, seréis una bendición
para los demás. Mientras hacéis lo que podéis de acuerdo con lo
mejor de vuestra capacidad, se irán abriendo ante vosotros medios y
[198] oportunidades para hacer más (Youth’s Instructor, enero 1, 1907).
188
Capítulo 60—Dando testimonio por Cristo
Todos los que están de parte del Señor han de confesar a Cristo.
“Vosotros sois mis testigos, dice Jehová”. La fe del verdadero creyente se manifestará por la pureza y santidad del carácter. La fe obra
por amor y purifica el alma, y con la fe habrá la correspondiente obediencia, una ejecución fiel de las palabras de Cristo. El cristianismo
es siempre intensamente práctico, y se adapta a todas las circunstancias de la vida real. “Vosotros sois mis testigos”.1 ¿Ante quién?
Ante el mundo, pues habéis de llevar con vosotros una influencia
santa. Cristo ha de habitar en vuestra alma, y debéis hablar de él y
manifestar los encantos de su carácter.
Nuestra conversación
La religión de moda de la época ha amoldado en tal forma el
carácter, que los jóvenes que profesan la religión de Cristo rara vez
mencionan su nombre a sus compañeros. Conversan de muchos
asuntos, pero no hacen del precioso plan de la redención un tema de
conversación. Suponed que como cristianos prácticos cambiáramos
este orden de cosas y mostráramos “las virtudes de Aquel que os
llamó de las tinieblas a su luz admirable”.2 Si Cristo habita en el
corazón por la fe, no podéis guardar silencio. Si habéis hallado a
Jesús, seréis verdaderos misioneros. Habéis de ser entusiastas en
este asunto, y hacer saber a los que no aprecian a Jesús, que lo habéis [199]
hallado precioso para vuestra alma, que él ha puesto en vuestra boca
un cántico de alabanza a Dios.
Jóvenes amigos, ¿queréis empezar vuestra vida cristiana como
quienes tienen en su corazón el calor del amor de Jesús? Nunca
sabréis cuánto bien podéis hacer a los que no se consideran hijos
de Dios, dirigiéndoles palabras tiernamente razonables y serias en
cuanto a la salvación de sus almas. Por otra parte, quizá nunca
1 Isaías
21
43:10.
Pedro 2:9.
189
190
Mensajes Para los Jóvenes
sepáis, hasta el día del juicio, cuántas oportunidades de ser testigos
de Cristo habéis dejado pasar sin aprovechar. Quizá nunca sepáis
en este mundo el daño que habéis hecho a alguna alma por vuestros
pequeños actos de frivolidad, vuestra conversación vulgar, vuestra
liviandad, completamente inconsecuentes con vuestra santa fe.
Cómo ganar a los amados
Es cierto, podéis sentir una especie de ansiedad por las almas de
los que amáis. Quizá tratéis de abrirles los tesoros de la verdad, y
en vuestro fervor, derraméis lágrimas por su salvación, pero cuando vuestras palabras parecen hacer poca impresión y no hay una
respuesta evidente a vuestras oraciones, casi os sentís tentados a
reprochar a Dios porque vuestras labores no dan fruto. Os parece
que vuestros amados tienen corazones especialmente duros, y que
no responden a vuestros esfuerzos. Pero ¿habéis pensado seriamente
que la falta puede estar en vosotros mismos? ¿Habéis pensado que
estáis derribando con una mano lo que os esforzáis por construir con
la otra?
A veces habéis permitido que el Espíritu de Dios os maneje,
y otras, habéis negado vuestra fe con vuestra práctica, y habéis
destruido vuestra labor por los familiares, pues vuestras prácticas
[200] han dejado sin efecto vuestros esfuerzos en favor de ellos. Vuestro
mal genio, vuestro lenguaje no hablado, vuestras maneras, vuestra
disposición quejosa, vuestra carencia de fragancia cristiana, vuestra
falta de espiritualidad, la misma expresión de vuestro rostro, ha dado
testimonio contra vosotros. . .
No menospreciéis nunca la importancia de las cosas pequeñas.
Las cosas pequeñas proporcionan la disciplina real de la vida. Por
medio de ellas se educa el alma para crecer a la semejanza de Cristo,
o llevar la imagen del mal. Dios nos ayuda a cultivar hábitos de
pensamiento, palabra, aspecto y acción que testificarán ante los que
nos rodeen, de que hemos estado con Jesús y aprendido de él (Youth’s
Instructor, marzo 9, 1893).
*****
Dando testimonio por Cristo
191
El fervor
La vida pasada en trabajo activo por Dios es una bendición.
Multitudes que pierden su tiempo en bagatelas, en remordimientos
ociosos, y en murmuraciones sin provecho podrían tener una experiencia enteramente diferente si apreciasen la luz que Dios les
ha dado y la hiciesen brillar sobre otros; y muchos hacen su vida
desgraciada, por su egoísmo y su amor a la comodidad. Sus vidas,
mediante una actividad diligente, podrían llegar a ser como los brillantes rayos del sol para guiar hacia el sendero que lleva al cielo
a los que se hallan en el oscuro camino de la muerte. Si lo hacen,
sus corazones se llenarán de paz y gozo en Jesucristo (Review and
[201]
Herald, octubre 25, 1881).
Capítulo 61—La obra personal
La Obra de Cristo consistió, en extenso grado, en entrevistas personales. Tenía él una fiel consideración por el auditorio de una sola
alma, y esa alma ha transmitido a miles el conocimiento recibido.
Los trabajadores de más éxito son aquellos que están dispuestos
a trabajar alegremente para servir a Dios en las cosas pequeñas. Cada
ser humano ha de trabajar con su hilo personal, tejerlo en la trama
que forma el tejido y completar el diseño. . .
Educad a los jóvenes para que ayuden a los jóvenes; y al tratar de
hacer este trabajo, cada uno obtendrá la experiencia que lo calificará
para llegar a ser un obrero consagrado en una esfera más vasta. Miles
de corazones pueden ser alcanzados del modo más sencillo.
Los hombres y las mujeres más intelectuales, los que son considerados y elogiados como los más insignes y mejor dotados del
mundo, son con frecuencia refrescados por las palabras más humildes y sencillas de alguien que ama a Dios y que puede hablar de
ese amor con la misma naturalidad con que un mundano habla de
aquellas cosas que su alma contempla y de las cuales se alimenta.
Las palabras, aun bien preparadas y estudiadas, tienen poca influencia; pero la obra verdadera, sincera de un hijo o hija de Dios, ya sea
llevada a cabo por palabras o por un pequeño servicio hecho con
natural sencillez, abrirá la puerta de entrada a muchas almas, por
[202] largo tiempo cerrada (Review and Herald, mayo 9, 1899).
192
Capítulo 62—Los jóvenes como ganadores de almas
Satanás es un enemigo vigilante, atento a su propósito de inducir
a los jóvenes a una conducta enteramente contraria a la que Dios
aprobaría. El sabe perfectamente que nadie puede hacer tanto bien
como los jóvenes y las señoritas consagrados a Dios. Los jóvenes,
si fueran correctos, podrían ejercer una poderosa influencia. Los
predicadores o laicos avanzados en años no pueden tener sobre la
juventud ni la mitad de la influencia que pueden tener sobre sus
compañeros los jóvenes consagrados a Dios. Deberían ellos sentir
sobre sí la responsabilidad de hacer todo lo que puedan para salvar a
sus semejantes, aun al precio del sacrificio de su placer y sus deseos
naturales. El tiempo y aun los medios, si se requirieran, deberían ser
consagrados a Dios.
Los que profesan piedad deberían tener conciencia del peligro
de los que están sin Cristo. Pronto terminará su tiempo de gracia.
Los que podrían haber ejercido su influencia para salvar almas si
hubiesen seguido el consejo de Dios y que en cambio han dejado de
cumplir su deber por causa del egoísmo y la indolencia, o porque se
avergonzaban de la cruz de Cristo, no sólo perderán su alma, sino
que tendrán sobre sus vestiduras la sangre de los pobres pecadores.
A los tales se exigirá cuenta del bien que podrían haber hecho si se
[203]
hubiesen consagrado a Dios, y que no hicieron por su infidelidad.
Los que han probado realmente las dulzuras del amor redentor
no quieren ni pueden descansar hasta dar a conocer a todos los que
se relacionan con ellos, el plan de la salvación. Los jóvenes deberían
preguntar: “Señor, ¿qué quieres que haga? ¿Cómo puedo honrar y
glorificar tu nombre en la tierra?” Alrededor de nosotros perecen
almas, y sin embargo, ¿qué responsabilidad llevan los jóvenes de
ganar almas para Cristo?
193
194
Mensajes Para los Jóvenes
Solicitud por otros
Los que asisten a la escuela podrían tener influencia en favor del
Salvador, pero ¿quiénes nombran el nombre de Cristo, y a quiénes
se ve rogar con tierno fervor a sus compañeros para que abandonen
los caminos de pecado y escojan el camino de la santidad?
Esta es la conducta que deberían seguir los jóvenes creyentes,
pero no lo hacen; está más de acuerdo con sus sentimientos el unirse
con el pecador en sus diversiones y placeres. Los jóvenes tienen un
vasto campo de utilidad, pero no lo ven. ¡Oh, si ejercitasen ahora
sus facultades mentales buscando un modo de aproximarse a los
pecadores que perecen a fin de darles a conocer el camino de la
santidad y mediante la oración y los ruegos, ganar aunque sea un
alma para Cristo!
¡Qué noble empresa! ¡Un alma que alabará a Dios durante la
eternidad! ¡Un alma que gozará felicidad y vida eterna! ¡Una gema
en su corona que brillará como una estrella para siempre jamás!
Pero aun más de uno puede ser llevado del error a la verdad, del
pecado a la santidad. Dice el Señor por medio del profeta: “Y los
que enseñan la justicia a la multitud, [resplandecerán] como las
estrellas a perpetua eternidad”.1 Entonces, aquellos que se ocupan
con Cristo y los ángeles en la obra de salvar a las almas que perecen,
[204] son ricamente recompensados en el reino del cielo.
Vi que muchas almas podrían ser salvadas si los jóvenes estuviesen donde debieran estar, consagrados a Dios y a la verdad;
pero generalmente se colocan en un terreno donde se hace necesario
trabajar constantemente por ellos; de otra manera llegarían a ser
del mundo. Son una fuente de ansiedad e inquietud constantes. Por
ellos se derraman lágrimas, y del corazón de los padres se elevan
oraciones angustiosas en su favor. Y no obstante, siguen adelante,
indiferentes al dolor que su conducta causa. Siembran espinas en
el pecho de aquellos que morirían por salvarlos y quisieran que
llegasen a ser lo que Dios se propuso que fuesen por los méritos de
la sangre de Cristo. . .
1 Daniel
12:3.
Los jóvenes como ganadores de almas
195
Una obra que hacer
Jóvenes de ambos sexos, vi que Dios tiene una obra para que vosotros hagáis; tomad vuestra cruz y seguid a Cristo, o sois indignos
de él. Mientras permanecéis en apática indiferencia, ¿cómo podéis
saber cuál es la voluntad de Dios con respecto a vosotros? Y ¿cómo
esperáis ser salvos, a menos que como siervos fieles hagáis la voluntad de vuestro Señor? Todos los que posean la vida eterna habrán
procedido bien. El Rey de gloria los honrará haciéndolos estar a su
mano derecha mientras les diga: “Bien, buen siervo y fiel”.2 ¿Cómo
podéis saber cuántas almas podríais salvar de la ruina, si, en lugar
de procurar descubrir qué trabajo podéis hacer en la viña de vuestro
Maestro, estáis ideando medios para vuestro propio placer?
¿Cuántas almas se han salvado por medio de esas reuniones destinadas a conversar y a ensayar música? Si no podéis señalar una
sola alma salvada por ese medio, apartaos ¡oh! apartaos hacia una
nueva línea de conducta. Empezad a orar por las almas, acercaos a
Cristo, bien junto a su costado sangrante. Adorne un espíritu manso
[205]
y tranquilo vuestras vidas y asciendan a
él vuestras peticiones fervientes, imperfectas, humildes, para que
os dé sabiduría a fin de que tengáis éxito en salvar no sólo vuestra
propia alma, sino las de otros.
Orad más de lo que cantáis. ¿No tenéis mayor necesidad de la
oración que del canto? Jóvenes varones y mujeres, Dios os llama a
trabajar, a trabajar por él. Cambiad completamente vuestra conducta.
Vosotros podéis hacer una obra que los que sirven mediante la
palabra y la doctrina no pueden hacer. Podéis alcanzar una clase a
la cual no puede conmover el pastor.—Testimonios para la Iglesia
1:511-513.
Donde empezar
Los que desean trabajar para Dios, empiecen en su propio hogar,
entre sus propios familiares, en su propio vecindario, entre sus propios amigos. Entre ellos hallarán un campo misionero favorable. Esta
obra misionera en el hogar es una prueba que revela su capacidad o
2 Mateo
25:23.
196
Mensajes Para los Jóvenes
incapacidad para el servicio en un campo más vasto.—Testimonios
para la Iglesia 6:428.
El medio de más éxito
En nuestra obra, el esfuerzo individual logrará mucho más de lo
que se puede estimar. Es por falta de él por lo que las almas perecen.
Un alma es de valor infinito; el Calvario nos dice su precio. Un alma
ganada para Cristo, contribuirá a ganar a otras, y la cosecha de bendición y salvación irá siempre en aumento.—Obreros Evangélicos,
[206] 192.
Capítulo 63—Servicio de diferentes clases
Dios pide pastores, instructores bíblicos, colportores. Salgan
nuestros jóvenes de ambos sexos como colportores, evangelistas e
instructores bíblicos, en compañía de misioneros de experiencia, que
puedan mostrarles cómo trabajar con éxito. Lleven los colportores
nuestras publicaciones de casa en casa. Cuando se ofrece la oportunidad, hablen de la verdad para este tiempo a aquellos con quienes
se encuentran y canten y oren con ellos. Cuando en nuestra obra
para Dios se sigan enérgicamente métodos acertados, se recogerá
una cosecha de almas.
En la obra de Dios hay lugar para todos los que están llenos
del espíritu de abnegación. Dios pide hombres y mujeres que estén
dispuestos a negarse a sí mismos por amor de otros, dispuestos a
consagrar a su obra todo lo que tienen y son. Se necesitan hombres
que, cuando encuentren dificultades, sigan avanzando constantemente, diciendo: No fallaremos ni nos desanimaremos. Se necesitan
hombres que fortalezcan y edifiquen la obra que otros están tratando
de hacer (Review and Herald, abril 28, 1904).
Cómo adquirir eficiencia
En esta obra, como en cualquier otra, se adquiere pericia en el
trabajo mismo. Se obtiene eficiencia por medio de la preparación en
los deberes comunes de la vida y en el ministerio a los necesitados y
[207]
dolientes.—La Educación, 261.
197
Capítulo 64—El servicio abnegado
Los que, en la medida de lo posible, se ocupan en la obra de hacer
bien a otros, dándoles evidencias prácticas de su interés por ellos,
no sólo están aliviando los males de la vida humana al ayudarles
a llevar sus cargas, sino al mismo tiempo están contribuyendo en
extenso grado a su propia salud de alma y cuerpo, El hacer bien es
una obra que beneficia tanto al que da, como al que recibe. Si os
olvidáis de vosotros mismos en vuestro interés por otros, ganáis una
victoria sobre vuestras flaquezas. La satisfacción que sentiréis al
hacer bien os ayudará grandemente a recuperar el estado saludable
de la imaginación.
El placer de hacer bien anima la mente y hace vibrar todo el
cuerpo. Mientras los rostros de las personas benévolas son iluminados por la alegría y expresan la elevación moral de la mente, los
de las personas egoístas, mezquinas, tienen una expresión abatida,
desanimada, melancólica. En sus rostros se ven sus defectos morales.
El egoísmo y el amor propio estampan su sello peculiar en el hombre
exterior.
La persona impulsada por una benevolencia verdadera, desinteresada, participa de la naturaleza divina, habiendo escapado de la
corrupción que hay en el mundo por la concupiscencia; mientras
que los egoístas y avaros han acariciado el egoísmo hasta el punto
de haberles hecho marchitar sus simpatías sociales, y de hacer que
sus rostros reflejen la imagen del enemigo caído más bien que la de
[208] la pureza y santidad.—Testimonios para la Iglesia 2:534.
198
Capítulo 65—El premio de la diligencia
Recuerden los jóvenes que el indolente pierde la inapreciable
experiencia ganada por el fiel desempeño de los deberes diarios de la
vida. El que es indolente y voluntariamente ignorante, coloca en su
camino algo que siempre será un obstáculo para él. Rehúsa la cultura
que proviene de un trabajo honrado. Roba a Dios al no extender una
mano de ayuda a la humanidad. Su carrera es muy diferente de la
que Dios le ha señalado; pues el despreciar el empleo útil estimula
los gustos más bajos y de hecho paraliza las más útiles energías del
ser.
No unos pocos, sino miles de seres humanos existen únicamente
para consumir los beneficios que Dios en su misericordia les prodiga. Se olvidan de llevar al Señor sus ofrendas de gratitud por las
riquezas que él les ha confiado al concederles los frutos de la tierra.
Se olvidan que Dios desea que mediante el empleo inteligente de los
talentos que se les ha entregado, sean tanto productores como consumidores. Si comprendieran la obra que Dios desea que hagan como
su mano ayudadora, pensarían que tienen el privilegio de rehuir toda
responsabilidad que se les haya confiado y que deben ser servidos.
La bendición del trabajo
La verdadera felicidad sólo se encuentra en ser buenos y hacer
el bien. Los más puros y elevados goces son patrimonio de los que
cumplen fielmente sus deberes. Ningún trabajo honrado es degradante. Es una pereza innoble la que induce a los seres humanos [209]
a menospreciar los sencillos deberes cotidianos de la vida. El rechazamiento de esos deberes causa una deficiencia mental y moral
que algún día se sentirá agudamente. Alguna vez en la vida del
perezoso su deformidad aparecerá con rasgos inconfundibles. En el
registro de su vida aparecen escritas las palabras: Consumidor, pero
no productor.
199
200
Mensajes Para los Jóvenes
De todas las vocaciones de la vida se pueden aprender útiles
lecciones espirituales. Los que labran el suelo, mientras trabajan
pueden estudiar el significado de las palabras: Vosotros sois labradores de Dios. Deben sembrar en el corazón humano las semillas de
la verdad para que la vida pueda llevar los ricos frutos del Espíritu.
La impresión de Dios sobre la mente va a modelarla con gracia y
simetría. Las energías naturales, tanto físicas como mentales, deben
ser educadas para el servicio del Maestro. . .
A todos ha dado Cristo la obra de ministrar. El es el Rey de la
gloria y, sin embargo, declara: “El Hijo del hombre no vino para ser
servido, sino para servir”.1 No obstante ser la Majestad del cielo,
estuvo dispuesto a venir a esta tierra para hacer la obra que su Padre
le había confiado. El ha ennoblecido el trabajo. Trabajó con sus
manos como carpintero para darnos un ejemplo de laboriosidad.
Desde una edad muy temprana desempeñó su parte en el sostén de
la familia. Se daba cuenta de que constituía una parte en la sociedad
de la familia, y voluntariamente cargó con lo que le correspondía.
La ayuda en el hogar
Tanto los niños como los jóvenes deben hallar placer en aliviar
las cargas de sus padres mostrando un interés abnegado por las cosas
del hogar. Mientras llevan alegremente las cargas que les correspon[210] den reciben una educación que los hará aptos para ocupar puestos
de confianza y utilidad. Cada año han de hacer progresos constantes,
dejando gradual pero seguramente a un lado la inexperiencia de la
infancia a cambio de la experiencia de la madurez. En el desempeño
fiel de los sencillos deberes del hogar, los muchachos y las niñas
ponen el cimiento de la excelencia mental, moral y espiritual.
La trama del destino
Recordad, queridos jóvenes amigos, que cada día, cada hora,
cada momento estáis tejiendo la trama de vuestro propio destino.
Cada vez que se arroja la lanzadera, se introduce en la trama un
hilo que echa a perder o embellece el tejido. Si sois descuidados
e indolentes, malográis la vida que Dios quiere que sea brillante
1 Mateo
20:28.
El premio de la diligencia
201
y hermosa. Si escogéis seguir vuestras propias inclinaciones, los
hábitos no cristianos os atarán con ligaduras de acero. Y a medida
que os apartéis de Cristo, vuestro ejemplo será seguido por muchos
que debido a vuestra errónea conducta nunca gozarán de las glorias
del cielo. Pero si hacéis valientes esfuerzos para vencer el egoísmo
y no pasáis por alto ninguna oportunidad de ayudar a los que os
rodean, la luz de vuestro ejemplo guiará a otros a la cruz (Youth’s
[211]
Instructor, diciembre 5, 1901).
Capítulo 66—La dignidad del trabajo
Era el propósito de Dios aliviar por el trabajo el mal introducido
en el mundo por la desobediencia del hombre. El trabajo podía hacer
ineficaces las tentaciones de Satanás y detener la marea del mal.
Y aunque acompañado de ansiedad, cansancio y dolor, el trabajo
es todavía una fuente de felicidad y desarrollo, y una salvaguardia
contra la tentación. Su disciplina pone en jaque la complacencia
propia, y fomenta la laboriosidad, la pureza y la firmeza. Llega a ser
así parte del gran plan de Dios para restaurarnos de la caída.
El trabajo manual y los juegos
El sentir público es que el trabajo manual es degradante, y sin
embargo los hombres pueden esforzarse tanto como quieren en el
cricket, el baseball o las contiendas pugilísticas, sin que se los considere degradados. Satanás se deleita cuando ve a los seres humanos
emplear sus facultades físicas y mentales en lo que no educa ni es
útil, que no les ayuda a beneficiar a los que necesitan su ayuda.
Mientras los jóvenes se hacen expertos en juegos que no son de
valor real para ellos ni para los demás, Satanás juega la partida de
la vida por sus almas, arrebatándoles los talentos que Dios les ha
dado, y colocando en su lugar sus malos atributos. Su esfuerzo consiste en inducir a los hombres a ignorar a Dios. Procura enfrascar
y envolver la mente tan completamente, que Dios no halle cabida
[212] en su pensamiento. No quiere que la gente conozca a su Hacedor, y
queda muy complacido si puede poner en marcha juegos y funciones
teatrales que confundan de tal manera los sentidos de los jóvenes,
que se olviden de Dios y del cielo.
Una de las salvaguardias más seguras contra el mal es la ocupación útil, mientras que la ociosidad es una de las mayores maldiciones; porque el vicio, el crimen y la pobreza siguen en su estela. Los
que están siempre ocupados, que atienden alegremente sus tareas
diarias, son los miembros útiles de la sociedad. Por el cumplimiento
202
La dignidad del trabajo
203
fiel de los deberes que hallan en su senda, hacen que su vida les
beneficie a ellos mismos y a otros. El trabajo diligente los guarda
de muchas de las trampas de aquel que “halla siempre alguna mala
ocupación para las manos ociosas”.
El agua estancada no tarda en corromperse; pero un arroyo que
fluye, imparte salud y alegría por la tierra. La primera es símbolo de
los ociosos; el segundo, de los laboriosos. . .
El ejemplo de Cristo
La senda del trabajo, señalada a los moradores de la tierra, puede ser dura y cansadora, pero ha sido honrada por las pisadas del
Salvador, y está seguro el que sigue este camino sagrado. Por el
precepto y el ejemplo, Cristo dignificó el trabajo útil. Desde sus
primeros años, vivió una vida de trabajo. Pasó la mayor parte de
su vida terrenal en el trabajo paciente de la carpintería de Nazaret.
Vestido como trabajador común, el Señor de la vida recorrió las
calles de la pequeña ciudad en la cual vivía, yendo a su humilde
trabajo y volviendo de él; y le acompañaban ángeles ministradores
mientras caminaba lado a lado con los campesinos y obreros sin que
lo reconociesen y honrasen. . .
El trabajo juicioso es tónico para la familia humana. Hace fuertes
a los débiles, ricos a los pobres, felices a los desgraciados. Satanás [213]
está en acecho, listo para destruir a aquellos que en su tiempo libre
le dan oportunidad de acercarse a ellos bajo algún disfraz atrayente.
Nunca tiene más éxito que cuando se acerca a los hombres en sus
horas de ocio.
La lección de laboriosidad y contentamiento
Entre los males resultantes de las riquezas, uno de los mayores es
la idea corriente de que el trabajo es degradante. El profeta Ezequiel
declara: “He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus
hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso”.1 Aquí
se nos presentan los terribles resultados de la ociosidad, que debilita
la mente, degrada el alma y pervierte el entendimiento haciendo una
1 Ezequiel
16:49.
204
Mensajes Para los Jóvenes
maldición de lo que fue dado como una bendición. Los hombres y
mujeres que trabajan son los que ven cosas grandes y buenas en la
vida, y son los que están dispuestos a llevar sus responsabilidades
con fe y esperanza.
Muchos de los que siguen a Cristo tienen que aprender todavía
la lección esencial del contentamiento y la diligencia en los deberes
necesarios de la vida. Requiere más gracia, y más severa disciplina
de carácter, el trabajar para Dios como mecánico, comerciante, abogado o agricultor, cumpliendo los preceptos del cristianismo en los
negocios de la vida, que el trabajar como misioneros reconocidos.
Se requiere vigoroso nervio espiritual para introducir la religión en
el taller y la oficina, santificando los detalles de la vida diaria, y
ordenando toda transacción de acuerdo con la norma de la Palabra
de Dios. Pero esto es lo que el Señor requiere.
El apóstol Pablo consideraba la ociosidad como un pecado.
[214] Aprendió el oficio de hacer tiendas en todos sus detalles, importantes o insignificantes, y durante su ministerio trabajaba a menudo
en ese oficio para mantenerse a sí mismo y a los demás. Pablo no
consideraba como tiempo perdido el que pasaba así. Mientras trabajaba, el apóstol tenía acceso a una clase de personas a quienes no
podría haber alcanzado de otra manera. Mostraba a sus asociados
que la habilidad en las artes comunes es un don de Dios. Enseñaba
que aun en el trabajo de cada día se ha de honrar a Dios. Sus manos
encallecidas por el trabajo no restaban fuerza a sus llamamientos
patéticos como ministro cristiano.
Dios quiere que todos trabajen. La atareada bestia de carga responde mejor a los propósitos de su creación que el hombre indolente.
Dios trabaja constantemente. Los ángeles trabajan; son ministros
de Dios para los hijos de los hombres. Los que esperan un cielo de
inactividad quedarán chasqueados; porque en la economía del cielo
no hay lugar para la satisfacción de la indolencia. Pero se promete
descanso a los cansados y cargados. El siervo fiel es el que recibirá
la bienvenida al pasar de sus labores al gozo de su Señor. Depondrá
su armadura con regocijo, y olvidará el fragor de la batalla en el
glorioso descanso preparado para los que venzan por la cruz del
Calvario.—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos acerca de
[215] la Educación Cristiana, 210-214.
Capítulo 67—Sembrando junto a todas las aguas
El Señor pide que su pueblo emprenda distintos ramos de obra
misionera, que siembre junto a todas las aguas. Hacemos sólo una
pequeña parte de la obra que él desea que hagamos entre nuestros
vecinos y amigos. Mediante actos de bondad para con los pobres,
los enfermos y los enlutados, podemos ejercer influencia sobre ellos
de modo que la verdad divina halle acceso a sus corazones. No se
debería dejar de aprovechar ninguna oportunidad de servir. Es la
más elevada obra misionera que podamos hacer. La presentación de
la verdad con amor y simpatía, de casa en casa, está en armonía con
la instrucción dada por Cristo a sus discípulos cuando los envió en
ocasión de su primera gira misionera.
El don del canto
Se necesitan personas que tengan el don del canto. El canto es
uno de los medios más eficaces para impresionar el corazón con
la verdad espiritual. Los manantiales del arrepentimiento y la fe
han sido abiertos con frecuencia por las palabras del canto sagrado.
Debería educarse a los miembros de la iglesia, tanto jóvenes como
adultos, para que salgan a proclamar este último mensaje al mundo.
Si van con humildad, los ángeles de Dios irán con ellos enseñándoles
cómo elevar la voz en canto y oración y cómo proclamar el mensaje
evangélico para este tiempo.
Jóvenes y señoritas, emprended la obra a la cual Dios os llama.
Cristo os enseñará a usar vuestras aptitudes para un buen propósito. [216]
Al recibir la influencia vivificadora del Espíritu Santo y tratar de
enseñar a otros, vuestras mentes serán refrescadas y estaréis en
condición de decir palabras que sean nuevas y extrañamente bellas
para vuestros oyentes. . .
205
206
Mensajes Para los Jóvenes
La obra médico-misionera
La obra médico-misionera presenta muchas oportunidades para
servir. La intemperancia en el comer y la ignorancia de las leyes
de la naturaleza son causa de gran parte de las enfermedades que
existen y están robando a Dios la gloria que se le debe. La falta de
negación de sí mismos incapacita a muchos del pueblo de Dios para
alcanzar la elevada norma de espiritualidad que Dios pone delante de
ellos. Enseñad a la gente que es mejor saber cómo mantenerse sano
que cómo curar la enfermedad. Deberíamos ser educadores sabios, y
amonestar a todos contra la complacencia propia. Al ver la desgracia,
la deformidad y la enfermedad que se han extendido por el mundo
como resultado de la ignorancia, ¿cómo podemos contenernos de
hacer nuestra parte para alumbrar al ignorante y aliviar al doliente?
Muchos ignoran los principios del sano vivir porque las avenidas
del alma han sido cerradas por el tirano Prejuicio. Se puede prestar
un buen servicio enseñando a la gente cómo preparar alimentos
sanos. Este ramo de la obra es tan esencial como cualquier otro
que se emprenda. Se deberían establecer más escuelas de cocina, y
algunos deberán trabajar de casa en casa, dando instrucciones en el
arte de cocinar alimentos sanos. Muchos, muchos serán rescatados
de la degeneración física, mental y moral mediante la influencia de
[217] la reforma pro salud (Review and Herald, junio 6, 1912).
Capítulo 68—Muchos ramos de trabajo
La Iglesia ha sido organizada para el servicio; y en una vida de
servicio para Cristo, la relación con la iglesia es uno de los primeros
pasos. La lealtad a Cristo exige la ejecución fiel de los deberes
de la iglesia. Es ésta una parte importante de la preparación, y en
una iglesia imbuida de la vida del Maestro, inducirá directamente a
realizar un esfuerzo en pro del mundo exterior. Hay muchos ramos en
los cuales los jóvenes pueden hallar oportunidad de hacer esfuerzos
útiles.—La Educación, 261.
*****
Cada uno tiene su lugar
Cada uno tiene su lugar en el plan eterno del cielo. Cada uno ha
de trabajar en cooperación con Cristo para la salvación de las almas.
Tan ciertamente como hay un lugar preparado para nosotros en las
mansiones celestiales hay un lugar designado en la tierra, donde
hemos de trabajar para Dios.—Palabras de Vida del Gran Maestro,
297.
*****
La obra de la Escuela Sabática
El Señor llama a los jóvenes y señoritas para que se ciñan a
fin de desempeñar una labor ferviente, de toda la vida, en la escuela sabática. . . El Señor quisiera tener en la obra de la escuela
sabática maestros que le sirvan de todo corazón, que desarrollen su
talento mediante el ejercicio y mejoren lo que ya se ha logrado.—
[218]
Testimonies on Sabbath School Work, 53.
207
208
Mensajes Para los Jóvenes
La obra bíblica
La idea de realizar estudios bíblicos es de origen celestial y abre
el camino para que entren centenares de jóvenes en el campo, donde
se ha de hacer una obra importante que de otro modo no podría
hacerse.
La Biblia ha sido desencadenada. Puede llevarse a la puerta
de cada casa, y sus verdades pueden presentarse a la conciencia
de todo ser humano. Hay muchos que cuando se les presente la
verdad, escudriñarán diariamente las Escrituras por sí mismos, como
los nobles bereanos, para ver si esas cosas son así o no. Cristo ha
dicho: “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que
en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de
mí”.1 Jesús, el Redentor del mundo, manda a los hombres no sólo
a leer, sino a escudriñar las Escrituras. Es ésta una obra grande e
importante, y se nos encomienda a nosotros, y al hacerla, recibiremos
un gran beneficio; pues no quedará sin recompensa la obediencia
al mandato de Cristo. El coronará con especiales evidencias de su
favor este acto de lealtad del que sigue la luz revelada en su Palabra
(Ibid. p. 29, 30).
*****
El colportaje
El Señor pide que nuestros jóvenes trabajen como colportores y
evangelistas, de casa en casa, en lugares donde todavía no se ha oído
la verdad. Habla a nuestros jóvenes diciendo: “No sois vuestros.
Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios
en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”.2
Los que quieran salir a trabajar bajo la dirección de Dios, serán
[219] maravillosamente bendecidos.—Testimonios para la Iglesia 8:229.
Una de las mejores maneras en que los jóvenes pueden hacerse
idóneos para el ministerio es la de entrar en el campo de colportaje.
Vayan ellos a las ciudades y pueblos para vender los libros que
contienen la verdad para este tiempo. En esta obra encontrarán
1 Juan
21
5:39.
Corintios 6:19, 20.
Muchos ramos de trabajo
209
oportunidades de hablar palabras de vida, y las semillas de verdad
que siembran brotarán para dar fruto. Al encontrarse con la gente y
presentarle nuestras publicaciones, obtendrán una experiencia que
no conseguirían por la predicación. . .
Todos los que deseen tener oportunidad de servir de veras, y que
quieran entregarse sin reserva a Dios, encontrarán en el colportaje
oportunidad de hablar de muchas cosas relativas a la vida inmortal
futura.—Obreros Evangélicos, 100.
*****
La enseñanza
Se requiere el mejor talento que pueda obtenerse para educar y
amoldar las inteligencias de los jóvenes, y para llevar a cabo con
éxito las múltiples fases de labor en que será necesario que el maestro
se ocupe en nuestras escuelas de iglesia. . .
Se necesitan maestros, especialmente para los niños, que sean
apacibles y bondadosos, y que manifiesten indulgencia y amor precisamente por aquellos que más lo necesitan. . . Nuestras escuelas
de iglesia necesitan maestros que tengan altas cualidades morales;
maestros en quienes se pueda confiar; que sean de fe sana y tengan tacto y paciencia; que anden con Dios y se abstengan de toda
[220]
apariencia de mal.—Joyas de los Testimonios 2, 459, 460.
Los negocios
El Señor desea tener en su servicio hombres inteligentes, calificados para diversos ramos de trabajo. Se necesitan hombres de
negocio que entretejan los grandes principios de la verdad en todas
sus transacciones. Y sus talentos deben perfeccionarse mediante el
estudio y la preparación más cabales. Si hay en cualquier ramo de
trabajo hombres que necesiten aprovechar sus oportunidades para
llegar a ser sabios y eficientes, son aquellos que están usando sus
aptitudes para edificar el reino de Dios en nuestro mundo. De Daniel
sabemos que aun cuando todas sus transacciones comerciales eran
sometidas al más minucioso examen, no se podía hallar una sola
falta o error. El fue un ejemplo de lo que puede ser todo hombre
210
Mensajes Para los Jóvenes
de negocios. Su historia muestra lo que puede realizar una persona
que consagra la fuerza del cerebro, los huesos y los músculos, del
corazón y la vida, al servicio de Dios.—Palabras de Vida del Gran
Maestro, 329, 330.
*****
La obra médica
No hay campo misionero más importante que el que ocupa el
médico fiel, temeroso de Dios. No hay campo en el cual un hombre
pueda realizar mayor bien o ganar más joyas que brillen en la corona
de su regocijo. Puede llevar la gracia de Cristo como dulce fragancia
a todas las habitaciones de los enfermos que visite; puede llevar el
verdadero bálsamo sanador al alma enferma de pecado. Puede dirigir
la atención del enfermo moribundo hacia el Cordero de Dios que
quita el pecado del mundo. No debería prestar oído a la sugestión
de que es peligroso hablar de los intereses eternos a aquellos cuyas
[221] vidas están en peligro, no sea que empeoren; pues en nueve casos
de diez, el conocimiento del Salvador que perdona los pecados los
mejoraría mental y corporalmente. Jesús puede limitar el poder de
Satanás. El es el médico en quien puede confiar el alma enferma de
pecado para que la sane tanto de los males del cuerpo como de los
del alma.—Testimonios para la Iglesia 5:448, 449.
*****
En casi todas las poblaciones hay muchos que no escuchan
la predicación de la Palabra de Dios ni asisten a ningún servicio
religioso. Para que conozcan el Evangelio, hay que llevárselo a sus
casas. Muchas veces la atención prestada a sus necesidades físicas
es la única manera de llegar a ellos. Los enfermeros misioneros que
cuidan a los enfermos y alivian la miseria de los pobres encontrarán
muchas oportunidades para orar con ellos, leerles la Palabra de Dios,
y hablarles del Salvador. Pueden orar con los desamparados que no
tienen fuerza de voluntad para dominar los apetitos degradados por
las pasiones. Pueden llevar un rayo de esperanza a las vidas de los
vencidos y desalentados. Su amor abnegado, manifestado en actos
Muchos ramos de trabajo
211
de bondad desinteresada, ayudará a esos dolientes a creer en el amor
de Cristo.—El Ministerio de Curación, 103.
*****
El ministerio
No se debe rebajar la importancia del ministerio evangélico. No
se debería dirigir ninguna empresa de modo tal que haga aparecer
el ministerio de la palabra como asunto inferior. No es así. Los
que rebajan el ministerio, rebajan a Cristo. El ministerio, en sus
diferentes aspectos, es el más elevado de los trabajos, y debería [222]
hacerse presente a los jóvenes que no hay obra más bendecida por
Dios que la del ministro evangélico.
No se debe disuadir a nuestros jóvenes de entrar en el ministerio.
Existe el peligro de que mediante deslumbradoras representaciones
algunos sean apartados del camino por el cual Dios quiere que
anden. Algunos, que deberían estar preparándose para entrar en el
ministerio, han sido animados a seguir un curso médico de estudio.
El Señor pide más ministros para trabajar en su viña. Se ha dicho;
“Fortaleced las avanzadas; tened fieles centinelas en todas partes
del mundo”. Dios os llama, jóvenes. El llama a ejércitos enteros de
jóvenes de mente y corazón amplios, y que tengan amor profundo
por Cristo y la verdad.—Testimonios para la Iglesia 6:411.
*****
La obra misionera en el extranjero
Se necesitan hombres jóvenes. Dios los llama a los campos
misioneros. Ellos están relativamente libres de cuidados y responsabilidades, y en situación más favorable para ocuparse en la obra,
que aquellos que tienen que proveer el sostén y la educación de
una familia numerosa. Además, los jóvenes pueden adaptarse más
fácilmente a nuevos climas y sociedades y pueden soportar mejor
los inconvenientes y las durezas. Con tacto y perseverancia pueden
hallar acceso a las personas en el lugar donde están.—Testimonios
para la Iglesia 5:393.
212
Mensajes Para los Jóvenes
*****
Los jóvenes deberían prepararse familiarizándose con otros idiomas, para que Dios pueda usarlos como medios para comunicar su
[223] verdad salvadora a otras naciones. Estos jóvenes pueden aprender
otros idiomas aun mientras se ocupan en trabajar por los pecadores. Si saben economizar el tiempo, pueden sacar provecho de sus
mentes y prepararse para una utilidad más amplia. Si las jóvenes
que sólo han llevado pocas responsabilidades quisiesen dedicarse a Dios, podrían prepararse para ser más útiles estudiando y familiarizándose con otros idiomas. Podrían dedicarse al trabajo de
traducir.—Testimonios para la Iglesia 3:204.
El servicio juvenil
Los niños pueden ser misioneros aceptables en el hogar y en
la iglesia. Dios desea que se les enseñe que están en este mundo
para prestar servicio útil, no solamente para jugar. En el hogar se
los puede educar para hacer obra misionera que los preparará para
actuar en más vastas esferas de utilidad. Padres, ayudad a los niños
a realizar el propósito que Dios tiene para ellos (Review and Herald,
[224] diciembre 8, 1919).
Capítulo 69—Un servicio aceptable
Dios, en su amor y misericordia infinitos, nos ha iluminado con
su Palabra, y Cristo nos dice: “De gracia recibisteis, dad de gracia”.1
Dejad que la luz que Dios os ha dado alumbre a los que están en
tinieblas. Mientras lo hagáis, los ángeles de Dios estarán a vuestro
lado ayudándoos a ganar almas para Cristo. . .
Queridos jóvenes amigos, recordad que para servir al Señor no es
necesario ser un ministro ordenado. Hay muchos modos de trabajar
para Cristo. Quizá nunca os hayan sido impuestas las manos para
ordenaros, pero Dios puede daros preparación para su servicio. El
puede obrar por medio de vosotros para la salvación de las almas. Si
habiendo aprendido en la escuela de Cristo, sois mansos y humildes
de corazón, él os dará palabras para hablar por él. . .
Nuestra actitud hacia los errores
Haced cuanto podáis para alcanzar la perfección, pero no penséis
que porque cometéis errores estáis excluidos del servicio de Dios. El
Señor conoce nuestra hechura; recuerda que somos polvo. Mientras
uséis fielmente los talentos que Dios os ha dado, obtendréis conocimientos que no os dejarán sentir satisfechos con vosotros mismos.
Veréis la necesidad de abandonar hábitos dañinos, no sea que por un
mal ejemplo ofendáis a otros.
Trabajad diligentemente, dando a otros la verdad tan preciosa
para vosotros. Luego, cuando haya vacantes que llenar, oiréis las [225]
palabras: “Subid más arriba”. Quizá no respondáis de buena gana,
pero avanzad por fe, aportando a la obra de Dios un celo renovado,
sincero.
Únicamente del gran Maestro puede aprenderse el secreto de
ganar almas. Así como el rocío y las lluvias mansas caen suavemente sobre la planta marchita nuestras palabras han de caer suave y
amorosamente sobre las almas que tratamos de ganar. No hemos de
1 Mateo
10:8.
213
214
Mensajes Para los Jóvenes
esperar hasta que se presenten las oportunidades; hemos de buscarlas
manteniendo el corazón elevado en oración para que Dios nos ayude
a hablar las palabras debidas en el debido momento. Cuando se presenta una oportunidad, ninguna excusa debe induciros a descuidarla,
pues su aprovechamiento puede significar la salvación de un alma
de la muerte (Youth’s Instructor, febrero 6, 1902).
La obra más elevada
La obra de salvar a las almas por las cuales Cristo murió, es
superior a todas, es el asunto que debería atraer y ocupar las energías
del alma. Haced de ésta la obra principal y más importante de vuestra
vida. Haced de ella la obra especial de vuestra vida. Cooperad con
Cristo en esta grande y noble obra, y haceos misioneros en vuestro
propio país y en el extranjero. Estad listos y preparados para trabajar
por la salvación de las almas en vuestro país o en climas lejanos.
Obrad las obras de Dios y mostrad vuestra fe en vuestro Salvador
trabajando por otros. ¡Ojalá tanto los jóvenes como los viejos se
convirtiesen enteramente a Dios y aceptasen el deber más cercano,
trabajando de acuerdo con sus oportunidades y haciéndose obreros
[226] juntamente con Dios! (Youth’s Instructor, mayo 4, 1893).
Capítulo 70—La fidelidad en el servicio
Los que son infieles en el menor de los asuntos temporales, serán
infieles en las responsabilidades de mayor importancia. Robarán
a Dios y no responderán a las demandas de la ley divina. No se
darán cuenta de que sus talentos pertenecen a Dios y deberían ser
consagrados a su servicio. No se considera como siervos fieles a los
que no hacen nada por sus patrones fuera de lo que se les ordena,
cuando saben que la prosperidad del trabajo depende de un poco de
esfuerzo extraordinario de su parte. El empleado nota muchas cosas
que esperan ser hechas aun cuando no hayan sido especificadas.
Podrían evitarse desperdicios y pérdidas si aquellos que profesan
el nombre de Jesús manifestasen diligencia concienzuda y esfuerzo
abnegado y pusiesen en práctica en sus vidas los principios de amor
que Cristo nos ha encomendado. Pero en la causa de Dios trabajan
muchos que sirven al ojo.
La infidelidad registrada
La forma más detestable del egoísmo induce al obrero a descuidar el aprovechamiento del tiempo y el cuidado de la propiedad
cuando no está directamente bajo la mirada del patrón. Pero, ¿imaginan esos obreros que nadie nota sus descuidos, que no es registrada
su infidelidad? Si pudiesen ser abiertos sus ojos verían que los observa un Vigilante y que todos sus descuidos son registrados en los
libros del cielo.
Los que son infieles con la obra de Dios, carecen de principios;
los motivos que los impulsan no son aquellos que los inducirán a [227]
escoger lo recto bajo cualquier circunstancia. Los siervos de Dios
han de sentir en todo momento que se hallan bajo la mirada del
patrón. Aquel que observaba la fiesta sacrílega de Belsasar se halla
presente en todas nuestras instituciones, en el despacho del comerciante, en el taller privado, y la mano pálida registra vuestro descuido
tan ciertamente como registró el terrible castigo del rey blasfemo.
215
216
Mensajes Para los Jóvenes
La condenación de Belsasar fue escrita en letras de fuego: “Pesado
has sido en balanza, y fuiste hallado falto”,1 y si vosotros dejáis de
cumplir las obligaciones que Dios os ha dado, vuestra condenación
será la misma.
Motivos verdaderos de servicio
Hay muchos que profesan ser cristianos y no están unidos con
Cristo. Su vida diaria, su espíritu, dan testimonio de que Cristo,
la esperanza de la gloria, no mora en ellos. No se puede depender
de ellos ni confiar en ellos. Están ansiosos de reducir su servicio
al mínimo de esfuerzo y al mismo tiempo obtener el máximo de
salario. El nombre “siervo” se aplica a todos los hombres, pues todos
lo somos, y nos convendrá ver a qué molde nos conformamos. ¿Es
el de la infidelidad o el de la fidelidad?
¿Están los siervos generalmente dispuestos a hacer todo lo que
pueden? ¿No es más bien costumbre prevaleciente deslizarse por el
trabajo tan rápida y fácilmente como sea posible y obtener el salario
al menor costo posible? El fin no es ser tan cabal como se pueda, sino
obtener una remuneración. Los que profesan ser siervos de Cristo no
deberían olvidar el precepto del apóstol Pablo: “Siervos, obedeced
en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que
[228] quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo
a Dios. Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el
Señor, y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la
compensación de la herencia, porque a Cristo el Señor servís”.2
Los que entran en la obra como “siervos del ojo” hallarán que
su trabajo no puede resistir la inspección de los hombres o de los
ángeles. Lo esencial para el éxito en el trabajo es el conocimiento de
Cristo; pues este conocimiento dará sanos principios de rectitud, e
impartirá un espíritu noble, abnegado, como el de nuestro Salvador
a quien profesamos servir. La fidelidad, la economía, el cuidado, la
prolijidad, debieran caracterizar todo nuestro trabajo, ya sea en la
cocina, el taller, las oficinas de las casas editoras, el sanatorio, el
colegio o dondequiera estemos ubicados en la viña del Señor. “El
que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo
1 Daniel
5:27.
3:22-24.
2 Colosenses
La fidelidad en el servicio
217
muy poco es injusto, también en lo más es injusto”3 (Review and
[229]
Herald, septiembre 22, 1891).
3 Lucas
16:10.
218
Mensajes Para los Jóvenes
Sección 7—La salud y la eficiencia
[230]
Puesto que la mente y el alma hallan expresión por medio del
cuerpo, tanto el vigor mental como el espiritual dependen en gran
parte de la fuerza y la actividad físicas; todo lo que promueva la
salud física, promueve el desarrollo de una mente fuerte y un
carácter equilibrado. Sin salud, nadie puede comprender
distintamente ni cumplir completamente sus obligaciones para
consigo mismo, con sus semejantes, o con su Creador. Debiera
cuidarse por lo tanto tan fielmente la salud como el carácter. El
conocimiento de la fisiología y de la higiene debería ser la base de
todo esfuerzo educativo.—La Educación, 191.
[231]
Capítulo 71—La ciencia del vivir
¿QUE puede hacerse para detener la marea de enfermedad y
crimen que está arrastrando a nuestra especie a la ruina y a la muerte?
Como la gran causa del mal ha de hallarse en la complacencia del
apetito y la pasión, la primera y gran obra de reforma debe ser
aprender y poner en práctica las lecciones de la temperancia y el
dominio propio.
Si ha de efectuarse un cambio permanente para el mejoramiento
de la sociedad, la educación de las masas debe empezar en la época
temprana de la vida. Es casi seguro que los hábitos formados en
la infancia y la juventud, los gustos adquiridos, el dominio propio
logrado, los principios inculcados desde la cuna, han de determinar el
futuro del hombre o de la mujer. El crimen y la corrupción resultantes
de la intemperancia y las costumbres relajadas podrían ser evitados
por la debida educación de la juventud.
La salud y el dominio propio
La salud física perfecta es una de las más grandes ayudas para
formar en la juventud caracteres puros y nobles, fortaleciéndolos
para dominar el apetito y refrenar los excesos degradantes; y, por
otra parte, estos mismos hábitos de dominio propio son esenciales
para el mantenimiento de la salud.
Es de la mayor importancia que los hombres y las mujeres sean
instruidos en la ciencia de la vida humana, y en cuanto a los me[232] jores medios de preservar y adquirir la salud. La juventud es, por
excelencia, la época de almacenar los conocimientos que han de
ponerse diariamente en práctica durante toda la vida. La juventud
es la época para establecer buenos hábitos, para corregir los malos
ya contraídos, para lograr y mantener el poder del dominio propio
y trazar el plan y acostumbrarse a la práctica de ordenar todos los
actos de la vida de acuerdo con la voluntad de Dios y el bienestar de
nuestros semejantes. . .
220
La ciencia del vivir
221
Jesús no ignoraba las exigencias del cuerpo. Respetaba la condición física del hombre y sanaba a los enfermos y restauraba las
facultades de aquellos que sufrían por su pérdida. . .
La vida es un cometido
Se debería mostrar a los jóvenes que ellos no tienen libertad
de hacer lo que quieren con sus vidas. Ahora han recibido algo en
custodia y en el futuro llegará el día en que tendrán que dar cuenta.
Dios no los considerará libres de culpa si han tratado ligeramente
sus preciosos dones; el Redentor del mundo ha pagado un precio
infinito por ellos, y sus vidas y talentos le pertenecen; y serán finalmente juzgados de acuerdo con la fiel o infiel administración del
capital que Dios ha confiado a su cuidado. Debería enseñárseles
que, cuanto mayores son los medios y las oportunidades que se les
dan, más pesadamente descansa sobre ellos la responsabilidad de
la obra de Dios y más se requiere que hagan. Si de este modo se
consigue que los jóvenes sientan su responsabilidad ante el Creador
y la importancia del cometido que representan sus propias vidas,
vacilarán en arrojarse a la vorágine de la disipación y el crimen que
traga a tantos de los jóvenes promisorios de nuestra época (Review
[233]
and Herald, diciembre 13, 1881).
Capítulo 72—La protección de la salud
La Salud es una bendición cuyo valor pocos aprecian; no obstante, de ella depende grandemente la eficiencia de nuestras facultades
mentales y físicas. Nuestros impulsos y pasiones tienen su asiento
en el cuerpo, y éste debe ser mantenido en la mejor condición física.
y bajo las influencias más espirituales a fin de dar el mejor uso a
nuestras aptitudes. Todo lo que merma la fuerza física, debilita la
mente y la hace menos capaz de discernir entre el bien y el mal.
El uso indebido de nuestras facultades físicas acorta el tiempo
en que nuestras vidas pueden ser usadas para la gloria de Dios y nos
incapacita para llevar a cabo la obra que Dios nos ha encomendado.
Al dar lugar a la formación de malos hábitos, quedándonos levantados hasta altas horas de la noche, satisfaciendo el apetito a expensas
de la salud, echamos el cimiento de la debilidad. . .
Los que así acortan su vida y se incapacitan para el servicio por
no respetar las leyes naturales, son culpables de robar a Dios. Y
también roban a sus semejantes. Por su conducta han cercenado la
oportunidad de beneficiar a otros, la obra misma para la cual Dios
los mandó al mundo. Y se han malogrado para hacer hasta aquello
que pudieran haber realizado en un período más breve de tiempo. El
Señor nos considera culpables cuando, por nuestros hábitos dañinos,
privamos del bien que podríamos hacerle al mundo (Review and
[234] Herald, junio 20, 1912).
222
Capítulo 73—La santidad de la salud
Satanás se presenta al hombre con sus tentaciones en la forma en
que se presentó a Cristo: como ángel de luz. Ha estado trabajando
para debilitar física y moralmente al hombre a fin de vencerlo con
sus tentaciones, y luego triunfar sobre su ruina. Y ha tenido acceso a
aquellos que están esclavizados por los apetitos, sin tener en cuenta
los resultados. Bien sabe él que es imposible al hombre desempeñar
sus obligaciones para con Dios y sus semejantes mientras malogra
las facultades que Dios le ha dado. El cerebro es la capital del cuerpo.
Si las facultades perceptivas son entorpecidas por cualquier clase de
intemperancia, no se disciernen las cosas eternas.
La relación de la salud con la formación del carácter
Dios no da permiso al hombre para violar las leyes de su ser. Pero
el hombre, al ceder a las tentaciones de Satanás complaciéndose en
la intemperancia, pone las facultades superiores bajo el dominio de
los apetitos y pasiones animales. Cuando éstos logran ascendiente,
el hombre, que fue creado poco inferior a los ángeles, con facultades
susceptibles del más elevado cultivo, se entrega al control de Satanás,
y éste tiene fácil acceso a aquellos que están esclavizados por los
apetitos. Por causa de la intemperancia, algunos sacrifican una mitad,
otros los dos tercios de sus facultades físicas, mentales y morales, y
[235]
se hacen juguetes del enemigo.
Los que quieren tener mentes despejadas para discernir las estratagemas de Satanás deben poner sus apetitos físicos bajo el dominio
de la razón y de la conciencia. La moral y la acción vigorosa de las
facultades superiores de la mente son esenciales para la perfección
del carácter cristiano. Y la fuerza o debilidad de la mente tienen
mucho que ver con nuestra utilidad en este mundo y con nuestra
salvación final. Es deplorable la ignorancia que ha prevalecido cor
respecto a la ley de Dios y nuestra naturaleza física. La intemperancia de cualquier clase es una violación de las leyes de nuestro ser.
223
224
Mensajes Para los Jóvenes
La imbecilidad prevalece en un grado temible. El pecado se hace
atrayente bajo el manto de luz con que Satanás lo cubre, y él se
complace en retener el mundo cristiano en su hábitos diarios bajo
la tiranía de las costumbres, como los paganos, y gobernado por el
apetito.
La intemperancia degrada
Si los hombres y las mujeres inteligentes tienen sus facultades
morales entorpecidas por cualquier clase de intemperancia son poco
superiores a los paganos en muchos de sus hábitos. Satanás desvía
constantemente a la gente de la luz salvadora a las costumbres y
la moda, sin tener en cuenta su salud física, moral y mental. El
gran enemigo sabe que si predominan el apetito y la pasión, se
sacrifican la salud del cuerpo y la fuerza del intelecto en el altar de
la satisfacción de los apetitos y el hombre es llevado a una rápida
ruina. Si el intelecto iluminado lleva las riendas, dominando las
propensiones animales y manteniéndolas sujetas a las facultades
morales, Satanás sabe que es pequeño su poder para vencer con sus
tentaciones...
Una buena parte del mundo cristiano carece del derecho de
[236] llamarse cristiano. Sus hábitos, su extravagancia, el trato general de
su cuerpo, violan la ley física y son contrarios a la norma bíblica.
Ellos mismos, con su curso de vida, se están acarreando sufrimiento
físico y debilidad moral y mental (Review and Herald, septiembre 8,
1874).
*****
El dominio propio es un deber
El cuerpo tiene que ser puesto en sujeción. Las facultades superiores de nuestro ser deben gobernar. Las pasiones han de obedecer
a la voluntad, que a su vez ha de obedecer a Dios. El poder soberano
de la razón, santificado por la gracia divina, debe dominar en nuestra
vida.
Las exigencias de Dios deben estamparse en la conciencia. Hombres y mujeres deben despertar y sentir su obligación de dominarse
La santidad de la salud
225
a sí mismos, su necesidad de ser puros y libertados de todo apetito
depravante y de todo hábito envilecedor. Han de reconocer que todas
las facultades de su mente y de su cuerpo son dones de Dios, y que
deben conservarlas en la mejor condición posible para servirle.—El
[237]
Ministerio de Curación, 92.
Capítulo 74—Una educación equilibrada
El Tiempo dedicado al ejercicio físico no está perdido. El alumno
que estudia constantemente sus libros, y hace poco ejercicio al aire libre, se perjudica a sí mismo. Un ejercicio equilibrado de los
diversos órganos y facultades del cuerpo, es esencial para el mejor
funcionamiento de los mismos. Hay pérdida de fuerza física y mental cuando el cerebro está constantemente recargado mientras que
los otros órganos quedan inactivos. Las facultades físicas quedan
privadas de su tono sano, la mente pierde su frescura y vigor, y el
resultado es una excitación mórbida.
A fin de que los hombres y las mujeres tengan mentes bien
equilibradas, todas las aptitudes del ser deben ser puestas en uso y
desarrolladas. Hay en este mundo muchas personas más desarrolladas en un sentido que en otro, porque un conjunto de facultades ha
sido cultivado, mientras que el otro se ha atrofiado por la inacción.
La educación de muchos jóvenes fracasa porque estudian demasiado, mientras descuidan lo que pertenece a la vida práctica. Para que
el equilibrio de la mente pueda conservarse, debe combinarse un
juicioso sistema de trabajo físico con el trabajo mental, a fin de que
haya desarrollo armonioso de todas las aptitudes.—Consejos para
los Maestros Padres y Alumnos acerca de la Educación Cristiana,
[238] 226.
226
Capítulo 75—La educación obtenida a expensas de
la salud
Algunos alumnos dedican todo su ser a los estudios, y concentran su mente con el objeto de educarse. Hacen trabajar el cerebro,
pero dejan inactivas las facultades físicas. El cerebro se recarga, y
los músculos se debilitan porque no se los ejercita. Cuando estos
estudiantes se diploman, es evidente que han obtenido su educación
a expensas de la vida. Han estudiado día y noche, año tras año, manteniendo continuamente su mente en tensión, pero no han ejercitado
suficientemente sus músculos...
Las señoritas se entregan frecuentemente al estudio, y descuidan
otros ramos de la educación que son aún más esenciales para la vida
práctica que el estudio de los libros. Y después de haberse educado,
son con frecuencia inválidas para toda la vida. Descuidaron su salud,
permaneciendo demasiado encerradas entre cuatro paredes, privadas
del aire puro del cielo y de la luz solar que Dios nos da. Estas jóvenes
podrían haber salido de la escuela con salud, si hubiesen combinado
con sus estudios las labores caseras y el ejercicio al aire libre.
La salud es un gran tesoro. Es el bien más precioso que puedan tener los mortales. La riqueza, los honores y el saber, se compran a precio muy alto, si es con la pérdida del vigor y de la salud. Ninguna de estas cosas puede asegurar la felicidad, si falta la
salud.—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos acerca de la
[239]
Educación Cristiana, 218.
227
Capítulo 76—La insignia de la nobleza
Durante los tres años de adiestramiento, Daniel y sus compañeros mantuvieron sus hábitos de moderación, su lealtad a Dios y su
dependencia constante de su poder. Cuando llegó el momento de
que el rey pusiese a prueba su capacidad y sus adelantos, fueron examinados junto con otros candidatos para el servicio del reino. Pero
“no fueron hallados entre todos ellos otros como Daniel, Ananías,
Misael y Azarías”.1 Su penetrante percepción, su lenguaje escogido
y preciso, su vasto conocimiento, daban testimonio de la fuerza intacta y del vigor de su potencia mental. Por causa de estos hechos
estuvieron delante del rey. “Y en todo asunto de sabiduría e inteligencia que el rey les consultó, los halló diez veces mejores que
todos los magos y astrólogos que había en todo su reino”.2
Dios honra siempre la rectitud. En Babilonia se hallaban reunidos los más promisorios jóvenes de todos los países sometidos al
gran conquistador y, sin embargo, entre todos ellos no tenían rival
los cautivos hebreos.
La forma erguida, firme, el paso elástico, el rostro bello, los
sentidos despiertos, el aliento sin contaminar, constituían la insignia
de la nobleza con que la naturaleza honra a los que son obedientes a
sus leyes.
Efectos de los habitos físicos sobre la mente
Haríamos bien en meditar en la lección que aquí se presenta.
[240] La estricta obediencia de los requerimientos de la Biblia será una
bendición, tanto vara el cuerpo como para el alma. Los frutos del
Espíritu no consisten sólo en amor, paz y gozo, sino también en
temperancia. Se nos manda que no contaminemos nuestros cuerpos,
pues son templos del Espíritu Santo.
1 Daniel
2 Daniel
1:19.
1:20.
228
La insignia de la nobleza
229
Los cautivos hebreos eran hombres de pasiones semejantes a
las nuestras. Se mantuvieron firmes en medio de las seductoras
influencias de la lujosa corte de Babilonia. Los jóvenes de hoy día
están rodeados de incitaciones a la complacencia propia. En nuestras
grandes ciudades, especialmente, se hace fácil y tentadora toda forma
de placer sensual. Los que, como Daniel, rehúsan contaminarse,
cosecharán como recompensa hábitos de temperancia.
Su mayor vigor físico y poder de resistencia más abundante,
constituyen un depósito bancario al cual recurrir en caso de emergencia.
Los hábitos físicos correctos promueven la superioridad mental.
La potencia intelectual, el vigor físico y la duración de la vida dependen de leyes inmutables. El Dios de la naturaleza no se interpondrá
para preservar a los hombres de las consecuencias de la violación de
los requerimientos de la naturaleza. El que lucha por el señorío debe
ser temperante en todas las cosas. La claridad mental y la firmeza de
propósito de Daniel, su poder para adquirir conocimientos y resistir
la tentación, se debían en extenso grado a la sencillez de su régimen
alimenticio, en relación con su vida de oración.
El forjamiento de nuestro propio destino
Hay mucha verdad en el refrán: “Cada hombre es el arquitecto
de su propio destino”. Si bien los padres son responsables del sello que ponen al carácter así como de la educación de sus hijos e
hijas, también es cierto que nuestra posición y utilidad en el mundo [241]
dependen en extenso grado de nuestra conducta.
Daniel y sus compañeros gozaban de los beneficios de una educación y un adiestramiento correctos recibidos en sus primeros años,
pero estas ventajas solas no habrían bastado para hacer de ellos lo
que fueron. Llegó el tiempo en que debían actuar por sí mismos,
cuando su futuro dependía de su propio curso de acción. Resolvieron ser fieles a las lecciones que recibieron en, la infancia. El temor
de Dios, que es el principio de la sabiduría, fue el cimiento de su
grandeza.
La historia de Daniel y sus jóvenes compañeros ha sido registrada
en las páginas de la Palabra inspirada para beneficio de los jóvenes
de todas las épocas posteriores. Mediante la crónica de su fidelidad
230
Mensajes Para los Jóvenes
a los principios de la temperancia, Dios habla hoy a los jóvenes de
ambos sexos, mandándoles que reúnan los preciosos rayos de luz
que él les ha dado acerca de la temperancia cristiana y se coloquen
en armonía con las leyes de la salud.
La temperancia es ricamente recompensada
Se necesitan ahora hombres de acción y valor, como Daniel.
En el mundo se necesita hoy un corazón puro y una mano fuerte,
intrépida. Dios propuso que el hombre mejorase constantemente,
que diariamente alcanzase un punto más alto en la escala de la
excelencia. El nos ayudará si tratamos de ayudarnos a nosotros
mismos. Nuestra esperanza de felicidad en dos mundos depende
de nuestro progreso en uno. En todo momento deberíamos estar en
guardia contra la primera aproximación a la intemperancia.
Queridos jóvenes, Dios os pide que hagáis una obra que, por su
gracia, podéis hacer. “Que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio
[242] vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro racional culto”.3
Destacaos en la condición de hombres y mujeres que Dios os ha
dado. Mostrad una pureza de gustos, de apetitos, de hábitos que sean
comparables con los de Daniel. Dios os recompensará con nervios
tranquilos, con un cerebro despejado, con un criterio inalterado, con
percepción penetrante. Los jóvenes de hoy, cuyos principios sean
fieles e inconmovibles, serán bendecidos con salud de cuerpo, mente
y alma (Youth’s Instructor, julio 9, 1903).
*****
La religión y la salud
“El principio de la sabiduría es el temor de Jehová”.4 Cuando
los hombres de hábitos malos y prácticas pecaminosas ceden al
poder de la verdad divina, la entrada de la palabra de Dios da luz
y entendimiento al simple. La verdad es aplicada al corazón, y la
fuerza moral, que parecía haber estado paralizada, revive. El que
la recibe adquiere más fuerte y claro entendimiento que antes. Ha
3 Romanos
4 Salmos
12:1.
111:10.
La insignia de la nobleza
231
afianzado su alma en la Roca Eterna. La salud mejora, por el hecho
de sentirse seguro en Cristo. De este modo van a la par la religión y
[243]
las leyes de la salud.—Testimonios para la Iglesia 4:553, 554.
232
Mensajes Para los Jóvenes
Sección 8—La vida de devoción
[244]
El Espíritu educador y santo de Dios se halla en su Palabra. Una
luz nueva y preciosa brilla de cada una de sus páginas. Allí se
devela la verdad, y las palabras y las frases se hacen claras y
apropiadas para la ocasión, como la voz de Dios que habla al alma.
El Espíritu Santo se deleita en dirigirse a los jóvenes y descubrir
ante ellos los tesoros y las bellezas de la Palabra de Dios. Las
promesas pronunciadas por el gran Maestro cautivarán los sentidos
y animarán al alma con un poder espiritual divino. Se desarrollará
en la mente fructífera una familiaridad con las cosas divinas que
será como una barricada contra la tentación.—Palabras de Vida del
Gran Maestro, 120.
[245]
Capítulo 77—La oración es nuestra fortaleza
En Medio de los peligros de estos últimos días, la única seguridad
para la juventud está en la vigilancia y la oración siempre crecientes.
El joven que halla su gozo en leer la Palabra de Dios y en la hora de
la oración, será constantemente refrescado por los sorbos de la fuente
de la vida. Logrará una altura de excelencia moral y una amplitud
de pensamiento que otros no pueden concebir. La comunión con
Dios estimula los buenos pensamientos, las aspiraciones nobles, la
percepción clara de la verdad y los elevados propósitos de acción.
Los que así se ponen en comunión con Dios, son reconocidos por él
como sus hijos e hijas. Se elevan constantemente obteniendo más
claros conceptos de Dios y de la eternidad, hasta que el Señor hace
de ellos conductos de luz y de sabiduría para el mundo.
Cómo orar
Pero la oración no es entendida como se debiera. Nuestras oraciones no han de informar a Dios de algo que él no sabe. El Señor
está al tanto de los secretos de cada alma. Nuestras oraciones no
tienen por qué ser largas ni decirse en voz alta. Dios lee los pensamientos ocultos. Podemos orar en secreto, y el que ve en secreto
oirá y nos recompensará en público.
Las oraciones dirigidas a Dios para contarle todas nuestras desgracias cuando en realidad no nos sentimos desgraciados, son ora[246] ciones hipócritas. Dios tiene en cuenta el corazón contrito. “Porque
así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre
es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado
y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y
para vivificar el corazón de los quebrantados”.1
La oración no tiene por objeto obrar un cambio en Dios; nos
pone a nosotros en armonía con Dios. No reemplaza al deber. Dios
1 Isaías
57:15.
234
La oración es nuestra fortaleza
235
nunca aceptará en lugar del diezmo la oración hecha con frecuencia
y fervor. La oración no pagará nuestras deudas a Dios...
La oración da poder
La fuerza adquirida por la oración a Dios nos preparará para
nuestros deberes cotidianos. Las tentaciones a que estamos diariamente expuestos hacen de la oración una necesidad. A fin de ser
mantenidos por el poder de Dios mediante la fe, los deseos de la
mente debieran ascender continuamente en oración silenciosa. Cuando estamos rodeados por influencias destinadas a apartarnos de Dios,
nuestras peticiones de ayuda y fuerza deben ser incansables. A menos que así sea, nunca tendremos éxito en quebrantar el orgullo y en
vencer el poder que nos tienta a cometer excesos pecaminosos que
nos apartan del Salvador. La luz de la verdad, que santifica la vida,
descubrirá al que la recibe las pasiones pecaminosas de su corazón
que se esfuerzan por tener el señorío y que hacen necesario tener
todo nervio en tensión y ejercitar todas las facultades para resistir a
Satanás y vencer por los méritos de Cristo (Youth’s Instructor, agosto
[247]
18, 1898).
Capítulo 78—El poder de la oración
Fue en el monte con Dios donde Moisés contempló el modelo
de aquel edificio maravilloso que había de ser morada de la gloria
divina. Es en el monte con Dios—el lugar secreto de comunión—,
donde hemos de contemplar su glorioso ideal para la humanidad.
Así seremos habilitados para dirigir de tal manera la edificación de
nuestro carácter que se realice para nosotros la promesa: “Habitaré y
andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo”.1 Mientras
atendemos a nuestros quehaceres diarios, deberíamos elevar el alma
al cielo en oración. Estas peticiones silenciosas suben como incienso
ante el trono de gracia y los esfuerzos del enemigo quedan frustrados.
El cristiano cuyo corazón se apoya así en Dios, no puede ser vencido.
No hay malas artes que puedan destruir su paz. Todas las promesas
de la Palabra de Dios, todo el poder de la gracia divina, todos los
recursos de Jehová están puestos a contribución para asegurar su
libramiento. Así fue como anduvo Enoc con Dios. Y Dios estaba
con él, sirviéndole de fuerte auxilio en todo momento de necesidad...
En contacto con el infinito
La oración es el aliento del alma. Es el secreto del poder espiritual. No puede ser sustituida por ningún otro medio de gracia, y
conservar, sin embargo, la salud del alma. La oración pone al corazón en inmediato contacto con la Fuente de la vida, y fortalece
los tendones y músculos de la experiencia religiosa. Descuídese el
ejercicio de la oración, u órese espasmódicamente, de vez en cuan[248] do, según parezca propio, y se perderá la relación con Dios. Las
facultades espirituales perderán su vitalidad, la experiencia religiosa
carecerá de salud y vigor...
Es algo maravilloso que podamos orar eficazmente; que seres
mortales indignos y sujetos a yerro posean la facultad de presentar
sus peticiones a Dios. ¿Qué facultad más elevada podría desear el
12
Corintios 6:16.
236
El poder de la oración
237
hombre que la de estar unido con el Dios infinito? El hombre débil
y pecaminoso tiene el privilegio de hablar a su Hacedor. Podemos
pronunciar palabras que alcancen el trono del Monarca del Universo.
Podemos hablar con Jesús mientras andamos por el camino, y él
dice: Estoy a tu diestra.
Toda oración sincera es contestada
Podemos comulgar con Dios en nuestros corazones; podemos
andar en compañerismo con Cristo. Mientras atendemos nuestro
trabajo diario, podemos exhalar el deseo de nuestro corazón, sin que
lo oiga oído humano alguno; pero aquella palabra no puede perderse
en el silencio, ni puede caer en el olvido. Nada puede ahogar el deseo
del alma. Se eleva por encima del trajín de la calle, por encima del
ruido de la maquinaria. Es a Dios a quien hablamos, y él oye nuestra
oración.
Pedid pues; pedid y recibiréis. Pedid humildad, sabiduría, valor,
aumento de fe. Cada oración sincera recibirá contestación. Tal vez
no llegue ésta exactamente como deseáis, o cuando la esperéis; pero
llegará de la manera y en la ocasión que mejor cuadren a vuestra
necesidad. Las oraciones que elevéis en la soledad, en el cansancio,
en la prueba, Dios las contestará, no siempre según lo esperabais,
[249]
pero siempre para vuestro bien.—Obreros Evangélicos, 267-272.
Capítulo 79—Nuestra actitud en la oración
Tanto en el culto en público como en privado, es privilegio
nuestro doblegar las rodillas ante el Señor cuando le ofrecemos
nuestras peticiones. Jesús, nuestro modelo, “puesto de rodillas oró”.1
Acerca de sus discípulos está registrado que también oraban “puestos
de rodillas”.2 Pablo declaró: “Doblo mis rodillas al Padre de nuestro
Señor Jesucristo”.3 Al confesar ante Dios los pecados de Israel,
Esdras estaba de rodillas. Daniel “se arrodillaba tres veces al día, y
oraba y daba gracias delante de su Dios”.4
La verdadera reverencia hacia Dios es inspirada por un sentimiento de su grandeza infinita y de su presencia. Y cada corazón
debe quedar profundamente impresionado por este sentimiento de
lo invisible. La hora y el lugar de oración son sagrados, porque Dios
está allí; y al manifestarse la reverencia en la actitud y la conducta, se ahondará el sentimiento que inspira. “Santo y temible es su
nombre”,5 declara el salmista. Los ángeles se velan el rostro cuando pronuncian su nombre. ¡Con qué reverencia, pues, deberíamos
nosotros, que somos caídos y pecaminosos, tomarlo en los labios!
Sería bueno que jóvenes y ancianos meditasen en esas palabras
de la Escritura que demuestran cómo debe ser considerado el lugar
señalado por la presencia especial de Dios. “Quita tu calzado de tus
pies—ordenó Dios a Moisés desde la zarza ardiente—, porque el
lugar en que tú estás, tierra santa es”.6 Jacob, después de contemplar
la visión de los ángeles, exclamó: “Jehová está en este lugar, y yo
[250] no lo sabía”.7 .—Obreros Evangélicos, 187, 188.
1 Lucas
22:41.
21:5.
3 Efesios 3:14.
4 Daniel 6:10.
5 Salmos 111:9.
6 Éxodo 3:5.
7 Génesis 28:16.
2 Hechos
238
Capítulo 80—La fe y la oración
POR la fe en Cristo se puede suplir toda deficiencia de carácter,
purificar toda impureza, corregir toda falta y desarrollar toda buena
cualidad.
“Vosotros estáis completos en él”.1
La oración y la fe están íntimamente ligadas, y necesitan ser
estudiadas juntas. En la oración de fe hay una ciencia divina; es una
ciencia que debe comprender todo el que quiera tener éxito en la
obra de su vida. Cristo dice: “Todo cuanto pidiereis en la oración,
creed que lo recibisteis ya, y lo tendréis”.2 El explica claramente
que nuestra petición debe estar de acuerdo con la voluntad de Dios;
debemos pedir cosas que él haya prometido y todo lo que recibamos
debe ser usado para hacer su voluntad. Cuando se satisfacen las
condiciones, la promesa es inequívoca.
Podemos pedir perdón por el pecado, el don del Espíritu Santo,
un temperamento como el de Cristo, sabiduría y fuerza para hacer
su obra, cualquier don que él haya prometido; luego tenemos que
creer para recibir y dar gracias a Dios por lo que hemos recibido.
No necesitamos buscar una evidencia exterior de la bendición. El
don está en la promesa y podemos emprender nuestro trabajo seguros
de que Dios es capaz de cumplir lo que ha prometido y que el don,
que ya poseemos, se hará efectivo cuando más lo necesitemos.—La
[251]
Educación, 251, 252.
1 (Colosenses
2 (Marcos
2:10 (VM)).
11:24, VM).
239
Capítulo 81—El valor del estudio de la Biblia
El Estudio de la Biblia es superior a cualquier otro para fortalecer
el intelecto. ¡Qué campos de pensamiento puede explorar la juventud
en la Palabra de Dios! La mente puede ir cada vez más hondo en sus
investigaciones, acumulando fuerza en cada esfuerzo que hace por
comprender la verdad, y no obstante le espera más allá una infinidad.
Los que profesan amar a Dios y reverenciar las cosas sagradas y
sin embargo dejan descender la mente a cosas superficiales e irreales,
se colocan en el terreno de Satanás y hacen su obra. Si los jóvenes
estudiasen las gloriosas obras de Dios en la naturaleza y su majestad
y poder como se hallan revelados en su Palabra, avivarían y elevarían
sus facultades con esa práctica. Recibirían un vigor que nada tendría
que ver con la arrogancia. Por la contemplación de las maravillas
del poder divino la mente aprenderá la más dura y a la vez más útil
de todas las lecciones: que la sabiduría humana, si no está ligada al
Infinito y santificada por la gracia de Cristo, es necedad.
La obra mediadora de Cristo
La obra del amado Hijo de Dios al emprender en su propia
persona la unión de lo creado con lo no creado, lo finito con lo
Infinito, es un tema que bien podría ocupar nuestros pensamientos
[252] durante toda la vida. Esta obra de Cristo debía confirmar en su
inocencia y lealtad a los seres de otros mundos, así como salvar a
los perdidos y perecientes de este mundo. Esto abrió un camino para
que los desobedientes volviesen a su lealtad a Dios, mientras por el
mismo acto colocó una salvaguardia alrededor de los que ya eran
puros, a fin de que no se contaminaran.
Mientras nosotros nos regocijamos de que haya muchos que
nunca han caído, estos mundos tributan alabanza y honor y gloria a
Jesucristo por el plan de la redención para salvar a los hijos caídos
de Adán así como para confirmarlos a ellos mismos en su posición
y en su carácter de pureza. El brazo que ha levantado a la familia
240
El valor del estudio de la Biblia
241
humana de la ruina a que Satanás arrastró a la especie con sus tentaciones, es el mismo que ha preservado del pecado a los habitantes de
otros mundos. Cada mundo de la inmensidad es objeto del cuidado y
sostén del Padre y el Hijo; y este cuidado es ejercido constantemente
a favor de la humanidad caída. Cristo intercede en favor del hombre, y esa misma obra mediadora conserva también el orden de los
mundos invisibles. ¿No son estos temas de magnitud e importancia
suficientes para ocupar nuestros pensamientos y provocar nuestra
gratitud y adoración a Dios?
El desarrollo intelectual
Abrid la Biblia ante los jóvenes, dirigid su atención a los tesoros
ocultos que ella encierra, enseñadles a buscar sus joyas de verdad,
y obtendrán ellos una fuerza intelectual que no podrá impartirles el
estudio de todo lo que abarca la filosofía. Los grandes temas que la
Biblia trata, la digna sencillez de sus declaraciones inspiradas, los
temas elevados que presenta a la mente, la luz penetrante y clara que
fluye del trono de Dios y alumbra el entendimiento, desarrollarán
las facultades de la mente hasta un punto que difícilmente puede ser [253]
comprendido y que nunca será plenamente explicado.
La Biblia presenta a la imaginación un campo ilimitado, tanto
más elevado y noble que las creaciones superficiales del intelecto
no santificado como los cielos son más altos que la tierra. La historia inspirada de nuestra especie es colocada en las manos de todo
individuo. Todos pueden ahora empezar su investigación. Pueden
familiarizarse con nuestros primeros padres cuando estaban en el
Edén, en estado de santa inocencia, gozando de la comunión con
Dios y los ángeles inmaculados. Pueden investigar la introducción
del pecado y sus resultados sobre la especie, y seguir paso a paso el curso de la historia sagrada que registra la desobediencia e
impenitencia del hombre y la justa retribución por el pecado.
Una cultura superior
El lector puede tener trato con los patriarcas y profetas; puede
moverse a través de las escenas más inspiradoras; puede contemplar
a Cristo, el Monarca del cielo, igual a Dios, que tomó la forma
242
Mensajes Para los Jóvenes
humana y realizó el plan de redención, quebrantando las cadenas
con que Satanás había atado al hombre y haciendo posible para éste
recobrar su condición de hombre hecho a la imagen de Dios. El
hecho de que Cristo adoptara la naturaleza humana, y se mantuviera
al nivel del hombre durante treinta años, y entonces ofrendara su
alma en propiciación por el pecado para que el hombre no pereciese,
constituye un tema digno del más profundo pensamiento y del más
concentrado estudio...
Una vez que la mente haya abarcado las estupendas verdades
de la revelación no hallará más satisfacción en emplear sus facultades en los temas frívolos; se apartará con disgusto de la literatura
despreciable y de los entretenimientos ociosos que desmoralizan a
[254] la juventud de hoy. Los que han tenido comunión con los poetas
y sabios de la Biblia, y cuyas almas han sido conmovidas por los
hechos gloriosos de los héroes de la fe, saldrán de los ricos campos
del pensamiento mucho más puros de corazón y elevados de mente
que si se hubiesen ocupado en estudiar los más célebres autores
seculares o en contemplar y glorificar las hazañas de los Faraones y
Herodes y Césares del mundo.
Las facultades de los jóvenes están mayormente adormecidas
porque ellos no hacen del temor de Dios el principio de la sabiduría.
El Señor dio a Daniel sabiduría y conocimiento porque él no quiso
ser influido por ningún poder que se interpusiese entre él y sus
principios religiosos. La razón porque tenemos tan pocos hombres
intelectuales, de estabilidad y verdadero valor, es que ellos creen
hallar grandeza desligándose del cielo.
Los hijos de los hombres no temen, ni aman, ni honran a Dios.
No se hace de la religión tanto una práctica como una profesión.
El Señor puede hacer poco por el hombre porque éste se exalta
fácilmente y está muy dispuesto a considerarse importante. Dios
quisiera que mejoráramos nuestras aptitudes, y nos valiéramos de
cada privilegio para desplegar, cultivar y fortalecer el entendimiento.
El hombre nació para vivir una vida más elevada y noble que la que
vive. El período de nuestra existencia mortal es preparatorio para la
vida comparable a la vida de Dios.
El valor del estudio de la Biblia
243
La Biblia es el mayor maestro
¡Qué temas de meditación presentan las Sagradas Escrituras a
la mente! ¿Dónde pueden hallarse temas de contemplación más
elevados? ¿Dónde hay temas tan intensamente interesantes? ¿En qué
sentido son todas las investigaciones de la ciencia humana compara- [255]
bles en sublimidad y misterio con la ciencia de la Biblia? ¿Dónde
hay algo que así mueva la fuerza del intelecto a un pensamiento
profundo y serio?
Si permitimos que la Biblia nos hable, nos enseñará lo que ninguna otra cosa puede enseñarnos. Pero ¡ay! se espacia la mente en
cualquier otra cosa, excepto la Palabra de Dios. La literatura sin
valor, las historias ficticias son vorazmente devoradas, mientras la
Biblia, con todos sus tesoros de verdad sagrada, permanece descuidada sobre nuestras mesas. Si se hiciere de la Palabra Sagrada la
regla de la vida, refinará, elevará y santificará. Es la voz de Dios al
hombre. ¿Le prestaremos atención?
“La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los
simples”.1 Los ángeles están junto al que escudriña las Escrituras
para impresionar e iluminar la mente. El mandato de Cristo dirigido a
los discípulos hace mil ochocientos años: “Escudriñad las Escrituras;
porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas
son las que dan testimonio de mí”,2 tiene hoy para nosotros igual
[256]
fuerza que entonces. (Review and Herald, enero 11, 1881).
1 Salmos
2 Juan
119:130.
5:39.
Capítulo 82—Investigad las escrituras por vosotros
mismos
Los jóvenes deben investigar las Escrituras por sí mismos. No
deben pensar que es suficiente que los de más experiencia busquen
la verdad; que los más jóvenes pueden aceptarla cuando proviene de
ellos. Los judíos perecieron como nación porque fueron apartados
de la verdad de la Biblia por sus gobernantes, príncipes y ancianos.
Si hubieran escuchado las lecciones de Jesús, e investigado las
Escrituras por sí mismos, no habrían perecido...
Es imposible que una mente, cualquiera que sea, comprenda toda
la riqueza y grandeza de una sola promesa de Dios. Una capta la gloria desde un punto de vista; otra la hermosura y la gracia desde otro
punto de vista, y el alma se llena de la luz del cielo. Si viéramos toda
la gloria, el espíritu desmayaría. Pero podemos tener revelaciones de
las abundantes promesas de Dios mucho mayores que las que ahora
gozamos. Me entristece el corazón pensar cómo perdemos de vista la
plenitud de la bendición destinada a nosotros. Nos contentamos con
fulgores momentáneos de iluminación espiritual, cuando podríamos
andar día tras día a la luz de su presencia.—Testimonios para los
[257] Ministros, 106, 108.
244
Capítulo 83—El esfuerzo perseverante en el estudio
de la Biblia
“Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en
ellas tenéis la vida eterna”.1 Escudriñar significa buscar diligentemente algo que se ha perdido. Investigad los tesoros escondidos en
la Palabra de Dios. No podéis pasar sin ellos. Estudiad los pasajes difíciles, comparando versículo con versículo, y hallaréis que la
Escritura es la llave que abre la Escritura.
Los que estudian la Biblia con oración, salen de cada investigación más sabios que antes. Algunas de sus dificultades han sido
resueltas porque el Espíritu Santo ha hecho la obra de la cual se
habla en el capítulo catorce de Juan: “El Consolador, el Espíritu
Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas
las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho”.2
Sin esfuerzo ferviente, perseverante, no se obtiene nada que
valga la pena. En asuntos de negocios, sólo aquellos que tienen
voluntad de hacer una cosa, tienen buen éxito. No podemos esperar
obtener un conocimiento de las cosas espirituales sin trabajo afanoso
y ferviente. Los que obtienen las joyas de la verdad tienen que cavar
por ellas como el minero cava para sacar el oro precioso oculto en
la tierra.
Nunca tendrán éxito los que trabajan indiferentemente y sin
entusiasmo. Tanto los jóvenes como los ancianos debieran leer
la Palabra de Dios, y no sólo debieran leerla sino estudiarla con
diligente fervor, orando, creyendo e investigando. De este modo [258]
hallarán el tesoro escondido, pues el Señor avivará su entendimiento.
La amplitud de espíritu
En el estudio de la Palabra, dejad en la puerta de la investigación
vuestras opiniones preconcebidas y vuestras ideas heredadas del
1 Juan
2 Juan
5:39.
14:26.
245
246
Mensajes Para los Jóvenes
ambiente y cultivadas individualmente. Nunca descubriréis la verdad
si estudiáis las Escrituras para vindicar vuestras propias ideas. Dejad
estas ideas a la puerta y acercaos con el corazón compungido para oír
lo que el Señor tiene que deciros. Al sentarse el humilde indagador
de la verdad a los pies de Jesús para aprender de él, la Palabra le
da entendimiento. Cristo dice a los que son demasiado sabios en su
propio concepto para estudiar la Biblia: Si queréis haceros sabios
para la salvación, debéis haceros mansos y humildes de corazón.
No leáis la Palabra a la luz de opiniones anteriores; investigadla, en cambio, cuidadosamente y con oración, con una mente libre
de prejuicios. Si al leerla, se produce la convicción y veis que las
opiniones que habíais acariciado no están en armonía con la Palabra, no tratéis de hacer concordar la Palabra con esas opiniones.
Haced concordar vuestras opiniones con la Palabra. No permitáis
que lo que habéis creído o practicado en lo pasado gobierne vuestro
entendimiento. Abrid los ojos de vuestra mente para contemplar
maravillas en la ley. Descubrid lo que está escrito y afirmad después
vuestros pies en la Roca eterna.
El conocimiento de la voluntad de Dios
Nuestra salvación depende del conocimiento de la voluntad de
Dios, tal cual ésta se halla contenida en su Palabra. No ceséis de
indagar y escudriñar la verdad. Necesitáis conocer vuestro deber.
[259] Necesitáis saber qué tenéis que hacer para ser salvos. Y la voluntad
de Dios es ésta: que sepáis lo que él os ha dicho. Pero debéis ejercer
la fe. Al escudriñar las Escrituras debéis creer que Dios existe y que
recompensa a los que diligentemente lo buscan.
¡Oh, escudriñad la Biblia con un corazón hambriento de alimento
espiritual! Cavad en la Palabra como el minero cava la tierra para
encontrar las vetas de oro. No abandonéis vuestra búsqueda hasta
que hayáis conocido cuál es vuestra relación con Dios y su voluntad
con respecto a vosotros (Youth’s Instructor, julio 24, 1902).
*****
El esfuerzo perseverante en el estudio de la Biblia
247
La reverencia en el estudio de la Biblia
Hemos de abordar el estudio de la Biblia con reverencia, sintiendo que estamos en la presencia de Dios. Toda liviandad y frivolidad
debe ser dejada a un lado. Aunque algunas porciones de la Palabra
se entienden con facilidad, el verdadero sentido de otras partes no
se discierne con rapidez. Debe haber paciente estudio y meditación
y ferviente oración. Todo estudioso, al abrir las Escrituras, debe
solicitar la iluminación del Espíritu Santo; y la promesa segura es
que será dado.
El espíritu con el cual os aboquéis a la investigación de las
Escrituras determinará el carácter de los que os asistan. Angeles
del mundo de la luz estarán con los que con humildad de corazón
buscan dirección divina. Pero si la Biblia se abre con irreverencia,
con un sentimiento de suficiencia propia, si el corazón está lleno de
prejuicio, Satanás está a vuestro lado, y él colocará las declaraciones
sencillas de la Palabra de Dios en una luz pervertida.—Testimonios
[260]
para los Ministros, 105.
Capítulo 84—La recompensa del estudio diligente
de la Biblia
La Busqueda de la verdad recompensará al investigador a cada
paso, y cada descubrimiento abrirá campos más ricos para su investigación. Los hombres cambian de acuerdo con lo que contemplan.
Si la atención está ocupada por pensamientos y asuntos vulgares, el
hombre será vulgar. Si es demasiado negligente para obtener otra cosa que un entendimiento superficial de la verdad de Dios, no recibirá
las ricas bendiciones que Dios se complacería en otorgarle. Es una
ley de la mente que ésta se estreche o amplíe según las dimensiones
de las cosas con que llega a familiarizarse.
Las facultades mentales se contraerán, ciertamente, y perderán
su habilidad para abarcar los profundos significados de la Palabra de
Dios, a menos que emprendan vigorosa y persistentemente la tarea
de escudriñar la verdad. La mente se agrandará si fuere empleada en
descubrir la relación de los temas de la Biblia, comparando escritura
con escritura y las cosas espirituales con lo espiritual. Id más abajo
de la superficie; los más ricos tesoros del pensamiento están a la
espera del estudiante hábil y diligente (Review and Herald, julio 17,
1888).
*****
La Biblia es una guía
Tome el estudiante la Biblia por su guía, permanezca firme en los
principios, y entonces podrá aspirar a alcanzar cualquier altura.—El
[261] Ministerio de Curación, 370.
248
Capítulo 85—La Biblia como agente educador
Como agente educador, las Sagradas Escrituras no tienen rival.
La Biblia es la historia más antigua y más abarcante que los hombres
poseen. Vino directamente de la fuente de verdad eterna; y una
mano divina ha conservado su pureza a través de los siglos. Ilumina
el lejano pasado, donde en vano procura penetrar la investigación
humana. Únicamente en la Palabra de Dios contemplamos el poder
que echó los fundamentos de la tierra, y extendió los cielos. Sólo
en ella hallamos un relato auténtico del origen de las naciones.
Únicamente en ella se nos da una historia de la familia humana, no
mancillada por el orgullo o el prejuicio del hombre.
La voz del eterno
En la Palabra de Dios halla la mente temas de la más profunda
meditación, las más sublimes aspiraciones. Allí podemos estar en
comunión con los patriarcas y los profetas, y escuchar la voz del
Eterno mientras habla con los hombres. Allí contemplamos la Majestad de los cielos tal como se humilló para hacerse nuestro sustituto
y garante, para luchar a solas con las potestades de las tinieblas y
obtener la victoria en nuestro favor. Una reverente contemplación
de estos temas no puede menos que suavizar, purificar y ennoblecer
el corazón, y al mismo tiempo inspirar a la mente nueva fortaleza y
vigor.
Los que consideran como valiente y viril el tratar los requerimientos de Dios con indiferencia y desprecio, revelan con esto su [262]
propia insensatez e ignorancia. Mientras que se jactan de su libertad
e independencia, están realmente en la servidumbre del pecado y de
Satanás.
La verdadera filosofía de la vida
Un claro concepto de lo que es Dios y de lo que él requiere que
seamos, producirá en nosotros una sana humildad. El que estudia
249
250
Mensajes Para los Jóvenes
correctamente la Sagrada Palabra aprenderá que el intelecto humano
no es omnipotente. Aprenderá que, sin la ayuda que nadie sino Dios
puede dar, la fuerza y la sabiduría humanas no son sino debilidad e
ignorancia.
El que sigue la dirección divina, ha hallado la única fuente verdadera de gracia salvadora y felicidad real, y ha obtenido el poder
de impartir felicidad a todos los que lo rodean. Nadie, sin religión,
puede disfrutar realmente de la vida. El amor a Dios purifica y ennoblece todo gusto y deseo, intensifica todo afecto y da realce a todo
placer digno. Habilita a los hombres para apreciar y disfrutar de todo
lo que es verdadero, bueno y hermoso.
Pero lo que sobre todas las demás consideraciones debiera inducirnos a apreciar la Biblia, es que en ella se revela a los hombres
la voluntad de Dios. En ella aprendemos el propósito de nuestra
creación y los medios por los cuales se lo puede alcanzar. Aprendemos a aprovechar sabiamente la vida presente y a asegurarnos la
futura. Ningún otro libro puede satisfacer los anhelos del corazón
o contestar las preguntas que se suscitan en la mente. Si obtienen
un conocimiento de la Palabra de Dios y le prestan atención, los
hombres pueden elevarse de las más bajas profundidades de la degradación hasta llegar a ser hijos de Dios, compañeros de los ángeles
sin pecado.—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos acerca
[263] de la Educación Cristiana, 42, 43.
Capítulo 86—La reverencia
Es Vuestro privilegio, queridos jóvenes amigos, glorificar a Dios
en la tierra. Para hacerlo, debéis desviar la mente de las cosas superficiales, frívolas y sin importancia, hacia las que son de valor
eterno.
Vivimos en una época en que todos deberían prestar especial
atención al mandato del Salvador: “Velad y orad, para que no entréis
en tentación”.1 Una de nuestras más fuertes tentaciones es la de
la irreverencia. Dios es superior y santo; y para el alma humilde y
creyente su casa en la tierra, el lugar donde su pueblo se reúne para
adorarle, es como la puerta del cielo. Los himnos de alabanza, las
palabras habladas por los ministros de Cristo, son los instrumentos
designados por Dios para preparar un pueblo para la iglesia de lo
Alto, para ese culto superior en el que no puede penetrar nada que
sea impuro o profano...
La conducta en la casa de Dios
La reverencia es muy necesaria en la juventud de hoy en día.
Me alarma ver niños y jóvenes de padres religiosos, tan descuidados
con el orden y la corrección que deberían observarse en la casa de
Dios. Mientras los siervos de Dios presentan las palabras de vida a
la gente, algunos están leyendo, otros cuchicheando y riendo. Pecan
con los ojos al desviar la atención de los que los rodean. Este hábito,
si no es reprimido, crecerá e influirá en otros.
Tanto los niños como los jóvenes nunca deben sentir que es
motivo de orgullo ser indiferentes y descuidados en las reuniones [264]
donde se adora a Dios. Dios ve todo pensamiento o acto irreverente,
y es registrado en los libros del cielo. “Yo conozco tus obras”.2
dice. Nada escapa a su mirada escrutadora. Si habéis formado en
cualquier grado el hábito de la desatención e indiferencia en la casa
1 Mateo
26:41.
3:1.
2 Apocalipsis
251
252
Mensajes Para los Jóvenes
de Dios, esforzaos por corregirlo y mostrad que tenéis respeto propio.
Practicad la reverencia hasta que llegue a ser una parte de vosotros
mismos.
No tengáis tan poca reverencia hacia la casa y el culto de Dios
que converséis con otros durante el sermón. Si los que cometen
esta falta pudiesen ver a los ángeles de Dios que los miran y toman
en cuenta su acción se llenarían de vergüenza y de aborrecimiento
propio. Dios quiere oidores atentos. El enemigo sembró la cizaña
mientras el hombre dormía.
No debería tratarse con descuido e indiferencia nada que sea
sagrado, que pertenezca al culto de Dios. Cuando se habla la palabra
de vida, deberíais recordar que estáis escuchando la voz de Dios a
través de su siervo delegado. No perdáis esas palabras por falta de
atención; si las atendéis, impedirán que vuestros pies se extravíen
por senderos equivocados.
La liviandad con las cosas religiosas
Me duele ver que muchos jóvenes que profesan la religión no
saben lo que es un cambio de corazón. No experimentan una transformación del carácter. No se dan cuenta de que es una cosa solemne
profesar ser cristianos. Su vida es enteramente inconsecuente con
una actitud mental religiosa. Si pertenecieran al número de los que
son realmente hijos e hijas de Dios, no estarían llenos de necedad, de
broma y frivolidad; ni hallarían eco en ellos las observaciones y la
[265] conducta necias de otros. La mente que está resuelta a obtener el premio, a lograr el cielo, rechazará con propósito firme y determinado
toda tentativa de bromear con las cosas religiosas.
La indiferencia respecto a este asunto encierra gran peligro; ninguna insensatez es tan sutil como la ligereza y la liviandad. Por todos
lados vemos jóvenes de carácter frívolo. Deberían esquivarse los
jóvenes de tal clase, pues son peligrosos. Si profesan ser cristianos,
deben ser aún más temidos. Sus mentes han sido formadas en un
molde inferior y será mucho más fácil para ellos haceros descender
a su nivel, que para vosotros conducirlos a pensamientos elevados
y ennoblecedores y a una conducta correcta. Elegid como compañeros a aquellos que observan el decoro en sus palabras y en su
comportamiento.
La reverencia
253
Si queréis esforzaros en alto grado para manifestar las alabanzas
de Dios, vuestros compañeros deben ser personas que os ayuden a
tener presente la distinción entre lo sagrado y lo común. Si queréis
tener puntos de vista amplios, aspiraciones y pensamientos nobles,
escoged compañeros que fortalezcan los principios rectos. Tienda
todo pensamiento y todo propósito a obtener la vida futura, que va
acompañada de eterna felicidad (Youth’s Instructor, octubre 8, 1896). [266]
Capítulo 87—Una esperanza bien fundada
¿Como habéis de saber que sois aceptos a Dios? Estudiad su
Palabra con oración. No la pongáis a un lado por ningún otro libro.
Ella os convence de pecado. Revela claramente el camino de la salvación. Saca a luz una recompensa brillante y gloriosa. Os revela un
Salvador completo y os enseña que únicamente por su misericordia
ilimitada podéis esperar salvación.
No descuidéis la oración secreta, porque es el alma de la religión.
Con oración ferviente y sincera, solicitad pureza para vuestra alma.
Interceded tan ferviente y ardorosamente como lo haríais por vuestra
vida mortal, si estuviese en juego. Permaneced delante de Dios hasta
que se enciendan en vosotros anhelos indecibles de salvación, y
obtengáis la dulce evidencia de que vuestro pecado está perdonado.
La esperanza de la vida eterna no se ha de recibir por motivos
frágiles. Es un asunto que se ha de decidir entre Dios y vuestra
propia alma, y por la eternidad. Una esperanza que sea tan sólo
supuesta, provocará vuestra ruina. Puesto que subsistís o caéis por
la Palabra de Dios, en esta Palabra debéis buscar el testimonio de
vuestro caso. Allí podréis ver lo que se requiere de vosotros para
llegar a ser cristianos. No depongáis vuestra armadura, ni abandonéis
el campo de batalla hasta haber obtenido la victoria y triunfado en
[267] vuestro Redentor.—Joyas de los Testimonios 1:56, 57.
254
Sección 9—La lectura y la música
[268]
Jóvenes y señoritas, leed la literatura que os dará verdadero
conocimiento y que será una ayuda para toda la familia. Decid
firmemente: “No pasaré momentos preciosos leyendo lo que no sea
de provecho para mí y que únicamente me incapacite para ser de
utilidad a otros. Dedicaré mi tiempo y mis pensamientos a adquirir
idoneidad para el servicio de Dios. Cerraré mis ojos a cosas
frívolas y pecaminosas. Mis oídos son del Señor y no escucharé el
razonamiento sutil del enemigo. Mi voz no estará de ningún modo
sujeta a una voluntad que no se halle bajo la influencia del Espíritu
de Dios. Mi cuerpo es el templo del Espíritu Santo, y toda facultad
de mi ser será consagrada a ocupaciones dignas.”—Testimonios
para la Iglesia 7:64.
[269]
Capítulo 88—La elección de la lectura
La Educación no es sino una preparación de las facultades físicas, intelectuales y espirituales para la mejor ejecución de todos los
deberes de la vida. El poder de resistencia y la fuerza y actividad del
cerebro disminuyen o aumentan por el empleo que se les da. La mente debiera disciplinarse de modo que se desarrollen simétricamente
todas sus facultades.
Muchos jóvenes están ansiosos de leer libros. Desean leer todo
lo que llega a sus manos. Tengan cuidado tanto de lo que leen como
de lo que oyen. Se me ha indicado que la lectura impropia los pone
en peligro de ser corrompidos. Satanás tiene mil modos de perturbar
la mente de los jóvenes. Ni por un momento pueden dejar de estar
en guardia. Deben vigilar sus mentes para no ser seducidos por las
tentaciones del enemigo.
Influencia de la lectura malsana
Satanás sabe que la mente es afectada en extenso grado por
lo que la alimenta. Trata de inducir a los jóvenes y adultos a leer
libros de cuentos, novelas y otras publicaciones. Los lectores de
semejante literatura llegan a ser inaptos para cumplir los deberes que
tienen delante. Viven una vida irreal y no tienen deseo de escudriñar
las Escrituras, de alimentarse del maná celestial. La mente que
necesita ser fortalecida, se debilita y pierde su poder para estudiar
[270] las grandes verdades referentes a la misión y obra de Cristo, verdades
que fortalecen la mente, despiertan la imaginación y encienden un
deseo fuerte, ferviente, de vencer como Cristo venció.
Enemigos de la espiritualidad
Si se pudiese destruir una buena parte de los libros publicados,
se detendría una plaga que está haciendo una obra temible en la
mente y el corazón. Las historias de amor, las novelas frívolas y
excitantes, y hasta esa clase de libros llamados novelas religiosas,
256
La elección de la lectura
257
libros en los cuales el autor añade una lección moral a la historia,
son una maldición para los lectores. Los sentimientos religiosos
pueden estar entretejidos a través de toda una novela, pero, en la
mayoría de los casos, Satanás se halla vestido con ropas de ángel,
para engañar y seducir con más éxito. Nadie está tan confirmado en
los principios rectos y se halla tan seguro contra la tentación, que
pueda leer estas historias sin correr peligro.
Los lectores de novelas fomentan un mal que destruye la espiritualidad y eclipsa la belleza de la página sagrada. La novela
crea una excitación malsana, enardece la imaginación, incapacita la
mente para ser útil, separa al alma de la oración y la descalifica para
cualquier práctica espiritual.
Dios ha dotado a muchos de nuestros jóvenes de aptitudes superiores, pero con demasiada frecuencia ellos, por la imprudente
elección de su lectura, han enervado sus facultades y debilitado sus
mentes de modo que durante años no han crecido en gracia o en
el conocimiento de las razones de nuestra fe. Los que esperan la
pronta venida del Señor, los que aguardan ese maravilloso cambio
en que “esto corruptible” será “vestido de incorrupción”,1 deberían
colocarse en un plano más elevado de acción en este tiempo de
[271]
gracia.
Mis queridos jóvenes amigos, examinad vuestra propia experiencia en lo que se refiere a la influencia de las historias excitantes.
¿Podéis, después de una lectura tal, abrir la Biblia y leer con interés
las palabras de vida? ¿No encontráis falto de interés el Libro de
Dios? El encanto de esa historia de amor, envuelve la mente, destruyendo su tono sano e impidiéndoos fijar la atención en las verdades
importantes, solemnes, que conciernen a vuestro bienestar eterno.
Desechad resueltamente toda lectura despreciable. No fortalecerá
vuestra espiritualidad, sino antes introducirá en la mente sentimientos que pervertirán la imaginación, haciéndoos pensar menos en
Jesús y espaciaros menos en sus preciosas lecciones. Mantened la
mente libre de todo lo que la haga ir en dirección errónea. No la
abruméis de historias despreciables que no imparten fuerza a las
facultades mentales. Los pensamientos son del mismo carácter que
el alimento dado a la mente.
11
Corintios 15:54
258
Mensajes Para los Jóvenes
El libro de los libros
La naturaleza de la experiencia religiosa de una persona se revela
por el carácter de los libros que escoge para leer en los momentos desocupados. Para tener un estado mental sano y principios religiosos
firmes, los jóvenes deben vivir en comunión con Dios mediante su
Palabra. Al señalar el camino de la salvación por medio de Cristo, la
Biblia es nuestro guía hacia una vida más elevada y mejor. Contiene
la historia y las biografías más interesantes e instructivas que se
hayan escrito. Los que no han pervertido su imaginación con la
lectura de novelas, hallarán que la Biblia es el más interesante de los
libros.
La Biblia es el libro de los libros. Si amáis la Palabra de Dios,
escudriñándola cada vez que tenéis oportunidad, para llegar a poseer
[272] sus ricos tesoros y estar enteramente instruidos para toda buena obra,
podéis estar seguros de que Jesús os está atrayendo a sí mismo. Pero
no basta leer las Escrituras de un modo casual, sin tratar de comprender la lección de Cristo para poder responder a sus requerimientos.
Hay en la Palabra de Dios tesoros que sólo se pueden descubrir
cavando muy hondo en la mina de la verdad.
La mente carnal rechaza la verdad; pero el alma convertida
experimenta un cambio maravilloso. El libro que antes no atraía
porque revelaba verdades que dan testimonio contra el pecador,
llega a ser ahora el alimento del alma, el gozo y consuelo de la vida.
El Sol de Justicia ilumina las páginas sagradas y el Espíritu Santo
habla al alma a través de ellas...
Vuelvan su atención a la segura palabra profética todos los que
han cultivado la afición por la lectura frívola. Tomad vuestras Biblias
y empezad a estudiar con renovado interés las sagradas crónicas del
Antiguo y del Nuevo Testamento. Cuanto más frecuente y diligentemente estudiéis la Biblia, más hermosa os parecerá y menos os
deleitará la lectura frívola. Ligad el precioso volumen a vuestro
corazón. Será para vosotros un amigo y un guía (Youth’s Instructor,
[273] octubre 9, 1902).
Capítulo 89—El ejemplo de los efesios
Cuando los efesios se convirtieron, cambiaron sus hábitos y
prácticas. Bajo la convicción del Espíritu de Dios, procedieron con
presteza, y revelaron todos los misterios de su hechicería. Se presentaron y confesaron y mostraron sus hechos, y sus corazones se
llenaron de santa indignación porque habían dedicado tal devoción a
la magia y habían apreciado tanto los libros llenos de reglas ideadas
por Satanás para establecer los métodos de acuerdo con los cuales
ellos podían practicar la hechicería. Estaban decididos a abandonar el servicio del maligno, y entregaron sus costosos libros y los
quemaron públicamente. De ese modo manifestaron claramente la
sinceridad de su conversión a Dios...
Los efesios se habían deleitado en los libros que entregaron a las
llamas al convertirse al Evangelio, y por ellos habían gobernado sus
conciencias y guiado sus mentes. Podrían haberlos vendido, pero al
hacerlo se habría perpetuado el mal. Desde entonces aborrecieron los
misterios satánicos, las artes mágicas, y consideraron con aversión el
conocimiento que de ellos habían obtenido. Quisiera preguntar a los
jóvenes que han estado en relación con la verdad: ¿Habéis quemado
vuestros libros de magia?
Los libros de magia de hoy
No os acusamos del mal que había dominado a los efesios, ni os
demandamos por haber practicado la magia y tenido que ver con las
artes de la hechicería. No decimos que habéis seguido los misterios [274]
de la nigromancia ni tenido comunión con los malos espíritus. Pero,
¿no estáis en comunión con el autor de todo mal, con el inventor de
todos estos misterios y artes infernales? ¿No escucháis las sugestiones del que es dios de este mundo, príncipe del poder del aire? ¿No
os habéis sometido a sus falsedades y entregádoos como agentes
suyos para hacer lo que estaba en armonía con vuestra vida antes de
la conversión? ¿No os habéis entregado para ser agentes de Satanás
259
260
Mensajes Para los Jóvenes
y en un sentido más amplio, no mantenéis relaciones con los ángeles
caídos y aprendéis lecciones de ellos en el arte de engañar vuestra
propia alma y las almas de otros?
¿Y los libros de magia? ¿Qué habéis estado leyendo? ¿Cómo
habéis empleado vuestro tiempo? ¿Habéis estado estudiando los
oráculos sagrados a fin de oír la voz de Dios que os habla mediante
su Palabra? El mundo está inundado de libros que siembran semillas
de escepticismo, incredulidad y ateísmo, y en mayor o menor grado
habéis estado aprendiendo vuestras lecciones de estos libros, y éstos
son libros de magia. Expulsan a Dios de la mente, y separan al alma
del verdadero Pastor.
La mente se incapacita para pensar cosas solemnes
Los libros que habéis estado leyendo han sido ideados por los
agentes de Satanás, para embrujar la mente con teorías formadas
en la sinagoga de Satanás, para mostraros cómo podéis servir al
maligno con dignidad satánica. ¡Cuán numerosos son los libros de
tendencias incrédulas, producidos con la intención de perturbar la
mente mediante dudas especiosas! Satanás los ha envuelto en su
aliento ponzoñoso, y una mortífera malaria espiritual afecta al alma
[275] que los lee.
¡Qué montón de lectura ficticia hay en el mundo para llenar la
mente con fantasías y extravagancias, creando así la aversión por
las palabras de verdad y justicia! La mente se incapacita así para
pensar pensamientos solemnes, para investigar paciente y perseverantemente las Escrituras, que son el libro guía por el cual habéis de
ser dirigidos al paraíso de Dios.
Mucho se escribe en cuanto a cómo ganar un tesoro terrenal,
como si la riqueza de este mundo pudiera comprarnos un pasaporte
para el cielo. ¡Cuántos volúmenes de historia han sido escritos,
llenos de hazañas temerarias y presuntuosas de hombres cuyas vidas
no arrojan una sola vislumbre sobre el camino que lleva a la tierra
mejor!
El ejemplo de los efesios
261
Libros que descarrían
¡Cuántos libros hay sobre la guerra y el derramamiento de sangre,
que descarrían a la juventud! Satanás se coloca junto a los jóvenes
mientras los leen, para inculcarles el espíritu del guerrero acerca
del cual leen. Se calienta así la sangre de sus venas y se sienten
impulsados a cometer actos crueles. ¡Cuán numerosos son los libros
inmorales que conducen a deseos impíos y encienden las pasiones
del corazón y apartan de todo lo que es puro y santo!
Vosotros habéis tenido vuestros libros de magia, en los cuales
las escenas y los cuadros fueron inspirados por aquel que una vez
fue un ángel exaltado en las cortes celestiales...
Romped el hechizo de la brujería satánica
Quisiera preguntar, ¿deben ser quemados los libros de magia? En
la sinagoga de Satanás hay lugares de atracción donde se fomenta y
permite el libertinaje, pero allí está el testigo, y un visitante invisible
testifica de los actos realizados en las tinieblas. Satanás preside
las reuniones de los vanos, orgullosos, alegres, y es el animador de [276]
las escenas de algazara. Allí está disfrazado. A nuestro alrededor
se desarrolla la hechicería, y el mundo y la iglesia están bajo la
influencia del que los inducirá a hacer cosas que jamás soñaron
hacer. Si se los enterase de las cosas que van a hacer, estarían tan
asombrados como Hazael cuando el profeta le habló de su conducta
futura...
Todo hombre, mujer y niño que no se halla bajo el dominio del
Espíritu de Dios; se halla bajo la influencia del hechizo de Satanás,
y mediante sus palabras y su ejemplo hará apartar a otros de la senda
de la verdad. Cuando la gracia transformadora de Cristo descansa
sobre el corazón, se apodera del alma una justa indignación porque
el pecador ha descuidado por tanto tiempo la gran salvación que
Dios ha provisto para él. Se entregará entonces a Dios en cuerpo,
alma y espíritu y se apartará del compañerismo de Satanás, mediante
la gracia que Dios le ha dado. Como los efesios, denunciará la hechicería y cortará el último hilo que lo liga a Satanás. Abandonará el
estandarte del príncipe de las tinieblas y se pondrá bajo el estandarte
262
Mensajes Para los Jóvenes
ensangrentado del Príncipe Emanuel. Quemará los libros de magia
[277] (Youth’s Instructor, noviembre 16, 1883).
El alimento mental apropiado—90
¿Qué leerán nuestros hijos? es una pregunta seria y requiere una
respuesta seria. Me preocupa ver, en familias cristianas, diarios y
revistas que contienen historias continuadas que no dejan buena
impresión en la mente. He observado a los que así han cultivado
su afición por la novela. Han tenido el privilegio de escuchar las
verdades de la Palabra de Dios, de familiarizarse con las razones de
nuestra fe, pero han llegado a la madurez destituidos de la verdadera
piedad.
Estos queridos jóvenes tienen gran necesidad de poner en la
edificación de su carácter el mejor material: el amor y temor de Dios
y el conocimiento de Cristo. Pero muchos no tienen una comprensión
inteligente de la verdad tal como es en Jesús. La mente banquetea
con historias sensacionales. Viven en un mundo irreal, y no están
preparados para los deberes prácticos de la vida.
Resultados de la lectura de ficción
He observado niños que se crían en esta forma. Estén en su casa
o fuera de ella, son inquietos o soñadores, incapaces de conversar
acerca de temas que no sean de lo más vulgares. Las facultades más
nobles, aquellas que se adaptan a las actividades superiores, han sido
degradadas hasta la contemplación de temas triviales o peor que
triviales, hasta el punto de que quien las posee llega a satisfacerse
[278] con tales asuntos y apenas tiene poder para ocuparse de algo más
elevado. La conversación y el pensamiento religiosos le resultan
insípidos.
El alimento mental que le gusta es contaminador en sus efectos
y conduce a pensamientos impuros y sensuales. He sentido sincera
lástima por estas almas al considerar todo lo que pierden por descuidar las oportunidades de obtener el conocimiento de Cristo, en quien
se concentran nuestras esperanzas de vida eterna. Cuánto tiempo
precioso se malgasta, que podría ser dedicado al estudio del Modelo
de la verdadera bondad.
El ejemplo de los efesios
263
Conozco personalmente algunos que han perdido el tono sano de
la mente por causa de los malos hábitos de lectura. Recorren la vida
con una imaginación enfermiza, agrandando los pequeños motivos
de quejas. Cosas que una mente sana, razonable, no notaría, llegan
a ser para ellos pruebas insoportables, obstáculos insalvables. Para
ellos, la vida es una sombra constante.
Los que han fomentado el hábito de leer rápidamente historias
excitantes están estropeando su fuerza mental e inhabilitándose para
el pensamiento y la investigación vigorosos. Hay hombres y mujeres
que están ahora en el ocaso de su vida y que nunca se han recobrado
de los efectos de la lectura intemperante.
El hábito, formado en años tempranos, ha crecido a la par con
su crecimiento y se ha fortalecido al ir aumentando su fuerza; y
aunque han hecho esfuerzos decididos por vencerlo, el éxito sólo
ha sido parcial. Muchos no han recobrado nunca su primitivo vigor
mental. Las tentativas para ser cristianos prácticos no van más allá
del deseo. No pueden ser sinceramente semejantes a Cristo y seguir
alimentando la mente con esta clase de lecturas.
Y no es menos desastroso el efecto físico. El sistema nervioso
es innecesariamente abrumado por esta pasión por la lectura. En [279]
algunos casos los jóvenes, y a veces las personas mayores, han
contraído una parálisis sin otra causa que el exceso en la lectura.
La mente estaba sometida a una excitación constante hasta que la
delicada maquinaria del cerebro se debilitó en tal forma que no pudo
funcionar y el resultado fue la parálisis.
Ebrios mentales
Cuando se cultiva el gusto por las historias sensacionales y excitantes, se pervierte el gusto moral, y la mente no se satisface a
menos que sea constantemente alimentada con este alimento inútil,
malsano. He visto señoritas, seguidoras profesas de Cristo, que se
sentían realmente infelices a menos que tuviesen entre sus manos
alguna nueva novela o folletín. La mente ansía el estimulante así
como el beodo ansía la bebida intoxicante. Estas jóvenes no manifestaban espíritu de devoción, ninguna luz celestial irradiaban sobre
sus compañeras para conducirlas a la fuente del conocimiento. No
tenían experiencia religiosa profunda. Si no hubiesen tenido siempre
264
Mensajes Para los Jóvenes
delante esta clase de lectura, habría habido alguna esperanza de que
se reformaran, pero la ansiaban y estaban resueltas a tenerla.
Me apena ver a los jóvenes de ambos sexos que así arruinan
su utilidad para esta vida y dejan de obtener la experiencia que los
prepararía para la vida eterna en la sociedad celestial. No podemos
hallar nombre más apropiado para ellos que el de “ebrios mentales”.
Los intemperantes hábitos de lectura ejercen sobre el cerebro
una influencia perniciosa tan cierta como la de la intemperancia en
la comida y la bebida.
El remedio
El mejor modo de impedir el desarrollo de este mal consiste
[280] en adelantarse en la ocupación del terreno. Es necesario ejercer el
mayor cuidado y la mayor vigilancia para cultivar la mente y sembrar
en ella las preciosas semillas de la verdad bíblica. El Señor, en su
gran misericordia, nos ha revelado en las Escrituras las reglas del
santo vivir...
El ha inspirado a hombres santos para que registrasen, para
nuestro beneficio, las instrucciones concernientes a los peligros
que obstruyen el camino y la forma de escapar de ellos. Los que
obedecen su mandato de escudriñar las Escrituras, no ignorarán estas
cosas. En medio de los peligros de los últimos días, cada miembro
de la iglesia debería comprender las razones de su esperanza y fe,
razones que no son difíciles de comprender. Si queremos crecer
en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo, hay
suficiente material para ocupar la mente.—Christian Temperance
and Bible Hygiene, 123-126, 1890.
*****
Los primeros pasos en el pecado
Antes que el cristiano peque abiertamente, se verifica en su corazón un largo proceso de preparación que el mundo ignora. La
mente no desciende inmediatamente de la pureza y la santidad a la
depravación, la corrupción y el delito. Se necesita tiempo para que
los que fueron formados en semejanza de Dios se degraden hasta
El ejemplo de los efesios
265
llegar a lo brutal o satánico. Por la contemplación nos transformamos. Al nutrir pensamientos impuros en su mente, el hombre puede
educarla de tal manera que el pecado que antes odiaba se le vuelva
[281]
agradable.—Historia de los Patriarcas y Profetas, 490.
Capítulo 91—La Biblia, el libro más interesante
Tanto los ancianos como los jóvenes descuidan la Biblia. No
hacen de ella su estudio, la regla de su vida. Especialmente los
jóvenes son culpables de tal negligencia. La mayoría de ellos hallan
tiempo para leer otros libros; pero no estudian diariamente el Libro
que señala el camino hacia la vida eterna. Leen atentamente los
cuentos inútiles, mientras que descuidan la Biblia. Este libro es el
Guía que nos lleva a una vida más elevada y más santa. Los jóvenes
declararían que es el libro más interesante que leyeron alguna vez,
si su imaginación no hubiese quedado pervertida por la lectura de
historias ficticias.
Las mentes juveniles no alcanzan su desarrollo más noble cuando
descuidan la fuente más elevada de sabiduría: la Palabra de Dios.
Que estamos en el mundo de Dios, en presencia del Creador; que
somos hechos a su semejanza; que él vela sobre nosotros y nos ama
y cuida; éstos son maravillosos temas de reflexión y conducen la
mente a amplios y exaltados campos de meditación. El que abre la
mente y el corazón a la contemplación de estos temas, no se quedará
nunca satisfecho con asuntos triviales y sensacionales.
Es difícil estimar la importancia de procurar un conocimiento
cabal de las Escrituras. “Inspirada divinamente”, capaz de hacernos sabios “para la salvación”, a fin de que el hombre de Dios sea
[282] “perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”,1 la Biblia
exige nuestra atención más reverente. No debemos quedar satisfechos con un conocimiento superficial, sino procurar aprender el
pleno significado de las palabras de verdad, beber profundamente
del espíritu de los Santos Oráculos.—Consejos para los Maestros
Padres y Alumnos acerca de la Educación Cristiana, 107.
*****
12
Timoteo 3:15-17.
266
La Biblia, el libro más interesante
267
Descripción del pecado
Sería mejor que nunca leyesen los jóvenes los libros que tratan
temas sensacionales, publicados y puestos en circulación para ganar dinero. Hay una fascinación satánica en tales libros. El relato
desconsolador de crímenes y atrocidades tiene sobre muchos un
poder hechizador que los excita a buscar lo que pueden realizar para
alcanzar notoriedad, aun mediante los actos más perniciosos. Las
enormidades, las crueldades y las prácticas licenciosas descritas en
algunos de los escritos estrictamente históricos, han actuado como
levadura en las mentes de muchos induciéndolos a cometer actos
similares.
Los libros que delinean las prácticas satánicas de los seres humanos, dan publicidad al mal. Esos horribles detalles no necesitan
revivirse, y nadie que crea la verdad para este tiempo debe tener
parte en perpetuar su recuerdo. Cuando el intelecto se alimenta y
estimula con estos alimentos depravados, los pensamientos se vuelven impuros y sensuales.—Consejos para los Maestros Padres y
[283]
Alumnos acerca de la Educación Cristiana, 103.
Capítulo 92—Guardad bien las avenidas del alma
“SOBRE toda cosa guardada, guarda tu corazón—es el consejo
del sabio—; porque de él mana la vida”.1 “Cual es su pensamiento
[del hombre] en su alma, tal es él”.2 El corazón debe ser renovado
por la gracia divina, o en vano se buscará pureza en la vida. El que
procura desarrollar un carácter noble y virtuoso, sin la ayuda de la
gracia de Cristo, edifica su casa sobre las arenas movedizas. La verá
derribarse en las fieras tempestades de la tentación. La oración de
David debiera ser la petición de toda alma: “Crea en mí, oh Dios,
un corazón limpio; y renueva un espíritu recto dentro de mí”.3 Y
habiendo sido hechos partícipes del don celestial, debemos proseguir
hacia la perfección, siendo “guardados en la virtud de Dios por fe”.4
Tenemos, sin embargo, algo que hacer para resistir a la tentación.
Los que no quieren ser víctimas de los ardides de Satanás deben
custodiar cuidadosamente las avenidas del alma; deben abstenerse
de leer, ver u oír cuanto sugiera pensamientos impuros. No se debe
dejar que la mente se espacie al azar en todos los temas que sugiera el
adversario de las almas. Dice el apóstol Pedro: “Por lo cual, teniendo
los lomos de vuestro entendimiento ceñidos... no conformándoos
con los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; sino
como aquel que os ha llamado es santo, sed también vosotros santos
en toda conversación”.5 Pablo dice: “Todo lo que es verdadero, todo
[284] lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que
es de buen nombre; si hay alguna virtud, si alguna alabanza, en esto
pensad”.6 Esto requerirá ferviente oración y vigilancia incesante.
Habrá de ayudarnos la influencia permanente del Espíritu Santo, que
atraerá la mente hacia arriba y la habituará a pensar sólo en cosas
santas y puras. Debemos estudiar diligentemente la Palabra de Dios.
1 Proverbios
4:23.
23:7.
3 Salmos 51:10.
4 1 Pedro 1:5.
5 1 Pedro 1:13-15.
6 Filipenses 4:8.
2 Proverbios
268
Guardad bien las avenidas del alma
269
“¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra”,
dice el salmista, y añade: “En mi corazón he guardado tus dichos,
para no pecar contra ti”.7 —Historia de los Patriarcas y Profetas,
491, 492.
*****
La paja y el trigo
Queridos jóvenes, dejad de leer revistas de cuentos. Apartad
las novelas... Haríamos bien en limpiar nuestras casas de todas las
revistas que traen cuentos y de las publicaciones que contienen
figuras ridículas, representaciones creadas por agentes satánicos.
Los jóvenes no pueden permitirse el envenenar sus mentes con
semejantes cosas. “¿Qué tiene que ver la paja con el trigo?”8 Lea
todo aquel que dice ser un seguidor de Cristo sólo lo que es verdadero
y de valor eterno.
Debemos prepararnos para los más solemnes deberes. Hay que
salvar a un mundo... En vista de la gran obra que hay que hacer,
¿cómo puede alguien malgastar un tiempo precioso y los medios
dados por Dios haciendo cosas que no son para su mayor bien ni
[285]
para la gloria de Dios? (Youth’s Instructor, agosto 14, 1906).
7 Salmos
119:9, 11.
23:28.
8 Jeremías
Capítulo 93—La edificación del carácter cristiano*
Hay libros de vital importancia a los cuales ni miran nuestros
jóvenes, debido a que no son tan interesantes para ellos como algunas
lecturas livianas.
Debiéramos aconsejar a nuestros jóvenes que echen mano de ese
material de lectura como cosa que se recomienda de por sí, para la
edificación del carácter cristiano. Los puntos más esenciales de nuestra fe debieran grabarse en la memoria de nuestros jóvenes. Tienen
ellos una vislumbre de dichas verdades, pero no una familiaridad tal
con ellas que los induzca a considerar su estudio favorablemente.
Nuestros jóvenes debieran leer aquello que tenga sobre su ánimo
un efecto saludable y santificador. Esto es lo que necesitan a fin
de poder discernir lo que es religión verdadera. Hay mucha lectura
buena que no es santificadora.
Ahora es nuestro momento y oportunidad de trabajar por la
juventud. Decidles que estamos en una crisis peligrosa, y que necesitamos saber discernir la verdadera piedad. Nuestra juventud necesita
ser ayudada, levantada y alentada, pero de la manera debida; no, por
ejemplo, como ella lo querría, sino de la manera que le ayude a tener
mentes santificadas. Necesita religión buena y santificadora más que
[286] cualquier otra cosa.
Yo no espero vivir mucho tiempo. Mi obra está casi hecha. Decid
a nuestra juventud que deseo que mis palabras la estimulen a aquella
manera de vida que ha de ser más atrayente a las inteligencias
celestiales y que su influencia sobre otros sea la más ennoblecedora.
La recomendación de un escogido curso de lectura
En visiones de la noche estuve seleccionando y poniendo aparte
libros que no son de beneficio alguno para los jóvenes. Debiéramos
escoger para ellos libros que los estimulen a la sinceridad en la
* Este
mensaje, escrito durante su última enfermedad, fue el postrero que la Hna.
White escribiera para nuestra juventud.
270
La edificación del carácter cristiano
271
vida y los guíen a la comprensión de la Palabra. Esto me ha sido
presentado en lo pasado, y pensé comunicárselo y poner de relieve
su validez. No podemos dar a nuestra juventud lectura inútil. Se
necesitan libros que sean una bendición para la mente y el alma.
Estas cosas se consideran con demasiada ligereza; por tanto, nuestro
pueblo debiera familiarizarse con lo que estoy diciendo.
No creo que tendré más “testimonios” para nuestro pueblo. Nuestros hombres de sólida inteligencia saben lo que es bueno para la
elevación y la edificación de la obra. Pero con el amor de Dios en
sus corazones, les es necesario ir más y más hondo en el estudio de
las cosas de Dios. Estoy muy ansiosa de que nuestra juventud tenga
la debida clase de lectura; entonces los mayores la procurarán también. Debemos mantener nuestros ojos sobre la atracción religiosa
de la verdad. Debemos mantener abiertos la mente y el cerebro a
las verdades de la Palabra de Dios. Satanás se acerca cuando los
hombres están desprevenidos. No debemos estar satisfechos porque
el mensaje de amonestación haya sido presentado una vez. Debemos
[287]
presentarlo repetidamente.
Podríamos empezar un curso de lectura tan intensamente interesante que atrajera a muchas mentes e influyera en ellas. Si se
me dispensa la vida para un trabajo ulterior, alegremente ayudaré a
preparar libros para los jóvenes.
Hay una obra que hacer para los jóvenes por medio de la cual
sus inteligencias serán formadas y modeladas por la santificadora
verdad de Dios. Es mi sincero deseo que nuestra juventud halle el
verdadero significado de la justificación por la fe y la perfección de
carácter que ha de prepararla para la vida eterna. No espero vivir
mucho tiempo, y dejo este mensaje para los jóvenes a fin de que el
objeto que se propongan no se frustre.
Exhorto a mis hermanos a estimular a los jóvenes a mantener
la belleza y la gracia de Dios sumamente exaltadas. Trabajad y
orad constantemente para que comprendáis el elevado valor de la
verdadera religión. Reclamad la bendición y atractivo de la santidad
y de la gracia de Dios. He sentido pesar con respecto a esto por
cuanto sé que es descuidado.
No tengo seguridad de que mi vida dure mucho tiempo, pero
siento que soy acepta al Señor. El sabe lo mucho que he sufrido al
272
Mensajes Para los Jóvenes
presenciar las bajas normas de vida adoptadas por los así llamados
cristianos.
He sentido que era imperativo que la verdad se viera en mi vida
y que mi testimonio alcanzase a la gente. Deseo que hagáis todo lo
que podáis para colocar mis escritos en manos de la gente en tierras
extranjeras.
Decid a los jóvenes que ellos han tenido muchas ventajas espirituales. Dios quiere que hagan fervientes esfuerzos para presentar la
verdad a la gente. Tengo la impresión de que es mi especial deber
[288] decir estas cosas.—Fundamentals of Christian Education, 547-549.
Capítulo 94—El efecto de la ficción
Muchos jóvenes dicen: “No tengo tiempo para estudiar mi lección”. Pero ¿qué están haciendo? Algunos aprovechan todos sus
momentos para ganar unos pocos centavos más, cuando ese tiempo,
si en vez de ser dedicado al trabajo, lo fuese al estudio de la Biblia,
les ahorraría, si pusiesen en práctica las lecciones, más que la suma
ganada trabajando horas adicionales. Les ahorraría mucho dinero
que gastan en adornos innecesarios, y les preservaría el vigor mental
para comprender el misterio de la piedad. “El temor de Jehová es el
principio de la sabiduría”.1
Pero estos mismos jóvenes que profesan ser cristianos, satisfacen
los deseos del corazón carnal siguiendo sus propias inclinaciones;
y el tiempo de gracia que Dios les da para familiarizarse con las
preciosas verdades de la Biblia, es dedicado a la lectura de cuentos
ficticios. Este hábito, una vez formado, es difícil de vencer, pero
puede y debe ser vencido por todos los que son candidatos para el
mundo celestial.
La mente que se dedica a la lectura de novelas, se arruina. La
imaginación se pone enfermiza, el sentimentalismo se posesiona
de la mente y hay un vago desasosiego, un extraño apetito por el
alimento mental malsano, que desequilibra de continuo la mente. En
los asilos de insanos hay hoy día miles cuyas mentes fueron desequilibradas por la lectura de novelas, que conduce a la construcción de
castillos en el aire y a un sentimentalismo enamoradizo (The Signs
[289]
of the Times, febrero 10, 1881).
1 (Salmos
111:10, VM).
273
Capítulo 95—Los beneficios de la música
La Melodia de la alabanza es la atmósfera del cielo; y cuando
el cielo se pone en contacto con la tierra, se oye música y alabanza,
“acciones de gracias y voz de melodía”.1
Por encima de la tierra recién creada, hermosa e inmaculada,
bajo la sonrisa de Dios, “a una cantaron las estrellas de la mañana,
y gritaron de alegría todos los hijos de Dios”.2 Así los corazones
humanos, que están a tono con el cielo, han respondido a la bondad
de Dios con notas de alabanza. Muchos de los sucesos de la historia
humana han estado ligados al canto...
La música es un don precioso
La historia de los cantos de la Biblia está llena de sugestiones en
cuanto a los usos y beneficios de la música y el canto. A menudo se
pervierte la música haciéndola servir a malos propósitos, y de ese
modo llega a ser uno de los agentes más seductores de la tentación.
Pero, debidamente empleada, es un precioso don de Dios, destinado
a elevar los pensamientos a temas más nobles, a inspirar y elevar el
alma.
Así como los israelitas cuando andaban por el desierto alegraron
su camino con la música del canto sagrado, Dios invita a sus hijos
hoy a alegrar su vida de peregrinaje. Pocos medios hay más eficaces
para grabar sus palabras en la memoria, que el de repetirlas en el
canto. Y un canto tal tiene poder maravilloso. Tiene poder para
[290] subyugar naturalezas rudas e incultas; para avivar el pensamiento y
despertar simpatía; para promover la armonía de acción y desvanecer
la melancolía y los presentimientos que destruyen el valor y debilitan
el esfuerzo.
Es uno de los medios más eficaces para grabar en el corazón la
verdad espiritual. Cuán a menudo recuerda la memoria al alma apre1 (Isaías
2 (Job
51:3, VM).
38:7, VM).
274
Los beneficios de la música
275
miada y pronta a desesperar, alguna palabra de Dios, tema olvidado
de algún canto de la infancia, y las tentaciones pierden su poder,
la vida adquiere nuevo significado y nuevo propósito, y se imparte
valor y alegría a otras almas.
Nunca se debería perder de vista el valor del canto como medio
educativo. Cántense en el hogar cantos dulces y puros, y habrá menos
palabras de censura y más de alegría, esperanza y gozo. Cántese en
la escuela, y los alumnos serán atraídos más a Dios, a sus maestros,
y los unos a los otros.
Como parte del servicio religioso, el canto es tanto un acto de
culto como la oración. En realidad, más de un canto es una oración.
Si se enseña al niño a comprender esto pensará más en el significado
de las palabras que canta, y será más sensible a su poder.
Al conducirnos nuestro Redentor al umbral de lo infinito, inundado con la gloria de Dios, podremos comprender los temas de
alabanza y acción de gracias del coro celestial que rodea el trono,
y al despertarse el eco del canto de los ángeles en nuestros hogares
terrenales, los corazones serán acercados más a los cantores celestiales. La comunión con el cielo empieza en la tierra. Aquí aprendemos
[291]
la clave de su alabanza.—La Educación, 156-164.
Capítulo 96—Usos de la música
Se Empleaba la música con un propósito santo, para elevar los
pensamientos hacia aquello que es puro, noble y enaltecedor, y para
despertar en el alma la devoción y la gratitud hacia Dios. ¡Cuánto
contraste hay entre la antigua costumbre y los usos que con frecuencia se le da hoy a la música! ¡Cuántos son los que emplean
este don especial para ensalzarse a sí mismos, en lugar de usarlo
para glorificar a Dios! El amor a la música conduce a los incautos a
participar con los amantes de lo mundano en las reuniones de placer
donde Dios prohibió a sus hijos que fueran. Así lo que es una grande
bendición cuando se lo usa correctamente se convierte en uno de
los medios más certeramente empleados por Satanás para desviar la
mente del deber y de la contemplación de las cosas eternas.
La música forma parte del culto tributado a Dios en los atrios
celestiales, y en nuestros cánticos de alabanza debiéramos procurar
aproximarnos tanto como sea posible a la armonía de los coros
celestiales. La educación apropiada de la voz es un rasgo importante
en la preparación general, y no debe descuidarse.—Historia de los
Patriarcas y Profetas, 644, 645.
*****
Un talento de influencia
Hay quienes tienen el talento especial del canto, y a veces el
canto individual o en coro suele ser el medio de dar un mensaje
[292] especial. Pero rara vez debe recurrirse al canto de unos pocos. La
habilidad del canto es un talento de influencia que Dios desea que sea
cultivado por todos y usado para gloria de su nombre.—Testimonios
para la Iglesia 7:115, 116.
276
Usos de la música
277
A tono con los músicos celestiales
Cuando los seres humanos cantan con el espíritu y el entendimiento, los músicos celestiales recogen el acorde y se unen en el
canto de acción de gracias. Aquel que nos ha otorgado todos los
dones que nos habilitan para ser obreros juntamente con Dios espera
que sus siervos cultiven sus voces para que puedan hablar y cantar
en forma que todos entiendan. No se necesita cantar fuerte, sino con
entonación clara, pronunciación correcta y dicción distinta. Dediquen todos tiempo al cultivo de la voz para que la alabanza a Dios
pueda ser cantada en tonos suaves, claros, y no con un tono chillón
o rudo que ofenda el oído. La habilidad para cantar es don de Dios;
usadla para su gloria.
En las reuniones que se realicen, escójase cierto número de personas para que participe en el servicio de canto. Y sea acompañado
el canto con instrumentos musicales hábilmente tocados. No nos
hemos de oponer al uso de la música instrumental en nuestra obra.
Esta parte del culto debe ser cuidadosamente dirigida, pues es la
alabanza a Dios por medio del canto.
No siempre ha de ser practicado el canto por unos pocos. Con la
frecuencia posible, debe cantar toda la congregación.—Testimonios
para la Iglesia 9:143, 144.
*****
Dios es glorificado por los cantos
Dios es glorificado por los cantos de alabanza de un corazón
puro, lleno de amor y devoción a él.—Testimonios para la Iglesia
[293]
1:509.
Capítulo 97—Un uso indebido de la música
Los ángeles andan alrededor de aquella morada. En ella se celebra una reunión de jóvenes; se oye el sonido de música instrumental
y vocal. Hay cristianos allí reunidos, pero ¿qué es lo que se oye? Es
un canto, una frívola cantinela, propia de un salón de baile. He aquí,
los ángeles puros retraen su luz, y la oscuridad envuelve a los que
están en la casa. Los ángeles se apartan de la escena. Sus rostros
están tristes. He aquí que lloran. Vi repetirse esto varias veces en las
filas de los observadores del sábado, y especialmente en———. La
música ha ocupado las horas que debían ser dedicadas a la oración.
La música es el ídolo adorado por muchos cristianos profesos observadores del sábado. Satanás no hace objeción a la música si puede
hacer de ella el medio para tener acceso a la mente de los jóvenes.
Cualquier cosa que aparte la mente de Dios y ocupe el tiempo que
debiera ser dedicado a su servicio, convendrá a su propósito. Para su
trabajo utiliza los medios que ejerzan la más fuerte influencia para
mantener al mayor número en una infatuación agradable, mientras
son paralizados por su poder. La música es una bendición si se aprovecha bien, pero con frecuencia resulta uno de los más atrayentes
instrumentos de Satanás para hacer caer a las almas. Cuando se
abusa de ella, conduce a los que no son consagrados, al orgullo, a la
vanidad y a la frivolidad. Cuando se permite que ocupe el lugar de
[294] la devoción y la oración, es una maldición terrible. Los jóvenes se
reúnen para cantar, y, aunque son cristianos profesos, deshonran con
frecuencia a Dios y su fe con su conversación frívola y la música
que eligen. La música sagrada no es de su gusto. Mi atención fue
dirigida a las sencillas enseñanzas de la Palabra de Dios que había
sido pasada por alto. En el juicio, todas estas palabras inspiradas
condenarán a los que no les prestaron atención.—Testimonios para
la Iglesia 1:506.
*****
278
Un uso indebido de la música
279
La música es un poder para el bien
Se puede hacer de la música un gran poder para el bien; no
obstante, no aprovechamos en todo lo posible esta parte del culto.
Generalmente se canta por impulso o para hacer frente a casos especiales, y en otras ocasiones se deja a los cantores que se equivoquen,
y la música pierde su debido efecto sobre la mente de los presentes.
La música debería tener belleza, sentimiento y poder. Elévense las
voces en cantos de alabanza y devoción. Llamad en vuestra ayuda, si
es posible, a la música instrumental, y ascienda a Dios como ofrenda
[295]
aceptable la gloriosa armonía.—Testimonios para la Iglesia 4:71.
280
Mensajes Para los Jóvenes
Sección 10—La mayordomía
[296]
Por pequeño que sea vuestro talento, Dios tiene un lugar para él.
Ese solo talento, sabiamente usado, realizará la obra que le fue
asignada. Mediante la fidelidad en los pequeños deberes, hemos de
trabajar según el plan de adición, y Dios obrará en nuestro favor
según el plan de multiplicación. Estas cosas pequeñas llegarán a
ser las más preciosas influencias en su obra.—Palabras de Vida del
Gran Maestro, 338, 339.
[297]
Capítulo 98—Lecciones sobre economía
Mucho se podría decir a los jóvenes en cuanto a su privilegio
de ayudar a la causa de Dios aprendiendo lecciones de economía y
abnegación. Muchos creen que deben permitirse este o aquel placer,
y para poder hacerlo se acostumbran a una vida que les consume
todas sus entradas. Dios quiere que nos conduzcamos mejor en este
sentido.
Pecamos contra nosotros mismos cuando nos sentimos satisfechos con tener lo suficiente para comer, beber y vestir. Dios tiene
reservado para nosotros algo superior. Cuando estemos dispuestos
a hacer a un lado nuestros deseos egoístas y entregar las facultades
del corazón y la mente a la obra de la causa de Dios, los agentes
celestiales cooperarán con nosotros, haciéndonos una bendición para
la humanidad.
Ahorrad para las misiones
El joven industrioso y económico, aunque sea pobre puede ahorrar un poco para la causa de Dios. Cuando yo tenía sólo doce años
de edad, sabía lo que era economizar. Aprendí un oficio, junto con
mi hermana, y aunque sólo ganábamos veinticinco centavos de dólar
por día, podíamos ahorrar algo de esta suma para dar para las misiones. Ahorramos poco a poco hasta que tuvimos treinta dólares.
Luego, cuando oímos el mensaje de la pronta venida del Señor, junto
con un pedido de hombres y medios, consideramos un privilegio en[298] tregar los treinta dólares a nuestro padre y pedirle que los invirtiera
en folletos para enviar el mensaje a los que se hallaban en tinieblas.
Es deber de todos los que se relacionan con la obra de Dios
aprender la economía en el uso del tiempo y el dinero. Los que
se complacen en la ociosidad revelan que dan poca importancia a
las gloriosas verdades que nos han sido encomendadas. Necesitan
adquirir hábitos de laboriosidad y aprender a trabajar teniendo sólo
en vista la gloria de Dios.
282
Lecciones sobre economía
283
La abnegación
Los que no tienen buen criterio en el uso del tiempo y el dinero
deberían pedir consejo a los que han tenido experiencia. Con el
dinero que habíamos ganado en nuestro oficio, nos proveíamos de
ropa mi hermana y yo. Le entregábamos el dinero a nuestra madre,
diciéndole: “Compra de modo que después de pagar nuestra ropa
quede algo para dar a la obra misionera”. Y ella lo hacía, estimulando
en nosotros el espíritu misionero.
El acto de dar, si es fruto de la abnegación, es un maravilloso
estímulo para el dador. Imparte una educación que nos habilita más
plenamente para comprender la obra de Aquel que anduvo haciendo
bien, aliviando a los que sufrían y proveyendo a las necesidades de
los destituidos. El Salvador no vivió para complacerse a sí mismo.
No había en su vida rastro de egoísmo. Aunque estaba en un mundo
que él mismo había creado, no reclamó ninguna parte como hogar
suyo. “Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos—dijo—;
mas el Hijo del hombre no tiene donde recostar su cabeza”.1
El uso debido de los talentos
Si hacemos el mejor uso posible de nuestros talentos, el Espíritu
de Dios nos conducirá continuamente a una mayor eficiencia. El [299]
Señor dijo al hombre que había negociado fielmente con sus talentos:
“Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te
pondré; entra en el gozo de tu Señor”.2 También se esperaba del
hombre que había recibido uno que hiciese el mejor uso posible de
su talento. Si hubiese negociado con las mercaderías de su señor, el
Señor hubiera multiplicado el talento.
Dios ha dado a cada hombre su obra “conforme a su capacidad”.3
Dios tiene la medida de nuestra capacidad y sabe qué responsabilidad
darnos. Respecto al que ha sido hallado fiel ordena: Confiadle mayor
responsabilidad. Si se muestra fiel a ese cometido, vuelve a ordenar:
Confiadle aún más. Y así, mediante la gracia de Cristo, va creciendo
hasta la plenitud de un hombre en Cristo Jesús.
1 Mateo
8:20.
25:23.
3 Mateo 25:15.
2 Mateo
284
Mensajes Para los Jóvenes
¿Tenéis sólo un talento? Dadlo a los cambistas y transformadlo
en dos invirtiéndolo sabiamente. Haced con todas vuestras fuerzas
lo que vuestras manos hallen para hacer. Usad vuestro talento tan
sabiamente que cumpla la misión que le estaba señalada. Será digno
de todos los esfuerzos el poder oír al fin las palabras, dirigidas a
vosotros: “Bien, buen siervo y fiel”. Pero sólo se dirigirá la palabra
“bien”, a los que hayan hecho bien.
No hay tiempo que perder
Jóvenes y señorítas, no tenéís tíempo que perder. Tratad fervorosamente de poner madera sólida en la edificación de vuestro carácter.
Os rogamos por causa de Cristo, que seáis fieles. Tratad de redimir
el tiempo. Consagraos diariamente al servicio de Dios, y hallaréis
que no necesitáis muchos días de fiesta para pasar ociosamente, ni
mucho dinero para gastar en haceros los gustos. El cielo observa
[300] a aquellos que tratan de mejorar y de modelarse a la semejanza de
Cristo. Cuando el agente humano se somete a Cristo, el Espíritu
Santo lleva a cabo una gran obra en su favor.
Todo verdadero y abnegado obrero de Dios, está dispuesto a
gastar y a ser gastado en bien de otros. Cristo dice: “El que ama
su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para
vida eterna la guardará”.4 El verdadero cristiano muestra su amor
hacia Dios y a sus semejantes en los esfuerzos fervientes y reflexivos
que hace para ayudar a otros. Quizá pierda la vida en el servicio,
pero cuando Cristo venga a recoger sus joyas, la encontrará otra vez
(Youth’s Instructor, septiembre 10, 1907).
*****
La recompensa del sacrificio
Los medios usados para beneficiar a otros producirán recompensas. Las riquezas debidamente empleadas realizarán mucho bien. Se
ganarán almas para Cristo. El que sigue cl plan de vida de Cristo
verá en las cortes celestiales a aquellos por quienes ha trabajado y
4 Juan
12:25.
Lecciones sobre economía
285
se ha sacrificado en la tierra. Los redimidos recordarán agradecidos a los que han sido instrumentos de su salvación. El cielo será
algo precioso para los que hayan sido fieles en la obra de ganar
[301]
almas.—Palabras de Vida del Gran Maestro, 353.
Capítulo 99—El espíritu de sacrificio
El Espíritu codicioso y la ambición por ocupar puestos elevados
y ganar grandes sueldos es corriente en el mundo. Rara vez se
encuentra el antiguo espíritu de abnegación y sacrificio. Pero es
éste el único espíritu que puede impulsar a un verdadero seguidor
de Jesús. Nuestro divino Maestro nos ha dado ejemplo de cómo
debemos trabajar. Y a aquellos a quienes ordenó: “Venid en pos
de mí, y os haré pescadores de hombres”,1 él no ofreció ninguna
suma estipulada como recompensa por sus servicios. Ellos debían
compartir con él su abnegación y sacrificio.
Los que dicen ser seguidores del Artífice Maestro y se ocupan
en su servicio como colaboradores de Dios, han de aportar a su
trabajo la exactitud y la habilidad, el tacto y la sabiduría que el Dios
de perfección requería en la edificación del tabernáculo terrenal.
Y ahora como en aquel tiempo y como en los días del ministerio
terrenal de Cristo, la devoción a Dios y el espíritu de sacrificio
deberían ser considerados como los principales requisitos de un
servicio aceptable. Según el plan de Dios, no ha de entretejerse en
su obra ni un hilo de egoísmo (Review and Herald, enero 4, 1906).
Señales de la gracia en el corazón
La humildad, la abnegación, la benevolencia y la fiel devolución
del diezmo, muestran que la gracia de Cristo obra en el corazón.—
[302] Counsels on Health, 590.
1 Mateo
4:19.
286
Capítulo 100—El diezmo
La gran obra que Jesús anunció que había venido a hacer fue
confiada a los que le siguen en la tierra. Cristo, como nuestra cabeza,
nos guía en la gran obra de salvación, y nos invita a seguir su ejemplo.
Nos ha dado un mensaje mundial. Esta verdad debe extenderse a
todas las naciones, lenguas y pueblos. El poder de Satanás debe ser
desafiado y ser vencido por Cristo y también por sus discípulos. Una
gran guerra debe reñirse contra las potestades de las tinieblas. Y a
fin de que esta obra se lleve a cabo con éxito, se requieren recursos.
Dios no se propone enviarnos recursos directamente del cielo, sino
que confía a las manos de sus seguidores talentos y recursos para
que los usen con el fin de sostener esta guerra.
El ha dado a su pueblo un plan para obtener sumas suficientes
con qué financiar sus empresas. El plan de Dios en el sistema del
diezmo es hermoso por su sencillez e igualdad. Todos pueden practicarlo con fe y valor porque es de origen divino. En él se combinan
la sencillez y la utilidad, y no requiere profundidad de conocimiento para comprenderlo y ejecutarlo. Todos pueden sentir que son
capaces de hacer una parte para llevar a cabo la preciosa obra de
salvación. Cada hombre, mujer y joven puede llegar a ser un tesorero
del Señor, un agente para satisfacer las demandas de la tesorería.
Dice el apóstol: “Cada uno de vosotros aparte en su casa, guardando
lo que por la bondad de Dios pudiere”.1
Por este sistema se alcanzan grandes objetos. Si todos lo aceptasen, cada uno sería un vigilante y fiel tesorero de Dios, y no faltarían
recursos para llevar a cabo la gran obra de proclamar el último men- [303]
saje de amonestación al mundo. La tesorería estaría llena si todos
adoptan este sistema, y los contribuyentes no serán más pobres por
ello. Mediante cada inversión hecha, llegarán a estar más vinculados
a la causa de la verdad presente. Estarán “atesorando para sí buen
11
Corintios 16:2.
287
288
Mensajes Para los Jóvenes
fundamento para lo por venir”, a fin de “que echen mano a la vida
eterna”.2 —Joyas de los Testimonios 1:367, 368.
*****
El reconocimiento de la propiedad de Dios
La consagración a Dios de un diezmo de todas las rentas, ya
fuesen de la huerta o de la mies, el rebaño o la vacada, el trabajo
manual o intelectual; la consagración de un segundo diezmo destinado al alivio del pobre y otros usos benéficos, tendían a mantener
siempre presente ante el pueblo el principio de que Dios es dueño
de todo, y que ellos tenían la oportunidad de ser los canales por los
cuales fluyeran sus bendiciones. Era una educación adaptada para
acabar con todo egoísmo estrecho, y cultivar la grandeza y nobleza
de carácter.—La Educación, 41.
*****
Pertenece a Dios
“Todas las décimas... de Jehová son”.3 En este pasaje se halla la
misma forma de expresarse que en la ley del sábado. “El séptimo
día será reposo [sábado] para Jehová tu Dios”.4 Dios reservó para sí
una porción específica del tiempo y de los recursos pecuniarios del
hombre, y nadie podía dedicar sin culpa cualquiera de esas cosas a
[304] sus propios intereses.—Historia de los Patriarcas y Profetas, 565.
21
Timoteo 6:19.
27:30.
4 Éxodo 20:10.
3 Levítico
Capítulo 101—“Honra a Jehová de tu sustancia”
“¿Cuanto debes a mi Señor?”1 ¿Hemos de recibir todas las bendiciones de mano de Dios y no retribuirle, ni siquiera dándole nuestro
diezmo, la porción que él se ha reservado? Ha llegado a ser una
costumbre pasar de la línea del sacrificio a la senda de la complacencia propia. Pero, ¿recibiremos continuamente sus favores con
indiferencia sin corresponder en ninguna forma a su amor?
¿No queréis, queridos jóvenes, haceros misioneros de Dios?
¿Queréis, como no lo habéis hecho antes, aprender las preciosas
lecciones de hacer donativos al Señor poniendo en la tesorería parte
de lo que él os ha dado generosamente para vuestro gozo? Sea lo que
fuere aquello que hayáis recibido, devolved una porción al Dador
como ofrenda de gratitud. También debería entregarse una parte a la
tesorería para obra misionera tanto en el país como en el extranjero.
Tesoros en el cielo
La causa de Dios debería estar muy cerca de nuestros corazones.
La luz de la verdad llegará a ser una gran bendición para otras
familias si los padres y los hijos de la familia que ya ha recibido su
bendición la comunican a otros. Pero cuando las dádivas de Dios,
tan rica y abundantemente prodigadas, se retienen de él y se destinan
egoístamente a nosotros mismos se experimentará seguramente la
maldición de Dios en lugar de su bendición, pues el Señor lo ha [305]
declarado. El derecho de Dios debe anteponerse a cualquier otro,
y debe satisfacerse primero. Luego, hay que atender a los pobres y
los necesitados. No se los debe descuidar, sea cual fuere el costo o
sacrificio para nosotros.
“Y haya alimento en mi casa”.2 Es deber nuestro ser temperantes
en todas las cosas: en el comer, en el beber y en el vestir. Deberíamos
considerar cuidadosamente nuestras casas y el moblaje de nuestros
1 Lucas
16:5
3:10.
2 Malaquías
289
290
Mensajes Para los Jóvenes
hogares, inspirados por el deseo de entregar a Dios lo que es suyo,
no sólo como diezmos, sino hasta donde sea posible también como
dádivas y ofrendas. Muchos podrían estar acumulando tesoros en el
cielo si mantuviesen el granero de Dios provisto con la porción que
él reclama como suya y con las ofrendas.
Los que averiguan sinceramente qué es lo que Dios requiere de
ellos en cuanto a la propiedad que consideran como propia, deberían
escudriñar las Escrituras del Antiguo Testamento y ver qué indicó
a ese respecto a su pueblo Cristo, el conductor invisible de Israel
en su largo viaje por el desierto. Individualmente deberíamos estar
dispuestos a sufrir cualquier molestia, a encontrarnos en cualquier
aprieto, antes que robar a Dios la porción que debería ser entregada a
su casa. Los que son lectores de la Biblia y creyentes en ella, tendrán
en este asunto un inteligente conocimiento de lo que “dijo el Señor”.
Sin excusa
En aquel día en que cada hombre será juzgado de acuerdo con
los hechos realizados en el cuerpo, se evaporará, como el rocío al
sol, toda excusa que pueda dar ahora el egoísmo para no entregar al
Señor el diezmo y las ofrendas. Si no fuera para siempre demasiado
[306] tarde, ¡con cuánto gusto volverían muchos atrás y reedificarían su
carácter! Pero será entonces demasiado tarde para cambiar el registro
de los que semanal, mensual y anualmente han robado a Dios. Su
destino estará ya decidido inalterablemente.
El egoísmo es un mal mortal. El amor propio y la indiferencia
descuidada hacia los términos específicos del acuerdo entre Dios y
el hombre, la negativa a proceder como fieles mayordomos suyos,
han acarreado sobre el hombre la maldición de Dios, tal cual él
había declarado que ocurriría. Esas almas se han separado de Dios
y por precepto y ejemplo han inducido a otros a desatender los
claros mandamientos de Dios, por lo cual él no les pudo otorgar su
bendición.
El diezmo
El Señor ha especificado: El diezmo de todas vuestras posesiones
es mío; vuestros dones y ofrendas han de ser traídos a la tesorería
“Honra a Jehová de tu sustancia”
291
para ser usados para el adelantamiento de mi causa, para enviar
al predicador viviente a abrir las Escrituras ante los que están en
tinieblas.
¿Correrá, pues, alguien el riesgo de retener de Dios lo que es suyo, haciendo así lo que hizo el siervo infiel que escondió en la tierra
el dinero de su señor? ¿Trataremos, como dicho hombre, de justificar nuestra infidelidad, quejándonos de Dios y diciendo: “Señor, te
conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste, y recoges donde no esparciste; por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu
talento en la tierra: aquí tienes lo que es tuyo”?3 ¿No presentaremos
más bien nuestras ofrendas de gratitud a Dios (Youth’s Instructor,
[307]
agosto 26, 1897).
3 Mateo
25:24, 25.
Capítulo 102—La responsabilidad individual
Nuestro Padre celestial no exige ni más ni menos que aquello que
él nos ha dado la capacidad de efectuar. No coloca sobre sus siervos
ninguna carga que no puedan llevar. “El conoce nuestra condición;
se acuerda de que somos polvo”.1 Todo lo que él exige de nosotros
podemos cumplirlo mediante la gracia divina.
“A todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará”.2 Se nos hará individualmente responsables si hacemos una
jota menos de lo que podríamos efectuar con nuestra capacidad. El
Señor mide con exactitud toda posibilidad de servicio. Hemos de
dar cuenta tanto de las facultades no empleadas como de las que se
aprovechan. Dios nos tiene por responsables de todo lo que llegaríamos a ser por medio del uso debido de nuestros talentos. Seremos
juzgados de acuerdo con lo que debiéramos haber hecho, pero no
efectuamos por no haber usado nuestras facultades para glorificar
a Dios. Aun cuando no perdamos nuestra alma, en la eternidad nos
daremos cuenta del resultado de los talentos que dejamos sin usar.
Habrá una pérdida eterna por todo el conocimiento y la habilidad
que podríamos haber obtenido y no obtuvimos.
Pero cuando nos entregamos completamente a Dios y en nuestra
obra seguimos sus instrucciones, él mismo se hace responsable de
su realización. El no quiere que conjeturemos en cuanto al éxito
[308] de nuestros sinceros esfuerzos. No debemos pensar en el fracaso.
Hemos de cooperar con Uno que no conoce el fracaso.
No debemos hablar de nuestra propia debilidad o incapacidad.
Esto es una manifiesta desconfianza en Dios, una negación de su
Palabra. Cuando murmuramos a causa de nuestras cargas, o rechazamos las responsabilidades que él nos llama a llevar, estamos
prácticamente diciendo que él es un amo duro, que exige lo que no
nos ha dado poder para hacer.—Palabras de Vida del Gran Maestro,
341, 342.
1 Salmos
2 Lucas
103:14.
12:48.
292
La responsabilidad individual
293
El valor del dinero
No nos ha sido dado nuestro dinero para que pudiéramos honrarnos y glorificarnos a nosotros mismos. Como fieles mayordomos,
hemos de usarlo para honra y gloria de Dios. Algunos piensan que
sólo pertenece al Señor una porción de sus medios. Cuando han
puesto aparte una porción con fines religiosos y caritativos, consideran que el resto les pertenece para usarlo como crean conveniente.
Pero en esto se equivocan. Todo lo que poseemos es del Señor y
somos responsables ante él del uso que le demos. En el empleo de
cada centavo se verá si amamos a Dios por encima de todas las cosas
y a nuestro prójimo como a nosotros mismos.
El dinero tiene gran valor porque puede hacer mucho bien. En
manos de los hijos de Dios es alimento para el hambriento, bebida
para el sediento, y vestido para el desnudo. Es una defensa para el
oprimido y un medio de ayudar al enfermo. Pero el dinero no es de
más valor que la arena, a menos que sea usado para satisfacer las
necesidades de la vida, beneficiar a otros, y hacer progresar la causa
[309]
de Cristo.—Palabras de Vida del Gran Maestro, 331.
Capítulo 103—Los regalos de las fiestas
Se Acercan las fiestas. En vista de ello convendrá considerar
cuánto dinero se gasta anualmente en hacer regalos a los que no los
necesitan. La fuerza de la costumbre es tal, que nos parecería que
descuidamos a los amigos si no les hacemos regalos en estas ocasiones. Pero recordemos que nuestro bondadoso Benefactor celestial
tiene sobre nosotros derechos superiores a los de cualesquiera amigos terrenales. ¿No presentaremos nuestras ofrendas a Dios durante
las próximas fiestas? Hasta los niños pueden participar en esta obra.
Podemos dar ropas y otros artículos útiles a los pobres dignos y así
hacer una obra para el Maestro.
Los malos resultados de la complacencia propia
Recuérdese que se celebra la Navidad en conmemoración del
nacimiento del Redentor del mundo. Generalmente se celebra este
día con festejos y glotonería. Se gastan grandes sumas de dinero
en una innecesaria complacencia propia. Se da rienda suelta a los
apetitos y placeres sensuales a expensas del poder físico, mental y
moral. Sin embargo, esto ha llegado a ser un hábito. El orgullo, la
moda, la satisfacción del paladar han consumido inmensas sumas
de dinero que en realidad no han beneficiado a nadie, sino que
han estimulado una prodigalidad de medios que desagrada a Dios.
Se vive en estos días glorificando al yo antes que a Dios. Se ha
sacrificado la salud, se ha dado al dinero un uso que es peor que
[310] tirarlo, muchos han perdido la vida por sus excesos en el comer o
por una disipación envilecedora, y se han perdido almas por esta
causa.
Dios sería glorificado si sus hijos disfrutasen de un régimen
alimenticio sencillo y usasen los medios que les han sido confiados,
para traer a su tesorería ofrendas pequeñas y grandes, que serían
usadas para enviar la luz de la verdad a las almas que se hallan
en la oscuridad del error. Los corazones de las viudas y huérfanos
294
Los regalos de las fiestas
295
pueden ser alegrados por los regalos que aumenten su comodidad y
satisfagan su hambre.
Presentes para el señor
Calculen todos los que profesan creer la verdad para este tiempo
cuánto gastan anualmente y en especial en ocasión de las fiestas
anuales, en la satisfacción de deseos egoístas y profanos; cuánto
en la complacencia del apetito y cuánto en competir con otros en
ostentación no cristiana. Sumad los medios así gastados innecesariamente, y calculad luego cuánto se podría haber ahorrado como
dones consagrados a la causa de Dios sin perjuicio para el alma ni
el cuerpo.
Se pueden hacer ofrendas pequeñas o más liberales, según la
capacidad del dador, para ayudar a cubrir las deudas de las iglesias
que han sido dedicadas a Dios. Hay que enviar además misioneros a
nuevos campos y sostener a otros en sus respectivos puestos de labor.
Estos misioneros tienen que practicar la más estricta economía, hasta
negarse las cosas que vosotros gozáis diariamente y que consideráis
indispensables. Ellos disfrutan de pocos lujos (Review and Herald,
[311]
noviembre 21, 1878).
Capítulo 104—La economía en la indumentaria
El Pueblo de Dios debería practicar una estricta economía en sus
gastos para tener algo que presentar a Dios, diciendo: “Lo recibido
de tu mano te damos”.1 Así han de ofrecer a Dios acciones de gracias
por las bendiciones de él recibidas. Así también han de acumular
para sí tesoro junto al trono de Dios.
Los mundanos gastan para vestir grandes sumas de dinero que
deberían ser usadas para alimentar y vestir a los que sufren hambre
y frío. Muchos, por quienes Cristo dio su vida, tienen apenas lo
suficiente para comprarse la ropa más barata y vulgar, mientras
que otros gastan miles de pesos en sus esfuerzos por satisfacer las
demandas interminables de la moda.
El Señor ha mandado a su pueblo salir del mundo y separarse de
él. La indumentaria vistosa o costosa no es propia de los que creen
que vivimos en los últimos días de gracia. “Quiero, pues—escribe
el apóstol Pablo—que los hombres oren en todo lugar, levantando
manos santas, sin ira ni contienda. Asimismo que las mujeres se
atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado
ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas
obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad”.2
Aun entre los que profesan ser hijos de Dios hay quienes gastan
más de lo necesario en vestidos. Deberíamos vestirnos con prolijidad
y buen gusto, pero, hermanas mías, cuando estáis comprando y
[312] haciendo vuestra ropa y la de vuestros hijos, pensad en la obra de
la viña del Señor que aún espera ser hecha. Está bien comprar buen
material y trabajarlo cuidadosamente. Esto es economía. Pero los
adornos costosos no son necesarios, y el complacerse en ellos es
gastar para satisfacción propia un dinero que debiera ser dado a la
causa de Dios.
No es vuestro vestido lo que os hace valiosos a la vista del Señor.
Dios aprecia el adorno interior, las gracias del Espíritu, la palabra
11
21
Crónicas 29:14.
Timoteo 2:8-10.
296
La economía en la indumentaria
297
bondadosa, la reflexiva consideración hacia los demás. Arreglaos
sin los adornos innecesarios, y poned aparte, para el progreso de la
causa de Dios, los medios así ahorrados.
La abnegación agrada a Dios
Aprended la lección de abnegación y enseñadla a vuestros hijos.
Se necesita ahora todo lo que se pueda ahorrar para la obra que ha
de hacerse. Hay que aliviar al que sufre, vestir al desnudo, alimentar
al hambriento; hay que hablar de la verdad para este tiempo a los
que no la conocen...
Somos testigos de Cristo y no podemos permitir que los intereses
mundanos absorban en tal forma nuestro tiempo y atención que no
prestemos oído a las cosas que Dios ha declarado más importantes.
Están en juego intereses más elevados. “Buscad primeramente el
reino de Dios y su justicia”.3 Cristo entregó todo a la obra que vino
a hacer, y nos dice: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a
sí mismo, y tome su cruz, y sígame”.4 “Y seáis así mis discípulos”.5
Cristo se entregó voluntaria y alegremente para hacer la voluntad de
Dios. Se hizo obediente hasta la muerte, y muerte de cruz; ¿hemos
de sentir que es una molestia negarnos algo? ¿Nos rehusaremos a
ser participantes de sus sufrimientos? Su muerte debería conmover
cada fibra del ser, y disponernos a consagrar a su obra todo lo que [313]
tenemos y somos. Al pensar en lo que él ha hecho por nosotros,
nuestros corazones debieran llenarse de amor.
Cuando los que conocen la verdad practiquen la abnegación
ordenada en la Palabra de Dios, el mensaje avanzará con poder.
El Señor oirá nuestras oraciones en favor de la conversión de las
almas. El pueblo de Dios hará brillar su luz, y los incrédulos, al ver
sus buenas obras, glorificarán a nuestro Padre celestial (Review and
Herald, diciembre 1, 1910).
*****
3 Mateo
6:33.
16:24.
5 Juan 15:8.
4 Mateo
298
Mensajes Para los Jóvenes
El amor a la ostentación
El amor a la ostentación produce extravagancia, y en muchos
jóvenes mata la aspiración de vivir una vida más noble. En vez
de esforzarse por obtener una educación, pronto emprenden alguna
ocupación para ganar dinero y satisfacer la pasión por los vestidos. Y
esta pasión conduce a más de una joven a la ruina.—La Educación,
240, 241.
*****
Una sencillez puritana
Una sencillez y una simplicidad puritanas debieran caracterizar la
morada y el aspecto de todos los que creen en las solemnes verdades
para este tiempo. Todos los recursos gastados innecesariamente en
ropa o en el adorno de nuestras casas, constituyen un derroche del
dinero del Señor. Eso es defraudar la causa de Dios para satisfacer
[314] el orgullo.—Testimonios para la Iglesia 5:189.
Capítulo 105—La satisfacción propia
Cuando visito los hogares de nuestros hermanos y nuestras escuelas, veo que todos los espacios disponibles de las mesas, rincones
y repisas de chimeneas, están llenos de fotografías. A derecha e
izquierda se ven retratos de caras humanas. Dios desea que cambie
este orden de cosas. Si Cristo estuviera en la tierra diría: “Quitad
de aquí esto”.1 Se me ha indicado que estos retratos son otros tantos ídolos que ocupan el tiempo y el pensamiento que deberían ser
santamente dedicados a Dios.
Estas fotografías cuestan dinero. ¿Es consecuente con nuestro
modo de pensar, conociendo la obra que hay que hacer en este tiempo, que gastemos el dinero de Dios en sacar fotografías de nuestro
rostro y del rostro de nuestros amigos? ¿No deberíamos usar en la
edificación de la causa de Dios todo peso que podamos ahorrar? Estos retratos requieren el dinero que debiera ser santamente dedicado
al servicio de Dios y apartan la mente de las verdades de la Palabra
de Dios.
Una especie de idolatría
Este sacar e intercambiar fotografías es una especie de idolatría. Satanás está haciendo todo lo que puede por eclipsar el cielo
a nuestra vista. No le ayudemos haciendo ídolos de los retratos.
Necesitamos alcanzar una norma más elevada que la que sugieren
estos rostros humanos. El Señor dice: “No tendrás dioses ajenos
delante de mí”2 Los que dicen creer en Cristo necesitan percatarse [315]
de que deben reflejar su imagen. Es su semejanza lo que debe estar
de continuo ante la mente. Las palabras pronunciadas deben estar
henchidas de inspiración celestial...
1 Juan
2:16.
20:3.
2 Éxodo
299
300
Mensajes Para los Jóvenes
Primero las cosas primeras
Los que han participado del solemne rito del bautismo se han
comprometido a buscar las cosas de arriba, donde está Cristo sentado
a la diestra de Dios; a trabajar fervientemente por la salvación de
los pecadores. Dios pregunta a los que adoptan su nombre: ¿Cómo
estáis usando las facultades que han sido redimidas por la muerte
de mi Hijo? ¿Estáis haciendo todo lo que podéis para alcanzar
una altura mayor en la comprensión espiritual? ¿Estáis poniendo
vuestros intereses y actos en armonía con los importantes requisitos
de la eternidad?
Debe producirse una reforma en el pueblo de Dios. “Si, pues,
coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de
Dios”.3 Aquellos sobre quienes el Señor ha puesto la carga de su
obra luchan por proclamar el mensaje, para que sean amonestadas
las almas que están pereciendo en la ignorancia. ¿No podéis hacer
algo mediante la abnegación para ayudarlos en su trabajo? Despertad
y mostrad, por vuestro celo abnegado y vuestro fervor, que estáis
convertidos.
En la obra de salvar almas se requiere todo nuestro dinero. El
dinero invertido por el profeso pueblo de Dios en retratos de rostros
humanos podría sostener a varios misioneros. Muchas corrientes
pequeñas, al juntarse, forman un río grande. Cometemos un desfalco con los bienes de nuestro Señor cuando usamos para placeres
egoístas los medios que deberían ser usados para proclamar el último mensaje de amonestación. Si gastáis el dinero del Señor en la
[316] satisfacción propia, ¿cómo podéis esperar que él siga otorgándoos
sus bienes? ¿Qué opinión tiene el Maestro de los que egoístamente
invierten su dinero en fotografías? Ese mismo dinero hubiera podido
ser usado para comprar publicaciones para enviar a los que están en
las tinieblas de la ignorancia.
La verdad que Dios nos ha dado debe anunciarse al mundo. Se
nos ha dado el privilegio de hacer este trabajo. Hemos de sembrar la
semilla de la verdad junto a todas las aguas. El Señor nos pide que
practiquemos la abnegación y el sacrificio. El Evangelio demanda
una consagración completa. Las necesidades de la causa demandan
todo lo que podamos dar. Nuestra complacencia en sacar fotogra31
Corintios 10:31.
La satisfacción propia
301
fías ha sido una satisfacción egoísta de nuestra parte, que testifica
silenciosamente en contra de nosotros. Por esta complacencia se
ha colocado en el cimiento una gran cantidad de madera, heno y
hojarasca, que será consumida por el fuego del último día.
El deber de la abnegación
Después de ir de casa en casa y ver tantas fotografías, recibí la
instrucción de amonestar a nuestro pueblo contra este mal.
Podemos hacer esto por Dios. Podemos poner fuera de la vista
estos ídolos gráficos. No tienen poder bienhechor, antes bien se
interponen entre Dios y el alma. Nada pueden hacer para ayudar a
sembrar las semillas de la verdad. Cristo pide a aquellos que dicen
seguirle, que se vistan de toda la armadura de Dios.
Nuestras instituciones educativas necesitan sentir el poder reformador del Espíritu de Dios. “Si la sal se desvaneciere, ¿con qué
será salada? no sirve más para nada, sino para ser echada fuera
y hollada por los hombres”.4 Los que trabajan como maestros en [317]
nuestros colegios y sanatorios deberían alcanzar una elevada norma
de consagración. Y los estudiantes de estas instituciones, que se
preparan para salir como misioneros, deberían aprender a practicar
la abnegación.
Somos mayordomos de Dios y “se requiere en los dispensadores,
que cada uno sea hallado fiel”.5 Debe economizarse fielmente el
dinero que Dios nos ha confiado. Hemos de aumentar nuestra eficacia haciendo mejor uso de los talentos que se nos confiaron a fin de
que a la venida de Dios podamos devolverle lo suyo con ganancia
(Review and Herald, junio 13, 1907).
La costumbre de retratarse con frecuencia
Los jóvenes tienen el corazón lleno de amor a sí mismos. Esto
se manifiesta en su deseo de ver sus rostros daguerrotipados [reproducidos] por el artista; y no se conforman con ser representados una
vez, sino que posan repetidas veces para que se les saque un retrato,
con la esperanza de que éste sea cada vez mejor que los anteriores y
4 Mateo
51
5:13.
Corintios 4:2.
302
Mensajes Para los Jóvenes
la figura aparezca en realidad más hermosa que el original. De este
modo malgastan el dinero de su Señor, y ¿qué ganan?—Testimonios
[318] para la Iglesia 1:500.
Capítulo 106—La economía y la benevolencia
Muchos desprecian la economía, confundiéndola con la tacañería
y la mezquindad. Pero la economía se aviene perfectamente con la
más amplia liberalidad. Efectivamente, sin economía no puede haber
verdadera liberalidad. Hemos de ahorrar para poder dar.
Nadie puede practicar la verdadera benevolencia sin abnegación.
Sólo mediante una vida sencilla, abnegada y de estricta economía,
podemos llevar a cabo la obra que nos ha sido señalada como a representantes de Cristo. El orgullo y la ambición mundana deben ser
desalojados de nuestro corazón. En todo nuestro trabajo ha de cumplirse el principio de la abnegación manifestado en la vida de Cristo.
En las paredes de nuestras casas, en los cuadros, en los muebles
tenemos que leer esta inscripción: “A los pobres que no tienen hogar
acoge en tu casa”. En nuestros roperos tenemos que ver escritas,
como con el dedo de Dios, estas palabras: “Viste al desnudo”. En el
comedor, en la mesa cargada de abundantes manjares, deberíamos
ver trazada esta inscripción: “Comparte tu pan con el hambriento”.
Puertas de utilidad abiertas
Se nos ofrecen mil medios de ser útiles. Nos quejamos muchas
veces de que los recursos disponibles son escasos; pero si los cristianos tomaran las cosas más en serio, podrían multiplicar mil veces
esos recursos. El egoísmo y la concupiscencia nos impiden ser más [319]
útiles.
¡Cuánto no se gasta en cosas que son meros ídolos, cosas que
embargan la mente, el tiempo y la energía que deberían dedicarse
a usos más nobles! ¡Cuánto dinero se derrocha en casas y muebles
lujosos, en placeres egoístas, en manjares costosos y malsanos, en
perniciosos antojos! ¡Cuánto se malgasta en regalos que no aprovechan a nadie! En cosas superfluas y muchas veces perjudiciales
gastan hoy día los cristianos de profesión mucho más de lo que
gastan en el intento de arrebatar almas de las garras del tentador.
303
304
Mensajes Para los Jóvenes
Muchos cristianos de profesión gastan tanto en su vestimenta,
que nada les queda para las necesidades ajenas. Se figuran que
deben lucir adornos y prendas de mucho valor, sin pensar en las
necesidades de los que apenas pueden proporcionarse la ropa más
modesta.
Juntad los fragmentos
Hermanas mías, si queréis conformar vuestro modo de vestir
con las reglas de la Biblia dispondréis de abundantes recursos con
que auxiliar a vuestras hermanas pobres. Dispondréis no sólo de
recursos, sino de tiempo, que muchas veces es lo que más se necesita.
Son muchas las personas a quienes podríais ayudar con vuestros
consejos, vuestro tacto y vuestra habilidad. Mostradles cómo se
puede vestir sencillamente y, no obstante, con buen gusto. ¡Cuántas
mujeres no van a la casa de Dios porque sus vestidos no les sientan
bien y contrastan deplorablemente con los de las demás! Muchas
de estas son quisquillosas al respecto y albergan sentimientos de
amarga humillación e injusticia a causa de este contraste. Y por
ello, muchas dudan de la realidad de la religión y endurecen sus
[320] corazones contra el Evangelio.
Cristo nos manda: “Recoged los pedazos que sobraron, para
que no se pierda nada”.1 Mientras que cada día millares perecen de
hambre, en matanzas, incendios y epidemias, incumbe a todo aquel
que ama a sus semejantes procurar que nada sea desperdiciado, que
no se gaste sin necesidad nada de lo que puede aprovechar a algún
ser humano.
Malgastar el tiempo y nuestra inteligencia resulta pecaminoso. Perdemos todo momento que dedicamos a nuestros intereses
egoístas. Si supiéramos apreciar cada momento y dedicarlo a cosas
buenas, tendríamos tiempo para hacer todo lo que necesitamos hacer
para nosotros mismos o para los demás. Al desembolsar dinero, al
hacer uso del tiempo, de las fuerzas y oportunidades, mire todo cristiano a Dios, y pídale que le dirija. “Si alguno de vosotros tiene falta
de sabiduría, demándela a Dios, el cual da a todos abundantemente,
y no zahiere, y le será dada”.2 —El Ministerio de Curación, 157-159.
1 Juan
6:12.
1:5.
2 Santiago
La economía y la benevolencia
305
*****
Una guía en la economía
No es necesario precisar aquí cómo se haya de practicar la economía en todos sus detalles. Aquellos cuyos corazones estén completamente rendidos a Dios y que tomen su Palabra como guía, sabrán cómo conducirse en todos los deberes de la vida. Aprenderán de Jesús,
que es manso y humilde de corazón, y al cultivar la mansedumbre de
Cristo, cerrarán la puerta a innúmeras tentaciones.—Consejos para
los Maestros Padres y Alumnos acerca de la Educación Cristiana,
[321]
139.
306
Mensajes Para los Jóvenes
Sección 11—La vida en el hogar
[322]
La restauración y el levantamiento de la humanidad empiezan
en el hogar. La obra de los padres es cimiento de toda otra obra. La
sociedad se compone de familias, y será lo que la hagan las cabezas
de familia. Del corazón “mana la vida”,1 y el hogar es el corazón de
la sociedad, de la iglesia y de la nación. El bienestar de la sociedad,
el buen éxito de la iglesia y la prosperidad de la nación dependen
de la influencia del hogar.—El Ministerio de Curación, 269.
1 Proverbios
4:23.
[323]
Capítulo 107—Un hogar cristiano
Como los patriarcas de la antigüedad, los que profesan amar a
Dios deberían erigir un alfar al Señor dondequiera que se establezcan.
Si alguna vez hubo un tiempo cuando todo hogar debería ser una
casa de oración, es ahora. Los padres y las madres deberían elevar
sus corazones a menudo hacia Dios para suplicar humildemente por
ellos mismos y por sus hijos. Que el padre, como sacerdote de la
familia, ponga sobre el altar de Dios el sacrificio de la mañana y
de la noche, mientras la esposa y los niños se le unen en oración y
alabanza. Jesús se complacerá en morar en un hogar tal.
De todo hogar cristiano debería irradiar una santa luz. El amor
debe expresarse en hechos. Debería manifestarse en todas las relaciones del hogar y revelarse en una amabilidad atenta, en una suave
y desinteresada cortesía. Hay hogares donde se pone en práctica
este principio, hogares donde se adora a Dios, y donde reina el amor
verdadero. De estos hogares, de mañana y de noche, la oración asciende hacia Dios como un dulce incienso, y las misericordias y las
bendiciones de Dios descienden sobre los suplicantes como el rocío
de la mañana.
Un hogar piadoso bien dirigido constituye un argumento poderoso en favor de la religión cristiana, un argumento que el incrédulo
no puede negar. Todos pueden ver que una influencia obra en la
familia y afecta a los hijos, y que el Dios de Abrahán está con
[324] ellos.—Historia de los Patriarcas y Profetas, 144.
308
Capítulo 108—La fidelidad en los deberes
domésticos
El deber más sublime que incumbe a las jóvenes es el que han
de cumplir en sus propios hogares, al beneficiar a sus padres, hermanos y hermanas con afecto y verdadero interés. Allí es donde se
puede manifestar abnegación y olvido propio, al cuidar a los demás
y actuar en su favor. Nunca degradará este trabajo a una mujer. Es el
cargo más sagrado y elevado que ella pueda ocupar. ¡Qué influencia
puede ejercer una hermana sobre sus hermanos! Si ella vive correctamente, puede determinar cuál será el carácter de sus hermanos.
Sus oraciones, su amabilidad y su afecto pueden valerle mucho en
una familia.
Hermana mía, estas nobles cualidades no pueden comunicarse a otras mentes, a menos que existan primero en la propia. El
contentamiento de espíritu, el afecto, la amabilidad y la alegría del
genio que manifieste a todo corazón le devolverán lo que Ud. dé
a los demás. Si Cristo no reina en el corazón, habrá descontento
y deformidad moral. El egoísmo requerirá de los demás lo que no
estamos dispuestos a darles.
No son solamente las obras y las batallas grandes las que prueban
el alma y exigen valor. La vida diaria causa perplejidades, pruebas
y desalientos. Es el trabajo humilde el que con frecuencia exige
paciencia y fortaleza. Se necesitará confianza propia y resolución
para afrontar y vencer todas las dificultades. Asegúrese de que el
Señor esté con Ud., para que sea en todo lugar su consuelo.—Joyas
[325]
de los Testimonios 1:296, 297.
309
Capítulo 109—La religión en el hogar
La Religión es muy necesaria en el hogar, y nuestras palabras en
el hogar han de ser del carácter debido o de nada servirán nuestros
testimonios en la iglesia Será inútil vuestra religión si no mostráis
mansedumbre, bondad y cortesía con vuestra familia. Si hubiese
más religión genuina en el hogar, habría más poder en la iglesia.
La rudeza del lenguaje en el hogar
Cuánto daño hace en el círculo de la familia el pronunciar palabras impacientes, pues la expresión impaciente de una persona
induce a la otra a replicar con el mismo espíritu y de igual modo.
Siguen luego las palabras de desquite, de justificación propia, y son
ellas las que van formando sobre vuestro cuello un yugo pesado e
hiriente; porque todas estas palabras repercutirán como una funesta
cosecha sobre vuestra alma.
Los que emplean un lenguaje tal experimentarán vergüenza,
pérdida del respeto propio y de la confianza en sí mismos, y tendrán
amargo remordimiento y pena por haber perdido el dominio propio
y hablado de ese modo. ¡Cuánto mejor sería no pronunciar jamás
palabras semejantes! ¡Cuánto mejor sería tener el aceite de la gracia
en el corazón, ser capaces de resistir toda provocación y soportar
todas las cosas con mansedumbre y tolerancia cristianas!
Si cumplís las condiciones de las promesas de Dios, éstas se
[326] cumplirán para vosotros. Si vuestra mente está firme en Dios, no
pasaréis del estado de éxtasis al valle del desaliento cuando os sobrevengan la prueba y la tentación. No hablaréis a otros de dudas y
melancolía.
Satanás no puede leer nuestros pensamientos, pero puede ver
nuestras acciones, oír nuestras palabras; y por su antiguo conocimiento de la familia humana, da a sus tentaciones la forma necesaria
para sacar partido de los puntos débiles de nuestro carácter. Y con
cuánta frecuencia le hacemos saber el secreto de cómo obtener mejor
310
La religión en el hogar
311
la victoria sobre nosotros. ¡Ojalá pudiéramos dominar nuestras palabras y acciones! Cuán fuertes seríamos si nuestras palabras fuesen
tales que no tuviésemos que avergonzarnos de ellas cuando se nos
presente su registro en el día del juicio. Cuán diferentes parecerán en
el día de Dios, de lo que parecen cuando las pronunciamos (Review
and Herald, febrero 27, 1913).
*****
El hogar es una lección objetiva
La misión del hogar se extiende más allá del círculo de sus
miembros. El hogar cristiano ha de ser una lección objetiva, que
ponga de relieve la excelencia de los verdaderos principios de la
vida. Semejante ejemplo será una fuerza para el bien en el mundo.
Mucho más poderosa que cualquier sermón que se pueda predicar
es la influencia de un hogar verdadero en el corazón y la vida de los
hombres. Al salir de semejante hogar paterno los jóvenes enseñarán
las lecciones que en él hayan aprendido. De este modo penetrarán
en otros hogares principios más nobles de vida, y una influencia
regeneradora obrará en la sociedad.—El Ministerio de Curación,
[327]
272.
Capítulo 110—El hogar es una escuela
Los jóvenes no se debilitarán mentalmente ni perderán eficiencia
consagrándose al servicio de Dios. El temor del Señor es el principio
de la sabiduría. El niño más pequeño que ama y teme a Dios es mayor
a su vista que el hombre más instruido y talentoso que descuida la
gran salvación. Los jóvenes que consagran su corazón y vida a Dios
se han puesto, al hacerlo, en contacto con la Fuente de toda sabiduría
y excelencia.
Los deberes diarios
Si se enseñara a los niños a considerar la rutina humilde de los
deberes diarios como el proceder señalado para ellos por el Señor,
como una escuela en la cual han de educarse para prestar un servicio
fiel y eficiente, su trabajo les parecería mucho más agradable y
honroso. El desempeño de cada deber como si fuera para el Señor,
rodea de encanto a la tarea más humilde y liga a los obreros de la
tierra con los seres santos que hacen la voluntad de Dios en el cielo.
Y en el lugar que se nos ha asignado deberíamos desempeñar
nuestros deberes con tanta fidelidad como los ángeles en su esfera
más elevada. Los que tienen la impresión de que son siervos de Dios,
serán hombres en los cuales se pueda tener confianza en todas partes.
Los futuros ciudadanos del cielo serán los mejores ciudadanos de la
tierra. El concepto correcto de nuestro deber para con Dios conduce
[328] a una percepción clara de nuestro deber para con el prójimo.
La recompensa de la madre
Cuando empiece el juicio y los libros sean abiertos, cuando sea
pronunciado el “Bien hecho” del gran Juez, y colocada en la frente
del vencedor la corona de gloria inmortal, muchos levantarán sus
coronas a la vista del universo reunido y, señalando a sus madres,
dirán: “Ella hizo de mí todo lo que soy mediante la gracia de Dios.
312
El hogar es una escuela
313
Su instrucción, sus oraciones, han sido bendecidas para mi salvación
eterna”...
Se debería educar a los jóvenes para que se mantengan firmes
de parte de la rectitud en medio de la prevaleciente iniquidad, para
que hagan todo lo que puedan para detener el progreso del vicio, y
promover la virtud, la pureza y la verdadera virilidad. Las impresiones hechas sobre la mente y el carácter en la época temprana de
la vida son profundas y duraderas. Una educación poco juiciosa, o
las malas compañías ejercerán a menudo sobre la mente joven una
influencia mala que todos los esfuerzos posteriores no podrán borrar
(The Signs of the Times, noviembre 3, 1881).
*****
Posibilidades de la educación obtenida en el hogar
Los jóvenes y niños de la actualidad son los que determinan el
porvenir de la sociedad, y lo que estos jóvenes y estos niños serán
depende del hogar. A la falta de buena educación doméstica se puede
achacar la mayor parte de las enfermedades, así como de la miseria
y criminalidad que son la maldición de la humanidad. Si la vida
doméstica fuera pura y verdadera, si los hijos que salen del hogar
estuvieran debidamente preparados para hacer frente a las responsabilidades de la vida y a sus peligros, ¡qué cambio experimentaría el
[329]
mundo!—El Ministerio de Curación, 270.
Capítulo 111—El respeto y el amor a los padres
Los que quieren seguir verdaderamente a Cristo, deben dejarlo
morar en el corazón y entronizarlo allí en forma absoluta. Deben
representar el espíritu y carácter de Dios en su vida doméstica y ser
bondadosos y corteses con aquellos con quienes se relacionan.
Hay muchos niños que profesan conocer la verdad y no tributan
a sus padres el honor y afecto que se les debe, que manifiestan poco
amor hacia ellos y no los honran cediendo a sus deseos o tratando
de evitarles ansiedad. Muchos de los que profesan ser cristianos no
saben lo que es “honra a tu padre y a tu madre”, y en consecuencia
poco sabrán lo que significa “para que tus días se alarguen en la
tierra que Jehová tu Dios te da”.1
Nuestros jóvenes declaran abiertamente que se cuentan entre los
que guardan los mandamientos de Dios, y sin embargo muchos de
ellos descuidan y violan el quinto mandamiento, y por lo tanto no
pueden recibir la rica bendición prometida a los que observan este
precepto, “honra a tu padre y a tu madre”.
Nunca entrarán en la tierra nueva, en la cual podrían vivir eternamente, a menos que se arrepientan de su pecado y reformen sus
costumbres y su carácter mediante la gracia de Cristo. Los que no
respetan y aman a sus padres no respetarán ni honrarán a Dios. Los
que no soportan la prueba, los que no honran a sus padres temerosos
[330] de Dios, no obedecerán a Dios, y por lo tanto no pueden esperar
entrar en la tierra prometida.
La obediencia implica un destino
Los jóvenes están decidiendo ahora su destino eterno, y yo quisiera rogaros que consideréis el mandamiento al cual Dios ha añadido
semejante promesa: “Porque tus días se alarguen en la tierra que
Jehová tu Dios te da”. Niños, ¿deseáis la vida eterna? Entonces,
respetad y honrad a vuestros padres...
1 Éxodo
20:12.
314
El respeto y el amor a los padres
315
Si habéis pecado no rindiéndoles amor y obediencia, empezad
ahora a redimir el pasado. No podéis atreveros a seguir otra conducta, pues significa la pérdida de la vida eterna. El Investigador
de los corazones conoce cuál es vuestra actitud hacia vuestros padres, pues pesa el carácter moral en la balanza de oro del santuario
celestial. ¡Oh! confesad que habéis descuidado a vuestros padres,
confesad vuestra indiferencia hacia ellos y vuestro desprecio del
santo mandamiento de Dios...
El corazón de vuestros padres siente tierna simpatía hacia vosotros, y ¿podéis retribuir su amor con una fría ingratitud? Ellos aman
vuestras almas, quieren que seáis salvados, pero ¿no habéis despreciado con frecuencia su consejo y hecho vuestra voluntad, vuestro
gusto? ¿No habéis seguido vuestro propio criterio independiente
cuando sabíais que tal conducta terca no tendría la aprobación de
Dios? Muchos padres han bajado al sepulcro acongojados, a causa
de la ingratitud y falta de respeto que sus hijos les mostraron (Youth’s
[331]
Instructor, junio 22, 1893).
Capítulo 112—Una bendición en el hogar
El Señor dice al joven: “Dame, hijo mío, tu corazón”.1 Al Salvador del mundo le agrada que los niños y los jóvenes le entreguen
su corazón. Quizá haya un gran ejército de niños que serán hallados fieles a Dios porque andan en la luz, así como Cristo está en
la luz. Amarán al Señor Jesús y se deleitarán en agradarle. No se
impacientarán si fueren reprendidos, y alegrarán el corazón de sus
padres con su bondad, su paciencia y su disposición a hacer todo lo
que puedan para ayudar a llevar las cargas de la vida diaria. Serán
fieles discípulos de nuestro Señor en toda su infancia y juventud.
Niños y jóvenes, vosotros podéis ser una bendición en el hogar
durante vuestros primeros años. Qué pena da ver a los hijos de padres
temerosos de Dios, indomables y desobedientes, desagradecidos y
voluntariosos, decididos a salir siempre con la suya, indiferentes a
las molestias o la pena que causan a sus padres. Satanás se deleita
en manejar el corazón de los niños, y si se le permite les inculcará
su propio odioso espíritu.
La obediencia a los padres
Pueden hacer los padres todo lo que esté a su alcance para dar a
sus hijos toda clase de privilegios e instrucción para que entreguen
sus corazones a Dios; no obstante los hijos pueden negarse a andar
en la luz, y su mala conducta puede reflejarse desfavorablemente
[332] sobre sus padres que los aman y anhelan su salvación.
Es Satanás quien tienta a los niños a seguir un camino de pecado
y desobediencia; y entonces si se le permite, arrebatará sus vidas
mientras están aún en el pecado, a fin de privarlos de toda esperanza
de salvación y atravesar, como con una espada, el corazón de los
padres temerosos de Dios, que se doblarán bajo el peso de una pena
que nunca los abandonará, causada por la impenitencia y rebelión
final de sus hijos contra Dios...
1 Proverbios
23:26.
316
Una bendición en el hogar
317
Niños y jóvenes, os ruego, por amor de Cristo, que andéis en la
luz. Someted vuestra voluntad a la voluntad de Dios. “Si los pecadores te quisieren engañar, no consientas”.2 Seguid el camino del
Señor, pues no tendréis paz en la transgresión. Con vuestra mala
conducta desacreditáis a vuestros padres y deshonráis la religión
de Cristo. Recordad que en los libros del cielo se lleva un informe
de vuestra vida, que será abierto ante el universo reunido. ¡Pensad
qué vergüenza, qué remordimiento sentiréis si os tocare la desgraciada suerte de perder la vida eterna! “Volveos a mi reprensión. He
aquí yo derramaré mi espíritu sobre vosotros, y os haré saber mis
palabras... Entonces me llamarán..., mas el que me oyere, habitará
confiadamente, y vivirá tranquilo, sin temor de mal”.3 Atended la
instrucción de Cristo: “Andad entre tanto que tenéis luz, para que no
os sorprendan las tinieblas”4 (Youth’s Instructor, agosto 10, 1893). [333]
2 Proverbios
1:10.
1:23, 28, 33.
4 Juan 12:35.
3 Proverbios
Capítulo 113—La edificación del carácter en el
hogar
Satanás tienta a los niños a ser reservados con sus padres, y a
elegir sus confidentes entre sus compañeros jóvenes e inexpertos,
entre aquellos que no les pueden ayudar, sino que les darán malos
consejos...
Los niños quedarían a salvo de muchos males si fuesen más
familiares con sus padres. Estos deben estimular en sus hijos una
disposición a manifestarse confiados y francos con ellos, a acudir
a ellos con sus dificultades, presentarles el asunto tal cual lo ven y
pedirles consejo cuando se hallan perplejos acerca de qué conducta
es la buena. ¿Quiénes pueden ver y señalarles los peligros mejor que
sus padres piadosos? ¿Quién puede comprender tan bien como ellos
el temperamento peculiar de sus hijos? La madre que ha vigilado
todo el desarrollo de la mente desde la infancia, y conoce su disposición natural, es la que está mejor preparada para aconsejar a sus
hijos. ¿Quién puede decir como la madre, ayudada por el padre, cuáles son los rasgos de carácter que deben ser refrenados y mantenidos
en jaque?
Cómo hacer felices a los padres
Los hijos cristianos preferirán el amor y la aprobación de sus
padres temerosos de Dios a toda bendición terrenal. Amarán y honrarán a sus padres. Hacer a sus padres felices debe ser una de las
[334] principales preocupaciones de su vida. En esta era de rebelión, los
hijos no han recibido la debida instrucción y disciplina, y tienen poca
conciencia de sus obligaciones hacia sus padres. Sucede a menudo
que cuanto más hacen sus padres por ellos, tanto más ingratos son y
menos los respetan.
Los niños que han sido mimados y rodeados de cuidados, esperan
siempre un trato tal; y si su expectativa no se cumple, se chasquean
y desalientan. Esa misma disposición se verá en toda su vida. Serán
318
La edificación del carácter en el hogar
319
incapaces, dependerán de la ayuda ajena, y esperarán que los demás
los favorezcan y cedan a sus deseos. Y si encuentran oposición,
aun en la edad adulta, se creen maltratados; y así recorren su senda
por el mundo acongojados, apenas capaces de llevar su propio peso,
murmurando e irritándose a menudo porque todo no les sale a pedir
de boca...
Los hijos deben sentir que tienen una deuda con sus padres que
los han vigilado durante su infancia, y cuidado en tiempos de enfermedad. Deben darse cuenta de que sus padres han sufrido mucha
ansiedad por ellos. Los padres piadosos y concienzudos han sentido
especialmente el más profundo interés en que sus hijos eligiesen
el buen camino. ¡Cuánta tristeza sintieron en sus corazones al ver
defectos en sus hijos! Si éstos, que causaron tanto dolor a esos
corazones, pudiesen ver el efecto de su conducta, se arrepentirían
ciertamente de ella. Si pudiesen ver las lágrimas de su madre, y oír
sus oraciones a Dios en su favor, si pudiesen escuchar sus reprimidos y entrecortados suspiros, sus corazones se conmoverían, y
prestamente confesarían sus pecados y pedirían perdón...
Fuerzas para el conflicto
Estamos viviendo en una época desdichada para los niños. Se
siente una fuerte corriente que arrastra hacia abajo, hacia la perdi- [335]
ción, y se necesita algo más que una experiencia y fuerza de niño
para remontar esa corriente y no ser llevado por ella. Los jóvenes en
general parecen cautivos de Satanás, y éste y sus ángeles los llevan
a una destrucción segura. Satanás y sus huestes hacen guerra contra
el gobierno de Dios y a todos los que tienen deseo de entregar su
corazón al Señor y de obedecer sus requerimientos, Satanás tratará
de hacerles sufrir perplejidad y de vencerlos con sus tentaciones, a
fin de que se desalienten y renuncien a la lucha...
Mediante la oración ferviente y le fe viva, ganarán grandes victorias. Algunos padres no se han dado cuenta de las responsabilidades
que pesan sobre ellos y han descuidado la educación religiosa de sus
hijos. Por la mañana, los primeros pensamientos del cristiano deben
fijarse en Dios. Los trabajos mundanales y el interés propio deben
ser secundarios. Debe enseñarse a los niños a respetar y reverenciar
la hora de oración. Antes de salir de la casa para ir a trabajar, toda la
320
Mensajes Para los Jóvenes
familia debe ser convocada, y el padre, o la madre en ausencia del
padre, debe rogar con fervor a Dios que los guarde durante el día...
La impaciencia por la restricción
Puede suceder que los niños observadores del sábado se impacienten por las restricciones y piensen que sus padres son demasiado
estrictos; y hasta puede suceder que se susciten en sus corazones
sentimientos duros y lleguen a alimentar pensamientos de descontento y pesar contra aquellos que obran para su bien presente, futuro
y eterno. Pero si llegan a vivir algunos años más, bendecirán a sus
padres por el cuidado estricto y la vigilancia fiel que ejercieron sobre
[336] ellos en sus años de inexperiencia...
La responsabilidad individual
Hijos, Dios consideró propio confiaros al cuidado de vuestros
padres, para que ellos os instruyan y disciplinen, y así desempeñen
su parte en formar vuestro carácter para el cielo. Pero a vosotros os
incumbe decir si queréis adquirir un buen carácter cristiano aprovechando las ventajas que significa para vosotros el haber tenido
padres piadosos, fieles y vigilantes en la oración. A pesar de toda
la ansiedad y la fidelidad de los padres en favor de sus hijos, ellos
solos no pueden salvarlos. Los hijos tienen también una obra que
hacer. Cada hijo tiene que atender su caso individual.
Padres creyentes, os incumbe una obra de responsabilidad para
guiar los pasos de vuestros hijos aun en su experiencia religiosa.
Cuando amen verdaderamente a Dios os bendecirán y reverenciarán
por el cuidado que les otorgasteis y por vuestra fidelidad en restringir
sus deseos y subyugar su voluntad.—Joyas de los Testimonios 1:141153.
*****
Vestidos con la justicia de Cristo
Cuando estemos vestidos con la justicia de Cristo no nos deleitaremos en el pecado, pues Cristo estará obrando con nosotros.
La edificación del carácter en el hogar
321
Podremos cometer errores, pero odiaremos el pecado que causó el
sufrimiento del Hijo de Dios (Review and Herald, marzo 18, 1890). [337]
Capítulo 114—Los jóvenes han de llevar
responsabilidades*
Estos jóvenes pasan por alto los deberes que tienen que desempeñar en sus hogares. No han aprendido a encargarse de los deberes
y a llevar las responsabilidades que les corresponden en el hogar.
Tienen una madre fiel y práctica que ha llevado muchas cargas que
sus hijos no le debían haber permitido llevar. En esto han dejado de
honrar a su madre. No han compartido como les correspondía las
cargas del padre y han descuidado honrarlo como debían. Siguen la
inclinación más bien que el deber.
Han seguido una conducta egoísta al esquivar las cargas y la
tarea dura, y no han llegado a obtener una experiencia valiosa de
la que no deberían privarse si quieren tener éxito en la vida. No
han sentido la importancia de ser fieles en las cosas pequeñas, ni
han experimentado hacia sus padres la obligación de ser honrados,
cabales y fieles en el desempeño de los deberes humildes de la vida
que encuentran en su camino. Pasan por alto los ramos comunes del
conocimiento, que son tan necesarios para la vida práctica.
Cómo hacer feliz el hogar
Si en alguna parte quieren ser una bendición estos jóvenes, debiera ser en el hogar. Si ceden a la inclinación, en vez de ser guiados
[338] por la decisión prudente de la razón serena, del juicio sano y de la
conciencia iluminada, no pueden ser una bendición para la sociedad
o su familia y pueden peligrar sus perspectivas para este mundo y
para el mundo mejor.
Muchos jóvenes reciben la impresión de que sus primeros años
no han de ser para llevar responsabilidades, sino para desperdiciarlos
en deportes ociosos, en bromas y en placeres necios. Algunos no
piensan más que en la satisfacción momentánea que va ligada a las
necedades y a la complacencia de los sentidos a que están entregados
* Dirigido
a dos jóvenes.
322
Los jóvenes han de llevar responsabilidades
323
en ese momento. Su deseo de diversión, su amor a las compañías, la
charla y las risas, van en aumento a medida que se dedican a esas
cosas y van perdiendo todo placer en las realidades serias de la vida
y todo interés en los deberes del hogar. No hallan bastante variación
para sus mentes y se ponen inquietos, quisquillosos e irritables.
Estos jóvenes deberían considerar un deber el hacer feliz y alegre el
hogar...
Quizá convenga por un tiempo un cambio en la labor física que
ha pesado severamente sobre sus fuerzas, a fin de que reanuden el
trabajo haciendo esfuerzos que tengan más éxito. Pero puede ser que
no sea necesario un reposo absoluto, o que éste no vaya acompañado
de los mejores resultados en lo que a su fuerza física concierne.
No necesitan desperdiciar sus preciosos momentos, aun cuando
estén cansados de una clase de trabajo. Pueden buscar entonces algo
que no sea tan agotador, pero que sea una bendición para su madre y
sus hermanas. Al aligerar los cuidados de ellas tomando a su cargo
los trabajos más rudos, pueden hallar esa distracción que brota de
los principios y que les producirá verdadera felicidad, y no pasarán
el tiempo en bagatelas o en placeres egoístas.—Testimonios para la
[339]
Iglesia 3:221-223.
Capítulo 115—La hora del culto
Para despertar y fortalecer el amor hacia el estudio de la Biblia,
mucho depende del uso que se haga de la hora del culto. Las horas del
culto matutino y vespertino deberían ser las más dulces y útiles del
día. Entiéndase que no deben interponerse a esas horas pensamientos
inquietos y faltos de bondad; reúnanse los padres y los niños para
encontrarse con Jesús y para invitar a los santos ángeles a estar
presentes en el hogar. Los cultos deberían ser breves y llenos de
vida, adaptados a la ocasión, y variados. Todos deberían tener parte
en la lectura de la Biblia, aprender y repetir a menudo la ley de Dios.
Los niños tendrán más interés si a veces se les permite que escojan
la lectura. Hacedles preguntas acerca de lo leído y permitidles que
también las hagan ellos. Mencionad cualquier cosa que sirva para
ilustrar su significado. Si el culto no es demasiado largo permitid
que los pequeñuelos oren y se unan al canto, aunque se trate de una
sola estrofa.
A fin de dar al culto el carácter que debe tener, es necesaria alguna preparación. Los padres deberían consagrar diariamente algún
tiempo al estudio de la Biblia con sus hijos. Sin duda, se requerirá
esfuerzo, reflexión y algún sacrificio para llevar esto a cabo, pero el
[340] esfuerzo será ricamente recompensado.—La Educación, 181.
324
Capítulo 116—Hospitalidad religiosa
Seriamos mucho más felices y útiles, si nuestra vida familiar
y nuestras relaciones sociales fuesen regidas por la mansedumbre
y sencillez de Cristo. En vez de trabajar afanosamente para hacer
ostentación, para excitar la admiración o envidia de las visitas, deberíamos esforzarnos por hacer felices a los que nos rodean, mediante
nuestra alegría, simpatía y amor. Vean las visitas que tratamos de
conformarnos a la voluntad de Cristo. Vean en nosotros, aunque sea
humilde nuestra suerte, un espíritu de contentamiento y gratitud. La
atmósfera misma de un hogar verdaderamente cristiano es de paz y
descanso. Un ejemplo tal no quedará sin efecto...
No pasemos por alto nuestras obligaciones hacia Dios al esforzarnos por atender la comodidad y felicidad de los huéspedes.
Ninguna consideración debería hacernos desatender la hora de la
oración. No habléis ni os entretengáis con otras cosas hasta el punto
de estar todos demasiado cansados para gozar de un momento de
devoción. Hacer esto es presentar a Dios una ofrenda imperfecta.
Deberíamos presentar nuestras súplicas y elevar nuestras voces en
alabanza feliz y agradecida, a una hora temprana de la noche, cuando
podamos orar sin prisa e inteligentemente.
Vean todos los que visitan un hogar cristiano que la hora de
la oración es la más preciosa, la más sagrada y la más feliz del
día. Estos momentos de devoción ejercen una influencia refinadora,
elevadora sobre todos los que participan de ellos. Producen un
descanso y una paz gratos al espíritu (Review and Herald, noviembre
[341]
29, 1887).
325
326
Mensajes Para los Jóvenes
Sección 12—Los vestidos y los adornos
[342]
Se juzga el carácter de una persona por el estilo de su vestido. El
gusto refinado y la mente cultivada se revelarán en la elección de
atavíos sencillos y apropiados. La casta sencillez en el vestir, unida
a la modestia de conducta, será de mucho mayor influencia para
rodear a una joven de una atmósfera de reserva sagrada que será
para ella un escudo contra miles de peligros.—La Educación, 242.
[343]
Capítulo 117—Elementos para la edificación del
carácter
Es importante que tanto los niños como los jóvenes aprendan
a vigilar sus palabras y acciones, pues su conducta produce sol o
sombra no sólo en su propio hogar, sino también sobre todos aquellos
con quienes se relacionan. Pero antes que los jóvenes puedan ser
cuidadosos y reflexivos y abstenerse de toda apariencia de mal,
deben tener la sabiduría que viene de lo alto y la fuerza que sólo
Jesús puede impartir...
El verdadero adorno
Muchos se engañan al pensar que una buena apariencia y un atavío llamativo les conquistarán la consideración del mundo. Pero los
encantos que sólo consisten en el vestido exterior son superficiales
y variables; no se puede depender de ellos. El adorno que Cristo
manda a sus seguidores no se marchitará jamás. “Vuestro atavío
no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de
vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible
ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima
delante de Dios”.1
Si se dedicara a la cultura del alma, al adorno interior, la mitad
del tiempo que la juventud dedica a hacerse atrayente en su aspecto
exterior, ¡qué diferencia se vería en su conducta, en sus palabras, en
[344] sus acciones! Los que realmente tratan de seguir a Cristo tendrán
concienzudos escrúpulos en cuanto a la ropa que usan; se esforzarán
por satisfacer los requisitos de esa orden tan claramente dada por el
Señor. El dinero gastado ahora en extravagancias del vestuario, será
usado para el progreso de la causa de Dios y para almacenar en la
mente conocimientos útiles que los habiliten para ocupar puestos de
confianza. Tratarán de responder a las expectativas de Jesús, quien
los compró a un precio infinito.
11
Pedro 3:3, 4.
328
Elementos para la edificación del carácter
329
Queridos niños y jóvenes, Jesús ha hecho todo lo que está a
su alcance para daros un hogar en las mansiones preparadas para
los que lo aman y sirven aquí. El dejó su hogar celestial y vino a
un mundo desfigurado por el pecado; vino a un pueblo que no lo
apreciaba, que no amaba su pureza y santidad, que despreciaba sus
enseñanzas, y que finalmente lo entregó a la muerte más cruel. “De
tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida
eterna”.2
El aspecto exterior
Dios quiere algo a cambio de este gran sacrificio que ha hecho en
favor vuestro. Quiere que seáis cristianos, no sólo de nombre, sino en
vuestra manera de vestir y conversar. Quisiera que os conformarais
con vestir modestamente, no con volados y plumas y adornos innecesarios. Desea que tengáis modales atrayentes, modales que el cielo
pueda aprobar. ¿Defraudaréis sus esperanzas, queridos jóvenes?
La apariencia exterior es frecuentemente un índice de lo que es
la mente, y deberíamos cuidar lo que exponemos para que el mundo
juzgue nuestra fe. Queremos que sigáis a Jesús como hijos queridos,
obedientes a su expresa voluntad en todas las cosas. Queremos que
agradéis a vuestro Redentor buscando seriamente ese adorno interior. [345]
De este modo, con la ayuda de Jesús, podréis vencer el yo día tras día.
El orgullo y el amor a la ostentación quedarán excluidos de vuestro
corazón y de vuestra vida. Serán estimulados la mansedumbre y el
amor a la sencillez. De este modo pueden llegar a ser los jóvenes un
ejército de fieles soldados de Cristo.
Vivimos en tiempos peligrosos, cuando aquellos que profesan
amar y obedecer a Dios lo niegan en su vida diaria. “Porque habrá
hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios,
blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto
natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de
los deleites más que de Dios; que tendrán apariencia de piedad, pero
negarán la eficacia de ella”.3 Dios no quiere que seáis hallados en
2 Juan
32
3:16.
Timoteo 3:2-5.
330
Mensajes Para los Jóvenes
esta clase, queridos jóvenes. En su Palabra podéis aprender cómo
evitar estos males y ser vencedores al fin...
“Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero, y
de la palabra del testimonio de ellos”.4 “Entonces los que temían a
Jehová hablaron cada uno a su compañero; y Jehová escuchó y oyó,
y fue escrito libro de memoria delante de él para los que temen a
Jehová, y para los que piensan en su nombre”.5
Testigos
No es suficiente que evitéis la apariencia del mal; debéis ir más
lejos: “aprended a hacer el bien”.6 Debéis representar a Cristo ante el
mundo. Debéis estudiar diariamente para aprender a obrar las obras
de Dios. Sus seguidores han de ser epístolas vivientes, “conocidas y
leídas por todos los hombres”.7
Jamás podréis lograr un buen carácter por el mero hecho de
[346] desearlo. Sólo podrá ser obtenido con esfuerzo. Vuestros deseos a
este respecto deben ser expresados mediante esfuerzos fervientes
y sinceros y trabajo duro y paciente. Dando cada día pasos hacia
adelante en la escalera del progreso, os hallaréis al fin en la cúspide
como vencedores, sí, y más que vencedores, por medio de Aquel
que os amó (Youth’s Instructor, noviembre 5, 1896).
La religión juzgada por la manera de vestir
Queridos jóvenes, vuestra tendencia a vestir de acuerdo con
la moda y a usar encajes y oro y artificios para ostentación, no
recomendará a otros vuestra religión o la verdad que profesáis.
Las personas de discernimiento considerarán vuestras tentativas de
embellecer el aspecto exterior como señales de una mente débil
y un corazón orgulloso. El vestido sencillo, sin ostentación, será
una recomendación para mis jóvenes hermanas. No habrá mejor
modo de hacer brillar vuestra luz en bien de otros que por vuestra
sencillez en el vestir y en la conducta. Podéis mostrar a todos que,
4 Apocalipsis
12:11.
3:16.
6 Isaías 1:17.
7 2 Corintios 3:2.
5 Malaquías
Elementos para la edificación del carácter
331
en comparación con las cosas eternas, dais el valor que corresponde
[347]
a las cosas de esta vida.—Testimonios para la Iglesia 3:376.
Capítulo 118—El vestuario y el carácter
Cristo representa a sus seguidores como la sal de la tierra y la luz
del mundo. Sin la influencia salvadora de los cristianos, el mundo
perecería en su propia corrupción. Considerad la clase descrita de
cristianos profesos, que son descuidados en su persona y en su manera de vestir; negligentes en sus transacciones comerciales, como
lo son en su vestir; ordinarios, descorteses, rudos en sus modales;
bajos en su conversación, que consideran al mismo tiempo estos miserables rasgos como señales de verdadera humildad y vida cristiana.
¿Creéis que si nuestro Salvador estuviese en la tierra los señalaría
como la sal de la tierra y la luz del mundo? ¡No, nunca!
Los cristianos son elevados en su conversación, y aunque creen
que es un pecado condescender con la lisonja necia, son corteses,
bondadosos y benévolos. Sus palabras son palabras de sinceridad y
verdad. Son fieles en su trato con sus hermanos y con el mundo. En
su vestido evitan lo superfluo y ostentoso, pero su ropa es prolija,
modesta, no llamativa y es llevada con orden y gusto. Se tendrá
especial cuidado en vestir en una forma que muestre sagrado respeto
por el santo sábado y el culto de Dios.
La línea de demarcación entre una clase tal y el mundo será
demasiado clara para ser confundida. La influencia de los creyentes
sería diez veces mayor si los hombres y las mujeres que aceptan la
[348] verdad, que han sido anteriormente descuidados en sus hábitos, fuesen tan elevados y santificados por la verdad que observasen hábitos
de prolijidad, orden y buen gusto en su vestuario. Nuestro Dios es
un Dios de orden, y en ningún grado le complacen el descuido, la
suciedad o el pecado.
*****
Actitud hacia las modas
Los cristianos no deberían afanarse por vestir de un modo tan
distinto al del mundo que lleguen a ser objeto de todas las miradas.
332
El vestuario y el carácter
333
Pero si, de acuerdo con su fe y su deber respecto a la modestia
e higiene en el vestir, están al margen de la moda, no deberían
cambiar su vestido para ser como los del mundo. Deberían en cambio
manifestar una noble independencia y valor moral para ser rectos,
aunque todo el mundo difiera de ellos. Si el mundo introduce una
moda modesta, conveniente y sana y que está de acuerdo con la
Biblia, no cambiará nuestra relación con Dios o con el mundo el
adoptar tal estilo de vestido. Los cristianos deberían seguir a Cristo
y conformar su vestuario con la Palabra de Dios. Deberían evitar
los extremos. Deberían seguir humildemente una conducta recta,
indiferentes al aplauso o la censura, y aferrarse a la justicia por causa
[349]
de sus propios méritos (Review and Herald, enero 30, 1900).
Capítulo 119—La indumentaria apropiada
La Biblia nos enseña la modestia en el vestir. “Asimismo que
asistan las mujeres en traje modesto, adornándose con recato y sobriedad”.1 Este pasaje prohíbe la ostentación en el vestir, los colores
chillones, los adornos profusos. Todo medio destinado a llamar la
atención a la persona así vestida, o a despertar la admiración, queda
excluido de la modesta indumentaria prescrita por la Palabra de
Dios.
La economía en la indumentaria
Nuestro modo de vestir debe ser de poco costo; no con “oro o con
perlas, o costosos adornos”. El dinero es un depósito que Dios nos ha
confiado. No es nuestro para gastarlo en la complacencia del orgullo
o la ambición. En manos de los hijos de Dios el dinero es alimento
para los hambrientos, y ropa para los desnudos. Es una defensa
para los oprimidos, un recurso de salud para los enfermos, y un
medio para predicar el Evangelio a los pobres. Podríais proporcionar
felicidad a muchos corazones usando sabiamente los recursos que
ahora se gastan para la ostentación. Considerad la vida de Cristo.
Estudiad su carácter, y sed partícipes con él en su abnegación.
En la sociedad así llamada cristiana se gasta en joyas y en vestidos costosos e inútiles lo que bastaría para dar de comer a todos
los hambrientos y vestir a los desnudos. La moda y la ostentación
absorben los recursos con que se podría consolar y aliviar a los
pobres y a los enfermos. Privan al mundo del Evangelio del amor
[350] del Salvador...
Calidad y gusto
Pero nuestra indumentaria, si bien modesta y sencilla debe ser
de buena calidad, de colores apropiados y adecuados para el servicio. Deberíamos escogerla por su durabilidad más bien que para la
1 (1
Timoteo 2:9, VM).
334
La indumentaria apropiada
335
ostentación. Debe proporcionarnos abrigo y protección adecuada.
La mujer prudente descrita en los Proverbios “no tiene temor de la
nieve por su familia, porque toda su familia está vestida de ropas
dobles”.2
Salud y limpieza
Nuestra ropa debe ser limpia. El desaseo en el vestir es contrario
a la salud, y por lo tanto contamina el cuerpo y el alma. “¿No sabéis
que sois templo de Dios?... Si alguno destruyere el templo de Dios,
Dios le destruirá a él”.3
En todo sentido debemos vestir conforme a la higiene. “Más que
todas las cosas”, Dios quiere que tengamos salud, salud del cuerpo
y del alma. Debemos colaborar con Dios para asegurar la salud
del alma y del cuerpo. Ambas son promovidas por la indumentaria
saludable.
Gracia y belleza natural
La ropa debe tener la donosura, la belleza y las cualidades propias
de la sencillez natural. Cristo nos ha prevenido contra el orgullo de
la vida, pero no contra su gracia y su belleza natural. Nos llama la
atención a las flores del campo, a los lirios de tan significativa pureza,
y dice: “Ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno
de ellos”.4 Así, por medio de las cosas de la naturaleza, Cristo nos
enseña cuál es la belleza que el cielo aprecia, la gracia modesta, la
sencillez, la pureza, la propiedad, que harán nuestro atavío agradable
a Dios.—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos acerca de
[351]
la Educación Cristiana, 231, 232.
2 Proverbios
31:21.
Corintios 3:16, 17.
4 Mateo 6:29.
31
Capítulo 120—La influencia del vestuario
No Queremos disuadir de la prolijidad en el vestir. No debe
despreciarse ni condenarse el gusto correcto. Nuestra fe, llevada a
la práctica, nos inducirá a ser tan sencillos en el vestir y celosos de
buenas obras, que seremos considerados peculiares. Pero cuando
perdemos el gusto por el orden y la prolijidad en el vestir, dejamos
virtualmente la verdad, pues la verdad nunca degrada, sino que
eleva. Cuando los creyentes son descuidados en su manera de vestir
y toscos y rudos en sus modales, su influencia perjudica la verdad.
“Hemos llegado a ser—dijo el inspirado apóstol—espectáculo al
mundo, a los ángeles y a los hombres”.1 Todo el cielo observa la
influencia diaria que los profesos seguidores de Cristo ejercen sobre
el mundo...
La sencillez en el vestir le dará a la mujer sensata la mejor
apariencia. Juzgamos el carácter de una persona por su manera de
vestir. La mujer modesta, piadosa, vestirá modestamente. El gusto
refinado, la mente cultivada, se pondrán de manifiesto por un atavío
sencillo, apropiado. Las jóvenes que rompen con la esclavitud de
la moda serán ornamentos de la sociedad. La que es sencilla y
sin pretensiones en su manera de vestir y en sus modales, muestra
que comprende que una verdadera mujer se caracteriza por su valor
moral. Cuán encantadora, cuán interesante es la sencillez en el vestir,
la cual puede compararse en gracia con las flores del campo (Review
[352] and Herald, noviembre 17, 1904).
11
Corintios 4:9.
336
Capítulo 121—La sencillez en el vestir
“Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de
adornos de oro o vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en
el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de
grande estima delante de Dios”.1
El razonamiento humano ha tratado siempre de evadir o de poner a un lado las instrucciones sencillas y directas de la Palabra de
Dios. En todas las épocas, una mayoría de los profesos seguidores
de Cristo ha desatendido esos preceptos que ordenan la abnegación
y la humildad, que requieren modestia y sencillez de conversación,
de conducta y de indumentaria. El resultado ha sido siempre el mismo: un alejamiento de las enseñanzas del Evangelio conduce a la
adopción de las modas, las costumbres y los principios del mundo.
La piedad vital cede su lugar a un formalismo muerto. La presencia
y el poder de Cristo, retirados de esos círculos amadores del mundo,
hallan cabida entre una clase de humildes adoradores que están dispuestos a obedecer las enseñanzas de la Santa Palabra. Se ha seguido
esta conducta durante generaciones sucesivas. Se han levantado, una
tras otra, diferentes denominaciones que, abandonando su sencillez,
han perdido, en gran medida, su poder primitivo.
Una trampa para el pueblo de Dios
Cuando vemos el amor a la moda y el lujo entre los que profesan creer la verdad presente, nos preguntamos con tristeza: ¿No [353]
aprenderá el pueblo de Dios nada de la historia del pasado? Pocos
entienden sus propios corazones. Los vanos y frívolos amadores
de los placeres pueden decir que son seguidores de Cristo, pero su
manera de vestir y su conversación muestran qué es lo que ocupa la
mente y halaga los afectos. Sus vidas denuncian su amistad con el
mundo, y éste los reclama como suyos.
11
Pedro 3:3, 4.
337
338
Mensajes Para los Jóvenes
¿Cómo puede el que alguna vez ha probado el amor de Cristo,
satisfacerse con las frivolidades de la moda? Mi corazón se apena
al ver a los que profesan ser seguidores del manso y humilde Jesús,
tan ansiosos por adaptarse a la norma mundana de vestir. Apenas
pueden ser distinguidos del incrédulo, a pesar de su profesión de
piedad. No gozan de una vida religiosa. Dedican su tiempo y sus
medios al solo objeto de vestirse para hacer ostentación.
El orgullo y la extravagancia en el vestir es un pecado al que
tiene especial tendencia la mujer. De aquí que el mandato del apóstol
se refiera directamente a ella: “Asimismo que las mujeres se atavíen
de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso,
ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como
corresponde a mujeres que profesan piedad”.2
Se necesita una reforma
Vemos que gana constantemente terreno en la iglesia un mal
que la Palabra de Dios condena. ¿Cuál es el deber de los que tienen
autoridad, con respecto a este asunto? La influencia de la iglesia,
¿será lo que debiera ser, mientras muchos de sus miembros obedecen
los dictados de la moda, en lugar de la voluntad de Dios, claramente expresada? ¿Cómo podemos esperar la presencia y ayuda del
[354] Espíritu Santo mientras permitimos que estas cosas existan entre nosotros? ¿Podemos guardar silencio mientras los profesos seguidores
de Cristo ponen a un lado sus enseñanzas? Estas cosas causan pena
y perplejidad a los que tienen a su cargo el cuidado de la iglesia de
Dios. ¿No reflexionarán sinceramente mis hermanos cristianos, orarán sobre este asunto? ¿No tratarán de dejarse guiar por la Palabra de
Dios? El tiempo extra gastado en la preparación de la indumentaria
de acuerdo con las modas del mundo, debería dedicarse a un examen
prolijo del corazón y al estudio de las Escrituras.
Las horas que ahora se pueden considerar peor que malgastadas
porque se las dedica a preparar adornos innecesarios, serían más
valiosas que el oro si se las emplease en adquirir principios rectos
y dotes sólidas. Me duele el corazón al ver señoritas que profesan
seguir a Cristo y que ignoran prácticamente su carácter y voluntad.
Estas jóvenes se han conformado con alimentarse de desperdicios.
21
Timoteo 2:9, 10.
La sencillez en el vestir
339
El brillante oropel del mundo les parece más valioso que las riquezas
eternas. Las facultades mentales, que podrían ser desarrolladas por
el pensamiento y el estudio, permanecen dormidas, y los afectos no
son disciplinados, porque se considera el aspecto exterior de más
importancia que el encanto espiritual o el vigor mental.
El adorno interior
¿Tratarán los seguidores de Cristo de obtener el adorno interior,
el espíritu manso y tranquilo que Dios considera de gran precio, o
malgastarán las pocas y breves horas de gracia en innecesario afán
de ostentación? El Señor quiere que la mujer trate constantemente
de mejorar su mente y corazón, de obtener fuerza intelectual y moral
para vivir una vida útil y feliz, que sea una bendición para el mundo
[355]
y una honra para su Creador.
Yo preguntaría a las jóvenes de hoy que profesan creer la verdad
para este tiempo en qué se niegan a sí mismas por amor a la verdad.
Cuando desean realmente una prenda de vestir o algún adorno o
comodidad, ¿presentan el asunto a Dios en oración para saber si su
Espíritu sancionaría este gasto? Al preparar su ropa, ¿tienen cuidado
de no deshonrar su profesión de fe? ¿Pueden pedir la bendición del
Señor sobre el tiempo así empleado? Una cosa es unirse a la iglesia,
y otra bien distinta unirse a Cristo. Las personas sin consagración,
amantes del mundo, que profesan ser religiosas, son una de las causas
más serias de la debilidad de la iglesia de Cristo.
En esta época del mundo hay un afán de placeres sin precedentes.
Prevalecen por todas partes la disipación y la extravagancia atrevida.
Las multitudes están ansiosas de diversiones. La mente se vuelve
liviana y frívola porque no está acostumbrada a la meditación ni disciplinada para el estudio. Es corriente un sentimentalismo ignorante.
Dios requiere que cada mente sea cultivada, refinada, elevada y ennoblecida. Pero con demasiada frecuencia se descuida todo progreso
noble, por una ostentación de la moda o un placer superficial. Las
mujeres permiten que sus almas sean consumidas y empequeñecidas
por la moda, y así llegan a ser una maldición para la sociedad, más
[356]
bien que una bendición (Review and Herald, diciembre 6, 1881).
Capítulo 122—La idolatría del vestido
La Idolatria del atavío es una enfermedad moral. No debe ser
introducida en la nueva vida. En la mayoría de los casos, la sumisión
a los requerimientos del Evangelio exigirá un cambio decidido en la
manera de vestir.
No debe haber negligencia al respecto. Por amor a Cristo, cuyos
testigos somos, debemos tratar de sacar el mejor partido de nuestra
apariencia. En el servicio del tabernáculo, Dios especificó todo
detalle concerniente a las vestiduras de los que ministraban delante
de él. Esto nos enseña que él tiene una preferencia con respecto
a la indumentaria de los que le sirven. Fueron muy específicas
las instrucciones dadas acerca de las vestiduras de Aarón, porque
eran simbólicas. Así la indumentaria de los que siguen a Cristo,
debe ser simbólica. En todas las cosas hemos de ser representantes
de él. Nuestra apariencia en todo respecto debe caracterizarse por
la prolijidad, la modestia y la pureza. Pero la Palabra de Dios no
sanciona el hacer cambios en el atavío meramente por seguir la
moda, a fin de conformarse al mundo. Los cristianos no han de
adornar su persona con atavíos costosos o adornos caros.
Las palabras de la Escritura acerca de la indumentaria deben
ser consideradas cuidadosamente. Necesitamos comprender lo que
el Señor del cielo aprecia, aun en lo referente a vestir el cuerpo.
Todos los que busquen sinceramente la gracia de Cristo, escucharán
las preciosas palabras de instrucción inspiradas por Dios. Aun el
modo de ataviarnos expresará la verdad del Evangelio.—Joyas de
[357] los Testimonios 2:393, 394.
340
Capítulo 123—El verdadero adorno
POR todas partes prevalece una extravagancia corruptora, y las
almas se dirigen a la ruina a causa de su amor al vestido y la ostentación. La vida de las nueve décimas partes de los que son devotos de
la moda, es una mentira viviente. Diariamente practican el engaño,
el fraude, pues quieren aparentar lo que no son.
Venden la nobleza del alma, la suavidad, la generosidad, para
satisfacer la concupiscencia de cosas malas. Miles venden su virtud
para tener medios con que seguir las modas del mundo. Esta locura
por seguir las modas variables del mundo debería hacer surgir un
ejército de reformadores que se pongan de parte de un atavío sencillo.
Satanás está siempre inventando modas que sólo pueden ser seguidas
a costa del sacrificio del dinero, el tiempo y la salud.
En pos del mundo
Teniendo ante nuestra vista el cuadro de la degradación del
mundo en lo que se refiere a la moda, ¿cómo se atreven los cristianos
profesos a seguir la senda de los mundanos? ¿Daremos muestras
de sancionar estas modas desmoralizadoras adoptándolas? Muchos
adoptan las modas del mundo, pero es porque no se ha formado en
ellos Cristo, la esperanza de gloria. Se práctica la vida lujosa, el
vestir extravagante, hasta el punto de constituir una de las señales de
los últimos días.
Por todas partes se manifiestan el orgullo y la vanidad; pero
los que tienen inclinación a mirarse en el espejo para admirarse, [358]
tienen poca tendencia a mirar en la ley de Dios, el gran espejo moral.
Esta idolatría del vestido destruye todo lo que es humilde, manso
y amable en el carácter. Consume las horas preciosas que deberían
ser dedicadas a la meditación, al examen del corazón, al estudio de
la Palabra de Dios acompañado de oración. En la Palabra de Dios,
la inspiración ha registrado especialmente lecciones para nuestra
instrucción...
341
342
Mensajes Para los Jóvenes
La devoción al vestido se apropia de medios confiados para obras
de misericordia y benevolencia, y este gasto extravagante es robo
hecho a Dios. No se nos han dado nuestros medios para la gratificación del orgullo y del amor al lujo. Hemos de ser mayordomos
sabios, y vestir al desnudo, alimentar al hambriento y dar nuestros
medios para hacer progresar la causa de Dios. Si queremos adorno,
las gracias de la mansedumbre, de la humildad, de la modestia y la
prudencia, convierten a toda persona, sea cual fuere su categoría y
condición de vida.
¿No definiremos nuestra posición como fieles centinelas, y por
precepto y ejemplo no condenaremos el participar en la disipación
y extravagancia de esta época degenerada? ¿No daremos un buen
ejemplo a nuestra juventud? Si comemos, bebemos o hacemos cualquier otra cosa, ¿no lo haremos todo para gloria de Dios? (Review
[359] and Herald, diciembre 12, 1912).
Sección 13—Recreación y diversión
[360]
Hay una distinción entre recreación y diversión. La recreación,
cuando responde a su nombre, re-creación, tiende a fortalecer y
reparar. Apartándonos de nuestros cuidados y ocupaciones
comunes, provee refrigerio para la mente y el cuerpo, y de ese
modo nos permite volver con nuevo vigor al trabajo serio de la
vida. Por otra parte, se busca la diversión para experimentar placer,
y con frecuencia se la lleva al exceso; absorbe las energías
requeridas para el trabajo útil y resulta de ese modo un obstáculo
para el verdadero éxito de la vida.—La Educación, 203.
[361]
Capítulo 124—El valor de la recreación
Los cristianos deberían ser los seres vivientes más alegres y
felices. Pueden tener la conciencia de que Dios es su padre y su
amigo eterno.
Pero muchos cristianos profesos no representan correctamente
la religión cristiana. Parecen melancólicos, como si viviesen bajo
una nube. Hablan frecuentemente de los grandes sacrificios que
han hecho para llegar a ser cristianos. Exhortan a los que no han
aceptado a Cristo, indicando, por su ejemplo y conversación, que
deben renunciar a todo lo que hace agradable y gozosa la vida.
Arrojan una sombra de tristeza sobre la bendita esperanza cristiana.
Dan la impresión de que los requerimientos de Dios son una carga
hasta para el alma dispuesta, y que debe sacrificarse todo lo que
daría placer, o deleitaría el gusto.
No vacilamos en decir que esta clase de cristianos profesos no
conoce la religión genuina. Dios es amor. El que mora en Dios,
mora en el amor. Los que ciertamente se han familiarizado, por
un conocimiento experimental, con el amor y la tierna compasión
de nuestro Padre celestial, impartirán gozo y luz dondequiera se
encuentren. Su presencia y su influencia serán para sus relaciones
como fragancia de flores delicadas, porque están en comunión con
Dios y el cielo, y la pureza y la exaltada amabilidad del cielo se
transmiten a través de ellos a todos los que están al alcance de su
influencia. Esto los constituye en luz del mundo, en sal de la tierra.
Son ciertamente sabor de vida para vida, pero no de muerte para
[362] muerte.
La recreación cristiana
Es privilegio y deber de los cristianos tratar de refrescar sus
espíritus y vigorizar sus cuerpos mediante la recreación inocente,
con el fin de usar sus facultades físicas y mentales para la gloria
de Dios. Nuestras recreaciones no deberían ser escenas de alegría
344
El valor de la recreación
345
insensata que caigan en lo absurdo. Podemos dirigirlas de modo tal
que beneficien y eleven a aquellos con quienes nos relacionamos
y nos habiliten mejor, lo mismo que a ellos, para cumplir con más
éxito los deberes que nos corresponden como cristianos.
A la vista de Dios estamos sin excusa si participamos en diversiones que tienden a inhabilitarnos para el desempeño fiel de los
deberes ordinarios de la vida y disminuyen así nuestro gusto por
la contemplación de Dios y de las cosas celestiales. La religión de
Cristo es de influencia animadora y elevadora. Está por encima de
todo lo que sea bromas y charlas vanas y frívolas. En todos nuestros
momentos de recreación debiéramos obtener de la Fuente Divina de
fuerza, nuevo valor y poder para elevar con más éxito nuestras vidas
hacia la pureza, la verdadera bondad y la santidad.
El amor a lo bello
El mismo gran Dios es amante de lo hermoso. Nos ha dado
evidencia inconfundible de ello en la obra de sus manos. Plantó
para nuestros primeros padres un hermoso jardín en Edén. La tierra
produjo toda clase de árboles majestuosos, para utilidad y adorno.
Fueron formadas las hermosas flores, de raro encanto, de todos los
tonos y matices, y perfumaron el aire. Los alegres pájaros cantores,
de variado plumaje, entonaron sus cánticos de alabanza al Creador.
Era el propósito de Dios que el hombre hallase la felicidad atendien- [363]
do las cosas que él había creado, y que satisficiese sus necesidades
con los frutos de los árboles del jardín.
Dios, que hizo el hogar de nuestros primeros padres en Edén
encantador en gran manera, ha dado también para nuestra felicidad
los nobles árboles, las hermosas flores y todo lo bello de la naturaleza. Nos ha dado estas muestras de su amor para que tengamos un
concepto acertado de su carácter.
Ha implantado en el corazón de sus hijos el amor a lo bello.
Pero muchos han pervertido este amor. Los beneficios y las bellezas
que Dios nos ha otorgado han sido adorados, mientras el glorioso
Dador ha sido olvidado. Es ésta una necia ingratitud. Deberíamos
reconocer el amor de Dios hacia nosotros en todas sus obras creadas,
y nuestros corazones deberían responder a estas evidencias de su
amor, dándole sus mejores y más sagrados afectos.
346
Mensajes Para los Jóvenes
El artista maestro
Dios nos ha rodeado del hermoso escenario de la naturaleza
para atraer e interesar la mente. Es su propósito que asociemos las
glorias de la naturaleza con su carácter. Si estudiamos fielmente el
libro de la naturaleza hallaremos que es una fuente fructífera para la
contemplación del amor infinito y el poder de Dios.
Muchos enaltecen la habilidad artística que produce bellas pinturas en la tela. Muchos dedican al arte todas las facultades del ser.
Y cuánto dista, no obstante, del natural. El arte no logrará nunca
la perfección que se ve en la naturaleza. Muchos cristianos profesos pueden contemplar extasiados la pintura de una puesta de sol.
Rinden culto a la habilidad del artista, pero pasan por alto con indiferencia la verdadera y gloriosa puesta de sol que tienen el privilegio
[364] de contemplar cada tarde sin nubes.
¿De dónde obtiene el artista su modelo? De la naturaleza. Pero el
gran Artista Maestro ha pintado sobre la tela cambiante del cielo las
glorias del sol poniente. Ha pintado los cielos de oro, plata y carmín
como si estuviesen abiertos los portales de los altos cielos, para que
veamos sus fulgores y nuestra imaginación conciba la gloria que
hay en su interior. Muchos apartan indiferentemente la mirada de
esta pintura celestial. No llegan a ver expresados en las excelentes
bellezas de los cielos el infinito amor y poder de Dios, y en cambio
se extasían al contemplar y rendir culto a pinturas imperfectas, a
imitaciones del Artista Maestro (Review and Herald, julio 25, 1871).
*****
Incapacitados para resistir la tentación
No supongáis que os podéis unir con los amantes de las diversiones, con los alegres amadores de placeres y al mismo tiempo resistir
[365] la tentación (The Signs of the Times, junio 20, 1900).
Capítulo 125—El amor a los placeres mundanos
Es un hecho alarmante que el amor al mundo predomina en la
mente de los jóvenes, como tales. Muchos se conducen como si
las preciosas horas de gracia, mientras la misericordia se prolonga,
fuesen un gran día de fiesta y ellos estuviesen en el mundo tan sólo
para divertirse, para satisfacerse con una excitación continua. Hallan
sus placeres en el mundo y las cosas del mundo, y son extraños al
Padre y a las gracias del Espíritu. Muchos son descuidados en su
conversación. Prefieren olvidar que serán justificados o condenados
por sus palabras. La frivolidad, las conversaciones y risas vacías
y vanas que caracterizan la vida de muchos de nuestros jóvenes,
deshonran a Dios...
Satanás hace esfuerzos especiales para inducirlos a encontrar
su felicidad en los placeres mundanos, y a justificarse esforzándose
por mostrar que esas diversiones son inofensivas, inocentes y hasta
importantes para la salud. Presenta la senda de la santidad como
si fuese difícil mientras la del placer mundano como si estuviese
cubierta de flores.
Despliega ante los jóvenes el mundo y sus placeres con colores
atractivos pero falsos. Mas pronto llegarán a su fin los placeres
de la tierra, y se habrá de cosechar lo que se ha sembrado. ¿Son
demasiado valiosos los atractivos personales, las aptitudes o talentos,
para dedicarlos a Dios, el Autor de nuestro ser, que nos observa
continuamente? ¿Son nuestras cualidades demasiado preciosas para
[366]
ser dedicadas a Dios?
El camino de la sabiduría
Los jóvenes arguyen con frecuencia que necesitan algo para
avivar y distraer la mente. La esperanza del cristiano es precisamente
lo que se necesita. La religión resultará para el cristiano un consuelo,
un guía seguro hacia la Fuente de la verdadera felicidad. Los jóvenes
deberían estudiar la Palabra de Dios y entregarse a la meditación y
347
348
Mensajes Para los Jóvenes
a la oración. Hallarán que no pueden emplear mejor sus momentos
libres. Los caminos de la sabiduría “son caminos deleitosos, y todas
sus veredas paz”.1
Pablo, escribiendo a Tito, exhorta a los jóvenes a la sobriedad:
“Exhorta también a los jóvenes a que sean sobrios: en todas las
cosas mostrándote a ti mismo un dechado de buenas obras; en tu
enseñanza manifestando incorrupción, sobriedad, discurso sano que
no puede ser condenado: para que el que es de la parte contraria se
avergüence, no teniendo ningún mal que decir contra vosotros”.2
Ruego a los jóvenes, por amor a su propia alma, que presten
atención a la exhortación del apóstol. Todas estas bondadosas instrucciones, amonestaciones y reprensiones serán un sabor de vida
para vida o de muerte para muerte.
Los jóvenes están naturalmente inclinados a sentir que no se
espera de ellos que lleven responsabilidades, cuidados o cargas. Pero
sobre cada uno descansa la obligación de alcanzar la norma de la
Biblia. La luz que brilla en forma de privilegios y oportunidades,
en el ministerio de la palabra, en consejos, amonestaciones y reprensiones, perfeccionará el carácter o condenará a los indiferentes.
Han de apreciar la luz tanto los jóvenes como los de edad madura.
¿Quién quiere ponerse ahora de parte de Dios decidido a que el
servicio a Dios ocupe el primer lugar en su vida? ¿Quiénes quieren
[367] ser portadores de cargas?
“Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud”.3 Jesús
desea el servicio de los que tienen el rocío de la juventud. Quiere
que sean herederos de la inmortalidad. Pueden llegar a ser hombres
y mujeres nobles a pesar de la corrupción que abunda y mancilla a
tantos de los jóvenes en temprana edad. Pueden ser libres en Cristo,
hijos de la luz, no de las tinieblas.
Dios pide a cada joven y señorita que renuncie a todo hábito malo, que sea diligente en los negocios, ferviente en espíritu, sirviendo
al Señor. No tienen por qué permanecer en la indolencia sin hacer
ningún esfuerzo para vencer los malos hábitos o mejorar la conducta.
El vigor del esfuerzo que hacen para obedecer los mandamientos de
Dios será la prueba de la sinceridad de sus oraciones. A cada paso
1 Proverbios
3:17.
2:6-8 (VM).
3 Eclesiastés 12:1.
2 Tito
El amor a los placeres mundanos
349
pueden renunciar a los malos hábitos y compañías, creyendo que el
Señor, por el poder de su Espíritu, les dará fuerza para vencer.
La fidelidad en las cosas pequeñas
Los esfuerzos individuales, constantes, unidos, serán recompensados con el éxito. Los que desean hacer mucho bien en nuestro
mundo deben estar dispuestos a hacerlo al modo de Dios: realizando
cosas pequeñas. El que desea alcanzar las mayores alturas en sus
hechos y progresos, realizando algo grande y maravilloso, no llegará
a hacer nada.
El progreso constante en una buena obra, la repetición frecuente
de una clase de servicio fiel, es de más valor a la vista de Dios que el
hacer una gran obra, y granjeará a los jóvenes una buena reputación
dando carácter a sus esfuerzos...
Los jóvenes pueden hacer bien trabajando para salvar almas.
Dios los tiene por responsables del uso que hacen de los talentos que
se les ha confiado. Propónganse una meta elevada los que dicen ser [368]
hijos e hijas de Dios. Empleen toda facultad que Dios les ha dado
(Youth’s Instructor, enero 1, 1907).
*****
Anhelos no satisfechos
El continuo deseo de diversiones placenteras revela los profundos anhelos del alma. Pero los que beban de esta fuente de placer
mundano hallarán que la sed de su alma no quedará aún satisfecha.
Se engañan; confunden la alegría con la felicidad; y cuando cesa la
excitación, muchos se hunden en las profundidades del desaliento y
la desesperación. ¡Qué locura, qué insensatez, abandonar la “fuente de agua viva” por las “cisternas rotas”4 del placer mundano!—
Fundamentals of Christian Education, 422.
*****
4 Jeremías
2:13
350
Mensajes Para los Jóvenes
Oportunidades de dar testimonio
Si pertenecéis realmente a Cristo, tendréis oportunidades de ser
sus testigos. Seréis invitados a concurrir a lugares de diversión, y
entonces tendréis la oportunidad de dar testimonio de vuestro Señor.
Si sois fieles a Cristo entonces, no trataréis de dar excusas por no
asistir, sino que clara y modestamente declararéis que sois hijos
de Dios y que vuestros principios no os permiten concurrir a un
lugar, ni aun en una sola ocasión, donde no podríais invitar también
[369] a concurrir a vuestro Señor (Youth’s Instructor, mayo 4, 1893).
Capítulo 126—Palabras de consejo
Es el propósito de Dios que se adiestren tanto las facultades
físicas como las mentales; pero el carácter del ejercicio físico debe
estar en completa armonía con las lecciones dadas por Cristo a sus
discípulos. Esas lecciones deben ser ejemplificadas en la vida de
los cristianos, para que en toda la educación y adiestramiento de
maestros y estudiantes, los agentes celestiales no necesiten informar
que son “amadores de los placeres”. Esto es lo que se registra ahora
acerca de un gran número: “Amadores de los placeres, más bien que
amadores de Dios”.1
Así Satanás y sus ángeles están disponiendo sus trampas para
las almas. Están obrando en las mentes de maestros y alumnos a fin
de inducirlos a dedicarse a ejercicios y diversiones que llegan a ser
intensamente absorbentes, y son de un carácter tal que fortalecen las
pasiones inferiores y crean apetitos y pasiones que contrarrestarán
la obra del Espíritu de Dios en los corazones humanos.
Todos los maestros de una escuela necesitan ejercicio, un cambio
de ocupación. Dios ha indicado que éste debe ser un trabajo útil
y práctico. Pero muchos se han apartado del plan de Dios para
seguir invenciones humanas, con detrimento de la vida espiritual.
Las diversiones están haciendo más para contrarrestar la obra del
[370]
Espíritu Santo, que cualquier otra cosa, y el Señor es agraviado...
“Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como
león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar”.2 El está
en el terreno de juegos, vigilando vuestras diversiones, cazando a
toda alma que se halla desprevenida, sembrando su semilla en los
corazones humanos, y tomando el control de las mentes humanas.
Está presente en todo ejercicio del aula. Los alumnos que permiten
que sus ánimos se exciten profundamente por los juegos, no están en
la mejor condición para recibir la instrucción, el consejo, el reproche
que es para ellos tan esencial.
12
21
Timoteo 3:4 (VM).
Pedro 5:8.
351
352
Mensajes Para los Jóvenes
El ejercicio físico fue ordenado por el Dios de la sabiduría.
Deberían dedicarse algunas horas cada día a la educación útil en
ramos de trabajo que ayudarán a los alumnos a aprender los deberes
de la vida práctica, los que son esenciales para la vida de nuestros
jóvenes.
A todos, en toda escuela y en toda otra institución, les es necesario, como lo era para Daniel, estar en tan íntima relación con la
fuente de toda sabiduría, que puedan alcanzar la más alta norma en
cada actividad. Daniel tenía presente el amor y el temor de Dios; y
consciente de su responsabilidad ante Dios, alistó todas sus facultades para responder hasta donde le era posible al cuidado amante
del gran Maestro. Los cuatro jóvenes hebreos no quisieron permitir
que los motivos egoístas y el amor de las diversiones ocupasen los
momentos áureos de la vida. Trabajaban con corazón voluntario y
mente dispuesta. Esta norma no es más elevada de lo que puede
alcanzar todo joven cristiano.—Consejos para los Maestros Padres
[371] y Alumnos acerca de la Educación Cristiana, 215-217.
Capítulo 127—Diversiones peligrosas para los
jóvenes
El deseo de excitación y agradable entretenimiento es una tentación y una trampa para el pueblo de Dios y especialmente para
los jóvenes. Satanás está preparando constantemente seducciones
que distraigan las mentes de la obra solemne de preparación para las
escenas que están a punto de sobrevenir. Por medio de los agentes
humanos, mantiene una excitación continua para inducir a los incautos a participar en los placeres mundanales. Hay espectáculos,
conferencias y una variedad infinita de entretenimientos calculados
para inducirlos a amar al mundo; y esta unión con el mundo debilita
la fe.
Satanás es un obrero perseverante, un enemigo artero y mortífero. Cuando quiera que se pronuncia una palabra, sea en adulación o
para inducir a los jóvenes a mirar algún pecado con menos aborrecimiento, se aprovecha de ella, y nutre la mala semilla a fin de que
eche raíces y dé una cosecha abundante. El es, en todo el sentido de
la palabra, un engañador, un hábil encantador. Tiene muchas redes
de mallas finas, que parecen inocentes, pero que han sido preparadas
hábilmente para atrapar a los jóvenes incautos. La mente natural
se inclina al placer y la complacencia propia. Es el propósito de
Satanás llenar la mente con un deseo de diversiones mundanales, a
fin de que no haya tiempo para atender a la pregunta: ¿Cómo está
[372]
mi alma?
Una época desgraciada
Estamos viviendo en una época desgraciada para los jóvenes. La
influencia que prevalece en la sociedad favorece el dejarles seguir la
inclinación natural de sus propias mentes. Si sus hijos son muy indómitos, los padres se consuelan pensando que cuando sean mayores
y razonen por su cuenta, dejarán sus malos hábitos y llegarán a ser
hombres o mujeres útiles. ¡Qué error! Durante años permiten a un
353
354
Mensajes Para los Jóvenes
enemigo que cultive el jardín del corazón, y permiten que los malos
principios crezcan y se fortalezcan, no discerniendo, aparentemente,
los peligros ocultos y el terrible fin de la senda que les parece ser el
camino de la felicidad. En muchos casos, toda la labor que se haga
más tarde en favor de estos jóvenes, no servirá de nada.
En la generalidad de los que profesan ser cristianos, la norma de
la piedad es baja, y es difícil para los jóvenes resistir a las influencias
mundanales estimuladas por muchos miembros de la iglesia. La mayoría de los cristianos nominales, aunque profesan vivir para Cristo,
están realmente viviendo para el mundo. No disciernen la excelencia
de las cosas celestiales, y por lo tanto no pueden amarlas de veras. Muchos profesan ser cristianos porque consideran honorable el
cristianismo. No disciernen que el verdadero cristianismo significa
llevar la cruz, y su religión tiene poca influencia para impedirles
tomar parte en los placeres mundanos.
Algunos pueden entrar en el salón de bailes y participar de todas
las diversiones que proporciona. Otros no pueden ir hasta allí, pero
pueden asistir a fiestas de placer, pic-nics, espectáculos y otros lugares de diversión mundanal, y el ojo más avizor no alcanza a discernir
[373] diferencia alguna entre su apariencia y la de los incrédulos.
En el estado actual de la sociedad no es tarea fácil para los padres
refrenar a sus hijos e instruirlos de acuerdo con la regla del bien que
dicta la Biblia. Los niños se vuelven a menudo impacientes bajo las
restricciones, y quieren cumplir su voluntad, e ir y venir como les
place. Especialmente entre los diez y los dieciocho años, se inclinan
a sentir que no hay daño alguno en ir a reuniones mundanales de
compañeros jóvenes. Los padres cristianos experimentados pueden
ver el peligro. Se han familiarizado con los temperamentos peculiares de sus hijos, y conocen la influencia que estas cosas tienen sobre
su mente; y porque desean su salvación, debieran impedirles esas
diversiones excitantes.
Cuando los niños deciden por su cuenta abandonar los placeres
del mundo y hacerse discípulos de Cristo, ¡de qué preocupación
se ve librado el corazón de los padres cuidadosos y fieles! Aun
entonces, no deben cesar las labores de los padres. Estos jóvenes
tan sólo han comenzado en serio la guerra contra el pecado y contra
los males del corazón natural, y necesitan en un sentido especial el
consejo y el cuidado vigilante de sus padres.
Diversiones peligrosas para los jóvenes
355
Un tiempo de prueba para los jóvenes
Los jóvenes observadores del sábado que han cedido a la influencia del mundo, tendrán que ser probados. Los peligros de los
postreros días están por sobrecogernos, y espera a los jóvenes una
prueba que muchos no han anticipado. Se verán envueltos en perplejidad angustiosa, y la sinceridad de su fe será probada. Profesan
esperar al Hijo del hombre; sin embargo algunos de ellos han sido
un miserable ejemplo para los incrédulos. No han estado dispuestos a renunciar al mundo, sino que se han unido a él asistiendo a
pic-nics y otras reuniones de placer, lisonjeándose de que participan de diversiones inocentes. Sin embargo, son precisamente estas [374]
complacencias las que los separan de Dios, y los hacen hijos de este
siglo.
Algunos están inclinándose constantemente hacia la mundanalidad. Sus opiniones y sentimientos armonizan mucho mejor con el
espíritu del mundo que con el de los abnegados seguidores de Cristo.
Es perfectamente natural que prefieran la compañía de aquellos cuyo
espíritu concuerda mejor con el suyo. Y los tales tienen demasiada
influencia entre el pueblo de Dios. Tienen parte con él y son nombrados entre él; pero son un mal ejemplo para los incrédulos y para
los débiles no consagrados de la iglesia. En este tiempo de acrisolamiento, estos creyentes profesos serán completamente convertidos
y santificados por la obediencia a la verdad, o serán dejados con el
mundo para recibir su recompensa con él.
Dios no reconoce como seguidor suyo al que busca el placer.
Únicamente los abnegados, los que viven con sobriedad, humildad y
santidad, son verdaderos seguidores de Jesús. Y los tales no pueden
disfrutar de la conversación frívola y vacía del que ama al mundo.
Separación del mundo
Los verdaderos seguidores de Cristo tendrán que hacer sacrificios. Rehuirán los lugares de diversión mundanal porque no hallan
a Jesús allí, ni influencia alguna que los predisponga para el cielo
y aumente su crecimiento en la gracia. La obediencia a la Palabra
de Dios los inducirá a abandonar todas estas cosas y a separarse de
ellas.
356
Mensajes Para los Jóvenes
“Por sus frutos los conoceréis”,1 declaró el Salvador. Todos los
que sigan verdaderamente a Cristo llevarán fruto para su gloria.
Su vida testifica que el Espíritu de Dios ha realizado una buena
[375] obra en ellos, y dan fruto para la santidad. Su vida es elevada y
pura. Las acciones correctas son el fruto inequívoco de la verdadera
piedad y los que no llevan fruto de esta clase revelan que no tienen
experiencia en las cosas de Dios. No son uno con la Vid. Dijo
Jesús: “Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano
no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid; así
tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros
los pámpanos: el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho
fruto; porque separados de mí nada podéis hacer”.2
Los que quieren adorar al verdadero Dios deben sacrificar todo
ídolo. Jesús dijo al doctor de la ley: “Amarás al Señor tu Dios con
todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el
primero y el grande mandamiento”.3 Los primeros cuatro preceptos
del Decálogo no permiten que separemos de Dios nuestros afectos.
Ninguna cosa debe compartir nuestro supremo deleite en él. No
podremos avanzar en la experiencia cristiana mientras no pongamos
a un lado todo lo que nos separa de Dios.
La gran Cabeza de la iglesia, que ha elegido a su pueblo entre
los del mundo, requiere de él que se separe del mundo. Quiere que
el espíritu de sus mandamientos, atrayendo a sus seguidores a sí,
los separe de los elementos mundanales. El amar a Dios y guardar
sus mandamientos es algo que dista mucho de amar los placeres del
mundo y su amistad. No hay concordia entre Cristo y Belial.
Promesas a los jóvenes
A los jóvenes que siguen a Cristo les espera una guerra; tienen
que llevar diariamente la cruz al salir del mundo e imitar la vida de
Cristo. Pero, hay registradas muchas promesas preciosas para los
[376] que buscan temprano al Salvador. La Sabiduría invita a los hijos
1 Mateo
7:20.
15:4, 5.
3 Mateo 22:37, 38.
2 Juan
Diversiones peligrosas para los jóvenes
357
de los hombres: “Yo amo a los que me aman; y me hallan los que
temprano me buscan”.4
“Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios,
y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo
sea manifestado; como hijos obedientes, no os conforméis a los
deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; sino, como
aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda
vuestra manera de vivir”.5
“Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a
todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y
a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación
gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a
sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar
para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras”.6 —Consejos para
los Maestros Padres y Alumnos acerca de la Educación Cristiana,
[377]
247-251.
4 Proverbios
8:17.
Pedro 1:13-15.
6 Tito 2:11-14.
51
Capítulo 128—Inculquemos principios rectos en los
jóvenes
Los jóvenes deberían ser gobernados por principios firmes, para
que perfeccionen debidamente las facultades que Dios les ha dado.
Pero los jóvenes siguen tanto y tan ciegamente los impulsos, sin
tomar en cuenta los principios, que se hallan constantemente en peligro. Puesto que no siempre pueden tener la dirección y protección de
padres y guardianes, necesitan ser enseñados a confiar en sí mismos
y tener dominio propio. Deben ser enseñados a pensar y actuar de
acuerdo con principios concienzudos.
La distracción y la diversión
Los que estudian, deberían tener distracción. La mente no debe
dedicarse constantemente al pensamiento intenso, pues la delicada
maquinaria mental se gasta. Tanto el cuerpo como la mente necesitan
el ejercicio. Pero es muy necesaria la temperancia en las diversiones,
como en cualquier otra ocupación. Y se debería considerar cabal y
cuidadosamente el carácter de estas diversiones. Cada joven debería
preguntarse: ¿Qué influencia tendrán estas diversiones en la salud
física, mental y moral? ¿Se cegará mi mente hasta el punto de olvidar
a Dios? ¿Dejaré de tener su gloria ante mi vista?
Debería prohibirse el juego de naipes. Las relaciones y tendencias que entraña son peligrosas... No hay nada beneficioso para el
[378] alma o el cuerpo en semejantes diversiones. No hay nada que fortalezca el intelecto, que lo aprovisione de ideas valiosas para uso
futuro. La conversación gira a menudo alrededor de temas triviales
y degradantes...
La destreza en el manejo de las cartas conduce a menudo al
deseo de dar a este conocimiento y habilidad algún uso de beneficio
personal. Se arriesga una suma pequeña, luego otra mayor, hasta
que se despierta la sed por el juego, que lleva a una ruina segura.
¡A cuántos ha conducido esta diversión perniciosa a toda clase de
358
Inculquemos principios rectos en los jóvenes
359
prácticas pecaminosas, a la pobreza, a la cárcel, al homicidio y a la
horca! Y sin embargo, muchos padres no ven el terrible abismo de
ruina abierto para tragarse a nuestros jóvenes.
Entre los placeres más peligrosos se encuentra el teatro. En vez
de ser una escuela de moralidad y virtud como a menudo se dice, es
el foco mismo de la inmoralidad. Estos entretenimientos fortalecen y
confirman hábitos viciosos y propensiones pecaminosas. Los cantos
bajos, las expresiones, las actitudes y los gestos impúdicos, depravan
la imaginación y rebajan las costumbres. Todo joven que asista
habitualmente a tales exhibiciones se corromperá en sus principios.
No hay en nuestro país influencia más poderosa para envenenar la
imaginación, para destruir las impresiones religiosas, para embotar
el gusto por los placeres tranquilos y las sobrias realidades de la
vida, que las diversiones teatrales.
El amor por estas escenas aumenta con cada participación en
ellas así como el deseo de las bebidas intoxicantes se fortalece con su
uso. La única conducta segura es evitar el teatro, el circo, y cualquier
otro lugar dudoso de diversión.
Hay formas de recreación muy benéficas para el cuerpo y la mente. Una mente iluminada, discernidora, hallará abundantes medios [379]
de entretenimiento y diversión, de fuentes no sólo inocentes, sino
instructivas. La recreación al aire libre, la contemplación de las obras
de Dios en la naturaleza, serán del mayor beneficio.—Testimonios
para la Iglesia 4:651-653.
Proveed placeres inocentes
No se puede hacer que los jóvenes sean tan calmosos y graves
como los ancianos, el hijo tan sobrio como el padre. Aunque se
condenan las diversiones pecaminosas, como en verdad debe hacerse,
que los padres, maestros y tutores de los jóvenes provean en cambio
placeres inocentes, que no mancillen ni corrompan la moral. No
sujetéis a los jóvenes bajo reglas y restricciones rígidas, que los
induzcan a sentirse oprimidos, y a precipitarse en sendas de locura y
destrucción. Con mano firme, bondadosa y considerada, sujetad las
riendas del gobierno, guiando y vigilando sus mentes y propósitos,
aunque de manera tan suave, sabia y amorosa, que ellos puedan darse
cuenta de que tenéis presente sus mejores intereses.—Consejos para
360
Mensajes Para los Jóvenes
los Maestros Padres y Alumnos acerca de la Educación Cristiana,
255.
La recreación provista por la obra misionera
Las horas pasadas con tanta frecuencia en diversiones que no
refrigeran el cuerpo ni el alma, deberían ser dedicadas a visitar a
los pobres, enfermos y dolientes, o a ayudar a algún necesitado.—
[380] Testimonios para la Iglesia 6:276.
Capítulo 129—Las influencias no santificadas en
acción
Ruego a los alumnos de nuestras escuelas que manifiesten seriedad. La frivolidad de los jóvenes no agrada a Dios. Sus deportes y
juegos abren la puerta a un raudal de tentaciones. Poseen una dote
celestial de Dios en sus facultades intelectuales, y no deben permitir
que sus pensamientos sean triviales y bajos. Un carácter formado
de acuerdo con los preceptos de la Palabra de Dios revelará principios firmes, aspiraciones puras y nobles. El Espíritu Santo coopera
con las facultades de la mente humana, y el resultado seguro son
impulsos elevados y santos...
Las partidas de placer bajas y comunes, las reuniones para comer
y beber, los cantos y la música de instrumentos, son inspirados por
un espíritu que procede de lo bajo. Son una ofrenda a Satanás...
Los que van a la cabeza en estas frivolidades dejan sobre la
causa una mancha que no se borrará fácilmente. Hieren sus propias
almas y llevarán las cicatrices durante toda su vida. El que hace
mal puede ver sus pecados y arrepentirse, y Dios puede perdonar al
transgresor; pero la facultad del discernimiento que debiera haberse
mantenido siempre aguda y sensible para distinguir entre lo sagrado
y lo común, queda en gran medida destruida.—Consejos para los
Maestros Padres y Alumnos acerca de la Educación Cristiana, 279[381]
281.
361
Capítulo 130—Gozo en la religión
La futura morada de los justos y su recompensa eterna son
temas elevados y ennoblecedores para la meditación de la juventud.
Deteneos a pensar en el maravilloso plan de la salvación, en el
gran sacrificio hecho por el Rey de gloria para que seáis elevados
por los méritos de su sangre, y seáis finalmente exaltados, por la
obediencia, al trono de Cristo. Este debería ser el tema de la más
noble meditación de la mente. El ser puesto en gracia con Dios, ¡qué
privilegio!...
Jóvenes amigos, vi que con una ocupación y diversión como
ésta, podríais ser felices. Pero el motivo de vuestra inquietud es que
no acudís en busca de la felicidad a la única fuente verdadera. Estáis
siempre procurando encontrar fuera de Cristo el gozo que sólo se
encuentra en él. En él no hay esperanza frustrada. ¡Cómo se descuida
el precioso privilegio de la oración! La lectura de la Palabra de Dios
prepara la mente para la oración. Una de las principales razones
de vuestra escasa disposición para acercaros a Dios mediante la
oración es que os habéis incapacitado para esta obra sagrada leyendo
historias fascinadoras que han excitado la imaginación y despertado
pasiones impuras. La Palabra de Dios llega a ser insípida, se olvida
la hora de la oración. La oración es la fuerza del cristiano. Cuando
está solo, no se encuentra solo; siente la presencia de Aquel que ha
dicho: “He aquí yo estoy con vosotros todos los días”.
Los jóvenes necesitan precisamente lo que no tienen; esto es,
[382] religión. Nada puede sustituirla. De nada vale la sola profesión de
religión. Los nombres están registrados en los libros de la iglesia
terrena, pero no en el libro de la vida. Se me mostró que no hay uno
entre veinte jóvenes, que sepa lo que es la religión experimental.
Viven para servirse a sí mismos, y sin embargo profesan ser siervos
de Cristo; pero a menos que rompan el hechizo que está sobre ellos,
se darán pronto cuenta de que es suya la suerte del transgresor.
En cuanto a abnegación o sacrificio por la causa de la verdad, han
hallado un camino mucho más fácil que pasa por alto estas cosas. En
362
Gozo en la religión
363
cuanto a los ruegos fervientes acompañados de lágrimas y clamor a
Dios por su gracia perdonadora y porque les dé fuerza para resistir
las tentaciones de Satanás, han encontrado que es innecesario ser
tan fervientes y celosos; se pueden arreglar bien sin ello. Cristo,
el Rey de gloria, iba con frecuencia a las montañas y los lugares
desiertos para presentar a su Padre el pedido de su alma; pero el
hombre pecador, en quien no hay fuerza, piensa que puede vivir sin
tanta oración.—Testimonios para la Iglesia 1:503-505.
*****
El ejemplo de Jesús
Jesús condenaba la complacencia propia en todas sus formas;
sin embargo, era de naturaleza sociable. Aceptaba la hospitalidad de
todas las clases, visitando los hogares de los ricos y de los pobres, de
los sabios y de los ignorantes, tratando de elevar sus pensamientos
de los asuntos comunes de la vida, a cosas espirituales y eternas.
No autorizaba la disipación, y ni una sombra de liviandad mundanal
manchó su conducta; sin embargo, hallaba placer en las escenas
de felicidad inocente, y con su presencia sancionaba las reuniones
[383]
sociales.—El Deseado de Todas las Gentes, 125.
Capítulo 131—La recreación cristiana
Mientras estamos procurando refrescar nuestro ánimo y vigorizar nuestro cuerpo, Dios requiere de nosotros que empleemos todas
nuestras facultades en todo momento con el mejor propósito. Podemos y debemos dirigir nuestras recreaciones de tal manera que
nos dejen en mejores condiciones para desempeñar con éxito los
deberes que nos incumben, y que se acreciente el beneficio de nuestra influencia sobre aquellos con quienes tratamos. Podemos volver
de esas ocasiones a nuestros hogares con mejor ánimo, refrigerados
físicamente y preparados para reanudar nuestro trabajo con más
esperanza y valor...
Estamos aquí para beneficiar a la humanidad y a la sociedad;
pero si permitimos que nuestra mente vaya por el cauce bajo por
el cual muchos que buscan solamente la vanidad y la insensatez
dejan correr las suyas, ¿cómo podremos beneficiar a nuestra especie
y a nuestra generación? ¿Cómo podemos ser una bendición para la
sociedad que nos rodea?...
Principios en contraste
Entre las compañías frecuentadas por los seguidores de Cristo
para obtener recreación cristiana, y las reuniones mundanas para
obtener placer y diversión, existirá un notable contraste. En vez de
la oración y mención del nombre de Cristo y de las cosas sagradas,
se oirá de los labios de los mundanos, la risa insensata y la conver[384] sación trivial. Su propósito es divertirse en forma. Sus diversiones
comienzan con insensatez y terminan con vanidad. Debemos conducirnos y dirigir nuestras reuniones de tal manera, que al volver
a nuestros hogares podamos tener una conciencia libre de ofensa
hacia Dios y los hombres; una seguridad de que no hemos herido ni
perjudicado en nada a aquellos con quienes hemos estado asociados,
ni hemos ejercido una influencia perjudicial sobre ellos.
364
La recreación cristiana
365
La mente natural se inclina hacia el placer y la complacencia
propia. Es procedimiento de Satanás fabricarlos en abundancia. El
procura llenar la mente de los hombres con un deseo de diversión
mundanal, a fin de que no tengan tiempo de hacerse la pregunta:
¿Cómo está mi alma? El amor a los placeres es infeccioso. Entregada
a él, la mente vuela de un punto a otro, buscando siempre una diversión. La obediencia a la ley de Dios contrarresta esa inclinación y
construye barreras contra la impiedad.—Consejos para los Maestros
Padres y Alumnos acerca de la Educación Cristiana, 256, 257.
Los jóvenes deben recordar que son responsables de todos los
privilegios de que han disfrutado, del aprovechamiento de su tiempo
y del debido uso de sus capacidades. Pueden preguntar: “¿No tendremos diversión o recreación?” “¿Trabajaremos y trabajaremos y
trabajaremos, sin ninguna variación?”
No será peligrosa cualquier diversión a la cual podáis dedicaros
y pedir con fe la bendición de Dios. Pero cualquier diversión que os
descalifique para la oración secreta, para la devoción ante el altar
de la oración, o para tomar parte en la reunión de oración, no sólo
no es segura, sino peligrosa.—Consejos para los Maestros Padres y
[385]
Alumnos acerca de la Educación Cristiana, 321.
Capítulo 132—Las reuniones sociales
Las reuniones sociales pueden ser en elevado grado provechosas
e instructivas cuando los que a ellas asisten tienen el amor de Dios
en sus corazones, cuando se reúnen para expresar pensamientos en
cuanto a la Palabra de Dios, o para considerar los métodos para
el progreso de su obra y para hacer bien a sus prójimos. Dios es
honrado, y los que tienen parte en estas reuniones son refrigerados
y fortalecidos cuando el Espíritu Santo es considerado un huésped
bienvenido a estas reuniones, y cuando no se dice o hace nada que
lo haga retirar entristecido.
Pero hay reuniones sociales de carácter diferente donde se ven
con demasiada frecuencia el orgullo de la apariencia, hilaridad y
frivolidad. En su deseo de divertirse, los que asisten a ellas corren
el peligro de olvidar a Dios, y ocurren cosas que hacen llorar a
los ángeles que las observan. El escenario de placer llega a ser,
momentáneamente, su paraíso. Todos se entregan a la hilaridad
y la alegría. Los ojos chispean, las mejillas se sonrojan; pero la
conciencia duerme.
Capítulo muestras de falta de espiritualidad
El origen de tal entusiasmo e inspiración no es celestial. Son
cosas enteramente de esta tierra. Los ángeles del cielo contemplan
tristemente el olvido de aquellos por quienes Cristo ha hecho tanto.
Cuando la enfermedad y la muerte sobrevienen a aquellos que han
vivido meramente para su placer, descubren ellos demasiado tarde
[386] que no tienen aceite en sus lámparas, y que son completamente
inaptos para cerrar la historia de su vida.
El tenor de la conversación sostenida en muchas reuniones sociales revela qué es lo que interesa al corazón. La conversación
trivial, los chistes tontos, que sólo tienen por objeto provocar risa, no
representan debidamente a Cristo. Aquellos que los han expresado
no estarían dispuestos a verse frente a frente con una crónica de
366
Las reuniones sociales
367
sus palabras. Los que escuchan reciben una mala impresión, y se
arroja una ofensa sobre Cristo. ¡Ojalá los jóvenes cuidasen bien sus
palabras, porque por ellas serán justificados o condenados! Recordad
que Jesús está a vuestro lado dondequiera que vayáis, observando
vuestras acciones y escuchando vuestras palabras. ¿Os avergonzaría
oír su voz y saber que él escucha vuestra conversación?
El cristiano que era ferviente y que participa en diversiones
mundanas, se halla en terreno peligroso. Ha abandonado la región
llena de la atmósfera vital del cielo, y se halla sumergido en una
atmósfera de niebla; pues en muchos casos las reuniones de placer y
diversión son una ofensa a la religión de Cristo.
El que mantiene su comunión con Dios no puede participar
sinceramente de estas cosas. Las palabras que oye no congenian
con él, pues no son el lenguaje de Canaán. Los que hablan no dan
evidencia de que en sus corazones estén elevando melodías a Dios.
Influencias sutiles
Las personas de carácter y experiencia religiosa artificiales están
demasiado dispuestas a reunirse para divertirse, y su influencia atrae
a otros. A veces se persuade a jóvenes de ambos sexos que tratan de
ser cristianos según la Biblia, a que se unan al grupo. Como no están
dispuestos a que se los considere singulares, y tienen inclinación [387]
natural a seguir el ejemplo de otros, se colocan bajo la influencia de
aquellos que tal vez nunca han sentido el toque divino en la mente o
el corazón. Si hubiesen consultado en oración la norma divina, para
saber lo que Cristo ha dicho en cuanto al fruto que ha de llevar el
árbol cristiano, se habrían percatado de que estos entretenimientos
eran realmente banquetes preparados para impedir que las almas
aceptasen la invitación a la fiesta de bodas del Cordero.
Ocurre a veces que, por frecuentar lugares de diversión, los jóvenes que han sido cuidadosamente instruidos en el camino del
Señor son apartados por el hechizo de la influencia humana y toman
afecto a aquellos cuya educación e instrucción han sido de carácter
mundano. Se venden a una esclavitud que ha de durar toda la vida,
al unirse con personas que no poseen el ornamento de un espíritu
semejante al de Cristo. Los que verdaderamente aman y sirven a
Dios temerán descender al nivel del mundo escogiendo la sociedad
368
Mensajes Para los Jóvenes
de aquellos que no han entronizado a Cristo en sus corazones. Se
pondrán valientemente de parte de Cristo, aunque la conducta que
adopten sea de abnegación y sacrificio.
El antídoto para la frivolidad
Cristo vivió una vida de trabajo arduo y de sacrificio por nosotros,
¿no nos hemos de negar a nosotros mismos por él? ¿No son temas
dignos de ocupar nuestras mentes la expiación que él ha hecho por
nosotros y la justicia que espera darnos? Si los jóvenes quisieran
sacar del depósito de la Biblia los tesoros que contiene, si meditaran
en el perdón, la paz y la justicia eterna que coronan una vida de
abnegación, no desearían la excitación o la diversión dudosa.
Cristo se regocija cuando los pensamientos de los jóvenes están
[388] ocupados en los grandiosos y ennoblecedores temas de la salvación.
Penetra en los corazones de los tales como huésped permanente
llenándolos de gozo y paz. Y el amor de Cristo en el alma es como
“una fuente de agua que salte para vida eterna”.1 ... Los que poseen
este amor se deleitarán en hablar de las cosas que Dios ha preparado
para los que, le aman.
El Dios eterno ha trazado la línea de distinción entre el santo
y el pecador, entre convertidos y no convertidos. Las dos clases
no se mezclan imperceptiblemente como los colores de un arco
iris, antes son tan distintas como el mediodía de la medianoche.
No es seguro para el pueblo de Dios trabar relaciones íntimas con
aquellos que conocen la verdad pero no la practican. El patriarca
Jacob, cuando habló a sus hijos de ciertos hechos de ellos que él
contemplaba con horror, exclamó: “En su consejo no entre mi alma,
ni mi espíritu se junte en su compañía”.2 El tenía la impresión de
que su mismo honor iba a hallarse comprometido si se relacionaba
con los pecadores en sus formas de proceder. Levantó la señal de
peligro, amonestándonos a evitar las malas compañías, no sea que
nos contaminemos con el mal. Y el Espíritu Santo expresa mediante
el apóstol Pablo una advertencia similar: “Y no participéis en las
1 Juan
4:14.
49:6.
2 Génesis
Las reuniones sociales
369
obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas”3
(Youth’s Instructor, febrero 4, 1897).
Reuniones sociales aceptadas
Todo talento de influencia debe ser sagradamente alimentado y
usado con el fin de conquistar almas para Cristo. Los jóvenes de
ambos sexos no deberían pensar que son aceptables a Cristo sus
deportes, sus veladas y sus entretenimientos musicales, tal como se
[389]
desarrollan habitualmente.
Repetidas veces se me ha dado luz en cuanto a que todas nuestras reuniones deberían caracterizarse por una decidida influencia
religiosa. Si nuestros jóvenes se reuniesen para leer y entender las
Escrituras, preguntándose: “¿Qué debo hacer para tener la vida eterna?” y se pusiesen luego unidos de parte de la verdad, el Señor Jesús
enviaría su bendición a sus corazones.
¡Ojalá cada miembro de iglesia, cada obrero de nuestras instituciones se percatara de que esta vida es una escuela donde ha
de prepararse para el examen a que lo someterá el Dios del cielo
en cuanto a pureza, limpieza de pensamiento y generosidad de acción! En los libros del cielo se registra cada palabra y acción, cada
pensamiento...
Por el poder y predominio de la verdad debemos ser santificados
y elevados a la verdadera dignidad de la norma expuesta en la Palabra. Sólo se puede conocer el camino del Señor por la más cuidadosa
obediencia de su Palabra. Estudiad la Palabra (Youth’s Instructor,
[390]
agosto 14, 1906).
3 Efesios
5:11.
Capítulo 133—Cómo pasar los días de fiesta
La Recreación es necesaria para los que hacen trabajo físico, y
mucho más aún para aquellos cuya labor es principalmente mental.
No es esencial para nuestra salvación, ni para la gloria de Dios,
mantener la mente trabajando constante y excesivamente, aun en
asuntos religiosos. Hay diversiones como el baile, los naipes, el
ajedrez, las damas, etc., que no podemos aprobar, porque el cielo
las condena. Estas diversiones abren la puerta a grandes males. No
son de influencia benéfica, sino de influencia excitante, y despiertan
en algunas mentes la pasión por los juegos que inducen a jugar por
dinero y a la disipación. Todos estos juegos deberían ser condenados
por los cristianos y sustituidos por algo perfectamente inofensivo.
Vi que no deberíamos pasar los días feriados imitando al mundo,
pero que no se los debería dejar, sin embargo, transcurrir inadvertidos, pues esto causará descontento a nuestros hijos. En estos días
en que hay peligro de que nuestro hijos estén expuestos a malas
influencias y sean corrompidos por los placeres y la excitación del
mundo, los padres deberían ocuparse en idear algo que reemplace
las diversiones más peligrosas. Dad a entender a vuestros hijos que
tenéis en vista su bien y felicidad.
Reúnanse varias familias que viven en una ciudad o pueblo
y dejen las ocupaciones que las han estado abrumando física y
[391] mentalmente y hagan una excursión al campo, a orillas de algún
hermoso lago o un lindo bosque que sea un bello escenario de la
naturaleza. Deberían proveerse de alimento sencillo e higiénico,
de las mejores frutas y cereales, y tender su mesa bajo la sombra
de algún árbol o el pabellón del cielo. El viaje, el ejercicio y el
paisaje estimularán el apetito, y gozarán de una comida que los
reyes envidiarían.
En tales ocasiones los padres y los niños deberían sentirse libres
de cuidados, de trabajos y de perplejidades. Los padres deberían
hacerse niños a la par de sus hijos, tratando de que todo sea para ellos
370
Cómo pasar los días de fiesta
371
tan agradable como sea posible. El día entero debería ser dedicado a
la recreación.
El ejercicio al aire libre será benéfico para la salud de aquellos
que trabajan en locales cerrados y cuya ocupación es sedentaria.
Todos los que pueden, deberían considerar un deber hacer esto.
Nada se perderá, pero en cambio se ganará mucho. Regresarán
a sus ocupaciones con nueva vida y nuevo valor para emprender
sus labores con celo, y estarán mejor preparados para resistir la
enfermedad.—Testimonios para la Iglesia 1:514, 515.
*****
Fuentes cristianas de placer
Dios ha provisto para todos un placer que puede ser disfrutado
igualmente por ricos y pobres: el placer de cultivar la pureza de
pensamiento y el desinterés en la acción, el placer que proviene de
hablar palabras de simpatía y realizar actos bondadosos. Los que
prestan un servicio tal irradian la luz de Cristo que alumbra las vidas
oscurecidas por muchas penas.—Testimonios para la Iglesia 9:57. [392]
Capítulo 134—Las sociedades literarias
Se Pregunta a menudo: ¿Son las sociedades literarias un beneficio para nuestros jóvenes? Para contestar debidamente a esta
pregunta, debemos considerar no solamente el propósito confesado de las tales sociedades, sino la influencia que han ejercido en
realidad, según lo demuestra la experiencia. El mejoramiento de
la mente es un deber que tenemos para con nosotros mismos, para
con la sociedad y para con Dios. Pero nunca debemos idear medios
de cultivar el intelecto a expensas de lo moral y lo espiritual. Y es
únicamente por el desarrollo armonioso de las facultades mentales
y morales como puede alcanzarse la más alta perfección de ambas.
¿Se obtienen estos resultados en las sociedades literarias tal como
se las dirige generalmente?
Las sociedades literarias están ejerciendo casi universalmente
una influencia contraria a la que indica su nombre. Según se conducen generalmente son un perjuicio para los jóvenes; porque Satanás
penetra en ellas para poner su sello sobre los ejercicios. Todo lo que
hace a los hombres viriles y a las mujeres dignas de ese nombre, es
un reflejo del carácter de Cristo. Cuanto menos haya de Cristo en
tales sociedades, tanto menos prevalecerá el elemento elevador, refinador y ennoblecedor. Cuando los mundanos dirigen estas reuniones
a satisfacción de sus deseos, excluyen el espíritu de Cristo. La mente
se aparta de la reflexión seria, se desvía de Dios, de lo real y sus[393] tancial, a lo imaginario y superficial. ¡Sociedades literarias! ¡Ojalá
que ese nombre expresase su verdadero carácter! ¿Qué es el tamo
comparado con el trigo?
Los propósitos y objetos que conducen a la formación de las sociedades literarias pueden ser buenos; pero a menos que la sabiduría
de Dios controle estas organizaciones, constituirán positivamente
un mal. Se admite generalmente a los irreligiosos y no consagrados
de corazón y vida, y con frecuencia se los coloca en los puestos de
más responsabilidad. Pueden adoptarse reglas y reglamentos que se
consideren suficientes para mantener en jaque cualquier influencia
372
Las sociedades literarias
373
deletérea; pero Satanás, general astuto, obra para amoldar la sociedad de acuerdo con sus planes, y demasiado a menudo tiene éxito
con el tiempo. El gran adversario encuentra fácil acceso a aquellos
a quienes ha controlado en lo pasado, y por su medio realiza sus
propósitos. Se introducen variadas diversiones para hacer las reuniones interesantes y atrayentes para los mundanos, y así los ejercicios
de la sociedad llamada literaria, degeneran con frecuencia en representaciones teatrales desmoralizadoras y trivialidades sin sentido.
Todas estas cosas satisfacen la mente carnal que está en enemistad
con Dios; pero no fortalecen el intelecto ni afirman la moral.
El trato que en estas sociedades tienen con los incrédulos los que
temen a Dios no hace santos a los pecadores. Cuando el pueblo de
Dios se une voluntariamente con los mundanos y los no consagrados,
dándoles la preeminencia, se ve desviado de él por la influencia no
santificada bajo la cual se ha colocado. Durante un tiempo breve
puede ser que no haya nada grave que objetar, pero las mentes que no
han estado bajo el control del Espíritu de Dios no aceptan fácilmente
aquellas cosas que tienen sabor a verdad y justicia. Si antes hubiesen
tenido inclinación por las cosas espirituales, se habrían colocado en [394]
las filas de Jesucristo. Las dos clases están controladas por señores
diferentes, y son opuestas en sus propósitos, esperanzas, gustos y
deseos. Los seguidores de Jesús hallan placer en los temas serios,
sensatos y ennoblecedores, mientras que aquellos que no aman las
cosas sagradas no pueden disfrutar de estas reuniones, a menos
que lo superficial e irreal constituya un rasgo prominente de los
ejercicios. Poco a poco el elemento espiritual queda eliminado por
los irreligiosos, y el esfuerzo por armonizar los principios que son
antagónicos en su naturaleza resulta un fracaso decidido.
Se ha procurado idear un plan tendiente a establecer una sociedad literaria que beneficiase a todos los relacionados con ella, una
sociedad en la cual todos los miembros sintiesen la responsabilidad
moral de hacerla lo que debe ser, evitar los males que con frecuencia
hacen que estas asociaciones sean peligrosas para los principios
religiosos. Personas de discreción y buen juicio, que tengan una
relación viva con el cielo, que disciernan las malas tendencias, y que
sin dejarse engañar por Satanás, avancen rectamente por la senda
de la integridad, manteniendo continuamente en alto la bandera de
Cristo, son las que se necesitan para controlar estas sociedades. Una
374
Mensajes Para los Jóvenes
influencia tal exigirá respeto, y hará de estas reuniones una bendición
más bien que una maldición.
Si hombres y mujeres de edad madura se unieran con los jóvenes
para organizar y dirigir una sociedad literaria tal, podría ser a la vez
útil e interesante. Pero cuando estas reuniones degeneran en una
ocasión de diversión y risas ruidosas, no son literarias ni elevadoras.
Son degradantes para la mente y la moral.
La lectura de la Biblia, el examen crítico de los temas bíbli[395] cos, los ensayos escritos sobre temas que perfeccionarían el espíritu
e impartirían conocimiento, el estudio de las profecías o las preciosas lecciones de Cristo, estas cosas tendrán una influencia que
fortalecerá las facultades mentales y acrecerá la espiritualidad. Un
conocimiento familiar de las Escrituras aguza la facultad del discernimiento, y fortalece el alma contra los ataques de Satanás.
Pocos comprenden que es un deber ejercer dominio sobre los
pensamientos y la imaginación. Es difícil mantener fija en temas
provechosos la mente indisciplinada. Pero si no se emplean debidamente los pensamientos, la religión no puede florecer en el alma. La
mente debe preocuparse con cosas sagradas y eternas, o albergará
pensamientos triviales y superficiales. Tanto las facultades intelectuales como las morales, deben ser disciplinadas, y por el ejercicio
se fortalecerán y mejorarán...
Tanto el intelecto como el corazón, deben ser consagrados al
servicio de Dios. El tiene derecho sobre todo lo que hay en nosotros.
El seguidor de Cristo no puede participar en complacencia o en empresa alguna, por inocente y loable que parezca, que una conciencia
iluminada le señale como capaz de disminuir su ardor o reducir su
espiritualidad. Cada cristiano debe trabajar para hacer retroceder la
marea del mal, y salvar a nuestros jóvenes de las influencias que
quisieran arrastrarlos a la ruina. Dios nos ayude a avanzar contra la
corriente.—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos acerca
[396] de la Educación Cristiana, 418-421.
Capítulo 135—El baile
El verdadero cristiano no deseará entrar en ningún lugar de
diversión ni ocuparse en ningún entretenimiento sobre el cual no
pueda pedir la bendición de Dios. No será hallado en el teatro, ni
en la sala de billar, ni en salones donde se juega a los bolos.* No se
unirá a los alegres bailarines, ni tendrá parte en ningún otro placer
seductor que haga desvanecer de la mente la figura de Cristo.
A los que defienden estas diversiones les contestamos: No podemos participar en ellas en el nombre de Jesús de Nazaret. No podría
invocarse la bendición de Dios sobre la hora pasada en el teatro o
en la sala de baile. Ningún cristiano querría encontrar la muerte en
semejante lugar. Nadie querría ser hallado allí cuando Cristo venga.
Cuando lleguemos a la hora final y nos hallemos frente a frente
con el informe de nuestras vidas, ¿lamentaremos haber asistido a
tan pocas reuniones de placer? ¿nos pesará haber tenido parte en
tan pocas escenas de jovialidad irreflexiva? ¿no lamentaremos, más
bien, amargamente el haber malgastado tantas horas preciosas en
la satisfacción del yo, el haber desperdiciado tantas oportunidades
que, debidamente aprovechadas, nos hubieran asegurado tesoros
inmortales?
Ha llegado a ser una costumbre entre los que profesan ser religiosos el excusar cualquier complacencia perniciosa a que se halle [397]
ligado el corazón. La familiaridad con el pecado los ciega de modo
que no ven su enormidad. Muchos que dicen ser hijos de Dios disculpan pecados que su Palabra condena, mezclando algún propósito
de caridad cristiana con sus festines impíos. Utilizan así la librea
del cielo para servir con ella al diablo. Estas disipaciones de moda
engañan a las almas, y las hacen descarriar y perder para la virtud c
integridad.
* Un
juego con bolos o bochas que se estila en los Estados Unidos e Inglaterra.
375
376
Mensajes Para los Jóvenes
En la senda de la disipación
En muchas familias religiosas el baile y los naipes son pasatiempos de salón. Se arguye que son diversiones tranquilas, domésticas,
de las que se puede disfrutar sin peligro bajo la mirada paterna. Pero
se cultiva así el amor por estos placeres excitantes, y pronto dejará de considerarse peligroso fuera del hogar lo que se consideraba
inofensivo en él. No se ha probado todavía que estas diversiones
proporcionen algún bien. No dan vigor al cuerpo ni descanso a la
mente. No implantan en el alma un solo sentimiento virtuoso o santo.
Por el contrario, destruyen todo gusto por el pensamiento serio y
las reuniones religiosas. Es cierto que hay un gran contraste entre
la clase mejor de reuniones selectas y las reuniones promiscuas y
degradadas de la baja casa de baile. No obstante, todos son pasos en
el camino de la disipación.
La diversión del baile, como se práctica actualmente, es una
escuela de depravación, una terrible maldición para la sociedad.
Si se pudiese reunir a todos los de nuestras grandes ciudades que
anualmente se arruinan por este medio, ¡cuántas historias de vidas
perdidas se revelarían! ¡Cuántos que ahora están listos para disculpar
esta práctica se llenarían de angustia y asombro al saber el resultado!
¿Cómo pueden los padres cristianos profesos consentir en poner a
[398] sus hijos en el camino de la tentación asistiendo con ellos a tales
escenas de fiesta? ¿Cómo pueden los jóvenes y las jóvenes vender
sus almas por este placer cegador? (Review and Herald, febrero 28,
1882).
El peligro de las diversiones
El amor al placer es, entre las muchas tentaciones que asaltan a
los niños y los jóvenes en las ciudades, una de las más peligrosas,
porque se cuenta entre las más sutiles. Son muchos los días de
fiesta; los juegos y las carreras de caballos atraen a millares, y
el torbellino de excitación y placer los hace apartar de los deberes
serios de la vida. El dinero que debería haber sido ahorrado para usos
mejores, que en muchos casos representa las escasas ganancias del
pobre, es desperdiciado en diversiones.—Fundamentals of Christian
Education, 422.
El baile
377
*****
Guiados por principios
Muchos tienen tanto temor a las críticas hostiles o chismes maliciosos, que no se atreven a proceder de acuerdo con los principios.
No se atreven a identificarse con los que siguen completamente a
Cristo. Desean conformarse a las costumbres mundanas y obtener la
aprobación de los mundanos. Cristo se entregó por nosotros “para
redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio,
celoso de buenas obras”1 (Review and Herald, noviembre 29, 1887). [399]
1 Tito
2:14.
378
Mensajes Para los Jóvenes
Sección 14—Las relaciones sociales
[400]
Por medio de las relaciones sociales el cristianismo se revela al
mundo. Todo hombre y mujer que ha recibido la divina iluminación
debe arrojar luz sobre el tenebroso sendero de aquellos que no
conocen el mejor camino. La influencia social, santificada por el
Espíritu de Cristo, debe servir para llevar almas al Salvador.—El
Ministerio de Curación, 479.
[401]
Capítulo 136—La sociabilidad como medio de
salvar a otros
El ejemplo de Cristo, al vincularse con los intereses de la humanidad, debe ser seguido por todos los que predican su Palabra y
por todos los que han recibido el Evangelio de su gracia. No hemos
de renunciar a la comunión social. No debemos apartarnos de los
demás. A fin de alcanzar a todas las clases, debemos tratarlas donde
se encuentren. Rara vez nos buscarán por su propia iniciativa. No
sólo desde el púlpito han de ser los corazones humanos conmovidos por la verdad divina. Hay otro campo de trabajo, más humilde
tal vez, pero tan plenamente promisorio. Se halla en el hogar de
los humildes y en la mansión de los encumbrados; junto a la mesa
hospitalaria, y en las reuniones de inocente placer social.
Como discípulos de Cristo, no nos mezclaremos con el mundo
simplemente por amor al placer, o para participar de sus locuras. Un
trato tal no puede sino traer perjuicios. Nunca debemos sancionar
el pecado por nuestras palabras o nuestros hechos, nuestro silencio
o nuestra presencia. Dondequiera que vayamos, debemos llevar
a Jesús con nosotros, y revelar a otros cuan precioso es nuestro
Salvador. Pero los que procuran conservar su religión ocultándola
entre paredes pierden preciosas oportunidades de hacer el bien.
Mediante las relaciones sociales, el cristianismo se pone en contacto
con el mundo. Todo aquel que ha recibido la iluminación divina,
debe alumbrar la senda de aquellos que no conocen la Luz de la
vida.
Todos debemos llegar a ser testigos de Jesús. El poder social,
[402] santificado por la gracia de Cristo, debe ser aprovechado para ganar
almas para el Salvador. Vea el mundo que no estamos egoístamente
absortos en nuestros propios intereses, sino que deseamos que otros
participen de nuestras bendiciones y privilegios. Dejémosle ver que
nuestra religión no nos hace faltos de simpatía ni exigentes. Sirvan
como Cristo sirvió, para beneficio de los hombres, todos aquellos
que profesan haberle hallado.
380
La sociabilidad como medio de salvar a otros
381
Nunca debemos dar al mundo la impresión falsa de que los
cristianos son un pueblo lóbrego y triste. Si nuestros ojos están fijos
en Jesús, veremos un Redentor compasivo, y percibiremos luz de su
rostro. Dondequiera que reine su Espíritu, morará la paz. Y habrá
también gozo, porque habrá una serena y santa confianza en Dios.
Los que siguen a Jesús le agradan cuando muestran que, aunque
humanos, son partícipes de la naturaleza divina. No son estatuas,
sino hombres y mujeres vivientes. Su corazón, refrigerado por los
rocíos de la gracia divina, se abre y expande bajo la influencia del
Sol de justicia. Reflejan sobre otros, en obras iluminadas por el amor
de Cristo, la luz que resplandece sobre ellos mismos.—El Deseado
de Todas las Gentes, 126, 127.
Las relaciones influyen en el destino
La Palabra de Dios recalca mucho la influencia de las compañías,
aun sobre los hombres y las mujeres. ¡Cuánto mayor es su poder
sobre la mente y el carácter de los niños y los jóvenes que están
en pleno desarrollo! Las compañías que traten, los principios que
adopten, los hábitos que adquieran, decidirán su utilidad aquí y su
destino futuro.—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos
[403]
acerca de la Educación Cristiana, 170.
Capítulo 137—La sociabilidad y la cortesía cristiana
El pueblo de Dios no cultiva bastante la sociabilidad cristiana.
Esta rama de la educación no debiera descuidarse ni perderse de
vista en nuestras escuelas.
Se debe enseñar a los alumnos que ellos no son átomos independientes, sino que cada uno es una hebra de hilo que ha de unirse
con otras para completar una tela. En ningún departamento puede
ser dada esta instrucción con más eficacia que en el internado escolar. Es allí donde los estudiantes están rodeados diariamente de
oportunidades que, si las aprovechan les ayudarán en gran manera
a desarrollar los rasgos sociales de su carácter. Pueden aprovechar
de tal modo su tiempo y sus oportunidades que logren desarrollar
un carácter que los hagan felices y útiles. Los que se encierran en
sí mismos y no están dispuestos a prestarse para beneficiar a otros
mediante amigable compañerismo, pierden muchas bendiciones;
porque merced al trato mutuo el entendimiento se pule y refina; por
el trato social se formalizan relaciones y amistades que acaban en
una unidad de corazón y en una atmósfera de amor agradables a la
vista del cielo.
Especialmente aquellos que han gustado el amor de Cristo debieran desarrollar sus facultades sociales; pues de esta manera pueden
ganar almas para el Salvador. Cristo no debiera ser ocultado en sus
[404] corazones, encerrado como tesoro codiciado, sagrado y dulce, que
sólo ha de ser gozado por ellos; ni tampoco debieran ellos manifestar
el amor de Cristo sólo hacia aquellos que les son más simpáticos.
Se debe enseñar a los alumnos la manera de demostrar, como Cristo, un amable interés y una disposición sociable para con aquellos
que se hallan en la mayor necesidad, aun cuando los tales no sean
sus compañeros preferidos. En todo momento y en todas partes,
manifestó Jesús amante interés en la familia humana y esparció en
derredor suyo la luz de una piedad alegre. Se debe enseñar a los
estudiantes a seguir sus pisadas. Se les ha de enseñar a manifestar
interés cristiano, simpatía y amor hacia sus compañeros jóvenes y a
382
La sociabilidad y la cortesía cristiana
383
empeñarse en atraerlos a Jesús; Cristo debiera ser en sus corazones
como un manantial de agua que brote para vida eterna, que refresque
a todos aquellos con quienes tratan.
Es este ministerio voluntario y amante prestado a otros en momentos de necesidad el que Dios considera valioso. De esta manera,
aun mientras asisten a la escuela, los alumnos pueden ser, si son
fieles a su profesión, misioneros vivos para Dios. Todo esto llevará
tiempo; pero el tiempo así empleado es de provecho, porque así
aprende el alumno a presentar el cristianismo al mundo.
Cristo no rehusó alternar con otros en trato amistoso. Cuando
era invitado a un banquete por un fariseo o un publicano, aceptaba
la invitación. En tales ocasiones cada palabra que pronunciaba tenía
sabor de vida para sus oyentes, porque hacía de la hora de la comida
una ocasión para impartir muchas lecciones preciosas adaptadas
a sus necesidades. De este modo Cristo enseñó a sus discípulos
como debían conducirse cuando se hallasen en compañía tanto de
los que no eran religiosos así como de los que lo eran.—Joyas de
[405]
los Testimonios 2:438, 439.
Capítulo 138—Principios guiadores
El Corazón pertenece a Jesús. El ha pagado un precio infinito
por el alma, e intercede ante el Padre como nuestro Mediador, y
ruega, no como un peticionante, sino como un conquistador que
reclama lo que le pertenece. Es capaz de salvar hasta lo sumo, pues
intercede constantemente por nosotros. El corazón joven es una
ofrenda preciosa, el don más valioso que puede presentarse a Dios.
Todo lo que sois y toda la habilidad que poseéis proceden de Dios,
como un legado sagrado que debe devolverse como ofrenda santa
y voluntaria. No podéis dar a Dios nada que él no os haya dado
primero. Cuando se entrega el corazón a Dios, se le da, pues, un don
que él ha comprado y le pertenece.
Hay muchas cosas que exigen que la juventud les dedique su
tiempo, sus afectos y su fuerza. Satanás reclama a los jóvenes como
su propiedad, y un vasto número le entrega toda la capacidad y el
talento que posee. El mundo reclama el corazón, pero el corazón
pertenece a Aquel que lo redimió. Si es entregado al mundo, se
llenará de cuidados, de pena y de esperanzas defraudadas; se tornará
impuro y corrompido. La entrega de los afectos y el servicio de
vuestro corazón al mundo sería la peor clase de robo, pues tales
cosas pertenecen a Dios. No podéis dedicar con provecho vuestro
corazón a la búsqueda de los placeres.
El enemigo de la justicia tiene preparada toda clase de placeres
para los jóvenes de cualquier condición de vida; y estos placeres no
[406] atraen solamente en las ciudades populosas sino en cualquier lugar
habitado por seres humanos. Satanás se complace en tener a los
jóvenes como soldados en sus filas. El archienemigo sabe bien qué
material tiene que manejar, y ha desplegado su sabiduría infernal
para idear para la juventud costumbres y placeres que separen sus
afectos de Jesucristo...
384
Principios guiadores
385
El hijo pródigo
La lección del hijo pródigo se ha dado para instrucción de la
juventud. En su vida de placer y prácticas pecaminosas, gasta su
porción de la herencia, en costumbres disolutas. Lo abandonan los
amigos en un país extraño; viste harapos y está hambriento, anhelando hasta el alimento que desechan los cerdos. Su última esperanza es
regresar, penitente y humillado, a la casa de su padre, quien lo atrae
nuevamente a su corazón, y es bien recibido y perdonado. Muchos
jóvenes están haciendo lo que él hizo, viviendo una vida indiferente,
dedicada al placer, al derroche, abandonando la fuente de agua viva,
la fuente del verdadero placer, y cavando para sí mismos cisternas
rotas, que no pueden contener agua.
La generosa invitación de Dios
Dios hace a cada joven la siguiente invitación: “Dame, hijo mío,
tu corazón;1 yo lo guardaré puro; satisfaré sus anhelos con verdadera
felicidad”. Dios se complace en hacer felices a los jóvenes, y por
eso quisiera que le entregasen el corazón a su cuidado para que sean
mantenidas en condición sana y vigorosa todas las facultades del ser
dadas por él. Ellos poseen el don de vida dado por Dios. El hace latir
el corazón; él da fuerza a cada facultad. El gozo puro no degradará
ninguno de los dones de Dios. Pecamos contra nuestro cuerpo y
contra Dios cuando buscamos placeres que separan nuestros afectos [407]
de Dios. Los jóvenes han de tener en cuenta que han sido colocados
en el mundo a prueba, para ver si tienen caracteres que los hagan
aptos para vivir con los ángeles.
Cuando vuestros compañeros os instan a ir por sendas de vicio e
insensatez, y los que os rodean os tientan a olvidar a Dios, a destruir
las aptitudes que Dios os ha confiado, y a degradar todo lo que es
noble en vuestra naturaleza, resistidlos. Recordad que sois propiedad
del Señor, comprados por precio: el sufrimiento y la agonía del Hijo
de Dios...
El Señor Jesús reclama vuestro servicio. El os ama. Si dudáis de
su amor, mirad al Calvario. La luz que refleja la cruz muestra la magnitud de ese amor que ninguna lengua puede expresar. “El que tiene
1 Proverbios
23:26
386
Mensajes Para los Jóvenes
mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama”.2 Mediante
el estudio aplicado hemos de familiarizarnos con los mandamientos
de Dios, y luego mostrar que somos sus hijos e hijas obedientes.
Rodeados de las misericordias de Dios
Las misericordias de Dios os rodean en todo momento, y sería
provechoso que consideraseis cómo y de dónde vienen cada día
vuestras bendiciones. Despierten las preciosas bendiciones de Dios
la gratitud en vosotros. No podéis contar las bendiciones de Dios, la
constante bondad amorosa que os muestra, pues son tan numerosas
como las refrescantes gotas de la lluvia. Se ciernen sobre vosotros
nubes de misericordia listas para precipitarse sobre vosotros. Si
queréis apreciar el valioso don de la salvación, seréis sensibles al
refrigerio diario, a la protección y el amor de Jesús; seréis guiados
por el camino de la paz.
Contemplad las gloriosas cosas de Dios en la naturaleza, y elevad
[408] vuestro corazón en gratitud al Dador. En el libro de la naturaleza hay
material de estudio provechoso para la mente. No seáis desagradecidos ni indiferentes. Abrid los ojos de vuestro entendimiento; ved
la hermosa armonía de las leyes de Dios en la naturaleza y atemorizaos y reverenciad a vuestro Creador, el Gobernante supremo del
cielo y la tierra. Contempladlo, con los ojos de la fe, inclinándose
amoroso hacia vosotros, diciéndoos con compasión: “Hijo mío, hija
mía, dame tu corazón”. Entregaos a Jesús, y luego podréis decir con
corazón agradecido: “Yo sé que mi Redentor vive”.3 Vuestra fe en
Jesús dará fuerza a cada propósito, y estabilidad al carácter.
Toda vuestra felicidad, vuestra paz, vuestro gozo y vuestro éxito
en esta vida, dependen de la genuina y confiada fe en Dios. Esta fe
inspirará verdadera obediencia a los mandamientos de Dios. Vuestro
conocimiento y fe en Dios son el más poderoso freno contra toda
mala práctica, y el motivo de todo bien.
Creed en Jesús como Aquel que perdona vuestros pecados, que
quiere que seáis felices en las mansiones que ha ido a preparar para
vosotros. El quiere que viváis en su presencia; que tengáis vida
2 Juan
3 Job
14:21.
19:25.
Principios guiadores
387
eterna y una corona de gloria.—The Youth’s Instructor, enero 5,
[409]
1887.
Capítulo 139—La influencia de las compañías
Es inevitable que los jóvenes tengan compañías, y necesariamente sentirán su influencia. Hay misteriosos vínculos que ligan las
almas, de manera que el corazón de uno responde al corazón del
otro. El uno adopta inconscientemente las ideas, los sentimientos y
el espíritu del otro. Este trato puede ser una bendición o una maldición. Los jóvenes pueden ayudarse y fortalecerse mutuamente,
mejorando en conducta, disposición y conocimiento; o permitirse llegar a ser descuidados e infieles, ejerciendo así una influencia
desmoralizadora.
La elección de compañías es un asunto que los estudiantes deben
aprender a considerar seriamente. Entre los jóvenes que asisten a
nuestras escuelas, se hallarán siempre dos clases: los que procuran
agradar a Dios y obedecer a sus maestros, y los que están llenos
de un espíritu de desobediencia. Si los jóvenes van con la multitud
para hacer mal, su influencia se sumará a la del adversario de las
almas, y contribuirá a extraviar a los que no albergaron principios
de fidelidad inquebrantable.
Se ha dicho con verdad: “Dime con quién andas, y te diré quién
eres”. Los jóvenes no comprenden cuán sensiblemente quedan afectados su carácter y su reputación por su elección de compañías.
Uno busca la compañía de aquellos cuyos gustos, hábitos y prác[410] ticas congenian con los suyos. El que prefiere la sociedad de los
ignorantes y viciosos a la de los sabios y buenos, demuestra que su
propio carácter es deficiente. Puede ser que al principio sus gustos
y hábitos sean completamente diferentes de los gustos y hábitos de
aquellos cuya compañía procura; pero a medida que trata con esta
clase, cambian sus pensamientos y sentimientos; sacrifica los buenos
principios, e insensible, aunque inevitablemente, desciende al nivel
de sus compañeros. Como un arroyo adquiere las propiedades del
suelo donde corre, los principios y hábitos de los jóvenes se tiñen
invariablemente del carácter de las compañías que tratan...
388
La influencia de las compañías
389
Capítulo la medida de la fuerza
La fuerza de carácter consiste en dos cosas: la fuerza de voluntad
y el dominio propio. Muchos jóvenes consideran equivocadamente
la pasión fuerte y sin control como fuerza de carácter; pero la verdad
es que el que es dominado por sus pasiones es un hombre débil.
La verdadera grandeza y nobleza del hombre se mide por su poder
de subyugar sus sentimientos, y no por el poder que tienen sus
sentimientos de subyugarlo a él. El hombre más fuerte es aquel que,
aunque sensible al maltrato, refrena sin embargo la pasión y perdona
a sus enemigos.
Dios nos ha dado fuerza intelectual y moral, pero en extenso
grado, cada uno es arquitecto de su propio carácter. Cada día la
estructura se acerca más a su terminación. La Palabra de Dios nos
amonesta a prestar atención a cómo edificamos, a cuidar de que
nuestro edificio esté fundado en la roca eterna. Se acerca el momento en que nuestra obra quedará revelada tal cual es. Ahora es
el momento en que todos han de cultivar las aptitudes que Dios les
ha dado y formar un carácter que los haga útiles aquí y les permita
[411]
alcanzar la vida superior más allá.
La fe en Cristo como Salvador personal dará fuerza y solidez al
carácter. Los que tienen verdadera fe en Cristo serán serios, recordando que el ojo de Dios los ve, que el Juez de todos los hombres
pesa el valor moral, que los seres celestiales observan qué clase de
carácter están formando.
La razón por la cual los jóvenes cometen tan graves errores,
reside en que no aprenden por la experiencia de los que han vivido
más que ellos. Los estudiantes no pueden deshacerse con escarnio
o ridículo de los consejos e instrucciones de los padres y maestros.
Deben apreciar toda lección, comprendiendo al mismo tiempo su
necesidad de una enseñanza más profunda de la que puede dar
cualquier ser humano. Cuando mora Cristo en el corazón por la
fe, su Espíritu llega a ser un poder que purifica y vivifica el alma.
Cuando la verdad está en el corazón no puede dejar de ejercer una
influencia correctora sobre la vida...
Recuerden los alumnos que están lejos de sus hogares y no
ya bajo la influencia directa de sus padres, que el ojo de su Padre
celestial los ve. El ama a los jóvenes. Conoce sus necesidades y
390
Mensajes Para los Jóvenes
comprende sus tentaciones. Ve en ellos grandes posibilidades y está
dispuesto a ayudarles a alcanzar la más alta norma, si ellos quieren
comprender su necesidad y pedirle ayuda.
Alumnos, noche y día las oraciones de vuestros padres ascienden
a Dios en vuestro favor; día tras día os sigue su interés lleno de amor.
Escuchad sus súplicas y amonestaciones, y resolved que por todo
medio a vuestro alcance, os elevaréis por encima del mal que os
rodea. No podéis discernir cuán insidiosamente obrará el enemigo
para corromper vuestra mente y vuestros hábitos, y desarrollar en
[412] vosotros principios incorrectos.
Tal vez no veáis peligro real en dar el primer paso hacia la
frivolidad y la búsqueda de placeres, y penséis que cuando deseéis
cambiar vuestra conducta podréis hacer el bien tan fácilmente como
antes de entregaros a hacer el mal. Pero esto es un error. Por la
elección de malos compañeros, muchos han sido desviados paso a
paso de la senda de la virtud a profundidades de desobediencia y
disipación a las cuales consideraban una vez que les era imposible
descender.
El alumno que cede a la tentación debilita su influencia para el
bien, y el que por una conducta equivocada llegue a ser agente del
adversario de las almas, deberá rendir a Dios cuenta de la parte que
haya desempeñado en poner piedras de tropiezo en el camino ajeno.
¿Por qué habrán de vincularse los alumnos con el gran apóstata?
¿Por qué llegarán a ser sus agentes para tentar a otros? ¿Por qué
no estudiarán más bien, para ayudar y alentar a sus condiscípulos y
sus maestros? Tienen el privilegio de ayudar a sus maestros a llevar
las cargas y a arrostrar las perplejidades que Satanás quisiera hacer
desalentadoramente pesadas y penosas. Pueden crear una atmósfera
de utilidad y alegría. Todo alumno puede tener la satisfacción de
saber que ha estado de parte de Cristo, manifestando respeto por el
orden, la diligencia y la obediencia, y negándose a poner una jota
de su habilidad o influencia en favor del gran enemigo de todo lo
bueno y elevador.
El alumno que tiene concienzuda consideración por la verdad y
un verdadero concepto del deber, puede hacer mucho para influir en
sus condiscípulos en favor de Cristo. Los jóvenes que están uncidos
con el Salvador no serán indisciplinados; no estudiarán su propio
placer egoísta y su satisfacción. Debido a que son uno en espíritu
La influencia de las compañías
391
con Cristo, serán uno con Cristo en acción. Los alumnos mayores [413]
de nuestras escuelas deben recordar que está en su poder amoldar
los hábitos y prácticas de los estudiantes menores; y deben procurar
sacar el mejor partido de toda oportunidad. Resuelvan no entregar
por su influencia a sus compañeros en manos del enemigo.
Jesús será el auxiliador de todos lo que ponen su confianza en
él. Los que están relacionados con Cristo tienen la felicidad a su
disposición. Siguen la senda por la cual los guía su Salvador, crucificando por causa de él la carne, con sus afectos y concupiscencias.
Han edificado sus esperanzas en Cristo, y las tormentas de la tierra
son impotentes para apartarlos del seguro fundamento.
La seguridad y la fidelidad
Os incumbe a vosotros, jóvenes y señoritas, decidir si queréis llegar a ser dignos de confianza y fieles, listos y resueltos para decidiros
por lo correcto en todas las circunstancias. ¿Deseáis formar hábitos
correctos? Entonces, buscad la compañía de los que son sanos en lo
moral, cuyo ideal tiende hacia lo que es bueno. Las preciosas horas
del tiempo de gracia os son concedidas para que podáis eliminar
todo defecto del carácter, y esto debéis procurar hacerlo, no sólo a
fin de obtener la vida eterna, sino para ser útiles en esta vida. Un
buen carácter es un capital de más valor que el oro o la plata. No
lo afectan los pánicos ni los fracasos, y en aquel día en que serán
barridas las posesiones terrenales, os producirá ricos dividendos. La
integridad, la firmeza y la perseverancia, son cualidades que todos
deben procurar cultivar fervorosamente; porque invisten a su poseedor con un poder irresistible, un poder que le hará fuerte para hacer
[414]
el bien, fuerte para resistir el mal y para soportar la adversidad.
El amor a la verdad y un sentido de la responsabilidad de glorificar a Dios, son los incentivos más poderosos para perfeccionar
el intelecto. Con este impulso en acción, el estudiante no puede
ser trivial... Será siempre fervoroso. Estudiará como bajo los ojos
de Dios, sabiendo que todo el cielo está alistado en la obra de su
educación. Llegará a ser de mente noble, generoso, bondadoso, cortés, semejante a Cristo, eficiente. Su corazón y su mente obrarán
en armonía con la voluntad de Dios.—Consejos para los Maestros
[415]
Padres y Alumnos acerca de la Educación Cristiana, 170-174.
Capítulo 140—La influencia
La Vida de Cristo era de una influencia siempre creciente, sin límites; una influencia que lo ligaba a Dios y a toda la familia humana.
Por medio de Cristo, Dios ha investido al hombre de una influencia que le hace imposible vivir para sí. Estamos individualmente
vinculados con nuestros semejantes, somos una parte del gran todo
de Dios y nos hallamos bajo obligaciones mutuas. Ningún hombre
puede ser independiente de sus prójimos, pues el bienestar de cada
uno afecta a los demás. Es el propósito de Dios que cada uno se
sienta necesario para el bienestar de los otros y trate de promover su
felicidad.
Cada alma está rodeada de una atmósfera propia, una atmósfera
que puede estar cargada del poder vivificador de la fe, el valor y
la esperanza, y endulzada por la fragancia del amor. O puede ser
pesada y fría con la bruma del descontento y el egoísmo, o estar
envenenada con la contaminación fatal de un pecado acariciado. La
atmósfera que nos rodea afecta consciente o inconscientemente a
toda persona con la cual nos relacionamos.
Nuestra responsabilidad
Es ésta una responsabilidad de la que no nos podemos librar.
Nuestras palabras, nuestros actos, nuestro vestido, nuestra conducta,
hasta la expresión de nuestro rostro, tienen influencia. De la impresión así hecha dependen resultados para bien o para mal, que
[416] ningún hombre puede medir. Cada impulso impartido de ese modo
es una semilla sembrada que producirá su cosecha. Es un eslabón
de la larga cadena de los acontecimientos humanos, que se extiende
hasta no sabemos dónde. Si por nuestro ejemplo ayudamos a otros a
desarrollar buenos principios, les damos poder para hacer el bien.
Ellos a su vez ejercen la misma influencia sobre otros, y éstos sobre
otros más. De este modo, miles pueden ser bendecidos por nuestra
influencia inconsciente.
392
La influencia
393
Arrojad una piedrecita al lago, y se formará una onda, y otra y
otra, y a medida que crecen éstas, el círculo se agranda hasta que
llega a la costa misma. Lo mismo ocurre con nuestra influencia. Más
allá del alcance de nuestro conocimiento o dominio, obra en otros
como una bendición o una maldición.
El carácter es poder. El testimonio silencioso de una vida sincera,
abnegada y piadosa, tiene una influencia casi irresistible. Al revelar
en nuestra propia vida el carácter de Cristo, cooperamos con él en
la obra de salvar almas. Solamente revelando en nuestra vida su
carácter, podemos cooperar con él.
Y cuanto más amplia es la esfera de nuestra influencia, mayor
bien podemos hacer. Cuando los que profesan servir a Dios sigan
el ejemplo de Cristo practicando los principios de la ley en su vida
diaria; cuando cada acto dé testimonio de que aman a Dios más
que a todas las cosas y a su prójimo como a sí mismos, entonces la
iglesia tendrá poder para conmover al mundo.—Palabras de Vida
[417]
del Gran Maestro, 318-320.
Capítulo 141—La elección de los compañeros
Deberiamos escoger la sociedad más favorable a nuestro progreso espiritual, y sacar provecho de toda ayuda que esté a nuestro
alcance, pues Satanás pondrá muchos obstáculos a nuestro progreso
hacia el cielo para hacerlo lo más difícil posible. Quizá nos hallemos
en situaciones molestas, pues muchos no pueden estar en el ambiente que quisieran, pero no debemos exponernos voluntariamente a
influencias desfavorables para la formación del carácter cristiano.
Cuando el deber nos llama a hacer esto, debiéramos orar y velar
doblemente para que, por la gracia de Cristo, nos mantengamos
incorruptos.
Lot escogió a Sodoma como lugar de residencia porque se preocupó más de las ventajas temporales que iba a lograr que de las
influencias morales que lo rodearían a él y a su familia. ¿Qué ganó
en lo que a las cosas de este mundo se refiere? Fueron destruidas
sus propiedades, algunos de sus hijos perecieron en la destrucción
de la impía ciudad, su esposa se convirtió en una estatua de sal por
el camino, y él mismo se salvó “así como por fuego”. Y no terminan
aquí los malos resultados de su elección egoísta; la corrupción moral
del lugar estaba tan entretejida con el carácter de sus hijos, que no
pudieron distinguir entre el bien y el mal, el pecado y la rectitud
[418] (The Signs of the Times, mayo 29, 1884).*
* 14—M.P.J.
394
Capítulo 142—La regla de oro
En nuestro trato con otros, pongámonos en su lugar. Comprendamos sus sentimientos, sus dificultades, sus chascos, sus gozos y sus
pesares. Identifiquémonos con ellos; luego tratémoslos como quisiéramos que nos trataran a nosotros si cambiásemos de lugar con ellos.
Esta es la regla de la verdadera honradez. Es otra manera de expresar
esta ley: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.1 Es la médula de
la enseñanza de los profetas, un principio del cielo. Se desarrollará
en todos los que se preparan para el sagrado compañerismo con él.
La regla de oro es el principio de la cortesía verdadera, cuya
ilustración más exacta se ve en la vida y el carácter de Jesús. ¡Oh!
¡qué rayos de amabilidad y belleza se desprendían de la vida diaria
de nuestro Salvador! ¡Qué dulzura emanaba de su misma presencia!
El mismo espíritu se revelará en sus hijos. Aquellos con quienes
mora Cristo serán rodeados de una atmósfera divina. Sus blancas
vestiduras de pureza difundirán la fragancia del jardín del Señor. Sus
rostros reflejarán la luz de su semblante, que iluminará la senda para
los pies cansados e inseguros.
Nadie que tenga el ideal verdadero de lo que constituye un
carácter perfecto dejará de manifestar la simpatía y la ternura de
Cristo. La influencia de la gracia debe ablandar el corazón, refinar y
purificar los sentimientos, impartir delicadeza celestial y un sentido
[419]
de lo correcto.—El Discurso Maestro de Jesucristo, 114.
1 Levítico
19:18; Mateo 19:19; 22:39; Marcos 12:31.
395
Capítulo 143—La verdadera cortesía
El Señor Jesús nos pide que reconozcamos los derechos de cada ser humano. Hemos de considerar los derechos sociales de los
hombres y sus derechos como cristianos. A todos debemos tratar
con amenidad y delicadeza, como hijos e hijas de Dios.
El cristianismo hará de todo hombre un cumplido caballero. Cristo fue cortés aun con sus perseguidores; y sus discípulos verdaderos
manifestarán el mismo espíritu. Mirad a Pablo cuando compareció
ante los magistrados. Su discurso ante Agripa es dechado de verdadera cortesía y de persuasiva elocuencia. El Evangelio no fomenta
la cortesía formalista, tan corriente en el mundo, sino la cortesía que
brota de la verdadera bondad del corazón.
El cultivo más esmerado del decoro externo no basta para acabar
con el enojo, el juicio implacable y la palabra inconveniente. El
verdadero refinamiento no traslucirá mientras se siga considerando
al yo como objeto supremo. El amor debe residir en el corazón. Un
cristiano cabal funda sus motivos de acción en el amor profundo
que tiene por el Maestro. De las raíces de su amor a Cristo brota
un interés abnegado por sus hermanos. El amor comunica al que lo
posee gracia, decoro y gentileza en el modo de portarse. Ilumina el
rostro y modula la voz; refina y eleva al ser entero.—El Ministerio
[420] de Curación, 390.
La necesidad de la verdadera cortesía
Existe la mayor necesidad de que los hombres y las mujeres
que conocen la voluntad de Dios aprendan a ser obreros de éxito en
su causa. Debieran ser personas cultas, de entendimiento, que no
tengan el engañoso brillo exterior y la sonrisa afectada del mundano,
sino la finura y la verdadera cortesía que sabe a cielo, que cada
cristiano deberá tener si quiere ser participante de la naturaleza
divina. La falta de la verdadera dignidad y cortesía cristianas en
las filas de los observadores del sábado testifica contra nosotros
396
La verdadera cortesía
397
como pueblo, y hace de la verdad que nosotros profesamos algo
de sabor desagradable. La obra de la educación de la mente y de
los modales puede ser desarrollada hasta alcanzar la perfección. Si
aquellos que profesan la verdad no aprovechan ahora sus privilegios
y oportunidades de crecer y llegar a la estatura de hombres y mujeres
en Cristo Jesús, no honrarán la causa de la verdad ni a Cristo.—
Testimonios para la Iglesia 4:358, 359.
*****
La elección de compañeros
Los jóvenes que están en armonía con Cristo elegirán compañeros que les ayudarán a hacer el bien, y rehuirán la sociedad de los
que no les presten ayuda en el desarrollo de los buenos principios
y nobles propósitos. En todo lugar se hallarán jóvenes cuya mente
se ha formado en un molde inferior. Cuando se vean en compañía
de esta clase, los que se han puesto sin reserva de parte de Cristo se
mantendrán firmes, inducidos por aquello que la razón y la conciencia les dice que es correcto.—Consejos para los Maestros Padres y
[421]
Alumnos acerca de la Educación Cristiana, 174.
Capítulo 144—Rechazad las relaciones mundanas
Los jóvenes deberían considerar seriamente cuál ha de ser el
propósito y la obra de su vida, y echar el cimiento en una forma tal,
que sus hábitos estén libres de mancha de corrupción. Si quieren
hallarse en condición de influir sobre otros, deben tener confianza
en sí mismos. El nenúfar del lago hunde sus raíces bien abajo de la
superficie de la basura y el cieno, y por su tallo poroso absorbe los
elementos que han de contribuir a su desarrollo y a que saque a la
luz su flor inmaculada para que repose pura sobre el seno del lago.
Rechaza todo lo que empañaría y echaría a perder su inmaculada
belleza.
Del nenúfar podemos aprender una lección: aunque estemos
rodeados de influencias que tiendan a corromper la moral y arruinar
el alma, podemos negarnos a ser corrompidos, y colocarnos donde las
malas compañías no puedan dañar nuestro corazón. Individualmente,
los jóvenes deberían buscar la compañía de aquellos que con paso
firme avanzan trabajosamente hacia arriba. Deberían esquivar la
sociedad de aquellos que absorben toda mala influencia, que son
inactivos, y no tienen un ardiente deseo de alcanzar una elevada
norma de carácter, en quienes no se puede confiar como personas
fieles a los principios. Procuren los jóvenes relacionarse con los
que temen y aman a Dios, pues estos caracteres firmes y nobles son
los representados por el nenúfar que abre su flor pura en el seno
[422] del lago. Rehúsan dejarse modelar por las influencias que serían
desmoralizadoras y sólo recogen para sí aquello que les ayudará
a desarrollar un carácter puro y noble. Tratan de conformarse al
modelo divino.—The Youth’s Instructor, 5, 1893.
*****
Nuestras palabras como fuente de ayuda
Poco se conversa entre los cristianos en cuanto a los preciosos
capítulos de su experiencia. La obra de Dios es perjudicada y Dios
398
Rechazad las relaciones mundanas
399
es deshonrado por el abuso que se hace del talento del habla. El corazón alimenta celos, suspicacia y egoísmo, y las palabras muestran
la corrupción interior. Muchos que invocan el nombre de Cristo,
piensan y hablan cosas malas. Rara vez mencionan éstos la bondad,
la misericordia y el amor de Dios manifestado al dar a su Hijo por el
mundo. El lo ha hecho por nosotros, ¿y no deberíamos expresar nuestro amor y gratitud? ¿No deberíamos tratar de que nuestras palabras
sean una fuente de ayuda y estímulo mutuos en nuestra experiencia
cristiana? Si amamos verdaderamente a Cristo, lo glorificaremos
con nuestras palabras. Los incrédulos se sienten a menudo culpables
al escuchar las palabras puras de alabanza y gratitud a Dios (Review
and Herald, enero 25, 1898).
*****
Nuestra influencia
El ejemplo y la conducta del cristiano, lo mismo que sus palabras,
deberían ser de tal naturaleza que despierten en el pecador el deseo
de acudir a la Fuente de la vida (Review and Herald, noviembre 29,
[423]
1887).
Capítulo 145—La conversación elevada
Las personas más versadas en ciencias no son siempre los más
eficaces instrumentos de Dios. Hay muchos que son puestos a un
lado, y ven que ocupan su lugar los que han tenido menos ventajas
para obtener conocimientos mediante los libros, porque estas personas tienen un conocimiento de las cosas prácticas que es esencial
para los usos de la vida diaria, mientras que aquellos que se consideran instruidos dejan a menudo de aprender, son demasiado confiados
en sí mismos y no quieren ser enseñados, ni siquiera por Jesús, que
fue el mayor maestro que jamás conociera el mundo.
Los que han crecido y se han desarrollado, cuyo raciocinio ha
sido mejorado por la investigación profunda de las Escrituras para
conocer la voluntad de Dios, ocuparán puestos de utilidad, porque
la Palabra de Dios ha tenido entrada en su vida y carácter. La Biblia debe hacer su obra peculiar, aun hasta partir las coyunturas y
tuétanos y discernir los pensamientos y las intenciones del corazón.
La Palabra de Dios debe constituir el alimento por medio del cual el
cristiano debe fortalecerse en espíritu e intelecto, para batallar por
la verdad y la justicia.
La razón de las normas bajas
¿Por qué es que nuestros jóvenes, y aun las personas de mayor
edad, caen tan pronto en la tentación y el pecado? Es porque no
estudian la Palabra de Dios ni meditan en ella como debieran. Si la
[424] apreciaran habría una rectitud interior, una fuerza de espíritu que
resistiría las tentaciones de Satanás al mal. La vida y el carácter
no adquieren una fuerza de voluntad firme y decidida, porque no
se hacen objeto de estudio y meditación las sagradas instrucciones
de Dios. No se hace el esfuerzo debido para asociar la mente a
pensamientos puros y santos y apartarla de lo impuro y falso. No
se escoge la mejor parte, no se busca estar sentado a los pies de
Jesús, como María, para aprender las más sagradas lecciones del
400
La conversación elevada
401
divino Maestro, para atesorarlas en el corazón y practicarlas en la
vida diaria. La meditación en las cosas santas elevará y refinará la
mente, y formará damas y caballeros cristianos.
Dios no aceptará a ninguno de nosotros que con sus palabras,
pensamientos o acciones, rebaje sus facultades a una depravación
carnal, terrena. El cielo es un lugar puro y santo en donde no podrá
entrar nadie que no se haya refinado, espiritualizado, limpiado y
purificado. Tenemos que hacer una obra para nosotros mismos,
y sólo seremos capaces de hacerla si obtenemos fuerza de Jesús.
Deberíamos estudiar la Biblia con preferencia a cualquier otro libro;
deberíamos amarla y obedecerla como voz de Dios. Hemos de ver
y comprender sus restricciones y requerimientos: “harás”, y “no
harás”, y percatarnos del verdadero significado de la Palabra de
Dios.
Se necesita una inclinación mayor hacia las cosas celestiales
Cuando hacemos de la Palabra de Dios nuestro consejero, y escudriñamos las Escrituras para obtener luz, los ángeles del cielo se
acercan para impresionar la mente y alumbrar el entendimiento de
modo que pueda decirse con razón: “La exposición de tus palabras
alumbra; hace entender a los simples”.1 No es asombroso que no haya más inclinación hacia las. cosas celestiales entre los jóvenes que [425]
profesan el cristianismo, cuando se presta tan poca atención a la Palabra de Dios. Se desatienden los consejos divinos, se desobedecen
las amonestaciones, no se busca la gracia y sabiduría divinas para
evitar pecados pasados y limpiar del carácter toda mancha de corrupción. David oró: “Hazme entender el camino de tus mandamientos,
para que medite en tus maravillas”.2
Si las mentes de los jóvenes, lo mismo que las de los de edad
más madura, fuesen acertadamente dirigidas en su trato social, su
conversación giraría alrededor de temas elevados. Cuando la mente
es pura y los pensamientos son elevados por la verdad de Dios,
las palabras serán del mismo carácter, como “manzana de oro con
figuras de plata”.3 Pero con el entendimiento actual, con las prácticas
1 Salmos
119:130.
119:27.
3 Proverbios 25:11.
2 Salmos
402
Mensajes Para los Jóvenes
actuales, con la baja norma que hasta los cristianos profesos se
conforman con alcanzar, la conversación es vulgar y sin provecho.
Es de la tierra, terrena, y no tiene el sabor de la verdad o del cielo, y
no se eleva ni siquiera hasta la norma de la clase más culta de los
mundanos.
Un vigoroso proceso de santificación
Cuando Cristo y el cielo son los temas de meditación, la conversación dará evidencia del hecho. El lenguaje estará sazonado
de gracia, y el que habla mostrará que ha estado educándose en la
escuela del divino Maestro. El salmista dice: “Escogí el camino
de la verdad; he puesto tus juicios delante de mí”.4 El atesoró la
Palabra de Dios. Esta halló entrada en su entendimiento, no para ser
desatendida, sino para ser practicada en su vida...
Día tras día, hora tras hora, debe efectuarse en el interior un proceso vigoroso de abnegación y santificación, y las obras exteriores
[426] darán entonces testimonio de que Jesús mora en el corazón por la fe.
La santificación no cierra las avenidas del alma al saber, sino que
acude para desarrollar la mente e inspirarle el deseo de investigar
la verdad, como si fuera un tesoro oculto; y el conocimiento de la
voluntad de Dios hace avanzar la obra de la santificación. Hay un
cielo, y ¡cuán fervientemente deberíamos esforzarnos por llegar a
él!
Os ruego a vosotros, estudiantes de nuestros colegios, que creáis
en Jesús como vuestro Salvador. Creed que él está dispuesto a ayudaros por su gracia cuando acudís sinceramente a él. Debéis pelear
la buena batalla de la fe. Debéis luchar por la corona de la vida.
Esforzaos, porque la garra de Satanás está sobre vosotros y si no
os libráis de él, seréis paralizados y arruinados. El enemigo está a
derecha e izquierda, delante y detrás de vosotros, y debéis pisotearlo.
Esforzaos, porque hay una corona por conquistar. Esforzaos, porque
si no ganáis la corona, perdéis todo en esta vida y en la futura. Esforzaos, pero con la fuerza de vuestro Salvador resucitado (Review
[427] and Herald, agosto 21, 1888).
4 Salmos
119:30.
Capítulo 146—La vida licenciosa de la juventud
Queridos jóvenes amigos, por breve que sea el tiempo que hayáis
llevado una vida licenciosa, producirá una cosecha que amargará
vuestra vida entera; una hora de descuido—el ceder una sola vez a
la tentación—puede desviar toda la corriente de vuestra vida hacia
una dirección equivocada. Podéis tener una sola juventud; hacedla
útil. Después que habéis pasado una vez por el terreno, no podéis
rectificar vuestros errores. El que rehúsa tener comunión con Dios y
se coloca en el camino de la tentación, caerá con seguridad.
Dios prueba a cada joven. Muchos han disculpado su descuido e
irreverencia con el mal ejemplo que les han dado algunas personas
de la misma fe y de más experiencia. Pero esto no debiera disuadir a
nadie del bien hacer. En el día de las cuentas finales no podréis aducir
las excusas que presentáis ahora. Seréis condenados con justicia,
porque conocíais el camino, pero no escogisteis andar en él.
La tentación
Satanás, el archiengañador, se transforma en ángel de luz y se
presenta a los jóvenes con sus engañosas tentaciones, y consigue
apartarlos, paso a paso, de la senda del deber. Se lo describe como
acusador, engañador, mentiroso, atormentador, asesino. “El que hace pecado, es del diablo”.1 Cada transgresión acarrea condenación
sobre el alma y provoca el desagrado divino. Dios discierne los pensamientos del corazón. Cuando se acarician pensamientos impuros, [428]
no es necesario expresarlos por palabras o hechos para consumar el
pecado y acarrear la condenación sobre el alma. Su pureza ya está
contaminada, y el tentador ha triunfado.
Todo hombre es tentado cuando es llevado por sus propias concupiscencias y seducido. Al seguir sus inclinaciones se aparta del
camino de la virtud y del bien verdadero. Si los jóvenes poseyesen
11
Juan 3:8.
403
404
Mensajes Para los Jóvenes
integridad moral, en vano se les presentarían las más fuertes tentaciones. El acto de tentar es de Satanás, pero el de ceder es vuestro.
Toda la hueste de Satanás no tiene poder para forzar al tentado a
ceder. No hay excusa para el pecado.
Mientras algunos de los jóvenes malgastan sus facultades en
la vanidad y la locura, otros disciplinan sus mentes, almacenando
conocimientos, ciñéndose la armadura para entrar en la batalla de
la vida, decididos a tener éxito. Pero no pueden hacer de la vida un
éxito, por alto que quieran subir, a menos que concentren sus afectos
en Dios. Si quieren volverse a Dios de todo corazón, rechazando
la lisonja de los que en el menor grado pudieran debilitar su buen
propósito, tendrán fuerza y confianza en Dios.
La verdadera felicidad no se halla en la vana diversión
Los que aman la sociedad satisfacen frecuentemente este gusto
hasta que llega a ser una pasión dominante. Vestir bien, concurrir
a lugares de diversión, reír, charlar de asuntos más livianos que la
vanidad: tal es el objeto de sus vidas. No pueden soportar la lectura
de la Biblia ni meditar en cosas celestiales. Se sienten desgraciados
a menos que haya algo que los excite. No tienen en sí el poder para
[429] ser felices, sino que dependen, para tener felicidad, de la compañía
de otros jóvenes tan irreflexivos y temerarios como ellos. Dedican a
la locura las facultades que podrían ser dirigidas hacia propósitos
nobles.
El joven que halla gozo y felicidad en leer la Palabra de Dios y en
la hora de la oración, es constantemente refrescado por las corrientes
de la Fuente de la vida. Alcanzará una altura de excelencia moral y
una amplitud de pensamiento que otros no pueden concebir. La comunión con Dios estimula los buenos pensamientos, las aspiraciones
nobles, la percepción clara de la verdad, y los elevados propósitos
de acción. Los que así ponen sus almas en comunión con Dios son
reconocidos por él como sus hijos e hijas. Se elevan cada vez más,
obteniendo visiones más claras de Dios y de la eternidad hasta que
Dios hace de ellos conductos de luz y de sabiduría para el mundo...
Los que moran en Jesús serán felices, alegres y gozosos en Dios.
La voz se caracterizará por un tono bajo, los actos y la música expresarán la reverencia por las cosas espirituales y eternas, y de sus labios
La vida licenciosa de la juventud
405
brotará una música gozosa, pues procede del trono de Dios. Este es
el misterio de la piedad, que no se puede explicar fácilmente, pero
que no por eso deja de ser sentido y gozado. El corazón empedernido
y rebelde puede cerrar sus puertas a todas las dulces influencias,
de la gracia de Dios y a todo el gozo en el Espíritu Santo, pero los
caminos de la sabiduría son caminos agradables, y todas sus veredas
son paz. Cuanto más estrechamente nos relacionemos con Cristo,
más mostrarán nuestras palabras y acciones el poder subyugador y
transformador de su gracia.—Testimonios para la Iglesia 4:622-626. [430]
Capítulo 147—Los visitantes irreligiosos
No es seguro para los cristianos escoger la sociedad de los que
no tienen comunión con Dios y cuya conducta desagrada al Señor.
Sin embargo, cuántos cristianos profesos se arriesgan en el terreno
prohibido. Muchos invitan a sus casas a parientes vanos, superficiales
e impíos, y con frecuencia el ejemplo y la influencia de estas visitas
irreligiosas producen impresiones duraderas en las mentes de los
niños de la casa. La influencia así ejercida es similar a la que resultó
de la asociación de los hebreos con los impíos cananeos...
Muchos tienen la impresión de que deben hacer ciertas concesiones para agradar a sus parientes y amigos irreligiosos. Como no
es siempre fácil trazar la línea divisoria, una concesión preparará
el camino para otra, hasta que los que una vez fueron verdaderos
seguidores de Jesús, se han conformado en vida y carácter a las costumbres del mundo. Se ha interrumpido la comunión con Dios. Sólo
son cristianos de nombre. Cuando llega la hora de prueba, se ve que
su esperanza no tiene fundamento. Se han vendido, junto con sus
hijos al enemigo. Han deshonrado a Dios, y en la revelación de sus
justos juicios, cosecharán lo que sembraron. Cristo les dirá, como
dijo al antiguo Israel: “Vosotros no habéis atendido a mi voz. ¿Por
[431] qué habéis hecho esto?”1 (The Signs of the Times, junio 2, 1881).
1 Jueces
2:2.
406
Sección 15—El noviazgo y el matrimonio
[432]
El vínculo de la familia es el más estrecho, el más tierno y sagrado
de la tierra. Estaba destinado a ser una bendición para la
humanidad. Y lo es, siempre que el pacto matrimonial sea sellado
con inteligencia, en el temor de Dios, y con la debida consideración
de sus responsabilidades.—El Ministerio de Curación, 275.
[433]
Capítulo 148—El amor verdadero
El amor es un precioso don que recibimos de Jesús. El afecto
puro y santo no es un sentimiento, sino un principio. Los que son
movidos por el amor verdadero no carecen de juicio ni son ciegos.
Enseñados por el Espíritu Santo, aman supremamente a Dios y su
prójimo como a sí mismos.
Los que piensan en casarse deben pesar cada sentimiento y cada
manifestación del carácter de la persona con quien se proponen unir
su suerte. Cada paso dado hacia el matrimonio debe ser acompañado
de modestia, sencillez y sinceridad, así como del serio propósito de
agradar y honrar a Dios. El matrimonio afecta la vida ulterior en
este mundo y en el venidero. El cristiano sincero no hará planes que
Dios no pueda aprobar.
Pedid consejo
Si gozáis de la bendición de tener padres temerosos de Dios, consultadlos. Comunicadles vuestras esperanzas e intenciones, aprended
las lecciones que la vida les enseñó y os ahorraréis no pocas penas.
Sobre todo, haced de Cristo vuestro consejero. Estudiad su Palabra
con oración.
Contando con semejante dirección, acepte la joven como compañero de la vida tan sólo a un hombre que posea rasgos de carácter
puros y viriles, que sea diligente y rebose de aspiraciones, que sea
honrado, ame a Dios y le tema. Busque el joven como compañera
que esté siempre a su lado a quien sea capaz de asumir su parte de
las responsabilidades de la vida, y cuya influencia le ennoblezca, le
[434] comunique mayor refinamiento y le haga feliz en su amor.
“De Jehová viene la mujer prudente”.1 “El corazón de su marido
está en ella confiado... Le da ella bien y no mal todos los días de su
vida”.2 “Abre su boca con sabiduría, y la ley de clemencia está en
1 Proverbios
2 Proverbios
19:14 (VM).
31:11, 12.
408
El amor verdadero
409
su lengua. Considera los caminos de su casa, y no come el pan de
balde. Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; y su marido
también la alaba” diciendo: “Muchas mujeres hicieron el bien; mas
tú sobrepasas a todas”.3 El que encuentra una esposa tal “halló el
bien, y alcanzó la benevolencia de Jehová”.4 —El Ministerio de
Curación, 276, 277.
*****
La elección de compañeros
Los jóvenes cristianos deberían tener gran cuidado en la formación de amistades y en la elección de compañeros. Tened cuidado,
no sea que lo que ahora creéis que es oro puro, se convierta en vil
metal. Las relaciones mundanas tienden a poner obstáculos en el
camino de vuestro servicio a Dios, y muchas almas se arruinan por
causa de uniones desdichadas, ya sean comerciales o matrimoniales, con aquellos a quienes nunca podrán elevar ni ennoblecer. Los
hijos de Dios no se deberían aventurar jamás en terreno prohibido. El matrimonio entre creyentes e incrédulos está prohibido por
Dios. Pero con demasiada frecuencia el corazón no convertido sigue
sus propios deseos, y se realizan matrimonios no sancionados por
[435]
Dios.—Fundamentals of Christian Education, 500.
3 Proverbios
4 Proverbios
31:26-29.
18:22 (VM).
Capítulo 149—Formas erroneas de noviazgo*
La falta de firmeza y abnegación en tu carácter es un serio inconveniente para obtener una experiencia religiosa verdadera que
no sea como la arena movediza. Se debería cultivar la firmeza y la
integridad de propósito. Estas cualidades son positivamente necesarias para una vida cristiana de éxito. Si tienes integridad de alma
no serás apartado de la rectitud. Ningún motivo será suficiente para
moverte de la línea recta del deber; serás fiel y leal a Dios. Las protestas de afecto y amor, los anhelos de la amistad no te conmoverán
para abandonar la verdad y el deber; no sacrificarás el deber a la
inclinación.
Si tú, hermano mío, te sientes tentado a unir los intereses de tu
vida a una niña joven, sin experiencia, cuya educación en los deberes
comunes y prácticos de la vida diaria es verdaderamente deficiente,
cometes un error; pero esta deficiencia es pequeña comparada con
su ignorancia en cuanto a su deber para con Dios. No ha estado
destituida de la luz; ha tenido privilegios religiosos, pero no ha
sentido su desgraciada condición pecaminosa sin Cristo.
Influencia sobre la experiencia religiosa
Si en tu ceguera puedes retirarte repetidas veces de la reunión
de oración, donde Dios se encuentra con su pueblo, para gozar de
[436] la sociedad de quien no ama a Dios y no halla atractivos en la vida
religiosa, ¿cómo puedes esperar que Dios haga prosperar semejante
unión?
No te apresures. No se deberían estimular los matrimonios prematuros. Si tanto las señoritas como los jóvenes no respetan las
demandas de Dios, si no prestan atención a las exigencias que los
atan a la religión, corren el peligro de no prestar debida atención
a los derechos del esposo o de la esposa. Es peligroso el hábito de
estar frecuentemente en compañía de la persona de tu elección, y
* De
un testimonio personal.
410
Formas erroneas de noviazgo
411
tanto más al precio del sacrificio de privilegios religiosos y de tus
horas de oración; sufres una pérdida que no puedes soportar.
El hábito de permanecer levantado hasta una hora avanzada de la
noche es corriente, pero no agrada a Dios, aun cuando los dos seáis
cristianos. Estas horas inoportunas perjudican la salud, inhabilitan
la mente para desempeñar los deberes del próximo día, y tienen la
apariencia del mal. Hermano, espero que tengas suficiente respeto
por ti mismo para evitar esta forma de noviazgo. Si sólo tienes en
vista la gloria de Dios, procederás con deliberada prudencia. No
permitirás que un sentimentalismo amoroso ciegue de tal modo tu
visión que no puedas discernir los derechos que Dios tiene sobre ti
como cristiano.—Testimonios para la Iglesia 3:44, 45.
*****
Los matrimonios prematuros
No se han de favorecer los matrimonios tempranos. Un compromiso tan importante como el matrimonio y de resultados tan
trascendentales no debe contraerse con precipitación sin la suficiente preparación, y antes de que las facultades intelectuales y físicas
[437]
estén bien desarrolladas.—El Ministerio de Curación, 276.
Capítulo 150—El casamiento con los incrédulos
Amada hermana L***: He sabido que Ud. piensa casarse con
uno que no está unido con Ud. en la fe religiosa, y temo que Ud.
no haya pesado cuidadosamente este asunto importante. Antes de
dar un paso que ha de ejercer influencia sobre toda su vida futura, le
ruego que estudie el asunto con oración y reflexión. ¿Resultará esta
nueva relación en fuente de verdadera felicidad? ¿Le ayudará en la
vida cristiana? ¿Agradará a Dios? ¿Será el suyo un ejemplo seguro
para otros?
Pruebas de amor
Antes de dar su mano en matrimonio, toda mujer debe averiguar
si aquel con quien está por unir su destino es digno. ¿Cuál ha sido
su pasado? ¿Es pura su vida? ¿Es de un carácter noble y elevado el
amor que expresa, o es un simple cariño emotivo? ¿Tiene los rasgos
de carácter que la harán a ella feliz? ¿Puede encontrar verdadera paz
y gozo en su afecto? ¿Le permitirá conservar su individualidad, o
deberá entregar su juicio y su conciencia al dominio de su esposo?
Como discípula de Cristo, no se pertenece; ha sido comprada con
precio. ¿Puede ella honrar los requerimientos del Salvador como
supremos? ¿Conservará su alma y su cuerpo, sus pensamientos y
propósitos, puros y santos? Estas preguntas tienen una relación vital
[438] con el bienestar de cada mujer que contrae matrimonio.
Se necesita religión en el hogar. Únicamente ella puede impedir
los graves males que con tanta frecuencia amargan la vida conyugal.
Únicamente donde reina Cristo puede haber amor profundo, verdadero y abnegado. Entonces las almas quedarán unidas, y las dos
vidas se fusionarán en armonía. Los ángeles de Dios serán huéspedes del hogar, y sus santas vigilias santificarán la cámara nupcial.
Quedará desterrada la degradante sensualidad. Los pensamientos
serán dirigidos hacia arriba, hacia Dios; y a él ascenderá la devoción
del corazón.
412
El casamiento con los incrédulos
413
Resultado de la desobediencia
El corazón anhela amor humano, pero este amor no es bastante
fuerte, ni puro, ni precioso para reemplazar el amor de Jesús. Únicamente en su Salvador puede la esposa hallar sabiduría, fuerza y
gracia para hacer frente a los cuidados, responsabilidades y pesares
de la vida. Ella debe hacer de él su fuerza y guía. Dése la mujer a
Cristo antes que darse a otro amigo terrenal, y no forme ninguna
relación que contraríe esto. Los que quieren disfrutar verdadera felicidad, deben tener la bendición del cielo sobre todo lo que poseen,
y sobre todo lo que hacen. Es la desobediencia a Dios la que llena
tantos corazones y hogares de infortunio. Hermana mía, a menos
que quiera tener un hogar del que nunca se levanten las sombras, no
se una con un enemigo de Dios.
Como quien habrá de encararse con estas palabras en el juicio,
le suplico que considere el paso que se propone dar. Pregúntese:
“¿Apartará un esposo incrédulo mis pensamientos de Jesús? ¿Ama
los placeres más que a Dios? ¿No me inducirá a disfrutar las cosas
en que él se goza?” La senda que conduce a la vida eterna, es penosa
y escarpada. No tome sobre sí pesos adicionales que retarden su
[439]
progreso...
Yo quiero advertirle su peligro antes que sea demasiado tarde.
Ud. escucha palabras dulces y agradables, y se siente inducida a
creer que todo andará bien; pero no lee los motivos que inspiran
esas hermosas frases. Ud. no puede ver las profundidades de la
perversidad oculta en el corazón. Ud. no puede mirar detrás de las
escenas, y discernir las trampas que Satanás está tendiendo para
su alma. El quisiera inducirla a seguir una conducta que la haga
fácilmente accesible, para disparar las saetas de la tentación contra
Ud. No le conceda la menor ventaja. Mientras Dios obra sobre la
mente de sus siervos, Satanás obra por medio de los hijos de la
desobediencia. No hay concordia entre Cristo y Belial. Los dos no
pueden armonizar. Unirse con un incrédulo es ponerse en el terreno
de Satanás. Ud. agravia al Espíritu de Dios y pierde el derecho a su
protección. ¿Puede Ud. incurrir en tales desventajas mientras pelea
la batalla por la vida eterna?
414
Mensajes Para los Jóvenes
Un compromiso roto
Tal vez Ud. diga: “Pero yo he dado mi promesa, ¿debo retractarla?” Le contesto: Si Ud. ha hecho una promesa contraria a las
Sagradas Escrituras, por lo que más quiera retráctela sin dilación,
y con humildad delante de Dios arrepiéntase de la infatuación que
la indujo a hacer una promesa tan temeraria. Es mucho mejor retirar una promesa tal, en el temor de Dios, que cumplirla y por ello
deshonrar a su Hacedor.
Recuerde Ud. que tiene un cielo que ganar, una senda abierta a la
perdición que rehuir. Dios quiere decir lo que dice. Cuando prohibió
a nuestros primeros padres que comiesen del fruto del árbol del
conocimiento, su desobediencia abrió las compuertas de la desgracia
para todo el mundo. Si andamos en forma que contraríe a Dios,
[440] él nos contrariará a nosotros. Nuestra única seguridad consiste en
rendir obediencia a todos sus requerimientos, cueste lo que cueste.
Todos están fundados en una sabiduría y un amor infinitos.—Joyas
de los Testimonios 2:119-122.
*****
Es esencial el criterio maduro
El bien de la sociedad, así como los más elevados intereses de los
estudiantes, exigen que no intenten ellos elegir un cónyuge para la
vida mientras su propio carácter no esté aún desarrollado, su criterio
no esté maduro, y se hallen al mismo tiempo privados del cuidado y
la dirección de los padres...
Buena obra hacen los que tratan de escudar a la juventud contra
la tentación y prepararla para una vida de utilidad. Nos alegra ver
en todas las instituciones de enseñanza un reconocimiento de la
importancia de la sujeción propia y la disciplina entre los jóvenes.
Ojalá sean coronados de éxito los esfuerzos de tales educadores.—
[441] Fundamentals of Christian Education, 62, 63.
Capítulo 151—La necesidad de consejo y dirección
En estos días de peligro y corrupción, los jóvenes están expuestos
a muchas pruebas y tentaciones. Muchos navegan en un puerto
peligroso. Necesitan un piloto, pero desdeñan aceptar la tan necesaria
ayuda, porque se sienten competentes para guiar su barco y no se
percatan de que está por estrellarse contra una roca oculta que puede
hacer naufragar su fe y su felicidad. Están cegados por el asunto del
noviazgo y el matrimonio, y su principal preocupación es hacer su
voluntad. En este período, el más importante de su vida, necesitan
un consejero y guía infalible. Lo hallarán en la Palabra de Dios. A
menos que sean estudiantes diligentes de esa Palabra, cometerán
graves errores que echarán a perder su felicidad y la de otros, tanto
para la vida presente como para la futura.
Muchos tienen la tendencia a ser impetuosos y tercos. No han
prestado oído al sabio consejo de la Palabra de Dios; no han batallado contra sí mismos y obtenido preciosas victorias, y su voluntad
orgullosa e inflexible los ha apartado de la senda del deber y la
obediencia. Contemplad vuestra vida pasada, jóvenes amigos, y considerad fielmente vuestra conducta a la luz de la Palabra de Dios.
¿Habéis fomentado esa consideración concienzuda de vuestras obligaciones para con vuestros padres que la Biblia manda? ¿Habéis
tratado con bondad y amor a la madre que os cuidó desde la infancia? ¿Habéis tenido en cuenta sus deseos, o habéis causado dolor [442]
y tristeza a su corazón llevando a cabo vuestros propios planes y
deseos? ¿Ha santificado vuestro corazón la verdad que profesáis
y suavizado y subyugado vuestra voluntad? Si no, tenéis una obra
minuciosa que hacer, para enmendar los males pasados.
Un guía perfecto
La Biblia presenta una norma perfecta de carácter. Este libro
sagrado, inspirado por Dios y escrito por hombres santos, es un guía
perfecto en todas las circunstancias de la vida. Presenta distinta415
416
Mensajes Para los Jóvenes
mente los deberes de jóvenes y viejos. Si se hace de ella el guía
de la vida, sus enseñanzas conducirán el alma hacia arriba. Elevarán la mente, mejorarán el carácter y darán gozo y paz al corazón.
Pero muchos de los jóvenes han escogido ser sus propios guías y
consejeros, y han tomado en sus manos sus propios casos. Tales
jóvenes necesitan estudiar más detalladamente las enseñanzas de la
Biblia. En sus páginas hallarán revelado cuál es su deber para con
sus padres y sus hermanos en la fe. El quinto mandamiento reza:
“Honra a tu padre y a tu madre, porque tus días se alarguen en la
tierra que Jehová tu Dios te da”.1 Y en otro lugar leemos: “Hijos,
obedeced en el Señor a vuestros padres; porque esto es justo”.2
Una de las señales de que estamos viviendo en los últimos días
es que los hijos son desobedientes a sus padres, desagradecidos,
sin santidad. La Palabra de Dios abunda en preceptos y consejos
que mandan el respeto a los padres. Impresiona a los jóvenes con
el sagrado deber de amar y tratar cariñosamente a los que los han
guiado en la niñez y juventud hasta que llegaron a ser hombres y
mujeres, y cuya paz y felicidad depende ahora en extenso grado
de sus hijos. La Biblia no es vaga al respecto. No obstante, sus
[443] enseñanzas han sido grandemente descuidadas.
Los jóvenes tienen que aprender muchas lecciones, y la más
importante es la de conocerse a sí mismos. Deberían tener ideas
correctas en cuanto a sus obligaciones y deberes para con sus padres,
y aprender continuamente en la escuela de Cristo a ser mansos y
humildes de corazón. Al par de amar y honrar a sus padres, han
de respetar también el criterio de los hombres de experiencia con
quienes tienen relación en la iglesia.
Una conducta honorable
El joven que goza de la compañía de una joven para cuyos
padres es desconocido, y conquista su amistad, no procede noble
y cristianamente para con ella ni para con sus padres. Mediante
relaciones y encuentros secretos podrá adquirir influencia sobre la
mente de ella, pero al hacerlo, deja de manifestar esa nobleza e
integridad de alma que ha de poseer todo hijo de Dios. Para lograr
1 Éxodo
20:12.
6:1.
2 Efesios
La necesidad de consejo y dirección
417
sus fines, proceden de un modo que no es franco ni está de acuerdo
con la norma bíblica, y se muestran faltos de sinceridad para con
aquellos que los aman y tratan de ser sus fieles guardianes. Los
matrimonios contraídos bajo tales influencias no están de acuerdo
con la Palabra de Dios. Quien puede apartar a una hija del deber, y
confundir sus ideas en cuanto a los sencillos y positivos mandatos
de Dios de obedecer y honrar a sus padres, no será tampoco fiel a
sus obligaciones conyugales.
Se pregunta: “¿Con qué limpiará el joven su camino?” y la
respuesta es: “Con guardar tu palabra”.3 El joven que hace de la
Biblia su guía, no tiene por qué equivocar la senda del deber y la
seguridad. Ese bendito libro le enseñará a conservar su integridad
de carácter, a ser sincero, a no practicar el engaño. “No hurtarás”,4
fue escrito por el dedo de Dios sobre tablas de piedra y no obstante,
[444]
cuánto se práctica y disculpa el robo secreto de los afectos.
Se mantiene un noviazgo engañoso con intercambio de cartas y
entrevistas en secreto, hasta que los afectos de la persona carente de
experiencia—y que no sabe hasta dónde pueden llegar estas cosas—,
son transferidos de sus padres a una persona que manifiesta por
su misma conducta que es indigna de su amor. La Biblia condena
toda clase de engaño, y exige la rectitud en toda circunstancia. El
que hace de la Biblia el guía de su juventud, la luz de su sendero,
obedecerá sus enseñanzas en todas las cosas. No violará una jota
ni un tilde de la ley para llevar a cabo ningún fin, aunque por ello
tenga que hacer grandes sacrificios. Si cree en la Biblia, sabe que
la bendición de Dios no descansará sobre él si se aparta del estricto
camino de la rectitud. Aunque por un tiempo parezca prosperar,
segará ciertamente los frutos de sus actos.
La maldición de Dios descansa sobre muchas de las uniones
inoportunas e inapropiadas que se forman en esta época del mundo.
Sería más excusable la conducta de muchos jóvenes de hoy, impulsados por su atracción mutua, si la Biblia dejara estos asuntos vaga
e inciertamente alumbrados. Pero los requerimientos de la Biblia no
son órdenes a medias; demandan una pureza perfecta de pensamiento, de palabra y de acción. Agradecemos a Dios porque su Palabra es
3 Salmos
4 Éxodo
119:9.
20:15
418
Mensajes Para los Jóvenes
una luz a los pies, y porque ninguno tiene por qué equivocar la senda
del deber. Los jóvenes deberían proponerse consultar sus páginas
y escuchar sus consejos, pues se cometen siempre tristes errores al
apartarse de sus preceptos.
La necesidad de un criterio sano
Si hay asunto que debiera considerarse con razonamiento sereno
y criterio desapasionado, es el asunto del matrimonio. Si alguna
[445] vez se hace necesaria la Biblia como consejera, es antes de dar un
paso que ata a dos personas para toda la vida. Pero el concepto
dominante es que en este asunto han de guiar los sentimientos, y
en demasiados casos el sentimentalismo amoroso toma el timón y
guía hacia una ruina segura. En esto los jóvenes muestran menos
inteligencia que en cualquier otro asunto, y rehúsan atender razones.
El asunto del matrimonio parece tener sobre ellos un poder hechicero.
No se someten a Dios. Sus sentidos están encadenados, y avanzan en
secreto como si temiesen que alguien se interpusiera en sus planes.
La forma secreta en que se llevan a cabo tantos noviazgos y
matrimonios es causa de mucha desgracia, cuyo pleno alcance sólo
Dios conoce. Muchos han hecho naufragar sus almas contra esta
roca. Cometen este error algunos cristianos profesos, que se destacan
por su integridad y que parecen razonables en cuanto a cualquier
otra cosa. Manifiestan una voluntad decidida que la razón no puede
hacer variar. Los impulsos y sentimientos humanos los fascinan en
tal forma que no sienten deseo de escudriñar la Biblia ni ponerse en
íntima comunión con Dios.
Satanás sabe precisamente con qué elementos tiene que tratar, y
despliega su sabiduría infernal en diversos ardides para hacer caer
a las almas en la trampa de su ruina. Observa cada paso que se
da, y sugiere cosas que con frecuencia son seguidas antes que el
consejo de la Palabra de Dios. Esta red finamente tejida y peligrosa
es preparada con habilidad para atrapar a los jóvenes e incautos.
Muchas veces podrá estar disimulada bajo una cubierta de luz, pero
los que llegan a ser sus víctimas, se acarrean muchas tristezas. Como
[446] resultado, vemos naufragios humanos por todas partes.
La necesidad de consejo y dirección
419
Los padres deben ser consultados
¿Cuándo serán juiciosos nuestros jóvenes? ¿Hasta cuándo durará
este proceder? ¿Consultarán los hijos tan sólo sus deseos e inclinaciones, indiferentes al consejo y al criterio de sus padres? Algunos
parecen no dedicar jamás un pensamiento a los deseos y preferencias
de sus padres, ni a su criterio maduro. El egoísmo ha cerrado la puerta de sus corazones al afecto filial. Es necesario despertar las mentes
de los jóvenes en cuanto a este asunto. El quinto mandamiento es
el único que lleva anexada una promesa, pero es considerado con
ligereza y hasta positivamente ignorado por la pretensión del enamorado. El desprecio del amor de una madre y la falta de consideración
al cuidado de un padre son pecados ya registrados contra muchos
jóvenes.
Uno de los mayores errores relacionados con este asunto es que
los jóvenes sin experiencia no quieren que sus afectos sean perturbados, que nadie se entrometa en su amor. Si ha habido alguna vez
un asunto que necesite ser considerado desde todo punto de vista,
es éste. La ayuda de la experiencia de otros y una consideración
cuidadosa del asunto en todos sus aspectos, son cosas positivamente esenciales. Es un asunto tratado enteramente a la ligera por la
mayoría de la gente.
Jóvenes amigos, pedid consejo a Dios y a vuestros padres temerosos de Dios. Orad por el asunto. Pesad cada sentimiento, y
observad el desarrollo del carácter de la persona con quien pensáis ligar el destino de vuestra vida. El paso que estáis por dar es
uno de los más importantes de vuestra vida, y no debierais darlo
precipitadamente. Aunque podéis amar, no améis ciegamente.
Examinad cuidadosamente las cosas para ver si vuestra vida
matrimonial será feliz, o desavenida y desgraciada. Preguntaos: ¿Me [447]
ayudará esta unión a ir al cielo? ¿hará aumentar mi amor a Dios?
¿agrandará mi esfera de utilidad en esta vida? Si estas reflexiones
no presentan inconvenientes, avanzad en el temor de Dios.
Pero si se ha contraído un compromiso sin una comprensión
plena del carácter de la persona con quien pensáis uniros, no creáis
que el compromiso hace positivamente necesario que carguéis con
el voto matrimonial y os liguéis para toda la vida con alguien a
quien no podéis amar ni respetar. Tened mucho cuidado al hacer
420
Mensajes Para los Jóvenes
un compromiso condicional; pero será mejor, mucho mejor, romper
ese compromiso antes del matrimonio, que separarse después, como
hacen muchos.
El modo de tratar a la madre es un índice
El amor verdadero es una planta que necesita cultivo. Pregúntese
la mujer que desea una unión tranquila y feliz, y que quiere escapar
a futuras desgracias y penas, antes de dedicar sus afectos: ¿Tiene
madre mi novio? ¿Cuál es el sello de su carácter? ¿Reconoce él sus
obligaciones para con ella? ¿Tiene en cuenta sus deseos y su felicidad? Si no respeta y honra a su madre, ¿será respetuoso y cariñoso,
bondadoso y atento con su esposa? Cuando pase la novedad del
matrimonio, ¿me seguirá amando? ¿Será paciente con mis errores, o
será criticón, altivo y despótico? El verdadero afecto pasará por alto
muchos errores; el amor no los discernirá.
No hay que confiar en los impulsos
Los jóvenes confían demasiado en los impulsos. No deberían
entregarse demasiado presto ni dejarse cautivar tan pronto por el
exterior atrayente del objeto de su afecto. El noviazgo tal cual se
realiza en esta época es una farsa e hipocresía con la cual el enemigo
[448] de las almas tiene más que ver que el Señor. Si en algo se necesita
el buen sentido es en esto, pero el hecho es que éste tiene poco que
ver en el asunto.
Si los hijos tuviesen más familiaridad con sus padres, si les hiciesen confidencias y les confiaran sus gozos y penas, se ahorrarían
muchos pesares futuros. Cuando se hallen perplejos ante el camino
a seguir, expongan ante sus padres su punto de vista y pídanles
consejo. ¿Quiénes mejor que sus piadosos padres podrán señalarles los peligros? ¿Quiénes mejor que ellos podrán comprender sus
temperamentos especiales?
Los hijos cristianos apreciarán por encima de toda bendición
terrenal el amor y la aprobación de sus padres piadosos. Estos pueden
simpatizar con los hijos y orar por ellos y con ellos para que Dios
los proteja y guíe. Les indicarán, más que toda otra cosa, al Amigo
y Consejero que se conmoverá por la sensación de sus flaquezas.
La necesidad de consejo y dirección
421
Aquel que fue tentado en todo punto como nosotros, pero sin pecado,
sabe cómo socorrer a los que son tentados (Review and Herald, enero
26, 1886).
*****
El amor divino
En vuestra unión para toda la vida, vuestros afectos deben contribuir a vuestra felicidad mutua. Cada uno debe velar por la felicidad
del otro. Tal es la voluntad de Dios para con vosotros. Mas aunque
debéis confundiros hasta ser uno, ni el uno ni el otro debe perder su
individualidad...
El alma que vive para Dios le tributa el mejor de sus afectos. ¿Se
dirige la mayor parte de vuestro amor hacia Aquel que murió por
vosotros? Si es así, vuestro amor recíproco será conforme al orden
[449]
celestial.—Joyas de los Testimonios 3:95, 96.
Capítulo 152—El matrimonio prematuro
LOS muchachos y las niñas contraen matrimonio sin amor y
criterio maduros, sin sentimientos elevados y nobles, y aceptan los
votos matrimoniales completamente impulsados por sus pasiones
juveniles...
El peligro de afectos prematuros
Los afectos formados en la infancia han terminado frecuentemente en uniones desgraciadas, o separaciones vergonzosas. Rara
vez han resultado felices las uniones tempranas, si han sido hechas
sin el consentimiento de los padres. Deberían mantenerse sujetos los
afectos juveniles hasta que llegue el tiempo en que la edad y la experiencia suficientes permitan libertarlos con honra y seguridad. Los
que no se dejan sujetar están en peligro de vivir una vida desdichada.
El joven que aún no ha pasado los veinte años es un pobre juez de la
idoneidad de una persona tan joven como él para ser la compañera
de su vida. Una vez que ha madurado su criterio, se contemplan
atados uno a otro para siempre, y quizá sin condiciones para hacerse
mutuamente felices. Entonces, en vez de tratar de sacar el mejor
partido de su suerte, se hacen recriminaciones, la brecha se agranda
hasta sentir completa indiferencia y despreocupación del uno hacia
el otro. La palabra hogar no tiene nada de sagrado para ellos. Hasta
su misma atmósfera está envenenada por palabras duras y amargos
reproches. (A Solemn Appeal, 11, 12, Edición Signs Publishing Co.
[450] Ltd.).
422
Capítulo 153—Matrimonios prudentes e
imprudentes
Los matrimonios prematuros son causa de una vasta cantidad
de los males que existen hoy. Cuando se contrae matrimonio en un
época demasiado temprana de la vida, no se fomenta la salud física ni
el vigor mental. Se razona enteramente poco en cuanto a este asunto.
Muchos jóvenes proceden por impulso. Con demasiada frecuencia
dan precipitadamente este paso, que los afecta seriamente para bien
o mal, que puede ser una bendición o una maldición para toda la
vida. Muchos no quieren escuchar la voz de la razón o instrucción
desde un punto de vista cristiano...
Hoy está el mundo lleno de miseria y pecado a consecuencia
de los matrimonios mal concertados. En muchos casos se requieren
sólo pocos meses para que el esposo o la esposa se percaten de que
sus temperamentos nunca podrán armonizar, y el resultado es que
reina en el hogar la discordia, cuando sólo deberían existir el amor y
la armonía del cielo.
Las discusiones por asuntos triviales cultivan un espíritu amargo.
Los francos desacuerdos y los altercados sobre asuntos triviales causan indescriptible desdicha en el hogar, y separan a los que deberían
estar unidos por los lazos del amor. Miles se han sacrificado a sí
mismos, en alma y cuerpo, por causa de matrimonios imprudentes,
[451]
y han descendido por la senda de la perdición.
En yugo desigual
Es cosa peligrosa formar una alianza mundana. Satanás sabe bien
que en la hora en que se consagra el matrimonio de muchos jóvenes
de ambos sexos se cierra la historia de su experiencia religiosa y su
utilidad. Quizá por un tiempo se empeñen en vivir la vida cristiana,
pero todos sus esfuerzos chocan con una influencia contraria a la
suya. En otro tiempo consideraban un privilegio hablar de su gozo y
esperanza, pero pronto pierden la disposición para tratar este tema de
423
424
Mensajes Para los Jóvenes
conversación, sabiendo que aquel a quien han ligado su destino no
se interesa en esas cosas. Satanás los va rodeando así insidiosamente
de una red de escepticismo, y se pierde de su corazón la fe en la
preciosa verdad.
Satanás hace un esfuerzo premeditado por asegurar a los jóvenes
en el pecado, pues así tiene asegurado al hombre. El enemigo de
las almas está lleno de intenso odio contra todo esfuerzo tendiente
a influir en los jóvenes para que sigan la debida dirección. Odia
todo lo que dé un concepto correcto de Dios y de Cristo. Dirige
especialmente sus esfuerzos contra aquellos que se hallan favorablemente situados para recibir la luz del cielo, pues sabe que cualquier
movimiento de parte de ellos para ponerse en contacto con Dios les
dará poder para resistir sus tentaciones. Se presenta a los jóvenes con
sus engañosos ardides, en forma de ángel de luz, y con demasiada
frecuencia consigue llevarlos’ paso a paso fuera de la senda del
deber.
Las relaciones debidas
Las personas jóvenes que se relacionan con otras, pueden hacer
de estas relaciones una bendición o una maldición. Pueden edificarse, fortalecerse y bendecirse mutuamente, mejorando en conducta,
[452] temperamento y conocimientos, o por el hecho de volverse descuidados e infieles bien pueden ejercer una influencia desmoralizadora
(Youth’s Instructor, agosto 10, 1899).
*****
Los matrimonios precipitados
Satanás se ocupa constantemente en apresurar a los jóvenes sin
experiencia a contraer matrimonio. Pero cuanto menos nos gloriemos
en los matrimonios que se realizan ahora, tanto mejor. Una vez
comprendidos la naturaleza sagrada y los requisitos del matrimonio,
el cielo lo aprobará y el resultado será la felicidad de ambas partes,
y Dios será glorificado...
La verdadera religión ennoblece la mente, refina el gusto, santifica el criterio, y hace a su poseedor participante de la pureza y las
Matrimonios prudentes e imprudentes
425
influencias del cielo; acerca más a los ángeles y lo separa cada vez
más a uno del espíritu y la influencia del mundo.—Testimonios para
la Iglesia 2:252, 253.
*****
Satanás incita a contraer matrimonio
Satanás se ocupa activamente en influir sobre aquellos que no
se han de llevar bien, para que unan sus intereses. El se regocija en
esta obra, pues por ella puede producir más miseria e irremediable
desgracia a la familia humana que si ejerciera toda su habilidad en
[453]
cualquier otro sentido.—Testimonios para la Iglesia 2:248.
Capítulo 154—Casándose y dándose en matrimonio
Dios ha colocado a los hombres en el mundo, y éstos tienen
el privilegio de comer, beber, comerciar, casarse, y darse en matrimonio; no obstante, sólo es seguro hacer estas cosas en el temor
de Dios. Deberíamos vivir en este mundo teniendo en cuenta el
mundo eterno. El gran crimen en los matrimonios de los días de
Noé era que los hijos de Dios formaban alianzas con las hijas de
los hombres. Los que profesaban reconocer y reverenciar a Dios se
asociaban con quienes eran de corazón corrompido, y se casaban,
sin distinción, con quienes querían. Hay hoy día muchos que no
tienen experiencia religiosa profunda y que harán exactamente las
cosas que se hacían en los días de Noé. Contraerán matrimonio sin
considerar cuidadosamente el asunto ni orar al respecto. Muchos
aceptan los votos sagrados con tanta ligereza como si efectuasen
una transacción comercial; el amor verdadero no es el motivo de la
alianza.
Infatuación profana
La idea del matrimonio parece tener un poder hechizante sobre
la mente de muchos jóvenes. Dos personas llegan a conocerse, se
enamoran ciegamente y cada una absorbe la atención de la otra. Se
oscurece la razón y se depone el criterio. No quieren someterse a
ningún consejo ni gobierno, sino que insisten en hacer su voluntad,
[454] indiferentes a las consecuencias.
La infatuación que los posee es como una epidemia o contagio
que tiene que seguir su curso, y no parece haber forma de detener
las cosas. Quizá haya entre los que los rodean quienes se den cuenta
de que si los interesados se unen en matrimonio serán desgraciados
toda la vida. Pero son vanos los ruegos y las exhortaciones. Quizá
se aminore y destruya por tal unión la utilidad de uno a quien Dios
bendeciría en su servicio, pero el razonamiento y la persuasión son
igualmente desatendidos.
426
Casándose y dándose en matrimonio
427
Ningún efecto tiene lo que puedan decir los hombres y mujeres
de experiencia; es impotente para cambiar la decisión a la cual los
han conducido sus deseos. Pierden el interés en la reunión de oración
y en todo lo que pertenece a la religión. Están cegados mutuamente
y descuidan los deberes de la vida, como si fuesen asuntos de poca
importancia. Noche tras noche queman estos jóvenes el aceite de
medianoche hablando: ¿acaso de cosas de interés solemne? ¡Oh, no!
De cosas frívolas, sin ninguna importancia.
La violación de las leyes de la salud y la modestia
Los ángeles de Satanás montan guardia junto a aquellos que
dedican buena parte de la noche a las entrevistas amorosas. Si pudiesen ser abiertos sus ojos verían a un ángel tomando nota de sus
palabras y actos. Están violando las leyes de la salud y la modestia.
Sería mejor que reservaran algunas horas de noviazgo para su vida
matrimonial. Pero, por lo general, con el matrimonio termina toda
devoción manifestada durante los días del noviazgo.
Esas horas nocturnas de disipación, en esta época de depravación, llevan frecuentemente a la ruina a las dos personas que se
entregan a ellas. Satanás se regocija, y se deshonra a Dios cuando [455]
los hombres y las mujeres se deshonran a sí mismos. El buen nombre
del honor es sacrificado bajo el hechizo de esta ceguera, y no puede
ser solemnizado el matrimonio de tales personas bajo la aprobación
de Dios. Se han casado porque la pasión los impulsó, y cuando haya
pasado la novedad del asunto, empezarán a darse cuenta de lo que
han hecho. A los seis meses de haber hecho el voto, sus sentimientos
han experimentado un cambio. En la vida conyugal, cada uno ha
llegado a conocer mejor el carácter del compañero escogido. Cada
uno descubre imperfecciones que no se veían durante la ceguera y
locura de sus relaciones anteriores. Las promesas hechas ante el altar
ya no los ligan. Como consecuencia de los matrimonios precipitados,
hay, aun entre el pueblo profeso de Dios, separaciones, divorcios y
gran confusión en la iglesia.
428
Mensajes Para los Jóvenes
El desdén por los consejos
Esta forma de casarse y darse en matrimonio es una de las
tretas especiales de Satanás y casi siempre tienen éxito sus planes.
Experimento una sensación de la más penosa impotencia cuando
las partes vienen a consultarme a este respecto. Puedo decirles las
palabras que Dios quiere que les diga; pero ellos ponen en duda cada
punto, y defienden el buen criterio de sus propósitos; y finalmente
los realizan.
Parecen no tener poder para vencer sus deseos e inclinaciones, y
se quieren casar a toda costa. No consideran con oración y cuidado
el asunto, entregándose en las manos de Dios para ser guiados y
manejados por su Espíritu. No parecen tener presente el temor de
Dios. Creen entender plenamente el asunto, sin la sabiduría de Dios
[456] ni el consejo del hombre.
Cuando es demasiado tarde descubren que han cometido un
error, y que han puesto en peligro su felicidad en esta vida y la
salvación de sus almas. No quisieron admitir que alguien, fuera de
ellos, pudiese saber algo en cuanto al asunto, cuando si hubiesen
aceptado los consejos, se habrían ahorrado años de ansiedad y penas.
Pero son inútiles los consejos dados a aquellos que están resueltos
a hacer su voluntad. A tales individuos, la pasión los hace pasar
por encima de todas las barreras que puedan oponer la razón y el
criterio.
Características del verdadero amor
El amor es una planta de origen celestial. No es irrazonable,
no es ciego. Es puro y santo. Pero la pasión del corazón carnal es
enteramente otra cosa. Mientras el amor puro hará intervenir a Dios
en todos sus planes y estará en perfecta armonía con el Espíritu de
Dios, la pasión será terca, irreflexiva, irrazonable, desafiante de toda
sujeción, y hará un ídolo del objeto de su elección.
La gracia de Dios se mostrará en toda la conducta del que posee
verdadero amor. La modestia, la sencillez, la sinceridad, la moralidad y la religión, caracterizarán cada paso hacia la alianza del
matrimonio. Los que tienen un dominio tal no se dejarán absorber
Casándose y dándose en matrimonio
429
por la relación con otra persona hasta el punto de perder el interés
en la reunión de oración y en el culto religioso...
En busca de la dirección divina
Si los hombres y las mujeres tienen el hábito de orar dos veces
al día antes de pensar en el matrimonio, deberían orar cuatro veces
diarias cuando tienen en vista semejante paso. El matrimonio es algo
que influirá en vuestra vida y la afectará tanto en este mundo como [457]
en el venidero. El cristiano sincero no llevará adelante sus planes en
este sentido sin el conocimiento de que Dios aprueba su conducta.
No querrá escoger por sí mismo, sino sentirá que Dios debe escoger
por él. No nos hemos de complacer a nosotros mismos, pues Cristo
no lo hizo. No quisiera que se entienda que hay que casarse con
quien uno no ama. Esto sería un pecado. Pero no se debería permitir
que la imaginación y la naturaleza emotiva conduzcan a la ruina.
Dios requiere el corazón entero, los afectos supremos.
La mayoría de los matrimonios de nuestra época, y la forma en
que se los realiza, hacen de ellos una de las señales de los últimos
días. Los hombres y las mujeres son tan persistentes, tan tercos, que
Dios es dejado fuera del asunto. La religión es dejada a un lado
como si no tuviese parte que representar en esta cuestión solemne e
importante. Pero a menos que los que profesan creer en la verdad
sean santificados por ella, exaltados en pensamiento y carácter, estarán ante Dios en una condición menos favorable que el pecador
que nunca ha sido iluminado respecto a sus demandas (Review and
[458]
Herald, septiembre 25, 1888).
Capítulo 155—Las responsabilidades del
matrimonio
Han contraído matrimonio muchos que no han adquirido propiedad ni han recibido herencia. No poseían fuerza física ni energía
mental para adquirir propiedad. Precisamente ésos han tenido prisa
por casarse, y han aceptado responsabilidades de las que no tenían
noción. No poseían sentimientos nobles y elevados, ni tenían idea
precisa del deber de un esposo y padre, y de lo que les costaría
proveer a las necesidades de una familia. Y no manifestaron más
cordura en el aumento de los miembros de su familia que en sus
transacciones comerciales...
La institución del matrimonio fue ideada por el cielo para que
fuese una bendición para el hombre: pero, en un sentido general,
se ha abusado de ella en tal forma que ha llegado a ser una temible
maldición. La mayoría de los hombres y mujeres, al contraer matrimonio han procedido como si la única cuestión por resolver fuese la
del amor mutuo. Pero deberían darse cuenta de que en la relación
matrimonial pesa sobre ellos una responsabilidad que va más lejos.
Deberían considerar si su descendencia tendrá salud física, y fuerza
mental y moral. Pero pocos han procedido de acuerdo con motivos
superiores y con consideraciones elevadas que no podían fácilmente
desechar, tales como la de que la sociedad tiene derechos sobre ellos,
que el peso de la influencia de su familia hará oscilar la balanza de
la sociedad hacia arriba o hacia abajo (A Solemn Appeal, 63, 64,
[459] Edición Signs Publishing Co. Ltd.).
430
Capítulo 156—El buen criterio y el dominio propio
en el matrimonio
LOS que profesan ser cristianos no debieran contraer matrimonio hasta haber considerado el asunto cuidadosamente y con oración,
desde un elevado punto de vista, para ver si Dios puede ser glorificado por tal unión. Luego deberían considerar el resultado de cada
privilegio de la relación matrimonial, y tomar como base de cada
acto el principio santificado.
Provisión para el futuro
Antes de aumentar la familia deberían considerar si Dios será
glorificado o deshonrado por el hecho de traer hijos al mundo. Desde
el principio y durante cada año de su matrimonio deberían tratar de
glorificar a Dios con su unión. Deberían considerar con toda calma
qué provisión pueden hacer para sus hijos. No tienen derecho de
traer hijos al mundo que sean una carga para los demás. ¿Tienen una
ocupación en la que pueden confiar para mantener a una familia, de
modo que no lleguen más tarde a ser una carga para otros? Si no la
tienen cometen un crimen al traer hijos al mundo para que sufran
por falta del cuidado debido, y de alimento y de ropa.
El dominio de la pasión
En esta época disoluta y corrompida, no se consideran estas
cosas. Los deseos sensuales dominan, y no se someten, aunque el
resultado de su dominio sea la debilidad, la miseria y la muerte. [460]
Las mujeres se ven obligadas a una vida de dificultades, dolores
y sufrimientos, a causa de los deseos irrefrenables de los hombres
que llevan el nombre de esposos, pero que con más justicia podrían
llamarse brutos. Las madres llevan una existencia miserable, cargando casi todo el tiempo un niño en los brazos y arreglándose como
pueden para que todos tengan pan y ropa. El mundo está lleno de
esta miseria acumulada.
431
432
Mensajes Para los Jóvenes
Hay poco amor verdadero, genuino y devoto. Es muy rara esta
preciosa virtud. Se llama amor a la pasión. Más de una mujer ha
visto ultrajada su delicada y tierna sensibilidad porque la relación
del matrimonio permitió al que ella llamaba esposo, que la tratase
brutalmente. Descubrió que su amor era de tan baja calidad, que la
ofendía.
La necesidad del dominio propio
Muchas familias viven en un desgraciado estado, porque el esposo y padre permite que la parte animal de su naturaleza predomine
sobre la intelectual y moral. Como resultado se experimenta una
sensación de languidez y depresión, pero rara vez se adivina que la
causa sea el resultado de su conducta indebida. Tenemos para con
Dios solemnes obligaciones de mantener el espíritu puro y el cuerpo
sano para que podamos ser un beneficio para la humanidad y prestar
[461] a Dios un servicio perfecto.—Testimonios para la Iglesia 2:380, 381.
Capítulo 157—El ejemplo de Isaac
Nadie que tema a Dios puede unirse sin peligro con quien no
le teme. “¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?”1 La
felicidad y la prosperidad del matrimonio dependen de la unidad
que haya entre los esposos; pero entre el creyente y el incrédulo hay
una diferencia radical de gustos, inclinaciones y propósitos. Sirven
a dos señores, entre los cuales la concordia es imposible. Por puros
y rectos que sean los principios de una persona, la influencia de un
cónyuge incrédulo tenderá a apartarla de Dios.
El que contrajo matrimonio antes de convertirse tiene después
de su conversión mayor obligación de ser fiel a su cónyuge, por
mucho que difieran en sus convicciones religiosas. Sin embargo,
las exigencias del Señor deben estar por encima de toda relación
terrenal, aunque como resultado vengan pruebas y persecuciones.
Manifestada en un espíritu de amor y mansedumbre, esta fidelidad
puede influir para ganar al cónyuge incrédulo. Pero el matrimonio
de cristianos con infieles está prohibido en la Sagrada Escritura. El
mandamiento del Señor dice: “No os unáis en yugo desigual con los
incrédulos”.2
Isaac fue sumamente honrado por Dios, al ser hecho heredero de
las promesas por las cuales sería bendecida la tierra; sin embargo, a la
edad de cuarenta años, se sometió al juicio de su padre cuando envió
a un servidor experto y piadoso a buscarle esposa. Y el resultado
de este casamiento, que nos es presentado en las Escrituras, es un [462]
tierno y hermoso cuadro de la felicidad doméstica: “Y la trajo Isaac
a la tienda de su madre Sara, y tomó a Rebeca por mujer, y la amó;
y sé consoló Isaac después de la muerte de su madre”.
¡Qué contraste entre la conducta de Isaac y la de la juventud de
nuestro tiempo, aun entre los que se dicen cristianos! Los jóvenes
creen con demasiada frecuencia que la entrega de sus afectos es un
asunto en el cual tienen que consultarse únicamente a sí mismos, un
1 Amós
22
3:3.
Corintios 6:14.
433
434
Mensajes Para los Jóvenes
asunto en el cual no deben intervenir ni Dios ni los padres. Mucho
antes de llegar a la edad madura, se creen competentes para hacer
su propia elección sin la ayuda de sus padres. Suelen bastarles unos
años de matrimonio para convencerlos de su error; pero muchas
veces es demasiado tarde para evitar las consecuencias perniciosas.
La falta de sabiduría y dominio propio que los indujo a hacer una
elección apresurada agrava el mal hasta que el matrimonio llega a
ser un amargo yugo. Así han arruinado muchos su felicidad en esta
vida y su esperanza de una vida venidera.
Si hay un asunto que debe ser considerado cuidadosamente, y
en el cual se debe buscar el consejo de personas experimentadas
y de edad, es el matrimonio; si alguna vez se necesita la Biblia
como consejera, si alguna vez se debe buscar en oración la dirección
divina, es antes de dar un paso que ha de vincular a dos personas
para toda la vida.
Nunca deben los padres perder de vista su propia responsabilidad
acerca de la futura felicidad de sus hijos. El respeto de Isaac por
el juicio de su padre era el resultado de su educación, que le había
enseñado a amar una vida de obediencia. Al mismo tiempo que
Abrahán exigía a sus hijos que respetasen la autoridad paterna, su
vida diaria daba testimonio de que esta autoridad no era un dominio
[463] egoísta o arbitrario, sino que se basaba en el amor y procuraba su
bienestar y dicha.
Los padres y las madres deben considerar que les incumbe guiar
el afecto de los jóvenes, para que contraigan amistades con personas
que sean compañías adecuadas. Deberían sentir que, mediante su
enseñanza y por su ejemplo, con la ayuda de la divina gracia, deben
formar el carácter de sus hijos desde la más tierna infancia, de tal
manera que sean puros y nobles y se sientan atraídos por lo bueno y
verdadero. Los que se asemejan se atraen mutuamente, y los que son
semejantes se aprecian. ¡Plantad el amor a la verdad, a la pureza y a
la bondad temprano en las almas, y la juventud buscará la compañía
de los que poseen estas características!...
El amor verdadero es un principio santo y elevado, por completo
diferente en su carácter del amor despertado por el impulso, que
muere de repente cuando es severamente probado. Mediante la
fidelidad al deber en la casa paterna, los jóvenes deben prepararse
para formar su propio hogar. Practique allí la abnegación propia, la
El ejemplo de Isaac
435
amabilidad, la cortesía y la compasión del cristianismo. El amor se
conservará vivo en el corazón, y los que salgan de tal hogar para
ponerse al frente de su propia familia, sabrán aumentar la felicidad
de la persona a quien hayan escogido por compañero o compañera
de la vida. Entonces el matrimonio, en vez de ser el fin del amor,
será su verdadero principio. Historia de los Patriarcas y Profetas,
172-174.3
3 Génesis
24:67.
Fly UP