...

Bilirrubina, una vieja amiga con una nueva historia

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Bilirrubina, una vieja amiga con una nueva historia
ARTÍCULOBilirrubina
DE REVISIÓN
Bilirrubina,
una vieja amiga con una nueva historia
Jorge Alan López-Velázquez*
RESUMEN
ABSTRACT
La bilirrubina es el principal pigmento biliar. Se forma en el retículo
endotelial a partir de la degradación del grupo hemo. En 1916 fue
identificada por primera vez en cadáveres pigmentados, y hasta
1950 era considerada sólo un producto de desecho. Hoy en día la
determinación sanguínea de esta molécula forma parte de las pruebas de laboratorio que evalúan la función excretora del hígado.
Además, las evidencias moleculares, bioquímicas y clínicas actuales han permitido atribuirle diversas funciones benéficas como un
potente antioxidante a concentraciones plasmáticas ligeramente
elevadas; pero también se le ha atribuido una función tóxica a altas
concentraciones sobre células del sistema nervioso central. Debido
a su compleja estructura y fotosensibilidad, así como las limitantes
existentes para su estudio y entendimiento fisicoquímico, se había
considerado una molécula olvidada en el campo de la investigación. Los estudios para clarificar la química de la molécula tomaron
auge a raíz de la descripción del papel fundamental de la hiperbilirrubinemia en el neonato (kernicterus). El panorama actual está
dirigido al estudio de la propiedad antioxidante de esta molécula y
su posible implicación terapéutica en la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y otras patologías relacionadas. El presente
trabajo demuestra la importancia clínica de la bilirrubina a partir
del entendimiento de su estructura y bioquímica dentro del organismo, así como las implicaciones fisiológicas que la han convertido en algo más que un desecho de color amarillo.
Bilirubin is the main pigment in bile. Is formed in endoplasmic
reticulum from heme group breakdown. In 1916 it was first identified in pigmented bodies, and until 1950, was considered only a
waste product. However, currently bilirubin is one of the liver function test, included to determine hepatocyte excretion. Therefore,
molecular, biochemical, and clinical studies have allowed it several beneficial functions as a potent antioxidant to slightly elevated
plasma concentrations but also has been attributed a toxic role in
nerve cells at high concentrations. Because of its complex structure
and being a photosensitive molecule, it has been difficult to study
their chemical properties. Researches to clarify their physicochemical properties took boom following the description of the role of
hyperbilirubinemia in the newborn (kernicterus). The current outlook is focus on the study of antioxidant property and their possible
therapeutic implications in diabetes, cardiovascular disease and
other related diseases. This review demonstrates the clinical significance of bilirubin from the understanding of the structure and
biochemistry in the body, as well as the physiological implications
that have become it more than just a yellow waste.
Palabras clave. Insuficiencia hepática. Pigmento biliar. Ictericia.
Kernicterus. Hepatopatía.
Key words. Hepatic liver failure. Bile pigment. Jaundice. Kernicterus. Chronic liver disease.
QUÍMICA DE LA BILIRRUBINA:
UNA MOLÉCULA COMPLEJA
Químicamente la bilirrubina está formada por cuatro
anillos pirrólicos unidos a través de enlaces de carbono,
su estructura estereoquímica, casi simétrica, está determinada por la presencia de grupos hidrofílicos, como los
ácidos propiónicos, los cuales son grupos funcionales que
pueden ionizarse dependiendo del pH del plasma, la bilis
o la orina, condicionando la forma de esta molécula como
diácida (sin carga), monoaniónica o dianiónica.2 Por otro
lado, los grupos hidrofílicos interactúan por medio de puentes de hidrógeno y hacen que la molécula asemeje una
forma espacial de libro semi-abierto.1 La presencia de estas
* Posgrado en Ciencias Médicas, Odontológicas y de la Salud, UNAM. Investigación Biomédica, Fundación Clínica Médica Sur.
Correspondencia:
Jorge Alan López Velázquez
Biol., Candidato M. en C. Investigación Biomédica, Fundación Clínica Médica Sur. Sillón de Mendoza, Núm. 110.
Col. Toriello Guerra. Deleg. Tlalpan, C.P. 14050, México, D.F. Tel.: 5424-7200. Correo electrónico: [email protected]
228
Rev
Invest
Med Octubre-Diciembre
Sur Mex, 2012; 19 (4):
228-234
Rev Invest
Med
Sur Mex,
2012;
19 (4): 228-234
López-Velázquez JA
interacciones covalentes al interior de la bilirrubina determina la alta hidrofobicidad de la molécula en medio acuoso (Figura 1).
Los dobles enlaces internos de cada uno de los anillos
explican la inestabilidad de la molécula por su capacidad
altamente oxidable y fotosensible que, aunado a su baja
solubilidad, la hacen una molécula difícilmente manipulable en el laboratorio, que requiere condiciones muy controladas en cuanto a niveles de pH, oxígeno y luz.3
METABOLISMO DE LA BILIRRUBINA
En una persona sana, la producción diaria promedio
de bilirrubina es aproximadamente de 0.5 mmol (250-300
mg).4 La bilirrubina se forma después de la degradación
del grupo hemo proveniente de la hemoglobina de eritrocitos senescentes (80%) y otras hemoproteínas, como citocromos, catalasa, peroxidasa, pirrolasa y mioglobina.
La degradación del grupo hemo y posterior formación de
bilirrubina son catalizadas por dos enzimas, una microsomal y otra citosólica: la hemooxigenasa y la biliverdina
reductasa, respectivamente. Ambas enzimas utilizan al
NADPH (nicotinamida adenina dinucleótido fosfato) como
cofactor y están presentes en todos los tejidos, pero abundan principalmente en células del retículo endotelial,
hepatocitos, túbulos renales y en la mucosa intestinal.5
La degradación del grupo hemo se considera el primer
paso en la formación de la bilirrubina, así como la reacción limitante (Figura 2). En este proceso se forma una
molécula de monóxido de carbono y una de biliverdina,
que es convertida a bilirrubina por la acción de la enzima
biliverdina reductasa.4,6 La bilirrubina circulante es transportada por medio de su unión reversible y no covalente
Figura 1. Estructura química de la bilirrubina no conjugada IXa.
Las interacciones al interior de la molécula hacen que adopte
espacialmente una forma que asemeja a un libro semi-abierto.
Las líneas punteadas representan los enlaces de hidrógeno
intramoleculares que le dan la propiedad de molécula lipofílica y
neurotóxica. 27
ER
2
Biliverdina
4
Núcleo
Bilirrubina
3
Golgi
1
Bilirrubina
conjugada
Grupo Hemo
5
6
Urobilinógeno
8
Urobilina
Estercobilina
7
Rev Invest Med Sur Mex, 2012; 19 (4): 228-234
Figura 2. Metabolismo de la bilirrubina. 1. Degradación de hemoproteínas en sistema retículoendotelial. 2. Síntesis de biliverdina por la hemo
oxigenasa. 3. La biliverdina reductasa transforma biliverdina en bilirrubina. 4. En el hepatocito
se desprende la albúmina unida a la bilirrubina. 5.
La UDP-glucuronil acil transferasa forma conjugados de bilirrubina que se excretan en la bilis.
6. Las bacterias del intestino delgado forman urobilinógeno. 7. En el colon se forma estercobilina
que da color a las heces. 8. En el riñón se forma
urobilina que da color a la orina.
229
Bilirrubina
con la albúmina, la fracción resultante se le denomina
bilirrubina indirecta o no conjugada.7 Una vez que la bilirrubina indirecta unida a la albúmina es transportada al
hígado, atraviesa la membrana basolateral de los hepatocitos y se disocia de la albúmina, a través del OATP2 (transportador de aniones orgánicos tipo 2), un miembro de la
familia de transportadores de aniones orgánicos.8 Dentro
del citosol, proteínas citosólicas, como la ligandina Y y Z,
se unen a la bilirrubina y la transportan hacia el retículo
endoplásmico liso del hepatocito para su conjugación con
ácido glucurónico, y así evitar el regreso del pigmento
libre hacia el plasma.9 En presencia del co-sustrato uridina difosfato (UDP), la enzima uridina difosfoglucuronil acil
transferasa (UDP-GT) cataliza la conjugación de la bilirrubina en su forma hidrofóbica a conjugados monoglucurónidos y diglucurónidos de bilirrubina (hidrofílicos), a los
cuales en conjunto se les denomina como bilirrubina directa, siendo capaces de ser excretados; llevándose a cabo
desde el retículo endoplásmico hacia la membrana celular canalicular, dentro del canalículo biliar por medio de
una bomba exportadora dependiente de adenosin trifosfato, conocida como proteína 2 de resistencia múltiple a
fármacos (MRP2). Esta etapa constituye el paso limitante
en la síntesis de la bilirrubina, por lo que en el daño hepático agudo y crónico se promueve el aumento de bilirrubina conjugada.3 Cabe mencionar que la actividad de la
UDP-GT se mantiene aún en presencia de daño hepatocelular agudo o crónico, incluso aumenta en la colestasis
debido al aumento en la expresión de la familia de genes
(UGT1 en humanos) que la codifica.10,11
Las concentraciones séricas de bilirrubina se ven influenciadas por diversos factores, incluyendo el tabaco, el
género, al ayuno, la ingesta de productos herbáceos y
medicamentos, la altitud, la raza y la edad.12
La bilirrubina total es la suma de las fracciones no conjugada y conjugada. El equilibrio entre la formación y
depuración hepáticas de bilirrubina posibilita concentraciones plasmáticas relativamente bajas, entre 5.1 y 17.1
µmol/L (0.3 a 1.0 mg/100 mL). La excreción hepática de
En el hígado la
bilirrubina en complejo
con albúmina, puede
difundir libremente a través
del endotelio poroso
sinusoidal hasta alcanzar
la membrana basolateral
de los hepatocitos en el
espacio de Disse.
230
bilirrubina se desarrolla en
cuatro pasos: captación
Clostridium perfringens,
difficile y ramosum,
hepática de la bilirrubina
así como
circulante, tránsito y almaBacteroides fragilis,
cenamiento celular, conson bacterias capaces de
reducir bilirrubina
jugación y secreción bino conjugada en el
liar.13,14
intestino de
En la vesícula biliar,
los humanos.
80-85% de la bilis se encuentra formada por
diglucurónidos de bilirrubina, mientras que 15-19% la constituyen monoglucurónidos de bilirrubina; la composición
restante se conforma de trazas de bilirrubina no conjugada.15
La bilirrubina conjugada excretada dentro de la bilis
fluye hacia el duodeno y atraviesa sin cambios el intestino
delgado proximal hasta que alcanza el intestino delgado
distal y el colon, donde es hidrolizada a bilirrubina no conjugada por medio de la enzima β glucuronidasa proveniente de las bacterias intestinales. La bilirrubina resultante es
reducida por la flora intestinal hacia urobilinógeno; 8090% de éste es excretado en las heces fecales sin cambios u oxidado a urobilina o estercobilina, productos que
confieren el color característico de la orina y las heces,
respectivamente. De 10-20% restante del urobilinógeno
es absorbido de forma pasiva y recirculado a través de la
circulación enterohepática para su reconjugación y posterior excreción hacia la bilis. Trazas de esta bilirrubina
absorbida en la circulación enterohepática escapa de
la captación hepática hacia la circulación sistémica, siendo
filtrada a través del glomérulo para ser excretada en
la orina.16
IMPORTANCIA BIOQUÍMICA
Y CLÍNICA DE LA BILIRRUBINA
La ictericia y la hiperbilirrubinemia son indicadores de
hepatopatía. La ictericia se define como la coloración
amarillenta de la piel, las escleróticas y las membranas
En humanos, la
conjugación microsomal
de bilirrubina ocurre
principalmente con ácido
glucurónico; sin embargo,
en otras especies pueden
formarse conjugada con
glucosa y xilosa.
Rev Invest Med Sur Mex, 2012; 19 (4): 228-234
Como ocurre con
otros aniones orgánicos,
la secreción canalicular
de conjugados de bilirrubina es
exacerbada por un gradiente
eléctrico, que resulta de un
potencial electronegativo
originado por la Na/K
ATPasa de la membrana
basolateral de
los hepatocitos.
López-Velázquez JA
mucosas, debido a una elevación anormal de la concentración de bilirrubina sérica, considerándose como el primer signo más común de las hepatopatías El depósito de
bilirrubina en los tejidos se presenta sólo cuando existe
hiperbilirrubinemia, siendo generalmente un signo de disfunción hepática, aunque es menos común que exista
como resultado de un desorden hemolítico9,17 (Tabla 1).
En la hepatitis aguda con frecuencia se presentan episodios de ictericia que generalmente se resuelven. Por el
contrario, en otras alteraciones hepatocelulares, como
hepatitis alcohólica, cirrosis alcohólica, cirrosis no alcohólica y en el daño hepático inducido por drogas (DILI, por
sus siglas en inglés), la ictericia tiene un mal pronóstico.
La evidencia muestra la asociación de la ictericia con un
pronóstico elevado de mortalidad en pacientes con septicemia o politraumatizados. Por otro lado, en la cirrosis
biliar primaria la ictericia se ha clasificado como un indicador principal de pronóstico pobre, siendo las determinaciones seriales de bilirrubina empleadas por el clínico
con el fin de definir el tiempo apropiado de trasplante
hepático.10 Cabe mencionar que las alteraciones del flujo
biliar originadas por obstrucción del conducto biliar intra o
extrahepático conducen a ictericia.10
Diversos estudios han demostrado que altas concentraciones de bilirrubina, tanto en plasma como tisulares,
son citotóxicas. En la hiperbilirrubinemia no conjugada
severa, como en los neonatos y en el síndrome de CriglerNajjar, se pueden formar depósitos de bilirrubina en el
sistema nervioso central (SNC), ocasionando daño neurológico.18 Estudios in vitro recientes demuestran que la fracción de bilirrubina libre plasmática determina la difusión
de bilirrubina indirecta hacia las células y su neurotoxici-
Tabla 1. Hiperbilirrubinemia.
Metabolismo normal
Alteración
Tipo de
hiperbilirrubinemia
1. Producción (250-300 mg/día) a partir de:
Degradación de hemoglobina eritrocitaria
Degradación de mioglobina
Síntesis de hemo en la médula ósea.
Hemólisis
Diseritropoyesis
No conjugada
2. Transporte en plasma unido a albúmina
Unión competitiva a salicilatos,
algunos ácidos grasos, sulfonamidas.
3. Captación en los hepatocitos:
Transporte por OATP
Inhibición por indinavir, ciclosporina A,
rifamicina.
Inmadurez neonatal de ligandina.
Síndrome de Rotor.
Unión a ligandinas y a
proteínas de unión a AG
4. Conjugación en microsomas
Inmadurez neonatal.
Síndrome de Crigler-Najjar.
Síndrome de Gilbert.
Inhibición por novobiocina, atazanavir, ketoconazol.
Falta de conjugación (cirrosis, TIPS).
5. Secreción biliar
Canalículo biliar
Inmadurez neonatal.
Defectos en MRP2: Síndrome Dubin-Johnson.
MDR3/PFIC3: colestasis del embarazo.
Cirrosis, hepatitis.
Conducto biliar
6. Destino intestinal
Deconjugación enzimática
Reducción bacteriana a urobilinógenos
Eliminación fecal
Conjugada
Ausencia neonatal de bacterias.
Alteraciones en el metabolismo y transporte de bilirrubina. OATP: proteína transportadora de aniones orgánicos tipo 2. AG: ácidos grasos. TIPS: derivación porto-sistémica intrahepática transyugular, por sus siglas en inglés. MRP2: proteína de resistencia a múltiples
drogas tipo 2. MDR3: bomba exportadora de fosfolípidos. PFIC3: colestasis intrahepática familiar progresiva tipo 3, por sus siglas en
inglés.
Rev Invest Med Sur Mex, 2012; 19 (4): 228-234
231
Bilirrubina
dad, más que la concentración total de bilirrubina indirecta.19 El depósito de bilirrubina en el SNC es selectivo y
difiere en cuanto a la sensibilidad de las células hacia la
citotoxicidad de la bilirrubina; otros factores determinan
también el nivel de toxicidad de la bilirrubina libre, por
ejemplo:20-23
• La capacidad del SNC para exportar bilirrubina no conjugada, dado por la presencia del transportador dependiente de ATP(MRP1) en el epitelio del plexo coroideo, neuronas y astrocitos.
• Disponibilidad de ligandina y otras proteínas de unión
a la bilirrubina en el citosol de las células del SNC.
• La capacidad de las células del SNC de metabolizar
bilirrubina no conjugada hacia productos menos tóxicos, por medio de conjugación y/u oxidación.
• El balance entre los niveles y actividad oxidante/antioxidante y factores apoptóticos/antiapoptóticos regulados en las células del SNC, así como su regulación
por parte de la bilirrubina.
HIPERBILIRRUBINEMIA NEONATAL
La también conocida ictericia fisiológica del neonato
es causada por la retención de bilirrubina no conjugada
durante un periodo posnatal transitorio de desequilibrio
en la producción y eliminación de bilirrubina. Cuando este
proceso se exacerba, la acumulación anormal de bilirrubina IX alfa conlleva a la muerte del neonato o, en el mejor
de los casos, se presenta clínicamente acompañado de
un conjunto de secuelas conocidas como kernicterus (parálisis cerebral, disfunción audititva, alteraciones cognitivas, trastornos en el movimiento ocular).24,25 Este daño
neurológico inducido por la bilirrubina ocurre como resultado de diversos factores que suceden en el recién nacido, por ejemplo:
• Existe una gran cantidad de hemoglobina en el neonato comparado con el adulto, lo cual aumenta la producción de bilirrubina.
• Niveles disminuidos de albúmina plasmática, lo
que favorece la disminución del transporte hacia
el hígado.
• Tasa de conjugación disminuida a consecuencia de la
baja cantidad de UDP-glucurónidos, así como la inmadurez de la enzima UDP-glucuronilaciltransferasa.
• Inmadurez del aparato de secreción biliar.
• Ausencia de flora bacteriana que resulta en la elevación de la degradación de bilirrubina, así como un aumento en la desconjugación de mono o diglucuróni-
232
dos de bilirrubina hacia bilirrubina no conjugada debido a la circulación enterohepática.23,26,27
NUEVAS IMPLICACIONES
Durante la formación de bilirrubina diversas enzimas
están implicadas en la regulación de las reacciones limitantes, como la hemooxigenasa, biliverdina y la uridina difosfoglucuronil transferasa 1A1.28 Recientemente, en cada una
de ellas, incluyendo a la bilirrubina, se ha demostrado su
impacto en el desarrollo de algunas enfermedades metabólicas, eventos cardiovasculares, síndrome metabólico,
diabetes, hipertensión arterial y obesidad.12,29
Desde 1954 se demostró la actividad antioxidante de
la bilirrubina.30 Sin embargo, ha sido hasta los últimos
años que la investigación científica se ha enfocado en
explorar esta implicación fisiológica. Se ha descubierto
que la bilirrubina posee un efecto protector antioxidante
sobre los lípidos de las membranas, siendo mayor con
respecto al glutatión, el cual básicamente sólo confiere
protección a las proteínas.31 Más aún, la bilirrubina ha
mostrado tener un efecto protector sobre la oxidación de
LDL, treinta veces mayor con respecto a los análogos
de la vitamina E.32 Aunado a esto, la bilirrubina se ha
propuesto como la principal molécula que contribuye a la
capacidad antioxidante total plasmática. Por otro lado,
en los últimos años se han demostrado propiedades antiinflamatorias por medio de estudios in vitro, basadas en
la inhibición del factor de necrosis tumoral alfa (TNFα),
regulando positivamente a la E-selectina, la molécula 1
de adhesión celular vascular (VCAM-1) y la molécula de
adhesión intercelular (ICAM-1).33 En el ámbito metabólico
se ha demostrado consistentemente que sujetos que
presentan niveles bajos de bilirrubina presentan mayor riesgo de desarrollar enfermedad coronaria y ateroesclerótica
periférica.34 Por el contrario, en sujetos con síndrome de
Gilbert, quienes cursan con hiperbilirrubinemia moderada, presentan un menor riesgo de enfermedad cardiovascular.35 La evidencia clínica ha demostrado que concentraciones ligeramente elevadas de bilirrubina en
pacientes diabéticos predisponen a la disminución en las
complicaciones de base,36,37 existiendo una correlación
negativa entre los niveles de bilirrubina y las pruebas de
tolerancia a la glucosa,38 así como una baja prevalencia
de síndrome metabólico39,40 y de obesidad abdominal.41
CONCLUSIONES
La bilirrubina, el principal pigmento biliar en mamíferos, es el producto final del metabolismo del grupo hemo.
Rev Invest Med Sur Mex, 2012; 19 (4): 228-234
López-Velázquez JA
Esta molécula, antiguamente descubierta, es una molécula interesante por las propiedades fisicoquímicas que
presenta, dadas –en esencia– por su estructura. Aunque en elevadas concentraciones séricas resulta severamente neurotóxica en humanos, niveles ligeramente
elevados de bilirrubina ejercen una acción citoprotectora a
través de capturar especies reactivas de oxígeno. Diversas
y crecientes evidencias sugieren que los productos bioquímicos involucrados en el metabolismo del hemo
tienen efectos moleculares cruciales con posibles implicaciones terapéuticas con consecuencias favorables para
múltiples procesos fisiopatológicos.
ABREVIATURAS
• ATP: adenosin trifosfato.
• DILI: drug induced liver injury (daño hepático inducido por drogas).
• ICAM-1: molécula de adhesión intercelular tipo 1.
• LDL: low density lipoprotein (lipoproteína de baja densidad).
• mmol: milimolar.
• MRP1: proteína resistente a múltiples drogas tipo 1.
• MRP2: proteína resistente a múltiples drogas tipo 2.
• NADPH: nicotinamida adenina dinucleótido reducido.
• OATP2: proteína transportadora de aniones orgánicos tipo 2.
• pH: potencial de hidrógeno.
• SNC: sistema nervioso central.
α: tumor necrosis factor alfa, factor de necrosis
• TNF
TNFα
tumoral alfa.
• UDP: uridina difosfato.
• UDP-GT: uridina difosfato glucuronil aciltransferasa.
• VCAM-1: molécula de adhesión vascular tipo 1.
REFERENCIAS
1. Bonnett R, Davies JE, Hursthouse MB. Structure of bilirubin.
Nature 1976; 262: 326-8.
2. Ostrow JD, Mukerjee P, Tiribelli C. Structure and binding of unconjugated bilirubin: relevance for physiological and pathophysiological function. J Lipid Res 1994; 35: 1715-37.
3. Vítek L, Ostrow JD. Bilirubin chemistry and metabolism; harmful
and protective aspects. Curr Pharm Des 2009; 15: 2869-83.
4. Berk PD, Howe RB, Bloomer JR, Berlin NI. Studies of bilirubin
kinetics in normal adults. J Clin Invest 1969; 48: 2176-90.
5. Fevery J, Vanstapel F, Blanckaert N. Bile pigment metabolism.
Baillieres Clin Gastroenterol 1989; 3: 283-312.
6. Tenhunen R, Ross ME, Marver HS, Schmid R. Reduced nicotinamide-adenine dinucleotide phosphate dependent biliverdin reductase: partial puri?cation and characterization. Biochemistry
1970; 9: 298-303.
7. Weisiger RA, Ostrow JD, Koehler RK, Webster CC, Mukerjee P,
Pascolo L, Tiribelli C. Affinity of human serum albumin for bilirubin varies with albumin concentration and buffer compositionResults of a novel ultrafiltration method. J Biol Chem 2001; 276:
29953-60.
8. Cui Y, Konig J, Leier I, Buchholz U, Keppler D. Hepatic uptake of
bilirubin and its conjugates by the human organic anion transporter SLC21A6. J Biol Chem 2001; 276: 9626-30.
9. Wang X, Chowdhury JR, Chowdhury NR. Bilirubin metabolism:
applied physiology. Current Pediatrics 2006; 16: 70-74.
10. Roy Chowdhury N, Arias IM, Wolkoff AW, Roy Chowdhury J.
Disorders of bilirubin metabolism. In: Arias IM, Jakoby WB, Schachter D, Shafritz DA (ed.). The liver: biology and pathobiology.
3rd Ed. New York: Raven Press; 2001.
11. Fevery J, Blanckaert N, Heirwegh KPM, Preaux AM, Berhelot P.
Unconjugated bilirubin and an increased proportion of bilirubin
monoconjugates in the bile patients with Gilbert‘s syndrome and
Crigler Najjar disease. J Clin Invest 1977; 60: 970-9.
12. Vítek L, Schwertner HA. The heme catabolic pathway and its
protective effects on oxidative stress- mediated diseases. Adv
Clin Chem 2007; 43: 1-57.
13. Fevery J, Van D, Michiels R, De Groote J, Heirwegh KP. Bilirubin
conjugates in bile of man and rat in the normal state and in liver
disease. J Clin Invest 1972; 51: 2482-92.
14. Muraca M, Rubaltelli FF, Blanckaert N, Fevery J. Unconjugated
and conjugated bilirubin pigments during perinatal development. II. Studies on serum of healthy newborns and of neonates
with erythroblastosis fetalis. Biol Neonate 1990; 57: 1-9.
15. Weiss JS, Gautam A, Lauff JJ, Sundberg MW, Jatlow P, Boyer JL,
Seligson D. The clinical importance of a protein-bound fraction
of serum bilirubin in patients with hyperbilirubinemia. N Engl J
Med 1983; 309: 147-50.
16. Blake MJ, Castro L, Leeder JS, Kearns GL. Ontogeny of drug
metabolizing enzymes in the neonate. Semin Fetal Neonatal
Med 2005; 10: 123-38.
17. Gazzin S, Strazielle N, Tiribelli C, Ghersi-Egea JF. Transport and
metabolism at blood brain interfaces and in neural cells: relevance to bilirubin-induced encephalopathy. Front Pharmacol
2012; 3: 1-13.
18. Calligaris SD, Bellarosa C, Giraudi P, Wennberg RP, Ostrow JD,
Tiribelli C. Cytotoxicity is predicted by unbound and not total
bilirubin concentration. Pediatr Res 2007; 62: 576-80.
19. Ostrow JD, Pascolo L, Brites D, Tiribelli C. Molecular basis of
bilirubin-induced neurotoxicity. Trends Mol Med 2004; 10: 65-70.
20. Bhutani VK, Maisels MJ, Stark AR, Buonocore G. Management
of jaundice and prevention of severe neonatal hyperbilirubinemia in infants ≥ 35 weeks gestation. Neonatology 2008; 94: 63-7.
21. Shapiro SM. Bilirubin toxicity in the developing nervous system.
Pediatr Neurol 2003; 29: 410-21.
22. Falcao AS, Fernandes A, Brito MA, Silva RF, Brites D. Bilirubininduced immunostimulant effects and toxicity vary with neural
cell type and maturation state. Acta Neuropathol 2006; 112:
95-105.
23. Ostrow JD, Pascolo L, Brites D, Tiribelli C. Molecular basis of
bilirubin-induced neurotoxicity. Trends Mol Med 2004; 10: 65-70.
24. American Academy of Pediatrics, Subcommittee on Hyperbilirubinemia. Management of hyperbilirubinemia in the newborn infant 35 or more weeks of gestation. Pediatrics 2004;
114: 297-316.
25. Shapiro SM. Definition of the clinical spectrum of kernicterus
and bilirubin induced neurological dysfunction (BIND). J Perinatol 2005; 25: 54-9.
Rev Invest Med Sur Mex, 2012; 19 (4): 228-234
233
Bilirrubina
26. Strauss KA, Robinson DL, Vreman HJ, Puffenberger EG, Hart G,
Morton DH. Management of hyperbilirubinemia and prevention
of kernicterus in 20 patients with Crigler -Najjar disease. Eur J
Pediatr 2006; 165: 306-31.
27. Ahlfors CH, Wennberg RP, Ostrow JD, Tiribeli C. Unbound (Free)
Bilirubin: Improving the Paradigm for Evaluating Neonatal Jaundice. Clinical Chemistry 2009; 55: 1288-99.
28. Vitek L, Schwertner HA. The heme catabolic pathway and its
protective effects on oxidative stress-mediated diseases. Adv Clin
Chem 2007; 43: 1-57.
29. Baranano DE, Rao M, Ferris CD, Snyder SH. Biliverdin reductase: a major physiologic cytoprotectant. Proc Natl Acad Sci 2002;
99: 16093-8.
30. Bernard K, Ritzel G, Steiner KU. Über eine biologische bedeutung der gallenfarbstoffe: bilirubin und biliverdin als antioxydantien für das vitamin A und die essentiellen Fettsäuren. Helv
Chim Acta 1954; 37: 306-13.
31. Sedlak TW, Saleh M, Higginson DS, Paul BD, Juluri KR, Snyder
SH. Bilirubin and glutathione have complementary antioxidant
and cytoprotective roles. Proc Natl Acad Sci 2009; 106: 5171-6.
32. Wu TW, Fung KP, Yang CC. Unconjugated bilirubin inhibits the
oxidation of human low density lipoprotein better than Trolox.
Life Sci 1994; 54: 477-81.
33. Mazzone GL, Rigato I, Ostrow JD, Bossi F, Bortoluzzi A, Sukowati
CH, Tedesco F, et al. Bilirubin inhibits the TNF alpha-related
induction of three endothelial adhesion molecules. Biochem Biophys Res Commun 2009; 386: 338-44.
Revista de
Investigación
234
34. Vítek L, Novotný L, Šperl M, Holaj R, Spácil J. The inverse association of elevated serum bilirubin levels with subclinical carotid
atherosclerosis. Cerebrovasc Dis 2006; 21: 408-14.
35. Vítek L, Jirsa M, Brodanová M, Kaláb M, Marecek Z, Danzig V,
Novotný L, et al. Gilbert syndrome and ischemic heart disease: a
protective effect of elevated bilirubin levels. Atherosclerosis 2002;
160: 449-56.
36. Yasuda M, Kiyohara Y, Wang JJ, Arakawa S, Yonemoto K, Doi
Y, Ninomiya T, et al. High serum bilirubin levels and diabetic
retinopathy: the Hisayama Study. Ophthalmology 2011; 118:
1423-8.
37. Han SS, Na KY, Chae DW, Kim YS, Chin HJ. High serum bilirubin is associated with the reduced risk of diabetes mellitus and
diabetic nephropathy. TohokuJ Exp Med 2010; 221: 133-40.
38. Ko GT, Chan JC, Woo J, Lau E, Yeung VT, Chow CC, Li JK, et al.
Serum bilirubin and cardiovascular risk factors in a Chinese population. J Cardiovasc Risk 1996; 3: 459-63.
39. Choi SH, Yun KE, Choi HJ. Relationships between serum total
bilirubin levels and metabolic syndrome in Korean adults. Nutr
Metab Cardiovasc Dis 2011. Doi:10.1016/j.numecd.2011.03.001.
40. Andersson C, Weeke P, Fosbøl EL, Brendorp B, Køber L, Coutinho W, Sharma AM, et al. Acute effect of weight loss on levels of
total bilirubin in obese, Cardiovascular high-risk patients: an
analysis from the lead-in period of the sibutramine cardiovascular outcome trial. Metab Clin Exp 2009; 58: 1109-15.
41. Vítek L. The role of bilirubin in diabetes, metabolic syndrome,
and cardiovascular diseases. Front Pharmacol 2012; 3: 1-7.
Órgano de Difusión de
la Sociedad de Médicos
Rev Invest Med Sur Mex, 2012; 19 (4): 228-234
Fly UP